Home » Sabiduria y Conocimiento » Sexta lección del Maestro Beinsa Duno dada a la Clase Oculta Juvenil

Sexta lección del Maestro Beinsa Duno dada a la Clase Oculta Juvenil

18 de noviembre del 1923, Sofía.

 

Solo el camino luminoso de la Sabiduría conduce hacia la Verdad.

Ella constantemente nos regocija.

Reflexión. Se leyó un resumen sobre el tema: “El rol de los glóbulos rojos y de los glóbulos blancos”.

Se leyeron algunos de los trabajos sobre los temas: “Las cualidades distintivas de la mansedumbre y de la templanza” y “Las siete palabras con sus correspondientes colores”.

Para la siguiente vez – tema No. 6: “Las cualidades distintivas de la valentía y de la dureza”.

 

PUBLICIDAD GOOGLE

¿Qué color tiene la palabra ira? ¿En qué condiciones nace la ira? – La ira es una fuerza trasformada en nivel descendente, ella es una energía excedente –. ¿Cómo se ha creado esta energía? – Cada deseo, que encuentra en su camino una resistencia, se fracciona; la mitad de su energía se trasforma en un calor anormal que va al cerebro y es exactamente este calor que forma la ira. Es la ira que aumenta la temperatura en el cuerpo. Ella compone un polo hacia la temperatura ordinaria del organismo y actúa destructivamente. Yo hablo de la ira en la vida ordinaria, donde ella representa un fenómeno ordinario, pero cuando el hombre se ocupa con lo Superior, con lo Divino, entonces la ira se excluye. La vida ideológica excluye cualquier ira. La ira no es una cualidad de la mente humana, sino que es un injerto de los sentimientos, un defecto de los sentimientos. Cuando os irritáis vosotros podéis justificarse con esto de que alguien os ha ofendido. Sí, pero vosotros podéis irritarse sin que os hayan dicho ninguna palabra ofensiva. Simplemente andáis por el camino, alguien os empuja y vosotros inmediatamente os enfurecéis. Aquí ya ocurre un bloqueo de la energía. No siempre el ser humano está dispuesto a irritarse. Podéis hacer una prueba: ve y empuja al hombre más irritable según la ley del Amor, el sonreirá y te dirá: “¡Empújame una vez más!” De aquí sacamos la siguiente ley: cuando se encuentran dos fuerzas positivas, ellas siempre se repelen y forman la ira. Por ejemplo, si se encuentran dos personas extremadamente pundonorosas, ellos fácilmente pueden irritarse.

  

Suponed que el punto O representa el centro del cerebro, la línea CO representa la corriente de las fuerzas morales en el hombre, la línea DO (??) representa la corriente de las fuerzas personales, los sentimientos personales en el hombre. Cuando la línea OD es más larga que la línea OC, siempre nace la ira. Si la línea OD se corta un poco, entonces el hombre se vuelve indiferente, indolente. Cada energía que el organismo no puede asimilar correctamente, produce un excedente. Este excedente es la ira que siempre está marcada con el color rojo. Hay unos cuantos síntomas en la irritación: la cara enrojece, las cejas se fruncen, los músculos alrededor de la boca tiemblan, la mano se cierra en puño y el hombre está listo de manifestarse. El lado peligroso de la ira es que el hombre puede alejarse del camino correcto de su desarrollo.

 

Para esta noche os era dado el tema: “La mansedumbre y la templanza”. El manso y el hombre templado es un hombre sin ira. No es que no hay ira en él, pero él transforma la ira aún desde su inicio en una energía útil. Un búlgaro erudito me contaba los resultados de un método que aplicó sobre sí mismo: él terminó dos facultades en el extranjero y cuando regresó a Bulgaria, antes de empezar cualquier trabajo, se preguntó si puede manifestarse como un hombre verdadero en la vida o no. Con este fin él eligió el siguiente método: encuentra a un peón y le pide que le hable las palabras más malas que desea, por lo cual le va a pagar bien. Empieza este peón a maldecirlo, a ordenarle los epítetos mas malos y él escuchaba, y escuchaba, hasta que por fin comprendió si puede aguantar los golpes de la vida, si va a llegar a ser un hombre o no, y le dice: “¡Ya es suficiente!” Y verdaderamente la prueba salió muy exitosa. Vosotros con frecuencia os enfrentáis con tales peones en su vida, que os sirven sin dinero, pero estáis descontentos. Este ejemplo que os he dado, es real, pero esto lo puede hacer solo gente con una estabilidad moral, esta prueba no la puede hacer cada uno. Y verdaderamente, toda la gente grande en el mundo siempre ha sido impuesta a tal disciplina. Hagan un seguimiento de la vida de cualquier gente grande – veréis que todos ellos estaban sujetos a vilipendio, a persecuciones, se decían palabras más malas acerca de ellos, para que se vea si podrán aguantar. Este, que puede aguantar, es el hombre a quien se puede otorgar alguna misión. Algunos de vosotros, como alumnos de la Escuela Oculta, pasarán bajo tal disciplina, por eso elevo esta pregunta. No podéis evitar este camino. Si vais a pasar esta disciplina como alumnos de la Escuela o fuera de ella, es indiferente, pero lo importante es que todos la pasaréis.

 

 Así que, la primera cosa importante para vosotros es que dominéis vuestra ira. En este caso vuestro autodominio es necesario. Además de esto debéis desarrollar vuestra intuición. Ella os es necesaria para que comprendáis el carácter humano, que comprendáis cuáles personas son parecidas a vosotros y cuáles no. Con estas, que son parecidas a vosotros, podéis vivir bien, pero de aquellos, con los cuales no os correspondéis, debéis mantenerse a una cierta distancia. Cuando conocéis aquella gente que es parecida a vosotros, podéis hacer las siguientes pruebas: cuando estáis fuertemente irritados, llamad a un amigo vuestro, para que ponga su mano en la parte trasera de la cabeza. Si vosotros sois parecidos entre sí, si os armonizáis, él recibirá vuestra disposición y vuestro equilibrio se va a restablecer. Y si no os armonizáis, la indisposición o vuestra ira aumentarán. Yo he observado, la gente de los círculos políticos son fuertemente pundonorosos y si ocurriera así que alguno entre ellos dijera una palabra a cualquiera de estas personas políticas destacadas, aunque sea con un lenguaje suave, podría afectarlo hasta tal punto, que produjera toda una reacción en él. Con frecuencia en algunos gobernantes, políticos, que están en el poder, los sentimientos personales están tan fuertemente desarrollados, que ellos solo por una palabra, aunque sea delicadamente expresada, son capaces de abrir toda una guerra.

 

 Ahora todos vosotros debéis tener un determinado ideal para la Vida; vosotros debéis saber en que reside la sustancia de esta Vida. ¿Cuándo se socava el prestigio de una persona? – El prestigio del hombre se socava cuando alguien le dice una mentira. Cuando una persona os habla la Verdad, con cualquier tono que os lo diga, este hombre eleva vuestro prestigio. Muchos de vosotros tenéis miedo de decir la Verdad. ¡No, cuando habláis la Verdad, vosotros debéis ser valientes! ¡Cuando habláis la Verdad, no necesitáis muchas filosofías, no penséis cuáles serán las consecuencias, sed valientes! ¡Cuando vais a decir vuestras opiniones personales, sean extremadamente cautelosos! ¡Si habláis la Verdad, no temáis en absoluto! Decid la Verdad, ella se ocupará de sí misma. Tenéis que hacer diferencia entre la Verdad y vuestra convicción – estas diferencias son necesarias en vuestro desarrollo actual –. Si no lo tomáis en cuenta, no pasará mucho tiempo y vosotros os encontraréis en una calle sin salida que los turcos llaman “ç?kmaz sokak” – “calle ciega” –. Si caéis en tal calle, deberéis regresar hacia atrás. Vosotros debéis poner en su vida una base fuerte sobre la cual se desarrollará el conocimiento que ahora adquirís. ¿Qué conocimiento? – Este Conocimiento, que os aprovechará no solo durante esta vida, sino también durante los siglos futuros de vuestras existencias. Si adquirís conocimiento que os aprovecha solo durante esta vida, vosotros seréis una persona mediocre en la vida. Tal conocimiento temporal es útil solo para diversión, pero cada uno de vosotros debe tener en su vida una idea positiva hacia la cual siempre aspirará.

 

Vosotros podéis enfrentarse con otro defecto negativo en la vida – el miedo –. Muchos teméis de la ira. Tanto como la ira es peligrosa en el sentido positivo, tanto es peligroso el miedo en el sentido negativo. La ira puede empujarles a hacer muchos crímenes – que ahoguéis a alguien, que matéis, que encendáis una casa y otras cosas –. Bajo la influencia del miedo, lo contrario – no vais a hacer tales crímenes, seréis muy cuidadosos, pero en vosotros se va a desarrollar la mentira, el engaño, la hipocresía, la ruindad y otros parecidos –. La ira es una embriaguez psíquica, ella desarrolla la valentía y vosotros pensáis que lo podéis hacer todo, pero cuando os desembriagáis, os diréis: “¿Por qué me era necesario irritarme? ¿Por qué yo tendría que empezar a ocuparme con estas cosas?” Entonces la ira no es un estado natural para el hombre.

 

Así que vosotros tenéis estos dos defectos en sí y debéis guardarse de ellos. Estos defectos no son de ahora, ellos os han acompañado durante todas vuestras existencias, ellos son un hilo útil para vosotros, basta si los comprendéis. Si sabéis utilizar correctamente el miedo, él se va a transformar en un elemento de prudencia. Si sabéis utilizar correctamente la ira, ella se va a transformar en un elemento de la voluntad – en valentía. Entonces la ira puede transformarse en valentía y el miedo en prudencia. En el miedo se requiere un pequeño plus. Traducido en un lenguaje químico, el miedo es una base que necesita un poco más de ácido, para que se neutralice. El hombre irritable debe ser reflexivo; y el hombre cobarde también debe ser reflexivo. El hombre irritable, cuando empieza a reflexionar, se vuelve valiente, y el hombre cobarde, cuando empieza a reflexionar, se vuelve prudente. El primero sacará su cuchillo y así va a solucionar su problema, y el segundo tomará la pluma, escribirá en los periódicos y solucionará la cuestión como un escritor. Todos los escritores que escriben no son gente valiente. Ellos son valientes solo con la pluma en su gabinete, pero fuera no son valientes. Mientras todavía escriben son valientes, porque no saben cuáles serán las consecuencias.

 

¿Cuál es el color del miedo? ¿Cómo se pone el hombre cuando se asusta? – Él palidece, se vuelve amarillo. Entonces el miedo hace al hombre pensar. Cuando el hombre comete un error, externamente en él se produce el color amarillo, entonces el miedo se cura solo a través del color amarillo. ¿Con qué se cura la ira? – Con el color rosa –. Esto muestra que el color rojo obscuro debe transformarse en rosa o en azul. Pensad en estos colores. Estas vibraciones producirán en vosotros una tranquilidad y vosotros empezaréis a pensar y a reflexionar. ¿Qué color se destaca después del rosa? ¿De quién se enamora la rosa? Cuando el hombre se enamora empieza a pensar. Entonces después del color rosa viene el amarillo. El color rosa y el amarillo se armonizan. Cuando vosotros queréis sanar un cierto defecto en sí, traspasen estos dos colores a través de su mente y ellos producirán un pequeño resultado favorable. ¿Cuál es la correspondencia entre el color amarillo y el azul según vosotros? ¿Cuál es el color predominante ahora de la Tierra? – El verde. Nosotros estamos sumergidos en el color verde, pasamos a través de él. Él es el color de la individualidad humana, lo hace autosuficiente.

 

Como veis, vosotros podéis curarse con los colores, cuando vuestro sistema nervioso o cuando vuestra mente, o vuestro corazón empiezan a empobrecerse, en vosotros nace la duda. Si habéis empobrecido, imaginaos al mismo tiempo los siguientes tres colores: rosa, amarillo y verde. Cuando se unen estos tres colores, forman una unión que predispone al ser humano a sentirse como un individuo autosuficiente. Entonces él dice: “Ahora yo puedo hacerlo todo”.

PUBLICIDAD GOOGLE

 

¿Qué palabra corresponde al color rosa? ¿Qué es lo que produce que el color rosa aparezca externamente? – La Alegría. Aquel, que se enamora, se alegra primero ¿verdad? Cada objeto o cada rostro que amáis producen en vosotros alegría. ¿Cuál palabra externamente corresponde al color amarillo o a la Sabiduría? ¿En qué se conoce el hombre sabio? Para el enamorado ya lo sabéis – él se alegra. El niño, cuando recibe algo de su padre, salta, se alegra. ¿Y el hombre sabio qué cualidad va a manifestar? (– Seriedad, reflexión, contento.) No, el lado externo del hombre sabio es el trabajo. Solo el hombre sabio trabaja. Si es pintor, toma el pincel y dibuja; si es poeta, toma la pluma y escribe. En cualquier dirección que sea, él es activo – trabaja. Él trabaja, no se afana. El afán no es una cualidad de la gente sabia, sino de la gente ordinaria. Sólo el hombre sabio trabaja y en su rostro se expresa el placer. El hombre sabio trabaja con placer. Así que, el hombre amante se conoce por la Alegría, y el sabio – por el trabajo. Alguien dice: “¿Qué voy a hacer cuando llegue a ser sabio?” No te vas a afanar, sino que trabajarás. Cada ser humano tiene en que trabajar: que corrija su carácter, que limpie el mal de su mente, de su corazón. ¡Que corriges unos ciertos defectos tuyos o que adquieres algunas cualidades buenas, esto es trabajo! Tu quieres llegar a ser sabio, valiente, reflexivo; este es un trabajo noble – trabajarás.

 

 Aquello que impide a la ciencia contemporánea encontrar la Verdad, a indicar métodos verdaderos para la autoeducación, es esto, que en ella las ideas están desordenadas. En la ciencia contemporánea no hay ideas que anden tan conectadas, mano a mano. Lo contrario, todas sus ideas están desordenadas. Por ejemplo, la idea de que seamos buenos, ella la considera como una propuesta, como una nuez que se puede comer. No, para que seas bueno, tú debes transformar tu idea contraria dos o tres veces, que aras la tierra, que siembres en ella la nuez y que esperes el fruto. La bondad es un fruto. El arte más difícil es que seamos buenos. Tú no puedes llegar a ser bueno en un instante. Primeramente empezarás con la Alegría y después llegará la Virtud. Ella aparecerá como un resultado de la Alegría y el Trabajo. A la Naturaleza no le gustan las ideas desordenadas. Nosotros somos muy lógicos, pero la Verdad no está en esta lógica nuestra. La Naturaleza, pues, es tan precisa, que no aguanta ninguna mentira, ningún engaño. No penséis, que así como nos aguanta, así pasará. Un día ella tomará todo lo que tenemos, lo va a disipar y no dejará nada. No os hagáis ilusiones de que ella aguanta la mentira. Y las Escrituras dicen: “Bienaventurado aquel, que el Señor castiga”. Esto significa: “Bienaventurado es aquel a quien el Señor le enseña sus errores aún en el principio”. Viene a ti un amigo tuyo, te enseña un error tuyo – agradécele. La Naturaleza le ha enviado a ti, él es mensajero suyo. Y si te niegas a aceptarle, un día ella misma llegará, te tomará sin ninguna ceremonia y ¡hop! – dentro en su convertidor. Y de ti solo un vapor quedará.

 

La primera cosa para vosotros: todos aprenderéis a amar la Verdad. Yo no os hablo de la Verdad Absoluta, pero de esta que está introducida en la Vida, que es necesaria para la creación de vuestro carácter, para la creación de la estabilidad de vuestra ciencia. Vuestra ciencia debe cimentarse, que se haga un elemento sólido en la Vida, que sea un estímulo para trabajar.

 

Mi objetivo ahora no es en absoluto darles algunas directrices morales. Yo solo expreso cómo actúa una cierta ley en la Naturaleza. Y sin hablar, a través de los sufrimientos, la gente poco a poco llegará a los mismos resultados, pero el que es prudente puede aprovecharse de la experiencia de los demás. Un hombre, que sufre largo tiempo, adquiere la Verdad. Entonces él comprende las palabras del apóstol Pablo: “¡Alégrense siempre y oren sin cesar!”

 

¿Ahora cómo vais a interpretar la palabra „??????”? (Se lee “dost” y significaAlegría” – nota de trad.) Imaginaos que „??????” es una mónada. ¿Qué significa la letra “P” con la cuál empieza la palabra “??????”? (La letra P en el idioma búlgaro se lee como R – nota de trad.).  Vosotros sabéis que en la Naturaleza no hay coincidencias. Entonces este signo no es tomado al azar. Puede ser que él sea tomado del alfabeto latín, pero lo hay también en los jeroglíficos egipcios. Estos signos también existen en la Naturaleza. La letra “P” representa una mónada, la letra “A” – la raíz de esta mónada  –, echada hacia abajo. Por lo tanto, como es una raíz, ella tiene doble fuerza en sí, – al mismo tiempo es dulce y amarga –. Cómo raíz, ella expresa todas aquellas cosas que aparecen en la materia. Lo amargo y lo dulce corresponden a los dos estados – aflicción y alegría –. Estos dos opuestos se encuentran en los estados actuales de la Vida: después de una gran alegría viene una gran aflicción. Algún amigo os ha hecho favor con diez mil levas y vosotros os alegráis. No pasa mucho tiempo y él os dice: “¡Venga, devuélveme el dinero!” Pregunto: ¿Cuáles son las causas que os dé el dinero y después de un tiempo os lo pida de vuelta?  Si vosotros no se lo devolvéis, él dice: “¡Hace tiempo pensaba que eras mi amigo, pero ahora me he decepcionado, devuélveme el dinero!” Os lleva a juicio, os juzgan y os meten en la prisión. Vosotros os decís: “¿Para qué me era necesario aceptar este favor?” Psicológicamente se puede explicar cuáles son las causas de esta cosa, pero yo saco la siguiente conclusión: un hombre, que actúa por la ley del Amor y la Sabiduría, nunca va a entrar en la prisión por diez mil levas. ¡Que yo permanezca en la prisión por la Verdad, que me peguen por la Verdad  – lo comprendo  –, pero que me peguen por una cosa pequeña – esto es vergüenza –! ¡Sólo por la Verdad puedo poner mi espalda – que peguen –! Tú te callarás. Si cambias esta ley, la Verdad por si misma te castigará. Por esto ella dice: “¡Deja, no te defiendas a ti mismo!” Alguien dirá: “Ojo por ojo, diente por diente”. No, esta es la enseñanza de Moisés, ella no tiene nada que ver con la Verdad. En otra parte podemos aplicar esta regla “ojo por ojo”, pero si llegas a la Verdad, voltearás tu espalda. Ella dice: “Tú no te defiendas, yo te voy a defender”. Si decides defenderte por ti mismo, tú has quebrado, ya has fracasado. Deja que la Verdad te defienda. Aquel, que hoy te ha pegado tres veces, después de un año será tu amigo. ¿Pero cuándo? – Si te callas por la Verdad. Entonces él llegará a ti y te dirá: “Discúlpame, yo he hecho un gran error al respecto de ti, pero por eso desde ahora ya soy tu amigo”.

 

Ahora yo no quiero ocupar todo vuestro tiempo para el aprendizaje de esto que os hablo. Utilizaréis sólo aquel tiempo que no sabéis cómo utilizar, solo vuestro tiempo vacío. He aquí qué tiempo es vacío según mi opinión: alguna vez estáis indispuestos – este es un tiempo vacío –. Utilizad entonces la enseñanza de la Naturaleza Viviente, ocupaos con ella; cuando vuestra mente está ocupada, dejadla de lado. Cuando vuestra vida pierde el sentido, cuando tenéis miedo de algo, cuando tenéis alguna indisposición del espíritu, de nuevo tomad la enseñanza de la Naturaleza Viviente. Esta es la manera correcta por la cual podéis restablecer vuestro equilibrio, las fuerzas de vuestro organismo. Si estáis desanimados de la vida, y pensáis que de vosotros nada va a salir – ocupaos con la enseñanza de la Naturaleza Viviente –. Ocupaos con los colores, con el Amor, con la Sabiduría. Y si encontráis algo sustancial para vosotros, retenedlo. Yo pienso que vosotros encontraréis tres o cuatro horas al día de tal tiempo vacío, que vais a dedicar a la enseñanza Nueva.

 

Secreta oración

Solo el camino luminoso de la Sabiduría conduce hacia la Verdad.

Ella constantemente nos regocija

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend