Duelo perinatal

En este articulo voy a retomar un tema que como madre, padre, familiar, conocido o cualquiera sea el vínculo nos puede tocar vivenciar. Es importante conocer las diferentes reacciones de duelo que pueden suscitarse en los progenitores o familiares del bebe o ser de poco tiempo de gestación, recientemente fallecido. Especialmente para la mujer que lleva consigo al bebé, es un tema muy delicado y profundo. Debido a la escasa importancia que se le da a este tema, me gustaría hablar un poco más del mismo, y traer sobre la mesa aquello que muchas veces no se habla sino que se calla, tal vez por dolor o temor o quizás por considerarlo algo de menor importancia cuando en realidad es muy importante.

Hoy en día debido al gran avance tecnológico existen múltiples formas para poder concebir un bebé. Así como también las imágenes cada vez más tempranas que se pueden tomar del ser en gestación. Estas imágenes obtenidas del ecografo, facilitan el apego y las ilusiones de los padres para con el ser que esta creciendo dentro del vientre. Esta misma tecnología permite saber desde un principio si el bebé presenta problemas, y es a partir de esta información que muchos optan por no continuar con el desarrollo del embrión y prefieren interrumpirlo.

Recordemos que la diferencia entre feto e hijo reside en la calidad del lugar que le dan los progenitores a ese ser. Es decir, ese ser será considerado como un hijo cuando los padres le den un lugar en su mundo interior, en su familia, en su corazón, en su mente, en sus vidas. Antes de esto, ese hijo es simplemente un embrión creciendo en un vientre materno. Es duro decirlo, pero muy cierto.

  Reacciones frente a la pérdida.

Las reacciones frente a la perdida perinatal depende de varios factores, y el principal tiene que ver con las expectativas de los padres en relación a ese ser. Las otras variables que influyen mucho son la cultura, la familia, la ideología familiar, y la prosperidad de la sociedad en la cual están insertos sus progenitores. Diferentes estudios han demostrado, en relación a lo comentado anteriormente, que dependiendo de la cultura es como la sociedad reacciona frente a la perdida perinatal y como sus progenitores lo harán, no es lo mismo en India menos aún en Israel, por ejemplo.

Dependiendo la cultura y la religión imperante, será como se interpretará esa perdida y a quien se culpará (o no) de dicha situación. Muchas veces, es decir en muchas sociedades, se culpa a la madre por no haber sido capas de sostener y llevar a cabo un embarazo saludable. Otras simplemente no le dan importancia o lo consideran como algo normal, parte del ciclo de la vida.

La importancia del duelo perinatal

Es importante hablar de este tema ya que puede desencadenar un gran sufrimiento en sus progenitores y seres queridos aunque a simple vista uno creería que es algo simple de sobrellevar.

¿Qué es el duelo?

La palabra “duelo” proviene del término latino “dolos” que significa dolor y de “duellum” que significa reto o desafío. El duelo es un proceso psicológico que se produce por la pérdida de un ser querido. Es una experiencia emocional universal, única y requiere la necesidad de adaptación a la nueva situación. En el caso contrario estaríamos hablando de un duelo patológico.

Para poder determinar si se trata de un duelo patológico o normal se debe llevar a cabo un análisis del mismo, mediante el cual se considera toda una serie de manifestaciones emocionales, conductuales, racionales, temporales, sentimientos y acciones consecuentes a la pérdida de aquello que se amaba.

Diferencias entre depresión y duelo

Muchas veces puede suceder que confundamos los procesos de duelo con un cuadro de depresión mayor o simplemente el proceso de duelo puede quedar solapado por aquel. Es por esto que es muy importante realizar una consulta con un especialista y no dar nada por hecho frente a sucesos de estas características.

Síntomas depresivos que no están presentes en el duelo:

  • Culpa del que sobrebreviviente por lo que hizo o dejo de hacer en el momento en que muere la persona amada
  • Pensamientos acerca de la muerte 
  • Ausencia de voluntad y ganas de vivir
  • Sentimientos de inutilidad
  • Enlentencimiento de la marcha y de los movimientos en general

Manifestaciones del Duelo

Manifestaciones Físicas: opresión del pecho y garganta, ahogo, vacío en el estomago, suspiros, palpitaciones, alteraciones del sueño, pesadillas, anergia, desgano sexual, perdida ponderal, poco apetito o de tipo ansioso, indigestión, boca seca, cefaleas, quejas somáticas, sensibilidad al ruido.

Manifestaciones Emocionales: tristeza, culpa, reproche, rabia, desesperación, hostilidad, irritabilidad, insensibilidad, aturdimiento, anhedonia, vacío, alivio, añoranza, desamparo.

Manifestaciones Conductuales: crisis de llanto, conductas de búsqueda y/o evitación, funcionamiento como en modo automático, mentalmente ausente, aislamiento social, consumos tóxicos, momificación, hiperactividad, objetos de apego.

Manifestaciones Psicológicas: confusión, irrealidad, incredibilidad, negación, ideas sobre el suicidio, idealización y o envilecimiento, sensación de presencias, rumiaron sobre el fallecido, alucinaciones e ilusiones, falta de concentración.

Manifestaciones Espirituales: consciencia de la propia muerte, replanteamiento de creencias, búsqueda de sentido.

Complicaciones posibles que pueden aparecer durante el proceso del duelo:

Complicaciones Psicológicas y/o psiquiátricas: cuadros de ansiedad, cuadros de fobia, síndrome de estrés postraumático, trastornos de conducta, depresión, manía, abusos de tóxicos, reacción esquizofreniforme.

Complicaciones Físicas: activación adrenocortical (ulcera, HTA), incremento de la prolactina sérica (con desarreglos menstruales), modificaciones de la respuesta inmune, elevación de la hormona de crecimiento (con diabetes, HTA) , mortalidad a causa de problemas cardiacos.

Duelo Perinatal

El Duelo Perinatal tiene que ver con una perdida durante el embarazo. Esta perdida acerca a los afectados a la experiencia de la muerte, a la consciencia de finitud de la vida. Es una experiencia profunda y única. Como decíamos anteriormente va a depender de la sociedad, cultura e ideologías religiosas imperantes en las que dichas personas se encuentren insertas para determinar el posible tipo de duelo que llevaran a cabo, mejor dicho si van a poder realizar el duelo abiertamente o de una manera solapada a causa de la negación de dicha sociedad para aceptar este tipo de duelo.

Debido a lo critico e importante de esta experiencia es necesario saber un poco mas del mismo ya que generalmente los progenitores viven este duelo en soledad, los amigos y familiares tratan de no hablar del tema para no herir mas a dichos progenitores.

Existen diferentes tipos de perdida dependiendo el tiempo de gestación y otras cuestiones. En el siguiente artículo hablaremos mas sobre los tipo de duelo.

Basándonos en diferentes autores, tales como Kowalski, consideramos que el periodo del duelo va desde la concepción hasta el periodo neonatal, por lo que con el termino de duelo perinatal estaríamos abarcando los embarazos ectopicos, aborto inducido o espontáneo, al feto muerto intrautero o intraparto, reducción selectiva, muerte de un gemelo en gestación, muerte del prematuro o del neonato e incluso los bebes nacidos con anomalías congénitas y los hijos cedidos en adopción.

Tipos de perdidas perinatales:

1) Aborto espontáneo

Hace referencia a la finalización natural y espontanea del embarazo, generalmente sucede antes de las 12 semanas de gestación. Esta situación puede ser vivida como traumática o no, ya que todo dependerá de cada caso. Esta pérdida puede estar acompañada de síntomas de duelo. Retomando lo investigado por Moscarello  quien agrega que, además de los síntomas de duelo, se desarrollan  sentimientos de ineficacia y la sensación de imperfección que hostigaran a la madre frente a la imposibilidad de haber desarrollado un embarazo normal. Distintos autores consideran que las mujeres sienten que su cuerpo las ha traicionado, por lo que se pone en cuestión su capacidad de dar vida, su esencia misma de mujer. De esta manera, estas mujeres pueden sentir excesiva culpa y sentimientos de auto reproche. Una manera que encuentran para poder enfrentar esta situación es contar el suceso muchas veces, tanto a otras personas como a sí misma. En relación a su pareja, espera que la misma tenga parecidas conductas, como por ejemplo leer sobre el duelo, sobre los efectos que genera, sobre el mecanismo natural del cuerpo por lo que se produjo esto, lo cual reforzaría la femeneididad de ella, en el caso que él no lo hiciera ella seguramente sentirá que a su pareja no le importa tanto como a ella y hasta incluso puede pensar que dicha pareja la culpa silenciosamente de lo ocurrido. Es notable también un descenso en su interés sexual.  Es común que busque reparo en grupos de apoyo y en las personas de su círculo más cercano. Esta situación es difícil ya que se trata de una pérdida inexplicable e incómoda ya que implica anunciarle a las mismas personas que ya se les había comunicado sobre el embarazo, que ya no habrá tal. Sumado a esto, habrá muchas personas que desconociendo este suceso,  consulten por el curso del embarazo, lo cual no permite terminar de cerrar o comenzar a sanar la herida.

Usualmente las personas de su alrededor no hablarán del tema y harán como que no paso nada, hasta incluso darán por sentado que aquella pareja volverá a tener hijos. Incluso puede pasar que se reste importancia a la perdida reciente, reduciendo al bebe que estaba gestándose a un ser incompleto, como si no se tratara de un hijo, sino de algo que crecía y simplemente se perdió.

2) Aborto voluntario

Aunque uno desde afuera no lo crea, cuando una mujer o pareja decide llevar adelante un aborto voluntario es muy probable que este suceso desencadene reacciones de duelo, tanto en la mujer como en su pareja.

3) Interrupción voluntaria de embarazo por problemas del feto o amenaza para la salud materna

Estas perdidas suelen llevarse a cabo en mujeres que tienen graves problemas de salud y en casos en que el ser que yace en la panza materna presenta alguna enfermedad o malformación congénita. Estas mujeres, especialmente, sufren de mucha culpa y vergüenza ya que su cuerpo ha formado un ser que no es como el que soñaban e incluso decidieron terminar con su desarrollo. Es una situación muy ambigua debido a la mujer suele sentir que la terminación del embarazo responde y es un acto de amor pero también lo puede sentir como un asesinato, el de su hijo.

4) Reducción selectiva en embarazos múltiples

Con las palabras “embarazos múltiples” nos referimos a los bebes que son engendrados mediante diferentes técnicas de fertilidad, por lo que siempre suelen ser parejas que presentan una larga historia de perdidas y frustraciones. En estos casos cuando la supervivencia de los fetos es inviable se realiza, entre las semanas 10 y 12, una reducción del mismo mediante una inyección letal. La reducción se lleva a cabo ya que si el embarazo hubiera continuado se corria el riesgo de prematuridad extrema, discapacidad severa o la muerte de todos los fetos. Es una decisión muy difícil de realizar, sumado a que no tienen mucho tiempo para decidir ya que el tiempo corre y cada minuto que pasa es fundamental. Estos padres se enfrentan a la incertidumbre de cuantos intentos son suficientes, ya que son muchos años de intentar y “fracasar”. Estas parejas suelen sentir mucho dolor e incomprensión por la imposibilidad continua de no dar vida, sienten soledad porque generalmente lo viven en silencio. Las mujeres particularmente suelen sentir estos procesos como invasivos, estresantes y atemorizantes.

Sobre este tema y las consecuencias psicológicas que trae aparejado no hay muchos estudios realizados ni tampoco sobre los efectos en la psique de los miembros de cada uno de la pareja ni de los niños que han sobrevivido.

5) La pérdida por feto muerto intraútero, intraparto (mortinato)

Según algunos autores como Stroebe y Schut, la muerte del feto ya se dentro del útero o durante el parto, desencadena varias perdidas las cuales funcionaran como estresores.

La principal perdida es la del tan ansiado bebe, pero hay otras perdidas secundarias que también son importantes, las mismas son:

El momento y la ilusión que conlleva el hecho de convertirse en padre o madre

La preocupación por el rol de padre o madre si es el primer hijo,

Las expectativas e ideales sobre la composición familiar imaginada,

El reconocimiento de ese hijo por parte de los demás a pesar del tiempo transcurrido

La confianza y la seguridad en otros hijos

6) Pérdida en embarazos múltiples

En este tipo de perdidas, lo que toma mucha relevancia son las expectativas tanto de los padres como de todos aquellos que lo rodean, haciendo de este proceso algo difícil y especial. Es por esto que, cuando uno o mas fetos fallecen, los progenitores pierden dos bebes o un gemelo/mellizo.  Muchas veces uno de los fetos queda vivo, y en el caso que la mujer pueda continuar con el embarazo, teniendo en su vientre un feto vivo y otro muerto, necesita mucha contención tanto familiar como sanitaria. El momento del parto por lo tanto será un momento ansiado pero a la vez temible. Este suceso es, nuevamente, una situación ambigua ya que subsisten sentimientos tanto de alegría por el bebe que ha nacido como mucha tristeza por el bebe que no ha nacido.

7) La pérdida del neonato

Muchas veces y otras no, se anticipa desde la panza algunos problemas graves del bebé, que comprometen su supervivencia, por lo que no serán una sorpresa para los padres ni el equipo tratante.

Otras veces, sin embargo, aparecen problemas de manera inesperada durante el parto o en las primeras horas o días de vida del neonato. En estos casos estamos hablando de un duelo anticipatorio debido la gravedad y riesgo de muerte del bebe recién nacido, el cual se presenta a los progenitores y profesionales médicos de una manera totalmente sorpresiva.

REDACTORA: Gisela S., redactora de la gran familia de la Hermandad Blanca.

FUENTE:

http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0211-57352011000100005

http://www.agamfec.com/wp/wp-content/uploads/2014/07/19_2_ParaSaberDe_2.pdf

3 comentarios

  1. Luego de esta triste vivencia,vinieron tres hijos a nuestras vidas y nos dieron lo que todos los hijos dan y enseñan a sus padres.En nuestro recuerdo,ya sin dolor,queda aquella beba…En nuestra vida actual, los hijos ,ya crecidos y formando sus propias familias,nos dan la felicidad de los nietos. ,

    1. Muchisimas gracias Liliana! una alegría que te sirva y gracias por habernos contado tu profunda experiencia. Cariños Gise

  2. Me ha pasado de perder a mi primera beba la noche previa a internarme para ser inducida al parto…esto fue a consecuencia de un fuerte accidente que mi esposo y yo..con un embarazo a termino,sufrimos-Como consecuencia esa vida tan deseada y esperada no pudo estar entre nuestros brazos ni crecer junto a nosotros…y en cuanto a mi,resulte muy lastimada fisicamente,con tratamiento y controles que se prolongaron en el año siguiente.Tuve acompañamiento..pero recuerdo haber sufrido mucho a solas…y pienso que mi compañero hizo lo propio.Al leer este escrito me resultaron familiares varios indicios y conductas descriptos.Por ese entonces,hace ya unos 38 años,no tuvimos los dolidos directamente esta clase de informe a la mano-Pero es muy bueno saberlo ya que estas clases de duelos ,lamentablemente,es frecuente aunque se crea que no tanto-Agradezco a la redactora y a La Hermandad Blanca por tratarlo y difundirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx