Quantum SCIO

 Quantum SCIO

Las Tendencias Energéticas del Quantum SCIO

Sólo cuando el ser humano comienza a contemplar su realidad de manera global e interactiva obtiene resultados a todos los niveles. Pongamos un simple ejemplo: el conocimiento de la interrelación entre los vientos, las nubes, la presión, la lluvia, y la temperatura, y su cuantificación mediante avanzados programas informáticos nos ha permitido tener una previsión meteorológica cada vez más fiable y con mayor antelación. Sin embargo, siendo ello importante el tiempo no es sino un dato más del complejo ecosistema que es nuestro planeta. De nada nos sirve conocer y tratar de forma aislada el número de hectáreas que se queman, los litros de agua de lluvia que caen por metro cuadrado, los kilómetros de arrecife que se destruyen, el movimiento de la placas tectónicas, las toneladas de anhídrido carbónico que se emiten anualmente a la atmósfera o el tamaño del agujero de la capa de ozono. Todos esos datos precisarían de una valoración conjunta para obtener una imagen global pero real de la salud de nuestro mundo. Solo que probablemente se necesiten para ello sofisticados programas que aún no se han diseñado… y la voluntad de analizarlos en común más allá de especializaciones.

 

Bueno, pues el mismo problema existe para conocer realmente el estado de ese otro micromundo que es el ser humano.

 

El conocimiento real de la salud pasa para cada vez más investigadores no tanto por conocer la fiebre, el pH, las pulsaciones, la tensión, los parámetros sanguíneos o el estado de un órgano o sistema de manera aislada sino por abrirse a una definición diferente: las diferentes enfermedades, los desequilibrios emocionales, la inestabilidad mental y otros tipos de tensiones son causa, desde esta nueva visión del organismo, de la interacción de ciertas energías en puntos en los que existe un desequilibrio o ruptura. Somos, de acuerdo con esta visión, seres electromagnéticos con modelos de frecuencia que tienen resonancia, reactancia y capacidades autocorrectoras. Un nuevo lenguaje, desde luego, para un nuevo tiempo. A partir de aquí el acercamiento al modelo de salud pasa por diseñar herramientas capaces de interrelacionar todos los procesos que tienen lugar en un organismo a nivel intra y extra celular en forma de impulsos eléctricos, campos magnéticos y frecuencias para darles una coherencia, un sentido y, finalmente, unas pautas que las permitan actuar donde sea preciso a fin de recuperar el equilibrio bioenergético, la armonía integral que caracteriza la salud.

 

El Quantum Xrroid Consciousness Interface-SCIO (QXCI/SCIO), es un sistema informático que dispone de más de 250 funciones autónomas algunas de las cuales contienen más de 300 sub-opciones variables. En conjunto, miles de opciones de prediagnóstico y de terapias posibles basadas en las constantes eléctricas de nuestro organismo.

 

El quantum es una herramienta complementaria de pre-diagnóstico, es decir la información que suministra esta tecnología informa sobre estados energéticos actuales que tienen su causa en agentes estresantes ya sean éstos virus, bacterias, sustancias tóxicas, composición genética, emociones reprimidas, o traumas de la infancia…

 

Ahora bien, hay que decir que según su propio creador la exactitud médica del dispositivo es limitada -un 84% de fiabilidad- y por consiguiente los datos que ofrece no pueden ser considerados irrefutables. “La capacidad de estimulación eléctrica transcutánea de los tejidos nerviosos -afirma Nelson, su creador- permite al Quantum-SCIO usar un eslabón cibernético que orienta sobre las causas de la enfermedad.

 

PUBLICIDAD GOOGLE

Además permite eliminar patógenos, advertir de problemas nutricionales, estimular la reparación de heridas, estimular la desintoxicación, resolver alergias, reducir la tensión… y muchas más cosas. Pero la mejor prestación del dispositivo es su capacidad para desbloquear los ‘atascos’ en el flujo bioenergético que son la principal causa de enfermedad. El Quantum-SCIO puede detectar y corregir fallos en el flujo de los meridianos e, incluso, en el sistema energético de las ondas cerebrales. Como puede ayudar a encontrar modos de reducir los síntomas a través de medios naturistas. El objetivo primario de nuestro sistema es estimular al cuerpo para curarse a sí mismo. La reducción de síntomas es pues una prioridad secundaria. Intentamos impedir que la enfermedad progrese. Queremos una curación verdadera y la reducción de síntomas a largo plazo.”

 

Para Nelson la capacidad de restauración o curación del cuerpo se basa en la cuantía de la fuerza de vida que puede ser suprimida u obstruida y que contiene un componente eléctrico. Fuerza de vida que viene medida por el llamado Índice de Supresión y Obstrucción a Curar (SOC) en el software Quantum-SCIO y que es el único dato -afirma- que debe ser valorado de tratamiento en tratamiento ya que el resto de los datos, por la naturaleza fractal del organismo, son una referencia limitada. Y es que un cuerpo vivo, según Nelson, funciona como un sistema cuántico. Y para analizar un sistema tan complejo la ciencia moderna recomienda usar los sistemas fractales -y no los lineales- inicialmente desarrollados en la Teoría del Caos. Por eso, según explica, no es posible reproducir los resultados. A fin de cuentas los sistemas fractales no son reproducibles ya que siempre existe una nueva reacción de adaptación. De ahí que recomiende a los terapeutas que sus esfuerzos se centren en el análisis de los primeros datos y no en intentar obtener resultados similares en pruebas sucesivas y consecutivas.

 

“Debo reconocer que estoy realmente sorprendido y satisfecho con las prestaciones del Quantum-SCIO” -nos diría el doctor Santiago de la Rosa-.

 

Es cierto que el software es muy complicado por la cantidad de datos, pantallas, subpantallas, gráficos e imágenes que aporta sobre el paciente y hay que dedicar muchas horas de estudio al programa pero los resultados, en la mayoría de los casos, son muy satisfactorios. Hasta el momento así lo he constatado en tratamientos tan dispares como la fatiga crónica, la fibromialgia, los desequilibrios energéticos, el estrés, algunos casos de depresión nerviosa, dolores en general, desequilibrios de la flora intestinal, candidiasis, flatulencias, estreñimiento, diarrea crónica e, incluso, un caso de iritis, entre otras dolencias. En estos momentos estoy tratando una cefalea en racimos y a un paciente de cáncer reforzando su tratamiento alopático con biorresonancia. Tenga en cuenta que las patologías que tratamos los médicos naturistas son muy diversas”.

 

EL QUANTUM XRROID CONSCIOUSNESS INTERFACE-SCIO.

 

Durante las últimas décadas del siglo XX el uso de aparatos capaces de medir la resistencia eléctrica de distintos puntos del organismo se fue haciendo habitual dentro del campo de la medicina alternativa o complementaria, la única que desde los tiempos de la antigua Medicina Tradicional China entiende la importancia del organismo como cruce de energías tangibles. El problema es que muchos de tales dispositivos, además de limitarse a la medición de un único parámetro energético, la resistencia, pueden quedar afectados por el propio estado físico-emocional del terapeuta de una manera inconsciente en el momento de realizar la medición.

 

El paso siguiente fue pues el desarrollo de dispositivos de biorresonancia, aparatos capaces de medir distintas frecuencias del organismo y devolverlas invertidas para tratar de neutralizar así las frecuencias patológicas. Y puede decirse que el nuevo paso lo constituyen los aparatos como el que en esta ocasión nos ocupa: el Quantum-SCIO. Porque hoy, tras 20 años de investigación en el campo de la tecnología de retroalimentación biológica, es capaz no sólo de examinar el cuerpo realizando una valoración detallada de sus desequilibrios sino también de ayudar a equilibrarlo mediante flujos de energía cargados de información biorresonante.

 

Para entender mejor su funcionamiento y posibilidades habrá que partir del hecho de que en nuestro organismo, además de la resistencia, existen otros factores eléctricos. Unos con posibilidad de ser medidos -como se hace con la fiebre, la tensión o el pH- y otros calculados matemáticamente a partir de los primeros: la capacitancia, la inductancia, la frecuencia y muchos otros. El voltaje, el amperaje y la resistencia -únicos datos que realmente pueden ser medidos eléctricamente- son en todo caso las bases de esta nueva medicina bioeléctrica. Juntos conforman en el organismo humano el denominado campo trivector. Y es que según Bill Nelson, diseñador del Quantum-SCIO, alrededor de todas las cosas hay un campo trivector, una imagen energética de cada sustancia. Y ese campo trivectorial es la base para detectar la reacción (reactancia) de una persona al campo estático de cualquier sustancia -reactividad electro-fisiológica (EPR)- y actuar por resonancia con ella ya que estos campos pueden neutralizarse.

 

UN PROCESO INDOLORO Y NO INVASIVO.

 

El proceso es aparentemente sencillo: el paciente es conectado al dispositivo -un ordenador portátil con un complejo programa informático de enormes posibilidades con más de 500 páginas de datos, pantallas y variables- mediante cinco cintas o arneses. Una se coloca en torno a la cabeza y las otras cuatro en muñecas y tobillos. Una vez conectado el programa éste comienza a trabajar en un proceso indoloro y no invasivo que sólo precisa que la persona a testar esté relajada.

 

No todo el mundo aprecia una tecnología como ésta y hay que añadir que no le faltan detractores al Quantum SCIO. A pesar de que la cantidad de información que se aporta es grande, esa información no se suele dar al paciente porque en la mayoría de los casos no es capaz de entenderla y en muchos casos entiende que los elementos de la matriz, -una sucesión de casi 10,000 elementos colocados en orden de reactividad de stress- son enfermedades que ya tiene materializadas en su organismo y esto no es así. La información en la matriz representan TENDENCIAS ENERGÉTICAS en el organismo en el momento de hacer el test y posiblemente muchas no estén incluso materializadas en el cuerpo físico sino que se hayan reaccionando en algún nivel mas sutil. Por tanto, la información que se comunica depende de la discreción de cada terapeuta con cada uno de sus pacientes.

 

Comentarios extraídos de: http://www.unavidalucida.com.ar/2009/10/quantum-scio-bioresonancia-nuevo.html

 

 

Una Terapia con el Quantum

A decir verdad, el quantum SCIO, la tecnología que utilizo en la terapias, hace honor a la ciencia en el que está basado; la cuántica. De la cuántica se ha dicho mucho pero hasta el día de hoy seguimos sin entender bien su funcionamiento. El físico cuántico Gabriel Aramburu en su libro El Pensamiento Cuántico dice “El hecho de que quizá la cuántica no se pudiera entender nunca, constituye uno de sus máximos encantos. Al respecto, a lo largo de mis conferencias me he encontrado con personas muy simpáticas que asisten regularmente a las reuniones o nos escuchan con asiduidad. Y me dicen: “Llevo dos años escuchándolo y hasta ahora no he podido entender pero me fascina el cuento que usted ‘echa’, y lo más importante es que me ha transformado”. Sobre esta postura tenemos miles de testimonios. Esta incapacidad para comprender lo cuántico se deriva de que el cerebro y la mente poseen muchas zonas de trabajo además de la zona racional, la que es capaz de comprender o entender: son zonas de intuición, de propiedades aún desconocidas, de unión inconsciente con los demás seres del universo, zonas de arte, de estética, de humor, de amor, de sentimientos, en fin, de todo un cúmulo de asuntos que no son racionales”.

PUBLICIDAD GOOGLE

 

Por eso, la terapias con el Quantum suelen ser asombrosas por la información insólita que aparece en las pantallas. Hay veces que resulta inconexa o contradictoria mientras que otras la calidad de la información es tan acertada que da la sensación de tratarse de magia. No estamos acostumbrados a obtener información precisa a través de un aparato y mucho menos que la información tenga carácter emocional. Por ejemplo, hice una terapia a una persona con la que había estado en el hospital. Acababa de ser operado de un riñón y al terminar el test inicial salieron por lo menos dos elementos relacionados con el item “catéter”. Es decir de alguna forma que para muchos puede parecer paradógica el quantum detectó el estado actual del paciente en el hospital. En otro caso, al terminar el test de la matriz, el test inicial donde se mide la reactividad a casi 10,000 elementos físicos, emocionales y mentales, detectó un patrón de “ADHESIONES | Unión impropia de dos superficies” y al preguntar al paciente me dijo que la semana siguiente tenía programada una intervención porque le habían dejado parte del material quirúrgico en una operación anterior y al volverse a hacer una revisión, habían detectado este material. A mi misma me siguen sorprendiendo este tipo de anécdotas.

 

Pero hay también mucha información que seguimos sin entender y ante esta incertidumbre por otro lado tan propia de la cuántica, el experto en Quantum, Laurent Messean dice en una entrevista que publicamos en el blog “Lo más importante dentro de esta medicina es que el paciente sea capaz de captar y emitir informaciones coherentes. La coherencia es la base de la relación informacional en un organismo. Sin coherencia no hay curación. Todo el resto son consideraciones sin sentido.” Es cierto que también nosotros los terapeutas tenemos la misma responsabilidad que el paciente aunque de un modo distinto como veremos a continuación.

 

Pero comencemos desde el principio. El Quantum es un aparato de Biorresonancia, la ciencia que mide las ondas electromagnéticas en el ser vivo. Esta tecnología realiza mediciones sobre las fluctuaciones energéticas del paciente y corrige frecuencias anormales a velocidades biológicas. Por tanto, lo primero que el paciente va a obtener es información sobre su organismo aunque el terapeuta no comunique toda la información que ve a lo largo del proceso. Y esto se debe a varias razones: primero el organismo compuesto por 100 trillones de células está mucho más vivo de lo que podamos alguna vez entender. Es decir, la información que corre por nuestro sistema es multidimensional y no estamos capacitados para entender todo esto; segundo, depende de qué tipo de información puede que se le haga un favor a la persona o todo lo contrario, que le condiciones tanto que perjudiques su equilibrio psíquico-emocional porque la transferencia siempre tiene lugar en la salud.

 

Es fundamental diferenciar la información verdaderamente importante de la que no lo es tanto. Estoy convencida que somos energía y además mucho menos materiales de lo que nos percibimos. Y así, si veo un virus dañino en el test de la matriz durante la terapia, puede que no sea importante y no lo comunique al paciente. Quizá esta persona acaba de estar con un compañero de trabajo que le ha pegado el virus pero hay buenas posibilidades de que su propio sistema inmune sea capaz de defenderse por muy dañino que éste pueda ser y no genere ningún tipo de problema. Otro ejemplo sería la persona que muestra una diabetes o cualquier otro tipo de enfermedad. Si es la primera vez en consulta lo apropiado es esperar a ver mucha más información y equilibrar todo aquello que se muestra fuera de resonancia porque el quantum no solo da información física sino también mental. Esta persona puede que tenga un hijo diabético y que esté todo el tiempo preocupada por su condición. Este elemento posible y acertadamente saldrá en la matriz pero sin embargo sería erróneo asumir que la condición es suya y mucho menos comunicárselo. Por consiguiente, se debe dar solo la información que sale repetidamente en cada pantalla. Es decir aquella que muestra mayor coherencia. Y esta responsabilidad recae en el terapeuta. Como tal es imprescindible en el terapueta del quantum la prudencia, la paciencia, la amplitud y versatilidad en los juicios que se emiten y sobre todo la humildad.

 

Además de dar información a lo largo de la terapia también se equilibra parte del campo energético del paciente aplicando las señales eléctricas específicas hasta encontrar las frecuencias de ondas de vibración y devolver la resonancia correcta a su organismo. Los conceptos de frecuencia, coherencia y resonancia en el quantum son fundamentales porque en cada ítem que aparece se da información sobre la calidad de estos tres factores. EL protocolo nos manda corregir frecuencias hasta alcanzar un mínimo del 85% de rectificación.

 

Es fundamental tratarse con cualquier profesional que llegue de alguna forma a la complejidad del ser humano porque vivimos en tiempos de grandes desequilibrios tanto a nivel social, como económico y medioambiental. Todo ello repercute en la energía que somos. Para mayor información sobre el tipo de informe que doy, pincha aquí. El caso que muestro es de un paciente al que había visto otras veces y de ahí que la información sea extensa.

 

“Actuamos como transformadores, de manera inconsciente, transformamos unidades electromagnéticas altamente especializadas en objetos físicos. Todo pensamiento y emoción existe como una unidad electromagnética. El mundo que conocemos es el reflejo de la realidad interna, básicamente estamos hechos de los mismos ingredientes que una silla, una piedra, una lechuga o un pájaro. Siempre que pensamos emocionalmente en una persona, enviamos fuera un homólogo nuestro, con una intensidad inferior a la de la materia pero con una forma definida. Nuestros cuerpos no sólo cambian completamente cada 7 años sino que lo hacen constantemente con cada respiración”. Seth

 

¿Por qué Funcionan los Tratamientos con el Quantum SCIO?

Ana Luisa nos decía en un comentario lo siguiente:

“También estoy bajo tratamiento del SCIO, es un milagro de la ciencia, en mi caso sufría de un desorden neurobioquimico degenerativo progresivo e incurable según la medicina alópata [que] llegaría a la esquizofrenia, llegue a tener enfermedades somatizada provocadas por la misma enfermedad. Ya no tengo sintomatología de ninguna de ellas tales como colitis, gastritis etc. Y apenas llevo 3 terapias del SCIO y me siento tan bien!!!!!! Serán 10 sesiones en total, ya me hice análisis clínicos y en ellos también se ve una gran diferencia, es una pena que en mi país México no se le de la difusión necesaria, aun esta aceptado por la OMS, y por las autoridades de salud de aquí. Solo quiero compartirles mi testimonio, mi felicidad, mi sanación, y decir que si funciona, si sirve, es ciencia pura al alcance de los humanos en este planeta!!!!”

 

El Quantum SCIO funciona porque trabaja con frecuencias de todo tipo en el organismo. Se trabaja la parte física pero también las causas emocionales, mentales y energéticas (o superiores) que han desembocado en el desorden físico por el que solemos acudir a los especialistas. Con el Quantum no pretendemos eliminar los síntomas únicamente sino llegar a saber que ha provocado los desequilibrios que finalmente desencadenan en la enfermedad. Al mismo tiempo se trabajan los aspectos más estresantes en el organismo y se va dotando al sistema inmune de más capacidad para defenderse de cualquier elemento tóxico, radiactivo o patógeno. Otra parte muy importante de los tratamientos con el Quantum tienen que ver con la capacidad de llegar a las causas inconscientes que terminan manejando comportamientos y actitudes que limitan nuestras decisiones diarias. Recordemos que la parte inconsciente está formada por una reserva casi ilimitada de experiencia acumulada desde que nacemos pero que sin embargo por su propia definición permanece oculta o inaccesible. El Quantum desvela patrones emocionales y energéticos inconscientes que salen a lo largo de las terapias. También en las terapias se activa el supraconsciente, como le gusta llamarlo a Bill Nelson, al creador del Quantum para que se encargue del proceso de autocuración.

 

Nos preguntan muchas veces si los tratamientos con el Quantum son excluyentes de la medicina tradicional y la respuesta es que no. Pueden ser complementarios. La medicina oficial sigue ofreciéndonos seguridad en muchas de las prácticas y tratamientos y hemos expresado muchas veces en los artículos del blog que la medicina merece el máximo de respeto por todos los logros y la información tan precisa que es capaz de obtener y generar. La cuántica es algo totalmente nuevo y bien podríamos decir que sigue estando en mantillas pero ofrece una visión más global porque persigue las causas de enfermedad que suelen incubarse mucho antes que las físicas. Los tratamientos actúan de forma distinta en cada persona y el orden de actuación en el proceso de sanación no es siquiera el que elige de forma consciente el paciente sino el que quizá su organismo tiene reservado para él.

 

Estoy en esto porque antes de ser terapeuta del SCIO he sido paciente y visto en mi propia enfermedad los resultados. Espero que muchos que elegís trataros con el SCIO tengáis una experiencia tan maravillosa como la que he tenido yo y muchos de mis compañeros. En realidad, hay poco que perder porque las terapias son naturales. No hay nada externo ni superficial. Más bien se trata de un viaje a vuestro interior.

 

 

Fuente:  http://medicinacuantica.net/

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)

Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend