Jeshua vía Pamela Kribbe: El Ancla (Parte 2)

Lucas María
Lucas María

Queremos compartir contigo la Segunda Parte del Mensaje de Jeshua: “El Ancla”, la Energías de la Madre Tierra. Si aún no has hecho lectura de la Primera Parte, te invito para que lo hagas antes de continuar con la lectura de esta Parte 2.

Aquí puedes hacer lectura de la Primera Parte: Jeshua vía Pamela Kribbe: El Ancla (Parte 1)

Recuerda que este mensaje fue recibido vía Pamela Kribbe el día 28 de abril 2019.

Jeshua: «El Ancla»

La Energía de la Madre Tierra

«Denle una oportunidad. Siéntanse transportados por una corriente con la Energía de la Madre Tierra estable y tranquila que rodea sus piernas y caderas, hasta sus abdómenes»

«Esta energía de la Madre Tierra es silenciosa y, sin embargo, es muy específica, ya que fluye exactamente hacia aquellas partes de ustedes que pueden hacer uso de mayor estabilidad y seguridad. ¿Pueden permitirse ser abrazados por la Tierra, por su fuerza y su sabiduría?

Sientan cómo ese poder alivia los pensamientos ocupados en sus cabezas, el deseo de dirigir y controlar la vida. Cuando están conectados con el flujo de la Tierra, dejan ir ese deseo y comienzan a pensar con sus corazones y no con sus cabezas.

«Denle una oportunidad. Siéntanse transportados por una corriente con la Energía de la Madre Tierra estable y tranquila que rodea sus piernas y caderas, hasta sus abdómenes«

Sientan cómo pueden dejar de lado todo lo demás, pues esta corriente los sostiene. Vean qué le sucede a la energía en sus cabezas y cuán silenciosas se vuelven. Imaginen que todos estos pensamientos, exámenes y reflexiones sobre ustedes, corre como el agua en un pato.

Sus cabezas se vuelven menos activas y más tranquilas. Pueden experimentar, en el centro de sus cabezas, un punto que observa sin pensar.

Es simplemente una presencia, una conciencia, que no razona, sino que observa. Sientan lo agradable que es estar allí y que no tienen que hacer nada: están alertas y presentes.

Observen desde su Interior

Ahora dirijan su atención desde el punto de tranquilidad en el centro de sus cabezas hacia el área de sus corazones, de los sentimientos.

Con el “ojo” en sus cabezas, busquen cuidadosamente el área de sus corazones, las energías sutiles y refinadas que allí se encuentran.

No tengan expectativas ni juicios sobre lo que ven. Algunos de ustedes pueden experimentar una sensación de calidez en el corazón, mientras que otros pueden experimentar la sensación de que hay algo cerrado allí.

Tal vez a sus corazones les asuste el abrirse y eso es bastante comprensible, porque en cada uno de ustedes viven viejos miedos y convicciones que hacen que sea difícil mantener sus corazones abiertos.

«Ahora, mientras se sienten apoyados por la Energía de la Madre Tierra y crean un lugar tranquilo en sus cabezas, vamos a mirar esos viejos temores o pensamientos negativos que les impiden abrir de nuevo sus corazones«

Lo más importante es que observen desde su interior, y no a través de influencias externas, formas de pensamiento, o juzgando algo como un «debería ser«, sino con una mirada pura y abierta.

Sientan ese espacio en sus corazones por un momento, un espacio lleno de belleza eterna que les pertenece a ustedes, a sus almas.

Vean allí la luz que ustedes son y que han desarrollado a través de las muchas vidas que ya han llevado en la Tierra y en otros lugares.

«Ahora, mientras se sienten apoyados por la Energía de la Madre Tierra y crean un lugar tranquilo en sus cabezas, vamos a mirar esos viejos temores o pensamientos negativos que les impiden abrir de nuevo sus corazones»

Ustedes son Seres Desarrollados

No tienen que saber exactamente dónde y cómo, pero dense cuenta de que son seres desarrollados a través de sus muchas experiencias y vidas donde han descubierto y explorado muchos aspectos de sí mismos y los han llevado a la conciencia.

«Sientan por un momento la riqueza en sus corazones, sientan la Energía de la Madre Tierra y el refinamiento y los matices con los que pueden pensar y sentir«

Pueden ver colores e imágenes de la naturaleza, como flores, etc., aunque no importa lo que vean.

Sólo deben saber que la riqueza está ahí, aunque hay partes de ustedes que aún están bajo llave, porque tienen miedo de dejar que esta riqueza sea vista por ustedes y por el mundo.

Está ahí, lo veo, y es por eso que los quiero tanto y los aprecio tan profundamente.

También veo el dolor que experimentan cuando sellan partes de ustedes mismos: sus propias riquezas y abundancias, su propio amor y luz. ¡Es doloroso vivir de esa manera!

La puerta de sus corazones

Aunque a veces parece más seguro aislar partes de sí mismos, sientan por un momento lo que esto les hace.

Sientan la luz, la alegría, el entusiasmo que naturalmente quiere fluir, y que quiere ser visto y conectado con el mundo.

Sientan la inspiración que vive en lo profundo de ustedes.

Ahora vamos a abrir una puerta por medio de la cual se libera algo dentro de ustedes, pues ha llegado el momento.

Ahora puede fluir y manifestarse en ustedes de una manera buena y fina en sus vidas. Imaginen por un momento que ven en la zona de sus corazones una puerta vieja y oxidada que se abre con mucha dificultad.

Sientan la energía de esta puerta, que han puesto allí para sobrevivir emocionalmente, o incluso físicamente«.

La Energía de la Madre Tierra es extraordinaria, te invitamos para que comentes tus experiencias en relación; así mismo, te invitamos a estar pendiente de la tercera parte de este asombroso mensaje de Jeshua, «El Ancla».

Autor: Lucas, Redactor y Traductor en la Gran Familia de hermandadblanca.org

Fuente: Pamela Kribbe

URL Original: Sananda via Pamela Kribbe, April 28th, 2019

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx