Home » Mensajes del Cielo » Maestros Ascendidos » Kuthumi » ¿Quién es el Maestro Kuthumi?

¿Quién es el Maestro Kuthumi?

Kuthumi2

El Maestro Kuthumi es el director del departamento del Cristo de la Tierra, del Rayo Dorado; el Instructor del Mundo, Maestro de Ángeles y humanos, encargado de que toda la humanidad conozca su Cristo Interior; es uno de los seres de mayor Amor, Humildad y Sabiduría que ha vivido en la Tierra, y con su Llama Triple tan inmensa, tiene parte de su Ser dentro de nosotros, como el Cristo. Bajo su dirección están los directores, prelados y dignatarios de las grandes religiones, como el cristianismo –griego, romano, anglicano y demás denominaciones–, el Islam, el Judaísmo, el Hinduismo, el Budismo y los Sikhs, y los que instruyen Enseñanza Espiritual. Misionero de la escuela de la humildad y del entendimiento, intenta transformar los dogmas religiosos y hacer a las iglesias conscientes de la venida del Cristo en el corazón de cada quien.

 Historia y encarnaciones del Maestro Kuthumi

El Maestro Kuthumi posee el amor, la dulzura, la humildad y la sencillez de San Francisco, la sabiduría y ciencia de Pitágoras, junto con el porte real y dignidad de un rey mogol como lo pudo ser El Sha Jahán quien construyó el Taj Mahal.

 

Como Pitágoras, filósofo y matemático griego, fue introducido a las enseñanzas de los antiguos filósofos jonios Tales, Anaximandro y Anaxímenes.

 

A los dieciocho años ya había aprendido todo lo que estos grandes maestros griegos podían ofrecerle y tuvo una visión en la que le fue mostrada la clave del universo en forma de líneas geométricas, la ciencia de los números, el ritmo y la armonía de los números sagrados, la ley ternaria que gobierna las constelaciones, y la ley septenaria que controla toda la evolución.

 

Estimulado por su visión, Pitágoras se encaminó a Egipto para estudiar con los sabios egipcios, con quienes llegó a dominar todo acerca de las matemáticas sagradas y la ciencia de los números relacionada con los secretos del universo.

 

Pitágoras no solo fue un pensador influyente sino también una personalidad compleja cuyas doctrinas trataban de lo espiritual al igual que de lo científico.

 

Como Pitágoras, Kuthumi estableció las bases del pensamiento intelectual occidental. ¿Pueden imaginarse hoy en día un mundo sin números? ¿Sin matemáticas? Todo objeto depende de alguna medida para entenderlo.

 

El trabajo de Kuthumi, al igual que el de Pitágoras, fue el de entrelazar leyes cósmicas al pensamiento diario del pensamiento occidental. Lentamente, conceptos como el de la reencarnación del alma humana, ciertos inmutables principios matemáticos, y los orígenes de la tierra a través de la astronomía llegaron a formar la base del pensamiento occidental.

 

De acuerdo al evangelio de Acuario, los tres magos que siguieron la estrella de Belén se llamaban Hor, Lun y Mer. Estos tres eran parte de la orden de los magos, una secta Zoroastra dirigida por tres jefes magos, Melchor, Gaspar y Baltasar.

 

Baltasar era el Maestro Kuthumi, quien llevó el obsequio del incienso, Melchor el Maestro Morya, y Gaspar el Maestro Dwjal Khul El Tibetano, durante esas encarnaciones.

 

Muchos siglos más tarde el Maestro Kuthumi reencarnó como el italiano Francisco de Asís, quien fundó la orden de los hermanos franciscanos de la Iglesia católica.

 

En una batalla entre Asís y Perugia, Francisco fue hecho prisionero y permaneció en Perugia por más de un año, donde sufrió una enfermedad severa durante la cual se dice que tuvo una visión la cual habría de alterar su forma de vida.

 

Después de una juventud disipada en diversiones, se convirtió, renunció a los bienes paternos y se entregó de lleno a Dios. Cambió sus ricas vestiduras por un manto de obispo y dedicó los tres años siguientes a cuidar los parias y leprosos en el bosque del monte Subasio. Abrazó la pobreza y vivió una vida evangélica, predicando a todos el amor de Dios. Dio a sus seguidores unas sabias normas, que luego fueron aprobadas por la Santa Sede.

 

Francisco de Asís escribió lo siguiente acerca de su misión: “El Señor me dio a mí, el hermano Francisco, esta forma para comenzar a hacer penitencia. Porque cuando yo estaba en pecado me parecía muy amargo ver a los leprosos. Y el Señor mismo me trajo entre ellos y yo hice misericordia con ellos. Y saqué de ellos, lo que antes me parecía amargo se transformó en dulzura de cuerpo y alma para mí. Y después de esto permanecí un rato y dejé el mundo”.

 

Esta afirmación resume la misión de Kuthumi como Francisco de Asís: 1) que Dios mismo le “dio” o dijo que hacer y 2) que esto era compartir su vida con los parias de la sociedad.

 

Fue canonizado en 1228. En 1980, el Papa Juan Pablo II lo proclamó santo patrón de los ecologistas. En el arte, los emblemas de San Francisco son, el lobo, el pez, los pájaros, y la estigmata.

 

¿Mostró Francisco de Asís algunas de las señales de un místico? El estudio de sus escritos no lo indica así. Por el contrario, su vida siguió una casi que literal imitación de la vida de Jesús según se describe en las escrituras tradicionales y materiales litúrgicos. Fue una vida de devoción absoluta.

 

En la siguiente encarnación del Maestro Kuthumi como Shah Jahan, el balance kármico creó un carácter enteramente diferente.

 

En 1628 el Maestro Kuthumi encarnó como el tercer hijo de Jahangir en Lahore (ahora en Pakistán). Como joven príncipe comandó el ejército de su padre, dirigiendo muchas campañas, pero en 1623, impulsado por las intrigas de la consorte imperial, él se rebeló.

 

A la muerte de su padre en 1627, se precipitó a Agra a reclamar el trono, asesinó a todos sus rivales potenciales, y al año siguiente se apoderó del trono. La mayor parte de los treinta años de reinado de Shah Jahan fueron consumidos en campañas militares en el Deccan, al que nunca logró subyugar totalmente.

 

Pero sobre todo esto, su reino se distinguió por el esplendor arquitectónico del Taj Mahal “el milagro de milagros, la maravilla final del mundo”, que se construyó como una tumba para su querida esposa, Mumtaz Mahal. Ella habría gobernado a su lado como un igual y murió en 1631 dando nacimiento a su decimocuarto niño. Shah Jahan no escatimo ningún esfuerzo haciendo el monumento tan bello como ella lo fue en vida, y la mezquita de Perlas en Agra, y por la construcción de Delhi, la cual hizo su capital.

 

Shah Jahan fue destituido por su hijo Aurangzeb en 1658 y pasó el resto de su vida en prisión. Bajo el reinado de su hijo el imperio finalmente sucumbió a las incursiones y campañas militares de los británicos a comienzos de los 1700.

 

Como musulmán practicante Shah Jahan, al igual que su abuelo Akbar, trajo a su corte partidarios de varias sectas del Islam, al igual que sacerdotes de otras religiones, incluidos los cristianos, para escucharlos presentar sus creencias.

 

Durante el último cuarto del siglo diecinueve los Maestros Kuthumi y Morya trabajaron juntos con Helena P. Blavatasky y Henry Steele Olcott para formar la Sociedad Teosófica.

 

En años anteriores a la fundación formal de la sociedad en Nueva York, el Maestro Morya junto con otros devas y elementales precipitaban información a Madame Blavatsky y al coronel Olcott para que ellos escribieran Isis Develada, libro que revelaba la existencia de un gobierno mundial interno bajo el escudo de la Gran Hermandad de la Luz y una sabiduría profundamente enterrada en los antiguos misterios que unían a todos los movimientos religiosos del mundo.

 

Cuando la Gran Hermandad de la Luz ordenó a Blavatsky y a Olcott que fueran a la India, Kuthumi comenzó a representar un rol mucho más activo en ayudar a los dos fundadores a establecer la Sociedad Teosófica en Adyar, India. El Maestro Kuthumi con frecuencia se materializaba frente a los fundadores, les daba instrucciones, y desaparecía. A veces les enviaba a su discípulo Djwal Khul para que les llevara algún mensaje y les diera instrucción.

 

La clara y casi cortante lógica e intelecto del Maestro Kuthumi se reconocen en sus tratados sobre temas que varían desde lo filosófico hasta lo mundano, así como las necesidades diarias de la administración de la naciente sociedad.

 

En Inglaterra él también se apareció a Alicia A. Bailey cuando ella era una niña y más adelante dio instrucciones a su antiguo discípulo, ahora el Maestro Tibetano Dwjal Khul, para que se hiciera cargo de dar forma a la exteriorización de enseñanzas adicionales al mundo a través de ella.

 

Para 1949 Bailey ya había comunicado veinticuatro volúmenes de enseñanzas del Maestro tibetano, enseñanzas cuya relevancia aceptan los iniciados de hoy día.

 

Se dice que en años recientes (tiempo de la tierra) el Señor Maitreya, quien ocupaba la función del Cristo, dejó vacante su posición como Maestro del Mundo haciendo camino para que el Maestro Kuthumi asuma esta posición.

 

A través de este corto repaso de las vidas anteriores del maestro Kuthumi podemos estar seguros de que el siguiente Maestro del Mundo conocerá íntimamente las aflicciones y tribulaciones de la vida en la tierra, sin embargo, él espera el momento apropiado para aparecer, todavía no sabemos de qué forma, para impartir las enseñanzas de la nueva era.

 Poderes y mensajes de Kuthumi

La llave tonal del Maestro Kuthumi es Kashmir Song (Canción de Cachemira) de Amy Woodforde-Finden, obra que dibuja los hermosos parajes de Cachemira. La llave tonal de su Centro de Sabiduría y Entrenamiento se encuentra en el Guigue del Canon en Re de Johann Pachelbel, tam­bién en la delicadísima obra para arpa, La Source, de Alphonse Hasselmans. Están conectadas con sus radiación la melodía cristiana Señor hazme instrumento de tu paz, y la versión de la misma obra de John Rutter y el tema de la película Hermano Sol Hermana Luna.

 

 

Mensajes del Maestro Kuthumi

 

El Rayo de Sabiduría, del cual sólo soy Una faceta, es de poco interés en el mundo de los hombres. No versa sobre conocimiento, acreción de hechos intelectuales, ni de genio mental. ¡La verdadera Sabiduría viene de enfrentar al Sol dentro y de la atracción de la realización consciente de que toda Realidad, Verdad, Belleza, Entendimiento, se puede hallar dentro de la Llama del Propio Corazón de Uno! Al escuchar la Voz del Silencio –un estado positivo y no negativo de la conciencia individual, para crear un aura individual de paz, pureza y tranquilidad– con reverencia humilde y silente, sin conceptos mentales o restricciones emocionales, uno llega a estar imbuido de Sabiduría. Mientras más sabio llega a ser alguien, tanto más silente es su lengua, tanto más pacífico su mundo emocional y tanto menos piensa con el cerebro.

 

Los individuos no son entidades de forma concreta o materia no manejable. Desde el ser humano más ordinario hasta la Deidad Misma, toda Vida autoconsciente es energía vibrando a cierta rata conocida como pensamiento y sentimiento. Por lo tanto, aquello que distingue una Llama de Vida de otra, no es el rostro sino más bien la cualidad del pensamiento y sentimiento. La única diferencia entre un Maestro Ascendido y un individuo no despierto, es la cualidad del pensamiento y sentimiento. Cada uno tiene el mismo poder creador, el mismo libre albedrío, la misma energía para usar, la misma extraordinaria habilidad para moldear esa energía, de acuerdo al diseño particular propio de uno.

 

Podéis jugar al juego del sufrimiento y la pobreza, si esto os satisface, pero todos ustedes y, sobre todo, aquellos que han trabajado conscientemente con los ascendidos, han decidido que el sufrimiento en esta y otras encarnaciones ha sido suficiente. Cuando alguien despierta a la gloria del Dios interior, ya no tiene por qué sufrir. La verdadera naturaleza de lo divino, del Dios interior, es una existencia de amor y gozo ilimitados. Ésta es su consistencia, su esencia, lo que os ofrece cuando se manifiesta en vuestra vida en este plano.

 

Fuentes

 

http://es.scribd.com/doc/230099542/KUTHUMI-La-Sabiduria-de-Las-Edades#scribd

http://www.corazones.org/santos/francisco_asis.htm

http://www.sanctusgermanus.net/spanish/Kuthumi.html

 

Autor: Margarita Londoño

Redactora GHB

 

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Margarita Londoño (Colaborador GHB)
ESPACIO PATROCINADORES
7 comentarios
  1. User comments

    Gracias por la informacion, ha llegado en el momento y hora precisa, bendiciones al canal y agradecimiento profundo al Amado Maestro Khutumi

  2. User comments

    Kuthumi no fue Baltazar,
    fue Gaspar.

  3. User comments

    Kuthumi no fue Baltazar ni Gaspar, fue la pantera rosa

  4. User comments

    informacion deformada no tien sentido la evolucion las iniciaciones del mahtama kuthumi solo se pueden saber por medio de las cartas mahtamas no hay otro medio no hay base en esta informacion asi que no me dejo llevar por ese movimientodel yo soy que enseña cosas verdaderas pero tambien deformaciones como el saint germain fue uno de los enviados en el siglo XVIII el mahtama kuthumi deberia tener mas rango q ESTE ULTIMO asi q es mejor investigar cln base sin fanatismos

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend