Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Inteligencia emocional » Así es nuestra relación con la vida y la muerte

Así es nuestra relación con la vida y la muerte

Cualquiera que sea nuestra fe, es a menudo incomodo el enfoque de la muerte, y el morir no refleja lo que creemos. Eso de saber que hay más allá de la vida y la muerte con frecuencia a mucho nos hace sentir írritos cuando estamos sobre el tema. De lo contrario, ¿Por qué el miedo a la muerte siendo cristianos, y sabiendo que el cielo está en el otro lado? ¿Por qué el ateo se aflige, cuando él es de la opinión de que nuestro intervalo de tiempo en esta tierra no es más que una mota efímera e irrelevante de polvo?

 

Si la reencarnación fuera nuestra creencia, entonces ¿Por qué habríamos de ser afectados tan profundamente y por qué habríamos de llorar si sabíamos que estábamos regresando? Nuestro enfoque de la muerte en ocasiones no es simplemente hipócrita, simplemente no tiene sentido.

 

Cómo manejamos nosotros la vida y la muerte… ¿Por qué lo hacemos de esta manera?

 

La muerte es la parte más inevitable de la vida, y que optamos por ignorar su inminente llegada, lo mirarlo en su mayor parte por con el miedo y el desprecio. Sin embargo, a menudo se encuentra en presencia de la muerte nuestras más grandes revelaciones. La muerte pone las cosas en perspectiva. Esas cosas que pensamos importante pronto tienen poca relevancia, y empezamos a reflexionar sobre todo lo que es importante para nosotros. Es un momento que dejamos, que consideramos… para reflexionar.

 

la vida y la muerte

 

Uno de nuestras más grandes revelaciones es la forma que tenemos de expresar nuestro verdadero afecto no contenida para otro, hasta que hayan pasado por esto, cuando somos consumidos de repente por el dolor de lo que hemos perdido.

 

Las emociones hierven por encima, y todas las cosas que nos hubiera gustado haber dicho llegan a la superficie de nuestros pensamientos. En ese momento en que suelen tener en cuenta que quizás tanto dolor no es suficiente para reparar su muerte.

 

En verdad, nuestro dolor es una pena que nace del hecho de que llevamos a cabo nuestra expresión. Pero cómo nos sentimos realmente mientras que la persona estaba viva, ¿Es nuestro dolor igual sabiendo que tal relación no fue vivida a plenitud como fue ofrecido por la constelación?

 

La tragedia de nuestro enfoque de la vida y la muerte, es que no queremos ver a la muerte como un ciclo continuo de la vida. Es el secreto a voces que todo el mundo sabe, pero no se atreve a hablar. Y así, cuando otro muere, actúan sorprendidos, como si fuera algo que no se pudo prever, cuando la verdad es que la muerte podría amanecer sobre todos nosotros, desde el día en que nacimos.

 

vida-y-muerte-cabala_opt

 

Resulta extraño que a menudo marcamos alguien que está pasando por la tristeza y el arrepentimiento cuando está en el funeral, pues es aquí donde se presentan un caudal de lágrimas solemnes. A lo que vamos es que, estamos condicionados a actuar como si es una cosa terrible, y debemos expresar cualquier cosa, pero al no manifestar remordimiento, se nos ve como si no tuviéramos corazón.

 

Cuando muere un personaje famoso aunque puede ser desconocido para nosotros nos sentimos mal, y que los medios nos empujan a expresar nuestras condolencias, debemos mostrar una cara triste, bajamos las banderas a media asta, y los sombreros, como para sugerir que la muerte es la última tragedia. Pero recuerde que la vida no es más que la suma de nuestros años físicos.

 

Pero todo esto nos distrae del hecho de que hay una tragedia mayor de la vida y la muerte, es que la muerte, que es la tragedia de la manera que elegimos vivir.

 

Si mira por la ventana de su casa, verá un mundo enamorado de su propia vida y su ser, de su la naturaleza y del regalo que es la vida; usted verá un mundo consumido por la ansiedad y la lucha.

 

esperanza_opt

 

Verá un mundo tomado por los ideales que rigen la forma en que pensamos que necesitamos ser. Verá a los hombres en voz baja serpenteando a través de la vida, renunciando a la desgracia de escasas ofertas de la vida, las mujeres y con el sentido de seguir adelante junto a otro día infructuosa. “Ah, mañana, puede traerme mejor suerte que hoy, aunque me resigno a la probabilidad de que no lo hará. ¡Bueno!… Así es la vida”

 

Si el hecho de la muerte es una tragedia, tanto que requiere conmemoración y condolencias, entonces nuestras banderas deben dejarse permanentemente a media asta, y nuestros sombreros siempre se estar bajos, porque sin duda hay que afligirnos por tan poca alegría expresada en el mundo.

 

Algunos de nosotros pelea la buena batalla, y otros momentáneamente suben a la gloria en la parte posterior de sus logros. Pero en la mayor parte, al final tal gloria es efímera. En realidad, nadie se acuerda quien ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Helsinki, y quien puede recordar el nombre de quien fue el primero en escalar el Monte Everest, y si lo pueden recordar, entonces difícilmente podría recordar quién fue segundo, o el tercero. Incluso si lo hacen, no es nada en sus pensamientos diarios.

 

Ponemos tanto esfuerzo como sociedad en alabar los logros de los demás. Y si nuestros logros no se colocan en comparación, vivimos en silencio la miseria que nuestra vida no es lo que nos imaginamos que podría ser. Los celos consumen aquellos que no alcancen las grandes alturas de sus sueños, mientras que los que llegar allí, son consumidos por el vacío de sus logros.

 

muerte_opt

 

Nuestros ancianos no son mejores. El hombre o la mujer de edad a menudo no son tan sabios, ya que se pierden en el pesar de todo lo que no han vivido. Hay quienes no se han movido sólo esperando que la muerte venga a su puerta, así es su desesperación.

 

De la vida y la muerte, es necesario aprender que debemos apreciar más, amar más, dedicar más tiempo a reflexionar sobre la grandeza de nuestro ser, abrirse, tener el valor de expresar su ternura, olvidar el argumento, y dejar que sea necesario demostrar que tenía razón y aceptar que simplemente estaba equivocado, de amar sin nada que lo detenga, de dar cariño entero a sus hijos, hermanos, madre, padre, abuelos tíos, amigos y hasta los enemigos. Porque cuando a tu alguien tú te entregas todo tu amor y lo hace realmente feliz, y vives plenamente los momentos que pasan juntos, tú no tienes deudas con él, sabes que lo hiciste bien aunque haya partido temprano.

 

Pero no lo hacemos. La defensa es nuestro juego final, y vivimos protegidos hasta el final.

 

La ansiedad y el ajetreo nos consumen, y la vida pasa, pasa y sigue pasando. No es de extrañar que lloremos cuando otra muerte cerca de nosotros pasa por encima, aunque nosotros realmente nunca llegamos a conocerlos.

 

Así que nos aferramos, se aferran a la ilusión de que lo era, todavía lo es, cuando la verdad es que lo que era, ya no se puede, y en verdad tal vez nunca lo fue.

 

Nos ligamos en las memorias aunque no fuera cierto… incluso, nos desesperada al tratar de recordar algo bueno. Hemos sido consumidos por el dolor y la culpa, sin darnos cuenta de que la vida, por su parte, continúa floreciendo en nuestra puerta, bailando al ritmo eterno de un ritmo armónico y divino que nos llama constantemente para saber y entender que la vida no tiene fin, ni principio, sin alta, sin ninguna baja, sin términos medio. ¡Es simplemente la vida!

 

Es simplemente un pulso universal, un pulso a la que todos pertenecemos. El ciclo de vida es tal que siempre hay una oportunidad de volver a vivir lo que no hemos elegido antes. Esa es su verdadera belleza. No hay muerte, sólo el amor, y es un amor que eternamente debemos recordar.

 

“En la hora de su fallecimiento se encontrará con la luz de su toma, y en un instante sabrá si ha vivido su amor o si ha vivido una mentira”

Liane Mandalis.

 

 

AUTORA: Josyeliz Alcalá, redactora de la familia de hermandadblanca.org

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Josyeliz Alcala (Redactor GHB)
Josyeliz es una de las redactoras de la gran familia de hermandadblanca.org
ESPACIO PATROCINADORES
Un comentario
  1. User comments

    yo soy luz lo siento te amo perdon gracias quien como dios borro limpio suelto

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to friend