Home » Vida Consciente » El Rincon de la Salud » Terapias alternativas » La Reflexovertebroterapia

La Reflexovertebroterapia

 

masaje-cuello

 

La Reflexovertebroterapia  es una técnica combinada que surge partir de técnicas como el Masaje Terapéutico, Reflexología, Quiropraxía, Shiatsu…

El Masaje, apareció en Oriente, hace aproximadamente 2.700 años ( A.C).ha ido pasando por una evolución importante hasta llegar a nuestros días . Se ha ido perfeccionando y desarrollando hasta que a finales del siglo XIX y principios del XX, el masaje ya no se aplica de forma empírica, sino científica.

La Reflexología Podal es una técnica que trabaja con el reflejo nervioso del cuerpo a nivel metamérico y a nivel zonal. Utilizando un mapa de puntos podemos localizar y tratar a distancia un órgano determinado. Accediendo a ver si ese órgano reflejado en el punto está haciendo sus funciones correctamente. Se estudian sus bases fisiológicas, los distintos métodos y las indicaciones de cada modalidad técnica en particular.

La Quiropraxia es una disciplina que fundó David Daniel Palmer y que la descubrió observando a los pastores y recopilando datos de cómo esos hombres trabajaban como hueseros, y eran llamados por las personas para que lo mismo que hacían con los animales lo hicieran con ellos, ante una torcedura, etc.

Esta técnica consiste en recolocar y restablecer el movimiento articular, para que las funciones vitales de esa articulación no queden bloqueadas.

Shiatsu es una palabra compuesta por shi ( que significa dedos ) y atsu ( que significa presión ) .Esta técnica surgida en Japón, combina el masaje con presiones en determinados puntos. Estos puntos tienen una relación directa con los meridianos de acupuntura. Esta disciplina la fundó en el siglo pasado un terapeuta japonés llamado Namikoshi.

 columna

La Reflexovertebroterapia se basa en el estudio y aplicación de la suma de todas estas técnicas viendo y valorando que en la columna está el reflejo directo del sistema nervioso central y que  por ella pasa toda la información que irá a parar al resto del organismo, tanto a nivel venoso, linfático, energético, nervioso y estructural.

Las zonas por las que sale está información  se  llaman agujeros de conjunción y cada vértebra tiene dos salidas que van a realizar  una conexión  en una zona determinada:

La primera y segunda vértebras cervicales estimula los centros de origen de los cuatro nervios cervicales superiores y tiene un poderoso efecto en el neumogástrico y frénico, y en todos los nervios craneales. Influye en los ojos, oídos, el corazón, el diafragma y en la nutrición del cerebro, de modo que tratándolo alivia o evita el vértigo y la amnesia o flaqueza de memoria.

La tercera vértebra cervical fortalece la dentadura y las encías, y ayuda a la curación de las enfermedades de ambos órganos. Estimula la acción del corazón y de los pulmones.

La cuarta y quinta vértebras cervicales es un eficaz preservativo de las hemoptisis o hemorragias del pulmón; tonifica los pulmones y el aparato de la fonación, así como alivia algunas formas de asma. Es un auxiliar en el tratamiento del bocio exoftálmico y detiene la epistaxis o hemorragia nasal. También estimula la acción de las glándulas suprarrenales.

La sexta vértebra cervical es muy beneficioso para el aparato de la fonación, y en el tratamiento de toda forma de bocio. Estimula el corazón, el estómago y los pulmones. Fortalece la cabeza y los brazos y aumenta la temperatura general del cuerpo.

La séptima vértebra cervical es muy importante para combatir la debilidad del corazón, pues es el centro más fortalecedor de este órgano. Constriñe los vasos sanguíneos de todo el cuerpo. Es eficaz en el coriza, resfriados, gripe y nefrosis. Tiene señalado efecto en el tratamiento y curación del bocio exoftálmico, favorecerá la vuelta en sí de una persona desmayada, y servirá de poderoso auxilio en la respiración artificial. Alivia la frialdad de las extremidades y la angina de pecho. Evita el aneurisma y reduce la arterioesclerosis.

La primera y segunda vértebras dorsales bien efectuado produce los siguientes efectos terapéuticos: estimula la actividad del corazón, contrae los músculos del ojo y entorna la flexura sigmoidea del colon.

La tercera vértebra dorsal tiene por más notorio efecto estimular el plexo solar, el estómago y los pulmones a la vez que dilata el cardias y contrae el píloro; alivia cualquier trauma del tórax .

La cuarta vértebra dorsal estimulante de todo el sistema nervioso central y del bazo. Fortalece el miocardio o músculo del corazón cuyas palpitaciones regula.

La quinta vértebra dorsal  influye favorablemente en el plexo solar y en todos los órganos inervados por derivaciones de este plexo. Estimula el hígado y el páncreas, dilata el píloro y favorece en consecuencia el más fácil vaciado del estómago, así como facilita la acción peristáltica (movimiento de batidera) esta víscera.

La sexta, séptima y octava vértebras dorsales. Dilata los pulmones, estimula la actividad de los riñones, los nervios esplánicos y los órganos inervados por ellos.

La novena vértebra dorsal Es un eficaz auxiliar en el tratamiento de las litiasis renal y biliar, el de las enfermedades del aparato respiratorio.

Las décima y undécima vértebras dorsales. Tiene acción vasodilatadora. Activa la digestión intestinal, combate el estreñimiento, aumenta el número de hematíes en la sangre. Sin embargo, no es conveniente cuando el corazón está dilatado o hay aneurisma arterial.

La duodécima vértebra dorsal Reduce rápidamente la hipertrofia de la próstata. Estimula la actividad de todas las vísceras de la cavidad pelviana, constriñe el esfínter de la vejiga urinaria y favorece la curación de la incontinencia de la orina.

La primera, segunda y tercera vértebras lumbares. Constriñe todas las vísceras de la cavidad abdominal. Evita las hemorragias uterinas. Contrae el esfínter de la vejiga urinaria y también favorece el tratamiento de la incontinencia orina y otros trastornos de la vejiga.

La cuarta y quinta vértebras lumbares. Entona a la vejiga urinaria. Fortalece las extremidades inferiores, a la vez que favorece el tratamiento de los trastornos del intestino recto.

Las vértebras sacras. Tiene muy favorables efectos en el recto y en la vejiga urinaria.

Esta técnica permite conocer y trabajar en profundidad la columna vertebral y su fisiología ( articulaciones ,músculos , ligamentos ). Conociendo y tratando cada salida nerviosa ( nervios craneales y nervios raquídeos ),con lo que mejoraremos la calidad de vida del paciente.

Por lo que podremos detectar anomalías cuando solamente están latentes y derivar a los pacientes al especialista correspondiente.

Cualquier técnica que ayude a nuestro cuerpo a conseguir un saludable bienestar  tiene que ser bien recibida, pero si además, esa técnica es manual, natural  y no agresiva redundará en un mayor beneficio en nuestra estructura física.

Y si, incluso, esa técnica es capaz de relacionar la parte física con la parte mental, todavía se pueden conseguir mejores resultados que beneficiarán aún más nuestro estado general de bienestar.

Una de esas técnicas es la Reflexovertebroterapia.

 

Por  María Martrat Hugué.
Profesora de Masaje Terapéutico y  Gerente de la ESCUELA VIPASSANA www.vipassana.es

 

 

 

 

 

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Mònica Roca

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend