¿Quién eres?

estres postraumatico¿Puedes imaginarte en el incendio de una casa? ¿Cuál sería tu reacción?

 

 

Tu carácter se construye alrededor de determinadas experiencias básicas y de las suposiciones sobre ti mismo y el mundo que de ellas se derivan. Esta organización se expresa a través de tu psiquismo, la forma de tu cuerpo, tu respiración, el tipo de relaciones que mantienes, la elección de tu profesión y del ambiente en el que te mueves, tu conducta.

 

 

Si arde una casa, el carácter psicopático se arremanga, escupe en las manos y se pone a mitigar el fuego. El psicópatico cogerá e intentará mitigarlo, pero no durante mucho tiempo. ¿Y los otros caracteres? ¿Qué hará el esquizoide? Seguramente, correrá confuso de un lado a otro y no sabrá dónde está. El oral correrá de una persona a otra, gimiendo: “¡Por favor, por favor, ayudadme, mi casa está ardiendo!”, y no se le ocurrirá la idea de apagar el fuego por sí mismo. ¿Y los masoquistas?  correrán de un lado para otro, gimoteando: “Tenía que ocurrirme a mí. Es la tercera casa que se me quema. ¡Me lo tengo bien merecido!”. Por supuesto, el rígido amortiguará voluntarioso el fuego y posteriormente será capaz de repetir y analizar con toda precisión cada detalle de la acción. Y, por último, el tipo histérico se estremecerá ante la bella imagen de las llamas: “¡Qué marco para que aparezca él/ella, le tome en sus brazos y lo salve!». ¿Te sientes identificado con la forma de actuar de alguno de ellos?

 

 

 

El núcleo de tu carácter, como ya he mencionado, es un profundo sistema de creencias, que, en la mayoría de los casos, es completamente inconsciente. Pero, precisamente por ser inconsciente, puede influir poderosamente en tu vida. ¿Te quedas?

 

 

 

Hace unas semanas ya hablamos del libro de Martín Siems “Tu cuerpo sabe la respuesta”, hoy me centro específicamente en su segunda parte, en lo que se refiere al carácter. Wilhelm Reich fue el primero en relacionar la teoría caracterial psicoanalítica con la estructura corporal y el fluido energético del cuerpo. Los diferentes tipos de carácter descritos a continuación pretenden ayudar a que aprendas a percibirte como un sistema que se construye, tanto corporal como psicológicamente, alrededor de determinadas experiencias primarias y sentimientos y sistemas de creencias básicos. No es mi intención clasificarte dentro de uno de los tipos de caracteres o meterte en un apartado, y, por supuesto, tú tampoco deberías hacerlo. ¿Preparado?

 

 

CARÁCTER ESQUIZOIDE

 

Cuando pase el esquizoide, notarás pronto sensaciones de poca claridad y confusión durante la conversación.

 

 

ESQUIZOIDESu sensación básica le dice que el mundo no es seguro, sino peligroso y que en cada momento puede ocurrir una catástrofe. El esquizoide se siente lejano y extraño, como un ser de otro mundo.

 

 

Su experiencia primaria es de inseguridad, miedo y amenaza. Tal vez por haber tenido una experiencia cercana a la muerte durante el nacimiento, tal vez por tener una madre hostil o reservada, su sistema de creencias expresa algo así como: “Aquí no estoy seguro”, “No me puedo sentir seguro” o “No soy bienvenido”.

 

 

El tema que define al esquizoide es la seguridad.

 

 

La estrategia del esquizoide es intentar retirar su energía del mundo que le rodea y replegarse dentro de sí mismo.

 

 

A nivel corporal: La persona que lleva siempre su energía hacia dentro, tendrá los pies y manos frías. Todo el cuerpo da la sensación de estar poco vivo y tenso; sobre todo en las articulaciones se notarán muchas tensiones. Las tensiones en el área del cuello y la nuca “dividen” la cabeza y el cuerpo. La respiración es superficial y se ve dificultada por grandes tensiones en la zona del diafragma.

 

 

A nivel psico-emocional: El esquizoide no puede mostrar y sacar sus sentimientos, el mundo es demasiado peligroso para ello. Sin embargo, con frecuencia no percibirá todas estas tensiones, ya que su conciencia se ha desplazado del cuerpo a la cabeza. Tenderá a no mirará a los ojos y  evitar el contacto.

 

 

 

Su punto fuerte: Se le podría definir como creativo.

 

 

Desarrollo personal: mejorar el contacto con el suelo, aumentar en general su sensación corporal y conectarle de nuevo con su cuerpo. Sondas que expresan lo que para el esquizoide podría ser un alimento psicológico, serían: “Aquí te puedes sentir seguro. Nos alegramos de que estés aquí. Tienes derecho a estar aquí. Eres de los nuestros. Eres bienvenido.”

 

 

CARÁCTER ORAL

 

 

Si ahora te cruzas con el carácter oral, le reconocerás porque suscita en ti compasión y deseo de ayudar.

 

 

CARaCTER ORALSu tema es el alimento en su sentido más amplio, todo lo que tenga que ver con recibir y con satisfacer necesidades.

 

 

Su sentimiento primario es: “No lo consigo” y “No recibo lo que necesito”. El bebé oral está en la cama y grita; necesita algo, y nadie acude. Quizás no esté la madre, o le alimenta según un horario fijo; el caso es que el bebé no recibe lo que necesita. Grita y grita, hasta que, por fin, se resigna.

 

 

Su sistema de creencias más profundo, con el que va por el mundo el carácter oral: el mundo es un lugar en el que nunca se recibe lo que se necesita.

 

 

El oral ha organizado toda su personalidad de tal manera que, de forma no verbal, está solicitando a los demás que le ayuden y apoyen.

 

 

 

A nivel corporal: El pecho está hundido, el estómago algo hacia fuera, las rodillas curvadas hacia atrás, para que por lo menos le sostenga su esqueleto, y la cabeza está algo inclinada hacia delante. Todo su cuerpo expresa: “Pero si nada tiene sentido”, y carencia, ya que nunca se obtiene el suficiente aire.

 

 

A niel psico-emocional: En realidad, el oral recibe mucho; es tan entrañable y necesitado, que recibe muchas caricias. Pero no puede aceptarlas y sentirlas.

 

 

Los puntos fuertes del oral son sus capacidades sociales. captar las necesidades de los demás.

 

 

Desarrollo personal: Aprender a aceptar lo que se recibe. Disfrutar. Respirar. Sondas con las que se podría trabajar, serían: “Puedes conseguirlo. Recibes todo lo que necesitas. No te voy a abandonar. El cosmos se ocupa de ti.”

 

 

CARÁCTER PSICOPÁTICO

 

 

Cuando un psicópatico pase a tu lado, le reconocerás porque sentirás miedo.

 

 

 

El tema del carácter psicopático es el poder.

 

 

cuerpoSu sentimiento primario es: temor a ser oprimido o explotado, si se muestra débil. Alguien ejerció poder sobre él, la madre le trataba casi siempre de forma autoritaria o conquistadora y le utilizaba para sus necesidades.
Su estrategia es: “Antes de dejarme manipular, prefiero manipular yo”.

 

 

A nivel corporal: Su cuerpo tiene una pose de imposición, toda su energía tiende hacia arriba y tiene una mala base en las piernas y los pies. Hasta el estómago está estirado hacia arriba. El cuerpo está formado como si corriera siempre el peligro de ser oprimido y empequeñecido.

 

 

A nivel psico-emocional: Le resulta muy difícil entablar contacto a un mismo nivel. Se siente más a gusto en el papel del líder. Los demás no se pueden acercar demasiado a él. Esto podría tocar sus sentimientos.

 

 

Su punto fuerte: No se deja abatir en seguida por los sentimientos y puede superar situaciones candentes.
Desarrollo personal: Aceptar su vulnerabilidad. Sus sondas: “Eres importante para nosotros. Te respetamos. No te quiero oprimir. Estoy de tu lado.”

 

 

CARÁCTER MASOQUISTA

 

 

Cuando te encuentras a un masoquista, le reconocerás porque te vas a enfadar. De alguna manera conseguirá enfadarte, y encima te avergonzarás de ello, porque una persona tan amable y que además sufre tanto, no debería suscitarte ira.

 

 

 

El tema del carácter masoquista es la falta de libertad.

 

 

CARÁCTER MASOQUISTAEl sentimiento principal: “Siempre me ocurre lo peor”, “No valgo nada” y “No soy libre”. Al masoquista sólo se le ha querido cuando era bueno y obedecía. Casi siempre, se le ha manipulado y engañado, y no siempre por una madre autoritaria, sino muchas veces por una madre cálida, pero sobreprotectora.

 

 

El masoquista ha desarrollado la estrategia de la resistencia pasiva, es decir, aguantar hasta que los demás abandonen.

 

 

A nivel corporal: Está fuertemente formado, tiene un contacto con el suelo que es casi demasiado bueno y un cuerpo carnoso y voluminoso, que parece un tronco de árbol y expresa: “A mí no me mueves”. Tiene la constante impresión de que le empujan desde atrás, y por ello, su espalda se apoya fuertemente hacia atrás.

 

 

A nivel psico-emocional: Su vida está manipulada por cualquier cosa, por su mujer, su madre, sus hijos, su trabajo, y, en general, todo lo imaginable menos por él mismo. Tiene una barrera a la hora de actuar: le cuesta trabajo ser activo y obrar.

 

 

La fuerza del masoquista es la resistencia. Aguanta en relaciones que otros ya habrían abandonado hace tiempo; soporta durante años empleos en los que otros aguantarían como mucho una semana. Cuando se le tiene como amigo, es para siempre.

 

 

Desarrollo personal: Tiene que aprender a expresar su enfado, a pelearse de forma distendida, a moverse y tomar decisiones. Sondas que expresan lo que necesita el masoquista, serían: “La vida te pertenece a ti. Eres libre de hacer lo que quieras. También te quiero cuando eres entrometido (o estás enfadado). Puedes ser feliz.”

 

 

Los primeros cuatro dramas del carácter se forman con la primera persona de referencia, es decir, la mayoría de las veces, la madre. Los últimos dos dramas, el rígido y el histérico, se forman algo más tarde y tienen más que ver con el padre.

 

 

CARÁCTER RÍGIDO

 

 

El tema del rígido es el rendimiento.

 

 

Su experiencia primaria es la de querer agradar a su padre; quiere ser reconocido por él.

 

 

CARÁCTER RÍGIDOConstantemente tiene la sensación: “Tengo que hacer más”, “Tengo que ser mejor todavía”.

 

 

 

La estrategia del rígido es esforzarse todavía más. “Sólo tengo que ser un poco mejor, y entonces quizás estaré bien”. Y toda su vida será un único esfuerzo, pero nunca estará satisfecho de sí mismo. Porque mientras esté presente en su interior la frase: “No estoy bien, tal y como soy”, ninguna proeza, por muy grande que sea, le dará la impresión de estar bien hecha.

 

 

A nivel corporal: Tiende a apoyar todo su cuerpo hacia delante, a tirar los hombros hacia atrás y ahuecar la espalda. Además, tiene una presión constante en su cuerpo, como si alguien enfrente de él le estuviera impidiendo mostrar lo que sabe hacer. En general, el rígido tiene el cuerpo mejor proporcionado de todos los caracteres, porque su problema también es el último en aparecer. Pero la gran tensión de los músculos, que se extiende por todo el cuerpo, le dificulta la vida.

 

 

A nivel psico-emocional: Constantemente está activo: construye algo, soluciona problemas. No hay descanso, no hay relajación, no hay un dejarse llevar, sino esfuerzo, tensión y la consecución de algo. Pero nunca está satisfecho, no se puede sentar y disfrutar de su trabajo.

 

 

Desarrollo personal: Lo que necesita el rígido es relajación y permiso para no tener que hacer nada. Entonces es cuando puede derretirse y abrirse a la profunda tristeza de no haber sido aceptado tal como es. Por ello serían sondas positivas para el rígido: “Te quiero, tal y como eres. No tienes que hacer nada para que te quiera. Estás bien como eres. Ya no tienes que esforzarte.”

 

 

CARÁCTER HISTÉRICO

 

 

Le reconocerás porque hablará de forma cada vez más excitada y chillona y agitará vehementemente sus manos, hasta que haya puesto nerviosos a todos y nadie la escuche.

 

 

 

El tema del histérico es hacerse notar.

 

 

CARÁCTER HISTÉRICOLa situación primaria del histérico es la misma que la del rígido. La niña pequeña no se siente aceptada por su padre. Pero la estrategia de la niña pequeña no es rendir todavía más, como lo hace el rígido, sino llamar más la atención.

 

 

Continuamente hay un miedo latente a ser rechazado. Y la niña desarrolla una estrategia para llamar la atención; se hace notar por medio del escándalo, explica excitadamente cosas, es toda sentimiento y exageración, todo con la esperanza de ser más escuchada y aceptada.

 

 

A nivel corporal: Esta sensación primaria se manifiesta en el cuerpo con una separación entre la pelvis y el tronco. La pelvis suele estar desarrollada con formas adultas y femeninas, pero el tronco se ha quedado infantil. Aquí arriba está la pequeña niña herida que tiene que proteger su corazón. En el pecho está el miedo latente a recibir un golpe desde delante, es decir, a ser rechazada una y otra vez.

 

 

La vida interior del carácter histérico es romántica. Y ésta también es la fuerza de este carácter: tiene una gran intuición para captar ambientes y sensaciones vagas y un buen talento para ser actriz. Con el carácter histérico, nos solemos sentir acogidos con calor, aunque con una tensión y excitación positivas. Nunca nos aburre.

 

 

Desarrollo personal. Sondas para el carácter histérico serían: “Estás bien, tal y como eres. No tienes que hacer nada para que te quiera. Te veo, te comprendo, te escucho. Puedes abandonarte con toda tranquilidad. Yo te recogeré.”

 

 

¿Cómo te sientes ahora? ¿Qué te ha aportado la descripción de los seis tipos de carácter? ¿Cómo lo sientes en la zona del pecho y el abdomen? No deberías sentirte obligado a clasificarte, sino que quería confrontarte con un cambio de perspectiva. Estas descripciones te pueden llevar a ver tu vida desde una gran distancia. Es como si bajáramos desde el escenario de nuestras vidas al patio de butacas, para contemplar desde allí nuestra obra. Quizás nos asustemos un poco, quizás nos pongamos algo tristes, quizás también nos entren ganas de reír, pero esta visión desde la distancia también nos ayudará a percibir de forma consciente y clara las cosas que volvemos a hacer una y otra vez. Y desde el patio de butacas es más fácil imaginar nuevas órdenes de dirección, si es que queremos modificar y mejorar nuestra obra. Es decir, con esta nueva forma de percibir no nos identificamos tanto con nosotros como actores sobre el escenario, sino con nosotros como directores de toda la obra.

 

 

Normalmente, estamos identificados con nuestro papel, pero ahora puedes abandonar esta identificación. Porque si aceptamos no identificarnos, podremos reírnos de nosotros mismos y liberarnos emocionalmente.¡Acción!

 

 

¿Quién eres?

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Eva (Redactora GHB)
Eva es una de las redactoras de la gran familia de hermandadblanca.org.
Un comentario
  1. User comments

    Al leer el encabezado, esperaba poder identificarme.

    Pero este mensaje contiene una connotación patológica perturbadora, un análisis psicológico basado en un desarrollo traumático durante la infancia.
    ¿Qué acerca del ser humano delgado, de carácter y físico atractivo. Luminoso interiormente, saludable y expresivo, pero a la vez respetuoso y sensible del estado emocional de los demás?

    Todas las "características" descriptas aquí suenan, de alguna manera, miserables. Falta de amor propio.

    Este mensaje me perturba, incluso las ilustraciones. Esta visión es terrenal, lineal, lógica y demasiado analítica. Lejana de la sabiduría natural que se manifestamos aquellos que somos seres índigo, semillas estelares.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend