Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Artículos de opinión » Los tres traidores en nuestro interior

Los tres traidores en nuestro interior

 hiram_abiff

“Y vi salir dentro de la boca del Dragón y de la boca de la Bestia y de la boca del Falso Profeta, Tres Espíritus Inmundos a maneras de ranas”. Apocalipsis de San Juan, (16: 13-14)

En el trabajo interior profundo, dentro del terreno de la más estricta auto-observación psicológica, hemos de vivenciar en forma directa todo el drama cósmico. El Cristo Intimo ha de eliminar todos los elementos indeseables que en nuestro interior cargamos.

Los múltiples agregados psíquicos en nuestras profundidades psicológicas gritan pidiendo crucificación para el Señor Interior.

Incuestionablemente cada uno de nosotros lleva en su psiquis a los Tres Traidores.

Judas, el demonio del deseo; Pilatos, el demonio de la mente; Caifás, el demonio de la mala voluntad. Estos tres traidores crucifican al Señor de Perfecciones en el fondo mismo de nuestra alma.

Se trata de tres tipos específicos de elementos inhumanos fundamentales en el drama cósmico. Indubitablemente el citado drama se ha vivido siempre secretamente en las profundidades de la CONCIENCIA superlativa del Ser.

No es para el drama cósmico propiedad exclusiva del Gran Kabir Jesús como suponen siempre los ignorantes ilustrados. Los iniciados de todas las edades, los Maestros de todos los siglos, han tenido que vivir el drama cósmico dentro de sí mismos, aquí y ahora.

Empero, Jesús el Gran Kabir tuvo el valor de representar tal drama íntimo públicamente, en la calle y a la luz del día, para abrir el sentido de la iniciación a todos los seres humanos, sin diferencias de raza, sexo, casta o color.

Es maravilloso que haya alguien que en forma pública enseñare el drama íntimo a todos los pueblos de la tierra. El Cristo Intimo no siendo un lujurioso tiene que eliminar de sí mismo los elementos psicológicos de la lujuria. El Cristo Intimo siendo en sí mismo paz y amor debe eliminar de sí mismo los elementos indeseables de la ira.

El Cristo Intimo no siendo un codicioso debe eliminar de sí mismo los elementos indeseables de la codicia. El Cristo Intimo no siendo envidioso debe eliminar de sí mismo los agregados psíquicos de la envidia. El Cristo Intimo siendo humildad perfecta, modestia infinita, sencillez absoluta, debe eliminar de sí mismo los asqueantes elementos del orgullo, de la vanidad, del engreimiento.

El Cristo Intimo, la palabra, el Logos Creador viviendo siempre en constante actividad tiene que eliminar en nuestro interior, en sí mismo y por sí mismo los elementos indeseables de la inercia, de la pereza, del estancamiento. El Señor de Perfección acostumbrado a todos los ayunos, templado, jamás amigo de borracheras y de grandes banqueteos tiene que eliminar de sí mismo los abominables elementos de la gula.

PUBLICIDAD GOOGLE

Extraña simbiosis la del Cristo-Jesús; el Cristo Hombre; rara mezcla de lo divino y de lo humano, de lo perfecto y de lo imperfecto; prueba siempre constante para el Logos. Lo más interesante de todo esto es que el Cristo Secreto es siempre un triunfador; alguien que vence constantemente a las tinieblas; alguien que elimina a las tinieblas dentro de sí mismo, aquí y ahora.

El Cristo Secreto es el Señor de la Gran Rebelión, rechazado por los sacerdotes, por los ancianos y por los escribas del templo. Los sacerdotes le odian; es decir, no le comprenden, quieren que el Señor de Perfecciones viva exclusivamente en el tiempo de acuerdo con sus dogmas inquebrantables.

Los ancianos, es decir, los moradores de la tierra, los buenos dueños de casa, la gente juiciosa, la gente de experiencia aborrece al Logos, al Cristo Rojo, al Cristo de la Gran Rebelión, porque éste se sale del mundo de sus hábitos y costumbres anticuadas, reaccionarias y petrificadas en muchos ayeres.

semana_santa_cristo

Los escribas del templo, los bribones del intelecto aborrecen al Cristo Intimo porque éste es la antítesis del Anticristo, el enemigo declarado de todo ese podridero de teorías universitarias que tanto abunda en los mercados de cuerpos y de almas. Los tres traidores odian mortalmente al Cristo Secreto y le conducen a la muerte dentro de nosotros mismos y en nuestro propio espacio psicológico.

Judas el demonio del deseo cambia siempre al señor por treinta monedas de plata

Es decir, por licores, dineros, fama, vanidades, fornicaciones, adulterios, etc. Pilatos el demonio de la mente, siempre se lava las manos, siempre se declara inocente, nunca tiene la culpa, constantemente se justifica ante sí mismo y ante los demás, busca evasivas, escapatorias para eludir sus propias responsabilidades, etc.

Caifás el demonio de la mala voluntad traiciona incesantemente al Señor dentro de nosotros mismos; el Adorable Intimo le da el báculo para pastorear sus ovejas, sin embargo el cínico traidor convierte el altar en lecho de placeres, fornica incesantemente, adultera, vende los sacramentos, etc. Estos tres Traidores hacen sufrir secretamente al adorable señor Intimo sin compasión alguna. Pilatos le hace poner corona de espinas en sus sienes, los malvados yoes lo flagelan, le insultan, le maldicen en el espacio psicológico íntimo sin piedad de ninguna especie.

 

Las Tres Furias

  En el Sello de Salomón, el triángulo superior representa la Tríada Inmortal Eterna. El triángulo inferior representa a los Tres Traidores que están dentro de nosotros mismos:

1º. DEMONIO DEL DESEO. 2º. DEMONIO DE LA MENTE.

3º. DEMONIO DE LA MALA VOLUNTAD.

Ellos son los Tres Malos Amigos de Job. Los tres asesinos de Hiram Abiff:

JUDAS, CAIFAS, PILATOS: SIMBOLOGIA CRISTIANA.

APOPI, HAI, NEBT: SIMBOLOGIA EGIPCIA.

SEBAL, ORTELUK, STOKIN: SIMBOLOGIA MASONICA.

Estos Tres Traidores viven en la Mente, están dentro de nosotros mismos.

Recordemos que el Dante representa a Lucifer en el centro de la Tierra con tres bocas y en cada una de sus bocas hay un traidor.

La de la izquierda es Negera, siempre espantosa y horrible; La que llora a la derecha es Alecto, en cuyo corazón se esconde la discordia, los fraudes que producen el desorden y las maldades que arrebatan la paz; la de la derecha es Tisífona.

PUBLICIDAD GOOGLE

Las Furias se desgarran el pecho con sus repugnantes uñas maquiavélicas; se golpean siempre con las manos y lanzan fuertes exclamaciones diciendo: “Ven Medusa y te convertiremos en piedra; hicimos mal en no vengarnos de la audaz entrada de Teseo”.

Recordad hermanos Gnósticos a Mara, el Señor de los Cinco Deseos, factor de muerte y enemigo de la Verdad. ¿Quiénes le acompañan siempre? ¿No son acaso sus tres hijas, las horribles Furias, aquellas tentadoras que con todas sus legiones tenebrosas asaltaron al Buddha?

Pueden acaso faltar Judas, Caifás y Pilatos en el Drama Cósmico? Dante encuentra en el Noveno Círculo del Infierno a Judas, Bruto y Casio.

Judas tiene la cabeza metida dentro de la boca de Lucifer y agita fuera de ellas las piernas.

El que tiene la cabeza hacía abajo pendiendo de la segunda boca luciférica es Bruto, quien feroz se retuerce sin decir una sola palabra. El tercer traidor es Casio, que aunque parezca muy membrudo, en el fondo es muy débil.

Los tres aspectos de Judas, las Tres Furias, son el Demonio del Deseo, el Demonio de la Mente y el Demonio de la Mala Voluntad. Tres Upadhis bases, fundamentos lunares, dentro de cada ser humano.

Pensemos en las Tres Presencias del Guardián del Umbral, en y dentro de cada persona.

El Apocalipsis dice: “Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres Espíritus inmundos a manera de ranas”.

“Pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso”.

¿Y quién es ese dragón? ¿Esa bestia? ¿Ese falso profeta? Decidme Dioses: ¿Dónde está?

Si comprendemos que es Mara, Lucifer, la Fuerza Fohática Ciega del Abominable Organo Kundartiguador, el Fuego Sexual Negativo, padre de las Tres Furias, no nos equivocamos.

Ese vil gusano que atraviesa el corazón del mundo es la raíz del Yo Pluralizado, el fundamento de las Tres Furias.

Lucifer-Mara, el Tentador, con toda esa legión de Yoes-Diablos que cada mortal lleva dentro, es el origen de los tres dolores: Vejez, Enfermedades y Muerte.

 

Por: Samael Aun Weor

 

Colaboración: Germán Cáceres, redactor de la gran familia de hermandadblanca.org

 

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Germán Caceres

Redactor de la gran familia de la hermandadblanca.org


4 comentarios
  1. User comments

    lo siento te amo perdon gracias por todo lo creado confio borro mis memorias suelto limpio yo soy luz quien como dios

  2. User comments

    Lo más interesante de todo esto es que el Cristo Secreto es siempre un triunfador; alguien que vence constantemente a las tinieblas; alguien que elimina a las tinieblas dentro de sí mismo, aquí y ahora.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend