Reflexiones: Nuestro origen. Ciencia, mitos y creencias

Estudio Luminica
Estudio Luminica

Mitos y creencias sobre nuestro origen

Nuestro origen como especie es uno de los grandes enigmas de la creación. Con diferentes versiones, en las religiones se le atribuye nuestro origen a la intervención  divina. En algunas de ellas, como en el Génesis bíblico, el Corán, la religión Sumeria y en el mito griego de Prometeo fuimos hechos de barro o arcilla. Para los mayas fue de masa de maíz, después de haber fracasado la creación con arcilla. En la mitología nórdica fuimos creados de la madera del árbol de Fresno el hombre y del olmo la mujer y en otra versión surgimos del árbol cósmico. En una de las mitologías griegas brotamos de la tierra al igual que en otra versión Sumeria. En otra versión griega surgimos de las piedras arrojadas por Deucalión y Pirra, únicos sobrevivientes del gran diluvio creado por Zeus para acabar con toda la humanidad corrupta que existía en ese momento. En el caso de los egipcios, la mitología más aceptada es que surgimos de las lágrimas del Dios Ra, aunque hay otra versión en la que fuimos creados por la palabra del Dios Ptah, al igual que en la mitología Persa en la que fuimos creados por la palabra del Dios Ormuz.  En varias de estas versiones fue la insuflación del aliento divino lo que finalmente le dio vida a las creaciones. Incluso, algunos llegan a atribuir nuestro origen a la intervención de alienígenas ancestrales”, lo cual ha tomado auge a raíz de la serie del mismo nombre de “History Channel”.

Como vemos, desde los mitos y la religión se han creado muchas versiones para tratar de explicar nuestro origen, y en mi opinión, el parecido entre varios de esos mitos es producto de la influencia de las religiones más antiguas en las más recientes. Pero, ¿qué hay de la ciencia?, ¿qué explicación o explicaciones le da a nuestro origen?, la explicación de la ciencia podemos resumirla en una sola palabra, “evolución”. Para la ciencia la especie humana es producto de la evolución de las especies planteada por Charles Darwin hace más de siglo y medio, aunque esa primera versión tiene actualmente algunas adiciones y también algunos detractores. En mi artículo ¿Creación o evolución?  trato sobre la controversia que siempre ha existido sobre estas dos versiones de nuestro origen

hermandad blanca reflexiones nuestro origen juan sequera 02 reflexiones nuestro origen i222782

La nueva teoría de la evolución

La nueva teoría de la evolución, conocida como neodarwinismo o teoría sintética, integra la selección natural de la versión original con los nuevos conocimientos en genética, que eran desconocidos para la época de la primera versión. Esta teoría tiene sus bases en los siguientes fundamentos:

  • Selección natural: Es el fundamento base de la teoría original. Plantea que los individuos con los genes que se adapten mejor al medio perdurarán más y tendrán una mayor descendencia, mientras que los que menos se adapten tenderán a desaparecer.
  • Variabilidad genética: Este es el nuevo fundamento introducido en la teoría, el cuál plantea que la variabilidad genética que se observa en individuos de una misma población es producto de las mutaciones y aunque la mayoría de estas mutaciones pueden ser perjudiciales para la evolución de la especie, otras pueden ser útiles para una mejor adaptación. Al ser heredables, estas mutaciones pueden ser transmitidas a los nuevos miembros de la población a través de la recombinación genética que ocurre en la reproducción sexual. No se tiene totalmente claro como los factores ambientales provocan mutaciones genéticas, pero el hecho es que ocurren.

En cuanto a los detractores de esta nueva teoría de la evolución encontramos lo siguiente:

  • Teoría neutral: Plantea que más que la selección natural es el azar el que determina las variaciones genéticas, dado que la mayoría de los cambios en el ADN no modifican el funcionamiento molecular de los individuos.
  • Teoría puntual: La selección natural plantea una evolución gradual de los individuos que no se observa en los registros fósiles. Esta teoría propone que las especies evolucionan en un corto tiempo y luego permanecen en ese estado por periodos muy largos, hasta que ocurre otra evolución puntual.
  • Saltacionismo: Esta teoría plantea que los cambios de una especie a otra descendiente ocurren de manera abrupta. Al igual que la teoría puntual, el Saltacionismo basa sus conclusiones en la falta de evidencias de la gradualidad de la evolución en los registros fósiles.
  • Lamarckismo: Esta teoría es anterior por medio siglo a la de Darwin y plantea que los caracteres adquiridos por los individuos por su exposición a los factores ambientales son heredables. Fue ignorada hasta la aparición de la teoría de Darwin, a partir de lo cual fue muy aceptada, pero cayó en desuso una vez planteada la llamada «Barrera Weismann (1880)», que propone que la información genética solo se transmite desde las células germinales a las somáticas y no al revés. Sin embargo, a partir de las evidencias de la influencia de los factores ambientales en la variabilidad genética le han surgido nuevos defensores.

hermandad blanca reflexiones nuestro origen juan sequera 03 reflexiones nuestro origen i222782

¿Evidencias de la evolución como origen de nuestra especie?

Coloco el título en interrogante, porque aunque es innegable que las evidencias acompañan a la teoría de la evolución como un factor clave en lo que hoy somos como especie, tan es así, que la Iglesia Católica, a través del propio Papa Francisco ha dicho: “La evolución en la naturaleza no es incompatible con la noción de creación, ya que la evolución requiere de la creación de seres capaces de evolucionar”, tal como lo señala la iglesia, la evolución requiere la condición previa de la creación.  Ahora bien, ¿cuáles son esas evidencias que respaldan la teoría de la evolución como origen de nuestra especie?

  • Pruebas bioquímicas: Quizás las más evidentes son que todas las proteínas que compartimos los seres vivos están “construidas” con los mismos veinte aminoácidos y todos los ADN en los seres vivos son secuencias de los mismos cuatro nucleótidos, que son las piezas básicas que constituyen las proteínas.
  • Pruebas genéticas: Las similitudes y diferencias entre las secuencias de ADN de especies diferentes permiten construir el parentesco evolutivo entre ellas. A mayores similitudes mayor parentesco y viceversa.
  • Pruebas embriológicas: Al comparar embriones de vertebrados de especies diferentes se observan similitudes en diferentes fases de su evolución, que van cambiando hasta dar con el embrión característico de cada especie en particular. Esto refleja el parentesco evolutivo heredado de antecesores comunes.

A pesar de estas evidencias, detrás de todas ellas hay preguntas cuyas respuestas son aún tarea pendiente para la ciencia. Pienso que la gran incógnita que subyace en todas estas evidencias es el rol de la molécula del ADN en todas ellas, la cual pareciera guardar el secreto de la creación y la evolución de la vida, lo que la hace una molécula enigmática y maravillosa.

hermandad blanca reflexiones nuestro origen juan sequera 04 reflexiones nuestro origen i222782

La maravilla del ADN en la creación y la evolución

Algo que me parece maravilloso del ADN es que diferentes versiones de esa misma molécula contengan la información para crear y evolucionar cualquier ser vivo, desde los más simples a los más complejos. Esta es una capacidad realmente extraordinaria que requiere mucha más investigación para desentrañar los secretos que la hacen posible.

Otra de las maravillas del ADN es el llamado “Dogma central de la biología molecular”, que en términos muy sencillos, es el proceso mediante el cual segmentos del ADN, llamados genes, son “transcritos” o copiados a  moléculas de ARN mensajero que sirven de plantillas,  que luego en los Ribosomas son “traducidas” a las cadena de aminoácidos que constituyen las proteínas, que son las responsables de la mayor parte de la estructura y de las funciones vitales de los organismos.

Con estas características es inevitable ver en el ADN una “obra maestra” de la informática basada en la bioquímica molecular que nos constituye,  lo cual sumado a la ínfima, o más bien casi inexistente, probabilidad de que una molécula con esas características haya surgido al azar del caldo primordial que plantea la ciencia, hace que muchos vean en ella la huella de la intervención divina. En su libro “El código de Dios”, el escritor Gregg Braden plantea una teoría interesante, según la cual el nombre bíblico de Dios, YHVH, está grabado en nuestro código genético como la firma de un artista en sus obras.

Partiendo del Alefato Hebreo y de la información contenida en el  «Sepher Yetzirah o Libro de la creación» , Braden plantea en su teoría lo siguiente: Le asocia a cada uno de los elementos fundamentales de la creación: Fuego, Aire y Agua el elemento químico más abundante en su composición y el cuarto elemento (Tierra) lo deduce de la combinación de los otros tres. Así obtiene lo siguiente:

  • Fuego = Hidrogeno. Tomando como referente del fuego al Sol, cuyo mayor componente es el Hidrógeno (71%).
  • Aire = Nitrógeno. Alrededor del 78% del aire en nuestra atmósfera es Nitrógeno.
  • Agua = Oxigeno. Aproximadamente el 89% del agua pura es Oxigeno.
  • Tierra = Carbono. Surge de la combinación de los elementos anteriores, según lo que se explica en el párrafo siguiente.

Para identificar el cuarto elemento Braden utiliza la masa atómica de los tres primeros reducida por «gematría»  a un solo dígito, así obtiene lo siguiente: Hidrógeno = 1; Nitrógeno = 5 y Oxígeno = 6; que al sumarlos obtiene el valor 12, que al reducirlo da 3. Al buscar en la tabla periódica encuentra que de los 118 elementos conocidos solo cuatro constituyen más del 99% del cuerpo humano y de esos cuatro solo faltaría agregar a  los tres primeros el Carbono, cuya masa atómica es precisamente 12, así concluye que el cuarto elemento es el Carbono.

Por otro lado, a través de información en el  Sepher Yetzirah, Braden relaciona las tres letras madres del Alefato Hebreo Alef, Mem y Shin con los elementos Aire, Agua y Fuego y a través de ellos las correlaciona con las letras Yod(Y), Hey(H) y Vav(V) y con los elementos químicos Hidrógeno, Nitrógeno y Oxígeno. Además, relaciona al Carbono por su masa atómica que es 3, con la tercera letra del Alefato, que es Gimel.

Después de todas estas interpretaciones Braden concluye que el nombre bíblico de Dios (YHVH) está grabado en nuestro ADN a través de los elementos químicos (Hidrógeno, Nitrógeno y Oxígeno) que lo constituyen y que el nombre del hombre bajo el mismo criterio sería YHVG, por lo que Braden concluye que el mensaje codificado en nuestro ADN es “Dios/Eterno dentro del cuerpo”.

hermandad blanca reflexiones nuestro origen juan sequera 05 reflexiones nuestro origen i222782

Comentario final

Admiro el gran trabajo de Braden para llegar a estas conclusiones, pero en lo personal no me atrevería a atribuirle la creación del ADN a un Dios en particular  habiendo tantas creencias con Dioses diferentes. Lo que si me atrevería a afirmar es que hay MUCHA INTELIGENCIA detrás de la creación de esta molécula y si la ciencia tiene razón y la misma surgió de procesos naturales al azar, que no lo creo, parecería entonces que el propio universo tiene la inteligencia para crear estas maravillas. De no ser cierta la hipótesis del azar, no le quedaría otra opción a la ciencia que aceptar que si hay un Dios o una fuerza creadora responsable de estos prodigios. Un reto interesante que le plantaría a los genios de la informática sería diseñar un ADN virtual capaz de crear y evolucionar virtualmente la variedad de especies que existen en la naturaleza. Tal vez así podamos entender la complejidad de crear una molécula tan extraordinaria como el ADN.

_____________________

Referencias

https://hermandadblanca.org/reflexiones-creacion-o-evolucion/

https://hermandadblanca.org/quienes-los-antiguos-astronautas/

http://www.fragmenta.cat/%C3%ADndice-y-fragmento_209009.pdf

https://es.wikipedia.org/wiki/Gematr%C3%ADa

_____________________

Autor: Juan Sequera. Autor de la familia de Hermandad Blanca 

4 comentarios

    1. Gracias Alfonso por su comentario. Me complace que le haya gustado el tema del artículo.

      Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx