Home » Sabiduria y Conocimiento » Mandalas » LOS MANDALAS

LOS MANDALAS

Circular 45 Mandala 1

INDICE

  LOS MANDALAS EN EL MUNDO EL ARTE DE LOS MANDALAS TIBETANOS LA ARMONÍA DEL CÍRCULO CIRCULOS DE EQUILIBRIO DIFERENCIA ENTRE MANDALA Y YANTRA LA INSPIRACIÓN PARA CREAR UN MANDALA EL SIGNIFICADO DE LAS FORMAS Y LOS COLORES BASES PARA DIBUJAR MANDALAS Y YANTRAS

 

RECOPILACIÓN DE MANDALAS PARA COLOREAR:

https://picasaweb.google.com/aabbdd70/MandalasParaColorear#      

LOS MANDALAS EN EL MUNDO

Los mandalas, y la construcción de un mandala en sí, es una “meditación activa”, un instrumento de contemplación, concentración y relajación. Representan el mapa del cosmos: una pequeña muestra totalizadora de la proyección geométrica del mundo. Es esa porción del universo que ocupa nuestro ser, nuestra esencia. Desde el punto de vista psicológico, tiene una función lúdico-terapéutica. No tiene un objetivo explicito, la libertad en la creación va revelando imágenes de la organización interior de la persona, consciente o inconscientemente. Simbolos - 3 Su creación no exige habilidades intelectuales especificas, es una respuesta instantánea, son ejemplos ysímbolos cuyo propósito consiste en entender “intuitivamente” las posibilidades infinitas del subconsciente humano. Básicamente es hallar la sabiduría a traves de figuras geométricas que combinadas, instintivamente, y con la magia y la vida de los colores, representan nada menos, que nuestro interior. Un mapa que devela el camino sutil hacia nuestro propio centro, el punto a partir del cual se desarrolla nuestro propio universo. El estilo y significado de cada mandala se explica según la época y la comunidad que lo realiza, pero todos hablan de un orden circular con un centro definido. Existe un punto central, la irradiación de ese punto, él circulo que envuelve al centro y él limite exterior. Estos son los componentes básicos y comunes del mandala. Desde el punto de vista espiritual, son centros energéticos de equilibrio y purificación que colaboran con la transformación del entorno y de la mente de quien medita en ellos. Es un poderoso instrumento para crear, contener, entender y preservar el propio espacio sagrado.   Circular 45 Mandala 5

PUBLICIDAD GOOGLE

Los mandalas en la historia

En la cultura egipcia, los mandalas eran utilizados debido a la fuerza que estos transmitían, llenando de energía el lugar y como instrumento demeditación profunda. También se usaban dentro de las casas para atraer la energía o transmutar la negativa en positiva, así como para crear armonía y balance en la morada.

A pesar de que los mandalas se encuentran presentes en cada rincón del mundo, sus origenes nacen en el Janaismo, Tantrismo, Hinduismo, Budismo y lamaísmo. Su nombre hace referencia al sánscrito, en tibetano es KYLKHOR (KYL: centro KHOR: circulo) literalmente seria “el centro de los alrededores”. En la civilización China aun en la actualidad, son utilizados para generar abundancia y prosperidad así como para fortalecer la salud. En tribus indígenas americanas se hacen presentes en coloridos bordados adornados con plumas y animales nativos. En algunas tradiciones se empleaban como protección contra los malos espíritus y como una especie de amuleto para promover la valentía y el coraje.

Los mandala de los nativos Navajo

Los nativos Navajo celebraban ceremonias elaboradas, las cuales incluían oraciones y pinturas de arena representando diversos mandalas. Estos no eran permanentes, invocaban a los seres sagrados a la vez que servían como altares provisionales. Se dibujaban dentro de los hogares beneficiando, con cada mandala, no solo a los habitantes de esa casa, sino también a todos los miembros de la tribu.

Los mandala de los Dogon de Mali

Los Dogon de Mali poseen una metafórica relación entre el lenguaje y los símbolos, sus complejos mandalas hablan del “huevo de amma” como el vientre que alberga los signos del mundos, de ahí que el mandala mas representativo de esta maravillosa cultura tiene forma ovoide, trazado por una cruz en su interior, la misma divide al mandala en cuatro partes distintas que representan a su vez lo cuatro elementos y los cuatro puntos cardinales. Los Dogon llaman “bummo” (huellas) a todos los elementos presentes en sus mandalas. Para esta cultura, meditar y trabajar la propia evolución sobre la base de sus mandalas, es un elemento esencial para llegar a comprender su lugar en este mundo así como para identificarse con el cosmos y con el infinito.

La cábala y los mandala

La Cábala, ciencia sagrada que obedece a las leyes más simples de la naturaleza, posee dosprincipios que la sostienen: las letras del alfabeto hebreo y los “Sefirot”. Los sefirot están formados por diez esferas, en las cuales la luz divina es recibida y se manifiesta a trabes de ellas. Las diez etapas sucesivas de la luz, dan al hombre la posibilidad de comprender el infinito. Las 22 letras hebreas pasan por los 10 sefirot del árbol de la vida, formando así el mandala. Cada sefirot representa distintos planos de la conciencia por los cuales es necesario transitar para evolucionar y encontrar así, la esencia del ser en una unión con lo absoluto. Las runas de las tradiciones nórdicas, son contenedoras de diversos símbolos que representan la búsqueda de la armonía en relación con lo interno y lo externo. Representan energías sagradas que hacen referencia a los distintos planos de la conciencia. Cada tipo de mandala enseña una lección distinta. Cada figura que integra un mandala posee varios propósitos: como objeto de adoración a una determinada deidad, como adornos de templos y lugares sagrados, como la manifestación concreta de alguna deidad, como foco de visualización y meditación, o bien como expresión plástica y artística del camino recorrido hacia el progreso y la evolución espiritual. Mandala es sinónimo de espacio sagrado. Pareciera ser que existe mas allá de una cultura en particular, incluso al margen de ésta, hallamos mandalas en el mundo natural, y más allá de nuestro planeta tierra nos encontramos con el espacio y sus maravillosas formas cósmicas. In Egyptian culture, mandalas were used because of the strength that they passed, filling the place and power as a tool for deep meditation. Also used in houses to attract energy and transmute negative into positive, and to create harmony and balance in the home.

Although mandalas are present in every corner of the world, its origins are born in the Janaismo, Tantrism, Hinduism, Buddhism and Lamaism. Its name refers to the Sanskrit, Tibetan KYLKHOR (Kyl: KHOR center: circle) would literally “near the center.”  Civilization in China even today, are used to generate wealth and prosperity and to strengthen health.  In Native American tribes are present in colorful embroidery adorned with feathers and native animals.  In some traditions were used as protection against evil spirits and as a kind of amulet to promote the bravery and courage.

The mandala of the native Navajo

Navajo Native elaborate ceremonies, which included prayers and sand paintings representing different mandalas. These were not permanent, they invoked a sacred beings while serving as temporary altars.  It drew within households benefiting, with each mandala , not just residents of the house but also to all members of the tribe.

The mandala of the Dogon of Mali

The Dogon of Mali have a metaphorical relationship between language and symbols, their complex mandalas speak of “Amma egg” as the womb that has the signs of the worlds, hence the mandala most representative of this wonderful culture has an ovoid shape, drawn by a cross inside, it divided themandala into four distinct parts which in turn represent the four elements and the four cardinal points. The Dogon call “Bummer” (finger) all elements in the mandalas.  To this culture, meditation and work the evolution on the basis of their mandalas, is an essential element to understand its place in this world and to identify with the cosmos and the infinite.

Kabbalah and mandala

Kabbalah, sacred science which follows the simplest laws of nature, that support has dosprincipios: the letters of the Hebrew alphabet and “Sephiroth”.  The sefirot are composed of ten spheres, in which the divine light is received and is manifested girders of them. Ten successive stages of the light, give the man the possibility of understanding the infinite. The 22 Hebrew letters pass through the 10 sefirot of the tree of life, thus forming the mandala . Each sefirot represent different levels of consciousness for which it is necessary to evolve and find travel well, the essence of being in a union with the absolute . The runes of Nordic traditions, are containers of different symbols that represent the search for harmony in relation with internal and external.  Represent energies sacredrefer to the different levels of consciousness. Each type of mandala teaches a different lesson. Each figure includes a mandala has several purposes: as an object of worship a particular deity, as ornaments of temples and shrines, as the concrete manifestation of a deity, the focus of visualization and meditation, or as artistic expression and artistic path towards progress and spiritual evolution. Mandala is a synonym for sacred space.  It seems that there is more than a particular culture, even outside it, mandalas found in the natural world and beyond our planet earth we find the space and its wonderful cosmic forms.    

(VOLVER AL INDICE)

. .      

EL ARTE DE LOS MANDALAS TIBETANOS

Breve introducción al arte y significado de los mandalas tibetanos. Por Lobsang Dawa.

 

PUBLICIDAD GOOGLE

 Simbolos - 1

La palabra tibetana para mandala es Khil-Khor, que literalmente significa “el centro y los alrededores”, pero en ocasiones se traduce también como “círculo sagrado”. Existen varios tipos de mandalas empleados para diferentes propósitos. Por un lado, están los mandalas elaborados o visualizados “como una tierra pura de Buda”, los cuales se ofrecen a los seres iluminados y/o a los maestros espirituales con la intención de acumular méritos. Otro tipo de mandalas son los que se utilizan durante una iniciación tántrica, en donde el mandala representa la residencia del Buda relacionado con dicha iniciación y el maestro introduce al discípulo en el significado del mandala como parte del ritual. En este contexto los mandalas que se utilizan para la ceremonia pueden ser pintados en tela, creados con arena de colores o bien, simplemente visualizados. Los mandalas de arena, a su vez, pueden elaborarse a petición de la comunidad con la intención de pacificar desastres naturales, traer paz y armonía a un lugar determinado y sus habitantes, como una bendición durante un retiro de meditación, o para consagrar medicinas en el caso de un mandala relacionado con el Buda de la medicina.

 

Los mandalas también cumplen con diferentes propósitos de acuerdo con la figura Budica que representan; por ejemplo, Avalokiteshvara representa la compasión; Manjushri, la sabiduría; Vajrapani, la fuerza; Amitayus, la longevidad, etc. Asimismo cada mandala puede prepararse para simbolizar una de las cuatro actividades iluminadas, en este caso el color base de la arena que se utiliza identifica la actividad particular. Así, la base blanca simboliza las actividades de pacificación, la amarilla es para el incremento, la roja para el poder y el azul oscuro para las actividades airadas.

 

En general, todos los mandalas tienen significados externos, internos y secretos. En el aspecto exterior representan el mundo en su forma divina, en el interior, un mapa mediante el cual la mente ordinaria puede transformarse en la experiencia de la iluminación, y en el aspecto secreto muestran el perfecto balance primordial de las energías sutiles del cuerpo y la dimensión de la clara luz de la mente. Se dice que la creación de un mandala de arena purifica en estos tres niveles.

 

Antiguamente los polvos para elaborar los mandalas de arena se preparaban con piedras semi-preciosas. Se utilizaba el lapislázuli para el color azul, los rubíes para el rojo, etc. En la actualidad se preparan con polvo de mármol teñido y –en ocasiones– con fina arena blanca de playa.

 

En general los mandalas de arena se construyen sobre una superficie plana de madera. Antes de comenzar su elaboración, se hace una ceremonia para consagrar el lugar invocando a los seres iluminados como testigos del trabajo meritorio que se llevará a cabo y se pide permiso a los espíritus dueños de la tierra para que no obstaculicen el trabajo. Con ese propósito se realiza la danza de los “sombreros negros”.

 

Una vez terminada la ceremonia, se comienzan a trazar con gis las líneas que servirán como guía para colocar la arena. Todo esto se aprende de memoria y está basado fielmente en las escrituras budistas; no hay espacio para el error o la improvisación. A continuación se empieza a colocar la arena desde el centro hacia las orillas, simbolizando el hecho de que al nacer sólo somos una gota de esperma y un óvulo, y vamos evolucionando hasta que el universo entero se percibe a través de los sentidos. Cuando el mandala está terminado y llega el momento de desmantelarlo, la arena se recoge de las orillas hacia el centro, representando cómo al morir regresamos de nuevo a la fuente primordial en el centro de nuestro corazón.

 

Para “dibujar” con la arena, se emplea un cono de cobre llamado chang-bu, el cual tiene ranuras en uno de sus lados y con una varita delgada de cobre se frota suavemente (como en un güiro) de tal forma que la arena sale finamente por el pequeño orificio al final del cono gracias a la vibración. Esto permite crear dibujos extraordinariamente pequeños y precisos.

 

Cada elemento del mandala encierra un profundo significado y la figura central simboliza al Buda en el cual se basa la construcción del mandala. Así, por ejemplo, el mandala de Avalokiteshvara puede ser identificado por una flor de loto que se encuentra al centro simbolizando a dicho Buda. El mandala del Buda Akshobya se identifica mediante un vajra azul, el de Buda Amitayus por su sílaba raíz al centro del mandala y, en ocasiones, la misma figura del Buda elegido se dibuja con detalle en el centro.

 

Al observar detenidamente un mandala de arena, podemos ver que es como un palacio visto desde arriba en el cual hay torres, cada una con su entrada hacia una de las cuatro direcciones, a su vez representadas por colores: amarillo para el norte, verde para el sur, azul para el oeste y rojo para el este. En cada una de estas entradas se encuentra un guardián o protector. Es posible identificar también columnas y arcos, alrededor de las cuales se ubican vallas como las de vajras y fuego.

 

Cuando la construcción de un mandala de arena se termina, se lleva a cabo una consagración en la cual se invoca al determinado Buda para que permanezca en esta residencia. Se agradece a los espíritus locales por no haber creado obstáculos durante la elaboración y se dedican los méritos acumulados por la creación de un mandala para la sanación del planeta y sus habitantes. Al finalizar dicha ceremonia se comienza a recoger la arena y esto cumple con dos propósitos fundamentales: primero, demostrar la impermanencia de los fenómenos (tarde o temprano todo se termina y el apegarnos a lo efímero sólo nos trae sufrimiento); el segundo propósito tiene que ver con el ideal de querer beneficiar a los demás con nuestros actos y por esa razón se reparte la arena entre quienes presencian la ceremonia de clausura como una bendición, mientras que otra parte de la arena se deposita en un cuerpo de agua como un río, un lago o directamente en el mar, con la intención de purificar el ambiente y a sus habitantes, y llevar esa bendición a todos los rincones de la tierra.

 

El patrocinar, colaborar o simplemente observar la creación y el desmantelamiento de un mandala de arena, tiene efectos purificadores muy profundos para los seres y el ambiente donde se construye. Las deidades y espíritus locales se complacen y se regocijan, por lo cual mandan sus plegarias para que prevalezca la paz y la prosperidad en esa tierra. Los Budas y Bodhisattvas observan desde las tierras puras donde habitan, mandando un lluvia de bendiciones. En breve, son muchos los beneficios tanto temporales como espirituales que se producen al participar en la creación de un mandala de arena.

Fuentes:

 

 

1. The Mystical Arts of Tibet. Glenn Mullin, Andy Weber. Longstreet Press. 1996.

2. Instrucción oral de Gueshe Khenrab, maestro residente del Instituto Loseling de México.

3. Instrucción oral de Gueshe Chogyal, ex-maestro residente del Instituto Loseling de México.

Creación de un mandala de arena

Fotoreportaje del mandala tibetano hecho por los monjes del monasterio de Drepung Loseling de la gira “Las Artes Místicas del Tíbet”.En esta ocasión, los monjes tibetanos hicieron el mandala del Buda Akshobya. Este mandala representa todos los estados del camino tántrico, así como también la iluminación. Al ver este mandala la gente crea mérito. Se crea un mandala para eliminar todos los obstáculos en nuestro mundo y traer la paz. Por Claudia S. Bauch
  El mandala empieza con una ceremonia para consagrar el sitio en donde se instalará.
  Geshe Chögyal, ex maestro residente del Instituto Loseling de México, es el maestro espiritual del grupo y líder de la creación del mandala. Aquí está usando el vajra y la campana los cuales se utiliza normalmente en el canto tántrico. El vajra representa el método (el amor y la compasión), la campana sabiduría.
  El maestro del canto del grupo. Él empieza los cantos, los demás le siguen.
  En el budismo tibetano se utilizan varios instrumentos para invitar e invocar al Buda, a las deidades tántricas y los bodhisattvas: la trompeta, el tambor, la trompa y clarinete, y los platillos. Se ilustran a continucación.
     
  El baile tántrico “Sombrero Negro”: se baila para eliminar los obstáculos que suceder durante la creación del mandala.
   
  Antes de crear el mandala se trazan las líneas guía.
   
  Al terminar se limpian las líneas y se ve la forma del mandala.
  La arena de colores se coloca mediante unos tubo que se raspan para que fluya. Siempre se empieza en el centro del mandala.
  Los monjes trabajando en la creación del mandala. Ya está casi listo
  El mandala terminado. Se deja en exhibición algunos días.
  Empiezan los cantos de la ceremonia de desmantelación.
  La ceremonia es la representación de la impermanencia, por lo que el mandala es destruido. Aquí gueshe Chogyal lo realiza con el vajra.
  Después de la ceremonia, algunas veces, una parte de la arena se reparte entre la gente para que les proteja y para eliminar los obstáculos.
  Y la otra mitad de la arena se tira en un río o al mar para beneficiar a toda la gente.

 

(VOLVER AL INDICE)

. .    

LA ARMONÍA DEL CÍRCULO

Con una larga tradición espiritual, los mandalas nos ofrecen algunos de los ejercicios de relajación y búsqueda del equilibrio interno más sencillos que existen. Mandala es una palabra sánscrita que significa círculo. Se aplica a una serie de dibujos ceremoniales hindúes que presentan formas geométricas concéntricas.

Los mandalas son utilizados desde tiempos remotos. Tienen su origen en la India y se propagaron en las culturas orientales, en las indígenas de América y en los aborígenes de Australia. En aquellos países  en los que el budismo y el hinduismo juegan un papel importante, se usa como símbolo religioso o como objeto de apoyo en la meditación.   A nivel terapéuticose usan para equilibrar el hemisferio racional y el creativo, ya que las figuras geométricas que se hay en un mandala son captadas por nuestro lado lógico, y los colores y dibujos, por nuestro lado creativo. A nivel espiritual el mandala es considerado como un centro energético de equilibrio y purificación. Dibujar u observar mandalas ayuda a enfrentarse con sentimientos de agresividad, de desequilibrio o de hipersensibilidad hacia determinados problemas.

Cómo utilizar los mandalas.

No hace falta ser un experto para usarlos como diagrama meditativo. Basta con sentarse en un lugar cómodo, respirar profundamente y contemplar el dibujo durante unos minutos para poder llegar a un estado de relajación. La principal regla para hacerlos es dejar fluir la imaginación y seguir la propia intuición. No hay que esforzarse en pintar uno determinado ni escoger colores predifenidos.

Las partes de un mandala.

Un mandala posee tres partes básicas: el punto central, la irradiación de ese punto y el límite circular exterior. Para pintarlo, se pueden usar diferentes técnicas. Si lo que queires es exteriorizar tus emociones, puedes colorearlo de dentro hacia afuerta. Si quieres buscar tu centro, coloréalo de afuera hacia adentro. También puedes utilizar otro tipo de material como piedras, arena,tizas,  maderas, hojas, etc. Tómate el tiempo necesario y hazlo en un entorno que te transmita relajación. Incluso puedes utilizar música relajante.

Las formas y los colores de los mandalas.

Los mandalas también son definidos como un diagrama cosmológico que puede ser utilizado para la meditación. Consiste en una serie de formas geométricas concéntricas organizadas en diversos niveles visuales. Las formas básicas más utilizadas son: círculos, triángulos, cuadrados y rectángulos. Los mandalas fascinan por el juego de formas y colores que presentan, y son considerados como símbolos de paz, fuerza y armonía.Los diseños son muy variados, pero con algunos elementos constantes, un centro y puntos cardinales contenidos en círculos y ordenados en cierta simetría. Tamibién los colores tienen su propio significado

Los beneficios de los mandalas

  • Es un elemento de apoyo en la meditación.
  • Fomenta la paciencia.
  • Despierta los sentidos.
  • Fortaleze nuestra capacidad de concentración.
  • Puedes deshacer bloquqeos y tensiones internas.
  • Reduce el estrés y produce una sensación de bienestar general.
  • Entrena la memoria.
  • Desarrolla la creatividad.
  • Ayuda a desconectar de las preocupaciones diarias.

(VOLVER AL INDICE)

. .  

 

CIRCULOS DE EQUILIBRIO

  Mandala significa círculo en sánscrito. Esta palabra es también conocida como rueda y totalidad. Más allá de su definición como palabra, desde el punto de vista espiritual es un centro energético de equilibrio y purificación que ayuda a transformar el entorno y la mente.   También se le define como un sistema ideográfico contenedor de un espacio sagrado.   Los mandalas son utilizados desde tiempos remotos. Tienen su origen en la India y se propagaron en las culturas orientales, en las indígenas de América y en los aborígenes de Australia.   En la cultura occidental, fue Carl G. Jung, quien los utilizó en terapias con el objetivo de alcanzar la búsqueda de individualidad en los seres humanos.   Jung solía interpretar sus sueños dibujando un mandala diariamente, en esta actividad descubrió la relación que éstos tenían con su centro y a partir de allí elaboró una teoría sobre la estructura de la psique humana.   Según Carl Jung, los mandalas representan la totalidad de la mente, abarcando tanto el consciente como el inconsciente. Afirmó que el arquetipo de estos dibujos se encuentra firmemente anclado en el subconsciente colectivo.   Los mandalas también son definidos como un diagrama cosmológico que puede ser utilizado para la meditación. Consiste en una serie de formas geométricas concéntricas organizadas en diversos niveles visuales. Las formas básicas más utilizadas son: círculos, triángulos, cuadrados y rectángulos.   Estas figuras pueden ser creadas en forma bidimensional o tridimensional. Por ejemplo, en la India hay un gran número de templos realizados en forma de mandalas.   Los diseños son muy variados, pero mantienen características similares: un centro y puntos cardinales contenido en círculos y dispuestos con cierta simetría.   Según la Psicología, el mandala representa al ser humano. Interactuar con ellos te ayuda a curar la fragmentación psíquica y espiritual, a manifestar tu creatividad y a reconectarte con tu ser esencial.   Es como comenzar un viaje hacia tu esencia, te abre puertas hasta ahora desconocidas y hace que brote tu sabiduría interior. Integrarlas a tu vida te dará centro y la sensación de calma en medio de las tormentas.   El trabajo de meditación con mandalas puede consistir en la observación o el dibujo de éstos. En el primer caso, con sólo sentarte en un lugar cómodo, lograr una respiración rítmica y profunda, y disponerte a observar algún mandala de tu elección, puede llevarte a un estado de relajación y te sentirás más alerta ante los hechos que suceden a tu alrededor. El proceso de observación puede durar entre tres y cinco minutos.   En el segundo caso, puedes dibujar mandalas o colorearlas. Se recomienda que si estás vinculándote con estas imágenes, comiences por pintarlas.   Para ello, escoge un modelo que te inspire, selecciona los instrumentos (colores, marcadores, acuarelas, por ejemplo), y luego instálate en un sitio tranquilo. Puedes colocar música si lo deseas y comienza tu trabajo.   Hay técnicas variadas, todo dependerá del tu estado de ánimo y de lo que el mandala que desees pintar te transmita. Si crees que necesitas ayuda para exteriorizar tus emociones, puedes colorearlas de adentro hacia fuera; si por el contrario, quieres buscar tu centro, píntalas de afuera hacia adentro.   Este es un trabajo que puede hacer cualquier persona, sin importar su edad o religión. Es una práctica sencilla que redundará en beneficios personales y en la consecución del equilibrio interno.  

Beneficios de dibujar o pintar mandalas

  1.) Comienzo de un trabajo de meditación activa. 2.) Contacto con tu esencia. 3.) Te expresarás mejor con el mundo exterior. 4.) Ayuda a expandir tu conciencia. 5.) Desarrollo de la paciencia. 6.) Despertar de los sentidos. Es probable que comiences a ver lo que está a tu alrededor con otros ojos. 7.) Empiezas a escuchar la voz de tu intuición. 8.)Te aceptarás y te querrás más. 9.) Te curarás física y psíquicamente. Formas y sus significados Los mandalas no son simples dibujos de colores. Todos los elementos que en ellos se integran tienen un significado. Conoce algunos de los más utilizados: Círculo: movimiento. Lo absoluto. El verdadero yo. Corazón: sol. Amor. Felicidad. Alegría. Sentimiento de unión. Cruz: unión del cielo y la tierra. Vida y muerte. Lo consciente y lo inconsciente. Cuadrado: procesos de la naturaleza. Estabilidad. Equilibrio. Estrella: símbolo de lo espiritual. Libertad. Elevación. Espiral: vitalidad. Energías curativas. Búsqueda constante de la totalidad. Hexágono: unión de los contrarios. Laberinto: implica la búsqueda del propio centro. Mariposa: autorenovación del alma. Transformación y muerte. Pentágono: silueta del cuerpo humano. Tierra, agua, fuego. Rectángulo: estabilidad. Rendimiento del intelecto. La vida terrenal. Triángulo: agua, inconsciente (hacia abajo); vitalidad, transformación (hacia arriba); agresión hacia uno mismo (hacia el centro) ¿Qué quieren decir los colores? El uso de los colores en los mandalas también tiene un significado especial. Su uso está relacionado con el estado de ánimo de quien los pinta o dibuja. Descubre lo que esconde cada tonalidad: Blanco: nada, pureza, iluminación, perfección. Negro: muerte, limitación personal, misterio, renacimiento, ignorancia. Gris: neutralidad, sabiduría, renovación. Rojo: masculino, sensualidad, amor, arraigamiento, pasión. Azul: tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría. Amarillo: sol, luz, jovialidad, simpatía, receptividad. Naranja: energía, dinamismo, ambición, ternura, valor. Rosa: aspectos femeninos e infantiles, dulzura, altruismo. Morado: amor al prójimo, idealismo y sabiduría. Verde: naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza. Violeta: música, magia, espiritualidad, transformación, inspiración. Oro: sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad. Plata: capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar. Enlace: http://www.mipunto.com/temas/3er_trimestre02/mandala.html  

(VOLVER AL INDICE)

. .                

DIFERENCIA ENTRE MANDALA Y YANTRA

Mandala de origen Japonés

Muchísima gente, cuando ve una figura geométrica simétrica con cierta complejidad, inmediatamente considera que es un mandala. Pocas personas, saben o tienen claro cuáles son los parámetros básicos que debe tener un mandala. Pero muchas menos aún, saben qué es un yantra, cuyos diseños suelen ser confundidos con mandalas. Ya que en Wikipedia lo explican bien, extraje lo que allí describen sobre mandala (link a wiki). Mandala es un término de origen sánscrito, que significa diagramas o representaciones simbólicas bastante complejas, utilizadas tanto en el budismo como en el hinduismo. Según el Diccionario Sánscrito Inglés, de Monier Williams significa ‘círculo’. ElDiccionario de la Lengua Española de la RAE acepta también «mandala», sin tilde.    

 

Mandala denominado Kála chakra

Concepto Los mandalas son diagramas o representaciones esquemáticas y simbólicas del macrocosmos y el microcosmos, utilizados en el budismo y el hinduismo. Estructuralmente, el espacio sagrado (el centro del universo y soporte de concentración), es generalmente representado como un círculo inscrito dentro de una forma cuadrangular. En la práctica, los yantra hindúes son lineales, mientras que los mándalasbudistas son bastante figurativos. A partir de los ejes cardinales se suelen sectorizar las partes o regiones internas del círculo-mandala. Por otra parte, la mayoría de las culturas posee configuraciones mandálicas o mandaloides, frecuentemente con intención espiritual: lamandorla (almendra) del arte cristiano medieval, ciertos laberintos en el pavimento de las iglesias góticas, los rosetones de vitral en las mismas iglesias; los diagramas de los indios Pueblo, etcétera. Es muy probable que esta universalidad de las figuras mandálicas se deba al hecho de que las formas concéntricas sugieren una idea de perfección (de equidistancia con respecto a un centro) y de que el perímetro del círculo evoque el eterno retorno de los ciclos de la naturaleza (tal como en la tradición helenística lo proponía, por ejemplo, el uróboros). A su vez, en los rituales mágicos es frecuente la separación de un espacio sacro respecto de uno profano; para esto, en la tradición delocultismo occidental, se ha recurrido y recurre a los círculos mágicos; el espacio sacro —o al menos el del ritual— es el inscripto en tales círculos que, de este modo, cumplen funciones análogas a los mándalas orientales. Esta universalidad de los mándalas hizo que el psiquiatra Carl Gustav Jung los privilegiara como expresiones probables de lo inconsciente colectivo. Para Jung, el centro del mándala figura al sí-mismo (Selbst), que el sujeto intenta lograr perfeccionar en el proceso de individuación.

 

Mandala diseñado por Doug Bowman

Lo que en Wikipedia NO aclaran o no especifican, es que todo mandala debe inclurir o contener tres elementos si o sí. A saber: Cuadrado; cruz; círculo o punto. Si no contiene cuadrados, círculos, cruces o puntos, ya NO es un mandala propiamente dicho o correcto, sino una fantasía recreativa que no cumple con su objetivos principal. (La cruz puede ser simbolizada o estar implícita en disposición de formas como puntos cardinales cuatro u ocho objetos, formas).    

Mandala tradicional

  ¿Qué tiene que ver esto con los yantras? Volvamos a consultar la descripción que en Wikipedia han publicado al respecto: La palabra sánscrita yantra proviene del prefijo yan, que significa concebir y por antonomasia, concepción mental. Yantra, pues, significa literalmente “dispositivo”, “artificio”, “mecanismo”, “herramienta” o, más preciso aún, “instrumento”. Hace referencia a ciertas representaciones geométricas complejas de niveles y supuestas energías del cosmos (personalizadas bajo la forma de una deidad escogida) y del cuerpo humano (en cuanto es concebido como réplica microcósmica del macrocosmos). El yantra se interioriza por completo en los niveles más altos del ritual tántrico, a través de la construcción mental de un modelo geométrico complejo y su visualización. Una vez construido mentalmente, el yogi lo va disolviendo de manera gradual (laya). Los yantras se construyen de interior a exterior o de exterior a interior, dependiendo de la figura geométrica en la que el yogi piense. El yogi logra identificarse completamente con la figura escogida hasta el punto de no diferenciar si el Yantra está en su interior o es él quien penetra en el Yantra. Los practicantes de esta clase de ejercicos mentales del yoga afirman que, si se efectúa con éxito, este ejercicio catapultará al practicante hacia la conciencia pura (sâdhaka), más allá de la distinción entre sujeto y objeto. En el Tantra se emplean un gran número de yantras. El más famoso de todos es el Sri Yantra que se compone de nueve triángulos yuxtapuestos y colocados de forma que dan origen a 43 pequeños triángulos. Cuatro de los nueve primeros triángulos están orientados hacia arriba y representan simbólicamente la energía cósmica masculina ?ivá; los otros cinco triangulos se orientan hacia abajo y representan la fuerza femenina ?akti. Estos triángulos están rodeados de un loto de ocho pétalos que simboliza a Vishnu. Envolviéndolo, un loto de dieciséis pétalos, representa el poder del yogui sobre la mente y los sentidos. Encerrando este loto se encuentran cuatro líneas concéntricas que se conectan simbólicamente con los dos lotos. La triple línea que lo rodea designa la analogía entre el universo entero y elcuerpo humano

 

Un diseño de Sri yantra

Habiendo leído ambas descripciones y cotejado imágenes; podemos deducir claramente que: Mientras los yantras son figuras “yang”; los mandalas son su contraparte “ying”. Yantras son figuras dinámicas, que aluden a cosas activas. Mandalas son figuras estáticas, que aluden a cosas pasivas. Por lo general, así como lo mandalas representan a “con qué” se forman las cosas, universo mismo inclusive, los yantras aluden más bien al “cómo”, a las energías, fuerzas o mecanismos naturales que “hacen”. Por esta razón, en los mandalas hallaremos siempre cuadrados y números pares, mientras que en los yantras predominan los triángulos y números impares, aunque pueden estar combinados con números pares, ya que de éstos se valen para “hacer”. ¿Por qué? Porque lo impar es “yang” mientras que lo par es “ying” por antonomasia universal. De este modo, el 1 es masculino activo (barra vertical de toda cruz), y el 2 el femenino reactivo (“pasivo” hasta que re-acciona; barra horizontal o partida de cualquier cruz o gráfico).

Ampliar esta imagen.   

 

Variante de Sri yantra

¿Por qué primero el masculino? Porque si bien ambos están y son eternos “iguales” en cuanto a importancia y complementarios, es lo masculino lo “inquieto” que da comienzo al movimiento y engendrar, de modo similar a lo sexual que es lo masculino lo que penetra en lo femenino fertilizando. Así es como comenzó la creación o universo: con un yang fertilizando lo ying que, a partir de dicha “fecundación” comenzó a plasmarse el universo concreto y perceptible. La teoría del Bing bang, sólo alude al “parto”, ignorando lo previo que, aún, resulta inexplicable hasta para las religiones, ya que está más allá de nuestra capacidad real de comprensión. Sólo desde lo esotérico se ha explicado lo mismo que acabo de exponer: Ambos “permanecían latentes” desde un “antes”. La religión hindú es la única que conocemos hasta ahora que ha ido más allá explicando que hay un proceso cíclico de trillones de años (creo que abarca unos 24 ceros la cifra, Blavatsky lo detalla o habría que consultar a verdaderos expertos en los libros sagrados hindúes), en los que el universo “aparece” de este modo, se expande y luego, se contrae hasta “disolverse” y volver a permanecer “latente” otro período, como de descanso previo a recomenzar un nuevo ciclo. Explicación que, en principio, debería ser tomada como “más que probable” (o en principio válidas) ya que todos los ciclos que describen y pudimos constatar, como los períodos de “eras” (cual la de Piscis y acuario) han sido correctas pese a que desde lo técnico racional, resulta inexplicable cómo pudieron saberlo u obtener tales conocimientos.

        Imagen que en Wikipedia está entre los mandalas como realizada desde la fotografía de una clase de hongo en un árbol. Pero la predominancia de números imares, la ausencia de cuadrado más que es una forma “activa” (vida biológica, hongo) corresponde más considerarlo un yantra

  Retomo el hilo principal: El tres es la primera manifestación de la polaridad (masculina activa), representado con triángulo, que se completa en la segunda manifestación de la “pareja primera” con la polaridad complementaria del 3 ó “hijo primogénito”, representada con cuadrado, cruz o el número 4 o cuatro objetos iguales dispuestos de modo opuesto complementarios y simétricos, cual cruces o puntos cardinales. Lo cual, en otras palabras, también representa a “los cuatro elementos básicos” con que se formó la creación o universo y todo lo que contiene. En síntesis: El Uno, que es ying-yang, engendra de sí mismo a su opuesto complementario (otro ying yang) con el cual se transforma en el 4, también elementos básicos. Cuatro que son “buenos” o “evolutivos” y, a su vez, de ellos mismos surgen las polaridades complementarias de los ying yang secundarios que completan la primera escala de la cual, el siete es el número representativo por que es lo que se percibe, pero el 8 es el número completo de equilibrio, ya que incluye a lo “pasivo-imperceptible”. Todo esto se va complejizando de modo infinito y piramidal, como lo representa el ajedrez. Pero eso ya es OTRO tema que no trataré aquí ahora, porque además me excedí en extensión.  

Mandala moderno basado en aspectos numerológicos
 

 

(VOLVER AL INDICE)

. .  

LA INSPIRACIÓN PARA CREAR UN MANDALA

 

Según la psicología, los mandalas representan al ser humano. Interactuar con ellos es un poderoso instrumento para sanar las fragmentaciones psíquicas y espirituales, ayuda a manifestar la creatividad y a reconectarnos con nuestro ser esencial. Crear mandalas e interactuar con ellos, ya sea a través de la meditación o con la simple observación, abre puertas hasta el momento desconocidas, dejando que brote de forma libre y natural la sabiduría interior.

Psicológicamente la forma en que se dibuja y/o pinta un mandala tiene un simbolismo especifico. Así, cuando se comienza desde el centro hacia fuera se hace presente una exteriorización de las emociones mientras que, de afuera hacia dentro, es la búsqueda del propio centro y la asimilación del conocimiento, la que se hace presente. La creación de mandalas es una meditación activa que nos conecta con nuestra propia esencia, permitiéndonos expandir la conciencia y mejorar la comunicación con el mundo. Su minucioso trabajo desarrolla la paciencia y la constancia de una manera progresiva y segura, despertando los sentidos, mostrándonos aspectos propios hasta el momento desconocidos… a medida que se avanza en la creación o meditación sobre un mandala, se comienza a escuchar la voz de nuestra intuición, desarrollamos de esta forma, la capacidad de curarnos física y psíquicamente, desarrollamos la auto aceptación y la auto observación de una manera natural e intuitiva. Quien realiza o medita sobre un mandala, emprende un viaje en el cual descubre que cada parte del mandala forma parte de un todo, que cada parte del universo forma parte de uno mismo, descubriendo de esta forma una integración, un equilibrio unificador.

La inspiración

Se habla de inspiración como una cualidad que surge, en ocasiones, de forma espontánea, pero que también puede ser preparada previamente. Así, el artista, para inspirarse, busca estímulos lo suficientemente variados e importantes como para impactar a sus sentidos. En la creación de un mandala, la inspiración mas certera es la que brota de nuestro propio interior. Unos minutos de contemplación, meditación, calma, un ambiente tranquilo y cómodo son mas que suficientes… con la practica y el entendimiento de que todos, absolutamente todo poseemos talento, se asume la innecesidad de altares sofisticados y herramientas mágicas para comprender que las diferentes realidades de todos los días, son también una expresión divina, hallando en cada una de ellas, la esencia misma de cada uno de nosotros. Descubriendo un grado de integración con el “todo”, impulsados en dirección a esa totalidad… descubrimos el aspecto divino o elevado de todo lo que nos rodea… el artista deja incubar en su subconsciente estos elementos dejando surgir la posibilidad de plasmar la belleza en un trabajo artístico o plástico. Todo lo que hacemos en nuestra vida a nivel físico y concreto, tiene sus repercusiones en planos mas sutiles y elevados, y viceversa. Así la creación de un mandala es un simple dibujo para el ojo racional, mientras que para lo sutil, para la intuición, es un mapa que traza el camino a seguir hacia el auto conocimiento profundo, entendiendo incluso, aspectos imposibles de poner en palabras. La creación de un mandala, es un ida y vuelta entre lo sutil y lo concreto. La inspiración que nos impulsa a su creación, impulsará nuestras actividades y estará viva en todo lo que se constrsuya. La meta se alcanza con cada mandala terminado, que paradójicamente, simboliza el comienzo de un camino. Se alcanza entonces un grado elevado de conciencia, en donde todos los seres y todo lo que nos rodea, brillan con la magia de lo único, hallando en el universo la esencia de nuestra alma.  

(VOLVER AL INDICE)

. .    

EL SIGNIFICADO DE LAS FORMAS Y LOS COLORES

  Los mandalas también son definidos como un diagrama cosmológico que puede ser utilizado para la meditación. Consiste en una serie de formas geométricas concéntricas organizadas en diversos niveles visuales.Los mandalas no son simples dibujos de colores. Todos los elementos que en ellos se integran tienen un significado. Conoce algunos de los más utilizados.

 

 

El significado del las formas de los mandalas

  • El círculo significa lejanía, extensión, pero también seguridad, lo absoluto, el verdadero yo.
  • El cuadrado representa la estabilidad y el equilibrio.
  • El triángulo se relaciona con el agua, la vitalidad y la transformación.
  • La cruz es símbolo de decisiones. Se puede identificar con los puntos cardinalaes, pero también como las diferentes direcciones.
  • La espiral significa vitalidad y se relaciona con las energías curativas.
  • El corazón es la unión, el sol, el amor y la felicidad.
  • La estrella simboliza la espiritualidad y la libertad.
  • Con el laberinto se busca el centro de uno mismo.
  • La mariposa, simboliza la autorenovación del alma. Transformación y muerte.
  • El pentágono representa la silueta del cuerpo humano y los simbolos de la tierra, el agua y el fuego.
  • El hexágono, la unión de los contrarios.

 

El significado de los colores de los mandalas

Por supuesto, cada color tiene su propio significado en un mandala.

  • Blanco: el color perfecto. Es iluminación, pureza, nada.
  • Negro: se relaciona con la muerte, el misterio o la ignorancia.
  • Gris: color de la neutralidad, la sabiduría y la renovación.
  • Verde: significa naturaleza, crecimiento y esperanza.
  • Azul: implica tranquilidad, alegría, satisfacción y paz.
  • Rojo: amor, pasión y sensualidad.
  • Amarillo: color del sol, de la luz y de la simpatía.
  • Naranja: energía, dinamismo, ambición, ternura, valor.
  • Rosa: aspectos femeninos e infantiles, dulzura, altruismo.
  • Morado: amor al prójimo, idealismo y sabiduría.
  • Verde: naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza.
  • Violeta: música, magia, espiritualidad, transformación, inspiración.
  • Oro: sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad.
  • Plata: capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar.

 

(VOLVER AL INDICE)

. .  

BASES PARA DIBUJAR MANDALAS Y YANTRAS

  Si bien puedo aportar varios datos o detalles técnicos, lo más importante a tener en cuenta, es que tanto para un mandala, yantra o mezcla de ambos, hay que haber visto a varios de los más antiguos con diseños puros. (Los diseños con elementos que no son figuras geométricas, son “adornados”; encubiertos o “sucios” (por ocultar o distraer da formas puras), así posean imágenes de seres, flores o letras; números, etc). Cuando digo “vistos” no me refiero sólo a los ojos, sino a haberlos estudiado y analizado tanto con la mente como con el corazón para que se expresen en el alma y podamos percibir la aprobación o insatisfacción que el espíritu realice sobre tal diseño. En otras palabras: Todo diseño mandálico, yántrico o mixto de ambos, tiene el propósito de armonizar a las energías interiores. Sean ying o yang; para que fluyan en su caudal adecuado. Desacelerando lo demasiado acelerado, como estimulando a lo dormido; trabado o ralentizado. El diseñarlos no es tarea exclusiva de la razón, ni tampoco de la caprichosa y a veces errónea intuición. Debe comprender la colaboración de todo el ser. Racionalmente, en cuanto a parámetros básicos, pero dialogando con lo más profundo del ser (el espíritu) para que nos vaya orientando qué es “lo mejor” en diseño, formas y colores, para el conjunto de nuestro ser. Lo cual se lo siente no sólo en el plexo solar (corazón) sino también en toda el alma. Por esta razón es casi imposible siquiera escribir un libro que aseguro a cada uno que podrá aprender a dibujar COMPRENDIENDO qué utilidad tiene cada diseño en general y efecto sobre sí mismo. Máxime si no tiene la supervisión de alguien que le conozca y pueda darse cuenta de los efectos que ocasionan los diseños y meditaciones en cada alumno, ya que la misma persona no siempre se da cuenta de sus fallas de diseño, al meditar, o cambios energéticos. Sus efectos no son inmediatos. En lo inmediato se puede notar hasta rechazo o aversión, cuando remueve o armoniza a energías con las cuales estamos muy acostumbrados a tenerlas desequilibradas. O agrado por los diseños y colores que más potencian a lo que usamos por demás. Uno de los errores más frecuentes es combinar bien a los colores pero con diseños contraindicados para uno mismo. Con lo cual, según caso, el meditar con los mismos, puede terminar siendo más nocivo que benéfico. Lo mismo se aplica a los símbolos u objetos que suelen incluirse como alegorías. A veces el ver en el centro a un dios como Ganesha (cabeza de elefante) puede resultar contraproducente sólo por la asociación inconsciente que suele hacerse de tal “monstruosidad en lo morfológico”.  

Figura 1

O al revés: Que se considere psicológicamente “perfecto” a un diseño con bellas asociaciones psicológicas de los motivos colocados y colores, pero cuya distribución o progresión geométrica resulta más desestabilizadora que las connotaciones positivas. Por esta razón, el proceso es muy lento en tiempo. Hay que “probar” primero con diseños muy simples y básicos, desprovistos de colores (o apenas dos polares complementarios) e ir contemplándolo frecuentemente al diseño, con diversos ánimos, y notar qué efecto nos ocasiona ante diferentes ánimos, para DEDUCIR en qué y cómo nos afecta, sea favorable para algunas situaciones o circunstancias y desfavorable para otras. Hay que rediseñarlos y corregirlos la cantidad de veces que sean necesarias para hallar al “más apropiado” para uno mismo, Tanto en número de objetos, como formas y colores. Los mandalas, tienden a reforzar las energías ying reflexivas, pasivas y más profundas. Los yantras, a las energías yang, activas y más usadas en lo mundano, equilibrándolas en su tono si están bien realizados. Los complejos diseños mixtos, tienden a reforzar características combinadas y puntuales de todo el ser. Es decir, están orientados a armonizar ciertas tipologías de personalidades o modos de vida. Un claro ejemplo de esto son los diseños de algunos amuletos o pantáculos, que más que “brujería” o “talismanes” son “recordatorios mixtos” (que incluyen letras, números, símbolos o alegorías) al inconsciente (al ego) de cómo mantener en el mejor equilibrio a ciertas energías internas.  Los diseños mixtos de mandala con yantra son muy complejos de explicar, porque tienden a armonizar aspectos parciales de ambas clases de energías, según complejidad, números y colores. Reglas básicas generales: Mandalas:   

  • Punto o círculo 
  • Cuadrado (A veces es el marco mismo o está conformado en la suma visual)
  • Cruz. (a veces formada o insinuada con lo que compone a la ilustración)
  • Cantidades PARES de objetos o motivos. (excepción de la subdivisión interior del cuadrado central en nueve más pequeños que, con el marco que forman los mismos, totalizan diez)
  • Si falta alguno de estos elementos, ya no es un mandala puro.
  • Mantener simetría en las cuatro direcciones o puntos cardinales que separa/une la cruz principal.
Figura 2

Yantras:  

  • Punto o círculo
  • Triángulo (o formas geométricas que los incluyan tácitamente) Pueden ser estrellas o figuras que finalizan en “ágono” o “caedro” (por ejemplo hexágonos, pentágonos, dodecaedros) estilo la estrella de cinco puntas, mientras sean impares o múltiplos de tres, cinco, siete. Las “estrellas” tienen la “magia” de ser triángulos sobre formas angulares, como el hexaedro, pentágono, etc. Por eso son válidas al igual que las formas angulares). Notar que el cuadrado, al ser dividido por sus ángulos, forma cuatro triángulos perfectos. Y, tres cuadrados, INSINÚAN a DOCE triángulos aunque no estén dibujados o resaltados. Especialmente si entre los tres, unidos mutuamente por ángulos, forman un 13ª triángulo entre todos.También hay yantras basados en múltiplos de tres ó doce compuestos de círculos y semicírculos triangulados. (No son fáciles de lograr en lo complejo).Partir de cantidades impares (tres, cinco o siete).reproduciéndose a objetos o figuras en múltiplos de éstos.
  • Mantener simetría múltiplo de tres, hexagonal; dodecaédrica (de doce lados) o cualquier otra múltiplo del tres. Ocasionalmente múltiplos de otros impares, que éstos últimos son muy raros de hallar y lograr. Caso del 22, ó 33 múltiplos del 11 que son muy excepcionales).

Todo mandala o yantra parte de un “centro” que suele ser el punto o círculo que contiene a la figura o imagen “especial”. En el caso de los mandalas más antiguos, es muy frecuente que sea un cuadrado subdividido en nueve más pequeños que contienen a las nueve “esferas” (o alegorías de las mismas) centrales y basales del universo ( O nueve dioses/ángeles principales). Algunos mandalas “simples” parecen no serlo porque sólo aluden a éstas “nueve esferas” con el marco que las contiene. El centro de un mandala o yantra es símbolo de aquello sobre lo que se desea meditar o principio a activar en el propio interior. Complementado y matizado por la clase de progresión geométrica y disposiciones de objetos.

Figura 3

Los accesorios que le rodean simétricamente, son alegorías de cómo se “ramifican” las estructuras y son influidas. Por esta razón, “crecen geométricamente” en cantidades de objetos representados, caso de 4 a 8, 12, 16, 24, 32, 64 en los mandalas. (según qué mandala, serán las progresiones, no necesariamente esa secuencia, ya que puede ser 4-12.24-36; ó… 4-8-16-32-64; etc). Las progresiones más comunes y “puras” es la de duplicar el número hacia el exterior o reiterar sumando al número base del segundo número en otros motivos. Pocas veces se los combinan con otros múltiplos basales del segundo anillo o progresión. (del ocho o seis). Los motivos figurativos, por lo general intentan reforzar a qué “recuerdan” o alegorizan, cuando no son simplemente guardas (o filigranas) “diferentes” de las anteriores internas. Ya que se construyen o dibujan de adentro hacia afuera (del centro hacia la periferia). Hay casos de yantras muy complejos, hallados en los agrogramas o “crop círcles” (diseños sobre hierba aplastada, atribuidos a extraterrestres) que parten de círculos enlazados de mayor a menor en “ramas” de siete, nueve o doce que se empequeñecen hacia el exterior en tamaño. O de pétalos semicirculares, que rodean a un centro, en múltiplos de tres, cuya progresión hacia el exterior aumenta proporcional y geométricamente a la cantidad de pétalos. Los “triángulos” en tal caso, tiene lados curvados, sin dejar de ser formas “triangulares” (a veces pentagonales). Bueno, con esto creo que hay material más que suficiente como para comenzar a experimentar SENSATAMENTE.

Figura 4

El primer paso a realizar, es el de elegir a uno forma geométrica específica y ponerse a “jugar” en ver qué formas se pueden lograr y cuál nos “llega más”, mejor ánimo sentimos al contemplarla, por más que esté en blanco y negro. Construir como los fractales, estructuras más y más complejas desde una plantilla simple de forma geométrica combinada y/o alternada con otras afines. Tener claro que el centro “irradia” hacia el exterior formas más abundantes en número y más complejas, que es donde se recurre a usar la forma base bien pequeñita o superpuesta con otras que forman subdivisiones armónicas. Comiencen por diseños de lo más simples y esperen unos días para ver qué les ocasiona el observarlos con frecuencia y sobre todo largo rato. Luego de haber probado diferentes diseños con diversas formas geométricas y haberse dado cuenta de cuáles prefieren y por qué, es el momento de comenzar a trabajar con los colores. La primera forma de colorear, es la de elegir el color principal de TONO conjunto. El que más predominará; que suele ser el central en primer plano, aunque no es obligatorio que lo sea. Luego de haberlo definido, y verificado que realmente es el acertado, es donde se añade el segundo color, polar complementario. (Que suelen partir eligiendo a uno de los cuatro básicos compuestos por los tres primarios (rojo; amarillo; azul) y un secundario (verde, naranja, violeta). Eligiéndose las polaridades por “fríos” y “cálidos” (amarillos y rojos en composición determinan a los “cálidos”; quedando el azul y los que lo contengan a los “fríos”, con algunas excepciones como el verde y lo que lo contenga, a pesar de que el verde es azul con amarillo. No deja de estar presente el azul). Se puede utilizar a colores primarios suavizados como pasteles o acuarelas. Sobre las figuras ilustrativas: Figura 1 Muestra cómo los cuadrados pueden ser interpretados como suma de triángulos que, a su vez, conforman a otro entre los tres lados que se tocan. ¿Cuántos triángulos hay? ¿16 ó 17? Así es como muchas veces es que no parecen cumplir con los numeros esotéricos los buenos diseños. “esconden” a más números y de allí la importancia de meditar descubriendo sus plantillas de base. Figura 2 Muestra cómo un triángulo puede ser interpretado simultáneamente como Dos (grande blanco y azul); Cuatro (el azul con los blancos que le rodean) o CINCO, al contarlos a todos, inlcuyendo al grande “marco”. Figura 3 Evidencia cómo el cuadrado central puede ser reiterado al infinito, el estilo “babushka” (muñecas que contienen muñecas unas dentro de otras) símbolo del macro y microcosmos sintetizado esotéricamente “como es abajo es arriba, como es arriba es abajo”. Refleja en principio a las nueve esferas o áreas que, con su marco, son diez y es el principio rector del universo, del cual “surgieron todas las cosas” o “Dios manifiesto”. Están insnuadas las esferas que suelen reemplazar a los nueve cuadrados. También círculos que contienen o sirven de “base” sobre la cual ir sumando más elementos pequeños, como se puede apreciar en la figura siguiente, la 3 Figura 4 Aquí esbocé mediocremente alternativas de cómo se agregan cosas en cada área o esfera. Pudiendo el ángulo derecho ser “disfrazado” con objetos figurativos, como una flor de loto, por ejemplo. O por el lado izquierdo realizar alguna cadena que no dejará de respetar la progresión numérica deseada y armónica.  

(VOLVER AL INDICE)

 .  .

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.
5 comentarios
  1. User comments

    todo sobre mandalas y como dibujarlos me encantan.

  2. User comments
    mirna ferrer ornes

    Estoy realizando un mandala en un muro externo de mi casa en cerámica partida o mosaico y con ustedes he aprendido que hay otra posibilidad en el yantra. Muchas gracias.

  3. User comments

    ES REALMENTE HERMOSO TODO EL ARTICULO DE LOS MANDALAS

  4. User comments

    Hoy descubrí algo nuevo para mí, no observado ni visto como debe ser, me encanto y voy a empezar por pintar uno.
    Gracias por la información proporcionada.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend