Home » Autores Espirituales - Canalizadores » Trabajen su Interior para seguir evolucionando ~ Maestra Quan Yin

Trabajen su Interior para seguir evolucionando ~ Maestra Quan Yin

Kwan-Yin-Tierra-264x405Empezando con USTEDES
Mensaje de la Dama Quan Yin
Recibido por Julie Miller
27 de septiembre del 2014

Ustedes tienen tanto que hacer a diario, hay tanto planeamiento, preparación, construcción, perfeccionamiento, desarrollo, crecimiento y mucho más sólo para llegar al siguiente paso de cualquier meta personal o espiritual. Cuando ustedes van de una cosa a otra, ¿han pensado alguna vez si lo están haciendo a partir de una forma de la Gracia? ¿o prosiguen adelante nada más así, haciendo una cosa tras otra, sin pensarlo, sin considerarlo? ¿puede definirse la gracia como cualquier parte de la búsqueda personal o espiritual? Preciosos Corazones, ustedes saben que Dios les otorga la Gracia libremente todo el tiempo. La Gracia tiene muchas definiciones, es cierto, pero cuando Dios les da Su Gracia Divina, eso es un acto de dar altruista e incondicionalmente, sin prejuicio, sin criticismo, sin juzgar.

La Gracia es algo que no sólo define a una mujer que fluye de modo fluido pues la Gracias es más que solamente un movimiento; es un modo de ser que los hombres pueden demostrar también. Si Dios mismo no selecciona quién ha de recibir Su Gracia, entonces ¿acaso no es posible para ustedes dar del mismo modo a otros? La Gracias es un obsequio, Preciosos Corazones, uno muy precioso. La manera como ustedes responden y se levantan tras una circunstancia difícil donde han sentido una profunda pena y tristeza puede describirse como una con Gracia, cuando eligen a partir del amor en vez del odio y la discordia. Cuando las situaciones no resultan como se han planeado, hay muchos modos como uno puede responder y reaccionar; es muy fácil permitir que sus emociones los dominen, y se requiere tener un gran control de sí mismos para actuar a partir del amor cuando se sienten abrumados. Preciosos Corazones, sepan que Dios siempre está con ustedes en momentos de desesperación. . . Él siempre hace brillar Su Brillante Luz envolviéndolos con Su Amor Infinito, y Su energía es lo que los faculta para actuar así y elevarse por encima de la pena y la tristeza. Inclusive en sus tiempos modernos siempre es posible volverse alguien que muestra Gracia, alguien a través de quien Dios brilla, y no sólo cuando han tenido un día difícil sino también cuando han experimentado un día lleno del más profundo gozo y felicidad.

Cuando se vuelven conscientes del sufrimiento o desesperación de otro querido ser, ustedes sienten profundamente el deseo de ayudar, de consolarlo de cualquier modo que puedan; esto es la Compasión, cuando alguien les importa sin importar qué, sin importar si se trata de un animal, un desconocido o alguien conocido; es no querer ver a otra vida sufriendo de dolor. Cuando alguien demuestra Compasión por otro que está desesperado o sufriendo, está mostrando empatía, pueden sentir el dolor, la emoción, la angustia del que está sufriendo, y ésta es una profunda conexión y entendimiento, y a veces se siente como una maldición en vez de una bendición cuando uno extiende una mano a otro y lo ayuda a levantarse para que pueda ver de nuevo su propia Luz unida a la de Dios. Por supuesto en tal intercambio pudiera no haber ninguna mención de Dios estando presente o de Su interacción, pero cualquier momento que ustedes ayudan altruistamente a otro querido hermano o hermana de Dios, Él está ahí en ese momento trabajando a través de ustedes. A fin de ser compasivo con otro se requiere que ustedes se amen a sí mismos lo suficiente para poder ayudar a aliviar el sufrimiento de la otra persona.

A veces hemos visto que la simpatía es mezclado con la empatía. Hay diferencias entre las dos palabras. La simpatía es cuando ustedes se sienten apenados por otro, mientras que la empatía es cuando ustedes sienten la desesperación del otro y desean ayudarlo a aliviar su tristeza. La simpatía y la lástima los alienta muchas veces a ayudar a alguien que está apesadumbrado, pero hay poco sentimiento en la acción, poco amor. Ahora bien, cuando añaden la compasión su acción se vuelve amorosa. . . y ustedes se pueden volver también vulnerables pues comparten una parte de sí mismos con otro que está sufriendo. ¿Por qué se pueden volver vulnerables. Preciosos Corazones? Bueno, esto es fácil, mis queridos, cuando ustedes ofrecen algo de corazón y con empatía, están compartiendo su esfuerzo, su tiempo, su Yo; están abriendo su propio corazón y sintiendo lo que está sucediendo, y a veces surgen viejas heridas a la superficie recordándoles del dolor que ustedes mismos han sentido. Cuando hay una fuerte Compasión, esto ayuda a mermar cualquier sentimiento de hostilidad porque la Compasión es una acción rebosante de Amor, que habla de la Misericordia y la Amabilidad hacia otra persona.

Esto nos lleva ahora a hablar sobre la Misericordia. La Misericordia y la Compasión van de la mano, ustedes no pueden mostrar Compasión sin la acción de la Misericordia. Cuando dan Compasión incondicionalmente, la acción de la Misericordia es lo que los alienta a extender una mano a otros con amabilidad. Preciosos Corazones, la Misericordia significa dar la Gracia a otros que tal vez no se la merezcan necesariamente, pudiera ser alguien a quien ustedes desconozcan, pero se siente un estímulo profundo en su interior, en su corazón, un saber de que un animal, una persona, una preciosa vida está en dolor y desesperación, y su corazón compasivo extiende un consuelo. La Misericordia tiene su propósito y su lugar en toda era, inclusive la suya.

La Misericordia, al igual que la Gracia y la Compasión, se deriva del Amor. Dios alienta a cada Hijo e Hija a adoptar dichos atributos en su manera de ser y de vivir, pues ellos ayudan a profundizar la conexión con Él. Cuando uno muestra Misericordia, esto da paso a la Esperanza, a que la Luz penetre en cualquier oscuridad. . . ayuda a reavivar cualquier Fe que pudiera haberse perdido temporalmente. En resumen: la Misericordia es verdaderamente la conclusión de la Gracia en la integridad y la justicia. Cuando se combinan las tres, la Gracia, la Misericordia y la Compasión, ustedes tienen a alguien que es paciente y amable, alguien que es empático, y que da mucho. . . no es un superhumano, sino una persona como ustedes que se toma tiempo para sonreir, para alentar, para ayudar, para alcanzar el interior del corazón de otra persona y dar un poquito de esperanza de algo mejor.

La Misericordia no es una acción mostrada todo el tiempo, Preciosos Corazones; es una acción mostrada en tiempos Apropiados para que la Compasión y la Gracia sean efectivas cuando se comparten incondicionalmente. Ustedes se vuelven misericordiosos solamente cuando es necesario; a veces se puede describir como un impulso místico y mágico que trabaja al lado de la Compasión.

En algún punto de su vida ya se les ha llamado a demostrar Misericordia con otro, ya sea si fue su hijo que tenía fiebre, un amigo con un corazón roto, o un mendigo que necesita dinero para una bebida caliente o alimentos. Pero han considerado alguna vez ser misericordiosos consigo mismos? Es verdad, Preciosos Corazones, antes de que puedan ofrecer parte de ustedes a otros deben primero ser capaces de ofrecerla a sí mismos. Para ayudar a sanar a otros, sin importar de cuánta ayuda se trate, deben también reconocer cualquiera de sus propios errores y perdonarse a sí mismos. Muestren un poquito de Misericordia para consigo mismos reduciendo la cantidad de tiempo que se la pasan criticándose o juzgándose. No ayuda mucho ser misericordiosos con otros cuando no muestran Misericordia con su propio y hermoso Yo. Deben mostrar una genuina Compasión y Misericordia consigo mismos antes de que la puedan ofrecer realmente a otros. Hoy venimos a ustedes a alentarlos a que se extiendan una mano a sí mismos, a que sanen las partes de sí que siguen con dolor. No minimicen las áreas que requieren de su amor con excusas de que hay otras cosas más importantes. ¡USTEDES son importantes! Cuando se dan a sí mismos la sanación de la Misericordia y la Compasión, entonces se pueden volver en un dador de la Gracia, la Misericordia y la Compasión a toda vida.

Vuélvanse Dios en acción, demuestren el amor que tienen por sí mismos siendo compasivos y misericordiosos con otros. No sólo hacen un bien para alguien que necesita amabilidad, cariño y compasión, sino que están haciendo un bien para sí mismos y para la humanidad. No necesitan ser grandes obras para ayudar; sólo necesitan hacerse con un profundo amor.

Los amo a cada uno de Ustedes apasionadamente, infinitamente

SOY la Dama Quan Yin via Julie Miller

http://lightworkers.org/channeling/205208/starting-you

Traducido por Gloria Mühlebach

Trabajen su Interior para seguir evolucionando ~  Maestra Quan Yin

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
ESPACIO PATROCINADORES
2 comentarios
  1. User comments

    Gracias amada Kwan Yin.
    Es una bendición recibir tu Gracia, Misericordia y Compasión en nuestros corazones.

  2. User comments

    Amada Kwan Yin
    Que bueno y gratificante es recibir tu sabiduria y tus bendiciones esto es un balsamo al alma y es cierto porque despues de leer tu mensaje me quedo con el alma desbordante de amor y esto me hace seguir creciendo como ser humano como hermano de la humanidad y con este amor lo unico que nace en mi espiritu es el de ayudar incondicionalmente y me hace tener la voluntad de hacerlo pero hacerlo porque me nace no el hacerlo por hacerlo Gracias Kwan Yin que seria de nosotros sin el consejo de ustedes ojala mucha gente pueda tener el acceso a esta informacion tan valiosa y entre todos con esta conciencia de amor de ayuda tendriamos un mundo mejor
    GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend