Home » Sabiduria y Conocimiento » Teosofía » Trascendencia Actual de la Proyección Astral

Trascendencia Actual de la Proyección Astral

Proyección astral, desdoblamiento astral, viajes estelares o transferencia de consciencia… sin importar el nombre que se le asigne a este fenómeno y como excusa para iniciar el presente escrito, os propongo partir del hecho de que es una realidad que poco a poco va siendo aceptada, incluso por aquellos más escépticos y de mentalidad propiamente científica.

 

En esta ocasión haremos referencia a su importancia como herramienta de amplitud del radio de acción de la consciencia humana, dejando de lado pretensiones como: intentar convencer a alguien de su existencia, proponer un método de desarrollo personal, divulgación de las mentiras o verdades respecto de su validez, y diseño de un procedimiento que permita su explicación científica.

 

Mucho se ha dicho y escrito acerca de la proyección astral, información que se encuentra disponible en libros, blogs y conferencias que abordan con más o menos amplitud, veracidad y profundidad dicho tema. El buscador sincero tendrá el discernimiento suficiente para separar el material que más le convenga, estudiarlo, interpretarlo y realizar las prácticas que más se adecuen a su actual estado de desarrollo espiritual.

 

En las siguientes líneas se puede encontrar información relacionada con los componentes de la proyección astral y una constante motivación para su práctica sincera, sensata e inteligente, todo ello desde una visión convergente y sintética que pretende incentivar nuestro deber de reconocer, integrar y mejorar nuestra personalidad.  

 

Dos cosas son importantes para comenzar:

  1. El buscador sincero de la verdad precisa de discernimiento, sensatez y sentido común para separar el componente de verdad en medio de un mar de mentiras, navegando entre tanta opinión personal carente de sustrato y un desmesurado afán de lucro por parte de personas y organizaciones insensatas, que compiten en ese “mercado espiritual” que nos rodea.
  2. Trascender la lectura, la teoría y la opinión, para centrarse en la acción, en la aplicación de los conceptos desde su propia realidad. Esto requiere también de sensatez y discernimiento, pero ante todo precisa fuerza de voluntad para mantener el esfuerzo (todo trabajo realmente importante –y el esotérico lo es– requiere esa condición.

 

¿Qué es lo que realmente sucede? (Explicación)

Cuando se aborda un tema relacionado con el esoterismo, la espiritualidad, la religión, el espiritismo o la filosofía, entre otros, la persona atrevida (que se atreve, que osa) se encuentra con dificultades de diferente índole: mentes obtusas, creencias arraigadas, anarquías y apatías acérrimas, dogmatismos anacrónicos, amén de un fácil y seguro camino hacia la soledad y el aislamiento, y a veces –incluso– hacia un hospital psiquiátrico. En todo caso, siempre existe la posibilidad de negar rotundamente todo aquello que nos acontece, aun cuando sea muy evidente y real. Estas razones me mueven a sugerir aquella máxima sensata: no me crean, pongan en práctica los conceptos y si no hallan respuestas, estos pueden ser desechados de inmediato

 

Todos los seres humanos estamos sujetos a experimentar proyecciones astrales durante el sueño del cuerpo físico o denso, aunque no las recordemos. También lo están los animales, especialmente los más cercanos a la cadena evolutiva humana, tales como perros, gatos o caballos. Dado que el ser humano tiene una conformación septenaria (teosofía) o, al menos, es más que un cuerpo físico (algunas escuelas budistas, metafísica, espiritismo, filosofía y psicología científica), esto hace que durante la etapa hipnagógica y en circunstancias especiales como la cataplexia, el cansancio y debilitamiento excesivo del cuerpo físico y el estado de coma persistente, “algo” se separe del cuerpo físico y actúe de forma más o menos consciente, siendo posible la autoscopia, o acto de ver el propio cuerpo cuando se desprende de la envoltura carnal por su propia voluntad.

 

SeptenariaA

Fig. 1: Planos y principios de actividad del ser humano.

 

Por experiencias propias y ajenas (documentadas todas), puedo decir que la proyección astral es una experiencia profundamente interesante, con grandes potencialidades y susceptible de ser desarrollada, pero en sí misma, es solo un medio para otros fines, una herramienta con la cual podemos hacer algo más. No es el objetivo de este post explicar en detalle la preparación previa o el proceso en sí mismo, información disponible en fuentes serias como las siguientes:

 

  1. Arte y Práctica de la Proyección Astral. Autor: Ophiel. Libro que destaca por su sencillez, brevedad, por basarse exclusivamente en experiencias del propio autor y por ofrecer cuatro métodos seguros para el desarrollo de esta facultad.
  2. El Cuerpo Astral. Autor: Arthur Powell. Excelente obra dedicada al estudio técnico del proceso de proyección astral y la interrelación con los demás cuerpos y planos de la existencia humana.
  3. El hombre y sus cuerpos. Autor: Annie Bessant. Compilación corta de varias conferencias dedicadas a explicar la composición septenaria del ser humano.
  4. El Cuerpo astral y los viajes por el espacio tiempo. Excelente post escrito y publicado por: luzarcoiris.com y disponible también en: http://hermandadblanca.org/el-cuerpo-astral-y-los-viajes-por-el-espacio-tiempo/   

 

De forma breve y directa, diremos que la proyección astral, entonces, consiste básicamente en la transferencia o enfoque de la consciencia (total o parcial) al plano astral (kámico), tercer nivel en orden ascendente en la fig. 1. Existen muchos niveles de enfoque o transferencia, por eso las experiencias suelen diferir considerablemente entre un sujeto y otro, entre una experiencia y otra. Por otra parte, la distribución de los planos mostrada en el esquema anterior también presenta algunas diferencias, dependiendo del autor o escuela teosófica que uno considere, no obstante y en términos generales, se coincide en que la transferencia de la consciencia en sus primeras fases solo se realiza al plano astral, y esto es así porque trascender dicho plano requiere preparación, conocimiento y un tanto de sabiduría. Hay quien argumenta que es el alma quien sale del cuerpo físico y se proyecta a otros planos, no obstante y dado que teosofía propone que el alma no desciende más allá del plano causal (mental superior o manásico), considero que quien se retira o se enfoca durante la proyección astral es la consciencia individual, mas no el alma.

 

UnidadA

Fig. 2: Unidad de consciencia en los diferentes planos.

En la mayoría de personas esta experiencia de atravesar muros y cubrir enormes distancias de forma consciente, sucede solo una vez en la vida, en otras es más frecuente y aun, en aquellas personas encaminadas por una senda espiritual, estas experiencias se pueden volver constantes y progresivas, pudiéndose acceder a eventos sucedidos en el pasado o por acaecer en el futuro, los cuales se encuentran registrados en la memoria universal (registros akashicos). Aquí hay dos cosas muy importantes por considerar: por un lado, la información que se consiga no siempre va a ser confiable, pues la misma consciencia del sujeto suele imprimir huellas al fenómeno observado, al fin y al cabo son nuestros deseos quienes impactan la mente y crean la porción de realidad que nos rodea. En estos casos, vemos lo que “deseamos” ver. Así surgen falsos iluminados, profecías que –erróneamente– comunican desastres inminentes para la humanidad y visiones desfiguradas de la realidad astral.

 

Por otro lado, y durante las primeras proyecciones, la persona suele experimentar fuertes sensaciones y un irrefrenable pánico como consecuencia de la novedad y el desconocimiento de las leyes que rigen los planos internos. La ignorancia toma forma y la autoscopia o acto de ver su propio cuerpo yacente en la cama, se torna precisamente uno de los fenómenos más impactantes.  En estos casos, la proyección astral se convierte en una pesadilla habitada por toda suerte de monstruos y formas desagradables, producto nuevamente de nuestros propios deseos, pasiones e ignorancia manifestada en distintas maneras. De esto hablaremos un poco más adelante.

Una respiración consciente y constante, y una alimentación sana, balanceada y baja en sustancias rajásicas y tamásicas (carnes, alcohol, picantes, conservantes), en favor de las sátvicas (cereales, frutas, verduras) es deseable para quienes aspiren a dominar este arte de la proyección astral. Así mismo es imperativo lograr cierto control sobre la personalidad, especialmente sobre los miedos, temores, apetitos desmesurados, concupiscencia, depresión, entre otros, pues de lo contrario, una actividad que debería ser sana, productiva y constructiva, se puede volver –y se volverá– causa de mayor degradación, alienación y decadencia. Pregúntese entonces ¿Por qué deseo aprender y dominar la técnica de proyección astral?   

 

¿Existe algún método seguro? (Métodos)

Más allá de las cinco técnicas descritas en el texto publicado por luzarcoiris (ver: fuente sugerida No 4) y los cuatro métodos desarrollados por Ophiel, el sincero buscador de la verdad se percatará que es necesario cierto esfuerzo para adaptar una técnica o método a sus propios intereses, capacidades y expectativas. Independientemente de todo cuanto lea, escuche o vea, la practica personal, consciente y sostenida termina por adecuar el método, y esto conlleva a la perfección del proceso.

 

Por experiencia personal, sé que una buena manera de empezar es con el método del sueño (Ophiel) y para ello es pertinente llevar un diario donde se anotan detalladamente todos los sueños que se tengan durante la noche. Poco a poco y de forma progresiva, el cerebro empieza a registrar cada vez más información, hasta que la persona es capaz de programar el sueño que desea tener. Tumbado en la cama en un ambiente de relajación y tranquilidad, se cierran los ojos y la imaginación debe recrear el espacio perfecto para la realización del sueño. Posteriormente, se debe persuadir a la mente que se encuentra realmente en ese espacio recién creado.

 

De este modo y con algo de práctica, la consciencia termina por transferirse al escenario deseado. Como es de notar, en este método –como en casi todos– la meditación es la herramienta perfecta para alcanzar estos niveles de relajación y control mental. Nerviosismo, pesadez estomacal, depresión y tristeza; ambiente sucio y desordenado, intranquilidad mental y dependencias emocionales confabulan en contra de la proyección astral. Por su parte, los sueños recurrentes de volar, de caídas constantes y viajes distantes, suelen ser señales de que la proyección astral está teniendo lugar de forma inconsciente. Permítame ser reiterativo en esto: antes de iniciar cualquier método es necesario, saludable y muy importante, el dominio total o parcial de la personalidad, especialmente de los miedos y los temores. De hecho y en gran medida, este elemento fue lo que dio lugar al famoso infierno de los cristianos, un lugar abundante en sufrimiento, tortura, llantos y depresión.

 

¿Es real la proyección? (Desarrollo de la consciencia)

El mundo físico donde nos desenvolvemos y en el cual tenemos la vida, ¿Es real? ¿Qué tan real es el amor, la fe, la amistad y todo aquello que no vemos? Ciertamente, para decidir si la proyección astral es real o no, se requiere primero establecer qué es aquello que llamamos realidad. La realidad es un concepto que difiere entre una persona común y corriente y un teósofo, un budista, un filósofo, un científico, un religioso, una persona materialista y otra espiritual. ¿Qué es lo real para ti? La tendencia es que cada día más y más personas de todas las creencias y condiciones, aceptan como realidad aquello que nuestros sentidos aun no perciben, y le restan valor o realidad a las manifestaciones físicas de la materia (se empieza a percibir el concepto budista de la vacuidad).

Fenómenos paranormales íntimamente relacionados con la proyección astral como son la telepatía, la telekinesis, la intuición y las apariciones, entre otros, se van introduciendo calladamente en las conversaciones diarias, en las tertulias literarias y en los ámbitos académicos especializados. Empezamos por aceptar la “realidad virtual” y ahora la virtualidad se volvió una realidad, aunque tal oxímoron nos haga repensar nuestra existencia actual.

 

AstralA

Fig. 3: Los sueños de volar son indicio de proyección astral.

 

Pues bien, dado que la proyección del cuerpo astral se hace al plano homónimo que se sitúa colindante con el plano mental concreto, esta se verá influenciada por aquello que denominamos el mundo de las ideas. Entre más creativa e intuitiva sea una persona, tanto más cerca se sitúa de las proyecciones y sus modificaciones, aun cuando no las recuerde, confié o crea en ellas.

Independientemente de esta incredulidad, la proyección astral, bien comprendida y suficientemente asimilada, es una forma de ampliación de la consciencia, en la medida en que permite reconocer e integrar un trozo de esa gran realidad que conforma el universo y a la que no podemos acceder por medios convencionales (utilizando los cinco sentidos o mediante las consciencias sensoriales del budista). A la visión astral, las formas físicas se ven estructuradas por luces titilantes de múltiples colores –sobresaliendo las tonalidades azules y moradas– con movimientos ondulantes y formas cambiantes que pueden despistar a la visión no entrenada. Con la visión normal podemos ver totalmente una cara de un cubo y, parcialmente vemos otras dos caras; no obstante, con la visión astral, vemos ese mismo cubo desde sus seis caras, y lo hacemos de forma simultánea. ¿Puedes imaginar cómo se verá ese cubo? ¿Puedes explicar esta visión en simples y comprensibles palabras? Es como tratar de comprender la famosa pintura del Guernica de Pablo Picasso.   

 

Las primeras experiencias de proyección astral se pueden comparar con la sensación que tienen las personas que poseen la condición denominada sinestesia, es decir, esa asimilación conjunta o interferencia de varios tipos de sensaciones de diferentes sentidos en un mismo acto perceptivo.

Un sinestésico puede, por ejemplo, oír colores, ver sonidos, y percibir sensaciones gustativas al tocar un objeto con una textura determinada. No es que lo asocie o tenga la sensación de sentirlo: lo siente realmente. De este tipo es la proyección astral y su entrada consciente a los planos internos o superiores.

 

¿Qué dificultades y problemas se pueden encontrar? (Riesgos)

Se han propuesto numerosos riesgos para la práctica de la proyección astral, especialmente desde aquellas escuelas recientes y los blogs que abundan en internet. En honor a la verdad diremos que el peligro real es que la persona lo intente sin conocimiento previo de lo que realmente es el plano astral. Si ha leído al respecto, sin duda estará consciente de la importancia que tiene el vencer los temores y los miedos antes de intentar alguna incursión en terrenos tan sutiles como el astral o el mental. Analizar los temores, reconocer las circunstancias que nos causan miedo y pánico, para luego aceptar que a lo único que debemos temer es a ser ignorantes de la realidad misma.

PesadillasA

Fig. 4: Las pesadillas son un juego del subconsciente.

 

La razón para esta sugerencia de control sobre miedos y temores es porque ellos pueden tomar forma durante la proyección astral. Esto es una realidad muy común, objeto de deserción y causa de difamación del proceso. Si le temes a las arañas, seguramente allí las vas a encontrar y te atacarán porque el subconsciente así lo decide. Si tienes el conocimiento necesario, sabrás que debes enfrentarlas con valentía y decisión, y ellas inmediatamente desaparecen. De forma más simple y común, este proceso esotérico puede ser comprendido mediante la explicación psicológica de la ansiedad.

 

La ansiedad se inicia desde el subconsciente y se transmite al sistema nervioso central, este la procesa, la amplifica y la retorna al cerebro con una mayor intensidad. La respuesta no se hace esperar: pánico, descontrol, terror frente a situaciones que no son reales. El subconsciente archiva este comportamiento y la historia se repite una y otra vez, dando por resultado que el miedo alimenta la ansiedad y esta a su vez, provoca más miedo y confusión en un círculo vicioso y degenerativo.  

 

En relación con los miedos, un tema de gran calado es la muerte. Un aspirante a practicante de la proyección astral debería haber comprendido totalmente el proceso que llamamos muerte. Esta comprensión elimina por completo el temor y trae una paz sublime que permite disfrutar profundamente del hecho de estar vivo. Apreciar, valorar y aprovechar la preciosa existencia humana, lo sitúa un querido amigo practicante de la Nueva Tradición Kadampa del Budismo, como el mayor tesoro que podemos descubrir en vida. Y tiene toda la razón. Es desde este plano físico desde donde podemos y debemos hacer el esfuerzo primario por contactar con nuestra realidad interior, con nuestro Maestro espiritual que sigue esperando el llamado consciente que nos comprometimos a hacer. El alma sabe lo que debe ser hecho en cada encarnación y lo hará, pero es la personalidad quien decide cómo, cuándo y dónde hacerlo.  

 

Finalmente, ¿Existe el riesgo de morir durante una proyección astral? Insistiendo en que el temor a la muerte debe ser superado, la respuesta a esta pregunta es que las probabilidades son tan elevadas como lo son de ser atropellado por un coche mientras se camina por una calle de una ciudad cualquiera. El riesgo no es la proyección astral en sí misma, sino la afección a la salud que una re-entrada inesperada en el cuerpo físico se pueda producir como consecuencia de una interrupción abrupta de la sesión. Durante la proyección astral, el cuerpo físico continúa unido al astral mediante una flexible conexión que parece salir del chakra del plexo solar. Hasta donde el autor sabe, no existe documento alguno que pruebe que la ruptura de esta conexión es lo que causa la muerte física, aun cuando la mayoría de las escuelas esotéricas así lo aceptan.  

 

En mi opinión, el mayor peligro radica en el posible contacto con vestigios de almas poco evolucionadas ya desencarnadas (conocidos en teosofía como cascarones) que pueden obsesionar al visitante y conducirlo a una vida degradada y viciosa. En todo caso, no existe mejor y mayor protección contra todo posible riesgo (físico, emocional, astral o mental) que un corazón henchido de amor y de compasión, de sabiduría y de luz. Uno atrae lo que le es afín, aun y sobre todo, en los planos internos de la existencia humana.       

¿Cuál es su utilidad e importancia? (Finalidad)

La proyección astral NO es un fin en sí misma. Ella debe ser tomada como una herramienta que –completamente desarrollada– permite acceder a los registros del universo. ¿Y qué hacer con esta herramienta? El sentido común y el imperativo evolutivo humano sugieren que se utilice para mejorarse a uno mismo mediante el auto-conocimiento y, una vez logrado esto, entregarse por completo al servicio del universo y todos sus seres. Esto permite comprender el llamado Propósito Universal con su Plan Divino para la humanidad, lo cual, a su vez, nos acerca a la comprensión de la misión personal y la forma en como esta se asocia con aquellos. ¿Podría haber mayor ganancia?

 

PersonalidadA

Fig. 5: La motivación debe preceder la proyección astral.

 

Respecto del desarrollo de la proyección astral cabe mencionar también que no es recomendable forzar su dominio, pues realmente no se trata de un don o un poder especial. Se trata solo de una herramienta que está disponible para quien la comprende mediante su estudio y meditación correspondiente. Ella se desarrollará de forma natural en todos los seres humanos a su debido tiempo, por lo tanto y mientras ese momento llega, apliquémonos en moldear y perfeccionar nuestra personalidad mediante:

 

ACTIVIDAD

MÉTODO

EJEMPLO

Sublimar los deseos. (El deseo es la forma básica de la voluntad).

Mediante un esfuerzo del entendimiento y la voluntad creadora.

Cambiar el: “Deseo comer una deliciosa comida” por: “Debo alimentar conscientemente este cuerpo físico”.

Controlar los miedos y los temores.

Comprendiendo sus causas y enfrentándolos.

Temor a las arañas: acérquese a una, analícela, conózcala, lea sobre ellas y descubra su rol en el universo.

Eliminar sistemáticamente toda maledicencia (pensar y hablar mal de los demás).

A través del cultivo de la paciencia, la tolerancia y la compasión.

Ante ese comportamiento grosero e ignorante de su vecino, analícelo y acepte que esa persona está haciendo su mejor esfuerzo.

Suprimir toda irritabilidad.

Mediante el auto-conocimiento y la aproximación al reconocimiento de sus propias limitaciones y de las causas subyacentes en las actuaciones de los demás.

¿Te irrita el constante atasco en el tránsito de vuelta a casa? Comprenda que es uno de los precios que se pagan por vivir en una gran ciudad. Tómelo con calma, escuche música, aproveche para pensar y meditar.

Practicar constantemente el desapego y la renuncia consciente.

A través de la práctica de la generosidad y la comprensión de la ayuda realmente eficaz.

Mira nuevamente en tu armario y descubrirás que esa ropa que poco o nada usas, puede ser donada a una organización de ayuda humanitaria.

Controlar pasiones, emociones, deseos, sentimientos y pensamientos.

Mediante un esfuerzo de la voluntad, la observación, la presencialidad y la meditación. (No se trata de eliminarlos, sino de expresar su más elevada versión).

Una vez al día, deténgase y observe sus pensamientos. ¿Son fuertes y claros? ¿Son de carácter benéfico y positivo? ¿Están dirigidos a ayudar a los demás?  

 

Para finalizar y a modo de ejemplo, citemos que frecuentemente en la pareja, el amor se suele expresar mediante el apego malsano (“me moriría si no estuvieras a mi lado”), los celos (“soy celoso pues te amo”) y la apropiación del otro (“tú eres mío”). Todo esto se puede transmutar en una bondad amorosa que permite la libertad, la confianza mutua, y sobre todo, el mejoramiento personal en una especie de kaliana-mitta o amistad espiritual (dos piedras que al frotarse continuamente entre sí, se van puliendo, alisando, limpiando, mejorando). ¿No es esta, acaso, la justificación primordial de todos los tipos de relaciones humanas? ¡Anímese a ser su mejor versión, pues no hay otra forma digna de vivir!   

________________

Contacto con el autor:

JossP (Redactor de la familia www.granhermandablanca.org)

Email: 2262287343@qq.com

Hangzhou. Provincia de Zhejiang, China.

Pagina Personal: http://www.actiweb.es/sakura/

 

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Joss Perez
Nacido en Pijao, departamento del Quindío, Colombia, desde muy pequeño se interesó por la lectura y fue así como llegó a ser profesor escritor novato. Teósofo por convicción, también se acercó al Budismo como una forma de re-encuentro con la divinidad. Actualmente reside y trabaja en Hangzhou, provincia de Zhejiang, República Popular de China.
ESPACIO PATROCINADORES
Un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to friend