Home » Quienes somos » NGSM – El nuevo grupo de servidores del mundo

NGSM – El nuevo grupo de servidores del mundo

Por el Maestro Tibetano Djwhal Khul, a través de Alice A. Bailey

Maestro Tibetano djwhal khulEl Maestro Tibetano Djwhal Khul ha dicho :

“Emprendan la constante distribución de mis libros, que contienen mucha enseñanza para la Nueva Era. En ultimo análisis, los libros son para ustedes las herramientas de trabajo y los instrumentos con los cuales entrenarán a sus trabajadores. Traten de que circulen constantemente.”

Alice Ann Bailey¿Quien es Alice Ann Bailey?
Esta famosa esoterista y escritora inglesa cuyo nombre de soltera fue Alice Ann la Trobe-Bateman; nació en Manchester (Lancashire) el 16 de junio de 1880. Y murió a los 69 años de edad, el 15 de diciembre de 1949. Perteneció en su juventud al Centro de la Sociedad Teosófica de Los Angeles, del que luego se separó para actuar con más libertad de acuerdo a sus propios puntos de vista y a las enseñanzas que le impartieron dos Maestros de la Jerarquía Oculta.

INDICE

Clasificación de la Humanidad

Antecedentes históricos

Origen del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

Organización del N.G.S.M.

Características del N.G.S.M.

Requisitos para los Miembros

Miembros del N.G.S.M.

El Símbolo del Grupo

Reuniendo a los Hombres y Mujeres de Buena Voluntad

Su Misión

Actividades y Técnicas

Peligros que debe evitar el Grupo

Entrenamiento de los Servidores

La Situación Actual

Introduciendo la Nueva Era

El Futuro del Grupo

Trabajo Creador

Ritmo Cíclico del Trabajo del Nuevo Grupo

El Plan para la Humanidad

Impresión del Plan

Manifestación del Amor Grupal

Etapa de Desarrollo del Discípulo

La Exteriorización de la Jerarquía

Preparación para la Reaparición de Cristo

Conclusión

Referencias

 


 

Clasificación de la Humanidad

Los pueblos del mundo se pueden clasificar en cuatro grupos, según el punto de vista de Quienes tratan de guiar a la humanidad hacia la Nueva Era. Ciertamente ésta es una amplia generalización, habiendo muchos grupos de enlace entre las cuatro principales agrupaciones.

Primero, las masas ignorantes: éstas, debido a la pobreza, la desocupación, el analfabetismo, el hambre, la desesperación y la falta de esparcimiento y de medio para adquirir cultura, están enardecidas. Tienen suficiente desarrollo para responder a las sugerencias y al control mental de las personas un poco más evolucionadas que ellas. Son fácilmente regimentadas, influenciadas, estandarizadas e impulsadas a una actividad colectiva por los líderes de cualquier escuela de pensamiento, que sean suficientemente inteligentes y emotivos, para despertar los deseos materiales, el amor a la patria y el odio hacia quienes poseen más que ellos. Estas personas pueden ser controladas por el temor y, por lo tanto, impulsadas a actuar por la demanda emotiva.

Como no conocen nada mejor y padecen tantos sufrimientos son fácilmente arrastradas por los fuegos del odio y del fanatismo, y constituyen una de las más grandes e inocentes amenazas de esta época. Son juguetes en manos de los que están bien informados, y se hallan indefensas contra quienes tratan de utilizarlas para cualquier propósito. Pueden ser conmovidas con más facilidad por las exhortaciones emocionales y las promesas, porque las ideas casi no llegan a impresionar sus conciencias, debido a que no están desarro­lladas suficientemente para pensar por sí mismas. Las masas luchan y mueren azuzadas por fogosas arengas, y pocas veces saben de qué se trata. Sus condiciones de vida deben ser mejoradas, pero no por la explotación ni por el derramamiento de sangre.

Segundo, la llamada clase media y sus dos categorías, superior e inferior: constituye el grueso de cada nación, la burguesía inteligente – diligente, inquisidora, de mente estrecha y esencialmente religiosa, aunque repudia frecuentemente los requisitos de la religión. Es arrastrada por el conflicto económico, y constituye sin excepción el elemento más poderoso de cualquier nación, por su capacidad para leer, discutir, pensar, invertir dinero y apoyar a cualquier bando. Representan la mayor parte de los partidarios del mundo, los que luchan por una causa y forman grandes grupos, sea a favor o en contra de uno y otro partido. Les agrada reconocer y elegir a un líder, y están dispuestos a morir por la causa y a hacer incesantemente mayores sacrificios por sus ideales, basados en las ideas presentadas por sus lideres elegidos.

No establezco diferencias ni ubico a la llamada aristocracia de un grupo, porque eso constituye una diferencia de clase, basada en gran parte en el patrimonio y en el capital; los modernos reajustes nacionales la van fusionan­do rápidamente en la gran clase media   Debido a que en todas partes se lleva a cabo esta nivelación, puede surgir ahora la aristocracia espiritual – basada en la comprensión de su origen y meta divinos, que no conoce distinción de clases, barreras religiosas ni diferencias separatistas. Por lo tanto, tratamos las divisiones humanas y no las diferencias de clases.

El segundo grupo constituye el campo más fructífero de donde se extraen los nuevos líderes y organizadores. Forman un grupo intermedio entre los pensadores del mundo, los intelectuales y las masas humanas. En último análisis, son el factor que determina los asuntos mundiales…

…Debido a su inteligencia, a las mayores posibilidades que tienen de adquirir cultura, a su habilidad para leer, al impacto de los nuevos métodos de propaganda, la prensa y la radio, constituyen el grupo más poderoso del mundo en cada nación, y a ellos se dirigen los líderes, demandando su apoyo y lealtad partidista, trayendo el triunfo de cualquier líder. Son los únicos que contribuyen con la mayoría de los votos en los asuntos nacionales. Se hallan dominados por la incertidumbre, la duda y el temor, profundamente arraiga­dos, y el deseo de que se haga justicia y se establezca el nuevo orden de cosas.

Sobre todo, desean la paz, estables condiciones económicas y un mundo ordenado. Están dispuestos a luchar por ello, combatir en todos los partidos y grupos por los ideales políticos, nacionalistas, religiosos, económicos y sociales. Si prácticamente no luchan en sentido físico, lo hacen por medio de la palabra, discursos y libros.

Tercero, los pensadores del mundo: son los hombres y mujeres inteligentes y muy cultos, que captan las ideas y las formulan en ideales. Estas perdonas hablan, escriben artículos y libros y utilizan todos los métodos conocidos para llegar a educar al público en general, y así hostigan a la burguesía obligándola a entrar en actividad, agitando, por medio de ella, a las masas. La función y el papel que desempeñan es de suprema importancia. De sus filas egresan quienes influencian firmemente el curso de los acontecimientos mundiales, una veces con fines buenos, otras con fines egoístas. Manejan la mente humana como un músico maneja su instrumento, estando en sus manos el poder de la prensa, la radio y la tribuna pública. Su responsabilidad es enorme. Algunos pocos, quizás más de lo que parece, trabajan desinteresadamente inspirados por la nueva era. Se dedican a aliviar las condiciones humanas y a mejorar los asuntos mundiales, aplicando (correcta o errónea­mente) ciertas líneas que, para ellos, constituyen la esperanza del futuro y la elevación de la humanidad. Se hallan en todo gobierno, partido, sociedad y organización, iglesia y grupo religioso. Constituyen hoy la entidad más influ­yente, porque a través de ellos se llega a la gran clase media, influenciándola y organizándola para fines políticos, religiosos y sociales. Sus ideas y expre­siones se infiltran a través de la clase elevada y de la clase media, llegando finalmente a oídos de los individuos más avanzados de las masas no evolucio­nadas.

Cuarto, el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo: son los que comienzan a formar un nuevo orden social en el mundo. Políticamente no pertenecen a partido o gobierno alguno. Reconocen a todos los partidos, credos, organi­zaciones sociales y económicas y a todos los gobiernos. Se hallan en todas las naciones y organizaciones religiosas, y se ocupan de formular el nuevo orden social. Desde el ángulo estrictamente físico, no luchan por lo mejor que existe en el viejo orden, ni por mejorar las condiciones del mundo. Consideran que los antiguos métodos de lucha, partidismo y agresión, y las antiguas técnicas de luchas partidarias han fracasado totalmente, y que los medios empleados hasta ahora, en todas partes y por todos los partidos y grupos (luchas, violentos partidismos por el líder o una causa, ataques a los individuos cuyas ideas o modos de vida se consideran perniciosos para el género humano), están fuera de época y son considerados inútiles e inapropiados para obtener las deseadas condiciones de paz, plenitud económica y comprensión. Están ocupados en la tarea de inaugurar el nuevo orden mundial, formando en todo el mundo – en cada nación, ciudad o pueblo – una agrupación de personas que no pertenece a partido alguno ni apoya a un bando, pero postula una tribuna clara y definida y un programa tan práctico como el de cualquier partido. Se apoyan en la esencial divinidad del hombre; su programa se basa en la buena voluntad, característica básica de la humanidad. Por lo tanto, están organizando actualmente a las personas de buena voluntad de todo el mundo, explicándoles un programa definido y postulando una tribuna en la que tienen cabida todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

Afirman y creen que su llamado inicial ha sido de tal naturaleza, que si se les proporciona la ayuda de las mentes entrenadas, que pertenecen al tercer grupo descrito, y si se les facilita la necesaria ayuda financiera para realizar el trabajo educativo requerido y la propaganda para difundir la buena volun­tad, podrán cambiar de tal modo el mundo (únicamente por medio de las personas de buena voluntad) que –sin guerra, sin despertar el odio entre los hombres, sin atacar ni apoyar causa alguna– el nuevo orden podrá ser firmemente establecido sobre la tierra. (15-480/3)

(VOLVER AL INDICE)

 

Antecedentes históricos

Alrededor del año 1400, la Jerarquía de Maestros enfrentaba una situación muy difícil. En lo concerniente al trabajo de segundo rayo (que tenía que ver con la enseñanza de la verdad espiritual) sobrevino lo que podría llamarse una total exteriorización de esa verdad. La actividad del primer rayo también había efectuado una intensa diferenciación y cristalización entre las naciones y gobiernos del mundo. Ambas condiciones de ortodoxia concreta y diferen­cias políticas, persistieron durante muchas generaciones y aún persisten. Existe hoy un análogo estado de cosas, tanto en el mundo de la religión como en el de la política. Esto es verdad ya se trate de India o América, de China o Alemania, o se estudie la historia del budismo con sus numerosas sectas, el protestantismo con sus miles de grupos militantes o las numerosas escuelas de filosofía en Oriente y Occidente. La situación es universal y la conciencia pública está grandemente dividida, pero este estado de cosas marca la Culminación de un período de separatividad y el fin, antes de muchos siglos, de esta profunda división del pensamiento.

Después de observar y vigilar esta tendencia durante otro centenar de años, los Hermanos Mayores de la raza, alrededor del año 1500 d. C., convocaron a un cónclave a todos los sectores. Su objetivo fue determinar cómo se podría acelerar el impulso de integración, que constituye esencial­mente la nota clave de nuestro orden universal, y qué pasos tendrían que darse para producir esa síntesis y unificación que, en el mundo del pensamiento, hiciera posible la manifestación del propósito de la Vida divina que trajo todo a la existencia. Cuando el mundo neutral se unifique, el mundo externo entrará en un orden sintético. Aquí debe recordarse que los Maestros piensan en términos más amplios y trabajan en ciclos más extensos del esfuerzo evolutivo. Los círculos reducidos y temporarios y el insignificante flujo y reflujo de los procesos cósmicos, no ocupan en el primer caso Su atención.

En dicho cónclave debían hacer tres cosas:

1.     Ver el plan divino en una escala lo más amplia posible, y renovar Sus mentes con esa visión.

2.     Observar qué influencias o energías, estaban disponibles para ser utilizadas en el gran esfuerzo en que Ellos estaban empeñados.

3.     Entrenar a los hombres y mujeres, entonces probacionistas, chelas e iniciados, para poder tener a su debido tiempo un grupo eficiente de ayudantes en quienes confiar en los siglos venideros.

Respecto a estos aspirantes, Ellos tenían dos problemas:

1.     Evitar el fracaso en mantener la continuidad de conciencia por parte de los discípulos aún más avanzados, fracaso en que hasta los iniciados incurren hoy.

2.     Los Maestros descubrieron que las mentes y los cerebros de los chelas eran extremadamente insensibles a los contactos superiores, y esto aún perdura. Entonces los chelas poseían, como ahora, aspiración, deseo de servir a la humanidad, devoción y ocasionalmente un equipo mental regular, pero carecían peculiarmente de esa sensibilidad tele­pática, respuesta instintiva a la vibración jerárquica y liberación del psiquismo inferior, requisitos necesarios para el trabajo intenso e inte­ligente. Lamentablemente esto todavía es así. La sensibilidad telepá­tica aumenta cada vez más, como resultado de las condiciones mun­diales y de la corriente evolutiva, y esto (para quienes trabajan en el plano interno) es un signo muy alentador, aunque el amor por los fenómenos síquicos y la ignorancia en diferenciar los diversos grados de vibraciones de los trabajadores jerárquicos, todavía obstaculiza grandemente el trabajo.

Se preguntarán y con todo derecho ¿cuál es este plan? Cuando hablo del plan no me refiero al plan general como es el de la evolución o el de la humanidad, al que aplicamos la frase, desenvolvimiento del alma, casi sin significado. Se dan por sentados ambos aspectos del esquema de nuestro planeta y únicamente son modos, procesos y medios para un fin especifico. El plan, según lo perciben en la actualidad y para el cual trabajan firmemente los Maestros, puede definirse de la manera siguiente: Es la producción de una síntesis subjetiva en la humanidad y de un intercambio telepático que finalmente aniquilará al tiempo. Hará asequible a los hombres todas las realizaciones y conocimientos del pasado, le revelará el verdadero significado de su mente y cerebro, lo convertirá en el amo de ese equipo, por lo tanto lo hará omnipresente y, con el tiempo, le abrirá la puerta a la omnisciencia. Este próximo desarrollo del plan producirá en el hombre una comprensión –in­teligente y cooperativa– del propósito divino, para el cual, Aquel en Quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, ha considerado inteligente llevarlo a la exteriorización. No crean que puedo explicar el plan tal cual es. No es posible para ningún hombre de grado inferior al de iniciado de tercer grado, vislumbrarlo y mucho menos comprenderlo. El desarrollo del meca­nismo, por el cual un discípulo puede estar en relación con Quienes son responsables de llevar a cabo los planes, y la capacidad de conocer (y no sólo percibir tenuemente) ese diminuto aspecto de todo, que constituye el paso inmediato y con el cual es posible colaborar, puede ser logrado por todos los discípulos y deben mantenerlo como meta ante los aspirantes. Con excepción de los discípulos probacionistas, que aún no son lo suficientemente firmes en su esfuerzo todos pueden esforzarse por alcanzar esa continuidad de con­ciencia y despertar esa luz interna que, cuando es percibida y empleada inteligentemente, sirve para revelar otros aspectos del plan, especialmente aquel que puede responder y servir útilmente el conocedor iluminado.

Lograr esto ha sido el objetivo de todo el entrenamiento impartido durante los últimos 400 años, por lo cual podrán imaginarse la gran paciencia desple­gada por los Conocedores de la raza. Trabajan lenta y premeditadamente hacia Su objetivo, sin aparente premura, pero -y aquí reside el interés inmediato de lo que tengo que comunicar – poseen un límite de tiempo, basado en la Ley de Ciclos. Concierne a la actuación de ciertos períodos de oportunidad que lógicamente tienen su limite…

Mirando hacia el futuro, cuando los Servidores de la raza se reunieron en el cónclave mencionado, se refirieron a la futura entrada de la era acuariana, con sus energías características y sus asombrosas oportunidades. Esto fue observado, e intentaron preparar al hombre para ese período de más o menos 2.500 años de duración, que, debidamente utilizado, promovería la unificación consciente e inteligente del género humano, produciendo así la manifestación de lo que prefiero llamar “la hermandad científica”, lo opuesto de la acepción sentimental del término, tan prevaleciente hoy.

En ese entonces Les pareció necesario hacer dos cosas antes de poder utilizar provechosamente las potencias venideras de la era acuariana. Prime­ro, la humanidad debía elevar su conciencia al plano mental; tenía que expandirse para incluir no sólo el mundo de la emoción y del sentimiento, sino también el del intelecto. Era necesario activar las mentes de los hombres en forma amplia y general, y además debía ser elevado todo el nivel de la inteligencia humana. Segundo, era preciso hacer algo para derribar las barreras de la separatividad, el aislamiento y el prejuicio, que mantenían separados a los hombres y que Ellos preveían acrecentarse. Ciclo tras ciclo, se irían encerrando más en sí mismos – satisfacción, exclusión y orgullo racial. El resultado de todo esto conduciría inevitablemente a una amplia separatividad y a la construcción de barreras mundiales entre una nación y otra, entre una raza y otra.

Esta determinación de los miembros de la Jerarquía de entrenar las mentes de los hombres con mayor rapidez, y la construcción de una unidad más sintética, los llevó a una decisión que involucraba la formación de unidades grupales y trajo la aparición de esos grupos de trabajadores y pensadores que, mediante sus actividades, han regido y moldeado tan am­pliamente nuestro mundo durante los últimos tres o cuatro siglos. Por lo tanto, desde la fecha de este cónclave tenemos la inauguración del trabajo grupal específico y definido, claramente delineado, representando cada grupo algu­nos aspectos peculiares de la verdad y del conocimiento de la realidad.

Estos grupos se clasifican generalmente en cuatro sectores principales: cultural, político, religioso y científico. En tiempos más modernos han apa­recido, en forma definida, otros tres grupos: filosófico, psicológico y financiero. Lógicamente, los filósofos han estado siempre con nosotros, pero la mayoría eran unidades aisladas que fundaron escuelas caracterizadas por el partidis­mo y la separatividad. En la actualidad no hay personajes sobresalientes como en el pasado, sino grupos que representan ciertas ideas. Es de profunda importancia que el trabajo de estos siete grupos de pensadores sea recono­cido como parte del programa jerárquico destinado a producir cierta situa­ción, a originar determinadas condiciones preliminares y a desempeñar una parte definida en el trabajo de la evolución mundial, en lo que a la humanidad concierne.

Bajo la influencia de los diferentes rayos que entran y salen de la actividad cíclicamente, aparecieron entonces reducidos grupos de hombres, desempe­ñaron su parte en forma grupal, y desaparecieron, a menudo inconscientes de su inherente síntesis y de sus colaboradores. Como podrá verse, si miramos inteligente y retrospectivamente la historia, veremos el trabajo que efectua­ron para la raza, y su contribuci4n al progreso del género humano se destaca con toda claridad. No dispongo de tiempo para tratar esta serie de grupos, cada uno custodio de una contribución especial, ni puedo esbozarles el trabajo que efectuaron, o los impulsos subjetivos bajo los cuales trabajaron. Sólo puedo indicar la tendencia de su esfuerzo y permitir que algún esclare­cido estudiante de la historia trace el hilo dorado de su trabajo espiritual a medida que se eleva el nivel mental de la raza y se pone al hombre en relación con el mundo en que vivió, abriéndole los ojos no sólo sobre la naturaleza de la materia y de la forma, sino sobre las profundidades recónditas de su propio ser. Debido a sus actividades, tenemos ahora una humanidad que está estre­chamente relacionada, no unificada, pero caracterizada por tres cosas:

1.     Una asombrosa interrelación e intercomunicación, cuyos servidores son la radio, la prensa, el transporte moderno, el teléfono y el telégrafo.

2.     Una empresa filantrópica universal, y el aumento del sentido de responsabilidad hacia nuestro hermano, totalmente desconocido en el año 1500. Movimientos tales como la Cruz Roja, fundaciones educativas, hospitales y los medios de ayuda económica en todos los países, son sus manifestaciones exotéricas.

3.     Una división de toda la familia humana, consciente o inconsciente, en dos grupos básicos: primero, quienes defienden el antiguo orden de cosas, y son reaccionarios y separativos. Representan nacionalismo separatista, fronteras, servidumbre y servil obediencia; ejemplifican el sectarismo religioso y la dependencia de la autoridad. Están en contra de toda innovación y progreso moderno. Segundo, quienes tienen la visión de un mundo unificado, donde amar a Dios significa amar al prójimo, y los motivos subyacentes en todas las actividades, religiosas, políticas y educativas, se caracterizan por una conciencia mundial y bienestar del todo y no de la parte.

La unificación a que aspiran las personas que miran hacia el futuro no implica despreocuparse de ninguna de las partes, pero sí cuidar y nutrir a cada una de ellas, a fin de poder contribuir al bienestar de todo el organismo. Implica, por ejemplo, un buen gobierno y un adecuado desarrollo de toda unidad nacional para que pueda desempeñar adecuadamente sus deberes internacionales, y así formar parte de la hermandad mundial de naciones. Este concepto no abarca siquiera la formación de un estado mundial, pero sí el desarrollo de una conciencia pública universal que se dé cuenta de la unidad del todo, produciendo la determinación de cada uno para todos y todos para cada uno, según se ha dicho. Sólo así podrá lograrse una síntesis internacional caracterizada por el desinterés político y nacional. Este estado mental universal tampoco implicará la inevitable creación de una religión mundial o universal. Requiere sencillamente el reconocimiento parcial, en tiempo y espacio, de todas las formulaciones de la verdad y de la fe, adecuadas momentáneamente a los temperamentos y condiciones de la época y de la raza. Quienes propician cierto acercamiento especial a la verdad llegarán no obstante a comprender que otros acercamientos, terminologías y métodos de expresión, como también modos de definir a la deidad, pueden ser igualmente correctos y constituir en sí, aspectos de una verdad mayor y más vasta de la que el equipo actual del hombre puede captar y expresar. Los Grandes Seres Mismos apenas vislumbran la realidad y aunque son más conscientes que Sus chelas, de los propósitos más profundos subyacentes, sin embargo ni Ellos Mismos pueden vislumbrar la meta final. También están obligados a usar en Sus enseñanzas términos tan inadecuados como Realidad Absoluta y Reali­zación final.

Por eso, durante los últimos tres siglos, ha aparecido un grupo tras otro, que desempeñaron su parte, y hoy cosechamos el beneficio de sus esfuerzos. Por ejemplo, en el grupo cultural, encontramos el surgimiento de los poetas de la era Isabelina, los músicos de Alemania y de la era Victoriana. Además hay grupos de artistas pintores, fundadores de las famosas escuelas que son la gloria de Europa. Dos grupos famosos, uno cultural y otro político, también desempeñaron su parte, trayendo uno el Renacimiento, y el otro la Revolu­ción Francesa. Los efectos de su trabajo todavía se hacen sentir, porque el movimiento humano moderno con su énfasis puesto en el pasado, que termina en el presente, y en la búsqueda de las raíces del equipo del hombre, las tendencias primitivas se remontan a la época del Renacimiento. La revolu­ción y la determinación de luchar por los divinos derechos del hombre encuentran su principal influencia e ímpetu originantes en la Revolución Francesa. La sublevación, la formación de partidos políticos, la lucha de clases, tan prevalecientes hoy, y la separación de cada país en grupos políticos antagónicos, si bien siempre ha sido esporádico, se ha hecho universal durante los últimos doscientos años, resultado de la actividad grupal iniciada por los Maestros. Debido a esto, los hombres han progresado y aprendido a pensar, y aunque pueden pensar erróneamente y emprender experimentos desastrosos, el bien final es inevitable e ineludible. Incomodidades tempora­rias, depresiones pasajeras, guerra y derramamiento de sangre, penurias y vicios, pueden llevar al irreflexivo, a las profundidades del pesimismo. Pero quienes conocen y sienten la mano guiadora interna de la Jerarquía, son conscientes del sano corazón de la humanidad y del caos actual y, quizás, a causa de esto, surjan aquellos que están capacitados para resolver la situación y son apropiados para la tarea de unificación y síntesis. Este período se ha llamado ocultamente la “era de restauración de lo que fue destruido por la caída”. Ha llegado el momento en que las partes separadas puedan unirse y la totalidad elevarse nuevamente a su primitiva perfección.

Los grupos religiosos también han sido muchos –tantos que no sería posible enumerarlos. Tenemos los grupos de místicos católicos que son la gloria de Occidente; existen los protestantes, luteranos, calvinistas y metodis­tas, los Padres Peregrinos –esos hombres serios y adustos–, los hugonotes y los mártires moravos y millares de sectas modernas de cada grupo. Todos sirvieron su propósito y llevaron al hombre al punto de sublevación, apartán­dolo del sometimiento a la autoridad. Por la fuerza de su ejemplo excepcional han impelido al hombre a pensar por sí mismo. Defendieron la libertad y el derecho personal de saber.

Estos últimos grupos han actuado, en su mayor parte, por influencia de los rayos sexto y segundo. El grupo cultural apareció bajo el cuarto rayo, mientras que el primer rayo estimuló las actividades políticas que produjeron tantos cambios en las naciones. Bajo el impulso de los rayos quintos y tercero, han surgido grupos de investigadores científicos que trabajan con las fuerzas y energías que constituyen la Vida divina, se ocupan de la apariencia externa de Dios, buscando de afuera adentro, demostrando al hombre su esencial unidad con toda la creación y su relación intrínseca y vital con todas las formas de vida. Los nombres de los individuos de cualquier grupo son legión y relativamente sin importancia. Lo que tiene valor es el grupo y su trabajo interrelacionado. Resulta interesante observar que en el grupo científico la unidad subyacente es especialmente notable, porque sus miembros están singularmente libres de sectarismo y rivalidades. No puede decirse lo mismo de los grupos religioso y político.

En comparación con las naciones y los millones de hombres de la tierra, los grupos moldeadores de los diferentes sectores, son muy pocos. Sus miembros, su contribución al engrandecimiento de la expresión humana y su lugar en el plan, pueden ser muy fácilmente descritos. Es necesario subrayar el punto de que todos han sido motivados desde el aspecto subjetivo interno de la vida, aparecieron bajo un impulso divino y tienen un trabajo especifico que realizar; en las etapas primarias fueron formados por discípulos e inicia­dos de menor grado; todos han sido guiados paulatinamente en forma subjetiva por sus propias almas, y a su vez han colaborado conscientemente con la Jerarquía de Conocedores. Esto fue así aunque el individuo mismo haya sido completamente inconsciente del lugar que le correspondió en el grupo y de la misión divina de ese grupo. Recuerden también que no ha habido ni un solo fracaso , aunque muchas veces el individuo ignore el éxito. La caracterís­tica de estos trabajadores es construir para la posteridad. Lamentablemente quienes los han seguido fracasaron, y los que respondieron a este trabajo no han sido fieles al ideal, pero el grupo inicial ha triunfado uniformemente Esto, por cierto, excluye el pesimismo y demuestra la enorme potencia de la actividad subjetiva.

Los tres grupos a los cuales me referí anteriormente requieren un comen­tario. Su trabajo es curiosamente distinto del de los otros grupos y sus componentes son extraídos de todos los grupos de rayo, aunque los integran­tes del tercer grupo (el de los financistas) pertenecen principalmente al séptimo rayo, el de la organización ceremonial. Por orden de aparición éstos son los grupos de filósofos, sicólogos y hombres de negocios.

El grupo más moderno de filósofos está moldeando poderosamente el pensamiento, mientras que las antiguas escuelas de filósofos asiáticos recién comienzan a ejercer su influencia sobre las ideas occidentales. Por el análisis, la correlación y la síntesis, se desarrolla el poder del pensamiento del hombre, y la mente abstracta puede unificarse con la concreta. Por lo tanto, mediante su trabajo, la interesante sensibilidad del hombre con sus tres características sobresalientes, instinto, intelecto e intuición, es llevada a una condición de inteligente coordinación. El instinto relaciona al hombre con el mundo de los animales, el intelecto lo une con sus semejantes, mientras que la intuición le revela la vida de la divinidad. Los tres son tema de investigación filosófica, porque la índole del tema de los filósofos es la realidad y el medio para adquirir conocimiento.

Los dos grupos más modernos son el de los sicólogos, que trabajan bajo el mandato délfico, “Hombre conócete a ti mismo”, y el de los financistas, custodios de los medios con los cuales el hombre puede vivir en el plano físico. Ambos grupos, necesariamente y a pesar de aparentes divergencias y dife­rencias, son más sintéticos en sus aspectos básicos que cualesquiera de los otros. Un grupo se ocupa del género humano, de los distintos tipos de humanidad, del mecanismo empleado, de los impulsos y de las características del hombre y del propósito – aparente y oculto – de su ser. El otro dirige y ordena los medios en virtud de los cuales existe, controlando todo lo que puede convertirse en energía y constituyendo una dictadura sobre todos los medios de relación, comercio e intercambio. Controla la multiplicidad de objetos – formas que el hombre moderno considera esenciales para su modo de vivir. El dinero, como ya se ha dicho, sólo es energía o vitalidad cristalizada, lo que el estudiante oriental denomina energía pránica. Es una concreción de fuerza etérica. En consecuencia, es energía vital exteriorizada, y este tipo de energía está dirigido por el grupo financiero. Es el último grupo, desde el punto de vista cronológico, y su trabajo (debe recordarse) está definidamente planeado por la Jerarquía, produciendo efectos de gran alcance en la tierra.

Ahora que han transcurrido siglos, desde el cónclave del siglo dieciséis, estos grupos externos desempeñaron su parte y realizaron un servicio muy notable. Los resultados logrados han llegado a una etapa que los hace internacionalmente efectivos, y su influencia no está limitada a una nación o raza. La Jerarquía enfrenta hoy otra situación, que requiere un cuidadoso manejo. Debe reunir y unificar los diversos hilos influyentes de energía y las distintas tendencias del poder del pensamiento, producido por el trabajo de los grupos desde el año 1500. Además debe contrarrestar algunos de los efectos que tienden a fomentar mayores diferenciaciones. Esto inevitable­mente sucede cuando la fuerza hace contacto con el mundo material. Los impulsos iniciales contienen en sí potencias que tanto sirven para el bien como para el mal. Mientras la forma es de importancia secundaria y relativamente insignificante, la llamamos buena. Entonces controla la idea y no su expresión. A medida que pasa el tiempo y la energía del pensamiento produce un impacto en la materia y las mentes inferiores se apoderan del tipo específico de energía, o son vitalizadas por ella, entonces el mal empieza a hacer sentir su presencia. Esto se demuestra finalmente como egoísmo, separatividad, orgullo y esas características que han producido tanto daño en el mundo. (4-293/301)

(VOLVER AL INDICE)

Origen del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

1. Por eso estamos pasando por una etapa intermedia de caos y dudas, de rebeldía y aparente libertinaje. Los métodos de la ciencia se están aplicando a la creencia religiosa – investigación y análisis, comparación y deducción. La historia de las religiones, las bases de la doctrina, el origen de las ideas y el acrecentamiento de la idea de Dios, están siendo investigados y estudiados. Esto conduce a muchas controversias y al rechazo de las antiguas ideas establecidas respecto a Dios, el alma, el hombre y su destino.

…De la miscelánea de ideas, teorías, especulaciones, religiones, iglesias, cultos, sectas y organizaciones, surgen dos líneas principales de pensamiento – una destinada finalmente a desaparecer, la otra a fortalecerse ya aumentar, hasta que dé nacimiento (para nosotros) a la última formulación de la verdad que será suficiente para la próxima era y llevará al hombre al elevado pináculo del Templo y al Monte de la Iniciación. Estas dos líneas son:

Aquellos que miran hacia el pasado y se aferran a las viejas costumbres, a las antiguas teologías y a los métodos reaccionarios de rechazo para hallar la verdad. Ellos reconocen la autoridad, sea la de un profeta, una biblia o una teología. Son los que prefieren obedecer a la autoridad impuesta, en vez de la guía autoimpuesta de un alma iluminada. Siguen a una Iglesia y a un gobierno, se caracterizan por la devoción y el amor puros, pero no quieren reconocer la divina inteli­gencia de que están dotados. Su devoción, su amor a Dios, su concien­cia estricta, pero desviada, y su intolerancia, los señalan como devotos, pero están cegados por su propia devoción, siendo su progreso limi­tado por el fanatismo. Pertenecen en su mayoría a la vieja generación, y la esperanza para ellos está en su devoción y en el hecho de que la misma evolución los llevará adelante hacia el segundo grupo.

  1. Al primer grupo se le ha encomendado el trabajo de cristalización, que dará como resultado la completa destrucción de la vieja forma; se le ha confiado la tarea de definir las antiguas verdades, a fin de clarificar la mente de la raza y reconocer lo esencial y lo no esencial, por lo que son, y comparar en tal forma las ideas fundamentales con las formulaciones de los dogmas, que lo básico será percibido y se rechazarán las creencias secundarias y sin importancia, porque sólo lo fundamental y causal tendrá valor en la era venidera.

  1. El segundo grupo es todavía una minoría muy reducida, pero aumenta constantemente. Es ese grupo interno de los que aman a Dios, los místicos intelectuales, los conocedores de la realidad, que no perte­necen a una definida religión y organización, pero se consideran miembros de la Iglesia universal y “miembros los unos de los otros”. Son extraídos de cada nación, raza y pueblo; de todo color y escuela de pensamiento, y sin embargo hablan el mismo idioma, aprenden mediante los mismos símbolos, siguen el mismo sendero, han recha­zado las mismas cosas no esenciales y han asilado el mismo conjunto de creencias esenciales. Se reconocen entre sí; otorgan igual devoción a los conductores espirituales de todas las razas y utilizan con igual libertad la biblia de los demás. Forman el trasfondo subjetivo del nuevo mundo; constituyen el núcleo espiritual de la venidera religión mundial; son el principio unificador que oportunamente salvará al mundo.

En el pasado hemos tenido Salvadores mundiales –Hijos de Dios que anunciaron un mensaje mundial y trajeron acrecentada luz a los pueblos. Ahora, en la plenitud del tiempo, y mediante el trabajo de evolución, está emergiendo un grupo que tal vez traerá la salvación al mundo y que –encar­nando las ideas grupales y demostrando la naturaleza grupal, manifiesta en forma reducida el verdadero significado del cuerpo de Cristo, y dando al mundo una imagen de la verdadera naturaleza de un organismo espiritual–estimulará y energetizará de tal modo los pensamientos y las almas de los hombres, que la nueva era se presentará por afluencia del amor, del conoci­miento y de la armonía de Dios Mismo.

En el pasado, las religiones han sido fundadas por una gran alma, un Avatar y una personalidad espiritual sobresaliente, y el sello de sus vidas, palabras y enseñanzas, se ha marcado en la raza y se ha persistido durante muchos siglos. ¿Cuál será el efecto del mensaje de un Avatar grupal? ¿Cuál será la potencia del trabajo de un grupo de conocedores de Dios, anunciando la verdad y reunidos subjetivamente para el trabajo de salvar al mundo? ¿Cuál será el efecto de la misión de un grupo de Salvadores del mundo, no como Cristos, pero todos conocedores de Dios en cierta medida, complementando sus esfuerzos mutuamente, reforzando su mensaje recíprocamente y consti­tuyendo un organismo por el cual la energía espiritual y el principio vida espiritual, pueden hacer sentir su presencia en el mundo?

Este grupo y sus miembros existen en todos los países. Relativamente son pocos y contados, pero su número aumenta y su mensaje será percibido en forma acrecentada. Están investidos de un espíritu de construcción, pues son los constructores de la nueva era; se les ha encomendado el trabajo de preservar el espíritu de la verdad y de reorganizar los pensamientos de los hombres, a fin de controlar la mente racial y llevarla a esa condición medita­tiva y reflexiva que le permitirá reconocer el próximo desenvolvimiento de la divinidad. (4-238/40)

2. Hace más o menos diecisiete años, (alrededor de 1.916: compilador) …los Maestros se reunieron y tomaron una decisión muy importante. Así como en el cónclave anterior se había decidido reunir a las masas incipientes de hombres, y a grupos de trabajadores de distintas especialidades, para encomendarles la tarea de elevar a la humanidad y expandir la conciencia humana, ahora se creyó oportuno extraer de los numerosos grupos, uno que reuniera (como ocurre con la Jerarquía) a hombres de todas las razas, de todos los tipos y tendencias. (4-301)

3. Si es verdad que se está reuniendo en el trasfondo de nuestro actual estado mundial un grupo de místicos que se caracterizan por su conocimiento, visión y poder de actuar en los niveles mentales, invisibles y no reconocidos por los hombres, también es verdad que este grupo no está limitado a lo estrictamente religioso. Está formado por hombres y mujeres de todos los sectores del pensar humano, inclusive científicos y filósofos. (4-241)

4. Si pudiéramos observar, como lo hacen aquellos que están en el aspecto interno y comparar la luz que posee la humanidad actual con la que poseía hace doscientos o trescientos años, apreciaríamos el enorme progreso reali­zado. Esto se evidencia en el establecimiento de un grupo de “almas condi­cionadoras” que actúa con el nombre de Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, iniciado en 1925. (15-206/7)

(VOLVER AL INDICE)

Organización del N.G.S.M.

1. A menudo hemos hablado del grupo de conocedores que se va integran­do y comienza a actuar en la tierra, aunque separados, eslabonados por un vínculo espiritual interno y no por la organización externa. (4-291)

2. Este grupo no tiene organización exotérica de especie alguna, sede, publicidad ni nombre. Es un conjunto de trabajadores obedientes y servidores del VERBO – obedientes a sus propias almas y a la necesidad del grupo. Por lo tanto, los verdaderos servidores de todas partes pertenecen a este grupo, ya presten servicio en el campo cultural, político, científico, religioso, filosó­fico, psicológico o financiero. Constituyen parte, lo sepan o no, del grupo interno de trabajadores para la humanidad, y de místicos del mundo. Serán reconocidos por los miembros de su grupo al ponerse en contacto con ellos en forma casual en el intercambio mundial. (4-302)

3. El crecimiento del grupo y de sus ideas será lento y seguro. El grupo ya existe. No debe ser formado ni organizado, por lo tanto ninguno de ustedes debe asumir responsabilidades ni organizar actividad alguna designada, para atraer y dar publicidad a los discípulos que han elegido trabajar subjetiva­mente. Estos no son los métodos qué los Hermanos Mayores de la raza aprueban ni la forma en que Ellos trabajan.

Cada uno de ustedes debe saber si aprueba la nueva posición, la nueva actitud hacia el trabajo y el método subjetivo. Decídanse de una vez por todas si prefieren trabajar en la antigua forma exotérica y ambiciosa, construyendo y vitalizando una organización, y así producir el mecanismo que acompaña a este método de trabajo. Recuerden que estos grupos aún son muy necesarios y útiles. Todavía no estamos en la nueva era y los pequeños no deben quedar expuestos a las nuevas fuerzas ni alejados y privados de la “nursery” a la que lógicamente pertenece.

Si este nuevo método de trabajo les atrae, procuren subordinar la perso­nalidad, dar suprema importancia a la vida de meditación, cultivar la sensi­bilidad hacia el reino subjetivo y manejar de adentro afuera cualquier activi­dad externa necesaria. Eviten la introspección puramente mística o su extremo opuesto, el espíritu de exagerada organización, recordando que una vida de verdadera meditación ocultista debe producir inevitablemente acon­tecimientos externos, pero que estos resultados objetivos sean ocasionados por el crecimiento interno y no por la actividad externa. Una antigua Escritura enseña esta verdad en los términos siguientes:

“Cuando el sol progresa en la mansión del hombre que sirve, el camino de la vida toma el lugar del camino del trabajo. Entonces el árbol de la vida crece hasta que sus ramas cobijan a todos los hijos de los hombres. La construcción del Templo y el acarreo de las piedras cesa. Se ven crecer los árboles que crecen; los edificios desaparecen. Que el sol pase a su lugar señalado y, en este día y generación, cuiden de las raíces del crecimiento”.

Pequeños grupos surgirán en todas partes, cuyos miembros responden a la nueva nota y cuyo progreso hacia un grupo mundial será vigilado por uno o más discípulos activos. Pero éstos no organizarán más tarde los grupos; ellos se desarrollarán cuando los hombres de todas partes despierten a la nueva visión o vengan a la encarnación para ocupar su lugar en el trabajo y traer la nueva era. Estos grupos no demostrarán ningún sentido de separatividad, ni tendrán ambición personal o grupal; reconocerán su unidad con todo lo que existe y permanecerán ante el mundo como un ejemplo de vida pura, creadora y constructiva, de actividad creadora subordinada al propósito general, de belleza e inclusividad. Tal vez en las primeras etapas de integración, la palabra amistad y colaboración describan mejor a dichos grupos, pues no son dogmá­ticos ni doctrinarios, ni utilizan consignas secretas. Su característica sobresa­liente consistirá en estar libres del espíritu de crítica, tanto individual como grupalmente. La abstención de criticar no provendrá de la incapacidad de ver el error, o de no saber valorar una idea; serán reconocidas la falsedad, la impureza y la flaqueza, pero al ser estudiadas servirán para evocar una ayuda efectiva.

Estos grupos llegarán paulatinamente a conocerse entre sí y a encontrarse en lugares y horas determinados. Concurrirán a conferencias sin ningún deseo de impresionar ni de hacer alardes de poderío numérico; tampoco demostrarán ambición alguna de acrecentar su filas para hacer proselitismo. ¿No podrían actuar así, al reconocerse como miembros de un mismo grupo mundial? No tienen que impartir enseñanza de naturaleza doctrinaria ni aparentaran ser eruditos. Se reunirán con el <mico objeto de discutir la forma de ayudar al mundo y desarrollar un programa universal cuyas verdades fundamentales pueden ser presentadas bajo diferentes métodos y utilizando las numerosas terminologías. Se esforzarán por emplear y familiarizarse con todos los términos y el modo en que cada uno se acerca a la realidad y a los símbolos.

Gradualmente será reconocida la nota y la contribución particular de cada grupo, y donde existe la necesidad de ese acercamiento especial y la deter­minada nota o el método de interpretación, en cualquier parte del mundo habrá un impulso inmediato y unido que facilitará el trabajo que podrá desempeñar en tal lugar ese grupo especializado.

Estos grupos, con el grupo subjetivo de almas vivientes y conscientes detrás de ellos, estarán muy ocupados en el servicio e intereses mundiales. No perderán el tiempo en cosas frívolas, no esenciales, ni se ocuparán de los nombres, insignias y emblemas grupales, ni de los tecnicismos de las frater­nidades cuando se encuentren. Las necesidades y oportunidades mundiales, el rápido desarrollo de la conciencia del género humano y la iniciación del hombre en las realidades espirituales, absorberán tanto su atención, que no se interesarán puramente por los arreglos del plano físico ni pondrán énfasis sobre su propio desarrollo personal. Serán bien conscientes de que la res­puesta a la necesidad mundial, mediante el servicio y una vida de enfocada meditación, fomentará su crecimiento. No tendrán sus ojos puestos en sí mismos ni sobre su buen comportamiento o realizaciones individuales. (4-310/2)

4. Una de las características que distingue al grupo de servidores y cono­cedores del mundo es que no poseen un organismo externo que los integre. Están ligados por una estructura interna mental y por un medio telepático de interrelación. Los Grandes Seres, a Quienes tratamos de servir, están vincu­lados de esta manera, y pueden – en caso de necesidad y con el mínimo desgaste de fuerzas – ponerse en contacto entre sí, sintonizándose a una determinada vibración. (11-9)

5. La organización externa es importante, hasta donde pueda conducir al hábil aprovechamiento de la oportunidad y del dinero, pero es también un medio para un fin. No es posible formar una organización con el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Sus miembros deben permanecer siempre sin organizarse, sin poseer títulos y estar libres para manejar individualmente como crea apropiado. Me refiero a la organización de los recursos disponi­bles para que se pueda promover el Plan, lleguen a ser prácticos los ideales y se lleve a cabo inteligentemente el trabajo. (15-505)

(VOLVER AL INDICE)


 

Características del N.G.S.M.

1. Hoy el mundo ha llegado a otro momento de crisis. No me refiero a las actuales condiciones mundiales, sino al estado de la conciencia humana. La mente ha alcanzado un poder funcionante y las personalidades están coordi­nadas. Los tres aspectos del hombre se están mezclando; ha sido posible otra formación o precipitación de la Jerarquía de Adeptos. En el plano físico se está integrando –silenciosa, constante y poderosamente— sin organización esotérica alguna, ceremonial o forma externa, un grupo de hombres y muje­res, que, finalmente, reemplazará al esfuerzo jerárquico anterior. Sustituirá a todas las iglesias, a todos los grupos y a todas las organizaciones, y con el tiempo llegará a constituir esa oligarquía de almas selectas que gobernará y guiará al mundo.

Están siendo extraídos de todas las naciones, pero no son elegidos o reunidos por la alerta Jerarquía, ni por algún Maestro, sino por el poder de responder a la oportunidad, a la oleada y a la nota espiritual. Surgen de todos los grupos, iglesias y partidos y, en consecuencia, serán verdaderamente representativos. No lo hacen por el impulso de la propia ambición y ardid de orgullo, sino mediante el altruismo mismo de su servicio. Encuentran su camino hacia la cumbre en todo los campos del saber humano, no por la vociferación de sus propias ideas, descubrimientos y teorías, sino por ser tan incluyentes en sus perspectivas y tan amplios en su interpretación de la verdad, que ven la mano de Dios en todos los acontecimientos. Ven su impronta en todas las formas y Su nota resuena por todos los canales de comunicación entre la realidad subjetiva y la forma externa objetiva. Perte­necen a todas las razas, hablan todos los idiomas, abrazan todas las religiones, todas las ciencias y todas las filosofías. Sus características son: síntesis, inclusividad, intelectualidad y un excelente desarrollo mental. No profesan ningún credo, salvo el de la Hermandad, basado en la Vida una. No reconocen autoridad alguna, excepto la de sus propias almas, ningún Maestro, excepto al grupo que tratan de servir, y a la humanidad a la cual aman profundamen­te. No erigen barreras a su alrededor, pero los rige una amplia tolerancia, una mentalidad sana y un sentido de proporción. Contemplan el mundo de los hombres con ojos bien abiertos y reconocen a quienes pueden elevar y, como lo hacen los Grandes Seres, elevan, enseñan y ayudan. Reconocen también a sus superiores y a sus iguales, y se reconocen entre sí cuando se encuentran y trabajan juntos en la tarea de salvar a la humanidad. No importa si difiere su terminología, si varía la interpretación de los símbolos y escrituras o hablan mucho o poco. Ven a los miembros de su grupo en todos los campos – político, científico, religioso y económico -,les dan la señal de su recono­cimiento, tendiéndoles la mano de hermano. Reconocen también a Quienes se hallan más avanzados que ellos en la etapa de la evolución y los denominan Instructores, tratando de aprender de Ellos lo que desean impartir ansiosa­mente. (4-292/3).

2. Los miembros del nuevo grupo de servidores del mundo –aunque actúan mentalmente sin darse cuenta trabajan no obstante “por la impresión”, según se dice. Su deber principal y el deber que sus almas le imponen, es preservar la sensibilidad interna. Esto lo hacen en la mayoría de los casos y su intenso interés en el trabajo hace que se centralicen y se dediquen a su tarea. En consecuencia, todas las reacciones de la personalidad quedan subordinadas al trabajo entre manos, y el hombre inferior no presenta obstá­culos a esa impresión. (5-158)

3. El nuevo grupo de servidores del mundo (está) formado hoy por dos grupos de personas:

  1. Los que son conscientes del Plan, están sometidos a la impresión jerárquica y son sensibles a ella; se hallan dedicados a la tarea de lograr la fusión o unificación grupal deseada. Son los servidores consagrados del mundo, libres de todo matiz de separatividad, plenos de amor hacia todos los que ansían la difusión de la buena voluntad compren­siva. Son la analogía del “corazón amoroso consagrado”.

  1. Una pequeña minoría surgida del nuevo grupo de servidores del mundo y que (en cada país) puede actuaren forma grupal silo decide, y lograr la fusión, para la cual trabaja el nuevo grupo de servidores del mundo; el punto de tensión en la humanidad y en la Jerarquía ha predispuesto y ha preparado a los corazones de los hombres. Su oportunidad y responsabilidad son grandes, porque conoce el Plan, están en contacto con los guías instructores en el aspecto interno y son sensibles a la impresión superior, siendo la analogía de los puntos de iluminación y también dadas “mentes iluminadas”…(13-85)

4. El nuevo grupo de servidores del mundo no es una nueva organización que se está formando en el mundo. Es simplemente un conjunto de hombres de objetivos constructivos, pacíficos y de buena voluntad, vinculados libre­mente, que ponen el énfasis sobre la previa necesidad de establecer rectas relaciones humanas, antes de cualquier paz duradera. Este grupo no respon­derá a la fidelidad y lealtad de ningún hombre. Es la agrupación de todos los que trata de expresar el espíritu crístico y están libres de todo espíritu de odio y venganza. Este grupo desafía al mundo a abandonar todos los antagonismos y antipatías, odios y diferencias raciales, y trata de vivir en términos de una familia, una vida y una humanidad.

El nuevo grupo de servidores del mundo cree que (por intermedio de la buena voluntad) el nuevo orden mundial puede ser firmemente establecido en la Tierra. (13-173/4)

5. La fuerza del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo radica en tres factores:

  1. Ocupan una posición intermedia entre las masas humanas y el subje­tivo e interno gobierno mundial.

  1. Extraen sus miembros (si puede emplearse una palabra tan inadecua­da) de todas las clases – la aristocracia, la intelectual, la burguesa, la clase alta y la baja, y también de los estratos superiores del proletariado.

  1. Están estrechamente interrelacionados y en constante contacto y armonía entre sí, debido a la unidad de objetivo, métodos definidos, uniformidad de técnicas y buena voluntad. (15-484)

6. El partidismo, la lucha a favor o en contra, y el espíritu partidista, caracteriza al mundo moderno de los hombres. El Nuevo Grupo de Servido­res del Mundo no tiene tiempo ni se interesa en esas actividades que conducen a la separación, división y lucha. Apoya todas esas tendencias que llevarán Oportunamente a la formación de un tercer partido, libre de odios políticos y religiosos y no es conocido ni comprendido, siendo relativamente impotente para impresionar definidamente el pensamiento del mundo. Sin embargo si hay habilidad en la acción y adhesión a los principios de colaboración armónica, puede, en pocos años, demostrar verdadero poder o influencia.

Sólo así el trabajo podrá entrar en un segundo ciclo de influencia destacada y definida y únicamente será posible si quienes tienen visión no escatiman esfuerzos y sacrifican su tiempo y dinero para llevarlo a cabo. Este grupo se ubicará entre explotados y explotadores, antagonistas y pacifistas, pueblos y gobernantes, sin apoyar a nadie ni demostrar parcialidad, sin fomentar desórdenes políticos ni religiosos y tampoco nutrir odios individuales, nacio­nales o raciales. Será el intérprete de las correctas relaciones humanas, de la unicidad básica de la humanidad, la hermandad práctica, la inofensividad positiva en la palabra hablada o escrita, y apoyarán esa síntesis interna de los objetivos que reconocen el valor del individuo y, al mismo tiempo, la signifi­cación del trabajo grupal. La difusión de estas ideas y de los principios de buena voluntad traerán la formación de este tercer grupo en los asuntos mundiales.

En el curso de pocos años, si el trabajo se lleva a cabo sobre estos conceptos, la opinión pública se verá forzada a reconocer la potencia de este movimiento orientado hacia la paz, la comprensión internacional y la mutua buena voluntad. (15-510/1)

(VOLVER AL INDICE)

Requisitos para los Miembros

1. El personal de grupo es conocido sólo por los Hermanos Mayores de la raza, y no se guarda registro de los nombres. Sólo deben existir tres requisitos principales:

i.      Es esencial cierto grado de unificación entre el alma y su mecanismo, y debe estar alineada y activa la triplicidad interna alma-mente-cere­bro, que en la mayoría está generalmente aletargada.

ii.     El cerebro debe ser telepáticamente sensible a voluntad, en dos direcciones. Debe ser consciente del mundo de las almas y también del mundo de los hombres.

iii.    Debe haber capacidad para pensar en forma abstracta o sintética, lo cual permitirá al hombre salvar las barreras raciales y religiosas. Cuando se posee tal capacidad, hay también una firme creencia en la continuidad y correlación de la vida después de la muerte.

En resumen, debe observarse que los grupos del pasado han representado ciertos aspectos de la verdad y demostrado ciertas características de rayo. El nuevo grupo expresará todos los aspectos e integrará a miembros de todos los rayos. La mayoría de los trabajadores de los numerosos grupos llevaron adelante ciertos detalles del plan, agregando su parte de energía al impulso progresivo de la humanidad; poro exceptuando algunos místicos destacados como Meister Eckhart, la mayoría lo ha efectuado sin comprender verdade­ramente lo que estaba realizando, y sin captar la relación de cuerpo-alma, que conduce al trabajo realmente inteligente. Han sido esencialmente grupos de personalidades, con ese toque de genio que indica cierto contacto con el alma. El grupo ahora en formación, está compuesto por aquellos que son conscientes de la realidad del alma y ha establecido un verdadero y perdura­ble intercambio egoico; consideran la mente, las emociones y la naturaleza corpórea, simplemente como un mecanismo, por el cual pueden establecerse los contactos humanos; deben realizar su trabajo tal como lo conciben, por medio de este mecanismo, actuando bajo la dirección del alma. Por lo tanto, son almas vivientes que trabajan a través de personalidades, pero no a través de personalidades activadas por ocasionales impulsos egoicos. Los miembros de los distintos grupos fueron todos más o menos unilaterales, y sus talentos estuvieron encauzados en alguna línea específica. Demostraron la capacidad de escribir como un Shakespeare, pintar como un da Vinci, producir obras maestras como un Beethoven, o lograr cambios mundiales como Napoléon. Pero el nuevo tipo de trabajador grupal es un individuo completo, con capacidad para hacer casi todo lo que se propone, con el impulso fundamen­tal de trabajar preferentemente en niveles mentales más que en el plano físico, Por consiguiente es de utilidad para la Jerarquía, porque puede ser utilizado de distintas maneras, y su flexibilidad y experiencia y su contacto estable pueden subordinarse a los requisitos del grupo.

El verdadero exponente de este nuevo tipo grupal no aparecerá, por supuesto, antes de muchas décadas. Será un verdadero acuariano con un toque universal e intensa sensibilidad; tendrá un mecanismo mental bien organizado, un equipo astral que responda principalmente a las vibraciones espirituales superiores, un cuerpo de energía poderosos y controlado y un cuerpo físico sano, aunque no robusto, como comúnmente se dice. (4-302/4).

2. Quizás me pregunte: ¿qué impide a un hombre ser miembro de tal grupo? Digo con énfasis que sólo cuatro cosas impiden su afiliación:

Primero, una personalidad no coordinada. Esto implica necesariamente una mente sin entrenamiento y un intelecto débil.

Segundo, el sentido de separatividad, de diferenciación y de superioridad, respecto a sus semejantes.

Tercero, la posesión de un credo. No importa cuán bueno sea, inevitable­mente produce exclusividad. Siempre excluye a alguien.

Cuarto, el orgullo y la ambición.

También preguntarán, ¿cómo cualificarse uno mismo? Las reglas son tres y sencillas. Primero, aprendan a practicar la inofensividad; segundo, no deseen nada para el yo separado, y tercero, busquen el signo de la divinidad en todo. Tres reglas sencillas, pero muy difíciles de realizar.

Detrás de ese grupo de místicos, que incluye a los pensadores (repito la palabra pensadores) de todos los sectores del pensamiento y del conocimiento humanos, se encuentra la Jerarquía de Maestros, y entre estos dos grupos también existe un conjunto de instructores, del cual formo parte. Ellos actúan como intermediarios y transmisores de energía. Repito y pido nuevamente que presten atención, pues este grupo que se va formando lentamente y es extraído de todos los grupos imaginables de pensadores y hombres inteligen­tes. Sin embargo, y esto sorprenderá a algunos, no hay entre ellos muchos de los así llamados ocultistas. Esto se debe a que los ocultistas son numéricamente pocos en relación con las masas, y también a su tendencia al sectarismo, exclusi­vidad y autoestimación. Los trabajadores humanitarios y altruistas se encuentran entre ellos; los dirigentes políticos, los economistas y los científicos de los laboratorios del mundo también están allí, y los eclesiásticos y adherentes de todas las religiones del mundo, como también los místicos prácticos y unos cuantos ocultistas. El verdadero ocultista es raro de encontrar. (4-313/4)

3. Este grande y espiritual agrupamiento de servidores está superficialmente vinculado en el plano físico; en el plano astral el vínculo es más fuerte y se basa en el amor a la humanidad, y en el plano mental se establece un vínculo mayor desde el punto de vista de los tres mundos, como un todo. Por lo tanto, es evidente que en el individuo deben efectuarse ciertos desarrollos antes de que pueda llegar a ser, conscientemente, un miembro activo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, grupo principal que, en la actualidad, trabaja definidamente bajo la Ley del Progreso Grupal:

i.      El individuo tienen que haber despertado el centro cardíaco y exte­riorizar su conducta en tal forma, que el corazón se vincule rápida­mente con los centros cardíacos de por lo menos ocho personas. Entonces el centro cardíaco del Logos planetario podrá ocultamente absorber los grupos formados por nueve aspirantes conscientes. A través del centro cardíaco, Su vida afluirá y los miembros del grupo contribuirán con su cuota de energía a las influencias de la vida que circulan a través de Su cuerpo. La información que antecede es sólo de interés para quienes han despertado espiritualmente, y significará poco o nada para quienes aún duermen.

ii.     El centro coronario debe estar también en proceso de despertar, y la capacidad para “mantener la mente firme en la luz” debe estar algo desarrollada.

iii.    Tiene también que emprender alguna actividad creadora, y el servidor debe estar activo en algunos de los movimientos humanitarios, artís­ticos, literarios, filosóficos o científicos.

Todo esto implica la integración y el alineamiento de la personalidad y esa simpatía atractiva y magnética que de un modo u otro caracteriza a los discípulos. Así, desde el punto de vista esotérico, existen en el individuo ciertos grandes triángulos de energía y, en consecuencia, en mayor grado en la humanidad. (15-160/1).

4. Las afiliaciones políticas y religiosas a que pertenece un individuo pueden ser fuertemente sustentadas e inspirarle su verdadera lealtad, y sin embargo no le impedirán tomar parte activa en el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Tampoco le imposibilitarán actuar activamente en pro de la buena voluntad mundial, ni serán una barrera para la sensibilidad espiritual que hace al hombre susceptible a la impresión espiritual superior interna.

Los servidores de la Jerarquía espiritual y los discípulos del mundo existen en todas las naciones; son leales a la ideología de esa nación o a las tendencias políticas de un pensamiento o gobierno; los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo pertenecen a todo credo político y reconocen la autoridad de cualquier religión imaginable. Las personas de buena voluntad actúan en todos los grupos, no importa cual sea su ideología, credo o creencia. La Jerarquía no busca colaboradores en una determinada escuela de pensa­miento, credo político o gobierno. Extrae sus miembros de todos ellos y colabora con todos. Esto lo he dicho frecuentemente, sin embargo, les cuesta creerlo, pues la mayoría de ustedes están plenamente convencidos de que su creencia y aceptación peculiares de la verdad son las mejores y verdaderas. Lo serán para ustedes, pero no para quienes tienen otra creencia, nacionali­dad o religión. (15-558)

(VOLVER AL INDICE)

Miembros del N.G.S.M.

1. Los miembros del nuevo grupo de servidores del mundo pertenecen a todos los sectores del esfuerzo humano de los cuales la religión organizada es sólo una. Hay científicos que repudian, violentamente lo que no ha sido comprobado, sin embargo dedican toda su capacidad y conocimientos cien­tíficos al servicio de la humanidad – cada uno en el campo científico elegido; tenemos en los estratos económicos hombres que consideran una responsa­bilidad manejar inteligentemente el dinero como servicio a los demás, aunque la terminología mística y ocultista, nada signifique para ellos; hay educadores que se preocupan por formular inteligentemente el conocimiento y poseen una comprensión enciclopédica de la acumulada sabiduría de las edades, y tratan de utilizarla para adaptar a la joven generación a fin de vivir bella, constructiva y creadoramente; hay eclesiásticos y guías religiosos (en alguna de las religiones mundiales) que no están atados ni obstaculizados por la forma, el espíritu de la luz reside en ellos y aman inteligentemente a sus semejantes. Si todas estas personas pertenecen al nuevo grupo de servidores del mundo son inevitablemente pensadores reflexivos, con objetivos creado­res, verdaderamente inteligentes y han sumado a su inteligencia el amor en expansión.

Estos hombres y mujeres mantienen una doble relación con el resto de la humanidad, a la cual tratan de servir, y con la Jerarquía, por conducto de algún Ashrama – Ashrama que es la fuente de su inspiración y de sus esfuerzos creadores, dedicados a pensar y trabajar.

El discípulo aceptado en este trabajo grupal está conscientemente en armonía con dos centros planetarios (la Humanidad y la Jerarquía), y su pensamiento creador condiciona mayormente al grupo. Sin embargo, muchos de sus miembros son conscientes de su relación con la humanidad y de su servicio planeado, pero totalmente inconscientes de la fuete invisible de su inspiración. Esto no tiene importancia, porque –si su móvil es puro, su inteligencia es aguda y su capacidad meditativa adecuada– reciben inspiración y desarrollan la intuición en cualquier caso. Quienes pertenecen al nuevo grupo de servidores del mundo y pueden meditar y meditan, son realmente agentes de la relación existente entre la Jerarquía y la Humanidad. Lógica­mente, tal relación siempre ha existido y muchos místicos y algunos ocultistas han servido como canales de relación; el grupo está actualmente recién organizado y la tarea de invocación y evocación, por primera vez en la historia, se ha equilibrado o llevado a cabo en un porcentaje equitativo. (50% y 50%).

Repito, el nuevo grupo de servidores del mundo está formado por muy diversos tipos de hombres y mujeres escogidos de todas las naciones, sostie­nen muy diversos puntos de vista y poseen diferentes profesiones e ideologías, por lo tanto es el verdadero representante de la humanidad, siendo este grupo más poderoso que nunca.

Cuando el trabajo de la Invocación llegue a una etapa elevada de desarro­llo y haya transcurrido el año culminante de1952, será conveniente llevar a la atención del público y en escala mundial, la realidad del nuevo grupo de servidores del mundo.

El nuevo grupo de servidores del mundo está formado por los siguientes grupos.

i.      Los iniciados y discípulos que conscientemente son parte de la Gran Logia Blanca.Los aspirantes y discípulos menores, afiliados a la Jerarquía, que no poseen generalmente esa continuidad de conciencia que lograrán más adelante.

ii.     Los que se hallan en el sendero de probación y no están aún afiliados a la Jerarquía, pero que sujetos ala impresión jerárquica han decidido servir a sus semejantes.

iii.    Un creciente número de personas que responden al idealismo y al propósito del nuevo grupo de servidores del mundo, que se unirán rápidamente al grupo.

El requisito esencial es la Meditación, pero como bien saben, no es necesariamente la meditación establecida por escuelas ocultistas e iglesias; sin embargo, para ser miembro del grupo se requiere el desarrollo del espíritu reflexivo en cierta línea de la comprensión humana y también el poder de enfocar la atención en lo que puede ser de beneficio a la humanidad, más el reconocimiento compasivo de la necesidad humana. El hombre o la mujer irreflexivos o los que están totalmente absorbidos por los negocios, la política o los vínculos familiares, no pueden formar parte del nuevo grupo de servi­dores del mundo, porque el grupo exige una definida medida de descentra­lización, a lo cual contribuirá rápidamente el hábito de la meditación. (6-182/4).

2. Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo sustentan los siguientes ideales:

i.      Creen en un gobierno mundial interno y en un emergente plan evolu­tivo. Pueden observar sus signos a través de las épocas. Es inevitable que expresen la significación de este gobierno mundial interno y de la Jerarquía planetaria en distintos términos. Quizás lo considere desde el ángulo peculiar de su propia tradición y educación, lo cual no se puede impedir y carece de importancia. Lo importante es que están en contacto con el centro de energía que trata de guiar los asuntos humanos, conocen algo de los detalles del plan inmediato y emplean todas sus energías para desarrollarlo.

ii.     Cultivan constantemente un espíritu de buena voluntad internacional, y a este fin consagran todos sus esfuerzos. Evitan todos los puntos de desavenencia, considerándolos como incidentales al grado de evolu­ción a que ha llegado la raza, y están convencidos del inevitable cambio favorable que está en camino. Acentúan el común empeño y tratan de explicar al público, la tendencia de los actuales esfuerzos mundiales a medida que comienzan a realizar el trabajo de encaminar al mundo hacia nuevos senderos e inculcar en las mentes de los pueblos nuevos y mejores ideales.

iii.    Tratan además de demostrar que muchos experimentos nacionales religiosos y sociales, sólo son expansiones, modos de progreso y lecciones necesarias. Procuran demostrar que los efectos serán dos. Primero, esas líneas de pensamiento y consiguientes métodos que liberarán eventualmente al género humano de sus actuales limitacio­nes y dificultades. Estos experimentos no son esfuerzos perdidos. Tienen su lugar y propósito definidos. Segundo, enseñarán a recono­cer los métodos y técnicas indeseables de gobierno y religión, porque propagan el virus del odio, engendran las diferencias de clase y raciales y, en consecuencia, van en detrimento de la comprensión mundial, de la buena voluntad internacional y de la amistad espiritual.

Hoy, todo pensador prominente, en sus momentos más inspirados, valora la necesidad de la paz mundial, del orden internacional y de la comprensión religiosa que, en último análisis, conducen a la estabilidad económica. (15-498/9).

3. Para los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y para los hombres y mujeres de buena voluntad, la Jerarquía de Guías espirituales ha establecido reglas que tratan de:

i.      Establecer relaciones pacíficas, en armónica conformidad, y colabo­ración con el gobierno o el estado al cual le deben lealtad. No significa apoyar toda la política y líneas de actividad emprendidas por dicho gobierno, pero sí abstenerse de realizar todo lo que pueda causar dificultades. Siempre hay un amplio margen para una gran actividad constructiva dentro de cualquier política o régimen gubernamental, y los servidores de los Grandes Seres y de la humanidad dirigirán su atención a estas empresas constructivas y pacíficas.

ii.     No interferir en los asuntos de cualquier grupo político o religioso.

iii.    Demostrar buena voluntad práctica en el medio ambiente que el destino les ha deparado.

iv.    Ser inofensivos, en su modo de expresarse y en la vida de relaciones, con su familia, comunidad, nación o grupo de naciones. Esto significa mantener una sólida política de no-agresión. Ningún líder, nación o raza, debe ser atacado o difamado.

Esto es algo de mucha importancia y no es fácil lograrlo. Sienta las bases para la rápida formación y el definitivo surgimiento del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y para descubrir y organizar a los hombres y mujeres de buena voluntad dondequiera residan. La Jerarquía espiritual no puede trabajar con personas que critican, cuyas ideas y actitudes son separatistas y en sus creencias y comentarios son violentamente parciales. Esta es la enun­ciación de un hecho. Espero que se entrenen para realizar correctamente dicha actividad comenzando por sus propias vidas y su expresión personal en el mundo. (15-564).

(VOLVER AL INDICE)

 

 

El Símbolo del Grupo

El grupo es y será totalmente subjetivo. Sus componentes están vinculados telepáticamente, o se reconocen entre sí a través de la calidad del trabajo que están haciendo en el mundo externo y la inclusividad de la nota que emiten. Está inspirado desde arriba por las almas de sus integrantes y por los Grandes Seres, y su actividad energetizada, debido a las necesidades de la humanidad misma. Está compuesto de almas vivientes y conscientes que actúan a través de personalidades coordinadas. Su símbolo es un triángulo dorado que encierra una cruz de brazos uniformes, con un brillante en un ápice del triángulo. Este símbolo nunca se reproduce en forma alguna. Brilla sobre las cabezas de todos los que pertenecen al grupo, y nadie puede verlo (ni siquiera un clarividente), a excepción de alguno de sus miembros, y sólo cuando –para propósitos del trabajo– es necesario estimular su reconocimiento. El lema del grupo es: La Gloria del Uno.

Nada más puedo decir por ahora, pero dará una idea de la realidad del trabajo que se lleva a cabo. Quizás sirva de incentivo para un renovado esfuerzo, por parte de todos los que trabajan y se capacitan en el servicio altruista. (4-314).

(VOLVER AL INDICE)

 

Reuniendo a los Hombres y Mujeres de Buena Voluntad

El espíritu de buena voluntad prevalece en millones de seres y evoca el sentido de responsabilidad. Es el primer indicio, en la raza, de que el hombre es divino. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo cuenta con este cons­tante acrecentamiento de buena voluntad e intenta utilizarla. Subsiste en los miembros de todos los grupos que se dedican al mejoramiento mundial, y constituye un poder no utilizado ni organizado en un grupo, porque hasta ahora las personas de buena voluntad han dado individualmente su lealtad y su esfuerzo a sus organizaciones o empresas. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no tiene la intención de interferir esta lealtad, ni paralizar activi­dad alguna, sino reunir en un todo organizado a dichas personas, sin crear una nueva organización, ni desviarlas del trabajo emprendido.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es ya un grupo activo funcio­nante! Todo hombre y mujer de ambos hemisferios, que trabaja para eliminar las brechas que existen entre los pueblos, evocar el espíritu de hermandad, fomentar el sentido de interrelación sin establecer barreras raciales, nacio­nales o religiosas, es miembro del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, aunque no lo haya oído nombrar.

…Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no constitu­yen, por lo tanto, un grupo de místicos imprácticos. Saben exactamente lo que tratan de hacer, y sus planes están trazados de tal manera que sin perjudicar –a situación existente alguna– descubren y retienen a los hombres de buena voluntad en todo el mundo. Demandan en forma unida que estos hombres de buena voluntad se mantengan comprensivamente juntos, constituyan un gru­po de personas que aumente lentamente, se interesen por el bien de la humanidad y no por el propio e inmediato bien del medio ambiente. Aunque su interés por el bien general es muy amplio, no impedirá que sean buenos ciudadanos de la nación que el destino les ha deparado. Se conformarán con, y aceptarán la situación en que se encuentran, pero trabajarán (en esa situación y bajo cualquier gobierno u orden religioso) para la buena voluntad, derribar las barreras y para la paz mundial. Evitarán todo ataque a los regímenes y personalidades existentes y cumplirán las leyes del país en que viven; no cultivarán el espíritu de odio, valiéndose de toda oportunidad para acentuar la hermandad de las naciones, la unidad de la fe y la interdependen­cia económica. Se empeñarán en no pronunciar una palabra ni desarrollar una acción que produzca separación o genere antipatía.

Estas amplias generalizaciones rigen la conducta de los hombres de buena voluntad que tratan de colaborar en el trabajo que realiza el Nuevo Grupo de Servidores del mundo. A medida que aprende a hacer con eficacia, y logran una firme y correcta actitud hacia sus semejantes, son gradualmente absorbidos en las filas del Nuevo Grupo no mediante un proceso formal de afiliación, puesto que éste no existe (no hay una organización formal) sino desarrollando las cualidades y características necesarias. Aquí es de mucho valor repetir que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no es una organi­zación. No tiene sedes, sino sólo unidades de servicio en todo el mundo y tampoco presidente o comisión directiva; sólo posee servidores en todos los países, los cuales se ocupan sencillamente de descubrir a las personas de buena voluntad. Esta es la tarea inmediata. Las personas de buena voluntad deben ser descubiertas y entrenadas en la doctrina de la no separatividad, educadas en los principios de la colaboración y en las características del nuevo orden social, pues esencialmente es un realineamiento subjetivo, cuyo resultado será un pronunciado cambio originado por el peso de la opinión pública, basado en la buena voluntad, que no conoce barreras nacionales, raciales, ni diferencias religiosas. Año tras año deberán efectuar un trabajo muy activo, divulgando ampliamente las enseñanzas sobre la buena voluntad universal, para que deje de ser un bello sentimiento, se convierta en la aplicación práctica de la buena voluntad, mediante la acción en los asuntos cotidianos y en todos los países del mundo.

…La próxima tarea, a la que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo consagrará su esfuerzo, será eliminar el temor que impera en el mundo. Esto puede lograrse y tendrá lugar cuando los hombres y mujeres de buena voluntad se den cuenta de que el tesoro de la buena voluntad existe en todos los países. Hay millones de personas de buena voluntad en el mundo; aumen­taron constantemente como resultado del sufrimiento de la guerra mundial, pero al verse solos se han sentido aislados, impotentes y fútiles, relegados, inútiles e insignificantes. Como individuos aislados, lo son, pero no como parte de un gran movimiento mundial que tiene una base espiritual y expresa la divinidad esencial del hombre. El poder conjunto de la buena voluntad, algo que hasta ahora no había sido organizado, se descubrirá que es irresis­tible. (15-487/9)

2. Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, tal como aquí se ha descrito, se mantienen libremente unidos por la mutua comprensión y la similitud de objetivos, sea conscientes o inconscientes de los demás y del grupo. A través de ellos se descubren los hombres de buena voluntad. Sus nombres y direcciones han sido anotados y se han confeccionado listas para enviarles literatura. Cualquiera sea la capacidad para servir a sus semejantes, deberá ser registrada y utilizada cuando sea posible. Así, por intermedio de los hombres de buena voluntad, se podrá nutrir y desarrollar, en todos los países, el principio de buena voluntad y oportunamente, aplicarlo en forma práctica. Estas personas constituirán un nuevo grupo de pensadores prácticos en cada nación que no serán una amenaza para ningún gobierno, ni trabajarán en contra del orden establecido. Se volcarán a esos movimientos y empren­derán esas actividades que de ninguna manera fomentan el odio, el antago­nismo, ni causan separaciones en sus semejantes. Ningún gobierno o iglesia puede hacer objeciones respecto a este grupo. (15-491).

(VOLVER AL INDICE)

 

Su Misión

1. Este grupo tiene una misión específica y del cual podrán exponerse algunos detalles:

En primer lugar, es una tentativa para exteriorizar la Jerarquía en el plano físico, o una pequeña réplica funcional de este cuerpo esencialmente subje­tivo. Todos sus integrantes poseen cuerpos físicos, pero deben trabajar en formar completamente subjetiva, utilizando así el mecanismo sensible interno y la intuición. Lo componen hombres y mujeres de todas las naciones y edades, pero cada uno debe estar orientado espiritualmente, ser servidor consciente, estar mentalmente polarizado y alerta, y todos deben ser inclu­yentes.

Una de las condiciones esenciales impuestas al personal del grupo es que debe estar dispuesto a trabajar en niveles subjetivos sin que se los reconozca tras la escena, como hacen los Grandes Seres. Sus miembros deben liberarse de toda ambición, orgullo de raza y de realización. Además deben ser sensiblemente conscientes de sus semejantes y de sus pensamientos y medio ambiente condicionante.

..Este grupo da una amplia significación a la palabra “espiritual” pues cree que significa un esfuerzo incluyente hacia el mejoramiento, la elevación y la comprensión humanos; le da significado de tolerancia, comunión sintética internacional, inclusividad religiosa y todas las corrientes de pensamientos que conciernen al desarrollo esotérico del ser humano.

Por lo tanto, se trata de un grupo sin terminología ni biblia específica alguna; no posee credo ni formulación dogmática de la verdad. El impulso motivador de cada uno y de todos, es el amor a Dios cuando se manifiesta en amor al prójimo. Conoce el verdadero significado de la hermandad, sin distinción de razas. Sus miembros llevan una vida de servicio voluntario, prestado con desinterés y sin reservas. (4-302)

2. Se envió y distribuyó amplia información sobre el nuevo grupo de servidores del mundo, a la que se le dio extensa difusión en un folleto titulado “Los Próximos Tres Años”. Esto señaló la introducción (si puedo expresarlo así) en el plano físico, del nuevo grupo de servidores del mundo, ya en existencia activa. Este grupo se va integrando lentamente y hace sentir su influencia en forma paulatina en la tarea primordial de educar a la opinión pública, único medio poderoso de trabajar y de mayor fuerza y valor definido que cualquier legislación o énfasis puesto sobre la autoridad.

Como derivado de la integración de este nuevo grupo, se va formando en el mundo ese “puente de almas y de servidores” que hará posible la fusión de la subjetiva Jerarquía interna de almas y el mundo externo de la humanidad, lo que constituirá una fusión y mezcla efectivas y marcará la iniciación de la familia humana, mediante las realizaciones de sus miembros más avanzados. Esto constituye el verdadero “matrimonio en los cielos” de que habla el cristianismo místico; el resultado de esta fusión será la manifestación del quinto reino de la naturaleza, el reino de Dios. Antiguamente en la historia de la raza, tuvo lugar un gran acontecimiento que trajo a la manifestación el cuarto reino de la naturaleza, el humano. Hoy nos encontramos al borde de un evento similar, pero más trascendental: la aparición del quinto reino, como consecuencia de la actividad planeada del grupo de servidores del mundo, en colaboración con la Jerarquía de almas perfectas y bajo la guía del Cristo. Esto introducirá la nueva era; en la cual existirán al mismo tiempo cinco reinos de la naturaleza sobre la tierra. (5-44/5)

3. La enseñanza saldrá de estados Unidos de América, pero Europa es el campo para educar al mundo en las ideas de la verdadera unidad mundial y la inteligente presentación del Plan. Desde ese continente la inspiración puede llegar a Oriente y a Occidente.

Emprenda este trabajo con valor y sin apremios. Combine los inteligentes métodos de las organizaciones actuales con la visión de los recientes sistemas de trabajo. Su tarea es de carácter espiritual y sus objetivos son educativos, siendo su finalidad la divulgación de esos principios que deben regir el modo de vivir y las actitudes mundiales, durante la nueva era. Al presentar el trabajo que puede realizar el nuevo grupo de servidores del mundo, se pueden señalar ciertos programas definidos y de aplicación inmediata, como el de educar a la opinión pública sobre el principio de la no separatividad. Pero para esto se requiere mucha meditación y un claro pensar… La técnica a seguir y los métodos a emplear para despertar el interés y atraer el apoyo necesario, deben decidirlo los discípulos y trabajadores occidentales y no yo, vuestro hermano oriental. Sólo puedo estimular su alma para que alcance clara percepción, visión inteligente, verdadera comprensión y planeamiento acer­tado. Lo restante del trabajo y la materialización del proyecto está en sus manos y en las de quienes respondan a las ideas presentadas. (5-160).

4. La función del nuevo grupo de servidores del mundo consiste en “forzar” dinámicamente en el mundo la energía de la voluntad al bien; las personas comunes que responden inconscientemente, expresarán buena voluntad. (6-44).

5. El nuevo grupo de servidores del mundo (trata) de preparar a la humanidad para la reaparición de Cristo. Tal trabajo preparatorio es el mayor incentivo que subyace en todo lo que hago y fue la razón principal para la formación del grupo a principios de este siglo. Precursores de este grupo aparecieron en el siglo diecinueve, pero la organización tal como existe ahora, es relativamente moderna.

…Es necesario que todos obtengan una más amplia visión de la empresa que este grupo ha emprendido, de lo contrario el trabajo de meditación obstaculizará y no ayudará. La tarea del grupo de servidores del mundo no es difundir información esotérica u ocultista. Al preparar al mundo de los hombres para la reaparición de Cristo, deben ser satisfechas las necesidades de los numerosos estratos del orden social: debe entrarse en contacto con grupos mundiales de todo tipo. Por lo tanto, gran parte del trabajo que debe realizarse será puramente económico y tendrá que ver con la correcta alimen­tación y establecimiento de una real seguridad para los millones de seres que – durante muchas vidas – no les interesarán las cuestiones esotéricas. La reforma de las iglesias en las numerosas religiones mundiales, es otro aspecto del mismo trabajo que no requiere información ocultista, sino la introducción del sentido común y de las ideas progresistas en la teología, y el traslado del énfasis eclesiástico de los valores materiales a los espirituales. Los regímenes políticos del mundo deben orientarse entre sí; el plan divino nunca contempló que todas las naciones y razas debían conformarse a alguna ideología política uniforme o ser reducidas a una forma general de gobierno. Las naciones difieren; poseen distintas culturas y tradiciones; pueden actuar en forma adecuada bajo distintos y variados gobiernos; sin embargo y al mismo tiempo alcanzarán una unidad de propósito, basada en el genuino deseo de un verdadero bienestar y progreso de los hombres del mundo.

En todas las esferas de pensamiento y actividad humanos, el nuevo grupo de servidores del mundo desempeña una parte prominente. En el mismo corazón de ese grupo mundial se encuentran aquellos que pertenecen a los Ashramas de los Maestros – como algunos de ustedes – o en la periferia o dentro de la esfera de influencia de tales Ashramas. Su tarea es mayormente meditativa, llevada a cabo a fin de influir las mentes de esos miembros del grupo que no están todavía en contacto con algún ashrama; trabajan así por humanitarismo, simpatía y por razones básicamente de rayo, estando todos esos miembros más o menos controlados por el rayo de su alma; esto afecta más definidamente a los distintos campos de servicio. En estas zonas mentales de la familia humana debe llevarse a cabo la preparación para la venida de Cristo; pero por regla, tal actividad no está asociada al ángulo esotérico o de acercamiento a la verdad, sino estrictamente al mejoramiento de las relacio­nes humanas. Cristo Mismo (hace dos mil años) trató de demostrar este tipo de actividad tan útil; impartió la enseñanza esotérica a unos pocos, a esos pocos que podían obtener alguna comprensión; pero Él se ocupó de las masas, de acuerdo al sentido común y a la ayuda en el plano físico. Recuerden esto. (6-206/8).

6. El objetivo principal del Nuevo Grupo de Servidores del mundo es, y ha sido siempre, reunir a todos los agentes de buena voluntad que responden a la energía de la divina voluntad al bien! Su trabajo puede ser intensificado constructiva y creadoramente por la unión del avatar de Síntesis y el Cristo. Su tarea consiste es introducir la Nueva Era, donde los cinco reinos de la naturaleza comenzarán a actuar como un todo creador. Su trabajo puede ser clasificado por sectores, funciones o actividades, para:

i. Llegar a una síntesis o unidad humana, que conducirá a un reconoci­miento universal de una sola humanidad, a lograrse mediante las correctas relaciones humanas.

ii.     Establecer correctas relaciones con los reinos subhumanos de la naturaleza, lo cual conduce al reconocimiento universal de que existe un solo mundo.

iii.    Arraigar abiertamente en la Tierra, el Reino de Dios, la Jerarquía espiritual de nuestro planeta, que conducirá al reconocimiento de que ¡os hijos de los hombres son uno. (8-71)

7. Esta Ciencia de Contacto gobierna todas las relaciones de nuestra vida Planetaria, incluyendo, por ejemplo, la armonía que se está estableciendo entre la humanidad y los animales domésticos. Dichos animales son para su propio reino lo que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es para la humanidad. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es puente de unión y medio de comunicación entre la Jerarquía – el quinto reino – y la Humani­dad – el cuarto reino – de acuerdo alactual Plan divino; los animales domésticos cumplen por lo tanto una función análoga entre la humanidad – el cuarto reino – y el reino animal – el tercero. Tales analogías frecuente­mente son campos fértiles de iluminación. (11-59)

8. (Su meta es) proporcionar un centro de luz en el mundo de los hombres y mantener elevada la visión para los hijos de los hombres. Esto nunca deben olvidarlo, y el nuevo grupo de servidores del mundo debe comprender su misión y reconocer las demandas que de él hace la humanidad. ¿Cuáles son estas demandas? Las enumeraré y pediré que simplemente las acepten y actúen de acuerdo a ellas:

i.      Que reciba y transmita iluminación desde el reino de las almas.

ii.     Que reciba inspiración de la Jerarquía y, en consecuencia, se dedique a inspirar.

iii.    Que mantenga ante los ojos de los hombres la visión del Plan, porque “donde no hay visión, los pueblos perecen

iv.    Que actúe como grupo intermediario entre la Jerarquía y la humani­dad, recibiendo luz y poder, luego inspirado por el amor, utilizar a ambos en la construcción del nuevo mundo futuro.

v.     Que se afane en Piscis, iluminado por Tauro, y responda de acuerdo al impulso acuariano proveniente de la Jerarquía.

Estos no sólo son objetivos individuales, sino la meta para todo el grupo. Los que responden a la fuerza dadora de vida de Acuario y a la fuerza dadora de luz de Tauro, pueden trabajar y lo harán en el nuevo grupo de servidores del mundo, aunque no lo conozcan esotéricamente ni hayan oído hablar de quienes son sus compañeros de trabajo bajo ese nombre. Recuerden esto. (18-197).

(VOLVER AL INDICE)

 

 

Actividades y Técnicas

1. Los objetivos e ideales del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo deben ser constante y claramente presentados al público pensante. Corresponde a los servidores decidir la forma de hacerlo y los medios a emplearse. Se les debe llamar la atención sobre esas actividades que, evidentemente, están de acuerdo al Plan, y dar a conocer y ayudar a realizar el trabajo y los proyectos de los Servidores del Mundo dondequiera estén. Para hacerlo, es necesario combinar con toda rapidez la acción inteligente y deliberada, debido a lo urgente de la crisis. Aparecerán aquellos cuya función consiste en colaborar y ayudar, pero nuestra percepción espiritual debe estar alerta para recono­cerlos…

Por medio de una correcta actividad interna y una dirección inteligente, el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo responderá acrecentadamente a las nuevas ideas presentadas, y adquirirá fuerza, optimismo, relación interna e interacción. Deberá convertirse y se convertirá en un grupo fuertemente unido en el mundo externo…

La tarea inmediata del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo consiste en poder moldear las ideas de los hombres de acuerdo a los cambios necesa­rios del pensamiento y a la nueva técnica de trabajo que debe desarrollarse en todo el mundo. Para lograrlo es necesario explicar las ideas que subyacen detrás del grupo y especificar claramente esas partes del Plan que son de aplicación inmediata. Debe acentuarse constantemente la realidad de lo interno y subjetivo (el mundo de valores reales) y el poder dinámico de las ideas a medida que controlan, y puede demostrarse que ellos controlan todo lo que sucede hoy en las naciones convulsionadas. Lo que acontece en el mundo se debe al actual desarrollo de las ideas.Respecto a la técnica a emplearse se podrían presentar ciertos contrastes.

En la actualidad todas las naciones están empeñadas en imponer a su pueblo ideas o conjunto de ideas. A los líderes, no importa cuán iluminados sean, les parece que es necesario aplicar la fuerza en una forma u otra y que exige una drástica coerción. Esto quizás sería necesario cuando ha sido mal interpretado el factor tiempo. A los líderes les parece que el bien inmediato del pueblo es de mayor importancia que cualquier acontecimiento que pueda sucederle a un individuo o a un pequeño grupo. En la tarea del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo el factor tiempo será mejor comprendido y el trabajo debe llevarse a cabo con la mayor rapidez posible y sin coerción mental o física. Sentar las bases correctas y promulgar los principios correctos tiene enorme importancia y debe afianzarse, pero no debe ponerse indebido énfasis en la regimentación de las ideas de los hombres dentro de un tiempo estipulado. Con prudencia, previsión, premeditación, amplitud y habilidad, debe prepararse el terreno y presentarse argumentos a fin de fomentar la buena voluntad y desarrollar y difundir la hermandad en escala internacional.

Teóricamente, el ideal de la hermandad ha sido presentado por muchas 0rganizaciones,fraternidades y grupos teosóficos; pero los que han promul­gado la idea de la hermandad en estas diversas organizaciones son demasiado separatistas y sectarios para llevar adelante el trabajo en forma constructiva.

La función primordial de este Nuevo Grupo es materializar esas ideas que hasta hoy sólo fueron teorías. Deben apartar la teoría del sentimiento, del idealismo y de la aspiración mística, y toda la cuestión debe ser llevada ante el público como un factor concreto y demostrado.

Deben acentuar la manifestación de la buena voluntad y el cumplimiento de la ley del amor, no la afiliación a las organizaciones con sus títulos y doctrinas. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo debe mantenerse al margen de todo ello, o de lo contrario, el trabajo se estrellará en las antiguas rocas de la doctrina y la organización. Los miembros del Nuevo Grupo deben permanecer superficialmente vinculados por la mutua y buena voluntad y la unanimidad de sus objetivos, expresados a pesar de los límites nacionales, las diferencias raciales y los prejuicios religiosos. Han de poner el peso de su influencia detrás de todos los movimientos que luchan por eliminar las diferencias y expresar objetivos similares. Sus miembros fomentarán, ayuda­rán y alentarán todas las tareas que llevan a la síntesis y a la comprensión internacionales y que expresen esas interpretaciones religiosas que inculcan el espíritu de unidad.

El poder que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo manejará opor­tunamente, será extraído de dos fuentes: primero, de ese centro interno o gobierno mundial subjetivo, cuyos miembros son responsables de la difusión de esos ideales e ideal que han conducido a la humanidad hacia adelante, época tras época. Este centro interno ha existido siempre, y todos los grandes conductores de la raza, en todos los sectores, han estado vinculados con él. Los miembros que componen este gobierno mundial subjetivo podrán vivir en cuerpos físicos o estar desencarnados…

Estas grandes almas se distinguen principalmente por el hecho de que no conocen limitación mental, y su inclusividad es tal que para ellos no existen distinciones raciales ni diferencias religiosas.

La segunda fuente de donde el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo extraerá su poder, será de los hombres de buena voluntad que existen en el mundo en cualquier momento dado. Serán capaces de poner en actividad, en determinado instante, tal fuerza de pensamiento y tal trascendental opinión pública, que oportunamente estarán en posición de afectar definidamente los asuntos mundiales. Una de las funciones consistirá en poner en contacto a los hombres de ideales similares y también dirigir y fomentar sus esfuerzos.

El conocimiento de estos ideales será divulgado en todas partes a pesar de la oposición y la desconfianza. Estas verdades deben expresarse en todos los idiomas y por todos los medios disponibles, y se harán circular utilizando a toda persona que esté dispuesta a ello. No deberá escatimarse ahora esfuerzo alguno ni en los próximos años. Ante todo, este trabajo debe realizarse por medio de la palabra escrita y, luego, cuando haya disponibles personas entrenadas, por medio de la palabra hablada. Debe haber síntesis de esfuerzo y eliminarse los aspectos innecesarios y personales del trabajo.

Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo aprenden generalmente por el oído y la concentrada atención que proviene de la actitud interna de oír constantemente. Están desarrollando esa percepción espiritual latente, pero inactiva en el hombre común… Esta actitud de oír y el rápido y consiguiente reajuste a los mandatos internos recibidos, son la características del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. (15-500/3).

2. A fin de lograr una idea del trabajo a realizarse durante los próximos años, será de valor indicar tres de las actividades de este Nuevo Grupo. Su trabajo está destinado a:

i.      Producir el equilibrio de las fuerzas que existen hoy en el mundo, responsables del prevaleciente desasosiego y caos, para que la raza pueda volver a un punto de equilibrio.

ii.     Actuar como intérpretes de las nuevas actitudes y actividades que, oportunamente, regirán a la humanidad en la Nueva Era.

iii.    Lograr la eventual síntesis y unificación de las personas comprensivas y de buena voluntad de un grupo coherente. La mayoría de quienes trabajan aisladamente en los diversos campos de la actividad humana (política, religiosa, científica y económica) deben ser puestos en con­tacto entre sí y hacerles comprender su unidad esencial.

El principal objetivo y propósito de los que están asociados con el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es poner orden en el caos y lograr que las cuestiones ampliamente separatistas de la vida moderna adquieran cierta estabilidad. Entonces los hombres tendrán tiempo para establecer los reajustes necesarios, recapacitar y llegar a algunas conclusiones vitales y alcanzar un período de relativa quietud donde se pueden establecer nuevos modos de vivir, a fin de percibir y desarrollar cosas más importan­tes. (15-506/7).

3. Respecto al trabajo unido requerido, sólo puedo indicar las siguientes línea de actividad, y a ustedes les corresponde seguirlas, si así lo desean, o hacer lo posible para que otros lo hagan:

i. Descubrir a los hombres y mujeres de buena voluntad, aunque no reconozcan que tienen prejuicios raciales, nacionales o religiosos.

ii.     Poner a estas personas en contacto con las Unidades de Servicio en los países en que vivan.

iii.    Educarlos sobre lo siguiente:

(a)   Los principios de buena voluntad y el medio y método para su verdadera expresión en la vida diaria.

(b)   La necesidad de que sean trabajadores activos, prácticos y cons­tantes para difundir la buena voluntad en el mundo.

(c)   La necesidad de preparar listas para intercambiar correspondencia (creo que así lo llaman), enviando literatura a quienes ven la vida desde al ángulo de los valores espirituales y tratan de cons­truir para el futuro.

iv.    Mantener al tanto de las actividades que realizan a las autoridades de cualquier nación o de todas las naciones, a fin de que sepan que todo lo que hacen o puede hacer, no tienen nada de subversivo en sus actividades proyectadas ni nada que sea causa de dificultades para 7ningún gobernante o gobierno.

v.     Mantenerse en constante contacto con las Unidades de Servicio y seleccionar cuidadosamente a quienes representan el trabajo que han emprendido.

vi.    Manejar cuidadosamente los grupos de meditación, de manera que nada en ello pueda considerarse como un secreto, o despertar la sospecha de ser una organización secreta. No lo son. Se debe poner de relieve que este trabajo no es secreto.

vii.   Tratar de llevar a cabo en la forma más activa y concienzuda el empleo de la prensa y la radio. Sobre estos dos últimos hagan hincapié, pues por su intermedio se podrá llegar a la mayoría de los seres humanos.

viii.  Tener presente que cada plenilunio de Wesak constituye un período de intenso esfuerzo, precedido por una preparación y purificación personales, procurando poner un fuerte énfasis sobre:

(a)   Despertar la sensibilidad a la impresión espiritual interna que emana de la Jerarquía y del Grupo.

(b)   Valorar inteligentemente los pasos que deben darse durante los próximos doce meses, y el cuidadoso planeamiento a fin de que se pueda materiaIizar.

(c)   Distribuir el tiempo y los recursos correctamente para llegar a ser trabajadores activos en la causa de la buena voluntad.

(d)   Esforzarse por colaborar en todo lo que se está realizando en estas líneas, lo cual implica descubrir a todos los grupos y perso­nas que trabajan para lograr objetivos similares.

(e)   Subordinar los intereses temporarios al bien del todo y por medio del amor a la humanidad

Nada más diré. He tratado de indicarles lo que puede ser posible realizar. si se siguen mis sugerencias y si el trabajo se lleva a cabo diligentemente todo indicará que el trabajo de la Jerarquía y del Cristo será enormemente acelerado. La necesidad y la oportunidad exigen la correcta comprensión y demandan la alegre colaboración y el sacrificio de cada uno, así como también su tiempo y su dinero, cuando intentan realizar nuestro trabajo. (15-564/6)

(VOLVER AL INDICE)

 

Peligros que debe evitar el Grupo

Se ha de recordar que muchas personas, de distintas razas Y puntos de vista religiosos, forma parte, consciente o inconscientemente de este grupo. Al­gunas de ellas se hallan tan cerca del Plan, que su claridad de visión y su comprensión son muy reales. Saben y sin embargo necesitan estar muy seguras sobre la correcta acción que deben iniciar desde el ángulo del tiempo. Su principal problema es actuar con habilidad y no tener una percepción exacta. Otras no están tan cerca del Plan y sólo lo conocen en forma vaga y general. Son almas consagradas y dedicadas, pero la ambición personal y los prejuicios nacionales y religiosos, todavía rigen sus mentes, reacciones y modos de expresarse. A veces se sienten molestos porque otras personas de distintas razas, tradiciones y sentimientos religiosos, están tan cerca del Plan y de los Custodios del Plan como los están ellos. Dudan de la autoridad de los individuos que forman el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, ya veces tratan de anular a esos discípulos que están en el mismo campo que ellos y esto no debe suceder. No hay tiempo hoy para tales trivialidades como lo es el prestigio personal o para poner el énfasis sobre una organización a expensa de otra, o para que prevalezca determinada enseñanza, y aunque Son cosas sin importancia, obstaculizan Lo importante, actualmente es el frente unido que podrán presentar en el mundo las personas de buena Voluntad durante lospróximos años a fin de modificar el curso de los asuntos humanos evitar una posible catástrofe e introducir la era de unión, paz y abundancia Las ambiciones personales deben desaparecer. El deseo perso­nal, la automación y la defensa propias, no tienen lugar en las filas del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. ¿Cómo puede fomentarse la buena Voluntad en el mundo, silos que la profesan luchan entre sí? ¿Cómo puede progresar el Plan de los Grandes Seres, y la conducción del mundo pasar a manos de los que tienen un objetivo definidamente espiritual, si luchan por el cargo, la posición y la prioridad? Las personalidades no cuentan, sólo las almas tienen poder.

Por lo tanto, los que pertenecemos al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo o respondemos a su mensaje de buena voluntad, sacrifiquemos nuestras diferencias personales, nuestras interpretaciones mezquinas y nues­tras ambiciones egoístas en aras del servicio mundial y la amistad. Entonces podremos ofrecer a los Custodios del Plan un instrumento que Ellos podrán utilizar con plena libertad.

Existe otro peligro que puede surgir si se pone indebido énfasis en el aspecto organización del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Debe recordarse que no es una organización, común, como las que existen gene­ralmente en el mundo. El grupo es un organismo, no una organización, tampoco es un grupo propagandista, como generalmente se entiende el término, ni le interesa la política, la religión o la categoría que pueda tener. Su tarea consiste en educar al ser humano y en expandir la conciencia humana para que puedan captar las nuevas y verdaderas ideas. Su función radica en difundir el mensaje de buena voluntad internacional y la unidad religiosa. Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo son, primordialmente, intérpretes. Si los asuntos van como se desean, podrán ocupar posiciones y lugares destacados, ser poderosos e influyentes, trabajar mediante la pala­bra hablada o escrita, y emplear todos los medios posibles, que pueden ser utilizados por el cerebro o el dinero, para realizar sus esfuerzos y evidenciar mayor capacidad en la acción; pero deben considerarse como simples medios para un fin – el establecimiento de una buena voluntad mundial, compren­sión amorosa inteligente, unión, paz y abundancia. (15-504/5).

(VOLVER AL INDICE)

 

 

Entrenamiento de los Servidores

1. Este proyecto requerirá paciencia y mucha colaboración. Los Miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo deberán ser descubiertos por la forma de reaccionar frente a estos ideales, ser entrenados sobre las nuevas premisas, educados en la técnica del recto pensar, para actuar sin agresividad, eliminando los antagonismos de cualquier tipo; se les debe enseñar la manera de expresar y obtener los ideales fundamentales de unidad mundial, síntesis económica y colaboración religiosa. Es necesario aplicar la Ley del Amor, expresada inteligentemente, en todas las relaciones humanas.

La tarea de educar a los hombres y mujeres de buena voluntad debe proseguir lo más rápidamente posible, sin embargo, se ha de llevar a cabo sin interrumpir la armonía. No se debe interferir con proyectos y preferencias nacionales, ni despreciar al gobierno nacional cualquiera que sea. Tampoco se utilizará el nombre del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo para ninguna actividad política. Semejante acción significaría continuar con los métodos caducos y perpetuar los antiguos odios. No deberá atacarse a ningún partido o grupo, ni criticar a dirigente o actividad nacional alguna. Durante mucho tiempo se han utilizado dichos métodos y no han logrado establecer la paz en la tierra. Los miembros del nuevo Grupo de Servidores del Mundo y los que se asocian a ellos no apoyan a partido, no están a favor ni en contra de grupo alguno y tampoco aceptan control alguno. Tal es la posición imperativa que deben adoptar. No tienen tiempo, energía ni dinero para atacar o contraatacar. Sin embargo, su actitud no constituye una “resistencia pasiva”. Trabajan para equilibrar las fuerzas del mundo y para acrecentar el grupo de quienes postulan la buena voluntad, la comprensión y la hermandad. (15-510).

2. No se hablará ya de vano pacifismo, pues no es un sueño místico que espera la acción de Dios y que el futuro enderece las cosas. Tampoco es una idea impráctica e inaplicable. Es un plan para la formación de un grupo cuyos miembros pertenecen a todas las naciones, poseen un espíritu de buena voluntad y una percepción interna tan clara sobre los principios que deberían regir las relaciones humanas en los asuntos mundiales, que pueden trabajar poderosamente para la paz y la comprensión humana. Es un proceso siste­matizado de educación, mediante el cual los hombres y mujeres de todas partes serán entrenados para vivir como exponentes de buena voluntad en todos los sectores de la vida, y es increíblemente poderoso el poder de la buena voluntad inteligente para subsanar las dificultades de cada sector de los asuntos humanos. Pero hasta ahora, ese creciente espíritu de buena voluntad no ha sido inteligentemente desarrollado, aplicado y sistematizado. Actualmente, en todo el mundo, miles de hombres y mujeres pueden ser entrenados de esta manera y llevados a una colaboración recíproca, para que se lleve a cabo eventualmente una unidad de esfuerzo en pro de la paz y de las relaciones armónicas. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo trata de descubrir a esa gente y unificarla en un grupo coherente. (15-511/2).

3. Los hombres y mujeres de buena voluntad dispuestos a escuchar, a considerar ya trabajar, deben ser descubiertos y puestos en contacto en todos los países…

A estos hombres y mujeres de buena voluntad debería impartírseles un entrenamiento intensivo, por medio de folletos, contacto personal, corres­pondencia, conferencias y debates y, con el tiempo, si fuera posible, mediante un periódico que será, literalmente dicho, el órgano del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Dará información sobre las actividades que fomentan la buena voluntad, la comprensión internacional, la educación mundial y la realización científica.

Al final de ese período debería haber en el mundo un número suficiente de personal sensible a estos principios y oportunidades, que puedan hacer un impacto definido en la conciencia pública. De esta manera aumentará rápi­damente el contacto entre los verdaderos intelectuales del mundo. La educación de dichos pensadores deberá ser llevada a cabo por los Servidores del Mundo de acuerdo a las siguientes reglas:

i.      No debe ser pronunciada ni escrita palabra alguna, que pueda inter­pretarse como parcial o que ataque a un gobernante, gobierno o actividad nacional. “El odio no cesa por el odio, cesa por el amor”.

ii.     No deben publicarse en folletos, diarios, circulares o cartas, que despierten el antagonismo de un gobierno, partido político, estrategia económica u organización religiosa. Sólo deben expresarse principios de aplicación universal, y no se permitirá partidismo alguno.

iii.    Ninguna raza o nación debe ser considerada (sea en forma verbal o escrita) de mayor importancia que otra raza o nación. debe recalcarse el aspecto humanidad. Por lo tanto, no debe atacarse a los que piensan de otra manera. En este tercer grupo equilibrador –el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo– no deben tener cabida el odio racial, la diferencia religiosa y la ambición nacional.

iv.    Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no deben identificarse con ninguna propaganda política, religiosa o social. Tal propaganda tiene efectos separatistas y engendra visiones y odios…

v.     En todas las naciones deben crearse continuamente Unidades de Servicio. Ya existen varias de ellas, y sus objetivos son:

(a)   Educar a los ciudadanos de su nación para que presten servido en forma bondadosa y sin agredir a nadie. Se inculcará una inofensividad positiva que, de ninguna manera, se oponga a la actividad intensa e inteligente y a la propagación de los ideales que conducen a la comprensión mutua y, eventualmente, a la unión, la paz y la abundancia.

(b)   Establecer en cada país y oportunamente en cada ciudad, un centro de información destinado a suministrar datos sobre las actividades de los hombres y mujeres de buena voluntad de todo el mundo…

(c)   Reunir a los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mun­do y los que estén asociados a ellos por similitud de ideas y visión…

(d)   Clasificar e investigar el trabajo y los ideales de todos los grupos que pretenden tener un programa internacional tendiente a sub­sanar las diferencias mundiales y las querellas nacionales, a tra­bajar para una mejor comprensión entre las razas y a armonizar las diferencias religiosas y la guerra de clases…

vi.   No se permitirá actuar en secreto en el Trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Las sociedades secretas están siempre propen­sas al ataque y a la suspicacia… Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo deben ser alentados para hacer contacto con personalidades destacadas en los círculos gubernamentales y eclesiás­ticos, e ilustrarlos sobre los objetivos del grupo.

Los conceptos iniciales deben ser realizados en su pureza esencial; el proceso de educar de esta manera al público debe llevarse adelante con diligencia y tacto y cultivarse la sabiduría a fin de evitar todo antagonismo, crítica y odio. El poder de un grupo que trabaja de esta manera será enorme. Pueden obtenerse resultados asombrosos. Ésta no es una promesa vana, sino incidental a la conservación de los conceptos iniciales ya la práctica constante de la buena voluntad. (15-514/7).

4. En estos momentos de la historia humana, los discípulos necesarios para los ashramas son entrenados en el nuevo grupo de servidores del mundo. Ésta es una nueva aventura jerárquica. También en dicho grupo los discípulos aceptados aprenden a actuar como actúa la Jerarquía, la cual trabaja en el campo del vivir humano; el nuevo grupo proporciona al nuevo discípulo un campo similar. A veces también convergen hacia ese grupo, iniciados de distintos ashramas, a fin de estudiar el calibre y calidad de los discípulos empeñados en salvar al mundo, pues por medio de ellos la Jerarquía lleva a cabo Sus planes. Los iniciados actúan principalmente en los niveles mentales y tras la escena; por eso su poder es muy grande, siendo particularmente así en lo que respecta a quienes han recibido la tercera iniciación. Sin embargo, cierto porcentaje está activo en el mundo de la vida cotidiana. (18-195).

5. No sólo fue reemplazado el acercamiento individual a la Jerarquía, por el acercamiento grupal, sino que en la actualidad es posible llevar a la objetividad y exteriorización cierta parte del entrenamiento. De allí el esta­blecimiento del nuevo grupo de servidores del mundo, que, mientras actúa en el plano externo del vivir físico y cotidiano, mantiene una estrecha integra­ción ashrámica, proporcionando así un campo de servicio para los discípulos aceptados que tratan de expresar el servicio, y también el lugar de reunión, donde todos los empeñosos aspirante pueden ser probados y además com­probarse sus móviles y persistencia, previamente a su aceptación directa. Esto es algo nuevo, porque la responsabilidad de preparar al aspirante para el discipulado aceptado, es transferida al discípulo aceptado, alejándolo de la atención inmediata del Maestro que lo acepta, el cual queda libre para dedicarse a otro campo de servicio. (18-202).

 

 

 

(VOLVER AL INDICE)

 

 

La Situación Actual

1. ¿Cuál es entonces la situación actual del grupo de místicos que se están integrando? Permítanme ser un poco más explícito.

En cualquier país europeo, en los Estados Unidos de América y en partes de Asia y Sudáfrica, se encuentran algunos discípulos, aún no reconocidos por el mundo, que piensan en la verdad., Les llamo la atención sobre esta frase. Los trabajadores más importantes de este nuevo grupo y los que se encuen­tran más cerca de los Grandes Seres, son aquellos cuya vida mental cotidiana está orientada por el nuevo ideal. En verdad, su vida mental puede desarro­llarse en actividades exotéricas definidas pero son ante todo, los que viven en el “lugar elevado y secreto” y trabajan desde allí. Ejercen tranquilamente influencia silenciosa, sin acentuar sus personalidades, sus propios puntos de vista e ideas ni sus métodos de llevar adelante el trabajo. Poseen plena comprensión de sus propias limitaciones, sin ser obstaculizados por ellas, pues reflexionan hasta llevar a la manifestación objetiva ese aspecto de la visión que tiene por misión vivificar y darle forma. Son necesariamente cultos e instruidos, porque en estos momentos difíciles de transición tienen que cultivar una comprensión universal de las condiciones imperantes y poseer una idea general de lo que transcurre en los diferentes países. En realidad no poseen nacionalidad, en el sentido de considerar a su propio país y su afiliación política como de importancia trascendental. Están preparados para organizar lenta y firmemente esa opinión pública que al final apartará al hombre del sectarismo religioso, de la exclusividad nacional y de los prejui­cios raciales.

Son extraídos de todas partes, y atraen hacia sí a quienes están libres de las antiguas limitaciones, de teorías políticas, religiosas o culturales. Los miembros de ese grupo uno, organizan en grupos a esas almas avanzadas destinados a iniciar la nueva era de paz y buena voluntad. Dichas almas, influidas por los integrantes de dichos grupos, son unos pocos miles entre millones de hombres; actualmente sólo unos ciento cincuenta y seis de los cuatrocientos discípulos aceptados que trabajan en el mundo, poseen activi­dad mental para formar parte de este grupo que lentamente se va formando. Constituyen el núcleo de lo que algún día será una fuerza dominante. Su influencia, durante los próximos veinticinco años, será bastante potente como -para atraer la atención política, siempre que quienes hayan percibido la visión de unpoderoso grupo subjetivo de almas reflexivas, pronuncien las palabras necesarias y delineen esos conceptos que acelerarán el trabajo de integración, lo cual pondrá a las unidades de este grupo en contacto entre sí. Hagan todo lo posible para que esto se realice y sea el mensaje y la nota clave del trabajo que todos deben hacer dondequiera se encuentren. (4-304/5).

2. El pronunciado contraste de ideas – por ejemplo, entre el totalitarismo y la democrática libertad de pensamiento (¿existe realmente tal libertad democrática, hermano mío?) -, está obligando a los hombres a pensar, reflexionar, interrogar y meditar. Debido a eso el mundo se enriquece gran­demente y toda la familia humana sale de un pronunciado ciclo de karma yoga y entra en el requerido ciclo de raja yoga, de una actividad irreflexiva a un período de iluminado control mental, iluminación mental creada por la actividad meditativa y reflexiva de toda la humanidad, llevándose a cabo bajo la guía del nuevo grupo servidores del mundo, que actúa por impresión jerárquica. (6-196/7).

3. La clave de las dificultades que sufre la humanidad (las dificultades económicas de los últimos doscientos años y las desavenencias teológicas de las iglesias ortodoxas) se debe a que recibió y no dio, aceptó y no compartió, acumulé y no distribuyó. Esto ha implicado el quebrantamiento de una ley que ha colocado a la humanidad en una posición de culpabilidad. La guerra ha sido el elevado precio que el género humano ha tenido que pagar debido al gran pecado de la separatividad. Las ideas provenientes de la Jerarquía ha sido deformadas, mal aplicadas y erróneamente interpretadas, y es tarea del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo contrarrestar este mal…

Los hombres no viven de acuerdo a lo que saben ni ponen en práctica sus conocimientos; interfieren la afluencia de luz, no se disciplinan; están contro­lados por el deseo codicioso y la ambición ilegal, en vez del conocimiento interno. (7-8).

4. La humanidad también está enferma y espera su curación. La curación será efectuada por intermedio del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y de los hombres de buena voluntad, ayudados por la Jerarquía, de cuyo centro planetario se extraerán las energías curadoras. (17-484).

5. ¿Cual debería ser entonces el trabajo que se debe realizar en el presente inmediato? Delinearé el programa hasta donde sea posible.

Primero, fortalecer y establecer firmemente el vínculo entre ustedes y todos aquellos a quienes reconocen como posibles discípulos activos en el nuevo grupo. Para efectuarlo, deben ponerse al corriente del trabajo de los dirigentes de grupos de los distintos países del mundo, Suiza, Estados Unidos, Holanda, Alemania y Gran Bretaña. De acuerdo a la reacción que produce esta visión del nuevo tipo de trabajo de la nueva era, podrán tomar entonces una decisión momentánea. Observen cómo trabajan. Noten si ponen énfasis sobre las personalidades. Si la ambición personal parece regir sus actividades, si han determinado trabajar en el grupo de místicos por ser novedoso, o porque les da cierto prestigio y excita su imaginación, o les proporciona oportunidades para reunir gente a sus alrededor, entonces despreocúpense de ellos, pero – guardando silencio – dejen que el tiempo y la ley corrijan su actitud.

Segundo sean receptivos a quienes los buscan y parecen vibrar en la misma nota. Me refiero aquí al grupo al cual todos pertenecen subjetivamente. Estos vendrán si trabajan con decisión y emiten claramente la nota de unidad como para no tener dudas respecto a sus móviles y a su actividad desinteresada. Tal vez conozcan a algunos de los ciento cincuenta y seis que forman el núcleo actual (.) y trabajen al unísono con ustedes, aunque quizás no lo hagan en el mismo campo especifico de acción.(.): (1934).

Debe tenerse presente el cuadro de una vasta red de grupos que trabajan en muchas direcciones, pero conteniendo en su centro o detrás de ellos –que actúan silenciosa y persistentemente e influyen mediante el contacto con el alma—, a uno o más miembros del nuevo grupo que está surgiendo lentamen­te. Estos puntos focales, con los cuales la Jerarquía trata ahora de trabajar, mantienen unidos telepáticamente, y deben trabajar exotéricamente con As plena comprensión, evitando cualquier interferencia y dejando a cada trabajador en libertad parra enseñar a su propio grupo como él cree conve­niente. Los términos empleados, los métodos aplicados, las personas con quienes se ha hecho contacto, las verdades enseñadas, la disciplina de la vida, conciernen solamente al discípulo activo.

Sin embargo, los miembros de este grupo de trabajadores de la nueva era, poseerán ciertas características generales. No impondrán por la fuerza dog­ma de ninguna especie, ni harán hincapié en alguna doctrina o autoridad. No les interesará tener autoridad personal, tampoco se apoyarán en una autori­dad tradicional, sea religiosa, científica, cultural, u otra forma de verdad impuesta. Los métodos de acercamiento a la realidad serán reconocidos y cada uno tendrá libertad de elegir el propio. Estos trabajadores no impon­drán disciplina alguna sobre quienes traten de colaborar con ellos. Las ideas de determinada persona o conductor, respecto a la forma de vivir y trabajar, meditar y comer, de las unidades de su esfera especial de actividad, no son de valor. Los integrantes de este nuevo grupo trabajan esotéricamente con almas y no se ocupan de los detalles de la vida personal de los aspirantes a quienes procuran inspirar.

Esta regla es fundamental, y eliminará de este grupo de servidores mun­diales a muchos honestos aspirantes que ahora se están formando. La ten­dencia a imponer el propio punto de vista indica falta de comprensión y excluye a muchos. (4-305/6).

(VOLVER AL INDICE)

 

Introduciendo la Nueva Era

 

El futuro es halagüeño, siempre que el hombre pueda aprender las actua­les lecciones que le fueron presentadas con toda claridad; debe aceptarlas y comprender claramente la naturaleza del problema y de la crisis, con sus numerosas ramificaciones y diversas inferencias.

…Un índice de esta crisis lo tenemos en la forma lenta y cuidadosa con que se organiza el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Sus miembros están supervisando e introduciendo la Nueva Era, y presenciando los dolores del nacimiento de la nueva civilización y la llegada a la manifestación de una nueva raza, una nueva cultura y una nueva perspectiva mundial. El trabajo es necesariamente lento y quienes están sumergidos en los problemas y sufrimientos, hacen difícil encarar el futuro con confianza e interpretar el presente con claridad. (12-59).

(VOLVER AL INDICE)

 

 

El Futuro del Grupo

1. El futuro de este grupo mundial del cual ya hemos hablado, depende de dos cosas:

Primero, es necesario que los discípulos aislados que trabajan en todos los países del mundo, sean conscientes unos de otros y entren en relación telepática. Esto podrá parecer una visión maravillosa, pero impracticable. Les aseguro que no es así. El trabajo para establecer esta relación puede ser lento, pero es consecuencia inevitable de la creciente sensibilidad de todas las almas que trabajan en el campo mundial. Su primer índice es el reconoci­miento instintivo cuando se encuentran los componentes de dicho grupo y hacen mutuo contacto por medio del intercambio mundial. Reciben un inmediato destello de luz, un intercambio eléctrico instantáneo, una súbita sensación de similitud de visión y de objetivo, o una oportunidad vital de colaborar recíprocamente y ayudar en el trabajo en el que todos están interesados.

Cuando los discípulos activos de todas partes se encuentren, reconocerán inmediatamente que su trabajo es idéntico y se aconsejarán recíprocamente sobre la forma en que serán posibles la colaboración y el esfuerzo suplemen­tario. Dentro de treinta años aproximadamente, la interrelación entre las unidades de este grupo (por dispersos que estén en todo el mundo) será tan estrecha, que se reunirán diariamente a una hora determinada y en un lugar secreto.

…El segundo requisito que establecerá relación entre los discípulos activos de este grupo es la capacidad de recordar, constante y correlativamente, tanto la vida interna como la externa. Lo denominamos continuidad de conciencia, y con esto significamos poder ser plenamente conscientes de los aconteci­mientos, en todas las esferas y sectores del ser, durante las veinticuatro horas del día. Hasta ahora está muy lejos de ser así, no existe verdadera percepción de la existencia durante las horas de sueño. La vida de los sueños, como se la define, está tan llena de ilusión como cualesquiera de las experiencias síquicas inferiores. El lento aumento de interés por los sueños, desde el punto de vista de la sicología y la investigación de sus probables fuentes, son las primeras débiles tentativas hacia el establecimiento de esta conciencia sobre una base verdaderamente científica. Aún no existe un consciente registro de la activi­dad mental durante esos momentos, cuando el cuerpo emocional por ejemplo, es el centro del escenario. ¿De qué se ocupa la mente durante un largo período de perturbación emocional? Sabemos que tiene vida propia y leyes. Por otra parte, ¿cuáles son las actividades del alma cuando la personalidad está ocupada exclusivamente con sus propios asuntos? ¿Pueden imaginar una época en que el desarrollo de la conciencia alcance la etapa donde existe una reacción sensoria, en todos los sectores de la naturaleza del hombre y todo sea registrado por el cerebro? Los hombres ya son conscientes de la actividad del plano físico y simultáneamente de la vivencia emocional. Esto, para la mayoría, es una condición común y corriente. Donde es posible registrar dos actividades a la vez, ¿por qué no tres o cuatro al mismo tiempo? Tal vez el futuro que tiene por delante la raza, y los discípulos activos serán los primeros en expresar y demostrar esta expansión de conciencia.

De este modo deben ser desarrollados y acrecentados, porque también están íntimamente eslabonados entre sí.

He puntualizado el desarrollo del futuro inmediato del discípulo indivi­dual. ¿Qué tiene por delante el grupo en el futuro inmediato?

Ante todo, un período preliminar en que surgirá la conciencia pública y hará así sentir su presencia. Esto se efectuará mediante la constante comuni­cación de los nuevos ideales y el continuo énfasis puesto sobre la unicidad esencial de toda la humanidad, resultado de la uniformidad y la inclusividad de la nota emitida en todas partes. Durante esta etapa no debe haber trabajo apresurado ni acción precipitada de ninguna especie. (4-307/10).

2. Más adelante, como resultado de su relación telepática y de sus conferencias conjuntas, surgirán ciertos grupos y escuelas esotéricas de desarrollo, con el fin de equiparlos más rápidamente para el servicio mundial. En estas escuelas se enseñarán los métodos de meditación, la intensificación de la vibración, las leyes del universo y el correcto empleo del color y del sonido. Pero todo estará subordinado a la idea del servicio y a la elevación de la humanidad. También las escuelas mencionadas en el libro Cartas sobre Meditación Ocultista vendrán gradualmente a la existencia. (4-312).

(VOLVER AL INDICE)

 

 

Trabajo Creador

¿Cuál es el trabajo creador que enfrenta a los Ashramas de la Jerarquía y a los miembros del nuevo grupo de servidores del mundo que trabajan en forma creadora bajo la inspiración y la impresión de la Jerarquía? Ese trabajo se clasifica en dos partes:

1.        La tarea de poner orden en el caos.

2.        La tarea de preparar el camino para la reaparición de Cristo.

Mucho deber realizarse para cambiar las condiciones, instituir nuevos valores y producir la entrada de una civilización totalmente nueva – civilización que permita la exteriorización de los ashramas o de la Jerarquía y, por lo tanto, la restitución del control jerárquico o espiritual, tal como fue conocido en antiguos días atlantes, sólo que esta vez en una vuelta más elevada de la espiral, y también con la inteligente colaboración y sabia ayuda de la humanidad, factor que faltaba en la civilización anterior. Cuando el aspirante individual haya considerado esto durante la meditación reflexiva y concen­trada y también durante la meditación reflexiva y conjunta de los numerosos grupos espiritualmente orientados que existen hoy en el mundo, y cuando el nuevo grupo de servidores del mundo y la Jerarquía trabajen en una más estrecha colaboración, entonces la visualización y la proyección de la civilización propuesta habrán alcanzado un punto de precipitación muy definido e importante. Entonces, el llamado invocador de la conjunta Jerarquía y del nuevo grupo de servidores del mundo será tan potente que evocará una respuesta de la humanidad, siguiéndole un ciclo de organización, planifica­ción y expresión efectiva. La reflexión, la meditación y la visualización darán lugar al pensamientocientífico (que es esencialmente meditación) y a la necesaria actividad en el plano físico. (6-195/6).

(VOLVER AL INDICE)

 

 

Ritmo Cíclico del Trabajo del Nuevo Grupo

Todos los procesos creadores avanzan con ritmo clásico. El ritmo fijado por el nuevo grupo de servidores del mundo es de un ciclo de tres años, y usted se ajusta al mismo ritmo. En mayo de 1936 terminó uno de estos ciclos. Debe tener muy en cuenta estas fechas y preparar sus planes para el futuro. De este modo trabajará de acuerdo con la ley y en la línea de menor resistencia. Procure que cada ciclo de tres años se ajuste al ritmo de creación. En el primer año ponga el énfasis en la actividad del principio que está en manifestación, utilizando lo que aparezca, y con ello tiene que trabajar. En el segundo año, procure que surja y se escuche con claridad la cualidad de la nota. En el tercer año, deje que todos vean detrás de la forma, expresándose por medio de la cualidad, la vivencia y la actividad de la vida que mora internamente. Tenga en cuenta esto mientras consolida el trabajo. La tónica del primer año de trabajo debe ser consolidación; la del segundo, expansión; mientras que en el tercero debe hacer un impacto definido en la conciencia pública, emitiendo y haciendo resaltar claramente determinada nota. Si se recuerda este ordenamiento cíclico, no se cometerán errores serios… El nuevo grupo de servidores del mundo debe trabajar en ciclos de tres años, y es necesario construir los cimientos para alcanzar esta realización cíclica. Este ritmo cíclico eliminará la tensión; sin embargo, permitirá que los trabajadores del grupo se den cuenta de que no hubo fracaso. Es imposible hacer un buen trabajo cuando se cree que se ha fracasado o no ha habido realización. (5-163/4).

(VOLVER AL INDICE)

 

 

El Plan para la Humanidad

1. Se debe comprender, primero, que existe un Plan para la humanidad y que este Plan ha existido siempre. Se ha manifestado a través del desarrollo evolutivo, durante épocas pasada, como también a través de ese impulso especial dado época tras época por los grandes intuitivos e instructores de la raza. Existe un número suficiente de hombres y mujeres en el mundo adecua­damente desarrollados que pueden hacer contacto con y trabajar para el Plan. Está llegando a ser un reconocimiento grupal más que una revelación intui­tiva. En segundo término, se debe observar que existe en nuestro planeta un grupo de hombres y mujeres que pertenecen a todas las naciones, se hallan definitivamente en el Sendero del Discipulado y, por eso, sirven definitiva­mente a la raza. Se han unido, subjetivamente, en una entidad denominada Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, a falta de un nombre más apropiado. Sus características son bien conocidas, porque algunas personas han hecho un cuidadoso estudio de este grupo durante dos o tres años, y también innumerables personas forman parte de él.

Es alentador para nosotros comprobar que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo trabaja en conexión con el Plan de los Grandes Seres, que emerge con rapidez y numéricamente se ha acrecentado en forma vital durante los últimos años y existe más estrecha fusión interna que nunca. El grupo está compuesto de:

i.      El núcleo interno, está formado por servidores activos, conocidos como los discípulos que están en contacto consciente con el Plan y trabajan afanosamente para desarrollarlo.

ii.     Los que han respondido a la visión, tal como les ha sido presentada por ese núcleo interno, y se han alineado definitivamente del lado del Plan, siendo, por lo tanto, hombres y mujeres de buena voluntad.

En conexión con estos dos grupos, existe un público que aumenta y responde considerablemente a las nuevas ideas. Ha expresado su interés y ver materializado en forma adecuada el Plan en el mundo. Deben las distintas necesidades de estos grupos, y éste es el problema que pasa los que trabajan en colaboración consciente con la Jerarquía. (15-492/3).

2. Se ha afirmado que Quienes constituyen el gobierno interno del mundo, la llamada Jerarquía planetaria, trabajan para facilitar la entrada de los nuevos ideales y objetivos en la conciencia de la raza, ideales y objetivos que caracterizan a la Nueva Era. Esta afirmación es importante pues indica que el esfuerzo que se está haciendo hoy está de acuerdo con el desarrollo evolutivo de nuestro planeta, por lo tanto, su éxito final es seguro. El trabajo que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo se empeña en realizar, está destinado a acelerar ese proceso, evitando así un largo período de dificultad y desorden. Aunque este esfuerzo tenga éxito o no, lo mismo se logrará el objetivo final, pero puede acelerarse si los hombres valoran cabalmente la situación inmediata que enfrentan y dan los pasos necesarios para cambiar la situación actual.

El nuevo Plan de los Grandes Seres es sólo una extensión, en último análisis, del Plan que siempre ha existido. No se ha efectuado ningún cambio en la idea fundamental. El éxito del esfuerzo actual depende de la disponibi­lidad de las fuerzas que representan la rectitud progresista y la capacidad de los discípulos del mundo para actuar al unísono, a fin e influenciar a la opinión pública en forma tal que pueda producirse un cambio mundial en la actitud humana. Pero los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no deben disipar sus esfuerzos en actividades secundarias; ya tendrán tiempo para ocuparse de ellas cuando se haya logrado la principal finalidad. Puede decirse que los objetivos inmediatos del Plan son:

i.    Elevar el nivel de la conciencia humana, de manera que los hombres y mujeres inteligentes y reflexivos estén conscientemente en contacto con el mundo de las ideas y el reino de la percepción intuitiva. Esto significa que podrán ser orientados hacia la realidad…

Esta no es la descripción de una utopía inmediata. La modificación de la situación actual, aún en pequeña medida, es una tarea hercúlea y pondrá a prueba, al máximo, los recursos del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

ii.    El esclarecimiento de la situación internacional, es el segundo objetivo de Quienes desarrollan el Plan. Es necesario que cada nación se dé cuenta de dos cosas: Primero, la importancia que tiene ocuparse de sus propios asuntos y problemas internos, de embellecer la vida nacional mediante el orden, la estabilización y, sobre todo, la libertad. Cada nación debe ajustarse internamente a la paz. Esto no debe consumarse por medio de las fuerzas armadas de algún grupo pode­roso, sino considerando inteligentemente las necesidades del pueblo, sin exceptuar ningún sector de la vida nacional.

Segundo, la necesidad primordial de que cada nación comprenda su responsabilidad hacia las demás naciones, y la interrelación que existe en todas las partes de la vida de nuestro mundo…

El tercer objetivo es fomentar la idea de formar grupos que tengan como base la comprensión, la interrelación y la buena voluntad gru­pales. Estos son los cuatro ideales de ese grupo subjetivo que trabaja en el plano físico denominado el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

Si dichos ideales llegan a materializarse, este nuevo grupo proporcionará un núcleo para ese futuro grupo mundial que unificará gradualmente a todos los hombres en pro de la verdadera hermandad…

Este grupo proporcionará una entidad internacional, compuesta de hom­bres inteligentes y de buena voluntad, que inevitablemente controlarán el destino del mundo y traerán la paz mundial, organizando así el nuevo orden mundial. Lo harán sin emplear los antiguos sistemas políticos, la propaganda violenta y la fuerza organizada, característica del viejo sistema. Su método es la educación; moldearán la opinión pública y fomentarán la mutua buena voluntad y la interdependencia nacional, religiosa y económica. Lo que realmente están tratando de hacer es despertar una actividad más plena un aspecto de la naturaleza humana que siempre ha estado presente, pero subordinado hasta ahora a fines egoístas o ambiciosos. Los seres humanos son bondadosos por naturaleza, cuando sus mentes no están distorsionadas ni su visión afectada por la falsa enseñanza de los intereses egoístas, la propaganda política y las dificultades raciales o religiosas.

…Estas metas no se alcanzarán mediante la propaganda apoyada por la fuerza, sino por el ejemplo, y respaldados por el sacrificio y el amor. Otro objetivo importante del Plan que se materializará posteriormente cuando las condiciones mundiales hayan mejorado, es el surgimiento de ese grupo de almas que actuará en el plano físico, del cual el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es el representante externo. Esta aparición puede denominarse, en la fraseología cristiana, el segundo advenimiento de Cristo y Sus Discípu­los, o la manifestación de la Jerarquía planetaria, o la aparición de los Maestros de Sabiduría, los cuales restablecerán en la tierra los antiguos misterios e instituirán nuevamente la Orden de la Iniciación.

Tal es la idea amplia y general de los objetivos del Plan y la meta de sus Custodios. Cada etapa del mismo constituye un campo de servicio activo, y todas las personas de buena voluntad y los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo tienen su lugar en uno de su sectores. Los miembros de este grupo son, en realidad, intermediarios entre los Custodios del Plan, que expresan la mente y el propósito de Dios, y el público inteligente. Constituyen el “club de cerebros” del planeta, porque luchan en forma definida con el problema de la inquietud y la angustia existente en los campos económico, político y religioso. A través de ellos debe realizarse el Plan y, si trabajan con el deseado altruismo y sabiduría y demuestran la destreza necesaria en la acción eventualmente obtendrán mucho poder; un poder basado en la inteligente buena voluntad, en la correcta compresión de la hermandad y en la determinación de lograr el bien del todo y no el bien de ciertos sectores de la vida nacional, o de ciertas naciones a expensas de otros sectores y otras naciones. De allí que recalquen constantemente la necesidad de pensar en términos de buena voluntad hacia la totalidad. (15-494/7).

(VOLVER AL INDICE)

 


Impresión del Plan

1. La Jerarquía es el Custodio de ese aspecto del Propósito cíclico plane­tario denominado el Plan, que abarca períodos relativamente breves, tales como civilizaciones – en lo que a la humanidad concierne. Respecto a Shamballa, el grupo intermedio de los que trabajan, meditan y crean, es llamado a la actividad para recibir la impresión de la inmediata actividad jerárquica deseada, transmitir las energías necesarias desde Shamballa a los ashramas unidos e informar así esotéricamente a la Jerarquía lo que merece atención inmediata.

Además, en un nivel inferior de la espiral evolutiva, la Jerarquía plasma a su vez el Plan en el nuevo grupo de servidores del mundo, Plan que debe ser aplicado inmediatamente para ayudar a la humanidad. Este grupo es el principal agente creador en los tres mundos para el resto de este ciclo de experiencia planetaria, aunque no siempre lo fue. La humanidad puede ahora trabajar inteligentemente con el Plan presentado por primera vez en la historia humana. Quisiera que observaran esto. Los hombres pueden desem­peñar hoy su pequeña parte para traer el Propósito divino a la manifestación, porque han desarrollado ya la capacidad mental necesaria. El control y el desarrollo creador de los tres reinos inferiores de la naturaleza está saliendo lentamente de las manos de la evolución dévica (hasta ahora responsable) y entra bajo la supervisación de la humanidad, según lo exponen los antiguos Archivos de los Maestros:

“Los Señores solares controlarán oportunamente, por medio de ma­nas (la mente), a los señores lunares de la sustancia elemental, no sólo la de ellos, sino también la de aquellos que buscan ayuda. De esta manera, la redención llegará a todos por intermedio del hombre y la gloria del Señor de la Vida será vista.” (6-200).

2. Todo lo que podemos conocer de ese Propósito es el Plan jerárquico y Los discípulos y los aspirantes avanzados pueden juzgar y reconocer. Este se basa en el reconocimiento de la guía divina en el pasado, en el reconocimiento del progreso que va de ese pasado al presente, además del esfuerzo por llegar a ser sensible a la correcta emergencia de ese Plan – que encarna un aspecto del Propósito – en el futuro inmediato. El propósito está relacionado con el pasado, el presente y el futuro. Los Agentes del Plan son impresionados desde Shamballa, vía los Nirmanakayas; el proceso entonces se repite, y la humanidad avanzada se convierte en receptora, receptora sensible del Plan, tal como le ha sido transmitido por los Agentes Impresores, los Maestros, que actúan a través del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Este grupo constituye la analogía inferior de los Nirmanakayas, receptores de la impresión proveniente de Shamballa. Por lo tanto, verán la belleza y la síntesis, la interdependencia y la interacción colaboradora que se manifiesta por intermedio de la cadena jerárquica, desde el Agente más elevado, hasta el más humilde receptor de la impresión divina. (11-97/8).

3. Detrás de este programa humano, se hallan aquellos cuyo privilegio y derecho consiste en vigilar la evolución humana y guiar los destinos de los hombres. Esto no lo llevan a cabo por intermedio de un control impuesto, que infringe el libre albedrío del espíritu humano, sino mediante la implan­tación de ideas en las mentes de los pensadores del mundo, y la evocación de la conciencia humana, de manera que estas ideas reciban debido reconoci­miento y se conviertan, con el tiempo, en factores controladores de la vida humana. Entrenan a los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo en la tarea de convertir las ideas en ideales. Dichos ideales, a su vez, se convierten en los objetivos deseados por los pensadores, quienes los inculcan a la gran clase media, erigiéndolos en sistemas mundiales de gobierno y de religión, formando las bases del nuevo orden social al cual se van incorporan­do pacientemente las masas. (15-483/4).

4. Quienes trabajaron en el aspecto interno y los discípulos responsables del desarrollo del Plan, realizaron ingentes esfuerzos para alcanzar y estimu­lar al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Y han tenido éxito. El éxito no depende de que los Servidores reconozcan a la Jerarquía. Donde existe este reconocimiento sirve de ayuda, pero también depende de la receptividad a la impresión espiritual, lo cual significa responder a las nuevas ideas que expresan el espíritu de fusión, síntesis, comprensión y buena voluntad cola­boradora. Procuren estar a la expectativa de tales personas y trabajar con ellas. No adopten la actitud prevaleciente de que ellos deben trabajar con ustedes. No corresponde, a los que quizás sepamos un poco más que ellos sobre el Plan, realizar el acercamiento, evidenciar una comprensión inteli­gente y dar el ejemplo, subordinando nuestras ideas y deseos personales al bien del todo.

Por nuestra parte, si reaccionamos a todo ello tendrá lugar la reorientación de nuestras vidas durante los próximos años, debido a la urgencia de las cosas que deben realizarse. Necesariamente implicará reajustar nuestra vida a los nuevos impulsos; eliminar lo no esencial, a fin de tener tiempo para realizar la tarea: significa cultivar esa sensibilidad espiritual que nos hará conscientes de las impresiones e impulsos provenientes del aspecto interno de la vida, y también reconocer, con rapidez, a nuestros hermanos que están consagrados a una vida de buena voluntad y alerta – como nosotros – a la apremiante necesidad humana y a la proximidad del día de la oportunidad; requerirá que todos desarrollen la facultad de guardar silencio, pues el silencio es el mejor método por el cual se genera y acumula fuerza espiritual para ser utilizada, y también que se entrenen para ver con claridad las cuestiones involucradas en cualquier situación (personal, nacional o internacional) a fin de capacitarse para arrojar sobre ellos la luz interpretativa de la buena voluntad manifestada. (15-563/4).

(VOLVER AL INDICE)

 

 

Manifestación del Amor Grupal

1. Sólo unos pocos, aquí y allá, captan realmente la visión del futuro y comprenden lo que sucede, contemplando en toda su belleza el emergente plan. Con estos pocos, los Miembros de la Jerarquía pueden trabajar, pues (aunque carezcan de comprensión) no manifiestan hacia los demás mala voluntad u odio. El amor es el gran unificador e intérprete.

Esta energía del amor está centrada principalmente (para los fines de la actividad jerárquica) en el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Este grupo ha sido elegido por la Jerarquía como Su principal canal de expresión: está compuesto por todos los discípulos del mundo y los iniciados activos; extrae sus representantes de cada grupo de idealistas y servidores y de todo grupo de personas que expresan el pensamiento humano, especialmente en lo que respecta al mejoramiento y elevación humanos. A través de ellos puede expresarse la potencia de amor-sabiduría. Con frecuencia dichas personas son incomprendidas, porque el amor que expresan difiere ampliamente del interés personal, sentimental y afectivo, del trabajador común. Los miembros del nuevo grupo de servidores del mundo se ocupan principalmente de los intereses y del bien de todo el grupo al que están asociados, pero no de los mezquinos intereses del individuo preocupado en sus pequeños problemas y asuntos. Esto expone al servidor a ser criticado por los individuos, y debe aprender a soportarlo y no prestarle atención. El amor grupal verdadero es de mayor importancia que las relaciones personales, por más que se satisfa­gan cuando surge la necesidad (obsérvese que digo “necesidad”). Los discípu­los aprenden a captar la necesidad del amor grupal y a corregir su conducta de acuerdo al bien del grupo, pero no le es fácil al individuo interesado en sí mismo captar esta diferencia. Por medio de los discípulos que han aprendido a diferenciar entre los intereses mezquinos del individuo más su propio interés y las necesidades y urgencias del trabajo y amor grupales, la Jerarquía puede actuar y realizar los cambios mundiales necesarios, siendo principal­mente cambios de conciencia. (9-19).

2. Descubran a los miembros del nuevo grupo de servidores del mundo donde sea posible, y fortalezcan sus manos. Búsquenlos en todas las naciones y en todas las expresiones de las distintas líneas de pensamiento y puntos de vista. Recuerden siempre que en doctrina y dogma y en técnicas y métodos, podrán diferir ampliamente de ustedes, pero en el amor a sus semejantes, en la buena voluntad práctica y en la devoción para el establecimiento de rectas relaciones humanas, están con ustedes, son sus iguales y probablemente puedan enseñarles mucho. (13-528).

(VOLVER AL INDICE)

 

Etapa de Desarrollo del Discípulo

1. El problema consiste en descubrir en qué peldaño de la escala y nivel nos encontramos en determinado momento. Detrás de cada ser humano se extiende una larga serie de vidas, y muchos se dirigen ahora a la etapa de la dominante y egoísta expresión de la personalidad, y con plena conciencia se van formando como individuos. Esto para ellos constituye un paso adelante, así como lo es el discipulado para ustedes. Otros ya han formado su persona­lidad y comienzan a experimentar con la energía que fluye a través de ellos y a reunir a su alrededor a esas personas que vibran en la misma nota, y para quienes tienen que dar un mensaje definido. Esto explica los miles de pequeños grupos que existen y trabajan en el mundo en todos los campos conocidos de la expresión humana. Otros han sobrepasado esa etapa y se están descentralizando de la expresión de la personalidad en los tres mundos de la vida humana, motivados por el aspecto superior de la energía de la personalidad. Ya no trabajan, proyectan, ni luchan, para expresar sus perso­nalidades y hacer un impacto individual en el mundo, tampoco para reunir magnéticamente a su alrededor un grupo de personas que respeten y nutran las fuentes de su orgullo y ambición, haciéndolos influyentes e importantes. Empiezan a ver las cosas bajo una perspectiva más nueva y auténtica. A la luz del Todo se desvanece la luz del pequeño yo, así como la luz inherente a todo átomo del cuerpo se une y queda anulada en la luz del alma, cuando ésta resplandece en toda su gloria.

Cuando esta etapa de altruismo, servicio y subordinación al Yo uno y de sacrificio al grupo, llega a ser el objetivo, el hombre ha alcanzado la etapa en que puede ser aceptado en ese grupo de místicos, conocedores mundiales y trabajadores grupales, que es el reflejo de la Jerarquía planetaria en el plano físico. (4-290).

2. Una de las principales enseñanzas que puede verse en todas las instrucciones de carácter realmente esotérico, concierne a la actitud del estudiante de ocultismo. Se supone que trata con cosas subjetivas y esotéricas, pues su propósito es trabajar en magia blanca. Por eso debe asumir y mantener firmemente la posición del Observador, separado del mecanismo de obser­vación y contacto; reconocerse a sí mismo como una entidad esencialmente espiritual, cuya naturaleza, objetivos y métodos de trabajo, son distintos de los de los cuerpos que considera inteligente ocuparlos temporariamente y emplearlos. Debe comprender su unidad y líneas de contacto con todos los trabajadores similares y así llegar a un conocimiento consciente de su posición en la jerarquía espiritual de Seres. Se ha difundido tanta información errónea y se ha puesto tan poco énfasis inteligente sobre el estado y la posición de lo que se denomina la jerarquía de almas, que los discípulos sensatos y equili­brados tratan ahora de dirigir sus pensamientos en otras direcciones y eliminar en lo posible todo pensamiento referente a grados y esferas de actividad. Posiblemente, en esta oscilación del péndulo, se tienda a ir dema­siado lejos en la dirección opuesta y a no tener en cuenta estas etapas de actividades. Sin embargo, no me interpreten mal: no sugiero que se intente ubicar a las personas, decidiendo dónde se hallan en la escala de evolución. Esto se ha hecho insensatamente en el pasado, para desprestigio del tema, a tal extremo, que en la mente del público este tópico está desacreditado. Si estas etapas son consideradas sensatamente por lo que son – estados de expansión de conciencia y grados de responsabilidad- entonces el peligro -reacciones personales hacia los términos “discípulo aceptado, iniciado, adepto, maestro”, sería insignificante y se evitarían muchas dificultades. Hay recordar siempre que el estado individual debe mantenerse estrictamen­te para sí mismo, y el punto de evolución (que verdaderamente puede conocerse como más avanzado que el de la persona común) será demostrado mediante una vida de servicio activo y altruista y por la manifestación de una visión iluminada que está por encima de la idea racial.

Al reunir hoy al Nuevo Grupo de Trabajadores del Mundo, debe tenerse gran precaución. Cada trabajador es sólo responsable de sí mismo, de su servicio y de nadie más. Es prudente medir y tener una idea aproximada del estado evolutivo, no basándose en pretensiones sino en el trabajo efectuado y en el amor y la sabiduría demostrados. El fallo debe fundarse sobre un conocimiento evidente del plan, a medida que se desarrolla en una inteligente formulación del próximo paso para la raza humana, en un sentido esotérico manifestado y en una influencia o poder áurico, amplio, constructivo e incluyente. (4-429/30).

3. Para la incorporación consciente en el grupo se exige no vivir la vida de la personalidad, lo cual producirá la subordinación del pequeño yo al trabajo de la totalidad. Estas palabras se escriben y se leen muy fácilmente; sin embargo, encierran la tarea que deben efectuar todos los discípulos en la actualidad. Allí donde no existen este incentivo y esta comprensión, el discípulo está todavía muy lejos de la meta. (15-68).

(VOLVER AL INDICE)

 

 

La Exteriorización de la Jerarquía

1. La humanidad está pasando actualmente a través de un ciclo de excesiva actividad. Por primera vez en la historia humana esta actividad abarca a la humanidad en gran escala, en los tres aspectos de la conciencia de la perso­nalidad. El cuerpo físico y los estados de conciencia emocional y mental están grandemente trastornados. Esta triple actividad unificada es acrecentada por un ciclo de intensa actividad planetaria, debido a la entrada en una nueva era, al desplazamiento del sol a un nuevo signo del Zodíaco y a la consiguiente preparación que capacitará al hombre para trabajar fácilmente con las nuevas fuerzas y energías que actúa sobre él. En el centro de la vida humana, el grupo integrador de los nuevos servidores del mundo debe enfrentar, por lo tanto, una verdadera necesidad. Su trabajo primordial consiste en mantenerse en estrecha unión con el alma de la humanidad – constituida por todas las almas en su propio nivel del ser, mediante la propia actividad del alma organizada, para que siempre haya quien “trabaje en los intervalos” y así permitir que progrese el plan y la visión, ante los ojos de quienes aún no pueden penetrar en el lugar elevado y secreto. Como muchas veces he dicho, ellos deben aprender a trabajar subjetivamente, a fin de mantener –en este ciclo de actividad y expresión exotérica– el poder, latente en todos, de retirarse al centro. Hablando simbólicamente, ellos constituyen la puerta. Las facultades y los poderes se pueden perder por no emplearlos; el poder de divina abstracción y la facultad de hallar lo que ha sido llamado “el sendero dorado que conduce al claro estanque y de allí al Templo de Retiro”, no deben perderse. Este es el primer trabajo del Grupo de Místicos Mundiales, y deben conservar abierto el sendero y el camino libre de obstáculos. De otro modo la magia blanca podría dejar de existir temporariamente, y asumir indebido control los propósitos egoístas de la naturaleza forma. Este lamentable acontecimiento ocurrió en los días de la Atlántida, y los que entonces forma­ban el grupo de trabajadores tuvieron que retirarse de toda actividad externa y “abstraer los divinos misterios, ocultándolos de los curiosos y de los indig­nos”.

Ahora se está haciendo un nuevo intento para liberar a “los prisioneros del planeta”. La Jerarquía, mediante el grupo de servidores del mundo, en proceso de formación, procura restaurar los misterios a la humanidad, a la cual realmente pertenecen. Para el triunfo de este intento es fundamental­mente necesario, a quienes han percibido la visión y visto una parte del plan, dedicarse nuevamente al servicio de la humanidad, consagrarse al trabajo y ayudar hasta el máximo de su capacidad (reflexionen sobre estas palabras y extraigan su significado), a todos los servidores del mundo y sacrificar su tiempo y dinero en acrecentar el esfuerzo de los Grandes Seres. Ante todo no dejen de practicar la meditación; mantengan la unión interna; piensen en la verdad en todo momento. La necesidad y la oportunidad son grandes, y todos los que pueden ayudar son llamados al frente de batalla. Por lo tanto, todos pueden ser útiles de alguna manera si cada uno y todos comprenden la verdadera naturaleza del sacrificio, desarrollan habilidad en la acción y trabajan sin apegos. (4-375/6).

2. También se señaló en esa oportunidad que el próximo paso de la Jerarquía sería plasmar en la mentes de los hombres iluminados de todo el mundo, las ideas espirituales que encierran las nuevas verdades, el descenso (si así puedo denominarlo) de los nuevos conceptos que regirán la vida humana y la influencia que ejercerá el Cristo sobre los discípulos mundiales y el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Este movimiento planificado por la Jerarquía, progresa; los hombres y mujeres de todas partes y de todos sectores de la vida enuncian las nuevas verdades que guiarán en el futuro al vivir humano, y fundan nuevas organizaciones, movimientos y grupos grandes o pequeños – que harán conocer a las masas humanas la realidad de la necesidad y el modo de enfrentarla. Lo hacen impulsados por el fervor de sus corazones y por la amorosa respuesta a la angustia humana y, aunque no lo expresen, trabajan para exteriorizar el Reino de Dios en la Tierra. Ante la evidente multiplicidad de organizaciones, libros y conferencias, etc. resulta imposible negar estos hechos. (8-45).

3. Grandes Fuerzas bajo una potente dirección espiritual están preparadas para precipitarse en este mundo de caos, confusión, aspiración, esperanza y perplejidad. Estos grupos de energía están dispuestos para ser enfocados y distribuidos por la Jerarquía, y esa Jerarquía, bajo Su gran Conductor, el Cristo, se halla más cerca del género humano, como nunca lo ha estado en la historia de la humanidad. En todos los países, el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo también está atento a esa conducción, unido en idealismo, obje­tivos humanitarios, sensibilidad a la impresión espiritual, propósitos subjeti­vos, amor a sus semejantes y dedicación al servicio altruista. En todas partes hay personas de buena voluntad dispuestas a ser guiadas hacia una actividad constructiva y a convertirse en agentes que serán gradualmente educados y entrenados para el establecimiento de lo que nunca hasta ahora ha existido: correctas relaciones humanas (8-85).

(VOLVER AL INDICE)

 

Preparación para la Reaparición de Cristo

1. Hemos considerado la necesidad de la preparación para la venida de Cristo y algunos de los requisitos fundamentales que van surgiendo a medida que la gente se apresta para la actividad requerida, incluso el de reunir los fondos necesarios para llevar adelante el trabajo preparatorio. El colabora­dor individual, ante todo, tiene que determinar si su incentivo y expectativa espirituales son adecuados para la tarea que tiene por delante. Únicamente tiene importancia lo que da impulso a la acción, y sólo será apto para el trabajo de aquel cuya visión sea suficientemente clara como para permitirle trabajar con comprensión y sinceridad. Debe descubrir que le es posible desempeñar su arte en el desarrollo del Plan divino. La realidad del Cristo y la auténtica posibilidad de Su reaparición deben convertirse en importantes factores motivadores en su conciencia. Debe buscar a su alrededor aquellos con quienes puede trabajar, y poseen los mismos objetivos espirituales. De esta manera, y a su debido tiempo, aprende que existe en la Tierra un grupo integrado y bien organizado al que se le puede denominar Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y descubre que se hallan en todas partes, actúan en cada país, en todos los grupos religiosos organizados y en los que se dedican al bienestar de la humanidad y a la preparación para el retorno de Cristo.

Este grupo a pesar de trabajar en el plano cotidiano de la vida material, conserva sin embargo una estrecha e íntima integración espiritual con el centro de energía del que puede extraer todo lo necesario para el trabajo espiritual activo. Además proporciona un campo de servicio para todos aquellos que tratan de expresarlo; también constituye el lugar de reunión para quienes desean ser probados y donde sus móviles y constancia serán puestos a prueba antes de darse la oportunidad espiritual. Así queda libre para trabajar en zonas de servicio cada vez más amplias.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo proporciona esencialmente un campo de entrenamiento y de experiencia para quienes tienen la esperanza de elevarse espiritualmente y capacitarse para ser discípulos activos, dirigidos por el Cristo. La aparición de este grupo en la tierra, en estos momentos, es uno de los indicios del éxito obtenido en el proceso evolutivo, tal como se aplica a la humanidad. Este método de trabajo -utilizar a los seres humanos como agentes para llevar adelante la tarea de salvación y elevación del mundo – fue iniciado por Cristo Mismo, que trabajó frecuentemente con los hombres, por medio de otros, llegando a la humanidad por intermedio de Sus doce apóstoles, y considerando a Pablo como el sustituto de Judas Iscariote. El Buddha probó el mismo sistema, pero al principio Su grupo estuvo más relacionado con Él que con el mundo de los hombres. Cristo envió a Sus Apóstoles al mundo para alimentar a las ovejas y buscar a los hombres, guiarlos y convertirlos en “pescadores de hombres”. La relación de los discípulos de Cristo con el Maestro fue solo secundaría, siendo de primordial importancia las exigencias del mundo; esta actitud aún predomina en la Jerarquía, sin menoscabar su devoción por el Cristo. Lo que el Buddha instituyó simbólicamente, y en forma embrionaria, se convirtió en una exist­encia y en una realidad debido a las demandas de la era pisciana.

En la Era de Acuario, en la que estamos entrando, este tipo de trabajo grupal alcanzará un punto muy elevado de desarrollo y el mundo será salvado y reconstruido por grupos más bien que por individuos. En el pasado tuvimos los salvadores del mundo –esos Hijos de dios han dado a los hombres un mensaje que trajo mayor luz a los pueblos. Ahora, en la plenitud del tiempo y a través de los procesos evolutivos, está surgiendo un grupo que traerá la salvación al mundo y que (incorporando las ideas grupales y acentuando el significado de la iglesia de Cristo) estimulará y energetizará de tal manera la mente y el alma de los hombres, que la nueva era se iniciará con la ciencia del Amor, del Conocimiento y de la Armonía de Dios Mismo, como también con la reaparición de Cristo, el cual personificará estas tres facultades.

En los últimos diez años este Nuevo Grupo de Servidores del Mundo ha sido reorganizado y revitalizado, expandiéndose el conocimiento de su exist­encia por todo el mundo. Actualmente constituye un grupo de hombres y mujeres de todas las nacionalidades y razas, pertenecientes a todas las organizaciones religiosas y movimientos humanitarios que están fundamen­talmente orientados, o en proceso de hacerlo, hacia el Reino de Dios. Son discípulos de Cristo que trabajan conscientemente y, con frecuencia, lo hacen inconscientemente, para su Reaparición; son aspirantes espirituales que tratan de servir y convertir en realidad el Reino de Dios en la Tierra; son hombres de buena voluntad que poseen inteligencia y procuran acrecentar la comprensión y las correctas relaciones humanas entre los hombres. Este grupo comprende dos grupos importantes:

i.      Los discípulos de Cristo que trabajan conscientemente para desarro­llar Sus planes y aquellos que, instruidos por los primeros, colaboran consciente y voluntariamente. A esta última categoría podemos per­tenecer nosotros si lo deseamos y estamos dispuestos a hacer los sacrificios necesarios.

ii.     Los aspirante, hombres y mujeres conscientes, aunque trabajan incons­cientemente guiados por la Jerarquía espiritual. Hay muchos de ellos, que ocupan especialmente cargos destacados, y se desempeñan como destructores de las antiguas formas o constructores de las nuevas. No tienen conciencia de ningún plan interno sintético, pero se ocupan desinteresadamente de satisfacer las necesidades del mundo lo mejor que pueden, desempeñando una parte importante en el drama nacional, o trabajando firmemente en el campo de la educación.

El primer grupo tiene cierta medida de contacto con la Jerarquía espiri­tual, y en mayor medida con los verdaderos discípulos; sus miembros trabajan inspirados espiritualmente. El segundo grupo está en más íntimo contacto con las masas y trabaja para inspirar ideas a ellas. El primer grupo se ocupa del Plan de Cristo, en la medida en que sus miembros pueden captar su esencialidad, mientras que el segundo trabaja con nuevos conceptos y espe­ranzas que afloran a la conciencia del género humano a medida que los hombres, subjetiva y frecuentemente inconscientes, responde a la preparación para la reaparición de Cristo. Como resultado del trabajo que realiza el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, la humanidad va despertando cons­tantemente a las posibilidades futuras.

El despertar de las clases intelectuales al reconocimiento de una humani­dad, es el preludio del establecimiento de la hermandad. La unidad de la familia humana ya es reconocida por el hombre, pero antes de que esa unidad pueda adquirir y adoptar una forma constructiva, es esencial que un mayor número de personas que piensan, derriben las barreras mentales que existen entre razas, naciones y clases, y también que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo reedite en el mundo externo ese tipo de actividad que la Jerarquía expresó cuando desarrolló y materializó el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Por medio de la impresión y expresión de ciertas grandes ideas, hay que hacerles comprender a los hombres de todas partes los ideales funda­mentales que regirán la nueva era. Esta es la principal tarea del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

A medida que estudiamos y aprendemos a reconocer en todas sus ramas y esferas de actividad al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo – que, diseminados por el mundo, abarca a los sinceros trabajadores y a la gente humanitaria de todas las naciones, religiones u organizaciones de carácter humanitario – nos daremos cuenta que hay en la tierra un grupo de hombres y mujeres que por su número y actividades son capaces de producir los cambios que permitirán a Cristo caminar nuevamente entre nosotros. Esto ocurrirá sí están verdaderamente interesados, preparados para hacer los sacrificios necesarios y dispuestos a suprimir las diferencias nacionales, religiosas y organizadas, como para que pueda llevarse a cabo el servicio que hará posible la reconstrucción del mundo. Deben educar a la raza humana, sobre unas pocas, simples y fundamentales esencialidades y familiarizar a la humanidad con la idea de la reaparición de Cristo y la exteriorización del Reino de Dios. En gran parte su trabajo consistirá en resumir y hacer más efectivo el trabajo de los dos Hijos de Dios, el Buddha y el Cristo.

El éxito del trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es inevita­ble; ha hecho un gran progreso durante los últimos diez años. ( Publicado en 1948: compilador.) La integra­ción interna de la parte de ese grupo que trabaja en íntimo contacto con el Cristo y la Jerarquía espiritual, es de tal magnitud que su éxito externo está garantizado. Proporciona un canal a través del cual la Luz, el Amor y el Poder del Reino de Dios, pueden llegar a los trabajadores más exotéricos.

Por lo tanto, debemos comprender que las personas espiritualmente orientadas y todos aquellos que procuran trabajar y trabajan para establecer correctas relaciones humanas, los que practican la buena voluntad y se esfuerzan verdaderamente por amar a sus semejantes, forman parte integrante del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, y su tarea más importante en los momentos es preparar el camino para la reaparición de Cristo.

Permítaseme expresar enfáticamente que el método principal del que podemos servirnos y el instrumento más poderoso en manos de la Jerarquía espiritual, es la difusión de la buena voluntad, fusionada en una potencia y activa. Prefiero esta expresión a las palabras “organización de buena voluntad”. La buena voluntad es hoy un sueño, una teoría, una fuerza negativa. Debiera desarrollarse hasta convertirse en una realidad, un ideal activo y una energía positiva. Este es nuestro trabajo, y nuevamente se nos exhorta a colaborar. (8-156/61).

2. Las primeras señales de que Se aproxima con sus discípulos ya pueden ser percibidas por quienes observan e interpretan correctamente los signos de los tiempos, pudiendo observarse, entre otros signos, la unión espiritual de los que aman a sus semejantes, que es en realidad la organización del ejército físico externo del Señor – ejército cuya única arma es el amor, la correcta palabra y las correctas relaciones humanas. El establecimiento de esta organización des­conocida ha continuado con extraordinaria rapidez durante la post guerra, pues la humanidad está cansada de odios y controversias.

Los colaboradores de Cristo están activos en el Nuevo Grupo de Servido­res del Mundo, constituyendo el grupo más poderoso de precursores que jamás hubo precedido la entrada de un gran Personaje mundial en la palestra del vivir humano. Su trabajo e influencia hoy se ven y se sienten en todas partes y nada puede destruir lo ya realizado. (8-42) y (13-493/4).

(VOLVER AL INDICE)

 

 

Conclusión

1. Los diversos planes en consideración, para el desarrollo y progreso del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo deben ir e irán continuamente adelante. Las ideas, ya brevemente delineadas, deben desarrollarse en forma detallada y también entrenarse a las personas para la expansión de estas ideas. Al público se lo debe educar sobre los ideales y objetivos del nuevo grupo. Deben formarse grupos de meditación que se dedicarán a hacer contacto con la visión, y extraer la sabiduría y el poder necesarios. Debe emplearse cada vez más la Gran Invocación, y repetirse diariamente y a toda hora. La esencia de lo expuesto aquí deberá reajustarse y readaptarse para el público en general, porque los hombres aprenden únicamente por la repetición constan­te, y estas cosas deben repetirse una y otra vez antes de que sea evidente el Verdadero trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

La función del Nuevo Grupo consiste en equilibrar las fuerzas que condu­cen a la desintegración y a la destrucción, incorporando en sí mismo las fuerzas de integración y construcción. Dicho grupo contrarrestará, con el tiempo, la tendencia (tan prevaleciente hoy) al odio racial, y la enseñanza dada tenderá a negar las actuales ideas, pues son de gran poder para producir las brechas y las barreras actuales entre los hombres, causando la separación y la guerra. Donde existe un grupo o grupos, que expresen ideas, que acentúen potentemente un sector de la opinión pública o un aspecto de la vida, inevitablemente debe aparecer bajo la ley del equilibrio aquello que lo contrarrestará. En el período actual de la historia de la raza, aparecieron primeramente el grupo o grupos que fomentan las separaciones o brechas, y erigen las barreras que impiden el libre albedrío del hombre, los cuales realizan el necesario trabajo porque están también incluidos en el Plan. Luego, de acuerdo a la ley, deben aparecer el grupo o los grupos, que personifican esa ideas que conducen a la integración y a la obra constructiva, los cuales llevarán al mundo a una vuelta más elevada de la espiral, eliminarán las brechas y destruirán las barreras dando fin a las separaciones. (15-505/6)

2. La tarea que tiene ante sí el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es muy grande, pero no imposible. Es absorbente, pero como constituye un canon de vida impuesto puede llevarse a cabo en todos los aspectos de la vida diaria. Se nos llama ahora a prestar un servicio intenso durante un período de años, a llevar a una vida anormal y a cargar con la responsabilidad de la cual ya teníamos conocimiento hace años, pero no nos hemos hecho cargo de ella. Nuestro interés fue poderosamente evocado, pero no se aplicó debidamente. La demanda de colaboración por los guías y trabajadores del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo ha sido enunciada claramente desde el aspecto interno. Hemos respondido ayudando en algo, pero sin sacrificio alguno; hemos prestado la mínima ayuda posible, no la máxima – excepto en esos pocos casos en que ha sido reconocida y valorada. Se ha dicho que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo está trabajando en todas las naciones, a fin de difundir la buena voluntad, la comprensión mundial y la unidad religiosa. Esta idea ha sido reconfortante y hemos confiado en sus esfuerzos – el esfuerzo de esos pocos que están excesivamente presionados. (15-552/3)

3. No haré ningún otro llamado para obtener ayuda. He tratado de educarlos en los nuevos ideales y en el trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. La responsabilidad de actuar correctamente y el esfuerzo de llegar hasta el público descansa sobre los aspirantes y discípulos del mundo que leen mis palabras. Personalmente nada puedo hacer. El tiempo es vuestro (y todos, sin excepción pueden darlo). Eso es lo que el Cristo y la humanidad demandan hoy. Pedimos que dediquen su actividad y capacidad para llegar a aquellos con los cuales pueden hacer contacto. Se necesita dinero para ir al público interesado. Por medio de la meditación y la intensa colaboración interna se construirá ese canal por el cual podrá actuar el espíritu de paz y entrar las fuerzas de la Luz. La Jerarquía espera. Ha hecho todo lo posible desde el ángulo de Su oportunidad. El Cristo permanece en paciente silencio, atento al esfuerzo que materializará Su trabajo en la tierra y le permitirá consumar el esfuerzo que realizó en Palestina hace dos mil años. El Buddha está dispuesto a desempeñar Su parte sobre el planeta si el género humano le ofrece la oportunidad. Les ruego que tengan en cuenta lo que aquí he dicho. Ahora todo depende de la correcta acción de las personas de buena voluntad. (15-566)

4. El nuevo mundo será construido sobre las ruinas del antiguo. Surgirá la nueva estructura. Los hombres de buena voluntad de todas partes, guiados por el nuevo grupo de servidores del mundo, se organizarán en vitales batallones y su primera tarea consistirá en desarrollar las rectas relaciones humanas mediante la educación de las masas. Ello significa que debe haber un desarrollo paralelo de la opinión pública iluminada, que (esotéricamente hablando) es la correcta respuesta al sonido impartido por la voluntad de Dios a los oídos atentos. Entonces, en verdad, la humanidad saldrá del desierto, abandonará los mares y sabrá que Dios es Fuego. (18-83)

(VOLVER AL INDICE)

 

Referencias

Ejemplo de referencias. La referencia numérica que figura al término de una cita, por ejemplo (13-75/6) es tomada del libro La Exteriorización de la Jerarquía (13) comenzando en la pág. 75 y continuando hasta la pág. 76.

1     Iniciación Humana y Solar

2     Cartas sobre Meditación Ocultista

3     Tratado sobre Fuego Cósmico

4     Tratado sobre Magia Blanca

5     Discipulado en la Nueva Era – Tomo I

6     Discipulado en la Nueva Era – Tomo II

7     Los Problemas de la Humanidad

8     La Reaparición de Cristo

9     El Destino de las Naciones

10   Espejismo (Glamour): Un Problema Mundial

11   Telepatía y el Vehículo Etérico

12   La Educación en la Nueva Era

13   La Exteriorización de la Jerarquía

Tratado sobre los Siete Rayos:

14   Tomo I: Psicología Esotérica I

15   Tomo II: Psicología Esotérica II

16   Tomo III: Astrología Esotérica

17   Tomo IV: La Curación Esotérica

18   Tomo V: Los Rayos y las Iniciaciones

Buena Voluntad Mundial

120 Wall Street, 24th Floor, Nueva York, USA
3 Whitehall, Suite 54, Londres, SW1A 2EF, U.K.
1 rue de Varembé 3e, C. Postale 31, 1211 Ginebra-20 Suiza

Libro digital editado por

www.sabiduriarcana.org

DIFUNDIDO POR

CIUDAD VIRTUAL DE LA

GRAN HERMANDAD BLANCA

http://hermandadblanca.org/

info@hermandadblanca.org

EN INTERNET DESDE 2006

 


Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>