Runa Ehwaz: Leyenda mitológica y significado de las antiguas runas vikingas

Lucas María
Lucas María

«Es una vieja costumbre de los más sabios el dejar ir.»

– La Saga de Harald Hardrade, c.27

El uso de las runas vikingas (proveniente de la raíz ‘run-’ del antiguo gótico, traducida como ‘secreto’ o ‘susurro’) comprendió principalmente la escritura en las antiguas lenguas germánicas, sobre todo en las islas de Gran Bretaña y la región de Escandinavia, aunque terminó por expandirse a las regiones de Europa Oriental y Central durante la Edad Media. Según las antiguas creencias escandinavas, el origen de estas runas proviene de los dioses. Es un regalo que Odín le hace a los hombres.

Estas runas, fueron además utilizadas con fines mágicos. Según las creencias, tienen la capacidad para materializar las invocaciones y los hechizos escritos en los objetos. Y gracias al escritor germano-austríaco Guido von List, y su sistema de adivinación moderno de runas armanen, el poder de las runas vikingas ha llegado a nosotros el día de hoy.

En esta oportunidad, hablaremos de la runa Ehwaz.

Mitología de la Runa Ehwaz

Ehwaz es la reconstrucción lingüística de la runa del alfabeto futhark antiguo que es la que representa a la letra ‘e’. Esta palabra se traduce como una de las criaturas con mayor importancia en la mitología nórdica: el caballo.

Según esta mitología, Sól (también conocida como Sunna), la representación femenina del sol, se mueve por los cielos en su carroza tirada por dos de las criaturas representadas por la runa Ehwaz: los caballos Árvakr (‘madrugador’) y Alsviðr (‘veloz’), huyendo de Sköll, el lobo que los acecha esperando la oportunidad para devorar al sol, lo que sucederá el día del Ragnarok.

También Odín poseía él mismo un caballo muy especial. Este es Sleipnir (‘escurridizo’), de ocho patas, descrito en la Edda prosáica como el mejor de todos los caballos. Según el folklore, se cree que también es el creador de Ásbyrgi, el cañón ubicado al norte de Islandia.

Significado de la Runa Ehwaz

La runa Ehwaz, en su relación con el movimiento del sol, también nos habla de nuestro propio movimiento y las transiciones. Tiene que ver con el comienzo de nuevas etapas y el cambio. Se encuentra asociada también a un nuevo despertar.

La transformación es inevitable, pues la existencia es dinámica y todo muta, todo se modifica constantemente. Así, debemos dejar que lo viejo de lugar a lo nuevo. Desapegarnos.

Así, la runa Ehwaz nos invita a ponernos a disposición de realizar la transición que necesitamos con urgencia. De esta manera nos habla de la importancia de ser tenaz con nuestros procesos, del esfuerzo y la disciplina. Cambiar nuestro estilo de vida, y replantearnos el sentido para lo que hacemos.

Cuando la runa Ehwaz se encuentra invertida, tiene que ver con los cambios repentinos en nuestros planes. Los bloqueos inesperados en los procesos que vienen llevándose a cabo en nuestra vida. Sin embargo, aunque puede aparentar que nada se está moviendo, los engranajes se mantienen en marcha constantemente. Confía y mantente atento para ponerte en acción en cuanto la oportunidad se presente.

Bajo la correcta perspectiva no existen las oportunidades desperdiciadas. Ellas se muestran continuamente para que elijas sabiamente en cuales embarcarte. Procura mantener una perspectiva positiva acerca de las complicaciones que se te presentan.

Cuando la runa Ehwaz se encuentra acompañada de runas negativas, implica una necesidad de resistir y dejar las decisiones importantes para más adelante.

Todo cambia y se transforma en la existencia. Nada permanece inmutable a lo largo de su vida. Y tú tampoco.

Cambia. Permítete crecer.

Pues la vida espera para aquellos que participan en el ciclo eterno de la existencia.

AUTOR: Lucas, redactor y traductor de la gran familia de hermandadblanca.org

IMAGEN: Imagen de portada por VirtualWolf

FUENTES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx