Emociones: Conociendo el papel fundamental de los sentimientos en la Ley de la Atracción

Lucas María
Lucas María

 

emociones

 

«Los sentimientos y las emociones son el lenguaje universal que debe ser honrado. Son la expresión auténtica de quiénes somos.»

Judith Wright

Se dice que entender tus emociones es el paso número uno para transformarte en el creador de tu realidad. Esto es un concepto importantísimo en nuestra vida, así que vamos a adentrarnos un poco en el poder de nuestras emociones.

Entre las emociones y la Ley de Atracción

Dime cómo te sientes y te diré qué atraes.

Piensa en tus emociones como una brújula que señala el camino a cumplir con tus metas más profundas. Cada una de ellas vibra en una determinada sintonía, por lo que son indicadoras de tu estado vibracional a cada momento de tu vida.

Básicamente, observando tu estado emocional puedes intuir cómo estás vibrando, es decir, cuánto estás dejando o resistiendo que el universo se manifieste en ti.

Las emociones de alta vibración como la alegría te predisponen a estar atento para recibir las oportunidades que el mundo tiene para ti. Con las de vibraciones bajas, esas oportunidades están fuera de tu foco, por lo que te resistes a ellas.

¿Te preguntas por qué son importantes los estados vibracionales? Pues porque el universo está en constante movimiento y sólo podrás percibir aquellas cosas que estén en tu misma vibración. Por lo tanto tu poder recaerá en la flexibilidad que tengas para subir el nivel vibracional de tus emociones.  Es decir, sentirte mejor.

Porque cuando te sientes bien atraes cosas buenas. Es lo que llamamos la Ley de la Atracción. De más está decir que esto no implica que estés sonriendo todo el tiempo o que sentir tristeza o ira está de alguna manera errado y mal. Recuerda que la vida es cíclica y que los altos y bajos son parte del flujo natural de las cosas. Sin los momentos difíciles, no podríamos aprender y apreciar realmente los momentos felices.

El poder de las emociones

Piensa en la gente que conoces. Todos conocemos personas que están constantemente apenadas y quejándose de sus vidas. No son personas muy divertidas, ¿no? Pareciera que siempre les pasan cosas malas, que tienen mala suerte. La realidad es mucho más simple: la ley de la atracción funciona para ellos también. Por eso los apareja con eventos desafortunados que coinciden con su bajo nivel vibracional, y esto hace las cosas todavía más difíciles.

Puede transformarse en un círculo vicioso si no rompes con esa dinámica.

Lo esperanzador es que esto se da para los dos lados. También está aquella persona a la que parece que todo le sale bien. Sonrientes y carismáticos, convirtiendo en oro todo a su paso. Estos “afortunados” no son más que personas de alta vibración, que perciben las cosas de alta vibración.

Ahora dime, ¿cuál de los dos te gustaría ser?

Pues bien, el camino a aprender a transitar por las diferentes vibraciones comienza con un primer paso fundamental: conocer tus propias emociones.

vibracion de emociones

 

Abraham-Hicks y la Escala de las emociones

Uno de los conceptos de la ley de atracción más interesantes es traído a nosotros por Jerry y Esther Hicks, en contacto con Abraham – un grupo de seres superiores no físicos. En el libro Pide y se te dará nos hacen entrega de una escala de las emociones básicas ordenadas de mayor a menor vibración. Esta escala es la siguiente:

  1. Alegría / Conocimiento / Poder Personal / Libertad / Amor / Apreciación
  2. Pasión.
  3. Entusiasmo / Ilusión / Felicidad
  4. Expectativas Positivas / Creencia
  5. Optimismo
  6. Esperanza
  7. Satisfacción
  8. Aburrimiento
  9. Pesimismo
  10. Frustración / Irritación / Impaciencia
  11. Agobio
  12. Decepción
  13. Dudas
  14. Inquietud
  15. Culpabilidad
  16. Desánimo
  17. Ira
  18. Venganza
  19. Odio/Rabia
  20. Celos
  21. Inseguridad / Remordimientos / Falta de autoestima
  22. Temor / Desconsuelo / Depresión / Desesperación / Impotencia

Para aquellos que estén interesados, dejo un link a Pide y se te dará, de Abraham-Hicks.

Entre tus emociones y tú

El hecho de que conozcas esta lista ya te pone en una posición ventajosa. La idea es que busques siempre alcanzar la emoción que se encuentra directamente encima de la que sientes ahora, sea cual sea. De esa manera, podrás ir escalando de manera gradual siempre buscando la vibración más alta. Piensa en esta lista como una escalera. Cada emoción es un peldaño que te lleva más arriba a la vibración del universo.

Parece una consigna simple a primera vista, ¿verdad?

Pues la verdad es que para una persona en estado de depresión no le será fácil ese primer escalón. Aunque también es verdad que de aquí sólo les resta subir. La inseguridad, los celos e incluso la rabia implicarán una elevación de las vibraciones. Y recuerda que en la medida que vibres más alto, el universo te acompañará con lo que atraigas.

Entre la impaciencia y el aburrimiento es cuando tus vibraciones se encuentran en un nivel más bien neutral. Y por supuesto, el amor, el conocimiento y la alegría es cuando explotas tus vibraciones al máximo potencial.

No es posible dar un salto desde un estado super negativo a uno super positivo. Pero sí puedes ir dando un paso a la vez. Y verás cómo con el tiempo comienzas lentamente a sentirte mejor y mejor.

Necesitarás flexibilidad para aprender a surfear de un estado al próximo, pero la misma práctica te la da. Hay que acostumbrarse a disfrutar de recorrer el camino. Si todo el tiempo tienes la mira puesta en la vibración más alta, no podrás aprender de la vibración en la que te encuentras ahora. Ve despacio, pero ve hacia arriba.

escalando las emociones

 

Deja de resistirte al universo

La sensación de alivio será el indicador de que estás de a poco dejando de resistir. Y en cuanto comienzas a dejar ir la resistencia, te sentirás mejor. Y en cuanto te sientes mejor, tu nivel vibracional aumenta. Y cuando aumenta tu vibración, cosas buenas llegan a ti.

¿Puedes observar la dinámica aquí?

Pues bien, dejar ir la resistencia está entre los primeros pasos.

Quizás puedas ayudarte a encontrar el alivio mediante algunas prácticas como la meditación, la gratitud, enfocando tu atención o realizando alguna actividad que realmente disfrutes (claramente, enfocar la atención será más fácil si no te mantienes en los escalones más bajos de la escala por mucho tiempo).

Tienes que entender que nuestro estado natural es de alegría y amor. Entonces, no veas esto como una serie de pasos que debes comenzar a cumplir para llegar a los estados más altos. Piensa en esto como dejar ir el equipaje que te mantiene abajo, y volver a tu propio estado.

Créeme, cuesta más trabajo sentirse mal que bien, pues requiere de mucha más energía de nuestra parte. Aunque pareciera que es al revés, ¿no es verdad?

Pues déjame decirte que hemos practicado el sentirnos mal por tanto tiempo que ya no reconocemos nuestra propia naturaleza. Nosotros mismos nos alejamos de nuestro estado natural, y nos ponemos trabas que nos impiden fluir con la fuerza del universo. Ese universo que se comunica constantemente contigo, y al que todos pertenecemos.

Esto no es algo que tienes la obligación de hacer, cada quien es dueño de su vida. Pero debemos ser nosotros los que decidimos en qué lugar de la escala queremos estar. No aceptar el lugar en el que estamos porque creemos que no tenemos más opción.

Siempre hay opción, y es subir un pequeño paso a la vez.

 

AUTOR: Lucas, redactor en la gran familia de hermandadblanca.org
FUENTES:

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx