Home » Sabiduria y Conocimiento » Esoterismo » Naturaleza de las Entidades Opositoras, por Miguel A. Quiñones Vesperinas

Naturaleza de las Entidades Opositoras, por Miguel A. Quiñones Vesperinas

Las entidades opositoras en el Macrocosmos y en el Microcosmos

(Epígrafe de” Algunas Peculiaridades del Desarrollo Oculto” parte III)

ImageLo importante  para cada alma humana es que se sienta satisfecha y en armonía con las visiones de la realidad que incorpora. Con esto sucede como con los alimentos: lo que es idóneo para una persona, resulta indigerible para otra. El conocimiento es el ámbito de la libertad por excelencia, y la única norma que en él impera es el de la resonancia o identificación. Ya sean mis exposiciones, o las de cualquier otro investigador, o instructor, o incluso las de los más altos Iniciados de la humanidad, no tienen ningún valor si no son espontáneamente aceptadas por el alma de la persona. Aunque no debemos olvidar que en nuestra alma residen tanto el Ángel como el Demonio, y que debemos asegurarnos de que nuestro Ángel tenga siempre las mejores oportunidades para expresar claramente su criterio; porque existe el riesgo de que sea el ‘doble’ el que nos hable bajo la apariencia del Ángel, pero eso es ya una cuestión que pertenece al dominio de la responsabilidad del aspirante a la Iniciación o del hombre normal en sana evolución.

Una vez aclarados estos conceptos básicos, vamos a introducirnos en la consideración del tema de la naturaleza de las Entidades Opositoras. La clave para una comprensión de las mismas adecuada a las necesidades del momento actual consiste en conseguir ‘desdoblar’ lo que nos ha sido presentado como Ahriman, en dos rangos, absolutamente autónomos y diferentes, ( la mayor parte de las veces opuestos ) de Entidades Supra-sensibles o Infra-Sensibles: Ahriman y los Asuras, estos últimos dirigidos por Soradt, el Demonio Solar, el Anti-Cristo.

Hay una razón muy poderosa para combinar estas dos clases de Entidades en una sola figura y es que, en la realidad material, resulta casi imposible conseguir diferenciarlas, porque, históricamente, hasta este mismo momento, prácticamente han actuado al unísono. Eso ha sido así por un motivo muy simple, que vamos a intentar explicar en función del siguiente esquema:

Los Asuras: Son Entidades que pertenecen al rango de los Tronos, el más elevado entre todas las Jerarquías Creadoras. El más alto del Primer Coro. Se especializan, entre otras cosas, en la generación de una Jerarquía del Tercer Coro o Inferior: LosArchai o Espíritus del Tiempo. Precisamente, su control político (del poder que ha regido siempre el mundo de los hombres encarnados) del mundo material, se ejerce a través de una de estas Entidades, a la que Cristo designó con el apelativo de‘Príncipe del Mundo’.

Los Seres Ahrimánicos: Son Entidades que pertenecen al Segundo Coro o intermedio. Las más elevadas en ese Coro, es decir, Kyriotetes o Espíritus de la Sabiduría. Ellos generan a los Arcángeles, seres del Tercer Coro, situados por debajo de los Archai. En lo que se refiere al mundo físico material, siempre han estado controlados por el ‘Príncipe del Mundo’, aunque han trabajado para independizarse, especialmente a partir del siglo XV y, fundamentalmente, desde el último tercio del siglo XIX.

Los Seres Luciféricos: Son Entidades que pertenecen al Segundo Coro de Jerarquías Creadoras, un nivel por debajo de los Áhrimánicos, es decir, se trata deDynamis o Espíritus del Movimiento. En la terminología oculta hindú son designados como Espíritus del Fuego o Agnichváttas y también Mánasa-putras o Hijos de la mente divina. Su especialidad es la generación de seres pertenecientes al más bajo de los niveles del Tercer Coro, es decir, los Ángeles.
 
Resultará evidente, para cualquiera mínimamente familiarizado con el conocimiento oculto, que seres del rango de los Tronos, como de hecho son los Asuras, están en condiciones de imponer su voluntad a cualquier otro orden de seres situados por debajo de ellos en la escala evolutiva, y, por tanto, a los Seres Ahrimánicos y Luciféricos. Ahora bien, para lo que concierne a este mundo material, las capacidades Ahrimánicas son indispensables para los Asuras, que, dejados a sí mismos, únicamente habrían conseguido promover la total destrucción del mundo y de los cuerpos físicos de la humanidad en un instante, pues su capacidad peculiar es la de generar la Entropía Total, el Caos, la Nada.

La imagen suprasensible de Ahriman

ImageAhriman está especializado en generar formas en la materia (siguiendo los dictados de lasJerarquías Creadoras Correctaso las poderosas Imaginaciones Luciféricas) y, sobre todo, de “congelarlas” en el tiempo. Esa tendencia cristalizadora es contrarrestada por el dinamismo de las Fuerzas Vitales Etéricas del Verbo Cósmico y por la Entropía de los Asuras, actuando cada una desde ángulos opuestos.

Para el que pudiese tener alguna duda sobre lo anterior, baste reflexionar un momento acerca de la sofisticación de las formas del propio cuerpo humano queAhriman está desarrollando últimamente, sobre todo en los Estados Unidos y, ejerciendo su influencia desde allí, en el resto del mundo. El ‘bodybuilding’, actualmente impuesto en todos los medios en los que la imagen corporal tiene una importancia, y las más sofisticadas técnicas de entrenamiento de preparación para todos los deportes, están dando lugar a verdaderos ‘superhombres’ (en versión tanto masculina como femenina) en lo que a realizaciones corporales físicas se refiere, capaces de alcanzar marcas hace pocos años inimaginables.

Ya sea en el mundo de los modelos, de los artistas de cine, de los bailarines, de los deportistas, se ven, cada vez con mayor frecuencia, cuerpos que anteriormente sólo habrían existido ( y aún eso se duda, puesto que, según Steiner, los modelos griegos únicamente existían en la imaginación clarividente del artista) en la Grecia Clásica.

Por supuesto, no siempre ni en todos los casos, los medios utilizados para tales fines resultan idóneos, pero tampoco todo ello es atribuible a Ahriman, porque, como señalo muy a menudo, si bien es cierto que existen muchos aspectos cuestionables en Ahriman y sus métodos, lo que no se le puede reprochar es la estupidez, y este es precisamente el defecto que nos aqueja en el presente de forma más generalizada. El auténtico suicidio que la humanidad está abordando, por medio de la expoliación de la Naturaleza y de la contaminación de su medio ambiente más inmediato, en términos muy concisos no es más que una estupidez, y Ahriman puede ser muchas cosas, pero no es estúpido.

Ahriman y los Asuras

Solamente el hombre, algunos hombres, para ser exactos, son suficientemente estúpidos como para destruir la Tierra, únicamente para contentar a los Asuras y a cambio de ciertas gratificaciones personales, que, por supuesto, no van a solucionar el problema de los hijos y los nietos de tales personajes cuando se encuentren con un planeta inviable. Claro que a tales entes (porque llamarles hombres sería hacerles un favor inmerecido), no creo que les importen demasiado sus hijos ni sus nietos, ya que una de sus costumbres consiste en sacrificar a sus primogénitos como prenda del pacto con sus Inspiradores Espirituales.

Muchos de los problemas y los defectos que se atribuyen a Ahriman, de hecho tienen muy poco que ver con él. Ahriman puede tener una idea peculiar de cómo debe ser el planeta, pero nunca ha sido su ideal fragmentarlo en átomos.

El verdadero aspecto de la cuestión consiste más bien en que Ahriman, el ‘preservador’ o ‘congelador’ de la materia, resulta un disfraz idóneo para los Asuras destructores, cuando han de presentarse frente a la humanidad normal, para intentar contagiarles sus impulsos degenerativos. Disfraz que no precisan para relacionarse con sus adeptos de la Iniciación Invertida o Logias Obscuras. Así pues,en Occidente, los Asuras se presentan disfrazados de Ahriman, en tanto queen Oriente, Ahriman se presenta disfrazado de Lucifer.

Estos engaños se muestran óptimamente adecuados a sus fines, ya que, en función de la visión de la realidad vigente en cada una de esas áreas geográficas, Ahrimanopera como el ideal de Occidente y Lucifer, lo ha estado siendo de Oriente hasta ahora mismo, aunque últimamente su influencia esté siendo traspasada a Ahriman. Para una mente materialista, o, cuando menos, poderosamente reclamada por los hechos del mundo material, Ahriman se presenta forzosamente como el ideal, la utopía: el ‘Nirvana’ al alcance de todos; salud, dinero y amor a escala universal.

Tales ideales, en sí (y aunque esto pudiera escandalizar a algunos bienpensantes) son perfectamente legítimos, es decir, resulta totalmente comprensible que los hombres comunes, que ni siquiera tienen una ligera noción de lo que es el esoterismo, los cultiven y anhelen. Lo que es más, me atrevería a decir que no sería sano un desarrollo que no atravesase por tal etapa anímica.

ImageSon ideales infantiles, como todo lo que se relaciona con la Imaginación deAhriman que corresponde al momento actual. Efectivamente, es una característica infantil el pensar que el mundo material puede ser bueno, error en el que puede caer todo el que no posee un conocimiento Gnóstico y Dual de la realidad, y todo el que no sabe obtener mínimas consecuencias de una lectura de la historia de la humanidad. Pero ese error es esencial en un niño sano, y si no se cometiese, sería testimonio de un desarrollo anormal. Por ello, y aunque la humanidad como conjunto debiera haber superado su etapa infantil hace bastante tiempo, dado que eso no ha sucedido en la práctica, es legítimo que cultive esa aspiración, porque es una aspiración ética, y esto quiero enfatizarlo: el conseguir terminar con el sufrimiento de los inocentes y desvalidos es absolutamente prioritario para cualquier consideración ética de la realidad, y, en esa dimensión abstracta, nuestra aspiración coincide con la Ahrimánica.

Las discrepancias no radican en los fines, sino en los medios a utilizar para alcanzarlos; de todas formas, esa discusión, un tanto filosófica, no es el punto esencial de lo que tratamos. Lo problemático de todo esto radica en que la propuesta Ahrimánica, la conversión de la Tierra en un Paraíso al alcance de cualquiera, es únicamente el señuelo, la zanahoria en el extremo del palo que sostienen firmemente las Asuras, los cuales no tienen, ni nunca han tenido, ni jamás tendrán, otro interés que convertir la Tierra en Su Infierno particular, lo cual, en algún sentido, ya es así desde un principio.

De cómo Ellos generan la materia y posibilitan la existencia de la dimensión físico-material de la realidad, ya he hablado en varios otros trabajos, y, más recientemente, en el titulado: “Algunas reflexiones sobre el posicionamiento del ser humano con respecto a la realidad al filo de la aparición de la Concepción Cristiana. La génesis histórica de la cosmovisión moderna evidenciada como un proceso fraudulento que facilita la manipulación del individuo.” Pedro A. Quiñones Vesperinas. Septiembre de 1996, en el epígrafe ‘La Clave de la Realidad y la razón de la existencia del Mal en la perspectiva Gnóstica.

Por consiguiente, el problema en cuanto al ideal Ahrimánico es el de su inviabilidad. La materia pertenece a los Asuras, aunque Ahriman sea su moldeador, en su particular imitación de la labor del Verbo Creador. Ahriman es un enamorado de su trabajo, un verdadero artista, a su peculiar manera, y tanto lo ama que desea perpetuarlo para la posteridad, en lo cual nunca podrá llegar a un acuerdo con losAsuras, cuyo objetivo es la destrucción total, la entropía perfecta.

Sin embargo, hay un motivo para que Ahriman haya comenzado a cobrar esperanzas de poder llevar a cabo sus planes, al menos de forma provisional, y eso se basa en el hecho oculto, revelado por Rudolf Steiner, acerca de que los distintos órdenes de Entidades Opositoras tienen, cada uno de ellos, un momento histórico destinado para que puedan acceder, de forma directa, a una interacción con la humanidad. Ya sabemos que, de formas más o menos indirectas o intermediadas han operado siempre sobre ella, y en otro epígrafe hemos expuesto sus diversas etapas de incorporación en su interioridad anímica. Sin embargo, ahora aludimos a otro hecho, de una naturaleza absolutamente diferente: la in-corporación del representante máximo de cada uno de tales ordenes en un ser humano, que se desenvuelve como uno más entre los otros hombres. Es decir, exactamente el mismo proceso llevado a cabo en el caso de la encarnación del Cristo Cósmico en Jesús de Nazaret.

Hasta donde sabemos, Steiner no especifica las peculiaridades más concretas de tales encarnaciones, pero cabe deducir -por simple lógica- que Entidades de la dimensión de un Lucifer, un Ahriman (o un Soradt, de la cual él no llegó a hablar durante su vida), no pueden nacer como un humano común y que, al igual que sucedió en el caso de Cristo, se anexionan o introducen en el complejo de cuerpos del individuo cuando éste ha llegado a su madurez.

Lucifer encamó en China, aproximadamente alrededor del año 2.500 a.C. Pues bien, a Ahriman, en estricta justicia cósmica, le corresponde encarnar en los comienzos del  siglo XXI. Ese derecho y esa cuasi-necesidad astrológica, por más que esté siendo boicoteada por los Asuras y particularmente por sus seguidores humanos de las Logias Obscuras, tienen un peso poderoso, que irá creciendo en intensidad a medida que las disposiciones de las constelaciones se aproximan al momento y a la conformación relativa idóneas prefijadas, a partir de cuyo punto comenzarán a decrecer.

ImagePor lo tanto, vemos que existe una razón para que, especialmente a partir del siglo XV,Ahriman comience a independizarse patentemente de los Asuras, aunque tal intento de autonomía no haya quedado bien reflejado en la escena histórica pública, en la que toda la aparición de la Ciencia Moderna, que hubiera podido ser el ámbito idóneo deAhriman, se ha convertido, ya desde sus inicios, en una religión Asúrica. Posiblemente, si profundizásemos lo suficiente en las trayectorias espirituales anímicas de un Descartes, un Newton o un Adam Smith, nos encontraríamos con una influencia básicamente Ahrimánica, sin embargo, en personajes tales como Francis Bacon, Thomas Malthus, Charles Darwin  y, muy probablemente, Sigmund Freud, la influencia predominante es netamente Asúrica. Todo ello ha sido analizado en el ensayo antes citado.

Así pues, si hay un momento de la evolución humana en que resulta operativo diferenciar las figuras de Ahriman y los Asuras, eso comienza en el siglo XV y se acentúa a medida que nos introducimos en el siglo XXI.

Espero haber dejado mínimamente claras las razones por las cuales las Jerarquías no han considerado operativo hacer accesible este tipo de conocimiento diferenciado con anterioridad, dado que -en la realidad material- operaban, prácticamente siempre, de forma superpuesta y, asimismo, cómo resulta absolutamente imprescindible para comprender nuestro presente y poder afrontar nuestro futuro.

Tal como hemos considerado en otros ensayos, una de las leyes que he podido extraer de mis consideraciones históricas consiste en que, cada vez que la humanidad ha de enfrentarse a un cambio sustancial en los planteamientos de alguna de sus áreas de dedicación, enfrentada a una elección entre diversos enfoques, siempre resulta vencedor el que encierra un planteamiento ético más negativo y el que más sufrimiento puede ocasionar en el género humano. Hemos ilustrado esta aserción con abundantes ejemplos, tanto en otros ensayos como en este mismo; pero ahora, con Darwin, tenemos la ocasión de contemplar uno de los casos más recientes en el tiempo y más flagrantes. Así como, por ejemplo, la humanidad culta tuvo la opción de elegir entre los planteamientos de un Goethe y un Schiller, por un lado, y los de Newton y Bacon por otro, y escogieron los segundos, con los nefastos resultados que todos estamos padeciendo en la actualidad, en el siglo pasado se planteó la diatriba entre la postura destructiva a ultranza de Charles Darwin, con su visión Asúrica de la Naturaleza: la selección natural y la supervivencia del más apto, y la concepción de Piotr Kropotkin, científico ruso, principe por ascendencia, y revolucionario anarquista por vocación. La calidad humana y ética de ambos personajes no admite comparación: por un lado, un ex sacerdote, convertido al materialismo y que busca medrar por todos los medios, aún a costa de plagiar y presentar como propios los trabajos del eminente Wallace. Por otra parte, un noble y aristócrata, situado en lo más alto de la cúspide del poder ruso, honrado incluso como científico por la Academia de Geología de Moscú, en virtud de sus indudables méritos, que, como hace Chomsky en la actualidad, lo arriesga todo en pro de sus ideales de justicia para los desposeídos y de fraternidad entre los hombres, hasta el punto de que es detenido y tiene que refugiarse en Francia. Es evidente que no hay comparación posible, y, como siempre sucede, los planteamientos teóricos de Kropotkin con su Principio del Apoyo Mutuo de los entes biológicos en la Naturaleza, expresado sobre todo en su obra “El Apoyo Mutuo. Un factor de la Evolución”, no encuentra la menor resonancia en su tiempo y en su entorno cultural. Es lo mismo que ha sucedido en el ámbito del Psicoanálisis hasta muy recientemente: las visiones denigrantes para el ser humano implantadas por Freud y ahora capitalizadas por Lacan, se han extendido por todas partes y muy determinantemente por la estructura gubernamental; en cambio, visiones más positivas, como la Junguiana, apenas ahora comienzan a despertar cierta resonancia social. El hecho subyacente a todo esto es que al Señor del Mundo, el Demonio Solar, no le conviene que los hombres alberguen visiones de la realidad que les posibiliten una mejoría y un desarrollo como personas.
 
Con las figuras de Ahriman y los Asuras confundidas en una sola, no disponemos más que de una amalgama de contradicciones y confusiones, que no nos conducen a ninguna clase de comprensión. Por el contrario, cuando desdoblamos la página y ponemos cada imagen en su sitio, las cosas comienzan a cobrar sentido y todo encuentra un lugar y una razón de ser.

Y pasemos ya a las imaginaciones propiamente dichas.

Como ya anticipábamos unas líneas más arriba, la imagen de un Ahrimandesvinculado de las garras destructoras y desvitalizadoras de Soradt, puede resultar muy sorprendente para quien únicamente conoce la imaginación hecha pública porRudolf Steiner. Debo decir, en honor a la verdad, que cuando contemplé esas imágenes directamente en Dornach y Berna, experimenté la impresión de que eseAhriman contenía algo así como ‘demasiado’ contenido. Esta descripción no resulta muy adecuada. Quizá, más correcto sería expresarlo de esta otra forma: eseAhriman no era una entidad autónoma, original, individualizada en su propio impulso, sino un resultado, es decir, esa figura de Ahriman sería a la entidad original lo mismo que un cadáver es al individuo humano viviente. Esto se percibe todavía con mucha mayor claridad en el famoso grupo escultórico. Las figuras que se hallan situadas en la parte más inferior, que corresponde a las entrañas del planeta, tanto por su localización en esa parte de la escultura, como por su misma apariencia externa, se evidencian a la percepción inspirada netamente como Asúricas.

Ahriman y los Mahatmas

ImageLa percepción suprasensible de Ahriman, tal como se le puede observar en la actualidad, resultará mucho más familiar a los que conozcan la visión de la realidad aportada por la corriente Teosófica Oriental de los Mahatmas. Todo el que conozca las descripciones de Blavatsky,  A. Bailey, o Roerich, sabe bien quién es el ser al que denominan Sanat Kumara, cuyo apelativo ‘el Joven de la Eterna Primavera’, ya nos ilustra acerca de lo que podríamos designar como su apariencia ‘física’, entendiendo que tales seres no poseen un cuerpo físico como el nuestro, sino un cuerpo eterico que pueden densificar, cuando así lo requieren, e incluso revestir de sustancia material, aunque por períodos de tiempo limitados. En la terminología oculta Oriental esto se denomina ‘Mayávi-Rupa’, es decir, un cuerpo formado a partir de una capacidad imaginativa poderosamente entrenada, y consolidado mediante una voluntad férrea, que nosotros no podemos ni concebir.

Sanat Kumara es la entidad Ahrimánica, retirada a la Shamballa terrestre (ver Nota 1), situada en el interior de la Tierra, con posterioridad a la catástrofe Atlante, en donde mantiene las líneas básicas de su civilización supertecnológica, esperando el momento inminente de su reaparición en la esfera pública de los asuntos humanos.

Como hemos comentado en otros trabajos, la unificación de todas las sociedades esotéricas Orientalistas, tales como las ya mencionadas Sociedad TeosóficaLucis Trust, de Alice A. Bailey y Agni Yoga de la familia de Nicolás Roerich, con toda probabilidad, corresponden al plan de presentación de la Entidad a la que en la línea de los Mahatmas se designa como Maitreya, en el papel de Cristo reencarnado. En este sentido, ya se han producido declaraciones a los medios de comunicación internacionales por parte de Benjamín Creme, que es quien opera actualmente como‘portavoz público’ de tales Maestros. Según Creme, Maitreya lleva varios años trabajando en labores sociales en el Soho Londinense, y espera el momento idóneo para hacer pública su presencia a todos los gobiernos de la Tierra, mediante las diversas cadenas televisivas, y/o mediante materializaciones de su imagen allí donde no alcance la cobertura de la TV.

Este proyecto, por chocante que pudiese resultar para nuestra mentalidad, y que ya se puso en marcha durante la primera etapa de la Sociedad Teosófica, intentando utilizar al joven Krishnamurti como portador de la Entidad de Maitreya, no es ninguna broma, y son muchos el poder y los recursos que tal línea espiritual posee para apoyarlo a escala mundial.

Precisamente, Creme dio un ciclo de conferencias en España, en Madrid y Barcelona, que fue anunciado en prensa y en librerías especializadas y tiendas de productos naturales (el público de la ‘New Age’).  He creído interesante para el lector el reproducir el texto de uno de los folletitos repartidos en esta campaña publicitaria:

“UN MENSAJE DE ESPERANZA PARA LA HUMANIDAD.

Ha sido esperado durante generaciones por todas las religiones más importantes. Los cristianos le conocen como el Cristo, y esperan Su Inminente regreso. Los nombres pueden diferir, pero muchos saben que todos se refieren a la misma persona; El Instructor del Mundo, cuyo nombre es Maitreya.

Prefiriendo que se le conozca simplemente como el Instructor, Maitreya no viene como un líder religioso o para fundar una nueva religión, sino como Instructor y guía para todas las personas, pertenezcan o no a una religión.

En este momento de una gran crisis política, económica y social, Maitreya inspirará a la humanidad para que esta se considere como una familia, y cree una civilización basada en el compartir, la justicia económica y social y la cooperación global. El lanzará una llamada a la acción para salvar a millones de personas que se mueren de hambre cada año en un mundo de abundancia. Entre las recomendaciones de Maitreya se encuentra un cambio de prioridades sociales para que la alimentación, la vivienda, la educación y la atención médica apropiados se conviertan en derechos universales. Bajo la inspiración de Maitreya, la humanidad hará los cambios necesarios y creará un mundo más razonable y justo.

En todos estos últimos años, la información sobre el emerger de Maitreya ha procedido principalmente de Benjamín Creme, artista y autor británico, que ha hablado e informado de este evento desde 1974. Según Creme, Maitreya descendió en julio de 1977 de su antiguo retiro en los Himalayas y tomó residencia en la comunidad hindú-paquistaní de Londres. El ha estado viviendo y trabajando allí, aparentemente como un hombre corriente. Su verdadera condición sólo conocida por relativamente pocas personas. El ha estado emergiendo gradualmente en plena visión pública para así no infringir el libre albedrío humano.

Como un hombre moderno preocupado por los problemas de hoy, Maitreya ha trabajado a varios niveles desde 1977 para preparar a la humanidad a su presencia externa. Desde detrás de la escena, la afluencia de su extraordinaria energía ha sido el estímulo de espectaculares cambios en muchos campos, incluyendo la caída del comunismo en la Unión Soviética y el fin del apartheid en Sudáfrica, el acercamiento entre Oriente y Occidente, el creciente poder de la voz del pueblo, y una atención a nivel mundial en la conservación del medio ambiente. Externamente, se ha reunido con grupos de periodistas y personalidades influyentes de todos los campos, informándoles de Sus soluciones a los problemas más apremiantes de hoy y del papel que ellos pueden desempeñar en el futuro.”

ImageEste texto, lo considero de la mayor importancia, porque ilustra muy adecuadamente acerca de la metodología seguida por las inteligentes mentes de losMahatmas. Su declaración de principios de Justicia Social y de fraternidad humana es impecable, y me apresuraría a subscribirla si creyese que eso va a servir de algo. Hasta ahí, totalmente de acuerdo con el proyecto Ahrimánico. Esperemos que la ilimitada confianza que él tiene en sí mismo, se demuestre justificada por los hechos futuros, porque hasta ahora nunca ha conseguido más queSoradt pervierta y contamine todos sus proyectos y movimientos, convirtiéndolos, uniformemente, en métodos de destrucción de cuerpos y almas.

Maitreya busca un mundo más razonable. Eso es un factor de la mayor importancia para Ahriman, en lo cual también podemos estar bastante de acuerdo, y, por cierto, unas dosis de razonabilidad no vendrían nada mal a este mundo pre-Apocalíptico.

Un segundo punto. Maitreya se muestra muy respetuoso del libre albedrío humano, sobre el cual no desea influir. Esto es una bonita declaración de principios, pero que no habría de tomarse demasiado textualmente. De hecho, la línea de los Mahatmascultiva como un factor esencial, no solo la concentración del pensamiento sino, al menos al mismo nivel, el desarrollo de la voluntad. Solamente la presencia de un ser de estas características, anularía automáticamente la voluntad de la mayor parte de los seres humanos comunes. Ahora bien, ellos no son partidarios de arrastrar a las masas mediante lavados de cerebro -método mucho más Asúrico- prefieren atraer, fascinar sutilmente, sobre todo con su innegable inteligencia y una clase peculiar de lucidez ácida, pero manteniendo siempre una extremada sobriedad y discreción.

No olvidemos que Ahriman necesita al ser humano, porque precisa de un público que le halague y le demuestre admiración. En eso es extremadamente dependiente. El término ‘despotismo ilustrado’, bien conocido de los estudiosos de la historia contemporánea, describe idóneamente la actitud de Ahriman, así como el lema que utilizaba tal corriente ideológica: “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”.

La de los Mahatmas es una técnica compleja para quien no está familiarizado con ella, pero un discípulo idóneo suyo es quien, en cierto sentido, se subyuga a sí mismo para entregarse a ellos, en tanto ellos se entregan únicamente a su objetivo y a su deber, de una forma inimaginablemente férrea y persistente. Basta contemplar la mirada de tales seres para darse cuenta de que su fundamental cualidad es la inamovilidad. Nada puede hacer que se desvíen un solo milímetro de la línea de acción que se hayan prefijado.

Pero si pueden, al menos durante unos siglos, protegernos o actuar como barrera frente a la destrucción total de los Asuras, bienvenidos sean. El problema es que tengo motivos para dudar de esa eficacia. La mejor baza a su favor es la coincidencia cronológica Astrológica. Es el momento de Ahriman, y en eso es en lo que en tal sentido podemos confiar. Ya señalan, manifiestamente, que el hundimiento vertiginoso e instantáneo de la U.R.S.S., fue obra suya, cosa que fácilmente podía deducir cualquier observador bien preparado. Lo que no explican es lo que sucedió posteriormente, porque el arrebato del poder de Gorbachov por parte de Yeltsin, previsiblemente boicoteó los planes originales.

Está claro para el investigador mínimamente consciente, que el hundimiento de la U.R.S.S. era una de las condiciones sine qua non previas para el establecimiento de un Gobierno Mundial. No porque la U.R.S.S. constituyese en sí ningún obstáculo insalvable, sino por el papel, absolutamente irreal y fantasma, que se le había atribuido como ‘amenaza a la libertad y el orden mundiales.’ Papel convenido de mutuo acuerdo entre los diversos dirigentes políticos mundiales, al nivel de los que realmente saben cómo funciona este planeta.

ImageEste mismo tipo de investigador, enseguida denotará que tal maniobra, maravillosamente ejecutada y con una limpieza impecable, desemboca en nada: en absurdo, en ausencia, en caos y, por último, en degeneración. Está claro que el proceso previsto para desencadenarse a continuación de este hecho, fue inmediatamente abortado por un poder superior. Hasta ahora nadie ha dado una explicación mínimamente satisfactoria de cómo y por qué, en un par de días la U.R.S.S. había dejado de existir. Nadie se presentó a reclamar los laureles y a darnos una explicación (no la verdadera) sino la que le hubiese interesado exponer. Y los cambios a escala política, posteriores a este hecho, fueron absolutamente inexistentes. Después de que Bush habló reiteradamente, en los días de la igualmente fantasmal ‘Guerra del Golfo’, acerca del inminente nuevoOrden Mundial (una terminología claramente perteneciente a la línea de losMahatmas) todo rastro Ahrimánico desapareció súbitamente de la escena política mundial, para dejar el lugar libre a los desafueros y los sin sentidos de los Asuras.

Una maniobra tan compleja como la que implica el que, en un espacio de apenas unas horas, una estructura que se ha erigido al precio de la sangre de millones de seres humanos y que se ha mantenido férreamente durante casi tres cuartos de siglo, renuncie a su derecho a la persistencia, no se halla en absoluto justificada por los acontecimientos posteriores, o, para ser más exactos, por la ausencia total de acontecimientos. Lo único que ha sucedido es que la corrupción se ha adueñado del cadáver, esa es una descripción breve y ajustada a la realidad de lo ocurrido en la U.R.S.S.  Pero el hecho es que la U.R.S.S. no murió de muerte natural, y tampoco siento como adecuado decir que fue asesinada (entre otras cosas porque los posibles interesados en tal hecho lo hubieran llevado a cabo mucho antes, no en una etapa de distensión e intercambio comercial), mi impresión, muy nítida, es que se ‘suicidó’, o fue ‘suicidada’ por sus propios dirigentes, a cambio de un proyecto que realmente les mereciese la pena, que les compensase por sus dimensiones, que, para compensar el precio de ‘matar’ a la U.R.S.S., debían ser unas dimensiones colosales.

Si lo contemplamos desde una óptica mucho más primaria, no ya los dirigentes del país más extenso del mundo Occidental y segunda potencia mundial, sino el dueño del colmado de la esquina, no renuncia a su negocio y a sus ingresos a cambio de nada.

No hay lógica ninguna detrás de los acontecimientos que han representado el drama de la desaparición de la U.R.S.S. de la esfera histórica, por lo tanto, en algún punto existen incongruencias de gran peso, lo cual denuncia la interrupción del proceso, fuese cual fuera éste, y, razonablemente (palabra muy Ahrimánica, como hemos visto) no cabe pensar en otra cosa más que tal impactante derrocamiento estaba preparado como ‘telonero’ del debut del Nuevo Orden Mundial, anunciado por Bush y Gorbachov, que nunca llegó a producirse.

En la misma órbita ha de situarse el mencionado fin del Apartheid de Sudáfrica, y cualquier acontecimiento de carácter progresista que haya podido producirse en la escena mundial en los últimos años, de los cuales en este momento no tengo recuerdo de ninguno, posiblemente porque los Asuras también controlan la esfera de la comunicación internacional y los ‘mass media’, y muy eficazmente por cierto.

En último lugar, vemos que Maitreya dice haberse reunido con representantes de estos ‘medios’ y con personajes políticos, para informarles de ‘Sus soluciones’ a los problemas mundiales. Este es el punto en el que queda más claramente de manifiesto su diferencia con respecto a Cristo. Cristo no tiene que aparecer ante nadie para informarle de ‘Sus soluciones’, porque ese trabajo ya lo ha hecho hace dos mil años, y, desde entonces, no ha dejado de recordárnoslo a través de Sus Iniciados, el último y más conocido, Rudolf Steiner.

Las soluciones de Cristo son las únicas soluciones reales a los problemas de la humanidad. Pero, el hecho, es que la humanidad tiene problemas, precisamente porque esos problemas distraen y ocultan y restan posibilidades a que nadie se interese verdadera y pragmáticamente en tal índole de soluciones. Los problemas de la humanidad los generan las Entidades Opositoras. Para ser más rigurosos, deberíamos decir que esos problemas se producen:

1º.- Como efecto secundario e indeseado de las influencias de las Entidades Luciféricas y Ahrimánicas. Remarco los términos secundario e indeseado, porque niLucifer ni Ahriman tienen ningún interés en que la humanidad tenga problemas. Ellos desean que la humanidad no tenga problemas, que viva en un estado desprovisto de problemas. Lucifer quiere un Nirvana Supra-sensible, y Ahriman un Paraíso Infra-sensible. Ninguno pretende un mal para la humanidad, sino lo que ellos pueden concebir como el único Bien posible. Simplemente no entienden el Bien al que aspira el Cristo, porque es excesivamente complejo y excesivamente dilatado en el tiempo. Creo que es algo que no se les puede reprochar, porque ni siquiera la mayor parte de las Jerarquías Creadoras entienden bien y completamente el Plan de Evolución Humana del Cristo, tal como Steiner lo manifestó en algunas ocasiones. Únicamente una línea muy específica, encabezada por Micael y el Arcángel Vidar (el cual fue previamente el Ángel del Bodhisattva Gautama, que pasó a su actual condición de Arcángel en el momento en que Gautama adquirió la iniciación de Budha) comparte plenamente el propósito de Cristo, sin mantener ninguna clase de reservas.

2º.- Como resultado, voluntario y deliberado, de las intervenciones Asúricas, que precisan del sufrimiento y de la sangre de los humanos para alimentarse y mantener su esfuerzo de concentración en una meditación continua ejercida en el área de la voluntad, que sostiene, coherente y estable – dentro de ciertos límites – la materia física (espíritu explosionado o fisionado), tal como sabían muy bien los pueblos de la antigüedad, y en particular los Fenicios, Mayas y Aztecas, que sacrificaron a tales Dioses millones de seres humanos, una gran parte de ellos bebés y niños de corta edad.

ImageConfiemos en que Maitreya/Ahriman consiga el éxito que él pretende, y entonces la humanidad tendrá un futuro abierto para confrontarse a la tentación Ahrirnánica, tal como corresponde a su karma global y al Plan de Evolución. Si, por el contrario, triunfan losAsuras en su intento de anticipar en muchos miles de años la futura ‘Guerra de Todos contra Todos’, nos enfrentaríamos con una debacle generalizada o, en el mejor de los casos, con un gobierno pelele Ahrimánico dirigido en la penumbra por Soradt, es decir, mantendríamos la situación presente, pero llevada a sus peores extremos, con lo que el Plan de Evolución global y el mismo futuro de la humanidad quedarían seriamente amenazados.

No sabemos si este de Maitreya será el único y definitivo canal utilizado por Ahriman para su encarnación. Si fuese así, podría significar que no ha encontrado un portador humano apto para que le cediese sus cuerpos; aunque, de hecho, las fotos recientes de las que se dispone evidencian un cuerpo de tipo arábigo/etíope, que, por cierto, no se corresponde en absoluto con la apariencia que la Entidad Maitreya suele asumir, si bien sus rasgos generales se atienen a la configuración, muy peculiar y altamente impresionante y magnética, de las bien conocidas imágenes de los Mahatmas.

Como, por otra parte, parece haber constancia de que tal cuerpo se ha materializado y desmaterializado, en alguna oportunidad, delante de cientos de espectadores, cabe en lo posible que sea igualmente un Mayávi-Rupa, y que el cambio en su apariencia externa se deba a motivos de conveniencia coyuntural de alguna índole, probablemente en relación con la creciente importancia que van cobrando frente a la opinión pública anglosajona las llamadas ‘minorías étnicas’.

La imagen suprasensible actual de Ahriman se halla totalmente en línea con las de tales cuerpos de los Mahatmas, lo que no deja de ser bastante coherente. Y también, si hacemos un pequeño esfuerzo y agudizamos menos la percepción, podría coincidir con las imágenes que los ‘contactados’ de los supuestos ‘extraterrestres’describen de las entidades que ellos conciben como dirigentes de la evolución humana. Para quien conozca las muy difundidas ilustraciones inspiradas en imaginaciones de los ‘Maestros’, o las menos difundidas fotografías de los mismos seres, la apariencia de Ahriman se correspondería con la de un Maitreyarigurosamente afeitado. Caucásico (como suele decirse ahora). Como de 2 mts. de altura, tal vez un poco más. Bien musculado, sin llegar a la exageración de los profesionales culturistas que se atiborran de esteroides. Cabello rubio, pero no del tono platinado de los nórdicos. Vestimenta ajustada, de color blanco. Una edad de alrededor de 25 años o ligeramente superior. El aura de su poder es impresionante, y transpira o emana una absoluta confianza en sí mismo, que, en cierto sentido, podría entenderse como cándida, porque nadie, ni siquiera un ser de su considerable dimensión, puede estar seguro de nada en este cosmos tan complejo. Pero, como decía Steiner, es difícil comprender la forma de pensar de tales Entidades, si pretendemos hacerlo dentro de nuestras coordenadas humanas.

Ahriman, Pseudocristo

Estamos describiendo una imagen suprasensible, y es importante que esto quede claro. Además, es la imagen que El ha escogido para utilizar en esta etapa, pero no sabemos si será la imagen que empleará en su encarnación física. Una imagen es y no es importante al mismo tiempo. Es importante si resulta descriptiva de la Entidad en sí, de sus características, de su idiosincrasia, y, en ese sentido, creo que tal imagen se corresponde, cuando menos, con la imagen que Ahriman, hoy por hoy y para lo que a la humanidad concierne, tiene de Sí mismo o prefiere ofrecer. En este punto, querría aclarar que aunque estamos acostumbrados a tomar a Ahriman como un mentiroso, esto no es exactamente así. Hay textos bíblicos que se manifiestan en sentido contrario, y es manifiesto que los demonios siempre atestiguaron acerca de la verdadera naturaleza de Cristo. La mentira es muerte para el espíritu (en una cierta dimensión), tal como explicaba Steiner, y eso es la especialidad de los Asuras.Ahriman expone Su verdad, que suele resultar una parte de la verdad global. El problema es que, como también decía Steiner, una parte de la verdad a veces desorienta más que una mentira…

Intentaremos aportar algunas notas acerca de lo que se puede percibir de la psicología de Ahriman, para comprender mejor todo esto.

ImageEl punto de partida es el siguiente:Ahriman es alguien que está convencido de que puede re-hacer la creación mejor que como la configuró el Verbo Creador, el Cristo. Esto diría mucho a cualquier psicólogo, acerca de las características de un tal perfil. Hay, sobre todo, un exceso de confianza en sí mismo y una inadecuada estimación de las propias capacidades, una ausencia de límites y una clara inadecuación en la estimación de las referencias. Todas ellas son las características propias de la primera juventud, única etapa de la vida en la que el hombre normal puede caer en el error de creer que puede ‘comerse el mundo’, como suele decirse, aunque en el ser humano tal actitud puede estar justificada por el exceso de catecolaminas y endorfinas presentes en el torrente sanguíneo en esa etapa cronológica.

No creo que pueda decirse con exactitud que Ahriman desprecie a Cristo. Al menos, yo no puedo decir que sea eso lo que se percibe, ni es así como entiendo la actitud de este ser, que es lo suficientemente inteligente como para no cometer semejante error. Tal como yo lo percibo – quede esto bien claro, y siempre existen posibilidades de percepciones diferentes – ni Lucifer ni Ahriman desprecian, ni mucho menos odian a Cristo, ese papel queda claramente delimitado en el sector de los Asuras.

Tanto uno como otro rango de entidades suprasensibles, con lo que no están conformes es con la realidad física ‘tal cual se produce y se manifiesta desde que se originó, hasta ahora’ Y, en eso, yo, sin ir más lejos, estaría básicamente de acuerdo. Por supuesto, cabría objetar que la realidad se produce como se produce, debido, en buena parte, a la presencia de estos dos ordenes de Jerarquías. Es el clásico problema del huevo y la gallina. Pero, en esta consideración, se puede ir más lejos. Yo me arriesgaría a decir que lo que tanto Lucifer como Ahrimanrepudian de la realidad física se halla, al menos en una gran parte, en relación con el efecto de los Asuras.

Ciertamente, Ahriman cree poder crear un Paraíso en la Tierra. Es una aspiración, en principio, legítima e incluso encomiable. El problema de Ahriman se sitúa en el área que en Psicología Dinámica se denomina como de ‘simbolización’.

Ahriman no simboliza, o, mejor expresado, cuando Ahriman simboliza, lo hace por medio de la materia, en lo cual es un absoluto maestro. Lo que no queda reflejado en la materia, para Él no tiene valor, como mucho es un instrumento. En ese sentido específico sí se le puede entender como un Anti-Cristo, ya que Cristo necesita la materia para hacer que el hombre reconquiste su Espíritu bajo una conciencia individualizada. Ahriman desearía utilizar todas las facultades creadoras del Espíritu, para ponerlas al servicio de una utopía materializada en formas substanciales. Para el Cristo, la materia es sólo un medio (que nos resulta muy caro a todos los seres vivos e incluso a Él mismo, que tuvo que sacrificarse junto con nosotros), lafinalidad es la humanidad realizada como Anthropos-Sophía. Para Ahriman es la humanidad en un ‘Nirvana Etérico’ cristalizado, en relación simbiótica con sus múltiples juguetes artefactos ultra-mecánicos.

Para Ahriman, la individualidad humana, por sí misma, no tiene un valor, en eso no se diferencia mucho de Lucifer. Si hay que contraponer en algún momento el bien de la colectividad con el del individuo, Ahriman no lo dudaría ni un segundo, es más, para él no existiría siquiera la opción de la propia duda. Frente a su criterio, las individualidades se singularizan en función de la simpatía, es decir, de la simpatía que se establezca con él en función de una posible afinidad con sus propósitos. Para su talante megalomaníaco, ya considerado, le despierta interés cualquiera que demuestra estar, a su vez, interesado en lo que él hace y lo que él cree. Y él es un férreo apasionado de su propio ideal, muy difícil de diferenciar de sí mismo. Su objetivo lo es todo, y a él supedita las acciones, que, para su comprensión, no tienen valor en sí mismas, sino únicamente en relación con los fines perseguidos. El lema Jesuítico “Finís coronat operis”, que suele traducirse como ‘El fin justifica los medios’, describe muy adecuadamente la posición Ahrimánica. Este resulta, a mi entender, uno de los puntos más cuestionables del proceder de estas Entidades y de las corrientes y logias por ellas patrocinadas o inspiradas. En definitiva, ésa es precisamente la lógica que rige en nuestro mundo físico: un objetivo considerado deseable, justifica el empleo de cualquier tipo de medios que se muestren necesarios para alcanzarlo. Sin embargo, hay que precisar que en esta formulación ya estamos yendo más lejos de lo que va Ahriman de por sí. Para el que no conoce otra imagen del Mal más que la de Ahriman, puede parecer operativo atribuirle todas las catástrofes y desgracias que nos asolan y que nos amenazarán en el futuro, pero eso no deja de ser una simplificación, que, en la práctica, nos aleja de la realidad y de la comprensión de los verdaderos procesos ocultos detrás de las apariencias externas.

ImageAhriman distorsiona el Bien, o – mejor expresado – ejecuta lo que el evalúa como un Bien, en función de sus posibilidades y de su peculiar naturaleza. Con todas estas matizaciones, es fácil deducir que las aberraciones que sistemáticamente se llevan a cabo en nuestro mundo, cada vez más enloquecido, no guardan proporción ni relación con un orden de Entidades que se caracteriza por la ponderación y las evaluaciones de coeficientes de eficacia y utilidad marginal de sus acciones.

Ahriman podrá perjudicar a uno o varios individuos, incluso provocar su muerte, si resulta total y absolutamente imprescindible para poder adelantar en sus planes, que van dirigidos a un beneficio del conjunto, aunque se trate de un beneficio materializado o substancializado. Y siempre tratará de evitar soluciones extremas, porque sabe que complicar excesivamente el karma tampoco beneficia a sus intereses, porque las previsiones de futuro se tornan entonces demasiado confusas. Por otra parte, no está en absoluto interesado en el sufrimiento del individuo, es más, hará cuanto pueda para evitarlo, empleando sus medios. Ese es otro punto en común con Lucifer, ambos valoran como antiestético el sufrimiento, en lo cual encuentro otro punto de semejanza con mi propia manera de sentir la realidad, aunque, en mi propia valoración, además de antiestético lo percibo y lo padezco como antiético.

Sé que ahí parece existir una contradicción, pues se valora que el sufrimiento es un instrumento de modelación ética; pero es que precisamente porque yo no puedo encontrar dentro de mí mismo un asentimiento al lema que acabamos de referir “El fin justifica los medios”, en función de esa imposibilidad anímica, me resulta inaceptable que la destrucción sistemática y sofisticadamente cruel de miles y millones de víctimas inocentes en el pasado, en el presente y en el previsible futuro, sea un medio que ninguna clase de fin, por más elevado que éste sea, pudiese justificar. Si realmente existiese tal fin, entonces nadie podría discutir la lógica Ahrimánica y Jesuítica en términos éticos. Para mí, decididamente, el fin no justifica según qué medios.

Ahriman realiza estas evaluaciones, no en términos éticos, sino en términos cualitativos y cuantitativos, en función de su utilidad marginal. Evitará todo lo excesivo y desmesurado, porque introduciría factores de error y desviación en sus minuciosos cálculos. Toda esta elevada sofisticación tiene muy poco que ver, como enseguida apreciará el lector, con la burda y grosera forma en que los políticos y los grupos de poder del presente manejan los asuntos mundiales, con una corrupción cada vez más generalizada y manifiesta y sin el menor respeto, no ya a las personas, pero ni siquiera a las más elementales leyes de la lógica.

ImageLa diferenciación está clara, Ahriman es el orden y la lógica, el mundo actual es presa del caos y del absurdo, que cada vez más se imponen como patrones de comportamiento, y no es una exageración ni una metáfora: en organización empresarial las técnicas del Caos son lo más innovador. Autores de cierta tradición, que defendieron posturas y técnicas interesantes en el pasado, incluso con ciertos valores humanos implícitos, actualmente proponen medidas tales como cerrar empresas y echar a los trabajadores a la calle, aunque funcionen bien y den beneficios, porque eso, de alguna misteriosa forma, repercute favorablemente en las finanzas globales de los propietarios de los ‘holdings’. Evidentemente, todos los familiarizados con el conocimiento esotérico sabemos muy bien qué es lo que significa el sacrificio de los inocentes a Moloch, y cómo tales repulsivas entidades recompensan a sus fieles, con una supuesta esplendidez, que va siempre en proporción a la magnitud del sacrificio previo, todo ello de forma provisional, porque, antes o después,Moloch/Soradt devora a sus propios secuaces, y terminaría devorándose a sí mismo si pudiese, porque esa, la depredación máxima, es su propia esencia.

Hablando con mayor claridad: la escena mundial del presente, cada vez más, pasa a ser controlada, de forma menos disimulada, por los Asuras, y lo que más cabe temer es que tal usurpación haga imposible o inefectiva la encarnación de Ahriman, que debería estarse ya concretando en sus últimos detalles, porque, como acostumbro a decir en este tema, es siempre preferible la tentación del ‘Paraíso en la Tierra’, que la Tierra devastada y los humanos masacrados masivamente sobre sus ruinas.

Ahriman, estado de bienestar y nacionalismos
 
Debemos tener siempre muy presente que la idea del llamado ‘Estado del Bienestar’es un ideal Ahrimánico (que, por supuesto, todos los ciudadanos con un mínimo de sentido común debemos reivindicar, aunque no nos sirva de mucho), y está muy claro lo que se pretende hacer con tal concepto en el mundo moderno. Los ataques por parte del Banco Mundial y el F.M.I., los dos reductos actuales más descarados de Soradt, son totalmente frontales.

Esto nos conduce a otro tema no siempre bien entendido, el de los llamados Nacionalismos. Existen diversos aspectos involucrados en esta cuestión, bastante compleja de por sí. Lo primero que habría que decir sobre este tema es que existen dos clases básicas de Nacionalismo. El Nacionalismo de las ‘Naciones’, valga la redundancia, que se inicia alrededor del siglo XV, con el advenimiento de la facultad del Alma Consciente, y el Nacionalismo Regionalista del siglo XIX, que es un invento absolutamente artificial y mental, generado por grupos muy específicos de intelectuales de cada zona geográfica de Occidente, basándose en documentación folklórica tradicional, y confeccionado de forma expresa, como un instrumento extremadamente eficaz, para arrastrar a sus respectivos pueblos en la dirección específica que a tales grupos les interesaba.

El Nacionalismo de las Naciones es un ideal que se encamina hacia el futuro Estado Universal, ideal acariciado largamente por Ahriman. El Nacionalismo de las Regiones es un instrumento intelectual, totalmente desarraigado de la naturaleza y del entorno, que reside únicamente en las cabezas de quienes los crearon y de quienes se dejan arrastrar por él, y es susceptible de ser empleado en forma Ahrimánica conservadora, o en forma Asúrica aniquiladora. Las muestras las podemos tener en un Jordi Pujol, en el primer caso, y en un Radovan Karadzic en el segundo.

Ahriman no le preocupa especialmente el que su gobierno mundial se ejerza por medio de macro-naciones, como los U.SA., o de microrregiones, como podría ser el futuro diseño Europeo, y, de hecho, a nosotros tales detalles tampoco nos quitan el sueño. El problema es que el Nacionalismo microrregional, cuanto más micro, más susceptible resulta para ser empleado por las fuerzas destructivas egoístas Asúricas, y ejemplos recientes no son lo que nos falta. Todos sabemos que tales conflictos, cuanto más reducida sea su escala geográfica, más se intensifican en crueldad innecesaria y en el grado de aberración y monstruosidad ejercitados.

En lo que se puede considerar literatura tradicional Antroposófica, sobre todo de autores posteriores a Steiner, se han venido difundiendo concepciones acerca deAhriman que, hasta donde alcanza mi percepción, tienen poco que ver realmente con esta figura: una mente siniestra y cuadrada que cavila de forma similar y en beneficio de sus máquinas. Ahriman, en mi percepción, es algo muy diferente, bastante más sutil y flexible, y dotado de muchas otras posibilidades. De hecho, probablemente sabríamos más de Ahriman si fuésemos capaces de construirnos una imaginación –lo más elaborada posible- acerca de cómo los indios norteamericanos se relacionaban con sus dioses y con la naturaleza, ya que, como todos sabemos, las irradiaciones de esa zona del planeta, y más específicamente las de la zona Oeste, que es por donde discurren las grandes formaciones montañosas que siguen una trayectoria vertical Norte-Sur, proyectan unas poderosas energías electromagnéticas de carácter netamente Ahrimánico.

Ahriman y la naturaleza
 
ImageAhriman no es el propiciador del materialismo. ¡Herejía, Herejía!, me parece ya escuchar a los Antropósofos conservadores revolviéndose en sus tumbas. Pero el hecho es que, por el contrario,Ahriman propicia – y continuará haciéndolo en la medida en que le dejen obrar con autonomía – una forma de aproximación mágica a la naturaleza. Aunque parecería que no se tiene conciencia de ello, Steiner explicó esto mismo, más o menos con estas mismas palabras.

“Cuando Ahriman encarne en Occidente, en el tiempo señalado, él establecerá una gran escuela de ocultismo para la práctica de as artes mágicas del mayor esplendor, y lo que, de otra forma, sólo podría ser adquirido con un esfuerzo extenuante, será derramado a manos llenas sobre la Humanidad. No se Imaginen que Ahriman puede aparecer como un ilusionista, utilizando ingeniosos trucos con los seres humanos, ¡no!, de ninguna forma. Loe amantes de la facilidad que rehusan tener nada que ver con la Ciencia Espiritual, caerán presa de su magia. Porque, por medio de sus extraordinarias artes mágicas, será capaz de convertir-,a un gran número de seres humanos en videntes. Pero de tai forma, que la clarividencia de cada individuo estará estrictamente diferenciada. Lo que una persona pueda ver, una segunda y una tercera no lo verán. La confusión prevalecerá. Y a pesar de haber sido hechos receptivos a la sabiduría clarividente, los hombres, inevitablemente, caerán en el enfrentamIento, debido a la extrema disparidad de sus visiones. Sin embargo, a fin de cuentas, todos estarán satisfechos con su propia visión particular, porque, cada uno de ellos, será capaz de ver en el mundo espiritual. De esta forma, toda la cultura de la Tierra caerá presa de Ahriman. Loe hombres sucumbirán a Ahriman, simplemente por no haber adquirido, por sus propios esfuerzos, lo que Ahriman está dispuesto y es capaz de regalarles. Ningún consejo peor puede darse que el decir :”permaneced tal como sois”.

“Ahriman os hará clarividentes a todos si lo deseáis. Y vosotros lo desearéis, porque el poder de Ahriman será muy grande. El resultado será el establecimiento del reinado de Ahriman sobre la Tierra y el desprecio de todo lo previamente adquirido por la cultura humana. Todas las desastrosas tendencias mantenidas hasta entonces en el subconsciente serán llevadas a su realización. Nuestra preocupación es que la sabiduría del futuro, una sabiduría clarividente, sea rescatada de las garras de Ahriman. Una vez más, debe ser repetido que sólo hay un'”Libro de Sabiduría”, no dos tipos de sabiduría. La cuestión es si esta Sabiduría se encuentra en las manos de Ahriman o del Cristo. Y no puede llegar a las manos de Cristo a menos que los hombres luchen por ello. Y ellos sólo pueden luchar diciéndose a sí mismos que por sus propios esfuerzos deben asimilar el contenido de la Ciencia Espiritual, antes de la aparición de Ahriman sobre la Tierra.”

Charla del 15 de Noviembre de 1919 en Dornach.

Como señala Steiner, no podremos luchar contra Ahriman, si no sabemos exactamente cuál es nuestro oponente y cuál la índole específica de la batalla que él libra, y cuáles sus reglas. El Materialismo no es un impulso Ahrimánico, es un impulso específicamente Asúrico. Un terapeuta no puede curar una infección si no tiene una idea clara de si se trata de una infección vírica o una infección bacteriana (a menos que se trate de uno de esos médicos que recetan Amoxicilinapara cualquier cosa, y se quedan tan satisfechos de sí mismos).

En ese sentido, mi punto de vista – que, reitero una vez más, no espero que nadie comparta por obligación – es que resulta preferible cualquier concepción de la realidad que la entienda como multidimensional y trascendente, que la que la convierte en un cosmos desprovisto de sentido, en el que en una inmensidad vacía, giran inmensos trozos de piedra recorriendo rutas al azar y chocando unos con otros ocasionalmente. En tal contexto, el ser humano no es otra cosa más que un saco de protoplasma, surgido de una evolución producida por la casualidad, un animal más evolucionado que otros, sujeto a las leyes Darwinistas de la supervivencia del más fuerte. Este marco de referencia, que deja absolutamente inermes a las personas normales, es el que ha patrocinado el Demonio Solar a partir del siglo XV, como hemos visto en los últimos ensayos.

Por comparación, la cosmovisión de Ahriman resulta paradisíaca y, desde luego, mucho más dotada de posibilidades. El ser humano puede ser orientado acerca de interpretaciones desviadas o incorrectas, dentro de un contexto que, en sus líneas generales, no se aparta excesivamente de la realidad; pero es muy poco lo que se podría hacer por la humanidad en un mundo tomado por los Asuras, excepto enterrar cristianamente los cadáveres, si es que pudiera darse a basto, porque tales entidades ya han demostrado en Laos y Camboya cómo ese simple hecho puede convertirse en algo muy complejo, cuando hablamos de muchos millones de cadáveres, que en estos países ha hecho, literalmente, cambiar la propia orografía del terreno.

Insisto en que es mi punto de vista, pero creo de sentido común que si recalcamos las tintas en los peligros de Ahriman, corremos el riesgo de desdibujar el peligro de los Asuras. Es algo comparable a la actitud de quien, temiendo una gastritis severa, olvida precaverse contra el cáncer.

ImageSi Ahriman nos trae el Paraíso en la Tierra, entonces nos preocuparemos de las pertinentes luchas filosóficas e ideológicas. Pero si los Asuras consiguen anticipar laGuerra de Todos contra Todos, tal como es su intención en el momento presente, no quedará humanidad para poder ser confundida en sus rectos objetivos espirituales, únicamente el cadáver de la Tierra y algunos privilegiados, losIniciados en el Mal, sobrevolando las ruinas tóxicas.

Ahriman no suministra una ‘mente cuadrada’, lo cual es un efecto deseado por losAsúricos fundadores de la ‘ciencia moderna’, sino una relación mágica con la realidad y con los artefactos tecnológicos, que, en algún modo, sustituyen a los animales dentro de su concepción de las cosas. Esto no tiene, necesariamente, que ser una catástrofe, con tan solo que existiera un número suficiente de personas dotadas de una visión clara del funcionamiento de la realidad.

Como puede atestiguar perfectamente cualquier técnico especialista en un área determinada, en el dominio de una técnica, existe un componente racional, totalmente lógico, y un importantísimo margen absolutamente desprovisto de lógica, y que tiene mucho más que ver con la magia. Morris Berman, en su interesantísima obra “El Reencantamiento del Mundo”, que hemos citado reiteradas veces en nuestros ensayos, esta parte mágica, a la que el denomina Vivencia participativa, es esencial para adquirir soltura en cualquier sector de la tecnología. El ejemplo que él utiliza es muy claro: cuando un médico, durante sus estudios universitarios, se encuentra con una radiografía, al igual que cualquier profano, no ve más que un conjunto de manchas, algunas de las cuales pueden simular contornos de partes anatómicas más o menos identificables (las partes óseas), pero el resto es absolutamente impenetrable. La familiarización, que se adquiere a través del contacto y la repetición incansable del mismo acto, termina produciendo una comunicación ‘mágica’, una auténtica inspiración, que trasmite, por medios absolutamente extraños a la razón y a la lógica, un significado concreto y correcto. Las radiografías le “hablan” al médico experto, como el sonido de un motor le “habla” al mecánico experimentado, por razones que se escapan a la razón. La comunicación es directa, entre el objeto (o, más exactamente, las entidades incorpóreas vinculadas al mismo) y la persona ‘iniciada’ en el tema. Es lo mismo que sucede entre los dos componentes de un matrimonio con muchos años de convivencia, cada uno sabe lo que el otro está pensando, aunque no hablen, y muchas veces se entienden mejor sin hablar que cuando se expresan verbalmente, que es cuando suelen producirse los malos entendidos.

El paraíso de Ahriman y la tecnología

Ahriman le debemos muchas cosas, y sería importante no olvidar la dosis de gratitud que se merece. Sin ir más lejos, la luz eléctrica, que parece que molestase a los que añoran tiempos más románticos. La luz eléctrica aportó luz, aunque sea artificial, a la obscuridad, y eso alivió mucho el terror atávico en el hombre, generalizado en los tiempos de ‘tinieblas’. Si los bebés y los niños muy pequeños pudiesen expresar sus miedos, explicarían el alivio que les supone el simple hecho de encender la luz de su lámpara de noche en su alcoba a obscuras, cuando las entidades de la noche les circundan y asedian con sus pesadillas. Esa luz, que nos puede caer más o menos simpática, interfiere notablemente el poder y la influencia perturbadora de losAsuras.

Miles de artefactos destinados a hacernos la vida física un poco menos dura, merecerían nuestro reconocimiento. Si no sabemos utilizarlos adecuadamente, la culpa no es de Ahriman. Aprendamos a usarlos de la forma adecuada, y asumamos nuestra propia responsabilidad sobre nuestras vidas. Sin el PC, no hubiera sido posible realizar la labor de investigación y sistematización de conocimientos que llevo a cabo desde hace tantos años. El trabajo sería mucho más lento, mucho más duro y, sobre todo, mucho menos autónomo. ¿Cómo reproducir, en cuestión de minutos, las ilustraciones que necesito para cada tema y adjuntárselas al lector? Tendría que pagar a una imprenta la composición e impresión de cientos de ejemplares de cada ensayo, y esperar semanas para disponer del trabajo. ¿Con qué dinero lo financiaría? ¿Cómo encontraren unos segundos la cita que preciso, e incluirla en el lugar adecuado? ¿Con qué nos calentaríamos en las noches de invierno? ¿Cómo nos refrescaríamos en los Agostos insoportables de nuestro país? ¿Cómo visitaríamos a los familiares queridos que viven lejos de nosotros? ¿En carretas arrastradas por bueyes, o en carrozas tiradas por caballos?. Y así hasta la saciedad. Nadie nos obliga a rendir culto a la tecnología. Si lo hacemos, es porque nos dejamos lavar el cerebro por nuestros dirigentes gubernamentales. Eso no es, tampoco, culpa de Ahriman, es únicamente culpa nuestra.

ImageAhriman nos economiza energías que emplearíamos en esfuerzos físicos, que corresponden a nuestra dimensión animal, es decir, en lo que menos de humano tenemos en nuestro equipo de expresión, con lo cual nos da la oportunidad de empezar a aprender a dedicarnos a cuestiones verdaderamente humanas. Y si nos trae el ‘Paraíso en la Tierra’, entonces la humanidad tendrá, por fin, la ocasión de ocuparse de algo diferente de ganarse el dinero para comer y dormir a cubierto. A ella le corresponderá elegir lo que hacer con su tiempo y sus energías disponibles, por primera vez desde que encarnó en este mundo de sufrimiento, verdaderamente liberadas.

Como dijimos antes, Ahriman es el prototipo del déspota ilustrado. Desea el bien para la comunidad humana, pero no le importa demasiado lo que los hombres individuales opinen sobre sus ideas, lo que importan son las ideas en sí, no las personas, al menos entendidas como sujetos aislados. Si no tiene otra opción, sacrificará las personas a las ideas, pero siempre dentro de ciertos límites y manteniendo ciertas formas, cierta estética, porque la estética – aunque sea una estética muy propia – es esencial para Ahriman. En el fondo, su actitud podría calificarse como ‘paternalista’. De hecho, al igual que sucede con Lucifer, sus objetivos no resultan inadecuados para almas todavía no plenamente maduras, que aún pueden aprender bastante bajo la inspiración de tales Entidades.

Precisamente el problema del impulso Crístíco es que únicamente puede ser acogido por almas suficientemente maduras, porque el contenido Crístíco no es otro que el Yo Superior, y éste únicamente puede asentarse en una individualidad que esté en condiciones de hacerse consciente de sí misma y de la realidad que le rodea.

En este punto acostumbran a surgir confusiones. Como se explica, acertadamente, en el contenido del folleto que anuncia las conferencias de Benjamin Creme, el Cristo ha venido para todos los hombres, sin distinciones de raza, credos, religiones, ideologías, etc. Eso es cierto, y, no obstante, es un impulso extraordinariamente selectivo, porque únicamente pueden acogerlo los que se han auto-capacitado para tal fin.

En cualquier caso, el primer paso consiste en interesarse por los otros seres humanos, y en tomar conciencia de que tienen los mismos derechos que uno mismo, las mismas necesidades, los mismos sueños, los mismos temores, y, profundizando un poco más, que lo que a ellos les daña, a nosotros nos daña también. Esto no es una frase retórica, es una realidad esencial, una de las primeras que deben comprenderse en el ámbito esotérico. Es importante captar el hecho de que elegoísmo es una mentira, un absurdo, y que para que el hombre pudiese creer en él, fue preciso encerrarlo y cegarlo dentro de un cuerpo de carne, pero, aún así, para las energías supra-materiales, el egoísmo continúa siendo un absurdo, porque no existen barreras para lo suprasensible, como prácticamente no existen barreras efectivas para la radiación. Se trata de los dos extremos de la misma realidad, el positivo y el negativo. El Amor y el OdioLa Luz/Amor Vital del Cristo, y laRadioactividad de Soradt.

Lo que hiere a un cuerpo físico, no hiere a otros cuerpos de la misma naturaleza.

Lo que daña a un cuerpo etérico, es compartido ampliamente en su entorno.

Lo que hace sufrir al alma, afecta a toda la humanidad.

Lo que daña al Espíritu, amenaza la continuidad del Cosmos.

ImageAsí es como se halla constituida la realidad. El hombre madura en la medida en que toma conciencia de todas estas dimensiones.

Como decíamos antes, el problema de Ahrímán y Lucifer es en buena medida de naturaleza estética, y, en el caso de Lucifer, esa estética se convierte en ética, que, en definitiva, es la estética ascendida al nivel espiritual de los valores. Por consiguiente, ambos entran en conflicto frontal con los Asuras, que son la Antiética y la Antiestética, así como la Mentira, o, para ser más exactos, la Negación Absoluta, que viene a ser lo mismo, en términos objetivos espirituales.

Principios de nuestro Cosmos y entidades opositoras

Procuraremos ilustrar estos puntos adecuadamente mediante el siguiente esquema: Si los tres Principios esenciales de la naturaleza de nuestros Cosmos son:

1º Bien – Afirmación (Verdad) (Plano Búdico)

2º Bondad: Belleza de los contenidos Arquetípicos. Esencias. (Devachán Superior)

3º Belleza: de las Formas: Estética (Devachán inferior)

Los tres Principios Contrarios de la naturaleza de nuestros Cosmos son:

Entidades Contrarias

1º Mal – Negación (Mentira) (Plano Búdico Negativo) Tronos Invertidos. Asuras.

2º Maldad: Fealdad de los contenidos Arquetípicos. Negación de las Esencias. (Devachán Superior Negativo)

3º Antiestética. Fealdad de las formas. (Devachán Inferior Negativo).

Entidades Regresivas o Retardatarias

4º Bondad perteneciente al pasado. Regresiva: Belleza de los contenidos Arquetípicos pertenecientes al Período de la Antigua Luna. Esencias. (Devachán Superior Reflejado). Lucifer.

5º Belleza: De las formas: Estética incorrectamente anticipada de un Período Futuro. (Devachán Inferior Inventado). Ahriman.

Octava Esfera

Cada uno de los órdenes de Jerarquías Opositoras genera su propia realidad en contraposición a la de las Jerarquías Evolutivas Correctas:

Asuras: el Avitchi o Infierno Cósmico, que tiene una abertura de acceso en el centro de la Tierra.

Ahriman: la Octava Esfera AhrimánicaShamballa Terrestre Etérica

Lucifer: La Octava esfera LuciféricaNirvana Astral.

Así pues, como vemos, ambas Entidades, Luciféricas y Ahrimánicas, poseen su propia moral. (El capítulo dedicado en este mismo artículo por el autor a la visión de Lucifer en el mundo suprasensible está contenido en otro artículo de esta misma revista).

 

Pedro A. Quiñones

 

NOTAS

(1) En relación a la naturaleza propia de la ‘Shamballa Terrestre’ y su diferenciación de la ‘Shamballa Celeste’, se pueden consultar los trabajos titulados “Algunas consideraciones acerca del concepto de ‘Octava Esfera’ como aproximación a una mayor comprensión del Misterio del Mal.” Pedro A. Quiñones Vesperinas. Comenzado el 27 de Junio de 1994. Terminado, el 4 de Abril de 1995. y “Los Creadores déla Leyenda del Grial. Basado en una charla de Rudolf Steiner titulada “El declinar de Grecia y los Misterios del Santo Gríal”, dada el 16 de Abril de 1921 en Dornach.” Pedro A. Quiñones Vesperinas. 6 de Abril de 1996.

–> VISTO EN: http://www.revistabiosofia.com

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend