Home » Sabiduria y Conocimiento » Gran Hermandad Blanca » Serie de sanación: Introducción, por Sandra Gusella

Serie de sanación: Introducción, por Sandra Gusella

El Maestro Jesus
Nuevamente muy agradecida a Pamela y a Gerrit por su sagrado servicio de traer a esta humanidad la sabiduría y el amor de Jeshua; aquel ser maravilloso conocido como Jesús, quien en otra época caminó entre nosotros como un ser humano de carne y hueso dejando una enorme y eterna huella de luz sobre nuestra tierra, sobre nuestra historia y sobre nuestras almas. También agradezco a ellos el generoso gesto de brindarme la posibilidad de expresarme de esta manera en la introducción de esta segunda Serie de mensajes de Jeshua titulada ‘Sanación’, y cuyo precioso contenido he traducido al español con mucho amor y regocijo.

Todos los mensajes de Jeshua compilados en este libro han sido canalizados por Pamela Kribbe ante audiencias en vivo, luego de que su esposo Gerrit Gielen realizara una meditación introductoria.

Sé que muchos recorrerán cada una de las palabras que conforman estos mensajes con total reconocimiento de la verdad que hay detrás de ellas, con absoluta consciencia de los maravillosos acontecimientos que están actualmente ocurriendo en este momento trascendente de nuestra historia, y por ende con total conocimiento del fenómeno de canalización. Pero también sé que habrá otros que tal vez lleguen a estas páginas con una mente crítica y dubitativa en cuanto a la veracidad de su contenido, o incluso simplemente escéptica en cuanto a la posibilidad de que sea real este fenómeno de canalización de energías; fenómeno por el cual, a través de la conexión que logran ciertas personas con seres de otras dimensiones, y en una expresión mutua de energías, están saliendo a la luz muchas cuestiones existenciales aún desconocidas por nuestra humanidad, cambiando con esto completamente nuestra consciencia y nuestra realidad. A los primeros los invito a disfrutar de este extraordinario acercamiento hacia nuestro amigo y hermano Jeshua, y a sumergirse en su amorosa y sabia energía que los irá despertando e iluminando aún más a medida que se adentren en ella. Y a los últimos, con la propia experiencia de haber rechazado durante muchos años todos los argumentos místicos y metafísicos, les advierto que, si su consciencia está preparada para una apertura y un despertar, sus dudas o incredulidad pueden desvanecerse ante la claridad, profunda coherencia, e inconmensurable sabiduría de estos mensajes. Así, los matices de escepticismo que podrían teñir de absurda a esta imagen se esfuman ante la inmensa fuerza de lo sublime. Fuerza que haciendo resonar las campanas de nuestra intuición se siente en lo más profundo de nuestro corazón.

Personalmente, el brusco desvanecimiento de la ilusión terrenal y el entendimiento de la naturaleza multidimensional de todo lo que existe han ido acompañado de intensas experiencias con energías de otra dimensión, sentidas de manera tan real como puede sentirse el viento en la cara, además de profundos cambios internos en mi persona. Cambios relacionados con una diferente percepción de mí misma y de la realidad, lo cual se traduce inmediatamente a un cambio total en la forma en que experimento la vida misma. El hecho de ser ahora consciente de lo que ocurre detrás de bambalinas, me permite moverme por este escenario terrestre con una clase de seguridad y confianza en mi misma, y en general por todo lo que sucede a mi alrededor, que jamás antes había sentido ni había imaginado que pudiera sentir.

Según mi percepción, la transmutación interna que tiene lugar cuando uno cae a la rápida corriente del crecimiento espiritual y comienza un trabajo consciente de sanación interior se podría comparar al proceso de afinación de un instrumento musical. Con esta comparación pretendo aclarar que, a pesar de que este proceso del despertar de la consciencia implica inmensas transformaciones personales, no estamos en realidad perdiendo algo propio o adquiriendo algo nuevo, sino que simplemente vamos calibrando nuestra propia naturaleza vibratoria para poder así entonar nuestro ser de luz con más bellas y refinadas melodías.

PUBLICIDAD GOOGLE

He percibido claramente esta sintonización con una nueva energía, el arribar con mi consciencia a un espacio diferente de entendimiento, como un estado de paz y tranquila dicha profunda. Un lugar en el que me siento mecida por el suave y sosegado movimiento de mi energía interior, cuyas apacibles olas parecen permanecer siempre inmutables a las turbulencias del mundo exterior; estado que no está en absoluto relacionado con la apatía, sino por el contrario con un intenso fervor y un profundo entusiasmo que, nacidos de ese punto central de equilibrio, parecen manifestarse hacia el exterior con delicadeza y armonía.

Ésta percepción interior, este manso pero intenso río de Amor que siento correr por dentro, es la mayor prueba de la Verdad con la que cuento. Verdad que encuentro dentro mío y también en todos lados a mi alrededor, ya que siento que se manifiesta vivamente en todo aquello que respira vida en este mundo e incluso también en aquello que se muestra inanimado. Una Verdad que en realidad considero que constituye todo nuestro escenario, y que tan sólo buscamos como algo extraordinario porque hemos dejado de percibirla al captar sólo una ilusión terrenal debajo del velo que genera una consciencia sintonizada en la dualidad. Todo aquello que avive mi esencia interior y que me haga sentir claramente el hálito de Dios, lleva para mí el estigma de la Verdad.
La energía de Jeshua en estos textos ha resonado en mi corazón con una extrema dulzura, difícil de describir en detalle pero fácil de condensar en la única palabra Amor, tan simple y cotidiana.

Esta corriente de sabiduría, amor y verdad me ha llevado a un punto desde el cual he observado con deleite el nuevo panorama en el que se posa mi existencia. Un paisaje que ha extendido su horizonte hasta el infinito y en el cual participa mi alma y mi esencia eterna; zambulliéndose incontables veces a la trama de la realidad física, en los ámbitos cósmicos más alejados de la Fuente, para actuar una y otra vez en las diferentes arenas de este universo.
Y específicamente en este actual escenario, en este remoto punto de la inmensidad material, me veo vida tras vida caminando sobre el lomo de esta tierra, palpando a veces la aridez de sus desiertos y otras veces la fresca humedad de sus bosques, libre en la vastedad de sus planicies o contenida en la belleza de sus paisajes empinados; respirando y haciendo propio, en estos diferentes marcos de cada vida, el aire particular de mi entorno, el aroma de mi cultura y la especial fragancia de cada época. Y entera y absolutamente sumida en este sueño terrenal, me veo sometida al centelleo y a los vaivenes de mi energía interior, representando así una y otra ves el cautivante y apasionado drama de este mundo. Mundo cuyos escenarios hemos hecho vibrar con nuestras vidas de carne y hueso, y que compilados uno tras otro levantan los muros de esta humanidad. Una humanidad que hoy respira a través de cada ser humano, a través de cada uno de nosotros quienes, habiendo venido desde tan lejos por los andenes del tiempo y habiendo participado en los diversos pasajes de su obra, caminamos otra vez sobre la Tierra.

Y así, siguiendo este largo derrotero trazado en los jardines del universo material, nuestra alma se ha ido pintando con los colores que las distintas emociones, pensamientos y sentimientos fueron impregnando en ella a través de cada experiencia.
Velados a nuestra actual memoria pero impresos en la energía de nuestra alma se hallan los registros energéticos de nuestra historia espiritual; un cuantioso cúmulo de experiencias cuyos matices se han ido agregando vida tras vida a nuestro cofre personal, y que hoy componen nuestro bagaje energético, nuestro perfil espiritual.
Colores que en realidad definen nuestro verdadero ser, y que se expresan hoy en nuestra vida actual dirigiendo desde detrás de bambalinas nuestras conductas, modos de ser, sentir y pensar.
Muchos de estos rasgos internos podrían representar profundos traumas y heridas de nuestra alma; vetas energéticas que asomando sus contornos a esta realidad configuran el perfil de nuestra vida actual.

En este punto de nuestro recorrido, llegando a este umbral trascendente de nuestra historia, se nos descubren los ojos para que, con el foco de una consciencia expandida, podamos vernos en un marco multidimensional. Percibiendo de este modo las raíces espirituales de nuestro ser total, reconociendo los traumas emocionales que llevamos impresos en él, y descubriendo también el oasis interior al cual podemos acceder para nuestra total sanación.

Esta serie Sanación compila aquellos mensajes a través de los cuales Jeshua, en una expresión mutua con las energías de Pamela, toca temas fundamentales de nuestra existencia mostrándonos los desequilibrios, traumas y heridas que llevamos individualmente o colectivamente en nuestra matriz energética, y que se exteriorizan en aquellos asuntos cotidianos: sexualidad, salud y enfermedad, relaciones familiares, dinero, trabajo, etc. Así, el propósito de estos mensajes es iluminar, con una consciencia Crística, todas aquellas heridas psicológicas y sus manifestaciones emocionales: temor, angustia, cólera, etc. que encontramos durante el camino de transición desde una consciencia basada en el ego a una consciencia basada en el corazón (proceso descrito en profundidad en la primer serie de mensajes de Jeshua llamada Trabajadores de la Luz), y que se han originado durante nuestra prolongada adaptación a sistemas de creencia basados en el ego.
Heridas que a modo de bruma cubren nuestros cimientos de luz, y que ahora necesitan ser sanadas para permitirnos la completa integración de todos los aspectos de nuestro ser multidimensional a esta realidad física; consiguiendo así que nuestros destellos divinos comiencen a resplandecer en el amanecer de esta Nueva Era.

A través de estos mensajes, Jeshua también nos muestra las herramientas que todos poseemos para cambiar en nosotros mismos esos aspectos emocionales que nos apartan de nuestro centro y del goce de vivir. El mensaje común que emerge en todos los temas abordados en esta serie de canalizaciones es el que nos revela que la solución de nuestros problemas no está fuera de nosotros sino que yace en nuestro interior. Lo cual nos manifiesta el inmenso poder que todos poseemos, y nos hace ver que el insinuar ser víctimas pequeñas y desvalidas en realidad representa una gran ilusión; ilusión que se esfuma ante el poderoso foco de nuestra consciencia.
‘Yo tengo el poder para sanarme’, ‘Yo tengo el poder para crear la realidad que deseo’, éste es el mensaje para nosotros.

A lo largo de mi proceso de sanación he ido descubriendo que mi trono del poder personal se halla en un espacio de verdadera y total aceptación de mí misma y de mi realidad, y no en uno de lucha y negación. Aceptación que surge cuando soy capaz de ver el cuadro completo de mi existencia y de interpretar la bella imagen de luces y sombras revelada en él. Sombras que podrían significar aspectos dolorosos y desagradables de mis experiencias en los ámbitos densos y alejados de la Fuente original pero que, en la visión amplia y extensa que adquiero cuando me paro en lo alto de la vibración crística, dan forma y sentido a la imagen que dibujan la totalidad de mis vivencias en el rico y creativo campo de juego de la dualidad.

La luz de mi consciencia, que ha iluminado y revelado mi constitución total, me ha hecho ver que en realidad cuento en mi interior con una configuración invisible propia que me permite permanecer en equilibrio y sostenerme por mí misma. De este modo, pude ir soltándome, en la auto-confianza, de aquellos lazos, bastones o estructuras a las que me mantenía aferrada con pavor, la mayor de las veces sin consciencia de los temores subyacentes implícitos. Puntos de apoyo que existen en gran variedad dentro de las estructuras de pensamiento y de sentimiento de nuestra consciencia colectiva, y que a veces difícilmente reconocemos como tales: dogmas, relaciones afectivas, prestigio, reconocimiento, poder, etc. Sostenes en los que ya no necesitamos apoyarnos cuando somos capaces de eliminar las vetas de emociones y traumas internos, originados en la ceguedad acerca de nuestra verdadera naturaleza y de nuestro real poder.
Y así, asimilando la frescura y la amorosa guía de estos maravillosos mensajes, y siguiendo a ningún otro movimiento más que al mío interno propio, he ido y continúo transitando el a veces arduo pero estimulante camino de la sanación interior.

PUBLICIDAD GOOGLE

En este proceso he experimentado varios puntos bisagra de cambio. Uno de ellos ha estado relacionado con nuestro niño interior, algo de lo que Jeshua nos habla a través de estos mensajes. Ese niño que hemos olvidado y que está esperando pacientemente a que nos desprendamos por nosotros mismos de las garras del ego, liberando así nuestros miedos y ataduras, para poder expresar nuevamente su paradigma del corazón en esta realidad física.

En algún lugar de mi alma he conservado un hermoso recuerdo de cuando era niña. Imagen que trae a mi memoria un radiante día de sol en el que me hallaba en el jardín de mi casa sintiéndome profundamente conectada con toda la naturaleza que me rodeaba. Me echaba entonces sobre el césped y me fascinaba al hallar pequeños insectos con extrañas formas y matices, sobre todo aquellos con pintitas de colores, que pudieran andar entre la gramilla. Imaginaba entonces que yo era ese pequeño insecto y miraba al mundo a través de él, hallándome así de repente en una frondosa selva de enormes y altos árboles, en la cual a veces una enorme cabeza nublaba el cielo y una inmensa criatura avanzaba demoliendo todo a su paso. El sol tibio sobre la piel, los colores de las flores y el intenso perfume de los frutales penetraban hasta lo más profundo de mi alma; como si hubiese tenido enormes poros por los que se filtraba hacia mi interior el mundo que me rodeaba, y al mismo tiempo yo me hubiese extendido por ellos más allá de mi cuerpo, siendo el insecto, el árbol, la flor. Todo aquello resonaba dentro de mí como un canto de alegría y plenitud.

Muchos años después, muy distanciada de aquellos días, como una mujer adulta que corre apresurada por esta vida empujada por las demandas cotidianas, había dejado olvidada a mi niña interior en aquél recuerdo que ya ni evocaba. Por aquel entonces, la mayoría de las veces, las frías lluvias de ansiedades, miedos y preocupaciones componían mi desolado paisaje interior.

Pero uno de esos días, en el que sol radiaba su energía con mucha fuerza e intensidad, sentí que ese paisaje exterior se expresaba también dentro mío dándome una sensación de fresca luz inundándome por dentro. Algo extrañada por ese repentino y casi olvidado enardecimiento de mi llama interior, emprendí con más ímpetu que lo usual mis tareas cotidianas. Subí así con apuro a mi auto, no tenía un minuto que perder. Pero esta vez, un impulso me llevó a quitar algunos papeles que había en el bolsillo de la puerta de mi auto. Y al retirarlos, en el fondo de ese bolsillo, mis ojos se toparon con una pequeño insecto con pintitas de colores. En ese preciso instante aquella imagen paralizó todo mi ser. Y aquel viejo recuerdo llegó entonces hasta mí tan vivo y tan real que el tiempo y el espacio parecieron desintegrarse súbitamente, y ya no supe en realidad dónde me hallaba ni cuál era mi edad. Abrasé entonces con toda la fuerza de mi ser a mi pequeña niña interior, que llevaba tanto tiempo esperándome para poder asomar nuevamente a esta realidad con sus ojos encendidos. Y así, con mi luz interior a flor de piel, llena de júbilo e inundada por un dulce sentimiento, sentí tener otra vez todos mis poros abiertos y pude nuevamente ver y sentir la unidad, la maravilla y el amor que tanto abunda en cada rincón de este bello mundo.

Esta experiencia, que podría verse como insignificante o pequeña, en realidad ha sido para mí muy profunda y significativa; ya que desde entonces comencé nuevamente a percibir y a expresar en mí esa Verdad que intuitivamente siempre había buscado, y que de forma simple y natural tan bien se manifiesta en los niños. Experiencia que representa el encuentro con mi niña interior, y que guarda una profunda relación con la sanación de mi alma.

En esta segunda serie, al igual que en la primera, Jeshua también se destaca por la precisa descripción de nuestras propias experiencias a lo largo de este sendero del desarrollo espiritual. Lo cual nos hace sentir que no estamos solos en este proceso, y que en verdad, tan cerca de cada uno de nosotros como nuestro propio aliento, siempre ha estado y siempre está la amorosa energía de nuestro amado amigo y hermano Jeshua.

Por preguntas o información, contáctenos en

sgusella@gmail.com

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)

Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.


2 comentarios
  1. User comments

    Me parece un tema ,interesante,reflesivo,a tener en cuenta.YO también hace unos años,traté de recuperar mi niña interiór,un ser real,herido,mancillado,asustada,por lo que el mundo me habia ofrecido.Recuerdo de pequeña ser una niña,alegre,divertida,y servicial.Me gustaba jugar con todo lo que tenia que ver con la naturaleza,ir a los charcos a ver los renacuajos,esconder tesoros en la arena,cojer moras y comerlas etc en mi mundo trataba de ser feliz.Con los años,aquella niña,se quedo atascada,el mundo exterior,no se correspondia con su mundo interiór,estuve perdida unos años en el mundo del ser adulto,sufriendo,por tener que hacer lo que los mayores,te mandaban,limitandote todo,ellos quieren que tu hagas lo que ellos desean,no lo que tú deseas,y eso trae,probremas,yo me decia a mi misma,porque tengo que hacer lo que me mandan los demás,yo no quiero,hacer tal cosa,pero si no lo hacia me pegaban ,tenia que obedecer sin rechitar,eso hirió de muerte a mi niña interior.Asi estube,mucho tiempo,hacia cosas que me gustaban pero siempre con miedo,pues me ponian limitaciones en todo.Con pocos años sufrí mucho me parecia como si yo fuese una esclava siempre haciendo lo que los demas querian,sin comentarme si yo deseaba hacer ciertas cosas,que heran para el agrado de los demás no para mi.Gracias a DIOS Y CON LA AYUDA DE MIS MENTORES Y MAESTROS,que escucharon mis suplicas y mis ruegos,me enseñaron a ser yo misma ,me dijeron, tu tienes que hacer lo que tu quieras siempre ser tu misma y sanar a esa niña interior que hay en ti,reviví,retrocedí al pasado,abracé y lloré con mi niña interior,la dije que nunca más la dejaria sola que la queria y que nunca me separaria de ella.Hoy en dia,mi niña interior está feliz.DOY GRACIAS A JESÚS,MI BUEN PASTOR,AMIGO,MENTOR,HERMANO POR ESCUCHAR MIS SUPLICAS,Y AYUDARME A SUPERAR TODO,CON AMOR LOS QUIERO,VISITACIÓN.

  2. User comments

    Cuanta inspiración hay en estas palabras…no pude evitar las lágrimas y la emoción al verme reflejado y recordar a mi amado niño interior…gracias por impulsarme y recordarme a trabajar en ello, bendiciones y aDios…Fernando

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend