Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Artículos de opinión » Ser Padres o Controlar por Gabriela González Gutiérrez

Ser Padres o Controlar por Gabriela González Gutiérrez

padres e hijos

Hay ocasiones en que las personas no encuentran su felicidad, porque no se atreven a cumplir sus sueños, a cortar con lo que les provoca infelicidad como un trabajo, una pareja, unos amigos o incluso la misma familia, por muy raro que suene, hay familias que lejos de ayudarnos a levantar el vuelo y a volar lo más alto que podamos, nos quieren retener en el nido, o guiar a hacer lo que ellos piensan que es lo más adecuado para nosotros.

 

Simplemente por la misma razón de que ellos no han cumplido sus sueños y están llenos de miedos y de limitaciones, creen que si nosotros volamos nos estrellaremos por ahí y prefieren irnos cortando las alas poquito a poquito que permitirnos equivocarnos y ser libres.

 

Y eso pasa con casi todos los hijos y los padres, pocos son los padres que permiten a sus hijos hacer lo que más aman, los motivan a ello aún sabiendo que para cumplir sus sueños se puedan ir del nido pronto, sin lugar a dudas si te tocaron unos padres así tienes más probabilidades de ser feliz, aunque de todas formas ser feliz en una decisión personal así que podrías no ser feliz por otro motivo.

 

De hecho cuando estudié “terapias asistidas con animales” nos mostraron más de cerca los colectivos con desventajas por ejemplo las personas que cuando nacen les diagnostican síndrome de Down, si tienen unos padres que lo ven como una tragedia y que les hacen absolutamente todo por considerarlos inútiles o “pobrecitos” la persona tiene pocas probabilidades de llevar una vida normal, pero si sus padres lo ven como un reto y le dejan ser lo más independiente posible y cometer sus propios errores y experimentar todas sus capacidades, tendremos a un hijo triunfador, que será la mejor versión de si mismo que pueda ser y tanto él o ella como sus padres estarán verdaderamente orgullosos de todo lo que ha podido lograr.

 

Y dentro de los hijos hay una figura que lo resiente aún más…esas personas que nacieron siendo los primeros en la familia de su generación…o  los últimos y por lo tanto se ganaron la atención de padres, tíos, abuelos y  toda la familia se volcó en ellos poniendo todas sus expectativas en esa “nueva vida”.

 

Hay muchas personas que me cuentan…”mi vida es un caos, pero mi hija es lo más maravilloso que tengo, si no fuera por ella mi vida no tendría sentido” y yo pienso “pobre hija! La responsabilidad que lleva en sus espaldas!”

 

Está muy bien querer mucho a un hijo(a) pero poner en sus manos “nuestra” felicidad está muy mal, en ese ejemplo la vida de esa señora es un caos porque no es consiente de que es su responsabilidad  ser feliz, ha dejado de respetarse a si misma y por lo tanto seguramente los demás tampoco la respetaran, estará haciendo un trabajo que odia, no tendrá ni un hobby, ni dejará tiempo para ella misma, seguramente antes de que naciera su hija estaba hasta deprimida y segura de la vida no tenía sentido, sin embargo nació la hija, un pedacito de bebé al que hay que cuidar, con lo que la mamá se convenció de que “ya tiene una razón de vivir”, lo malo está en que esos cuidados se conviertan en su hobby, en su trabajo, en su razón de vivir porque entonces a esa hija no la dejará ni respirar en paz y cuando sea adolescente ya estará hasta las narices de tanta atención, tantos cuidados, tanto control y como la madre no pudo poner metas en su vida, por ej. no pudo quizás estudiar medicina pues querrá que la hija estudie medicina aunque a la hija le de hasta asco ver sangre y si era la primera hija y fue la única toda esa atención se quedó en ella (los hijos únicos), si aparte fue la primera nieta, seguro que tendrá también 4 abuelos pendientes de cada paso que da, cada uno poniendo sus propias expectativas en ella, así uno dirá “que sea arquitecta” otra dirá “que estudie ballet” otro querrá que se case pronto, otro que estudie idiomas y así cada una de las personas de esa familia que no ha cumplido sus sueños y que no ha conseguido su propia felicidad inconscientemente le estará exigiendo a esa niña que la haga feliz.

 

Mi mamá siempre decía que los hijos son prestados, como vienen se van…y ahora la entiendo perfectamente, sin embargo debe dar más satisfacción que se vayan volando lo más alto que puedan, siendo la mejor versión de si mismos que puedan ser y tomando sus propias decisiones que si se van huyendo de tu control, porque aunque de todas formas encontrarán la felicidad si la buscan, tal vez esa primera salida no conduzca directo a la felicidad sino que tengan que hacer un camino mas sinuoso hasta ella.

 

Si tu única ilusión de vivir es tu hijo(a) o tu nieto(a) o un sobrino(a) tienes problemas, busca ayuda porque cada persona tiene que tener su propia ilusión por vivir, su propio espacio, su propio tiempo, sus propias decisiones, caminos y metas y no importa la edad que tengas, si estás viva(o) tienes tiempo de ser feliz!

Gabriela González Gutiérrez

www.reikiychamanismo.com

Ser Padres o Controlar por Gabriela González Gutiérrez

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
ESPACIO PATROCINADORES

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend