Recordar Los Sueños

Isabel Vazquez
Isabel Vazquez

Antes de empezar esta nueva entrega sobre los sueños, quisiera aclara, como haciendo una Fe de Erratas, que lo que he llamado “Sueños vívidos”, son más bien conocidos como “Sueños Lúcidos”, esta es la manera correcta de denominar a los sueños que parecen reales.

Ahora vayamos a lo que nos interesa.

Vamos a intentar aprender a recordar los sueños.

La interpretación de los sueños es muy útil en psicoanálisis y psicología, para poder dilucidar que se esconde en la trastienda de nuestro cerebro. Nuestra mente racional, que todo lo controla, no permite que nuestros verdaderos miedos y deseos salgan a la luz; así que utiliza los sueños.

Freud decía que el/la mejor interpretador/a de sueños es uno/a mismo/a. Nadie mejor que uno/a mism/a para conocer lo que hay en su interior, eso sí, siempre que lo desee.

De hecho, nuestro subconsciente se manifiesta constantemente. Es como un animalillo enjaulado que, de vez en cuando, saca la cabecita para hacerse ver. Y lo hace a través de lo que escribimos, un o una escritor o escritora no habla de un pueblo en concreto, con un nombre en concreto; ni trata un tema con un protagonista con ciertas características al azar. Lo que en realidad hace, es disfrazar, maquillar, pulir, abrillantar una realidad que un día vivió. Incluso un director de cine. Incluso Goerge Lucas mostró su subconsciente, hablando del “padre malo” (figura paterna perversa) y la “mama buena pero ausente”, o dicho de otra manera: Darth Vader y Padme. ¿Acaso el Sr. Lucas vivió una situación parecida? Nada es porque sí.

UNA PERSONA NO IMAGINA NADA QUE NO HA VIVIDO ANTES.

Es precisamente, reconociendo ciertos mensajes de nuestro subconsciente que llegamos al verdadero Conocimiento. Y una manera es aprendiendo a interpretar los sueños, pero antes hay que recordarlos.

¿Cómo recordar los sueños?

Nuestro cerebro es una máquina fabulosa. El cuartel general de nuestro cuerpo. En él se crean grandes ideas de forma inspirativa, o se realizan operaciones matemáticas de forma repetitiva. Sin embargo, en ocasiones, necesita aprender ciertas tareas, ya que han de estar orquestada por nuestra mente racional. Así que lo mejor es repetirla hasta que nuestro cerebro la integre de forma natural.

Cierto es, que hay personas que tienen la capacidad de recordar sus sueños de forma fácil y sencilla, pero otras suelen decir eso de:”yo no sueño o no recuerdo mis sueños”.

creer_suenos_susan_florence

La cuestión es muy sencilla, se trata de crear un hábito y seguirlo con constancia. Éste nos ayudará a recordar algo más nuestros sueños. No pasa nada si, por mucho que hagamos esta práctica no conseguimos recordar nada. Nuestro subconsciente nos protege, mejor no soñar, no sea que tengamos pesadillas o recordemos algo que no sea de nuestro agrado. Simplemente nos censura, pero es una censura protectora.

También hay que tener en cuenta, que existe cierto tipo de medicación que no nos permite soñar, aunque, como se suele decir, en la regla siempre hay una excepción, conozco personas que aún tomando somníferos han tenido algún sueño. Eso sí, son las menos.

¿Qué hacer? Muy fácil. Primero necesitamos, como antes dije, constancia, luego paciencia, una libreta y un bolígrafo. O, mejor aún, una grabadora, o la de nuestro móvil(celular).

Pongamos por ejemplo que somos de los que nunca recordamos los sueños. El primer día no nos acordaremos, ni el segundo, ni el tercero. Podemos dar una orden a nuestro cerebro: “Ordeno a mi subconsciente que me envíe un sueño clarificador”. O una afirmación, a lo Louise Hay:” Me resulta fácil soñar y recordar mis sueños”; algo así para “programarnos”. Así todos los días.

No importa que al principio sólo recordemos, por ejemplo, una calle de día, cogemos libreta o grabadora y lo dictamos o anotamos.

Poco a poco iremos extendiendo más y más las imágenes hasta tener algo parecido a una historia; los sueños no suelen tener un orden espacio-temporal. Punto muy importante:

NUNCA SALIR DE LA CAMA AL APUNTAR O DICTAR EL SUEÑO.

Al menos mientras todavía nos cueste recordar los sueños.

No pasa nada si durante unos días dejais de soñar, es muy normal. Nuestro subconsciente es muy pillín y, a veces, hace mutis.

Es muy interesante que anoteis la fecha, como os habeis sentido (en el sueño y ya despiertos). Qué época del año es, si es a principios de mes o finales, por si averiguais un ritmo onírico.

En el caso de las féminas, anotad en qué período del ciclo menstrual estais, siguiendo los consejos de Miranda Gray (autora del libro “Luna Roja”) y, por supuesto, dirigiros a esta página por si teneis dudas.

Pero sobre todo:

CONSTANCIA Y PACIENCIA.

Si aún y todo esto, no acabeis de conseguir recordar los sueños, os puedo sugerir que os tomeis una Flor de Bach, llamada Aspen. Trabaja los miedos desconocidos

niña abriendo cofre de luz y sueños

SIGNIFICADO DE ALGUNOS SUEÑOS

(Miedos atávicos)

No pretendo ser más lista que nadie, ni presumir de ser una eminencia en temas de sueños, porque no lo soy. Pero un tema que siempre me ha hecho gracia es el hecho de interpretar los sueños.

Poner un o dos significados a una imagen de nuestros sueños, es como pensar que todos somos iguales a la hora de gestionar nuestras emociones, nuestras reacciones. Por ejemplo: Soñar con serpientes puede ser horrible o no, dependiendo de la persona que sueñe con una serpiente. Si no le gustan las serpientes sufrirá una pesadilla, pero si las serpientes no le dan miedo, tendrá un sueño que no resultará molesto.

Es curioso, porque las serpientes tienen un significado inamovible, es el que es y no da lugar a variaciones. Pero eso ya lo explicaremos más adelante; veremos los matices.

Esos sueños que todos conocemos, son inamovibles porque hablan de experiencias que todos hemos vivido. Sobre todo el miedo.

Porque, como dije en la primera entrega de este tema sobre sueños, éstos hablan del miedo y del deseo.

Pero hablemos de sueños que todos conocemos.

Aunque daremos un significado a gusto de todos, quedaros con estos, que están muy relacionados con lo que conocemos como Miedos atávicos. Miedos que posee el ser humano en sus genes, y vienen de muy atrás en el tiempo:

CAER: MIEDO A DEJARSE IR. MIEDO A PERDER EL CONTROL

CAERSE LOS DIENTES: ESTE TIPO DE SUEÑOS NOS HABLA DEL MIEDO A PERDER. EN ESTE CASO, PODRÍA SER A PERDER LA FUERZA.

Estos dos son sueños muy típicos, ya iremos viendo muchos más. E incluso estos los desarrollaremos muy extensamente.

Pensad que cada imagen que se dé, será lo más detallada posible.

Espero que lo disfruteis.

PRÓXIMA ENTREGA:

“Significado de los Sueños: Letra A”

Existen sueños que son comunes a todo el mundo, yo diría que incluso a los habitantes de las tribus más lejanos.

Este tipo de sueños los tenemos todos y, aunque seamos de los que no los recordamos, si alguien nos habla de ellos, los reconoceremos fácilmente.

Autora: Isabel Vázquez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx