Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » Víctimas psicológicas y sus roles. Por Hugo Betancur

Víctimas psicológicas y sus roles. Por Hugo Betancur

Arbol
Nota: atendiendo a sugerencias y conceptos que recibí, hago esta actualización sobre este tema habitual. H.B.

LAS VÍCTIMAS PSICOLÓGICAS   Por Hugo Betancur

 

Me refiero en las reflexiones que siguen a las relaciones afectivas y a las relaciones de pareja, no a las relaciones donde seres humanos son afectados particular o colectivamente bajo situaciones violentas y destructivas.

 

Las personas que se comportan como víctimas habituales adoptan un papel o un rol que parece un montaje de actuación dirigido a un fin: mostrarse desvalidas, atropelladas por otros, abandonadas a su cruel destino. A cambio esperan recibir atenciones, compasión y solidaridad en los juicios que han establecido contra aquellos a quienes acusan. Ellas deben ganar en este juego y otros deben perder y ser culpados.

 

Estas víctimas sicológicas tuercen la realidad hacia un extremo de la vida donde tienden a apropiarse de las situaciones experimentadas parcialmente en sus relaciones o adaptadas a su propósito de indefensión aumentándolas exageradamente o interpretándolas como dirigidas contra ellas por otros.

 

Es fenómeno común en la convivencia humana que cometamos equivocaciones o que afectemos negativamente a otros en nuestras interrelaciones –por nuestra ignorancia, nuestras limitaciones y quizá por nuestro egoísmo inconsciente o nuestra irreflexividad frente a las necesidades del momento o a las expectativas de quienes están cerca de nosotros-. Todos cometemos errores, algunos imperceptibles y otros enormes; a veces aprendemos las lecciones de inmediato y en otras ocasiones tardíamente, lo que nos confronta con opciones de cambio y nos permite enriquecer las existencias de otros una vez los trascendemos.

 

He descubierto como una constante en mi trabajo con mis pacientes en su entorno, que la mayoría de los comportamientos o acciones que ellos perciben como dirigidos a causarles daño no tenían ese propósito de parte de quien acusan como victimario o como culpable.

 

He logrado dialogar con las dos partes involucradas y he encontrado que sus actos correspondieron a manifestaciones inevitables establecidas por las condiciones de sus personalidades y por las condiciones del momento –el ser humano y sus circunstancias temporales.

 

Llueve y escampa en el tiempo propicio. La vida pocas veces se acomoda estrictamente a nuestros ideales, esperanzas o exigencias respecto las acciones y comportamientos de otros -si acaso, solo nos aproximamos a las expectativas imaginadas.

 

Atribuir a otros culpas por lo que nos pasa en nuestras relaciones afectivas o repetir que somos víctimas de un azar desventurado parece un poco arbitrario y selectivo.

 

Somos parte de esa interacción que posibilita la asignación de roles distintos –víctima y victimario-, según las interpretaciones eventuales: quien afecta y quien es afectado, quien es el sujeto activo y quien el sujeto pasivo.

 

Probablemente las personas que las víctimas identifican y rotulan como victimarios tienen también extraordinarias cualidades y logros positivos, no solo respecto a ellas sino también como atributos consistentes en su historia; quizá esos seres humanos estigmatizados como victimarios se hayan sentido también víctimas de otros en sus vidas.

 

Las víctimas prefieren enfocarse en los rasgos negativos o en los defectos de sus relacionados, o destacan cómo fueron lastimadas y heridas para conformar ante sus allegados un imagen propia de martirizadas y ultrajadas mientras cargan a los inculpados la imagen de insensibles e injustos.

 

Lo incómodo de este drama es que va adquiriendo dimensiones desproporcionadas. Las personas que lo ejecutan escogen el lado oscuro de su emotividad y de su personalidad –y también de la de otros-, y se refugian en un sentimentalismo tendencioso y exagerado. Parecen decir a quienes las desaíran *”ya que no haces lo que exijo de ti, me vengaré haciéndote quedar mal con todo el que quiera oírme”*. Ese supuesto sentimentalismo que expresan no es más que sensibilería o sentimentalismo retorcido, una distorsión de los eventos atravesados para utilizarlos a su amaño y sin contemplar los perjuicios que causan, algo tan desatinado como que alguien tire una colilla de cigarrillo prendida en un depósito de algodón, y que para colmo se quede allí esperando a ver que pasará.

 

Todos podemos ocasionalmente sentirnos víctimas de algo o de alguien, como un hecho aislado, no acumulativo, lo que siempre es una reacción normal en que nos desbordamos emocionalmente. Todos lo hemos experimentado en nuestras relaciones afectivas interrumpidas Lo normal es que superemos esa dolorosa percepción y que sigamos viendo la bondad de la existencia.

 

Las personas que se enrolan como víctimas suelen ser rápidas y poco prudentes en sus juicios contra otros a quienes rechazan. Por lo común, no corrigen sus desaciertos ni reparan las injusticias que cometen con sus comentarios desmedidos; no parecen conscientes del poder esclavizante de sus palabras –ninguna expresión verbal deja de tener consecuencias-, por lo que no fluyen con el movimiento dinámico, creativo y acogedor de sus sentimientos y quedan en deuda.

 

Algunas personas pueden representar un “montón de imperfecciones y fallas” –así suelen describirlas quienes se proclaman como sus víctimas-, y la relación con ellas puede ser altamente caótica y violenta para quienes las estigmatizan o definen con esos adjetivos, lo que hace imposible que las partes involucradas interactúen en armonía.

 

Si efectivamente predomina la expresión negativa, destructiva, opresora, ejercida por uno de los implicados y no por el otro –lo que nos lleva a considerarlo como antisocial-, las relaciones deben ser modificadas y las personas atropelladas pueden pedir intervención legal para resolver las situaciones con cambios, no evadiéndolas al refugiarse en sus lamentos y en las intrigas que buscan la compasión y la complicidad encubridora de quienes les rodean.

 

Si no logran estos cambios, la relación se tornará cada vez más tormentosa y deberá ser disuelta.

 

Las víctimas habitualmente rompen sus relaciones afectivas sin establecer las modificaciones necesarias y sin comprender que sus propias acciones fueron también conformadoras del conflicto y de la crisis: ellas hacen un juicio oportunista que las exime de responsabilidad y las hace aparecer como inocentes a los ojos de quienes han atendido ingenuamente sus relatos y sus quejas.

 

Si inician nuevas relaciones, sus rasgos seguirán presentes y volverán a armar la misma trama; se involucrarán en un drama igualmente desolador, y muy fructífero para producir confusión –es algo así como que se convierten en un imán que atrae tanto dificultades como personalidades inmaduras con las que fácilmente recrean sus tragedias.

 

*Cómo identificar a las víctimas:*

 

De una manera constante, no son felices. Algo delata la acongojada posición que han elegido.

 

Son adictas a las quejas. Son disociadoras y llevan su malestar a los ambientes en que se desenvuelven. Algunas personas se refieren a ellas como “chismosos o chismosas” o “mártires” una vez que identifican sus modelos de manipulación y evasión.

 

Han escogido algunos personajes allegados como representativos y se ensañan contra ellos. Les achacan fracasos de sus historias, y a veces las más destacadas o absurdas contrariedades para encubrir el contenido real de sus frustraciones. Una de mis pacientes le atribuía su pre-eclampsia y su cesárea muy temprana a la forma de ser de su marido –como médico he dialogado con mujeres con el mismo diagnóstico que recibían de sus cónyuges un trato excelente y demostraciones amorosas privilegiadas, lo que no impidió una evolución clínica bastante agobiante-; otra paciente aseguraba que gracias a su esposo desconocía lo que era un orgasmo en sus casi veinte años de matrimonio; un hombre de la tercera edad se lamentaba de que por haberse casado con su monótona esposa actual había perdido el rastro de la mujer de sus sueños. Otros seres humanos, hombres o mujeres, acusan o culpan a sus cónyuges de haberlos obligado -por abandono o insatisfacción- a programar astuta y ocultamente encuentros “románticos” que culminaron en actos de sexo consentidos y decepcionantes, y aseguran que con estos buscaban “definirse a sí mismos /o a sí mismas”, con la evasión complaciente a través de la infidelidad o el adulterio (la mayoría sólo se echaron encima una carga más al no lograr, en los espejismos de la pasión, que su confidente del momento les correspondiera o les ofreciera un compromiso de relación especial -los amantes o las amante que escogieron solo buscaban aventuras y placer, pues no querían relaciones duraderas y sólidas con personas casadas -habitualmente son temidas por el riesgo de las reacciones violentas de sus consortes-). Cuando las parejas envejecen, acusan a sus cónyuges por la extinción de su virilidad, o de su feminidad, o por su desinterés sexual (para defender su retiro forzado, el acusado o la acusada argumentan que la contraparte “seca un papayo a cantaleta” y que eso ha apagado su sensualidad)…

 

Las víctimas agregan todos los días nuevos aportes a su retrato de una vida llena de pesares y amarguras, que parecen exhibir como su más preciado trofeo. Por contraste, pueden tener actividades que les permiten revestirse de algún aliciente o motivación compensadora, pero tan extremado en notoriedad positiva como el sacrificio amargo que ellas protagonizan ante el mundo: alcanzan éxito en sus profesiones y actividades mientras fingen una derrota tortuosa en sus nexos particulares.

 

*También el lenguaje las delata*

 

Las victimas utilizan un lenguaje demoledor contra sus imaginarios o probados torturadores: él/ella *siempre*…; él/ella *nunca*;* *se lo he reclamado* cincuenta mil *veces (y fue solo una decena);* hace años *que le vengo diciendo lo mismo* *( y lo que aluden es reciente); yo contigo/con él/con ella no cuento *para nada* (y le han ocupado una buena parte de su vida)*; *yo para ti *soy un cero *a la izquierda; en mi casa* nadie *me tiene en cuenta; esta casa* se está cayendo *del desorden ( o de la suciedad, o del mal olor, o de…); tú *nunca* me has querido (y los álbumes familiares muestran con abundancia de detalles los momentos compartidos con sincera satisfacción –al menos sus rostros lo recuerdan en las fotografías-); *sólo me buscas el lado* cuando quieres… (sexo, o comida, o dinero, o…); te he soportado *toda la vida*… (posiblemente quieren decir desde que se encontraron por primera vez, ¡qué sufrimiento!); a ti *sólo te interesa*… (cualquier cosa en particular y no todo lo que la otra persona realiza); el/ella *no hace nada* o *no sirve para nada* (comentarios fatales que retratan muy pobremente a quienes los lanzan)… 

 

Y necesariamente las víctimas deben recurrir a médicos o a diversos terapeutas para pedir asistencia. Sus consultores preferidos son aquellos que les refuerzan sus condiciones de maltratadas, les advierten que están bajo un gran estrés, les diagnostican trastornos depresivos (mayores, o menores, o no especificados) y les prescriben tratamientos o píldoras “mágicas” para mantenerlas en actividad, todas dirigidas al cuerpo que presumen que se enfermó solo, sin exigirles cambios en sus conductas y comportamientos –muchas veces estos profesionales ignoran sistemáticamente el modo de vida de sus pacientes y los rasgos de sus personalidades (en ocasiones parecen no creer que las relaciones hayan llegado a un grado de deterioro enfermizo que el paciente no logra superar debido a sus propias rutinas devastadoras y a su insistencia en sentirse infeliz).

 

Los cambios son necesarios cuando la depresión nos acosa, lo que vemos en nuestros trastornos de apetito y de sueño, en la fatiga reiterada, en los altibajos de nuestro ánimo, en lo cargados que nos sentimos. A veces asoman la tristeza, el temor y la incertidumbre a nuestros rostros y decimos que no sabemos porque estamos decaídos. Observando nuestras relaciones y comportamientos podemos descubrir las causas. Provienen de nosotros mismos, de cómo asimilamos la interacción con los demás, y también de los patrones familiares recreadores de infelicidad que no hemos superado.

 

Como víctimas, agotamos la energía de la vida en los conflictos, en la distorsión de nuestras relaciones, en la evasión. Y esa energía desperdiciada nos hace falta para afirmar nuestro equilibrio, nuestra satisfacción, nuestro bienestar.

 

Algo que persiste debe ser removido para que decidamos perdonar las culpas que impusimos contra otros porque no pudieron actuar con sabiduría y generosidad en algunos momentos infortunados de su pasado. Libres de todas esas cadenas por voluntad propia, la naturaleza y los seres vivos nos recompensan una vez más con su exuberancia, su espontánea sensualidad y la alegría de su prodigioso, incontenible y sabio movimiento.

 

Hugo Betancur, médico y psicoterapeuta.

 

__________________________________________________________

 

La vida siempre responde nuestras preguntas.  Sin embargo, muchas veces estamos tan distraídos y tan confusos  que pasamos de largo sin atender sus respuestas y soluciones.

Y no podemos dar respuestas acerca de lo que no hemos entendido.   Para aprender, requerimos mantener la indagación en nuestra mente  hasta el instante en que logramos liberarnos del esfuerzo del intelecto  y percibimos con claridad porque nos hemos integrado al movimiento de la vida.

 

H.B.

 

<http://es.scribd.com/hugo_betancur_2>

 


Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

cookieassistant.com