Anna Bonus Kingsford El Ángel de la Guarda

José Contreras
José Contreras

Anna Bonus Kingsford (cap. 14) El Genio o Ángel de la Guarda

Introducción

En esta ocasión vamos a presentar la traducción de una vivencia de la Dra Anna Bonus Kingsford y presentada en la obra CLOTHED WITH THE SUN» No. XIV CONCERNING THE GENIUS OR DAIMON PART I.

Como en las entregas anteriores, luego de presentar la traducción se continúa con una interpretación para ayudar a los lectores a estudiar este artículo. Se resalta que la idea no es decir la última palabra, sino darle elementos nuevos al lector para que realice su propia interpretación.

Reiteramos que esa era la intención de la autora, quien proponía la necesidad de una reinterpretación de todos los textos sagrados.

Esa reinterpretación no podía venir de una autoridad, sino de la búsqueda de cada persona para descubrir el sentido, o lo que los textos sagrados tienen que decirle.

Este texto se refiere al Genio (como el de la lámpara) o al Daimón como el que tenía Sócrates. La autora aclara que se está refiriendo a lo que se suele llamar el Ángel de la Guarda. Es decir que los nombre de Genio, Daimón o Ángel Guardián se están refiriendo a la misma realidad.

Es importante recordar que la Dra. Kingsford tenía experiencias conscientes de seres que la transmitían información. De hecho, en esta iluminación, como ella las llamaba, se hace referencia al proceso que le permitía recibir estas comunicaciones.

Sobre al Genio o Ángel de la Guarda. Traducción del capítulo XIV, primera parte.

El Ángel de la Guarda

Cada alma y espíritu humano está unida a un genio, al igual que con Sócrates, quien lo denominaba su daimón; un espíritu ministro, como lo llamaban los apóstoles; o un ángel, al igual que con Jesús. Mi genio me dice que a él no le importa la palabra ángel, porque ha sido malinterpretada. Prefiere la terminología cristiana y ser llamado ministro, ya que su tarea es guiar, reclamar e iluminar.

Mi genio se parece a Dante y al igual que él, siempre se viste de rojo. Tiene un cactus en su mano y me dice que es mi emblema. (Hablando de Dante, puedo ver que Beatriz representa el alma. Ella es para él, lo que la mujer debería ser para el hombre).

Él me dice que la mejor arma contra las fuerzas astrales es la oración. Orar significa la dirección intensa de la voluntad y el  deseo hacia lo más alto.Mientras Moisés mantenía sus manos hacia el cielo, los israelitas prevalecieron. Cuando las bajaba, prevalecían los Amalekitas.

Los genios, o Ángeles Guardianes, no son espíritus de lucha y no pueden evitar el mal. A ellos se les permitió servir a Jesús, solo después de quedar exhausto en el combate con los bajos espíritus. Los bajos espíritus son atacados por quienes tienen la capacidad de lucha.

Los genios, o Ángeles Guardianes, no son espíritus de lucha y no pueden evitar el mal.

Te informo que el Ángel de la Guarda nunca “controla” a su ahijado. Nunca acepta que el alma de un paso al lado para que penetre otro espíritu.

Es diferente con la persona controlada por un astral o un elemental, esta no habla desde su persona, sino desde el espíritu que la controla; y sus gestos, expresión y entonación, sonido de la voz cambian de acuerdo al espíritu que la obsesiona.

Te informo que el Ángel de la Guarda nunca “controla” a su ahijado.

La persona que profetiza habla siempre en primera persona y dice “Así dice el Señor” o “Así dice alguien más” sin perder su propia personalidad. Este es un signo que sirve para distinguir entre las diferentes órdenes de espíritus.

Espíritus astrales

Otro signo, me dice él, para distinguir los espíritus  extraños del espíritu del genio de uno, es este, el genio nunca está ausente. Si la mente está en condición de ver, él está siempre presente.

Otros espíritus (astrales) necesitan tiempo para ser contactados y se comprometen solo por ciertas horas porque ellos pueden estar en otro lugar en cualquier momento. Sin embargo, estos espíritus no saben nada de los dioses. Incluso sus nombres son secretos para ellos. Si los han oído nombrar, solo son nombres para ellos. No tienen capacidad para captar o concebir algo que esté fuera de su atmósfera, de su propio círculo. Es cierto que hablan de Dios, pero lo hacen sin entender el significado de la palabra.

Entre más negativa es la mente del individuo, mayor disposición para recibir a estos espíritus. Por el contrario, entre más positiva y pronunciada es la voluntad del individuo, más abierto está a la comunicación divina. El mandamiento siempre es: “Trabajar es orar” “Pedir es recibir”, “Tocar es conseguir la puerta abierta”, Mi genio dice: “A menudo te digo: Piensa por ti mismo. Cuando pienses internamente, reza con intensidad, imagina concentrado que tu conversas con Dios”

Mi genio dice: “A menudo te digo: Piensa por ti mismo. Cuando pienses internamente, reza con intensidad, imagina concentrado que tu conversas con Dios”

Seguro que hay problemas

Me dice que él sabe lo concerniente a nuestro inmediato futuro, pero no quiere decirlo. Todo lo que dice es esto “Seguro que hay problemas, nadie entró en la tierra prometida sin pasar por el desierto”

silencio 1225487 960 720 anna bonus kingsford el angel guardian i214367

Me dice que él sabe lo concerniente a nuestro inmediato futuro, pero no quiere decirlo.

Nuevamente él me presenta mi cactus y dice: “No te desgastes tratando de conseguir un estado lúcido. En poco tiempo será innecesario  entrar en estado de somnolencia”. Me dice que a la noche recordaré gran parte de lo que se ha dicho y la próxima vez, más, y así hasta que mi mente esté totalmente clara sobre el tema.

Es una debilidad y una imperfección que la mente no retenga lo que ha sido dicho. En la noche, cuando mi cerebro esté libre de influencias turbadoras, recordaré con mayor perfección todo lo que he visto y oído. Y, dice, siempre será así, porque mi lugar no está tomado por otra entidad. Ningún otro espíritu dispone de mí. Quien ve, oye, habla es mi yo-espiritual. Así es.

El genio está unido a su cliente por un lazo de sustancia anímica.

El mal vivir

El mal vivir persistente debilita este vínculo y después de varias encarnaciones – hasta “setenta veces siete” de tanto desgaste, el genio es liberado y el alma se pierde definitivamente. No se debe a un crimen aislado, como asesinato, adulterio o incesto, ni incluso la repetición de estos, lo que rompe el vínculo. Sino una condición continua del corazón en la cual la voluntad del individuo se mantiene en persistente oposición a la Voluntad  Divina.

Por esta razón es un estado en la cual el arrepentimiento es imposible. La condición más favorable para la salvación y rápida liberación de las sucesivas encarnaciones es la actitud de obediencia voluntaria, libertad y sumisión. El gran objeto que se va a obtener es liberarse del cuerpo, es decir, emanciparse del poder del cuerpo y de su necesidad.

El triángulo

Para comprender mejor la procesión del Espíritu se debe entender que la Vida puede ser representada por un triángulo en el vértice del cual está Dios. Dos lados de este triángulo está formado por dos corrientes, una fluyendo hacia arriba y la otra hacia abajo-afuera.

La base se puede tomar para representar el mundo material. Así, de Dios, proceden los Dioses. De los Dioses procede toda la jerarquía del cielo con las diferentes órdenes desde la más alta a la más baja. La más baja es el orden de los genios, o ángeles guardianes.

Este orden descansa en el plano material, pero no entra el él. El otro lado del triángulo es una continuación de la base. Las formas iniciales de la base del triángulo son las más bajas expresiones de la vida. Estas son las primeras expresiones de encarnación y de la corriente que a diferencia de la primera, fluye hacia dentro y hacia arriba.

Este lado del triángulo representado por la corriente, culmina en el Cristo y se vacía en el espíritu puro, el cual es Dios. Consecuentemente, hay espíritus que por su naturaleza nunca han sido y nunca serán encarnados. Hay otros que llegan a la perfección por medio de la reencarnación.

Por lo tanto, los genios y los astrales no tienen nada en común. Debido a que el espacio contenido en el triángulo y que separa de un lado el ápice de la base y del otro las dos líneas opuestas, es un espacio ocupado por el fluido planetario.

El Ángel de la Guarda es una luna

Solo hay dos generaciones eternas, la de los celestiales que comienzan en el Espíritu y son “engendradas” y las de las entidades creadas que acrecientan un cuerpo exterior. Los astrales están entre ambos. 

Ellos son como los planos que no pueden enfocar al Espiritu Divino, debido a que sus rayos se reflejan en todas las direcciones y no convergen en un punto central. Ellos no pueden conocer a Dios. No son microcosmos.

Solo el hombre entre todas las entidades creadas es un microcosmos. Lo es porque el Espíritu Divino, el nucléolo, contiene el potencial necesario de la célula celestial completa. Todos los dioses están incluidos en Dios; el nucléolo en la célula perfectamente creada es, por lo tanto, múltiple. Cada hombre es un planeta, teniendo sol, luna y estrellas.

El genio o Ángel de la Guarda de un hombre es su satélite.El hombre es un planeta. Dios –el Dios del hombre- es su sol y la luna de su planeta es Isis, su iniciador o genio. El genio está hecho para asesorar al hombre y darle la luz Pero la luz que el da, viene de Dios y no de él mismo Él no es un planeta sino una luna y su función es iluminar los lugares oscuros de su planeta.

El hombre es un planeta. Dios –el Dios del hombre- es su sol y la luna de su planeta es Isis, su iniciador o genio.

El día y la noche del microcosmos –el hombre- son sus estados positivo y pasivo o proyectivo y reflexivo. En el estado proyectivo buscamos activamente hacia afuera; aspiramos y queremos con fuerza. Tomamos la activa comunión con el Dios externo. En el estado reflexivo miramos hacia adentro y nos concentramos en secreto e interiormente. Durante esta condición, la “luna” ilumina nuestra cámara oculta con su antorcha y nos permite reconocernos en nuestra privacidad interior.

¿Qué o quién es esta luna? Es parte de nosotros mismos y gira con nosotros. Es nuestra afinidad celestial. De quien está dicho: “Sus ángeles siempre contemplan el rostro de mi Padre”

Cada alma humana tiene una afinidad celestial, que es parte de su sistema y un tipo de su naturaleza espiritual. Esta contraparte angélica  es el vínculo de unión entre el hombre y Dios, y en virtud de su naturaleza espiritual el ángel está unido a él. Las creaturas rudimentarias no tienen afinidad celestial. Pero desde el momento en que el alma vibra, se establece el cordón de la unión.

El hombre tiene una luna en razón de ser un planeta. Si él no fuese cuádruple, como es el planeta, no tendría una. Los hombres rudimentarios no son de cuádruples. Ellos no tienen Espíritu.

El Ángel de la Guarda es la luna para el hombre planeta, reflejando el sol o Dios dentro de él. Porque el Espíritu divino anima y eterniza al hombre, es el Dios del hombre, el sol que lo ilumina. Y este sol es, no el hombre externo y planetario que su genio, como satélite lo refleja.

angel luna anna bonus kingsford el angel guardian i214367

El Ángel de la Guarda es la luna para el hombre planeta, reflejando el sol o Dios dentro de él.

De esta forma, unido al planeta, el genio es el complemento del hombre. Su “sexo” es siempre el opuesto al del planeta. Debido a que el Ángel refleja, no al planeta, sino al sol, no al hombre (como hacen los astrales)  sino a Dios, su luz siempre es confiable.

El Ángel refleja, no al planeta, sino al sol, no al hombre (como hacen los astrales)  sino a Dios, su luz siempre es confiable.

El genio conoce bien las cosas referentes a la persona que él guía. Sobre las otras cosas solo tiene opiniones. La relación del espíritu guía con su cliente, está muy bien representada por la relación entre el confesor católico y su penitente.

El confesor está obligado a guarda los profundos secretos de cada penitente al tiempo que atiende los asuntos de otras almas. Si no fuese así, no habría orden y ningún secreto estaría seguro. El genio de cada uno solo sabe sobre otras personas, tanto como los  genios de las otras le quieran revelar.

Interpretación de Sobre al Genio o Ángel de la Guarda

Concepto de Ángel de la Guarda

Esta es una revelación recibida por la Dra. Anna Bonus Kingsford que reinterpreta el concepto de Ángel Guardián. Nos remite a Sócrates, quien decía que hablaba con su Daimon. Cuando lo relacionamos con el concepto de Ángel Guardián, comprendemos que no es una exclusividad de Sócrates, sino que todo ser humano tiene uno.

Genio y Ángel de la Guarda

Además queda relacionado con el concepto de Genio. Recordamos los cuentos de la mil y una noches. Notamos que si cada persona tiene uno, no todos los genios corresponden al concepto de Ángel Guardián, ya que algunos genios cambian de manos dependiendo de quien tenga el amuleto o la lámpara que comunica con el genio. Es posible que algunos de esos otros genios correspondan más bien a lo que en este capítulo se denomina los astrales, que son seres sin un núcleo.

El Ángel de la Guarda no es un guerrero

Sin embargo, el eje de esta revelación es el vínculo de cada uno con su genio o protector. Aquí viene otra idea importante, ese protector nos puede dar mensajes y sugerencias, pero no puede pelear por nosotros, ya que es un tipo de Ángel que no es un guerrero.

Si el Ángel no es el guerrero ¿Quién lo es? Hay una respuesta, para pelear contra los astrales hay que orar, con toda nuestra voluntad y con todo nuestro deseo. Esto significa que quien tiene que pelear es uno.

Polaridad del Ángel de la Guarda

También nos dice que tiene una polaridad opuesta a la nuestra. Los hombres tenemos un Ángel femenino y las mujeres lo tendrán masculino. Otra interpretación sería que los ángeles no tienen sexo, pero cada persona ve en él su otro polo.  Esto se presenta en la imagen del planeta y la luna. Somos un planeta que tiene una luna y un sol. Para una mujer la luna será masculina y el sol femenino. A algunas personas de habla hispana esto le puede parecer absurdo. Sin embargo, para un alemán coincidirá con el genero del sol y la luna en su idioma.

Para una mujer la luna será masculina y el sol femenino. A algunas personas de habla hispana esto le puede parecer absurdo. Sin embargo, para un alemán coincidirá con el genero del sol y la luna en su idioma.

La luna ilumina donde no llega el sol

El Ángel de la Guarda es la luna. La luna refleja los rayos solares en la noche. Nuestro Ángel refleja la luz de Dios en las partes más oscuras que tenemos. Nos está diciendo que aprender a escucha a nuestro Ángel Guardián es mejor que una sesión de Psicoanálisis.

Sin embargo, el Genio o Ángel de la Guarda nunca controla. Si no lo queremos escuchar, se quedará callado. Siempre está presente y conoce todo sobre nosotros, pero muy poco sobre los demás.

Seres astrales

Si queremos que nos diga lo que tenemos que hacer, es muy posible que estemos contactando a un ser que nos va a quitar nuestra libertad. Es decir, con uin ser astral.

Este contraste entre los seres astrales y el Ángel de la Guarda se va a repetir constantemente. Estos otros espíritus no saben nada sobre Dios y menos sobre nosotros. Solo quieren aprovecharse.

En el caso de la Dra. Kingsford, su Ángel es más específico. Parece que ella se ha preguntado si puede confiar en los mensajes que recibe y como saber si son de buena fuente. Queda claro que el Ángel solo sugiere, nunca se impone. No cambia los rasgos de la personalidad. Si esto ocurre, es prueba de que están actuando los astrales.

Además tampoco ofrece el cielo, aquí en la tierra. Por el contrario, él sabe nuestro futuro inmediato, pero no lo va a decir. Lo que si puede hacer es insinuar cual camino es equivocado. Si nos prestamos atención vamos a reconocer que al imaginar ciertas soluciones sentimos malestar. Muchas veces hemos escuchado que se nos dice escucha a tu cuerpo. Es cierto, por medio de nuestro cuerpo podemos inferir que soluciones son más o menos adecuadas.

El planeta se queda sin su luna

Pero el vínculo se puede perder. Si nos dedicamos a la mala vida (todos tenemos sentido sobre lo que es la mala vida), vamos perdiendo poco a poco el vínculo con nuestro Ángel Guardián. Esa pérdida tampoco es inmediata. Aquí se usa la frase bíblica de setenta veces siete. Que es una respuesta a la pregunta sobre cuantas veces debo perdonar.

Nos está diciendo que el perdón está presente, pero no por siempre. Llega un momento en que el arrepentimiento es imposible. Es imposible, porque ese ser ya ha dejado de sentir. Podemos decir que el Ángel es la parte nuestra que mira a Dios. Si el Ángel se ha ido, la parte nuestra que tenía algún concepto de Dios desaparece para siempre.

Va desgatando nuestro vínculo con el Ángel y por ende con Dios. Ya que él refleja a Dios como la luna refleja el sol. Si seguimos con esta imagen, podríamos decir que de tanto alejarnos de nuestra luna (Ángel), llegará un momento en que la luna perderá el vínculo con nosotros (planeta), y quedará libre. De la misma manera, el que se aleja de su Ángel, va perdiendo la atracción hasta que ya el Ángel no tiene nada que hacer con esta alma.

Si recordamos que ese Ángel es el vínculo entre nosotros y Dios. Lo que estamos diciendo es que el alma queda sin energía.

Meditemos sobre el triángulo

Es evidente que esta Iluminación de la Dra. KIngsford tiene muchos elementos para reflexionar. Cada uno tiene que dedicarse a la interpretación para descubrir cual es el mensaje que puede conseguir, con el apoyo de su Ángel Guardián. Por ejemplo, para ubicar a las diferentes jerarquías presenta la imagen de un triángulo.

Por un lado bajan las fuerzas desde Dios y allí se encuentran los diferentes órdenes angelicales, son todos los seres que han alcanzado grados muy superiores a los humanos. Por el otro lado, suben desde la base los seres de niveles inferiores al humano. Es una imagen que con toda seguridad tiene muchos temas para interpretar.

Conclusión

Podemos decir que el primer regalo es una nueva interpretación del concepto de Ángel de la Guarda, que relaciona con el concepto de Genio y de Daimón.  Cuando leamos nuevamente a Sócrates, podemos darle un concepto, incluso cristiano a su Daimón. De igual manera cuando leamos las mil y una noches, podremos ir haciendo una clasificación sobre los diferentes tipos de genios que vamos consiguiendo en la obra.

Por otra parte conseguimos que el Ángel no es un ser que nos va a defender. Lo que él puede darnos es Conocimiento y Sabiduría, ya que refleja a Dios en nosotros.

decisiones anna bonus kingsford el angel guardian i214367

Si negamos la existencia de Dios, tenemos que aceptar que nos hemos separado de la fuente de la vida.

Pero tal vez la parte más importante es que no solo el Ángel nos deja libre, sino que podemos liberarnos de él. Podemos liberarnos de nuestra conciencia y de Dios. Seguramente esto es lo que se llama la segunda muerte. Que no viene por algún error, ni siquiera por la repetición de los errores. Sino por la decisión consciente de separarnos de Dios. Nos está diciendo que el materialismo es una decisión que trae como consecuencia conseguir lo que se expresa. Un mundo sin Dios y por lo tanto sin consciencia. Nos está diciendo que si negamos la existencia de Dios, tenemos que aceptar que nos hemos separado de la fuente de la vida. Es decir, que somos responsables de nuestras decisiones y que nuestras decisiones tienen consecuencias.

Es decir, que somos responsables de nuestras decisiones y que nuestras decisiones tienen consecuencias.

Anna Bonus Kingsford Clothed with the sun” No. XIV concerning the genius or daimon part I.

José Contreras redactor y traductor en la gran familia de hermandadblanca.org

Sugerencias de enlaces

Anna Bonus Kingsford (1) Presentación

Reencarnación en la historia europea 1: Civilización Árabe

¿Expiación Vicaria o Redención? 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx