Home » Mensajes del Cielo » Entidades y Maestros Cósmicos » Kryon » Hermandad femenina lemuriana – Kryon – Sun Valley

Hermandad femenina lemuriana – Kryon – Sun Valley

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

KRYON-001

 

La canalización proviene de un hombre pero, del otro lado del velo, cualquiera sea la voz que oigan o el timbre, somos ambas cosas. El género que ustedes atribuyen a Kryon, algunos de ustedes, deben entender que es mixto.  Del otro lado del velo no hay género, por lo tanto llegamos a ustedes en forma total y completamente neutral. En ese estado, tenemos para ustedes la sabiduría de las eras, para dársela. Algunos que han escuchado esto tal vez no han apreciado la información que les voy a dar, porque no han oído el resto de la historia, que fue contada antes.

 

 

Déjenme decirles entonces que hablamos de las implicaciones numerológicas de este año que llamamos Año Dos, por el hecho de que el 2012 fue el final de una dispensación, el fin de una edad de cuenta muy larga.  El 2013 fue un año de recalibración, que ni siquiera lo contamos como parte de la nueva energía. Para ustedes y para nosotros el Año

 

Uno fue el 2014 y ahora están en el 2015, al que llamamos Año Dos. 

 

Para ustedes hay mucho que ver y leer en este Año Dos, y con el género con que han venido.  Ahora quiero revisar con ustedes, por solo un momento, algunas cosas que he dicho en reuniones anteriores de esto que han llamado la Hermandad Femenina.

 

 

Ustedes no necesariamente han visto ni reconocido esto antes, entonces hay algo que quiero recordarles primero.  ¿Cuáles son las probabilidades de que en esta vida tengas este género y también hayas tenido este género cuando estabas en Lemuria?  Las probabilidades son notablemente mínimas, sería lo que llaman suerte o azar, de modo que quiero decirte que no hay ni suerte ni azar, alma antigua; planeaste este año.

 

 

Cuando viniste originalmente no tenías idea de que pasarías el marcador. De hecho las predicciones para la Tierra, cuando naciste, decían lo opuesto. Sin embargo, siempre estuvo el potencial y siempre hubo una posibilidad; aquí estás, con lo mejor de ambos. Has cruzado el marcador y eres mujer, y con esto comienza un cambio de un tipo muy especial.  Tienes la sociedad en la que vives, tienes las expectativas, todas las cosas con que te tienes que manejar, las que tiene tu género en particular; algunas de ustedes están cómodas con ellas, y otras no; y para lo que les voy a contar realmente no importa, porque el desafío que se les aproxima es algo que tal vez no esperan.  Es el año del 2.

 

 

En términos de numerología, el 2 es la dualidad. Y entonces, la dualidad incluye algo, especialmente para una mujer, que es el mundo real combinado con el mundo sagrado; las cosas que traes con tu género y que son específicas para ti, cuando hablas de sobrevivir, cuando hablas de tener hijos, de criar familias y de estar en pareja. Estas cosas son parte de tu dualidad, y las equilibraste contra una energía sagrada que en realidad no tiene ningún género en absoluto.  Entonces, ¿qué te pedimos que hagas, en estos días de este año, el comienzo verdadero de una nueva era?  La respuesta es esta: la dualidad incrementada comenzará a crear en ti un reconocimiento de las diferencias entre lo que tú crees que eres y la sagrada que realmente eres.

 

 

Habrá quienes te digan que estás en un movimiento femenino y eso quiere decir que es hora de tomar tu poder, hora de hacer esto y aquello.  No, no lo es.  Es hora de mostrar el camino con compasión. Eso es lo que esperaríamos del género suave. Es lo que esperaríamos del género más sabio, las que dan a luz los hijos de la Tierra – que es toda la humanidad.  Entonces esta dualidad más aguda para ustedes las hará más conscientes de las diferencias y también de las similitudes, pero especialmente de lo que pueden hacer para fusionarlas, de modo que puedan volverse más compasivas. Ustedes deben mostrar el camino.

 

 

Ahora bien; ¿puedo decir que esto no es realmente tan nuevo? (se ríe). Pero en esta energía van a tener una influencia mucho mayor. Mucho mayor.  Las escucharán más, porque verán que su vida lo refleja. En este planeta hay algunas de su género que son víctimas.  Ustedes no lo son. Quiero decirles que cada una de ustedes, aquí, es poderosa. 

 

 

Tienen acción compasiva. Representan a las que nada pueden hacer; representan a las que de veras son víctimas, porque lo que ustedes hacen como almas antiguas va a extenderse a las que no necesariamente tienen lo que ustedes tienen: conocimiento, sabiduría, la capacidad en esta cultura para tener una luz más poderosa.  Queridas, cuanto más luz tienen, más benévolas se vuelven en sus acciones, con sus familias, con quienes las rodean, y más las respetarán. Les digo que hay una razón para que en Lemuria las mujeres llevaran las riendas (se ríe). Oh, los hombres eran importantes, pero se veía a las mujeres como dadoras de vida. ¡Dadoras de vida!  Y esto hacía toda la diferencia para quienes estaban allí como sus parejas y sus familias.  Volverá un tiempo en que esto suceda otra vez, y no tendrán que desempeñar un rol que sea una cosa o la otra; todas tienen el rol de maestras.

 

 

Entonces, esto es lo que les pedimos: reconózcanlo.  Véanlo con delicadeza, con amor y con sabiduría. El Año del Dos está sobre ustedes.

 

 

Y así es.

 

Kryon

http://audio.kryon.com/en/Sisterhoodchannel.mp3

 

HERMANDAD FEMENINA LEMURIANA

 

 Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

KRYON-003-300x300

 

PUBLICIDAD GOOGLE

El proceso de las canalizaciones puede diferir de una vez a otra.  Pueden ser poderosas, pueden ser dulces; con propósito; energéticas, informativas, y específicas.  Este tipo de canalización que hago para esto es específico.  En este caso en particular, mi socio se queda conmigo porque no hay nada aquí que sea  privado sólo para mujeres. Él tiene que oír ésta.

 

En la enseñanza de este mensaje, me gustaría darles un ejemplo de quiénes son. Ha surgido la pregunta de qué probabilidad habría para que en esta vida seas una mujer si fuiste mujer en Lemuria, ya que en el proceso de encarnaciones se turnan los géneros.  Hemos mencionado antes que el sistema te trae, a propósito,  a la precesión de los equinoccios como un reflejo de la energía de Lemuria.  Fuiste mujer en Lemuria.  Esto es en honor del género, es en honor del alma antigua, tiene su propósito en paridad con cualquier otra cosa que veas en ti misma.  De modo que quiero que sepas que lo que sientes que es específico del género, y la energía que llevas, es un eco de Lemuria cuando fuiste un ser femenino allí. Con todo esto quiero decir que no es por azar que esta vez despiertes como mujer.  Hay un propósito en el ritual. Todo es metafórico, todo significa algo más, y la razón para que participes en una ceremonia y ritual, es simplemente para reflejar algo del pasado y para traerlo al futuro, ahora.

 

 
Pero me gustaría ir aun más lejos que antes, para traerte algunas razones para una hermandad femenina. Te hemos dado alguna información sobre lo que hacías en Lemuria, que era específico, y cómo esa sociedad era diferente de lo que hoy es.  No repetiremos eso. Pero ahora quiero llevarte (se ríe) a tiempos muy antiguos, al sembrado original.  Quiero hablar de los Pleyadianos.

 

 
Este tema puede parecer muy alejado de la realidad de hoy, pero no es más lejano, realmente, que cuando hablamos de Lemuria.  Ustedes llevan dentro de sí las semillas de los pleyadianos, ya dije antes que sería tonto pensar, ni por un momento, que sus expresiones en la Tierrason las únicas que han tenido en la Galaxia, porque muchas de ustedes han estado en otros planetas y casi todas han sido pleyadianas en algún tiempo.  De modo que esta noche le haré cosquillas al akash y veremos si ustedes pueden relacionarse con lo que estoy diciendo.

 

Los antiguos informaron sobre los aterrizajes de las Siete Hermanas (N.T.: las Pléyades)  y en gran parte de la historia existe una confluencia de relatos que se han entretejido, creando uno que no es totalmente correcto pero que representa a los otros. La historia hace esto repetidas veces: toma la esencia de lo que sucedió, pero mejora el relato

 

 

En el caso del relato del aterrizaje de las Siete Hermanas, no es exactamente como sucedió, pero la porción que sí es total y completamente exacta y verdadera, es que todos los viajeros eran seres femeninos.

 

Debo contarles un poco sobre la consciencia pleyadiana.  Con su ADN funcionando a más del  80%, habían dominado lo que yo llamaría Consciencia de la Física. Através de su consciencia, podían proveerse de cosas, crear la energía que necesitaban, y tener una sociedad pacífica.  Eran exploradoras. También habían aprendido que la consciencia al 80% crea la capacidad de hacer algunas cosas que no están en absoluto en la realidad de ustedes, cosas que hacen aún hoy en este planeta.  La capacidad de tener un doble, lo que llamaríamos estar en dos lugares al mismo tiempo;  verán: los pleyadianos son corpóreos como lo son ustedes.  Ahora bien: eso es biología y nunca cambiará; a través de toda la evolución que ellos hicieron en espiritualidad, el cuerpo simplemente se volvió mejor y más saludable.  Esto es la causa de los informes que ustedes recibieron en el pasado, por parte de quienes vieron pleyadianos en persona, o aun sus dobles, que eran más altos que ustedes.  La talla se origina en una perfección de la nutrición; no hay pleyadianos con sobrepeso (se ríe). Ahora bien, querida trabajadora: eso está en tu akash; puede que quieras pensarlo.  Proviene de la consciencia, no de la dieta.  Es posible, aun hoy en este planeta, que en tu akash se escondan verdaderamente los secretos de la buena salud.  Ustedes no tenían aquí lo que ellos comían, pero ellas tenían la consciencia para aplicar a lo que comían donde lo hacían.

 

 

En general los pleyadianos son de piel clara; la razón es que ellos no tienen los atributos que ustedes tienen en su sol.  En sus planetas, que eran tres, el sol queda  más distante que el de ustedes, la mayor parte del tiempo también hace un poco más de frío que aquí.  Descubrirán que la experiencia de los aborígenes con las Siete Hermanas fue diferente de lo informado, especialmente porque esto era muy incómodo para las mujeres de las estrellas.  Hacía demasiado calor.  Pero ellas eran mujeres.  Lo que ustedes llevan aquí es las tradiciones de las Siete Hermanas.  En todo el planeta llegaron mujeres, corpóreas, no sus dobles. El viaje no fue difícil, se basa en lo que llamamos entrelazamiento de objetos, y ellas realmente tenían naves, pero eran todas seres femeninos.

 

 

La sociedad pleyadiana tenía una consciencia muy elevada y había una comprensión y reconocimiento del papel que los seres femeninos desarrollaban en una consciencia elevada.   Incluso ustedes, en su sabiduría, han pensado que si las mujeres dirigieran el mundo, nunca enviarían sus hijos a la guerra. No es exacto, ya que ha habido muchas reinas y líderes mujeres que mandaron a sus países a la guerra.  Pero lo implicado es verdad de todos modos; es un residuo de una noción obvia que los pleyadianos conocían.

 

Ustedes podrían preguntar ¿Cómo podían traer la biología seminal si los hombres no estaban aquí?  Porque su proceso de reproducción es muy similar al de ustedes.  La respuesta es que los originales, los que vinieron y se conocieron con ustedes, debían ser seres femeninos a causa de lo que ellas portaban. En un momento les contaré.

 

Los seres masculinos vinieron más tarde.  En su sociedad, con su consciencia elevada, reconocían los roles que desempeñaba la consciencia femenina y masculina.  Más suave, consciencia más elevada, era siempre la mujer.  Hoy, en tu cuerpo físico, el cerebro está conectado en forma diferente para la mujer que para el hombre, aún es así; para ellos también.  Hay una conexión entre los  hemisferios que ustedes tienen y los hombres no. Esta conexión permite una mejor comprensión profunda para criar los hijos.  Y la crianza de los hijos es la cuestión: las mujeres aterrizaron aquí primero en honor a la siembra de la Tierra.  Las Madres vinieron primero.  Ahora bien: en este salón hay quienes no han dado a luz, de modo que lo que ahora les cuento no se aplica a todas ustedes totalmente.  Hay una energía de dar a luz que es única de las mujeres, que ningún hombre puede entender ni apreciar, aunque esté parado al lado de la cama de parto. No tiene nada que ver con la alegría ni con el dolor; tiene que ver con dar a luz.  De sus vientres viene su propia biología, no hay nada como eso, y ustedes, las damas, saben qué quiero decir.  No hay nada igual.  Y esta es la ceremonia, la razón, de que las Siete Hermanas se llamaron Siete Hermanas; es la energía del renacer, completa y totalmente portada todo a lo largo de la ceremonia de la siembra, a los lemurianos y hasta hoy. 

 

Lo que ustedes harán esta noche, cuando se reúnan, aun cuando sea metafórico, tiene que ver con la energía del renacimiento de la Tierra.  Regresar, tal vez, a la intención original del libre albedrío, donde las mujeres llegan primero, y hacen las ceremonias y tienen la intención en la tierra del nuevo planeta para que lleve la suavidad y la comprensión del nacimiento de un niño.

 

Hay algo interesante que deben saber.  Las mujeres preguntarían, dirían: “A medida que los pleyadianos progresaban, ¿alguna vez llegaron a tener partos sin dolor?”  (se ríe). 

 

La respuesta es: Sorprendentemente, ¡sí!  Pero lo descartaron y volvieron a lo natural.  Se dieron cuenta de que toda la tecnología que interrumpía el dolor en el parto de la criatura, también cambiaba la experiencia.  Con su consciencia más elevada eran capaces de eliminar los problemas químicos, pero cambiaba la experiencia.  El dolor es necesario.  Les da que pensar antes de quedar embarazadas: ¿quieren realmente hacerlo?  Hace que la intención sea más fuerte, y la experiencia, aunque dolorosa, sea más profunda.  El planeta está atravesando el dolor, a medida que da a luz ahora a una nueva energía, y las ceremonias que ustedes hacen como mujeres, apropiadas, correctas para esta época, suministran la energía que sólo las mujeres conocen sobre cómo es dar a luz.  No el dolor, sino la conexión.  La biología es de ustedes; sigue siendo suya.  El nuevo humano y la nueva energía, y la nueva consciencia, vienen del vientre del alma muy, muy antigua.  Creo que comprenden lo que quiero decir.

Que comience la ceremonia.

Y así es.

Kryon

Hermandad femenina lemuriana – Kryon – Atlanta (2)

 Saludos, señoras, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

 

Kryon2

Lo he dicho muchas veces, pero quiero que lo oigan otra vez. Yo sé quién está aquí; yo sé qué está sucediendo. El Espíritu, Dios, o como quiera que llamen a la Fuente.

 

Creadora, no está en un vacío. Cualquiera sea la cuestión que han traído esta noche a la silla, es conocida por Dios. Cualquier cosa que crean que es imposible, la consciencia de sus cuestiones, sus problemas, sus alegrías, sus deseos; todas son conocidas por Dios. Cuando se detienen para meditar, tienen una tendencia a explicar su vida: no necesitan hacerlo. Nosotros estábamos allí. El Dios al que se dirigen es un Dios personal. Nosotros estamos en ustedes, y siempre hemos estado en ustedes.

 

No hay géneros del otro lado del velo; ninguno. El género solo está en el planeta para ustedes. También lo encontrarán en otros planetas: para ellos. Y hay múltiples razones para que existan géneros, y son distintas. Cuando ustedes se reúnen como un género, especialmente en este planeta que es femenino, hay una camaradería. Si me permiten, incluso con la voz de mi socio, yo me vuelvo una de ustedes; somos distintas, somos más suaves. Comprendemos cosas que tal vez el otro género no entienda. Miramos al mundo, tal vez, más compasivamente; menos en blanco-y-negro. Entre nosotros hay una sensación de conocer. Hay razones para esto, y el diseño de sus cuerpos mismos es más que solo para dar a luz. Hemos hablado de esto antes, y de la profundidad de lo que ustedes tienen, por llevar a toda la humanidad dentro de su vientre. El mismo hecho de que den a luz a un alma que ha pasado nueve meses – más, o menos – con ustedes, tal vez le da a esa alma una actitud de quiénes son ustedes. No escapan a esa camaradería de estar con la mujer en el nacimiento.

 

Es significativo para el planeta, que ha sido sembrado por las Siete Hermanas, una energía femenina. La suavidad no se les pasa por alto. Somos diferentes.

 

 

Lo que quiero que hagan esta noche es un poco de lo que sucedió la última vez que nos reunimos, y queremos mejorarlo, porque es hora de que empiecen a recordar quiénes fueron; que miren su linaje y estén orgullosas de él.

 

 

Lo primero es – voy a repetirlo y lo diré casi todas las veces que nos reunamos – que no es por accidente que se encuentren en un cuerpo femenino esta vez y estén cómodas con ello; muy cómodas. De hecho algunas sienten que aquí es donde pertenecen, y no importa cuántas vidas vivan cambiando al otro género, podrían objetarlo porque en este es donde pertenecen. Esto se debe a que en él empezaron; no es un accidente que el género que tuvieron en Lemuria cuando estuvieron allí, es el género que tienen ahora. No es accidental, es por designio, están en el hogar. Se sienten bien.

 

 

Pero quiero hablar de la ascendencia que han atravesado. Hemos hablado acerca de Yawee en el pasado, él fue el sacerdote varón en Lemuria. Ustedes lo conocen por otro nombre: aquí es Todd. No es por accidente que es varón ahora y era varón entonces, por las cosas que debe hacer, que requieren que las haga ahora un varón, así como lo requerían entonces. Tiene que ver con más que lo que ustedes saben, porque una parte de lo que él hizo fue prestar su semilla al proceso de siembra del planeta, porque su madre era pleyadiana.

 

 

Ahora bien, no es por accidente que Melli-ha sea líder aquí, ella es la que fue despertada. Fue despertada lentamente, pero adecuadamente, en su momento, con objeto de tomar su poder. Nunca se le dijo esto antes: la muerte de su bien amado le dio el permiso para tomar su poder. Esta es una de las razones, Melli-ha, que él se fue cuando lo hizo; tú necesitabas ponerte de pie y estar sola, para ahora, en este momento, en este año, hacer lo que estás haciendo. Es producto de tu linaje, de quién has sido, de lo que has hecho, para darte la energía de ser la mujer-alma que conduce a tantas que están en tu lugar. Es apropiado y es hermoso que haya sucedido como sucedió. Y aquí estás, y nosotros te reconocemos.

 

 

¿Cuál es su linaje, señoras? ¿Qué han atravesado? Ambos géneros. Esta noche deseo que trabajen sobre eso, para participar plenamente como mujeres, necesitamos que dejen caer lo que se ha interpuesto entre ese entonces y el ahora. Ustedes pueden hacerlo. Pueden hacerlo por solo una hora y media, si lo desean. Lo que deseamos es una dispensación aquí, para que ninguna de las cosas que sucedieron entre entonces y ahora las afecte. Y digo esto porque han experimentado mucho. Como mujeres pioneras, la pérdida de sus hijos en el trayecto; no se esperaba que vivieran, muchos no lo lograron. Hoy en día es raro; en esa época era común. No hay nada como eso.

 

 

Y aunque era triste, ustedes continuaban, e intentaban otra vez. El lugar en que los hombres las colocaban, por su género, su falta de aprecio, nosotros lo sufrimos y estuvimos allí con ustedes.

 

 

En la otra cara de la moneda, cuando fueron varones, las guerras en que estuvieron, los rostros de aquellos que mataron en la batalla, que llegaron a ver antes que la cuchilla atravesara sus corazones, y cómo lo manejaron como seres humanos, eso está en su akash. Ambos géneros, atravesando penurias y tiempos difíciles, vidas cortas; todo en su akash. Ahora mismo ustedes no necesitan eso; ahora, para estos momentos, no lo necesitan.

 

 

Hay poder en la consciencia, y por primera vez, tal vez la segunda, les diré esto: pueden descartar temporariamente estas cosas cuando quieran, y concentrarse en quiénes son realmente, ahora mismo. Con el poder que tienen, la consciencia femenina, la suavidad que le están dando al planeta; el planeta se vuelve más suave, más parecido a ustedes.

 

 

En este momento tiene que ver con la energía de la madre. El planeta está dirigiendo su consciencia para ser más maternal. Nunca en la historia hubo un tiempo donde ustedes hayan sido más importantes, en el género que tienen-tenemos; no hay género en mi lado del velo.

 

 

Entonces, ahora hagan esto conmigo: quiero que descarten esas cosas. Quiero que digan, a su manera, con su propia mente, para sí mismas, que suprimirán con gusto los recuerdos de todo lo que esté entre Lemuria y hoy; no los necesitan por ahora. Esto purificará la ceremonia. Porque lo que fueron entonces, lo son ahora, y algunas de ustedes incluso lo recordarán. Y lo que ha sucedido entre aquello y esto, fue simplemente crecer (se ríe).

 

 Y aquí están, listas para trabajar. Que comience entonces.

 

Y así es.

 

 Kryon

 

http://sacredenergyalchemy.com/wp-content/uploads/2014/03/Sisterhood-Austin-15-1.mp3

PUBLICIDAD GOOGLE

 

Hermandad femenina lemuriana – Kryon – Atlanta (3)

 Saludos, señoras, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

 

maeskryon-232x300

 

Nuevamente deseo recordarles un par de cosas. Puede que repita esto cada vez: no hay géneros en el otro lado del velo. El género es específico de los humanos. La voz que oyen es de varón, proveniente de mi socio. Yo no tengo género.

 

Comprendo sus mentes. Comprendo la belleza de la creación, de la procreación. Comprendo cómo es dar a luz. He estado con ustedes todas sus vidas, de alguna manera. Lo que llamaríamos reino angélico, realmente no lo es. Es el Dios interior, el sin género, el que ha hecho todo el viaje con ustedes.

 

 

Se ha dado información sobre la Hermandad. Se han dicho cosas acerca de Melli-ha. Esta noche deseamos continuar, y esto será informativo. Puede traerles recuerdos, y esa es la razón real por la que están aquí.

 

Están aquí para tratar de captar, de reavivar, de comprender, algunas de las cosas con que muchas de ustedes tuvieron que ver en el comienzo. Repito otra vez: Las probabilidades de ser mujer en esta época y en el comienzo son más altas que 50 y 50; y sin embargo son mujeres, y les dijimos que lo eran. Mujeres entonces; mujeres ahora.

 

 

Así es como es, alma antigua; durante este cambio potencial el Espíritu te hizo venir en ese cuerpo que tienes, para que seas mujer y no sea por primera vez, de modo que estés cómoda.

 

 

Cuando cambias de género, hay vidas y vidas para que te acostumbres. Todas ustedes, sentadas aquí, en este género en particular, están acostumbradas a él. Es con propósito. Sentadas en esas sillas, podrían decir: ¿Cuáles son las probabilidades de que yo fuera parte de la Fuente Creadora cuando comenzó la Hermandad original?

 

Las probabilidades están asombrosamente en contra, y es por eso que es tan puro: porque lo eran.

 

 

Contra todas las probabilidades” simplemente significa que aquí existe un propósito; fueron parte de la original; son almas antiguas que han venido a esta reunión y ahora lo reavivan porque lo sienten. Su akash resuena con esto, la verdad, la belleza de esto.

 

 

Les hemos contado que la Hermandad es única. Tiene que ver con la cultura de Lemuria, pero aún más que eso, con el comienzo, con el posicionamiento de la naturaleza humana en el comienzo, y en algunos indígenas aún hoy. Hay un reconocimiento de quienes dan a luz, que también serían el centro espiritual. Se trata de dar la vida, que tal vez le da una ventaja a la mujer; no sólo los órganos, no solo el cuerpo, sino la consciencia que tendría la capacidad de producir vida a partir de la vida.

 

 

Y así la parte espiritual solía pasar a ustedes, no completamente, pero para describir cómo era en Lemuria, eso es lo que hacían. Para extender la información dada anteriormente esta noche: las ceremonias que ustedes hacían entonces era muy primitivas y duraban mucho tiempo; eran el comienzo. Esta es una era, esta nueva era, en que les pedimos que reaviven la intención y el propósito, la espiritualidad, la belleza. 

 

El planeta se está volviendo más como una madre; cuida más, hay más compasión; todo el planeta necesita esta intención y anclaje que ustedes están cumpliendo, pero lo están haciendo de una manera nueva-nueva. Esta hecho a medida, en esta energía por Melli-ha. Ahora bien, Melli-ha existió durante muchas vidas, y nunca realmente hablamos de esto antes. Para hacer esto hubo un proceso. Ella enseñó esto durante un tiempo tres veces más largo que lo que la mayoría de ustedes han vivido. Esto se logró por su asociación con la cumbre de la montaña, el Templo de Rejuvenecimiento. Allí es donde se pedía a la elite que viniera, correcto o equivocado, en un sistema que ciertamente era primitivo; socialmente primitivo. Ella fue una de los que pudieron recibir la enseñanza de la fuente pleyadiana original. Esto le dio la capacidad de ser rejuvenecida, y así fue. Entonces ella fue maestra durante muy largo tiempo, muchas mujeres estuvieron bajo su tutela. Ella enseñaba lo que era la intención original, no solo las ceremonias, sino la sabiduría. Había sabiduría en Melli-ha. Su maestra era totalmente pleyadiana.

 

 

Ahora bien, quiero darles información que les permita apreciar lo que sucedía en la Hermandad. Descarten la idea de que ustedes eran un número de mujeres que solo se reunían para un momento ceremonial. Ellas ayudaban a la tribu, ayudaban a Lemuria. Esto era la vida de ustedes.

 

 

No todas las mujeres entraban en la Hermandad. Correcto o equivocado, había un sistema respecto a quién podía y quién no. No explicaré eso ahora. Era un círculo de mujeres que sentían de cierta manera, y ustedes llevaban lo que es la búsqueda de cómo proceder con la vida.

 

 

Todo el propósito de la Hermandad era que, más tarde en forma reencarnada, ustedes contuvieran esa energía y continuaran pasando esta sabiduría femenina a las otras. Una sabiduría suave, que afectaría a todos a su alrededor. La intención era esa, pero con libre albedrío la Tierra podía ir como quisiera. Pero ustedes tenían la capacidad de plantar las semillas en muchas generaciones, y eso hicieron. Diríamos que fueron entrenadas para esto.

 

 

¿Cuál es su recuerdo? ¿Pueden imaginar un grupo de mujeres a nivel del mar, haciendo hermosas, maravillosas ceremonias, con los vientos alisios soplando, el crepúsculo, y la luna asomando? No había noches frías. ¿Qué imaginan? ¿Se dan cuenta de que su piel era oscura y su cabello negro? (se ríe). Todas ustedes, lemurianas, precursoras de los hawaianos,, podría decirse de los polinesios, lo que se imaginen. Eso es quiénes eran ustedes.

 

 

Quiero contarles: va más allá de la ceremonia, la espiritualidad. Tiene que ver con la vinculación femenina; ustedes apreciarán esto. Esta Hermandad abarca todo, todo en su vida. Y las cosas que no les he contado, hermosas más allá de toda comprensión. Imaginen: la Hermandad estaba allí cuando cada una daba a luz a su primer hijo. Todas tenían hijos, a menos que fueran estériles. Esto era simplemente la forma de vivir en una cultura primitiva: todas daban a luz. Cuando lo hacían, había un protocolo: las Hermanas estaban allí. A cada niño nacido en la isla, el pequeño continente de Lemuria, las Hermanas lo rodeaban.

 

 

Imaginen el despertar de ese bebé, y la consciencia, con todas las mujeres participando. Tocaban las manos o el cuerpo de la que estaba dando a luz, en sus gritos o su sufrimiento, o su dolor, incluso tal vez en su muerte. Si así era, si había complicaciones, la Hermandad estaba allí.

 

 

Cada una de ustedes sabía que tenía ese apoyo, y si había complicaciones, en el caso en que ustedes no salieran adelante y el niño viviera, sería cuidado por aquellas que eran de energía femenina y compasivas y tenían la semilla espiritual, y morían en paz, no en frustración. Bueno, eso era la excepción. Imaginen dar a luz y la alegría de esto en el dolor, y en lugar de retorcerse las manos, cada una sostenía la mano de otra, en un círculo tomadas de las manos, combinando sus manos con la que estaba dando a luz. Si por alguna razón no era posible sostener su mano, tocaban su cuerpo. Siempre se hacía un círculo, y en el momento del nacimiento el círculo estaba completo.

 

Y hacían algo insólito. Singular. Cuando el niño nacía, con el primer llanto, ustedes se soltaban las manos y aplaudían (se ríe). ¡Bienvenido a la Tierra! (se ríe). Y ese era el primer sonido que el bebé oía: la Hermandad aplaudiendo.

 

Cuando una hermana fallecía, y ustedes sabían que era inminente, si era posible y había tiempo, ella se iba de la misma manera que había llegado: sosteniéndola de las manos.

 

Un evento compasivo, una ceremonia de despedida con la Hermandad. No se trata solo de espiritualidad; es camaradería, vida y muerte, propósito y belleza.

 

 

Si pudieran pasar eso al planeta, ¿se imaginan cuán suave sería? Honrar el nacimiento de este modo; honrar la muerte de este modo; que la vida misma sea suave, compasiva y hermosa. Esto es la Hermandad y todo lo que ella abarca, esta es la Hermandad, y yo estaba allí.

 

En su mente, sientan la brisa, siéntanla soplar en sus negros cabellos, sentadas como antes lo hicieron, recordando cómo era.

 

Que comience.

 

Y así es.

 

 

Kryon

 

http://sacredenergyalchemy.com/wp-content/uploads/2014/03/Sisterhood-Atlanta-15.mp3

 

TRADUCCIÓN: Cristina Cáffaro

http://sacredenergyalchemy.com/wp-content/uploads/2014/03/Sisterhood-SunValley.mp3

AUTOR: Lee Carroll

 

 

VISTO EN:  www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Eva (Redactora GHB)

Eva es una de las redactoras de la gran familia de hermandadblanca.org.


Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend