La Voz

la voz - chakras-notas

 

LA VOZ   

 

Tu voz es como una firma precisa de cómo respiras y de cómo eres. Es un hilo sutil entre tu cuerpo y tu esencia. “Es el reflejo del alma” decía Platón. La voz nunca miente y en cambio lo dice todo de nosotros a cada instante, puesto que parte de nuestro centro y transmite todo nuestro ser. Es inmaterial, pero su esencia proviene de lo material: proceso vocal y mecánica respiratoria van estrechamente unidos.

 

Por ello, mejorar la voz (y, por ende, el canto) pasa necesariamente por recuperar una respiración amplia, profunda y anclada en tu centro vital. Tirando de este hilo, puedes reconstruirte y armonizarte a nivel vocal y a nivel interior. Si la sigues hacia dentro, te armonizas, te reconstruyes, y te acercas a lo que eres, ya que tu voz es el reflejo tu mundo interior. A la vez puede ser una potente herramienta para indagar adentro tuyo, y acercarte a tu esencia. Cantar e incluso hablar así es una gran ayuda para tu desarrollo y crecimiento personal: te aporta autoconocimiento, equilibrio emocional, más energía y autoestima. Es importante volver nuestra respiración y nuestra voz de nuevo libres y conectadas a la vida que teníamos al nacer. Esta conexión esencial y libertad se pierden por las tensiones y los impactos de la vida, que nos empujan hacia una respiración torácica superficial. Así nos desconectamos de nuestros instintos, de nuestras emociones, y nos encerramos al nivel mental. Así nuestra voz es solamente un pálido reflejo de lo que podría ser.

 

Los expertos consideran que llegamos a una conclusión de nuestra persona según dónde nos suena nuestra voz:

– En la cabeza: muestra que estamos emocionados y nos conectamos con la materia aprendida.

– En la garganta: ¿Decimos bien lo que los demás quieren oír?

– En el pecho: Convicción (“me refiero a lo que digo; lo que digo es lo que quiero decir”).

– En el corazón: amor, cariño, emoción, “hablo lo que siento”, se oye una sincera pasión y compromiso.

– En el estómago: “Lo digo como es” (demuestra gran confianza en uno mismo).

 

La voz puede trabajarse según algunas variables, todas ellas mejorables si realizamos algún tipo de entrenamiento con la voz:

– tipo de voz: recuperando nuestra propia voz sana sabremos si somos soprano, mezzo, alto (mujeres), o tenor, barítono, bajo (hombres).

– tesitura (gama de notas que podemos alcanzar): a pesar de que nos parezca algo exagerado, todos tenemos dos octavas y media de recorrido musical de nuestra voz. De nosotros depende si queremos recuperar las notas perdidas a lo largo de nuestros años de vida.

– potencia de la voz: la potencia o “chorro” de voz se reconquista, entre otras formas, con un apoyo sólido en el vientre o “hara” y liberando tensiones corporales.

– armónicos: todos tenemos varias frecuencias de onda en nuestra voz, los cuales vamos dejándonos perdidos en el camino de la vida, como decía al principio. Esas vibraciones o frecuencias sonoras vuelven naturalmente a medida que trabajamos sobre la voz (el cuerpo liberado de tensiones vibra por sí mismo, libre y sin tapujos añadidos).

– dirección: una voz con buena dirección es la que nace como resultado de una proyección que utiliza correctamente el polo superior de la voz.

 

La terapia de la voz utiliza diversas técnicas (calentamiento corporal, calentamiento vocal y técnicas vocales) para lograr sus objetivos terapéuticos, entre otras:

• Ejercicios corporales (preparación del cuerpo y del aparato fonador) y emisión de los sonidos para acompañar ciertos movimientos.

• Gimnasia para la lengua

• Juegos vocales (imitación de sonidos: pájaros que cantan, ruido de caballos, viento…).

• Cantar una canción.

• Improvisación vocal (con instrumentos o “a capella”).

 

El beneficio de utilizar tu voz de manera terapéutica es claro: te sientes más seguro de ti mismo, creativo y alegre. Sueltas miedos e inhibiciones, y toda tu personalidad se equilibra. Mejoras tu gestión del estrés y de la ansiedad.Te proporciona un mayor crecimiento personal y conexión al “hara” (conectando tu respiración a tu “hara” o centro vital te estás reconectando con el instante presente). Desde este punto te sientes más estable, encuentras herramientas para dominar tus emociones y apaciguar tu pensamiento. Esto es también de excelente ayuda para el camino interior y la meditación, y te lleva a un grado de conciencia más fino de la vida. Es importante que “el tubo” de tu voz se abra: tu voz y (si lo practicas) tu canto ganan en tesitura, armónicos, enfoque y direccionalidad. Así dotas a tu persona de una voz “con más gancho”. Tu voz hablada estará bien asentada, se escuchará mejor y no te cansarás al hacerlo. Así pues, el cuidado y educación terapéutica de tu voz te permite liberar tensiones y bloqueos profundos a nivel físico y emocional: se convierte así en una herramienta más de tu crecimiento personal. En tu vida cotidiana te permite entrar en comunicación de una manera nueva con los demás, con confianza y apertura. Mejoras tu gestión del estrés. Recuperas vitalidad, creatividad, y confianza. Te sientes más auténtic@.

 

 

IVÁN

Terapeuta de Reiki

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
ESPACIO PATROCINADORES

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend