Anna Bonus Kingsford Sueño (10) El enigma del viejo reencarnado

José Contreras
José Contreras

Anna  Bonus Kingsford. Sueño (10) El enigma del viejo reencarnado

Introducción

En esta ocasión, la Doctora Anna Kimgsford nos presenta un sueño que es una forma de revisión de las interpretaciones médicas. Se insinúa que ella misma como médico no tenía esa información sobre como la reencarnación exige una nueva interpretación. 

Ya hemos visto que presentación que ella era defensora de la nueva interpretación en temas religiosos, aqui vemos que también se refierea la ciencia.

A continuación se presenta la traducción del sueño XV: The old Young man.

Como lo hemos hecho en otras ocasiones, primero se presenta la traducción y luego se aportan elementos para que el lector integre nuevos elementos a su interpretación.

Anna Bonus Kingsford: El enigma del viejo reencarnado (traducción)

El enigma

Soñé que estaba en Roma con C y un amigo suyo y éste nos pidió permiso para presentarnos a un joven, estudiante de arte, cuya historia y condición era especial.

Vinieron juntos al atardecer. En el salón donde estábamos sentados estaba un tipo de tubo telefónico, a través del cual, con intervalos, me hablaba una voz.

Cuando entró el joven, estas palabras resonaron en mi oído a través del tubo.

Usted ha hecho muy buenos diagnósticos últimamente en casos de enfermedades físicas. Aquí hay un curioso tipo de patología espiritual, que se presenta rara vez. Pregúntale esto al joven.

medical consultation 470501 340 anna bonus kingsford sueo 10 viejo reencarnado i214742

Usted ha hecho muy buenos diagnósticos últimamente en casos de enfermedades físicas. Aquí hay un curioso tipo de patología espiritual, que se presenta rara vez. 

Así lo hice. El joven me dijo que hacía un año  se había enfermado seriamente con fiebre romana; pero titubeó y se mostró sin deseo de hablar más sobre el tema. Entonces le pregunté al amigo.

Él me explicó que el joven había sido uno de los mejores estudiantes de uno de los estudios más reconocidos de Roma.

Pero hacía un año había sufrido un ataque de malaria, como consecuencia de su permanencia en Roma para trabajar, aunque otros, para evitar el contagio, habían encontrado necesario irse de Roma al campo, y que su enfermedad había afectado tanto su sistema nervioso, que había cambiado su manera de ser.

Su gran aptitud para el trabajo artístico, de la que se había esperado mucho, parecía totalmente ajena a él. Ya no era el maestro de su lápiz. Su facultad y promesa de excelencia habían desaparecido.

dibujopaper 3246119 340 anna bonus kingsford sueo 10 viejo reencarnado i214742

Ya no era el maestro de su lápiz. Su facultad y promesa de excelencia habían desaparecido.

El médico que lo atendió durante su enfermedad afirmó que esto era muestra de que la malaria había afectado sus centros cerebrales y, en particular, las células nerviosas de la memoria. Que esta consecuencia de la fiebre no era inesperada y podía durar un largo tiempo. Sin embargo, el joven estaba ahora, con mucho esfuerzo y aplicación, poniendo todo de su parte para recobrar su poder y habilidad perdidos. Naturalmente, el asunto era molesto para él y evitaba hablar sobre eso.

Entonces la voz me habló nuevamente a través del tubo, pidiéndome que observara al joven y especialmente su cara.

 Por esto examine su cara con atención y remarqué que tenía una mirada extraña. La mirada de un hombre de avanzada edad y experiencia. Pero supuse que era un efecto normal de la fiebre severa.

 

¿Qué edad supone que tiene el paciente? Me preguntó la voz.

Supongo que cerca de veinte años, le dije.

Tiene un año. Me respondió la voz.

¿Un año? ¿Cómo puede ser eso?

Si no acepta que tiene un año, entonces debe admitir que tiene sesenta y cinco años. Porque en realidad tiene una o la otra.

 

Este enigma me dejó perpleja. Y le pedí a mi informante invisible una solución para esta dificultad. Me respondió enseguida en los siguientes términos.

Solución al enigma del viejo reencarnado

Esta es la historia del paciente. El joven que era un estudiante proficiente y destacado, que asombraba a sus profesores y dio muchas indicaciones de su futura grandeza, está muerto. Lo mató la malaria.

Pero él tenía un padre que, mientras estuvo vivo, había amado a su hijo como a la niña de sus ojos y todo su ser y deseos estaban centrados en el muchacho.

El padre murió hace unos seis años, cuando tenía sesenta, pero después de su muerte la devoción a su hijo continuó y, siendo un espíritu, lo siguió y no se alejó de él. Estaba tan absorto en el muchacho y en su carrera, que no avanzó en su propia vida espiritual, tampoco estaba totalmente consciente de haber dejado el plano terrestre.

Esto ocurre porque hay almas que han sido tan obtusas y vacías  en su aprehensión de las cosas espirituales durante sus existencia en la carne que no ha tenido esperanzas u objetivos más allá del cuerpo físico.

Estas almas son muy lentas para darse cuenta de su disolución y permanecen encadenadas a la tierra y a las afecciones terrenales, perturbando en los lugares o personas con las que están más relacionadas.

Pero el joven artista no era de este tipo. Idealista y genio ya estaba muy espiritualizado y vitalizado aún sobre la tierra y cuando la muerte truncó el vínculo entre él y su cuerpo pasó de inmediato desde la atmósfera de las cosas carnales a una esfera sutil.

Pero, en el momento de su muerte, el fantasma del padre estaba observando al lado de la cama de su hijo, lleno de agonía al ver destrozadas todas las brillantes esperanzas que se había imaginado para el muchacho.

Solo pensaba en preservar la vida física de su hijo muerto, ya que la muerte del cuerpo físico era para él, la muerte de todo lo que había amado. Él se apegó al cuerpo, lo preservó, lo reanimó a todo costo. El espíritu se había ido y dejaba el cadáver.

¿Qué hizo el padre? Con un supremo esfuerzo y sin capacidad para llamar al espíritu que se había ido, proyectó su potencia, su propia vitalidad en el cuerpo muerto de su hijo. Lo reanimó con su propia alma y así efectuó la resucitación que había deseado con tanta ansiedad.

Esta es la solución del problema

Así que el cuerpo que tienes al frente es el cuerpo de su hijo, pero el alma que lo anima es la de su padre. Hace un año que ocurrió este evento.

Esta es la solución del problema, cuyo efectos el médico atribuye a la consecuencia de la enfermedad.

El espíritu que posee esta forma joven no sabe de arte, al haber renacido en esta extraña forma, más allá de los rudimentos de dibujo que aprendió mirando a su hijo durante los seis años anteriores. Por lo tanto, lo que parece al médico ser la dolorosa mejoría de la memoria hacia la aptitud previa, es de hecho, el esfuerzo de un novicio comenzando una carrera que no es la suya.

 

aprendizcartoon 1300894 340 anna bonus kingsford sueo 10 viejo reencarnado i214742

Lo que parece al médico ser la dolorosa mejoría de la memoria hacia la aptitud previa, es de hecho, el esfuerzo de un novicio comenzando una carrera que no es la suya.

Para el padre esta experiencia no es, de ninguna manera, inútil. En algún momento él debería haber reencarnado en la tierra. Está bien que haya retornado en las actuales circunstancias. El estudio de arte que ha comenzado le será de provecho como un medio de educación espiritual.

Por este medio, puede ascender hasta donde no había llegado, mientras que los hábitos del cuerpo que ahora posee, entrenado como está y refinado para los modos refinados de la vida pueden hacer mucho para completar la limpieza y la redención de su nuevo propietario.

Es mejor para el padre que este extraño evento haya ocurrido, que en vez de haber permanecido como un fantasma terrestre, incapaz de conseguir su propia posición, o elevarse por encima de sus afectos que lo encadenaron al mundo de las cosas mundanas.

Interpretación del sueño: El enigma del viejo reencarnado

Este sueño de la Doctora Anna Kingsford nos propone una revisión no solo del diagnóstico médico que ella habría hecho, sino de el mismo concepto de reencarnación que ella manejaba. 

Aquí se nos dice que el concepto de reencarnación es más complejo de lo que se supone. Filósofos como Schopenhauer presentan una variedad de posibilidades de la reencarnación, lo que muestra que el tema tiene múltiples variables.

Uno de los aspectos que podemos resaltar es que todo error contiene una bendición. En este caso el padre egoísta y mundano, no se preocupaba por su propio desarrollo y tenía un amor enfermizo por su hijo.

Este amor lo hace reencarnar en su hijo muerto. Ahora, inconsciente de su estado, se propone ser un artista. Esta decisión lo salvará del destino negativo que se había creado.

Ahora, inconsciente de su estado, se propone ser un artista. Esta decisión lo salvará del destino negativo que se había creado.

Referencia

Anna Bonus Kingsford XV The old young man en: Dreams and dream-stories

 

José Contreras redactor y traductor en la gran familia de hermandadblanca.org

 

Sugerencias de enlaces

Reencarnación en la historia europea 2: Amos Comenio 

 

 

 

 

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx