Nadadores de la Eternidad | Cartas celestiales

Daniela Navarro

Nadadores de la Eternidad | Cartas celestiales

22 DE JUNIO DE 2022

(Ola de luz del arco iris)

Dios dijo:

Nada se desperdicia en el universo, por lo que tu vida no puede ser en vano. Tu vida puede no ser la vida que querías, pero es tu vida. Tus sueños pueden estar aún por venir. Las objeciones te impiden cumplir tus deseos. Las objeciones te detienen. Todas las razones que evocas para no cumplir tus sueños cuando solo hay una razón necesaria para cumplirlos, y esa es el sueño mismo.

Tu sueño cumplido no es el cumplimiento. Eso se te ha demostrado una y otra vez. Ganar la carrera no es la realización. Lo que sea de corta duración no es realización. Es simplemente una pausa momentánea. El deseo es el cumplimiento. El ir por ello es el cumplimiento. El acto de alcanzar es el cumplimiento. Lograr es meramente puntuación. Tal vez un signo de exclamación. Lo que se acaba, se acaba. Lo que está inacabado es la empresa.

Es verdad que todo en lo relativo es relativo. Uno nada el Canal de la Mancha. Otro nada a través de la piscina. Un niño chapotea en la bañera. Es todo lo mismo. participaste. Y participaste con alegría. Mi esperanza es que lo hayas hecho. Llegar al otro extremo es algo que puedes decir que hiciste. Pero el nadar, el chapotear, el mover los brazos, oh, ahí radica la realización.

Todo el mundo lo hace a través de la vida. Eso no está en duda. Saldrás por el otro extremo. Eso está perdido. Así que es el mientras tanto lo que saboreas, no simplemente el pasar. La resistencia no es algo que se busque. El disfrute es. El disfrute vale la pena. No hay mucho más. Mientras tanto, estás en la vida y la estás viviendo en la medida en que lo hagas. Es el mientras tanto lo que te conmueve.

La inmensidad de tu vida no está en juego. Sabes que es mucho más vasto de lo que comprendes. La inmensidad no está en duda. La cercanía es. Este momento es.

La vida es algo en lo que entras, y lo haces en todo momento. Tu vida tiene su comienzo ahora mismo. Tu dedo del pie está en la línea de salida. Estás ceñido para la vida. No hay nada que hacer sino entrar en él. A tu manera, entras en la vida, porque esta vida es tuya para hacer con ella lo que quieras.

Tu vida no es algo con lo que te fugas ni es algo que ofreces solo a los demás. Pero llegará el momento en que no sabrás la diferencia entre tú y los demás, y sabrás que tu vida es algo ofrecido al mundo. Tu vida es tu propio hueso para masticar, pero no es solo tu propio hueso. Eres parte de una vida de masas, y eres un jugador clave. Independientemente de lo que pienses de ti mismo y de tu vida, eres un jugador clave. No tiene que haber un número en tu camiseta. Ni siquiera tienes que tener una camisa.

Ni siquiera tienes que tener un nombre. Llevas un nombre. Hijo de Dios.

El mundo te fue dado, y tú fuiste dado al mundo. Aquí hay algo muy recíproco. Usted alimenta, y usted es el alimentador. Usted es el anfitrión y usted es el invitado. Eres el que sirve, y eres el que es servido. Cualesquiera que sean los títulos que el mundo te da, no tienen importancia. Las divisiones son arbitrarias. La verdad no lo es. La verdad es la misma. La verdad no elige favoritos.

Eres de gran importancia. Tú eres el que nada en la eternidad. Eres el motor de las olas. No te engañes pensando que tú o tu vida no importan. Tu importas.

Enlace permanente a este Heavenletter: – Gracias por incluir esto al publicar este Heavenletter en otro lugar.

FUENTE: https://voyagesoflight.blogspot.com/2022/06/swimmers-of-eternity-heavenletters.html

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx