Home » Autores Espirituales - Canalizadores » Los regalos que nos ofrece la gratitud por Louise Hay

Los regalos que nos ofrece la gratitud por Louise Hay

louise hay sonriendo de frente

Lee Coit

Hace cerca de veinte años Lee Coit inició la búsqueda de respuestas para su sufrimiento y su frustración. Decidió dedicar todo un año a su búsqueda, y el resultado fue des­cubrir un guía interior. Desde entonces ha seguido esa voz interna para tomar todas sus decisiones. Ese camino lo ha conducido a una vida apacible y feliz, a escribir libros de gran popularidad (Listening [Escuchar] y Accepting [Acep­tar]) y a dar conferencias y seminarios en Estados Unidos y Europa. Durante unos diez años dirigió el centro de retiro Las Brisas. Su espectacular transformación al pasar de ser un ejecutivo de una ajetreada agencia de publicidad a ser una persona espiritual feliz y realizada, nos da esperanza a todos los que deseamos vivir de un modo mejor.

Pensamos que la gratitud es dar las gracias con palabras o hechos para corresponder a la amabilidad de alguien. A mí se me educó para dar siempre las gracias aunque no estu­viera realmente agradecido. La gratitud puede transformar­se en una respuesta automática a cualquier situación que nos beneficie, y solemos expresarla sin darnos cuenta de sus muchos beneficios. Igual que la celebración del día de Acción de Gracias, la expresión del agradecimiento puede hacerse tan protocolaria que llega a perder su verdadero sentido. Del mismo modo en que el «¿Cómo estás?» no es una pregunta sino un saludo, el «Gracias» puede conver­tirse en sólo una manera simpática de dar por acabado un encuentro o una conversación.

¿Qué regalos nos ofrece la gratitud cuando la expresa­mos? Una antigua enseñanza espiritual dice que «dar y reci­bir son lo mismo». Si es así, ¿de qué sirve dar las gracias? En primer lugar, la gratitud tiene enormes poderes regenerado­res. Hace mucho tiempo descubrí que agradecer lo que tenía me servía para superar el sentimiento de autocompasión. Mi gratitud hacia otras personas siempre aumentaba mi feli­cidad. Cada vez que me sentía poco apreciado, hacía un recuento de todas ks cosas maravillosas que me habían ocu­rrido recientemente y me volvía la alegría. Agradecer lo que tengo es también una eficaz manera de liberarme de una sensación de pérdida. Cuando soy consciente de todo el amor que recibo, puedo olvidar rápidamente mis problemas. La gratitud es una excelente manera de dejar de concentrar­me en las situaciones negativas y fijar mi atención en lo que está bien. Ya sea que dé las gracias a mi Fuente Divina o a mis amigos, el simple hecho de ser consciente de lo que recibo y de expresar mi gratitud de un modo activo, me produ­ce el deseado estado de alegría.

Lo segundo que comprobé acerca de ser agradecido fue que podía extender hacia atrás mi alegría presente, pensan­do con gratitud en personas y acontecimientos de mi pa­sado. Eso siempre me hace sonreír, y se me inunda de ale­gría el corazón cuando recuerdo con cariño a mis fabulosos amigos y los buenos ratos que hemos pasado. Con los años he observado que cuanta más gratitud siento por el pasa­do, más feliz soy en el presente. Llegar a un estado de ale­gría con la gratitud me resulta fácil cuando pienso en recuerdos agradables, pero no excluyo de mi gratitud los recuerdos desagradables. Sentirnos agradecidos por aque­llas personas que pensamos que nos han hecho daño puede ser más difícil, pero es un modo muy eficaz de sanar el pasado. A eso yo lo llamo «gratitud incondicional». Sig­nifica que damos las gracias a Lodo el mundo, al margen de si pensamos que se lo merecen o no.

Lo que a mí me da resultado es recordar sólo las cosas buenas de cada persona y dejar de lado los otros pensamien­tos- Siempre logro encontrar algo que agradecer sinceramen­te de cada persona. A veces incluso he comenzado con la idea de que por lo menos esas personas ya no están en mi vida. Después olvido mis deseos y expectativas sobre cómo de­berían haber actuado y trato de pensar en alguna buena cualidad que poseen. Aunque sea pequeña, insisto en ese pensamiento y desecho los otros recuerdos. Una vez, por ejem­plo, comencé con la idea de que cuando almorzaba con esa persona, siempre íbamos a un lugar agradable. Diariamente traigo a mi mente a la persona elegida y trato de añadirle otra buena cualidad. Si ese día no logro ver en ella ninguna nueva cualidad, vuelvo a una vieja. Hago esto hasta que logro pensar en esa persona sin disgusto o sin el deseo de evitarla. Antes de darme cuenta, comienza a suceder algo sorprendente.

Al principio tal vez me cueste encontrar algo que agra­decerle, por pequeño que sea, pero al perseverar en el intento aparecen poco a poco buenas cualidades. Puede que no sean el tipo de cualidades que a mí me gustan, pero tal ve? gusten a otra persona. Si continúo buscando buenas cualidades, al cabo de un tiempo comienzo a ver de qué modo otras personas de mi pasado me beneficiaron. Tal vez no trataron de ayudarme, pero mi gratitud abre mi visión hasta un punto en que logro ver que me hicieron un verda­dero regalo espiritual. Un verdadero regalo espiritual es algo que aumenta mi conciencia de mi verdadera naturale­za espiritual. No pasa nada si nunca llegamos a ese punto en que vemos que esas personas nos han ayudado de un modo humano o mundano. No pasa nada si esas personas jamás cambian de una forma que aprobemos. Es importan­te ser sincero en los sentimientos y no suprimir viejas heri­das o fingir que todo está bien si no lo está.

Para ver el regalo espiritual, dejo de lado mis ideas de cómo quiero que sean las cosas. Me va bien hacerme pre­guntas de este estilo: « ¿Corno me ayudó esta persona a tomar más conciencia de mi naturaleza espiritual?», « ¿De qué forma sus actos me condujeron o empujaron en una determinada dirección que favoreció mi crecimiento espiri­tual?», «Aunque sus actos me parecieran perjudiciales para mi yo humano y físico, ¿de qué manera contribuyeron a favorecer y apoyar a mi yo espiritual?». Como puedes ver, estas preguntas son difíciles. Puede haber el deseo de man­tener a otra persona encerrada en una red de acusación y culpa. Al principio quizá te parezca que expresar una grati­tud incondicional en esas situaciones es como «liberar» a personas que nos caen mal. Puedo asegurarte, por propia experiencia, que somos nosotros quienes nos liberamos. La gratitud, como su hermano el perdón, libera en primer lugar a quien la expresa. La gratitud nos libera de nuestra prisión auto impuesta de odio y deseo de venganza. Lo que conside­ramos agravios del pasado son las rejas de nuestra prisión. La gratitud incondicional hace que esas rejas desaparezcan. El odio no sólo nos aprisiona en una pequeña celda de auto-compasión, sino que también nos separa de aquellas perso­nas que desean aportar amor a nuestra vida. (El odio incluye desde la rabia hasta un deseo aparentemente inocente de evitar a alguien.) Nuestro pasado, liberado por la gratitud, libera a nuestro presente para que sea tal como podría ser.

Por último, el regalo más maravilloso que nos ofrece la gratitud incondicional es la claridad y la clarividencia. Al expresar una gratitud incondicional, comienzo a ver que todo está aquí para bendecirme. La verdad es que no sé explicar cómo sucede esto. Simplemente sucede. No tiene ningún sentido si lo consideramos desde el punto de vista de nuestros procesos de pensamiento mundano. Sólo el acto real en el que se expresa una gratitud incondicional produce el fantástico resultado de ver con claridad. Al con­tinuar extendiendo mi gratitud a todas las personas de mi pasado y mi presente, comienzo a ver que todo lo que me rodea está en verdadera armonía. Comienzo a ver que lo que consideré perjudicial e injusto, en realidad no era así; verlo de ese modo fue una mala interpretación por mi parte, un juicio erróneo basado en mi percepción, que tiene un alcance muy limitado.

Por lo visto la percepción humana es muy potente. Procede de nuestro limitado concepto de nosotros mismos. Desde este punto de vista, el de la perspectiva de unos seres limitados y desconectados, vemos un mundo plagado de peligros y sufrimientos. Si nos negamos a actuar según esta percepción, y en lugar de ello deseamos ver lo que está ocurriendo en nuestra vida espiritual, tenemos una visión totalmente diferente. Empezamos a ver las relaciones de interconexión e inter-sustentación de la realidad. Comenza­mos a ver la danza espiritual a la que cada uno se dedica. Es importante no tratar de descubrir cuál es la danza, sino simplemente dejar que se nos revele y entonces movernos al compás. La gratitud incondicional no pretende controlar la situación; lo que hace es liberarnos del estrés y el sufri­miento; reemplaza nuestra frustración por la paz, la alegría y la felicidad que son nuestras por naturaleza.

 

El círculo de la gratitud

Terah Kathryn Collins

Terah Kathryn Collins practica, enseña y da conferencias lobreel Feng Shui, el arte chino de la utilización del espa­cio, en San Diego. Su especialidad es enseñar a las personas ver a través de sus «Ojos Feng Shui», abriendo la visión que conduce a una vida llena de armonía, bienestar y equi­librio. Es autora del libro The Western Cuide to Feng Shui,*

 

Expresar gratitud fue algo que aprendí observando a otras personas. Al principio no se me daba muy bien. Con fre­cuencia lo olvidaba o no estaba de humor para dar las gra­cias. Además, me figuraba que la gente no lo notaría si no mostraba mi gratitud; en todo caso, era algo así como hacerles un regalo que no esperaban. Pero en las ocasiones en que estaba de humor para hacerlo y bendecía a alguien COn un sincero «Gracias», siempre ocurría algo mágico.

Una oleada de alegría me recorría todo el cuerpo, conec­tándome con la otra persona. Comencé a recordarlo con más frecuencia.

Me gusta probar diferentes maneras de expresar grati­tud, para ver sus efectos- Sorprender a alguien con un agradecimiento es fabuloso; siempre se le ilumina la cara, nos reímos y durante un momento estamos con las manos co­gidas. La gratitud cubre con un resplandor rosa toda mí vida. Cuanto más agradecida estoy por todas las cosas de la vida, más motivos encuentro para estarlo. Doy las gra­cias por las cosas grandes, como mi «tribu», o mis amigos y familiares. Doy las gracias por las cosas personales, como mi buena salud y mi maravillosa profesión. Y la gratitud se extiende hasta las cosas pequeñas: el arreglo de flores fres­cas, el frutero lleno de naranjas, el fuego del hogar. Poner gratitud en cualquier cosa la hace crecer.

¿Significa esto que porque hoy agradezco la comida que tengo sobre mi mesa pronto estaré agradeciendo que todas las personas de mi comunidad, nii región y el mundo entero ten­gan comida en abundancia? ¿Podría ser que por el hecho de agradecer la paz que hay ahora en mi barrio pronto tendré la oportunidad de dar las gracias por la paz en la Tierra?

He decidido que la respuesta es SÍ. El círculo de la gra­titud se amplía día a día. Un pensamiento de agradecimien­to y ya estás dentro. Y una vez que estás dentro, ves crecer el círculo.

 

La gratitud, el ingrediente esencial de la vida

Tom Costa

Tom Costa es el fundador de la Iglesia de la Ciencia Reli­giosa del Desierto, en Palm Desert (California), y actual­mente pertenece a la junta directiva de la Ciencia Religiosa Internacional. Debido a su popularidad como orador, ha aparecido muchas veces en televisión, y ha dado conferen­cias y seminarios a lo largo y ancho de Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña. Es autor de Life! You Wanna Make Something oflt? [¡Vida! ¿Quieres hacer algo de ella?]

Mi actitud de gratitud se ha ido desarrollando a lo largo de las siete últimas décadas de mi vida.

Mi profunda convicción del privilegio espiritual que representa ser agradecido fue puesta a prueba cuando comencé mi trabajo de pastor espiritual en 1974. Estaba orientando a un hombre que se sentía muy desgraciado. Gozaba de buena salud, jugaba al tenis diariamente, tenía una buena posición económica y le encantaba su trabajo; yo acababa de celebrar la ceremonia de matrimonio de él y su nueva y fiel esposa; también tenía hijos amorosos de su anterior matrimonio. Y sin embargo, aunque todos los aspectos de su vida (salud, riqueza, amor y trabajo) pare­cían funcionar bien, de todos modos se sentía desgraciado.

En mi calidad de pastor espiritual novato, me sentí blo­queado ante el problema de ese hombre. ¿Qué podía hacer? ¿Corno podía ayudarlo a salir de su depresión? Lo que fue apareciendo a lo largo de nuestras sesiones fue su falta de gratitud. Jamás agradecía su salud, su riqueza, sus hijos, su hogar ni su vida. Daba todas esas cosas por senta­das. Eso me estimuló a informarme más sobre ese nebulo­so pero esencial ingrediente de nuestra vida: la GRATITUD.

Qué bien recuerdo cuando, hace muchos años, estaba haciendo lo que se llama Quinto Paso en el programa de Doce Pasos de Alcohólicos Anónimos. Este Quinto Paso es aquél en que alguien, tal vez un pastor espiritual, escucha el relato de la vida del alcohólico hasta el momento en que éste reconoció su alcoholismo. Una joven me comentó: «No se puede estar agradecida y ser desgraciada al mismo tiempo».

Probablemente entonces yo era 40 años mayor que esa joven, pero me quedé espiritualmente atónito. Jamás antes había escuchado esa frase, y encontré que tenía mucho sentido. Desde entonces he utilizado ese pensamiento en mi labor pastoral, en clases y seminarios y en mi vida per­sonal: No se puede estar agradecido y ser desgraciado al mismo tiempo. Es emocionalmente imposible combinar ambas cosas.

Cuando pienso en este concepto, recuerdo mi educa­ción católica y el rezo del rosario. Yo ahora uso lo que llamo un rosario mental de gratitud. Repaso las «cuentas», por así decirlo, cada día y con frecuencia en mis meditacio­nes y oraciones matutinas. Cuento mis bendiciones, no las de otra persona.

Estos momentos de gratitud en mi vida no tienen lugar solamente el día de Acción de Gracias. Estos momentos de gratitud son algo que realizo todos los días. Tengo tantísi­mas cuentas que repasar,.., cuentas que representan a las personas que me han ayudado, y cuentas que representan a las personas que no me ayudaron (y así me hicieron más fuerte en todos los aspectos de mi vida). Hay cuentas que representan a mis amigos íntimos y mis familiares, y cuen­tas que representan mi salud, mi cuerpo, mis sentidos físi­cos y mi hogar, al que amo y del que disfruto. Doy las gra­cias por mis animales domésticos, que diariamente me enseñan el amor incondicional. Agradezco mi capacidad para elegir mis pensamientos, mis actitudes, mi camino.

Dedica unos momentos cada día a agradecer todo lo que eres y lo que no eres. Agradece todo lo que tienes y lo que no tienes.

Recuerda: No se puede estar agradecido y ser desgraciado al mismo tiempo.

 

Los regalos que nos ofrece la gratitud por Louise Hay

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.
Un comentario
  1. User comments

    Me he quedado impresionado, de los comentarios expresados en el articulo del agradecimiento, me ha gustado, dios te bendiga. agradezco tu mensaje para mi vida. Louise Hay.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend