Enfermedades Empáticas: 9 maneras de sanar.

Rosa Goncalves
Rosa Goncalves

Las enfermedades empáticas son aquellas en las que se manifiesta síntomas que no son tuyos. Muchos pacientes me han llamado “agorafóbico” con trastornos de pánico, depresión crónica, fatiga, dolor o misterios, dolencias que responden solo parcialmente a medicamentos o psicoterapia.

Muchas enfermedades pueden ser evidencia de nuestro grado de empatía. Fuente: Pixabay.

Algunos estuvieron casi confinados o enfermos durante años. Todos decían: “Temo estar en multitudes. La ira, el estrés y el dolor de otras personas me agotan, y necesito mucho tiempo a solas para reabastecer mi energía”.

Cuando hice una historia cercana de todos estos pacientes, descubrí que eran lo que llamo “empatía física”: personas cuyos cuerpos son tan porosos que absorben los síntomas de los demás.

Me relaciono porque soy uno. Los empáticos físicos no tienen las defensas que otros tienen para proteger las cosas. Como psiquiatra, saber esto cambió significativamente la forma en que traté a estos pacientes.

Las personas empáticas físicas deben aprender a protegerse para que no absorban energías negativas que les ocasionen enfermedades físicas y mentales.

Mi trabajo se convirtió en enseñarles a centrarse y protegerse, establecer límites saludables y soltar la energía que recogían de los demás.

Para determinar si eres empático físico, realiza el siguiente cuestionario.

Prueba: ¿Soy un empático físico?

Pregúntese:

  • ¿Me han etiquetado como demasiado sensible o hipocondríaco, sufro frecuentemente de enfermedades?
  • ¿Alguna vez me he sentado al lado de alguien que parecía agradable pero de repente mis parpados se volvieron pesados y tuve ganas de tomar una siesta?
  • ¿Me siento incómodo, cansado o enfermo en las multitudes y los evito?
  • ¿Siento la ansiedad o el dolor físico de otra persona en mi cuerpo?
  • ¿Me siento agotado por personas enojadas u hostiles?
  • ¿Corro de médico en médico para las pruebas médicas, pero me dicen “Estas bien”?
  • ¿Estoy cansado crónicamente o tengo muchos síntomas inexplicables?
  • ¿Con frecuencia me siento abrumado por el mundo y quiero quedarme en casa?

Si respondió “” a 1-3 preguntas, al menos tiene empatía.

Responder «sí» a 4 a 5 preguntas indica que tiene un grado moderado de empatía física.

De 6 a 7 “” indican que tiene un alto grado de empatía.

Ocho si indica que eres un empático total.

Descubrir que eres un empático físico puede ser una revelación. Tenga la seguridad: usted no está loco. No eres un simulador o hipocondríaco. No está imaginando cosas, aunque su médico podría tratarlo como una molestia. Eres una persona sensible con un don que debes desarrollar y administrar con éxito.

Ser una persona altamente empática no es algo malo. Fuente: Pixabay.

Estrategias para entregar una energía tóxica.

La empatía física no tiene que abrumarte. Ahora que puedo centrarme y abstenerme de asumir el dolor de otras personas, la empatía ha hecho que mi vida sea más compasiva, perspicaz y más rica.

Aquí hay algunos secretos para prosperar como empático físico que he aprendido para que no afecten mi salud.

9  estrategias para dejar de absorber la enfermedad y el dolor de otras personas.

Evaluar: Primero, pregúntese: ¿este síntoma o emoción es mio o de alguien más? Podría ser ambos.

Si la emoción como el miedo o la ira es tuya, confronta suavemente lo que la está causando por tu cuenta o con ayuda profesional. Si no es tuyo, intenta identificar el generador obvio.

Alejarse: Cuando sea posible, aléjese al menos veinte pies de la fuente sospechosa. Mira si sientes alivio. No te equivoques del lado de no querer ofender a los extraños. En un ligar público, no dude en cambiar de asiento si siente que se le impone una “molestia”.

Conoce tus puntos vulnerables: Cada uno de nosotros tiene una parte del cuerpo que es más vulnerable a absorber el estrés de los demás. EL mío es mi instinto. Escanea tu cuerpo para determinar el tuyo.

Todos tenemos zonas vulnerables en nuestro cuerpo físico, debemos identificarlas para protegerlas y sanarlas.

¿Es tu cuello? ¿Tienes dolor de garganta? ¿Dolores de cabeza? ¿infecciones de la vejiga?

Al inicio de los síntomas en estas áreas, coloque la palma de la mano allí y continúe enviando amabilidad a esa área para calmar las molestias.

Para la depresión  o el dolor de larga data, use este método diariamente para fortalecerse. Es reconfortante y crea una sensación de seguridad y optimismo.

Ríndete a tu aliento: Si sospecha que está detectando los síntomas de otra persona, concéntrese en su respiración durante unos minutos. Esto centra y te conecta a tu poder.

Practica la meditación: Para contrarrestar la angustia emocional o física que generan estas enfermedades, actúa rápido y medita durante unos minutos. Haga esto en casa, en el trabajo, en fiestas o conferencias. O refúgiate en el baño.

Si es público, cierra el puesto. Medita allí. Cálmate a ti mismo. Concéntrate en la positividad y el amor.

La meditación es una excelente manera de equilibrar nuestras energías, y a la vez recuperar la salud. Fuente: Pixabay.

Establezca limites y que estos sean saludables: Controle cuánto tiempo pasa escuchando a personas estresantes y aprenda a decir “no”. Recuerde que “no es una oración completa.

Visualiza protección a tu alrededor: Visualice una envoltura de luz blanca alrededor de todo su cuerpo. O con personas extremadamente tóxicas, visualice un feroz jaguar negro patrullando y protegiendo su campo de energía contra intrusos.

Desarrollar visión: Los espacios entre las vértebras en la parte baja de la espalda (columna lumbar) son propicias para eliminar el dolor del cuerpo. Es útil aprender a dirigir conscientemente el dolor fuera de estos espacios visualizándolo saliendo de su cuerpo.

¡Diga adiós al dolor que causan estas enfermedades, mientras se combina con la matriz de energía gigante de la vida!

Toma un baño o una ducha: Una forma rápida de disolver el estrés es sumergirse en agua. Mi baño es mi santuario después de un día ajetreado. Elimina todo, desde el escape del autobús hasta largas horas de viaje aéreo, hasta  los molestos síntomas que he  adquiridos de otros.

Sumergirse en manantiales minerales naturales divinamente purifica todo lo que padece.

Al aprender a manejar nuestra empatía, podemos alejar a personas negativas y sentirnos estupendamente bien.

Sigue practicando estas estrategias. Al protegerse a ti mismo y a tu espacio, puedes crear una burbuja mágica y segura a tu alrededor que te nutra, mientras que simultáneamente alejas a las personas negativas.

No entre en pánico si ocasionalmente siente dolor o algún otro síntoma desagradable como consecuencia de estas enfermedades. Sucede. Con las estrategias  que analizo en mi libro para entregar los síntomas de otras personas, puede tener repuestas más rápidas a situaciones estresantes.

Esto te hará sentir más seguro, saludable y tus sensibilidades pueden florecer.

Adaptado del libro de la Dra. Judith Orloff “La guía  de supervivencia  de Empath: estrategias de vida para personas sensibles” (Sounds True, 2017).

Fuente original: https://drjudithorloff.com/

Extraído de: https://eraoflight.com/2020/01/18/empathic-illnesses-do-you-absorb-other-peoples-symptoms/

Traducido por: Rosa Goncalves, redactora y traductora en la gran familia de hermandadblanca.org

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx