Home » Sabiduria y Conocimiento » Yoga » El Yoga de los Sueños 2: los métodos para practicar la esencia de los sueños.

El Yoga de los Sueños 2: los métodos para practicar la esencia de los sueños.

20170425 gonzevagonz23596 id125113 la esencia de los sueños - El Yoga de los Sueños 2: los métodos para practicar la esencia de los sueños. - hermandadblanca.org

“La narración de un sueño no puede transmitir 

esa idea de verse atrapado en lo inconcebible, 

que es la esencia misma de los sueños…”

– Joseph Conrad-

Las cinco subdivisiones para cortar con el apego a los sueños son:

– Las explicaciones de cómo practicar la esencia de los canales y el prana.

– Los sueños.

– El cuerpo ilusorio.

– La luz clara.

– la transferencia.

La primera subdivisión explica cómo practicar la esencia de los canales y el prana (en el marco del hinduismo, el praná o prāṇa es una palabra en sánscrito que significa ‘aire inspirado’ o energía vital). Esto supone aprender la respiración Kumbhaka (la esencia del prāṇāyāma es la cesación voluntaria de la inspiración y la espiración. Esta retención del aliento, denominada en sánscrito kumbhaka, es la práctica más importante. Se efectúa con los pulmones completamente llenos (antara) o completamente vacíos (bhaya)). de un maestro cualificado de yantra yoga y recibir la transmisión dsogchen (estado primordial y condición natural de todo ser, una condición no-dual, sin apego y conceptos) de un maestro capacitado. Es muy beneficioso para el practicante que desea tener éxito en el trabajo sobre los sueños, aprenda también cómo controlar el prana.

La segunda subdivisión es la explicación de cómo practicar la esencia de los sueños.

En cuanto a la preparación, puede ser beneficioso realizar un retiro para practicar en primer lugar la concentración en las seis sílabas y sus purificaciones. Las sílabas ASU, NRI, TRI, PRE y DU son cada una de ellas el símbolo de un reino de existencia, que incluyen a los dioses, semidioses, humanos, animales, espíritus famélicos y seres del averno. Después de haber hecho esta práctica por algún tiempo, pueden aparecer muchos sueños desordenados. La aparición de numerosos sueños desordenados es un signo de que la preparación es completa y que uno puede proceder con la práctica.

La explicación de cómo practicar la esencia de los sueños tiene dos divisiones:

  • La explicación de los métodos para aplicar los puntos esenciales de los sueños.

  • La explicación de los puntos esenciales sobre cómo desarrollar acciones dentro de los sueños.

En cuanto al método de aplicaicón, todavía existen tres divisiones o subdivisiones esenciales:

  • Examinar los sueños.

  • Controlarlos.

  • Diferenciar y conocer el pagchag, las huellas kármicas.

Como preparación al examen de los sueños, es aconsejable relajar el cuerpo, por ejemplo por medio de baños y masaje cada noche antes de acostarse. Uno debe tomar la determinación de progresar en el camino hacia la completa consciencia y lucidez en los sueños y nunca ser distraído ni apartado de este punto de intención principal: “voy a hacerme consciente de mis sueños”.

Se puede utilizar alguna posición especial para facilitar esta práctica. Así, el practicante se tiende sobre su costado, el lado derecho tiene que ver con la claridad, y el izquierdo con la vacuidad para los hombres, mientras que para las mujeres es a la inversa.. Hay que cerrar la fosa nasal correspondiente con un dedo de la mano que permanece debajo de la mejilla. Puesto que el lado izquierdo es el que dirige o permite que opere el vacío y el lado derecho ayuda a que opere la claridad, es preferible inicialmente que los hombres se tumben sobre su costado izquierdo promoviéndose así la claridad, haciendo que el lado derecho permanezca sin obstáculos, y viceversa para las mujeres. Más tarde, a medida que la práctica adquiera estabilidad, la posición no tendrá importancia.

PUBLICIDAD GOOGLE

Si no hay claridad y no se ha tenido ningún sueño, es que hay un problema; el sueño es demasiado profundo. En este caso, uno debe elevar la cama o la almohada o dormir con una luz encendida o con una ventana abierta. También se puede intentar utilizar menos coberturas en la cama, permitir que entre más aire en el dormitorio, o dormir en un lugar más abierto. Si a pesar de ello los sueños aún no aparecen se puede experimentar durmiendo de cualquier forma que uno encuentre confortable tanto si es sobre el costado derecho como el izquierdo.

No obstante, si los sueños todavía no son claros hay que visualizar un Tingle blanco creciente resplandeciente localizado en el tercer ojo, en la frente. Thigle o Tingle literalmente significa “gotas” y se utiliza tradicionalmente para describir las “esferas de la luz del arco iris“, que es la realidad de la sustancia fundamental.

Si todavía no aparece nada, hay que visualizar la sílaba blanca A con una radiación aumentando su brillo cada noche. Gradualmente, concentrando la mente de esta forma, cualquier sueño que surja será claro. Si a causa de esta concentración, resulta difícil dormirse, entonces hay que visualizar la letra A roja en la garganta. Si eso resulta difícil una bola roja será suficiente. Si todavía no recuerdas los sueños visualiza la letra o la semilla roja aumentando de luminosidad sucesivamente cada noche.

Con todo, si persiste la dificultad piensa en una semilla blanca en tu frente. Estas concentraciones deben realizarse solamente si no se recuerdan los sueños.

Si eres capaz de dormirte en este estado de concentración, los sueños que surgirán, sin duda, serán claros. Tus sueños también estarán más asociados con la claridad y poco a poco desarrollarás una gran alerta.

Habiendo examinado los sueños de esta forma, podemos ahora empezar a controlarlos. Si nuestros sueños son claros, pero no permanecemos lúcidos en el estado del sueño, con gran determinación hay que entrenar la mente pensando en que “todas las percepciones del día son un sueño”. Continuamente recuerda que todo lo que ves y todo lo que haces no es más que un sueño. Al ver todo lo que haces durante el día como si fuera un sueño, los sueños y la consciencia se mezclan completamente. Si te concentras suficiente durante el día imaginando que estás viviendo en un sueño, entonces durante la noche el mismo sueño parecerá menos real. El sujeto que experimenta el sueño es la mente. Teniendo el pensamiento de que todo es un sueño, empiezas a disolver este “sujeto”. En otras palabras, la mente empieza a disolverse de forma natural.

Se descubre que el sujeto no es concreto y la visión sólo es un “reflejo”. Así, uno se hace consciente de la verdadera naturaleza de ambas. La visión creada por el karma y el “rastro” psíquico o impresión de fondo, es el origen de todas las ilusiones. Si surge la consciencia auténtica de la realidad ilusoria, se llega a la desaparición de la “realidad sólida”. Llegar a esa realización significa tener la comprensión verdadera del estado de vigilia y del estado de los sueños.

Por lo tanto, antes de dormirte continúa concentrándote bien en la A roja en la garganta. Mantener tu atención así antes de dormirte induce a que el lung o el prana se fije ahí gracias a esa concentración. Después, una vez te has dormido sin haberte mantenido despierto o distraído por la visualización de la letra roja radiante en la garganta, los sueños serán reconocidos como sueños. En relación con este proceso, cuando aparecen pesadillas con asuntos que dan miedo como inundaciones, incendios, perros agresivos u otros animales, enemigos, precipicios etc, debido a este sobresalto puedes volverte lúcido de repente y pensar “esto es un sueño”. A esto se le denomina “reconocer un sueño a la fuerza” o “diferenciar el sueño por medios violentos”. Conseguir la lucidez de esta manera es relativamente común; una vez hayas obtenido este reconocimiento y te hayas familiarizado con la lucidez puedes reconocer todos los sueños tanto si el contenido es bueno como si es malo.

Después de que se pueden reconocer los sueños mientras se sueña, hay que adiestrarse con determinación, con todos los objetos mentales del día para poder manifestar mágicamente diferentes tipos de visiones. Por ejemplo, se pueden manifestar todo tipo de figuras divinas apacibles, alegres o iracundas igual que una variedad de seres por medio de la fantasía. De la misma manera que uno se adiestra con estos objetos mentales durante el día, se puede desarrollar la habilidad de manifestarlos con claridad durante los sueños en la noche.

Además, uno continúa entrenándose con los objetos mentales durante el día. Hay que practicar transformando deidades en nagas (seres parecidos a serpientes), nagas en deidades, hombres en mujeres, mujeres en hombres, cosas grandes en cosas pequeñas, cosas pequeñas en cosas grandes, color blanco en color rojo, color rojo en color blanco, uno en muchos, muchos en uno… Finalmente se pueden manifestar con claridad estos objetos del día durante los sueños de la noche.

20170425 gonzevagonz23596 id125113 test sueno1 0 - El Yoga de los Sueños 2: los métodos para practicar la esencia de los sueños. - hermandadblanca.org

La concentración intensa en un tema o en un sujeto conducirá a que surja un sueño. Si quieres soñar con una deidad tibetana, por ejemplo, piensa en esa deidad concentrándote intensamente en ella. El continuo progreso en el trabajo durante lo sueños, incluso cuando se ha alcanzado la consciencia lúcida, depende en gran medida de las actividades del día.

Conociendo la verdadera naturaleza del sueño, podrás finalmente transformarlo. Si sueñas con una serpiente, por ejemplo, una vez que reconozcas que estás soñando debes transformar la serpiente en cualquier cosa que desees, tal vez en un hombre. Así, no es el sueño el que dirige al soñador, sino el soñador el que dirigen el sueño.

Cuando hayas sido capaz de cambiar el sueño, desarrolla tu habilidad todavía un poco más cambiando los elementos del sueño, por ejemplo, colocar lo que está en el este en el oeste, multiplicar o condensar los elementos, dar la vuelta a las cosas, colocar arriba las cosas que están abajo o hacer que las cosas grandes sean pequeñas.

Este proceso aplícalo no sólo a las formas sino también a las sensaciones. Si sueñas con algo agradable transfórmalo en algo desagradable. Sistemáticamente da la vuelta a todas las cosas. En medio de esta transformación intencional pueden surgir imágenes espontáneas. Por ejemplo, si estás soñando que estás en un bosque y escoges cambiar la situación y colocarte en un desierto, algunos de los objetos que surgen pueden ser diferentes de lo que tú tenías interés en proyectar. A medida que uno progresa y es capaz de mantener la alerta en la meditación, las experiencias de claridad surgirán de forma espontánea.

Después de esto, se continúa el entrenamiento viajando fantasiosamente a cualquier lugar que nunca hayas visitado antes, incluyendo los reinos puros. Con este entrenamiento se puede viajar a esos lugares en sueños, durante la noche. También puedes adiestrarte imaginando encontrarte con gente sin entrar en consideraciones de que las conozcas o no, involucrarte en toda clase de conversaciones sobre temas que pueden ser de interés para tí. También se puede viajar a cualquier reino puro y encontrarse con muchos maestros y rigdzins, tanto si los has encontrado antes como si no, y recibir todo tipo de enseñanzas profundas e instrucciones de ellos. Con un entrenamiento sincero y con gran diligencia, se puede conseguir una gran habilidad en la práctica de soñar.

Otro método para aplicar los puntos fundamentales de los sueños pertenece al método de conocer las huellas kármicas en los sueños. Si durante la noche uno sueña predominantemente con lugares y cosas por las que uno ha sentido apego, estos sueños son básicamente debidos a impresiones kármicas de anteriores apegos. Si surgen muchísimas imágenes del pasado como de la infancia, por ejemplo, o incluso de otras vidas, se puede afirmar que los sueños están siendo influidos por el “rastro” psíquico o impresión de fondo de estas imágenes. En este caso, la transformación de los sueños puede ser un poco más difícil. Por otro lado, si las huellas kármicas de los sueños previos son débiles, será muy fácil transformarlos.

Si los sueños que uno tiene son, por lo general, sobre circunstancias actuales, entonces, a causa de que uno puede analizar las huellas kármicas del sueño es muy fácil transformar el sueño. En este caso, entrenarse es relativamente sencillo y se puede ser un experto incluso en tres o cuatro días.

Por otro lado, si en los sueños predominan viajes a lugares desconocidos o el encontrarse con gente que no resulta familiar, puede ser difícil ponerles fin o agotar el estado del sueño. Estos tipos de sueños suponen una dificultad para ser transformados. Además, si uno sueña una mezcla confusa de los tres aspectos mencionados anteriormente, esto es debido al apego hacia los objetos mentales experimentados previamente, mezclados con algunas circunstancias actuales y cosas poco familiares. A esto se lo define como “la unión de los tres tipos de huellas kármicas” (pagcha sumdu). En esta situación es muy difícil conseguir cortar de una forma definitiva a través de los sueños. Es una indicación de que el proceso de trascender el estado del sueño será largo y extremadamente difícil. Si nos encontramos con obstáculos que impiden la superación final de los sueños, debemos establecer un propósito, una determinación más profunda.

La segunda subdivisión de cómo practicar la esencia de los sueños explica los puntos esenciales sobre realizar acciones dentro de los sueños. A su vez, tiene ocho subdivisiones. Estas son los métodos para entrenarse, transformar, disolver, desordenar, estabilizar, esencializar, sostener e invertir los sueños.

 


20170425 gonzevagonz23596 id125113 los suenos1 - El Yoga de los Sueños 2: los métodos para practicar la esencia de los sueños. - hermandadblanca.org

 

Entrenarse

Durante el día, al entender la naturaleza de los sueños, hay que transformar cualquier manifestación de lo que se ha soñado durante la noche previa en varios objetos mentales diversos. Entrena la mente en que todas las manifestaciones externas no son reales y mira directamente hacia la naturaleza esencial de quien está haciendo el entrenamiento. Es muy importante dejar cualquier cosa que se manifiesta en su esencia desnuda, más allá de cualquier origen o fundamento.

Reconocer que cualquier cosa que se manifieste es su propia automanifestación sin ningún punto de referencia, sin existencia, sin fundamento y sin identidad. Al entrenarse así, uno se familiariza con esta práctica y cualquier fenómeno que se manifieste de una manera concreta, solamente se considera como una ilusión, un sueño que surge de uno mismo, una percepción kármica ilusoria del karma y de las huellas kármicas y de los apegos engañosos, todo lo cal se disuelve en su propia naturaleza.

PUBLICIDAD GOOGLE

Además, al soñar durante la noche, no habrá distracciones. Así, día y noche nunca nos separamos del chakra de la condición real.

Transformar

Para la segunda acción, el método de transformar los sueños, hay dos subdivisiones. La primera es el punto esencial para transformar los sueños en manifestaciones. En vistas a esto, durante el día, hay que utilizar la ayuda de un espejo. Hay que entrenarse para transformar el reflejo de uno mismo en otro. Por ejemplo, transformar todas las manifestaciones en figuras divinas etc. Este ejercicio te asistirá para transformar los sueños durante la noche, y poco a poco tu capacidad de transformar será más completa. Por ejemplo, empezando por reconfigurar los objetos de los sueños en animales se descubrirá la capacidad para cambiar cualquier manifestación en mandalas de deidades como reinos puros, o los ocho ejemplos de engaño etc.

A continuación se exponen los puntos fundamentales para transformar los sueños en vacuidad. A medida que se continúa hacia el dominio del estado de sueño, la técnica principal que se sigue es mezclar las visiones del día con los sueños. Hay que llevar continuamente la propia alerta hacia los sueños que tienes. Tan pronto surge el sueño, instantáneamente sé consciente de que es irreal. También hay que traer este mismo reconocimiento de irrealidad hacia las percepciones del día. A medida que desarrollamos nuestra consciencia de la naturaleza del sueño, podemos usar los sueños para fomentar nuestras consciencia meditativa. Por ejemplo, un meditador que conozca la naturaleza de la “visión” (de la existencia fenoménica) encuentra su vacío. Esta percepción de la vacuidad de la visión puede transferirse al sueño. Si, mientras sueñas, no sólo eres consciente de que estás soñando, sino también de que toda la experiencia es una ilusión, penetras en el corazón del vacío. Así, un sueño puede ser transformado en el conocimiento de la vacuidad, shunyata.

A medida que la meditación se estabiliza, las manifestaciones engañosas de la existencia durante el día se vuelven vacías al momento, como nubes que desaparecen en el cielo o humo que se desvanece en el espacio. Todo esto se lleva al estado del soñar. En tus sueños, serás capaz de manifestar la vacuidad más allá de los pensamientos. Continúa el entrenamiento de la mente con esta práctica de atención para comprender que ninguna manifestación externa es real. Deja de lado cualquier manifestación en su esencia desnuda, más allá de sus orígenes, más allá de cualquier punto de referencia o fundamento.

Disolver.

La siguiente subdivisión de la acción es el método para disolver los sueños. Durante el día uno no considera las manifestaciones de los sueños como reales, y cuando se está soñando se mantiene la lucidez. A pesar de que la consciencia de la verdadera naturaleza del sueño puede fortalecer la consciencia meditativa, también existe el peligro de que al desarrollar la habilidad de transformar las imágenes de los sueños brote el apego. Este apego debe ser superado. Sin sentier orgullo por la habilidad de entrenarse y transformar se debe acabar con el apego reconociendo la no realidad y la insustancialidad de todo lo que surja.

La forma principal de eliminar el apego con la experiencia del sueño es triple. En primer lugar, durante el día no te quedes en los sueños que has tenido. En segundo lugar, mientras estés soñando, observa sin juzgar, sin placer o miedo, sin consideraciones de que el sueño sea positivo o negativo, con lo que puede provocar alegría o infelicidad, es decir, apego. En tercer lugar, mientras sueñes y después del sueño no “diferencies” lo que es “sujeto” de lo que es “objeto”, es decir, no consideres cuál de la imagen que ha aparecido es real. Al proceder de esta manera, encontrarás que los sueños más complejos, normalmente se simplifican, se vuelven más ligeros y finalmente pueden desaparecer por completo. Así, todo lo que era condicionado, será liberado. En este momento los sueños cesan. Externamente, la presencia de uno no se apega a la manifestación. A nivel interno, la presencia instantánea de uno mismo tampoco se apega a los reflejos que manifiesta directamente. Sin ser condicionado por los conceptos de conectar la dualidad de la manifestación y la mente, más allá de sujeto y objeto, uno encuentra la relajación en la profunda y espaciosa radiante y auto luminosa rigpa ( literalmente “consciencia” o “conocer”. En las enseñanzas de Dzogchen, rigpa se refiere a la consciencia alerta, no dual, pura e innata o claridad, cuya unión con el Vacío (Ma o kunzhi) constituye el Estado Natural de la Mente) sin fabricación mental o cualquier otra cosa.

Al progresar con la práctica, al principio, los sueños son muy burdos, luego más sutiles, después rastros de sueños olvidados, más adelante los sueños cada vez son más sutiles y finalmente no hay sueños. Cuando no hay sueños, incluso al dormir, se manifiestan vívidas apariencias como las percepciones del día se manifiestan a los sentidos del individuo. Integrando el dormir con la luz clara se mora en la dimensión más allá del apego a cualquier apariencia.

Desordenar

Desordenar los sueños” significa trabajar con la energía de los sueños. Transformar las manifestaciones del este, en un momento en particular, en el oeste, y transformar las manifestaciones del oeste en las del este. De forma similar, al entrenarse en desordenar en un estado indefinido todas las categorías posibles de cosas que pueden ser percibidas como desordenar la alegría en tristeza, lo no conceptual en lo conceptual, lo conceptual en lo no conceptual etc, será más fácil de hacerse experto en el desordenamiento de los sueños. También al desordenar en un estado indefinido las configuraciones del prana y de la mente en la localización de los cuatro o cinco chakras, se puede conseguir con más rapidez una gran destreza en desordenar los sueños.

Estabilizar

Estabilizar significa “establecer del todo”. Los canales son estabilizados cuando el cuerpo permanece en la postura de dormir del león según uno sea hombre o mujer. La mente se estabiliza con la visualización de la sílaba A roja en la garganta. Los sueños son estabilizados cuando se duerme sin ser distraído por los pensamientos. Entonces, aunque se duerma, sin caer bajo el poder delas consideraciones dualistas, como en el caso de ciertos aspectos manifestados de la experiencia o algunos aspectos de la experiencia de la consciencia, se permanece al desnudo en la esencia básica de la experiencia, sin estar atado por las cadenas del apego. Así, se afirma la estabilización en el momento exacto de la percepción directa que reconoce el preciso estado de liberación al desnudo.

Esencializar

La técnica especial para manifestar los sueños lúcidos es a la hora de dormirse y visualizar la letra A en el centro de la garganta y quedarse dormido en esta dimensión mientras se controlan los canales. En este momento, todas las manifestaciones son integradas en el estado de la comprensión. Sin distracciones, uno practica liberarse en el surgir” con todas las apariciones de sueños y todas las experiencias del día que ocurren de forma imparcial en series sin fin.

Sostener

Para poder entrar en la estructura pránica del thigle, se aspira suavemente mientras se permanece en la posición del león. Se imagina que mientras se aspira por la nariz todo el Universo, samsara y nirvana se disuelven a través de la nariz en el chakra del corazón, y el prana es mantenido en el interior. A continuación, visualizando la sílaba tibetana HAM en la cabeza y thigles descendiendo de ella, todas las manifestaciones se derriten libremente en el gozo.

Se visualiza el estado primordial de rigpa como una sílaba blanca radiante y refulgente dentro de un thigle de cinco colores como el hermoso reflejo en el espejo del propio corazón. Se medita manteniendo la mente concentrada tanto tiempo como sea posible en este estado pleno donde se practica con la irrealidad de los sueños que nos liberan mientras surgen.

Invertir

Fijando la mente en una A roja clara en una dimensión como de una tienda en la mitad del chakra de la garganta, uno se duermen manteniendo el prana y la energía luminosa en la garganta. De esta forma, se invierten todas las manifestaciones desde el chakra del corazón hasta el chakra de la garganta. En ese momento, sin centrarse en nada, se entra en la dimensión primordial, la condición prístina natural del espacio expansivo. Morando en la pureza de la vacuidad primordial todas las manifestaciones van más allá de los conceptos hacia la condición real y todas las apariencias del día, los sueños, las opiniones, las meditaciones, son dejadas libremente.

Cuando se experimenta esto, incluso aunque el marco de referencia del practicante puede que no sea perfecto, las personas con una capacidad superior pueden detener la continuación de los sueños. Las personas con una diligencia media son capaces de disolver rápidamente los sueños y los de menor diligencia, después de cambiar todos los sueños en buenas tendencias kármicas, finalmente también son capaces de detener la continuidad de los sueños.

Los practicantes, al principio tienen muchos sueños, algunos de los cuales tienen una cualidad muy clara. Gradualmente, con la práctica, los sueños disminuyen, desde el principio, aquellos de una diligencia superior tienen sueños cuya cualidad es cada vez más sutil y más ligera. Los de diligencia media tienen sueños muy claros desde el principio mientras que los de menor diligencia, inicialmente tienen sueños poco claros que gradualmente se hacen más claros.

Progresivamente, primero se desarrolla la capacidad de desarrollar lucidez dentro del sueño. En la fase intermedia se desarrolla la capacidad de cambiar los sueños con tendencias kármicas positivas. En los estados más avanzados, el practicante deja de soñar; el dormir se hace indiferenciable de la luz clara y todos los sueños se disuelven en ella. Esta fase se llama “los sueños se disuelven en la luz clara”.

AUTOR: Eva Villa, redactora en la gran familia de hermandadblanca.org

FUENTE: El Yoga de los Sueños” de Namkhai Norbu Rimpoche

 

ESPACIO PATROCINADORES
ESPACIO PATROCINADORES
Sobre Eva Villa (Redactora-Traductora GHB)
Escritora, guionista y pintora. Mis aficiones son los viajes, los idiomas, los animales y la búsqueda incansable de conocimiento.
Un comentario
  1. User comments

    muchas gracias

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend