Tu propósito de Vida

 

coaching-y-conciencia

¿quién soy?, ¿por qué estoy aquí?, ¿qué sentido tiene la vida?

Sobre las principales cuestiones trascendentales que todo ser humano se formula en algún momento de su vida ¿quién soy?, ¿por qué estoy aquí?, ¿qué sentido tiene la vida?…, el “propósito de vida” ocupa, sin lugar a dudas, un lugar muy destacado en este repertorio de interrogantes de carácter existencial.

 

El psiquiatra austríaco Viktor E. Frankl sostiene que, así como existe en el ser humano un inconsciente en el que se alojan aquellos instintos destinados a sostener la vida orgánica del cuerpo y a tratar de mantenerlo a salvo de cualquier amenaza que pudiera poner en riesgo su supervivencia; existe también otro tipo de inconsciente al que Frankl denomina “inconsciente espiritual“, que es donde se alojaría nuestro instinto existencial. Sugiere que lo que hay de humano en el hombre es justamente esa distinción entre lo espiritual y lo meramente instintivo y añade que éste se convierte en un auténtico ser humano cuando consigue dejar de actuar por impulsos y se hace responsable de su propia experiencia existencial.

 

En su obra “En busca del sentido último” Frankl argumenta que el fenómeno espiritual puede ser consciente o inconsciente, pero que en cualquier caso, la base espiritual de toda existencia humana es, en última instancia, siempre inconsciente. Esto guarda relación con el pensamiento de Carl Jung quien también afirmaba que el inconsciente no era en ningún caso la parte sobrante de lo consciente sino que éste estaba dotado de contenido propio. La creatividad era sin duda para Jung uno de esos atributos que aguardaba en el inconsciente el momento en que se le permitiera salir a la superficie. 

 

propósito de vida

Aspectos como el arte, la imaginación, la fantasía, el juego, la magia, la ilusión, la belleza e incluso el amor y la conciencia, residen por algún tipo de ordenamiento psicofísico en el inconsciente espiritual del ser humano, pero basta con que se les permita su libre expresión para que todo ello salga a relucir de forma espontánea. El propósito de vida de cada persona o si se prefiere, su destino, reside igualmente en este inconsciente espiritual. Descubrir en qué consiste, es decir, hacerlo consciente, no tiene demasiado misterio. La dificultad puede estar tal vez en el hecho de no ser capaces de llegar a admitir su simplicidad o sencillez dado que tendemos a asociarlo al éxito profesional, a los grandes logros personales y a un reconocimiento social. Pero el verdadero propósito de vida de una persona simplemente guarda relación con aquello que le hace disfrutar, aquello que le gusta hacer, aquello que se le da bien hacer y aquello con lo que se siente satisfecho y realizado. Es ese talento o vocación especial por algo en particular lo que nos muestra el camino. Quien sienta pasión por el dibujo, la pintura, la música, la literatura, la ciencia, la filosofía, la política, la cultura, el deporte o por cualquier otra actividad, será probablemente su expresión en alguno de esos ámbitos de interés lo que dará un mayor significado a su vida. No hay ninguna necesidad en tener que sobresalir por encima de los demás ni obtener reconocimiento alguno. Así como el propósito de una flor es florecer y aun cuando no haya nadie observando su belleza ésta florece y expande su fragancia a los cuatro vientos, el simple hecho de vivir es también para el ser humano un propósito en sí mismo. Tan valiosas son las vivencias de una vida de opulencia y derroche como las de una vida sencilla y austera. Todas ellas llevan implícitas unas determinadas enseñanzas que a buen seguro tendrán su razón de ser. El propósito de vida da sentido a nuestra vida en su aspecto álmico, pero el alma es tan sólo una parte del Ser. Lo que experimenta el alma enriquece al Ser, pero éste a su vez persigue un propósito mayor, el cual es común al resto de los seres de la creación.

 

Este último y definitivo propósito que subyace en lo más profundo de nuestro inconsciente espiritual es el causante de esa permanente sensación de insatisfacción o vacío que tratamos de llenar de mil maneras distintas. Hasta que no descubramos cuál es ese destino último y nos dirijamos hacia él con pleno convencimiento, determinación y de manera consciente, jamás conseguiremos llenar ese vacío que nos acompaña a todas partes vayamos donde vayamos y hagamos lo que hagamos. Este Sentido Último es la respuesta al por qué y al para qué de nuestra presencia en el mundo y nada mejor para tratar de explicarlo que recurrir a la tan mentada parábola del hijo pródigo:

PUBLICIDAD GOOGLE

 el regreso del hijo prodigo

Jesús les dijo esta parábola: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo al padre: “Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde.” Y él les repartió la herencia. Pocos días después el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su herencia viviendo como un libertino. «Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad. Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos. Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba. Y entrando en sí mismo, dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre! Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros.” Y, levantándose, partió hacia su padre. «Estando él todavía lejos, le vio su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente. El hijo le dijo: “Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo.” Pero el padre dijo a sus siervos: “Traed aprisa el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies. Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado”. Y comenzaron la fiesta. Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas; y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. Él le dijo: “Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano.” Él se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba. Pero él replicó a su padre: “Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos; ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu herencia con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!” Pero él le dijo: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado. 

                                                                      (Lucas 15:11-32)

 

infinita misericordia de Dios

Muchas y muy variadas son las lecturas e interpretaciones que pueden hacerse de esta parábola en función de donde se le quiera poner el acento y la intención. Desde una perspectiva cristiana la principal enseñanza es la importancia de un verdadero arrepentimiento así como la infinita misericordia de Dios. Destaca la imagen de un Dios benevolente y compasivo que ama a sus hijos por igual, tanto al que permanece junto a él, representando a los justos y a los fieles, como al que se va de casa, representando a los pecadores, a los infieles y a las ovejas descarriadas. Podríamos incluso añadir que la desgracia en la que cae el hijo pródigo no se debe a ninguna clase de castigo divino sino que es fruto de una vida de excesos y libertinaje, o sea, como consecuencia de sus acciones. Existen otras interpretaciones en las que probablemente también hallaríamos valiosos mensajes e interesantes significados, pero en esta ocasión, la que mejor se ajusta al contexto al que nos estamos refiriendo es la siguiente:

 

La Casa del Padre es nuestro Hogar, allí lo tenemos todo: amor, paz, bienestar, felicidad, seguridad y todo cuanto deseamos. En apariencia nada nos falta, pero entonces… ¿por qué abandonarlo?, ¿qué es lo que podríamos echar tanto en falta como para que al igual que el hijo pródigo decidamos marcharnos?, ¿qué es eso tan necesario que no tenemos? Solamente se me ocurre una cosa. La Experiencia.

 

No resulta fácil entender y explicar el concepto de “experiencia”, pero creo estaremos todos de acuerdo al afirmar que lo experimentado en carne propia produce un conocimiento diferente de los otros tipos de conocimiento. La experiencia no es un conocimiento indirecto, teórico o intelectual, sino un conocimiento vivo y práctico; un conocimiento vital que adquiere la certeza de la realidad que se ha experimentado y que queda en uno como experiencia sabida o “sabiduría”. Otros métodos de conocimiento como el intelectual o el científico no pueden proporcionar el mismo grado de conocimiento que el de la propia experiencia. Lo que se ha vivido, sentido, gozado o sufrido, produce sin duda un conocimiento mucho mayor. Cabe advertir que existen también diferentes niveles de experiencia dependiendo de cómo se haya vivido esa experiencia. La verdadera experiencia incluye la conciencia de la experiencia. No tomar conciencia de una experiencia equivale a no ser dueño de esa experiencia ya que ésta puede pasar directamente al subconsciente sin que uno llegue a percatarse de ella. Estaríamos hablando en tal caso de una vivencia. La vivencia es instintiva y pasajera, no se retiene ni se discierne, no se integra conscientemente en el Ser. Una verdadera experiencia es en cambio aquella vivencia que se integra conscientemente y que nuestro Ser la procesa, la discierne y la personaliza. Las experiencias vividas de manera consciente son las que aportan una sabiduría que transforma positivamente a la persona.

 

Así es que la única carencia de nuestra naturaleza divina es esta sabiduría que sólo puede ser obtenida por medio de la experiencia vivencial. Este anhelo de plenitud es lo que finalmente nos empuja a abandonar la comodidad del hogar y a emprender el viaje. Sin ir más lejos, es algo parecido a lo que les sucede a la mayoría de jóvenes que aun viviendo confortablemente en casa de sus progenitores, llega un momento en que lo que más desean es poder emanciparse y vivir sus propias vidas a pesar de las dificultades que ello les pueda comportar. Llegado el momento, aquellos padres a quienes en su día se les confió su cuidado y educación, no solamente deberán ser capaces de dejarlos partir en completa libertad, sino que deberían sentirse felices y orgullosos al ver en ellos la valentía y determinación de quienes deciden tomar las riendas de sus vidas. 

 

padres e hijo 

Así lo describe José Saramago (Premio Nobel de Literatura):

“Hijo es un Ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y, de nosotros, aprender a tener coraje. Sí. ¡Eso es! Ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado. ¿Perder? ¿Cómo? ¿No es nuestro? Fue apenas un préstamo… El más preciado y maravilloso préstamo ya que son nuestros sólo mientras no puedan valerse por sí mismos, luego le pertenece a la vida, al destino y a sus propias familias. Dios bendiga siempre a nuestros hijos pues a nosotros ya nos bendijo con ellos”. 

 

Nadie nos empujó a ello ni nadie nos retuvo

Este es el viaje que al igual el hijo pródigo, todos hemos decidido emprender en algún momento de nuestra existencia. Nadie nos empujó a ello ni nadie nos retuvo. Como vemos en la parábola, el Padre, a petición del hijo, accede a entregarle por adelantado la parte que le corresponde de su herencia y le deja marchar con absoluta libertad, sin reproches ni advertencias. En este viaje es nuestra incesante curiosidad la que nos lleva a los lugares más recónditos y alejados de nuestro hogar. Y puesto que el hogar representa el estado de mayor plenitud, a mayor lejanía mayor será la sensación de infelicidad, insatisfacción y vacío. Experimentar no obstante esta lejanía y este vació es lo que finalmente nos hará emprender el camino de regreso a casa. Así sucedió con el hijo pródigo cuando después de haber dilapidado todo su dinero comenzó a pasar hambre y necesidad; fue entonces cuando… “levantándose, partió hacia su padre”.

 

Es en el punto más alejado donde da comienzo la transformación. Es cuando descubrimos al fin que no merece la pena dar ni un sólo paso más en esa dirección y decidimos dar media vuelta. Allí empieza el verdadero viaje, el retorno. El camino de ida no tiene ningún valor en sí mismo, no requiere de ningún esfuerzo por nuestra parte, tan sólo consiste en dejarse caer hasta lo más hondo y denso de la materia, lugar desde el cual, a base de mucha humildad y perseverancia podrá dar comienzo de manera lenta y progresiva el largo camino de regreso. El descenso es como caer en un profundo sueño en el que no recordamos absolutamente nada acerca de quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos; un sueño del que solamente nos iremos despertando en la medida en que cada una de nuestras vivencias nos vaya proporcionando conocimiento. El viaje de regreso es el camino de la reintegración al Ser Único, un recorrido ascendente que nos conducirá de nuevo al lugar al que pertenecemos, para que una vez en Casa, la dicha pueda ser completa. Ya no habrá más deseos por satisfacer ni carencias por llenar. Habremos logrado alcanzar la auténtica Plenitud del Ser.

PUBLICIDAD GOOGLE

 

Pero veamos qué papel representan los otros personajes de la parábola. El hermano mayor, por el mero hecho de permanecer junto al padre no representa el arquetipo de la fidelidad ni el de la lealtad, sino más bien el del conformismo y la inseguridad. Vemos en la parábola la envidia que siente el primogénito al conocer el júbilo del padre durante el reencuentro con su hermano menor, que por si fuera poco, le organiza una fiesta en su honor cuando a él, quién siempre ha permanecido a su lado y se ha comportado como un hijo ejemplar, jamás le dio este tratamiento. Ante semejante situación el hermano mayor se siente infeliz, menospreciado e incluso frustrado al no comprender la reacción de su padre. No comprende que su padre les ama a ambos por igual, sean de la manera que sean y hagan lo que quiera que hagan. Si el hermano mayor hubiera sido una persona completamente feliz, dichosa y plena, al ver llegar a su hermano habría tenido exactamente la misma reacción que tuvo su padre, pero no fue así. Este punto de envidia revela su carencia. El hecho de no haber abandonado jamás el hogar ni haberse alejado del padre, le imposibilita llenar un vacío que le impide sentir la dicha completa. Tal vez en el futuro consiga armarse de valor y decida emular a su hermano.

 

El padre representa sin lugar a dudas al Padre/Madre Creador de Todo lo que Es y al Amor Incondicional que rige el universo entero. No es posible apreciar en él otra cosa que no sea puro amor, bondad y compasión. Regresar al Hogar es regresar al Padre, y cuando esto sucede, Padre e Hijo se funden en tal inmenso abrazo de amor que ya no es posible distinguir a uno de otro puesto que ambos se han convertido en Uno solo. Esta es la integración del Hijo (del Ser) en el Padre (Absoluto). Es el destino último al que todos estamos llamados.

 

 

Para que todos sean uno;

como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti,

que también ellos sean uno en nosotros;

para que el mundo crea que tú me enviaste.

                                                                                   (Juan 17:21)

 

La Palabra de Dios se hizo Hombre

para que pudiéramos aprender de un Hombre,

cómo un Hombre se vuelve Dios.

                                                                                       (Clemente de Alejandría)

 

Autor: Ricard Barrufet

Extraído del libro: “Planos de Existencia, Dimensiones de Conciencia

 

ESPACIO PATROCINADORES
ESPACIO PATROCINADORES
Sobre Ricard Barrufet
Me llamo Ricard Barrufet Santolària y he dedicado gran parte de mi vida al estudio e interiorización de las principales doctrinas espirituales y filosóficas de carácter existencial. En el año 2002 comencé a realizar lecturas e interpretaciones del aura y los chakras, pero no fue hasta descubrir la Cábala cuando empecé a integrar la naturaleza energética del ser humano con el motivo de su presencia en el mundo. En el 2014 inicié el proyecto "Afrontar la muerte comprendiendo al Ser" y en el año 2016 publiqué el libro “Planos de Existencia, Dimensiones de Conciencia”. Durante los últimos años he estado dirigiendo un Centro de Espiritualidad en Girona y actualmente compagino los cursos de Cábala práctica, con la divulgación del "conocimiento del alma" a través de vídeos y artículos publicados en diferentes medios.
2 comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend