Home » Mensajes del Cielo » Angeles » Arcángel Gabriel » Mensaje del Arcángel Gabriel sobre la perfección

Mensaje del Arcángel Gabriel sobre la perfección

AA-Gabriel1-244x300Amados,

Tengamos una charla sobre la cualidad del amor que se conoce como perfección. A través de la acción individual de su libre albedrío y razón, cada ser humano determina su propio destino espiritual basado en su elección de participar en un proceso de crecimiento auto dirigido. Cada día se alinean con los planes  del Creador para su vida, y se esfuerzan para hacer que su alma sea el verdadero amo de la misma. En búsqueda de la perfección, están dispuestos a renunciar a la personalidad humana, a su esencia del alma divina. Se esfuerzan por ser su auténtico yo, el yo puro y verdadero que está dotado de la  dignidad y majestad del Creador y buscan constantemente estar en alineación con la voluntad de lo divino mientras viven su vida cotidiana en la Tierra. Su amor por el Creador se mantiene en la más alta estima por encima de todas las demás personas y cosas de la Tierra. Son abnegados en su amor a la realización de su ideal más alto, cual es la encarnación de su esencia divina. Ellos están dispuestos a someterse a todas las disciplinas espirituales que sean necesarias con el fin de descubrir su ser divino en toda su perfección original. Ellos buscan encarnar esta cualidad dentro de sí mismos con el fin de cumplir el propósito de su alma para volver a su origen y alcanzar el estado de perfección de donde vinieron. Este es un estado de sabiduría lograda identificada con la verdad y humanidad  perfecta.

Un ser humano perfecto domina su naturaleza humana en su totalidad a través de un poder trascendente en la transmutación de los deseos en una base más inferior y el desarrollo posterior de las virtudes espirituales en su carácter. En este largo proceso de vida de pulir y transformar el yo humano al poner en práctica todas las enseñanzas espirituales que han ganado: el conocimiento y el entendimiento se transforman en una parte de ellos. Este proceso de pulido es una tarea honorable que sólo puede llevarse a cabo mientras se está en el cuerpo humano y es el tipo de perfección que lleva a una persona a estar en paz dentro de sí misma y con todo el mundo a su alrededor. Tal proceso de pulido conlleva a una conciencia de los aspectos positivos y negativos de uno y los inspira a tener en cuenta que siempre hay cosas que pueden mejorar dentro de sí mismos. También son conscientes de que estas mejoras de sí mismos no son  requisito previo para su actual estado de felicidad y satisfacción. Para lograr esta meta de la perfección, todos los seres tienen que emprender el proceso de purificación que les ofrece su vida en un  sentido ético y espiritual. Cada ser es creado con el propósito de alcanzar un estado espiritual de perfección completo.

La perfección es un estado de la mente y del corazón, que simplemente necesita ser realizado y sólo se puede lograr cuando se está en armonía consigo mismo y el universo que les rodea. Uno no tiene que perseguir la perfección, sino sólo para crear conciencia y darse cuenta de que ya existe a su alrededor. Es un estado en el que se aprende a aceptar el Yo de la manera que es. La perfección es un estado siempre cambiante, en constante evolución en el que una persona puede tomar a dirección que desea. Pueden tener la idea de que son perfectos en este mismo momento y que siempre pueden optar por mejorar su idea de la perfección para el siguiente momento y cambiar en consecuencia. Una visión de la perfección universal les permite relajarse hasta los niveles más profundos de su ser espiritual. Pueden alcanzar más paz, alegría y felicidad cuando sueltan sus expectativas para el logro de la perfección del Yo y otros a su alrededor. Al dejar ir, hay  posibilidad de una forma más elevada de felicidad que es inseparable de un estado de perfección moral.

En el mundo material, los seres humanos deben llevar a cabo su propio proceso de perfección espiritual, una tarea donde tienen responsabilidad directa. El camino de la perfección es un proceso de llegar a la madurez y consiste en desarrollar cualidades gradualmente dentro de sí mismos que ellos llaman cualidades divinas tales como: compasión, generosidad, bondad, etc. Una cualidad divina es un atributo equilibrado y perfecto que pasa a ser parte de la naturaleza de uno. Desde sus inicios, cada cualidad divina actúa como una fuente de luz que brilla en el inconsciente de un individuo e ilumina su mente y su corazón. La perfección de un ser humano se produce cuando tiene éxito en el cultivo de la totalidad de todas las cualidades divinas dentro de sí mismo, en la medida de sus capacidades y hace que estas cualidades sean una parte de él. Es entonces cuando un individuo se une con el Creador y puede experimentar la libertad absoluta, preservando la propia identidad. La relación más importante en la vida de un ser humano es su relación íntima con Dios. Mediante la comprensión de la naturaleza de su relación con lo divino, se da cuenta que su propósito es amar y servir al Creador. Entiende que todo en la naturaleza sirve a la voluntad del Creador, de acuerdo con su diseño.

En la infinitud de la vida en el universo, todo es perfecto, entero y completo, y sin embargo, la vida es siempre cambiante. No hay principio ni fin, sólo un ciclo y reciclado de sustancias y experiencias constantes y cada momento es renovado y fresco. Cuando se está en alineación con el mismo poder que los creó, se entiende que es el poder perfecto necesario para crear sus propias circunstancias. De esta alineación vienen todas las respuestas, todas las soluciones, y todas sus nuevas creaciones. Se regocijan en el perfecto conocimiento que cada momento de la vida es un nuevo comienzo al pasar de lo viejo y abrazar lo nuevo en su aquí y ahora. Saben que todo lo que necesitan saber se les es revelado en el momento adecuado, espacio y lugar y que están siempre divinamente guiados y protegidos. Sus talentos y habilidades creativas únicas fluyen a través de ellos y se expresan de maneras profundamente satisfactorias. Su camino en la vida es una serie de escalones para un éxito y satisfacción cada vez mayor. Una vez que se ha llegado a esta perfección, se pueden beneficiar plenamente de las posibilidades de felicidad para lo que fueron creadas. Cuando llegan a la perfección; su esencia divina entiende todo, pero no es jalada por ninguna otra fuerza, sólo por el Creador.

Que tu perfección divina se desarrolle en gracia y facilidad mientras caminan por su camino iluminado.

YO SOY el Arcángel Gabriel

Marlene Swetlishoff / Tsu-tana (Soo-tam-ah) Guardiana de las Sinfonías de Gracia

Traduce Andelei

Fuente: www.therainbowscribe.com

www.movingintoluminosity.com

Mensaje del Arcángel Gabriel sobre la perfección

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Eva (Redactora GHB)
Eva es una de las redactoras de la gran familia de hermandadblanca.org.
Un comentario
  1. User comments
    Jose Maria Baena Marques

    maravilloso toda la comunicacion perfecta en todo
    namaste

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend