Home » Mensajes del Cielo » Maestros Ascendidos » Jes√ļs » "Los secretos del padre", Ense√Īanzas del Maestro Jesus a sus disc√≠pulos

"Los secretos del padre", Ense√Īanzas del Maestro Jesus a sus disc√≠pulos

Ascension de Jesus

 

Durante dos semanas permaneci√≥ el Maestro al lado de su madre en Nazareth, y sus di√°logos √≠ntimos con ella y el t√≠o Jaime, como sus ense√Īanzas a sus disc√≠pulos, descubren en √©l una intensidad de amor a Dios y a la humanidad casi llevada al delirio.

El alma que ama a Dios -dec√≠a-, de tal manera se unifica con √Čl, que le siente vivir en s√≠ misma con una potencia y plenitud que llega a absorberle por completo.

“Olvida a momentos que es un desterrado en un mundo de pecado y de dolor, y tiende el vuelo a las eternas claridades que son su plano habitual”.

Preguntado por uno de sus íntimos sobre la enorme diferencia de unas almas con otras, siendo que todas tienen el mismo origen divino e idénticos destinos eternos, el Maestro explicó así:

No hay en las lenguas habladas por los hombres, palabras capaces de reflejar los secretos del Padre, que son como llamaradas de luz percibidas en momentos determinados por espíritus de avanzada evolución.

“Pero como vosotros, por alianzas de muchos siglos, hab√©is querido ser en esta hora los que alumbr√©is el camino abierto por m√≠ ante la humanidad, el Padre pondr√° en mis labios su Verbo Eterno, y en vuestra mente la lucidez necesaria para comprenderme.

“Encended una hoguera con la hojarasca seca de los campos y los √°rboles del bosque. El viento sacudir√° aquella inmensa cabellera de llamas, que arrojar√° una lluvia de chispas radiantes en todas direcciones. Observad que de aquellos millares de millones de chispas, no todas encienden nuevos fuegos, sino que la mayor√≠a de ellas caen a tierra donde la humedad del c√©sped o el lodo de los campos las mantiene inermes y semiapagadas, hasta que las chispas hermanas las remueven entre las cenizas y las alimentan con buenos combustibles.

“Desde la eternidad sin medida y antes de que los tiempos fueran, la Energ√≠a Suprema como una hoguera inmensa de amor emanaba a millares de millones, part√≠culas radiantes de S√≠ misma que se aglomeraban unas con otras en una vasta inmensidad esf√©rica, apropiada a su naturaleza incorp√≥rea, sutil m√°s que el gas y que el √©ter.

“All√≠ deb√≠an desenvolverse, crecer, expandirse en vida propia, individual, inteligente, como part√≠culas que eran de la Eterna Inteligencia Creadora. Tal como el germen de la vida f√≠sica se desenvuelve, vive y crece en el seno materno.

“Todas las manifestaciones de la vida en los planos f√≠sicos, son como una copia de lo que sucede en las eternas moradas donde guarda el Creador sus secretos casi incomprensibles para la mente humana terrestre.

“Las edades que seg√ļn nuestras medidas de tiempo, necesitan para desenvolverse y crecer aquellas chispas vivas, part√≠culas de la Divinidad, no puede precisarlo la humana inteligencia. Mas, como nada permanece inm√≥vil ni estacionario en la Creaci√≥n Universal, llega una hora en que las chispas son un Yo pensante, y entonces comienza su tarea marcada a fuego, por la eterna ley de la evoluci√≥n y del progreso. El Yo pensante o Ego, como le llaman las Escuelas secretas de Divina Sabidur√≠a, imita a su Soberano Creador y env√≠a hacia un plano f√≠sico o mundo ya en condiciones de albergar vidas org√°nicas, una part√≠cula o emanaci√≥n de s√≠ mismo, para comenzar la escala progresiva de su propia evoluci√≥n.

“El momento decisivo y solemne en que el Yo pensante env√≠a hacia un plano f√≠sico su primera emanaci√≥n, puede compararse para mejor inteligencia del asunto con el momento en que un ser nace a la vida material.

“Y as√≠ el Ego o Yo pensante, desempe√Īa el papel de un padre de la antigua era, que tra√≠a a la vida f√≠sica numerosa prole. Son las personalidades que se suceden unas a otras, como se suceden los hijos en la naturaleza humana.

“Y del mismo modo que los hijos se distancian enormemente del pensamiento de su padre y tuercen el camino, lo encuentran de nuevo, cometen desaciertos, caen y se levantan, igualmente sucede con las emanaciones inteligentes del Ego o Yo pensante, el cual, como nacido de la Eterna Potencia, tiene su misma inalterable paciencia con los desaciertos, locuras y devaneos de sus personalidades f√≠sicas que son creaci√≥n suya, imagen suya, hijos suyos. Y las edades pasan y los siglos corren como polvareda de arena que llevan los vientos.

“El Eterno Absoluto no tiene prisa ninguna. El Ego o Yo pensante creado por √Čl, no la tiene tampoco. La evoluci√≥n no se realiza a saltos, sino paso a paso, como los viajeros en el desierto.

“Casos hay no obstante, en que algunos viajeros vislumbran el peligro de una pr√≥xima tempestad o del avance de una manada de elefantes furiosos o la proximidad de una selva poblada de fieras, y entonces procuran apresurar cuanto pueden la marcha, antes de que les sorprenda la noche. Esta noche de los viajeros por el desierto, equivale a la terminaci√≥n de un ciclo de evoluci√≥n en el viaje eterno de las almas…

“Esa tempestad, esa tromba de elefantes enfurecidos y esa selva poblada de fieras, son las diversas situaciones en que se ven las inteligencias encarnadas en el correr de sus vidas f√≠sicas, todo lo cual puede causarles grandes entorpecimientos, si por holgazaner√≠a o falta de previsi√≥n no han evitado los peligros puestos como barreras en su evoluci√≥n. Todo es comparativo, ya lo veis. Como es arriba es abajo, dice el viejo principio cabal√≠stico.

“Hemos levantado una punta del velo que encubre los secretos del Padre, y creo que es lo bastante para que comprend√°is el por qu√© de la diferencia de unas almas con otras. No nacieron al mismo tiempo, ni crecieron con igual presteza, ni anduvieron a igual velocidad, ni vivieron en un mismo medio ambiente, ni entre id√©nticas circunstancias y bajo la presi√≥n de fuerzas y corrientes iguales” .

Un inmenso silencio sigui√≥ a esta disertaci√≥n del Maestro. Se conoc√≠a que todos meditaban, y el Maestro comprendi√≥ que a√ļn quedaban otros interrogantes en la mente de sus √≠ntimos.

-Bástale al día su propio afán -dijo levantándose del sitio que había ocupado en un diván del cenáculo, junto a su madre-. Otro nuevo día nos puede descubrir un nuevo secreto.

“Guardad pues para ma√Īana eso que bulle en vuestro pensamiento.

Yhasua, su madre y el t√≠o Jaime se retiraron a sus alcobas al descanso de la noche, dejando a los Doce, due√Īos del gran cen√°culo de la casa de Nazareth, donde ellos dorm√≠an cuando se hospedaban all√≠.

“Otro nuevo d√≠a nos puede descubrir un nuevo secreto”, hab√≠a dicho el Maestro al terminar la confidencia de la noche anterior.

Y hab√≠a a√Īadido m√°s: “Guardad para ma√Īana eso que bulle en vuestro pensamiento”

Por largo tiempo debían permanecer vivos en la mente los recuerdos de aquellas inolvidables veladas en el cenáculo de la casa de Nazareth, en torno al Maestro y en presencia de su madre, que como la estatua viva de la piedad, imprimía a todas aquellas reuniones las suaves tonalidades de su bondad y su ternura.

Durante el d√≠a, los disc√≠pulos se diseminaban, a veces en grupos o aisladamente seg√ļn fueran las ocupaciones a que les llamase el deber impuesto por el nombre de disc√≠pulos del Ungido divino, para ense√Īar una senda nueva a la humanidad.

Mas, llegada la noche, la peque√Īa escuela se reun√≠a en torno al Maestro, a escuchar las ense√Īanzas profundas que √©l reserv√≥ siempre a sus amigos m√°s √≠ntimos que estaban preparados para comprenderle.
El nuevo secreto del Padre que debía ser descubierto era el siguiente:

Anoche pensasteis -comenz√≥ el Maestro-, que cuando el Yo pensante o Ego emite hacia un plano f√≠sico su primera emanaci√≥n inteligente, ¬Ņc√≥mo y d√≥nde se coloca √©ste peque√Īo soplo o h√°lito vivo para comenzar la vida de una personalidad?

“Tened por seguro, que la Eterna Sabidur√≠a no ha olvidado ni el menor detalle en las necesidades presentes y futuras de cada chispa divina que debe desenvolverse, actuar y crecer en los millones de mundos destinados a esa evoluci√≥n primitiva.

“Y entre los millones de esp√≠ritus de luz que pueblan las moradas del Padre, est√°n los conductores, maestros y gu√≠as de esas chispas divinas o emanaciones inteligentes, a cuyo desenvolvimiento y evoluci√≥n atienden sol√≠citamente sin abandonarlos jam√°s, hasta verlas entrar en el augusto Santuario del Divino Conocimiento, donde empieza la evoluci√≥n sin tutela inmediata. Tal como obra un buen padre cuando los hijos llegan a la mayor√≠a de edad.

“Cuando en aquella chispa divina e inteligente ha llegado a despertarse el conocimiento de s√≠ misma, su Yo superior o Ego, es desde luego su primer tutor, su gu√≠a y Maestro √≠ntimo, el cual ha evolucionado a su vez hasta ser se√Īor de s√≠ mismo, y poder marcar o imprimir a sus personalidades, la orientaci√≥n y modalidad que su libre albedr√≠o le sugiere.

“La solidaridad y armon√≠a del Universo, es tan fuerte para unir en perfecto equilibrio la marcha de los mundos, como la marcha de las almas encarnadas en ellos, que a ninguno le falta ni le sobra lo necesario para realizar su evoluci√≥n y su progreso eterno. Tiene lo justo.

“De este admirable equilibrio, armon√≠a y solidaridad, nacen las eternas alianzas de las almas, unas con otras. ¬ŅNo se establece fuerte alianza entre los padres y los hijos, los hermanos entre s√≠, los maestros con sus disc√≠pulos, los labriegos de un mismo campo, o los pastores de un mismo reba√Īo? Y si as√≠ pasa de ordinario en la materia que tanto obscurece al esp√≠ritu, con mayor facilidad ocurre entre las almas, en los intervalos m√°s o menos largos de su libertad en los planos espirituales.

“En las inmensas legiones de esp√≠ritus adelantados, est√°n los que gobiernan los elementos de la Naturaleza: el agua, el aire, el fuego, el √©ter, la tierra; est√°n los que dirigen la evoluci√≥n de los reinos mineral, vegetal y animal. ¬°Para el ojo previsor de la Eterna Potencia Creadora, no pasa desapercibido ni un pe√Īasco que se desprende de una monta√Īa, ni un hilo de agua que surge de improviso de la grieta de una roca, ni el menudo c√©sped que cubre un escondido valle, ni el musgo que crece en las losas rotas de una sepultura olvidada!

“Hay Inteligencias a millares que rigen y gobiernan todas esas m√ļltiples manifestaciones de la vida, cuya peque√Īez e insignificancia aparente, no atrae en forma alguna la atenci√≥n de las gentes, que ignoran la grandeza encerrada en aquellos humildes or√≠genes de una evoluci√≥n futura.

“Tan solo esp√≠ritus de gran adelanto, detienen su atenci√≥n en una pareja de golondrinas que anidan en su tejado, o en un enjambre de abejas que sin pedir nada a nadie, laboran silenciosamente la miel en un rinconcillo de su jard√≠n; en el perrillo casero que sigue al amo como su sombra durante la vida, y hasta va a gemir sobre la tierra removida de su sepultura.

“Y si para un alma adelantada no pasan desapercibidos estos menudos detalles, en la vida de los seres de especies inferiores que la rodean, ¬°de qu√© manera tan di√°fana y clara, tan real y precisa estar√°n en la Suprema Inteligencia, cuya vibraci√≥n permanente anima toda vida por peque√Īa que ella sea!

“¬ŅOs parece imposible que la infinita grandeza de Dios, se ocupe as√≠ de lo que para vosotros es de poca importancia o ninguna?

“No lo pensar√≠ais, si contempl√°is al Supremo Hacedor como a la Causa √ļnica de toda manifestaci√≥n de vida en el vasto universo.

“¬°Est√° √Čl, impulsando la marcha de los mundos, el rodar de las esferas, la danza gigantesca de las estrellas en la anchurosa inmensidad!

“¬°Est√° √Čl, en el andar lento de las pesadas bestias de la Tierra, como en el vuelo de los p√°jaros, en el aleteo de las mariposas, en el oleaje de los mares y de los r√≠os, y hasta en los p√©talos delicados de la flor que atrae vuestras miradas!

“Todo es √Čl, y en todo est√° √Čl, Causa Suprema y √ļnica de toda vida, as√≠ de lo m√°s grande y hermoso, como de lo m√°s peque√Īo y hasta despreciable.

“Con la mayor solicitud que cuida un labriego sus sembrados, un pastor su reba√Īo, y un padre sus hijos, vigila y cuida la Eterna Providencia del Padre sus obras todas, sus creaciones inmensas, ilimitadas, sin t√©rmino ni medida, y cuyos alcances infinitos no puede abarcar ni comprender la humana inteligencia, mientras se mantiene obscurecida por la envoltura f√≠sica que reviste en este planeta.

“Ahora comprend√©is, c√≥mo y por qu√© caminos encuentra el lugar de su evoluci√≥n primitiva, el primer soplo o h√°lito vivo e inteligente emanado del Yo pensante o Ego, principio divino de todo ser.

“Vuestra oraci√≥n sea para esto; para conocer la grandeza de Dios y su Amor infinito y eterno, a todas sus obras, a las cuales somete a la invariable ley de la renovaci√≥n y transformaci√≥n permanente, hasta llegar a la suprema perfecci√≥n.

“Yo os preparo para ser maestros de vuestros hermanos, y vuestra oraci√≥n no ha de ser siempre para pedir el pan de cada d√≠a y el alivio de un dolor. Hora es ya de que olvid√©is a momentos, vuestra materia f√≠sica, para pensar en la inefable belleza de la Esencia Divina que anima todo lo creado.

“Cuando habr√©is conseguido dar ese gran paso en vuestro camino hacia el Infinito, o sea olvidaros de vosotros mismos para absorberos en √Čl, ser√° cuando m√°s cuidados y vigilados est√°is por √Čl hasta el punto de que sin pedirle nada para vuestra vida material, lo tendr√©is todo con generosa abundancia. Es as√≠ de generoso y excelso el Divino Amor, cuando las almas se le han entregado por completo.

“Yo os preparo asimismo, para ser los continuadores de mi ense√Īanza salvadora de la humanidad terrestre.

“Muchas veces me hab√©is o√≠do decir: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Soy luz para este mundo y quien me sigue no anda en tinieblas”.

“Y as√≠ como para entrar a participar del fest√≠n de bodas del hijo de un rey, necesit√°is invitaci√≥n especial y traje especial, os digo: la invitaci√≥n os la traigo yo, pero el traje lo deb√©is buscar vosotros. Os hablo en un s√≠mbolo que tiene perfecta aplicaci√≥n en este caso. Con mi ense√Īanza √≠ntima os abro la puerta del Divino Conocimiento, que es el fest√≠n del hijo del rey. El traje especial, es la purificaci√≥n de vuestra alma, mediante el rechazo en√©rgico y firme de todo pensamiento y acto contrario a la Ley Divina, y despu√©s, mediante el amor de Dios y del pr√≥jimo manifestado no con palabras, sino con hechos dignos del verdadero servidor de Dios, que ama en √Čl y por √Čl, a todas sus criaturas.

“Algunos de vosotros iniciasteis esta purificaci√≥n al comienzo de vuestra vida. Otros la hab√©is iniciado despu√©s, y para hacerla eficiente en alto grado, cuando os reunisteis en torno m√≠o os envi√© por setenta d√≠as al Santuario del Tabor, donde los Ancianos maestros os ense√Īaron a fondo el modo de tejer la t√ļnica especial para el fest√≠n simb√≥lico, representaci√≥n de la uni√≥n del alma con la Divina Sabidur√≠a.

“Realizada esta uni√≥n por la purificaci√≥n del esp√≠ritu, Ella comienza a entregarnos uno a uno sus eternos secretos, para que us√©is de ellos en bien de vuestros hermanos menores.

“Me hab√©is visto curar todas las enfermedades y aliviar todos los dolores humanos. Me hab√©is visto calmar las tempestades en el mar y en la tierra, paralizar la acci√≥n delictuosa de los seres malvados, desaparecer de pronto en medio de una multitud, llamar a la vida a los que antes de hora la dejaban.
“Y vosotros deber√©is hacer lo mismo cuando yo haya vuelto al Padre y march√©is por mi camino sin mi presencia material
.

Un murmullo de voces interrumpió nuevamente al Maestro que sonreía con su habitual bondad, viendo los azorados ojos de los presentes.

– ¬°Maestro!…, ¬°es sue√Īo…, puro sue√Īo el pensar que podamos nosotros hacer tus mismas obras!…

– ¬°Sue√Īos!…, ¬°ilusiones!…, quimeras que no llegar√°n a realizarse jam√°s.

Cuando se acallaron los murmullos pesimistas y desesperanzados, el Maestro continu√≥ su ense√Īanza √≠ntima.

Os dije que ya es hora de que vuestra oraci√≥n haga algo m√°s que pedir el pan de cada d√≠a, y que elev√°ndose por encima de todo inter√©s personal, busqu√©is la uni√≥n con la Divinidad, eterna due√Īa de todos los poderes que conoc√©is y los que no conoc√©is.

“Entre las infinitas moradas del Padre hay estancias radiantes, que si pudierais verlas de cerca os deslumbrar√≠an y acaso os cegar√≠an. No son habitaci√≥n de humanidades, sino inmensos dep√≥sitos o fuentes de esencia elemental viva o energ√≠a latente, que espera indefinidamente su evoluci√≥n futura.

“Mientras va llegando parcialmente esa hora, esta energ√≠a latente o esencia viva, puede ser utilizada y llamada a actuar por los pensamientos y deseos vehementes de las inteligencias humanas, encarnadas o desencarnadas. De ella he usado yo para realizar las obras que conoc√©is en beneficio de los doloridos y enfermos de la tierra.

“Hab√©is visto que para m√≠, la oraci√≥n me ocupa m√°s tiempo que la comida, y que varias veces al d√≠a, me aparto de vosotros para orar.

“¬ŅQu√© pedir√° el Maestro?, os hab√©is preguntado m√°s de una vez.

“¬°No pido nada! ¬°Mi oraci√≥n es como el que acude ansioso y anhelante a una cita de amor, en que s√© que soy ardientemente esperado, la Divinidad y yo somos entonces dos enamorados vehementes, que nos deseamos con un ansia incontenible! ¬°Ella es siempre la que da y yo el que recibe siempre los dones inagotables que manan como si fueran la sangre viva de un coraz√≥n que no se agota jam√°s!… Mi pensamiento se convierte all√≠, en una gran fuerza tan poderosa como un vendaval que va de polo a polo rozando la Tierra, llevando en s√≠ mismo el bien, la salud, la paz, la infinita dulzura de su fuente de origen, en la medida de mi deseo.

“El pensamiento arrastra entonces consigo, inmensa cantidad de esa esencia elemental viva o energ√≠a latente, tan d√≥cil al pensamiento que obra en ella que se torna en vitalidad para los organismos debilitados, gastados y deshechos; en fuerza moral para los enfermos del alma; en vida nueva para los que acaban de dejarla antes de su hora; en invisible freno para las corrientes atmosf√©ricas que producen las tempestades; en sutil corriente et√©rea que puede trasportarme en un instante para impedir un accidente desgraciado que afecta a seres inocentes.

“Todo esto y mucho m√°s, recibe el ser que se sumerge por el amor en la Divinidad, mediante ese acto tan silencioso y sutil que llamamos oraci√≥n. Es el pensamiento unido a la Divinidad, con la cual llegan como en un magn√≠fico cortejo nupcial, las grandes alianzas espirituales que todo ser, se va creando en el correr de los siglos y de las edades, y con las cuales llega a formar un solo pensamiento, un solo sentir, un solo amor.
“Nunca es una sola inteligencia la que realiza las obras que el vulgo llama maravillosas. Es la uni√≥n de inteligencias afines, la uni√≥n de pensamientos y de voluntades, la uni√≥n soberana en el amor quien realiza en los planos f√≠sicos las hermosas creaciones del deseo puro, santo, nobil√≠simo, germinado en un alma enamorada de Dios y de sus semejantes.

“Es evidente que la capacidad de poner en movimiento ben√©fico esas energ√≠as latentes o esencia viva de que os hablo, est√° en relaci√≥n con la evoluci√≥n y progreso espiritual y moral de cada ser.

“Por eso os hice comenzar vuestra senda de cooperadores m√≠os, con aquella purificaci√≥n de setenta d√≠as entre los Ancianos maestros del Tabor.

“Por eso Yohan√°n el Profeta-m√°rtir, vaci√≥ esas energ√≠as latentes o esencia viva en las aguas del Jord√°n, y sumergi√≥ en ellas a todos lo que acud√≠an a √©l en demanda de salud, consuelo, paz y esperanza.
“El agua y el vino que bebisteis entre los Ancianos del Tabor; el pan y los frutos de la tierra que saciaron vuestra necesidad, impregnados estaban en esa fuerza viva que es fluido en el √©ter, esencia en el l√≠quido, √°tomo en los cuerpos, gas en la atm√≥sfera, bruma acariciante y tibia en el resplandor dorado del fuego del hogar. Todo esto fue vuestra purificaci√≥n inicial, y debido a ella os sent√≠ais renovados, como hechos de nuevo, seg√ļn lo que vosotros mismos me dijisteis cuando llegu√© a sacaros de vuestro retiro”
.

Un murmullo pleno de recuerdos y de ternuras se extendió por el gran cenáculo de la casa de Nazareth. Todos afirmaban que era verdad.

Myriam como en un éxtasis miraba a su hijo, cuya grandeza empezaba a deslumbrarla, tal como si mirase una luz demasiado intensa y viva.

El tío Jaime, Ana y Marcos se sentían asimismo sobrecogidos de un religioso pavor, cual si presintieran la proximidad de un grande acontecimiento en que debieran unirse los cielos y la Tierra.

– ¬°Perd√≥n, Maestro! -dijo de pronto Judas de Kerioth, que casi nunca hablaba ante todos-. No s√© lo que habr√° ocurrido a mis compa√Īeros en el Tabor durante nuestra permanencia all√≠; pero de m√≠ puedo decir que mis pensamientos, preocupaciones e inquietudes s√≥lo se adormecieron para despertar al poco tiempo m√°s tenaces y profundas.

“Quisiera saber, Maestro, a qu√© se debe esto, si a una mala disposici√≥n m√≠a, o a que mis problemas √≠ntimos no tienen soluci√≥n posible en mi existencia actual”.

Todos los presentes lo miraron con extra√Īeza, pues ninguno lo hab√≠a o√≠do jam√°s abrirse con tanta franqueza y menos ante todos.

El Maestro lo mir√≥ unos momentos con tan indefinible ternura, que Judas baj√≥ sus ojos h√ļmedos de l√°grimas.

-Judas, amigo m√≠o -d√≠jole el Maestro-. Te he respondido sin hablar. ¬ŅHas comprendido mi respuesta?

-Sí, Maestro -contestó el aludido, y sin llamar la atención salió luego del cenáculo, porque se sentía ahogar por los violentos latidos de su propio corazón.

Los celos no le dejaban encontrar la paz. Parec√≠ale que todos sus compa√Īeros le hac√≠an sombra. Por una extra√Īa lucidez de ese momento, crey√≥ ver a todos superiores a √©l. Una angustia sorda le estruj√≥ el coraz√≥n. Pens√≥ que el Maestro le ten√≠a l√°stima justamente por su inferioridad.

Parte del capítulo: LOS SECRETOS DEL PADRE
Libro: ARPAS ETERNAS – TOMO 3

Autora: D¬™ Josefa Rosal√≠a Luque √Ālvarez

Sobre Jorge (Coordinador GHB)

Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el a√Īo 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.

9 comentarios

  1. Eduard Antonio Corre

    Maravillosa enseñansa de nuestro Maestro Jesus llena de sabiduria, y dulsura que nos ensaña como alcanzar nuestra iluminaciòn personal que sale de nuestro yo interior, y que es en si mismo nuestro padre Dios que esta en nosotros, para que creamos que tambien seremos Dioses cuando despertemos y derrotemos el pecado y veamos en nosotros mismos y en los demas el AMOR de DIOS

  2. Es sierto que cuando tenemos una necesidad del indole que sea, economica, de salud, laborar, de negicios, moral, social, ¿podemos pedir por esto? pero, tambien, ¿pedir por los que estan pasando la misma sicunstancia?, o mas bien estar en oracion,.agradeciendo como si ya lo tubieramos,.. y con respecto a la unidad con la divinidad, ¿como puedo introducirme a la oracion para unirme a ella? al padre, a Dios , A nuestro Señor Jesus, amandonos y demostrando este amor asi ellos y al mism tiempo pedir por las demas personas,..por ejemplo yo tengo 18 años de tratar de embarazarme y hasta en vitro he probado en cuatro ocaciones y no a sucedido nada,..entonces me parece que con esta lectura, creo o interpreto que no debo pedir por mi embarazo, sino por el embarazo de aquellas que lo necesitan?, creo que asi lo hare,..usdedes creen que si hago las cosas correctas como dice esta lectura, yo podre tener esa bendicion?,….espero tu respuesta,…Alejandrina

  3. Gracis por la maravillosa oportunidad de compartir este material, estas enseñanzas del Maestro Jesus, no hay palabras que puedan expresar lo que senti, es por eso que desde mi corazon palpitante de gozo, les envio bendiciones y agradeciminto.

  4. Estimada Alejandrina,

    Sigue tu intuición en cada caso.

    Sobre el embarazo es un tema complicado no se debe forzar nada.

    Un abrazo en la Luz,

  5. Eduard Antonio Corre

    Hola saludos y Bendiciones a todos aquellos seres que buscan la Iluminaciòn.

    Deseo hacer la siguiente pregunta.

    Quisiera que a traves de una Canalizaciòn o de alguna forma espiritual se le pudiera preguntar al Santo Maestro Nuestro CRISTO JESUS que nos hable o nos explique todo sobre la sexualidad en homosexuales hombres y mujeres.

    Es necesario saber que el mundo es mas liberado en estos asuntos, deseo saber que consecuencias podrian haber si las hay.

    Atte

    Eduard Corredor

  6. Alejandrina, no lo dudes!!! Una amiga mia estuvo en la misma situacion y a la edad de 45 años y menospausica, pudo tener su bebe, a traves de la meditacion, la comprension y conocimiento de nosotros mismos… No se trata de rezar, la oracion esta en cada palabra que decimos, en cada acto de luz, en cada intento y reconocimiento del padre en todas las cosas… Yo nunca dudé de que mi amiga quedara embarazada y tampoco dudo de las probabilidades que tenes vos, porque TODO es absolutamente posible… Que seas feliz

    En amor y servicio-Cynthia

    Namaste= "reconozco en ti el ser de luz que hay en mi"

  7. Eduard el maestro te diria, que el verdadero amor nunca baja mas alla del corazon y que es bueno poder librarse de los apegos carnales… Pero quedate tranquilo, que el espera en tu proceso y jamas juzgaria las relaciones homosexuales, a menos que sean por el unico hecho del placer sexual y el derroche de energia divina en actos contenido y apartados de la fuente. Pero si tu relacion esta sostenida en el amor, en el momento del acto sexual transformas la energia diciendo"yo soy la resurreccion y vida de la luz", para que esa energia no se califique negativamente. todo es un aprendizaje y vos estas en el tuyo.

    En amor y servicio-ceci

  8. En verdad éste escrito me ha conmovido hasta las lágrimas, ya que yo soy un canal de la inspiración divina, y siento que las palabras de Jesús describieran mi sentimientos que actualmente tengo, he recibido mensajes del Padre y de Jesús por medio del Espíritu Santo y les digo que tenemos que cambiar pooco a poco nuestra manera de pensar, de ser, de actuar.

    He aquí una oración que le solicite al Arcángel Barchiel al comenzar el Día.

    Querido Dios, encarnado en tu divino hijo nuestro Señor Jesucristo, por medio del Espíritu Santo. Te agradezco infinitamente con todo mi ser, mi pensar, mi actuar; por el trayecto de mi vida, porque se que tu me amas, como yo te amo a ti infinitamente por los siglos de los siglos.

    A tí Padre, te pido perdón, por todos mis errores, pasados, presentes y futuros, porque se que voy en camino de la perfección, pero sólo lo podré lograr con tu suprema ayuda.

    A tí Padre, te pido que ilumines mi mente y mi corazón, ahora y siempre por los siglos de los siglos santos. Amén.

    Que tengan buen Día y que Dios los bendiga.

    Lupita*

  9. carlos guerrero

    Queridos hermanos las ense√Īansas del maestro jesus todavia se imparten lo unico que esa sabiduria son trasmitidas por el maestro del presente los invito que visitan la pagina “elmaestrodelpresente.org“ esta web es de nicaragua pero ahi encontraran muchas respuestas a sus preguntas practicando mantra yoga meditacion.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¬°SIGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!