Amistad. La diferencia entre ser popular y tener amigos verdaderos

Kikio
Kikio
20180123 kikio327154 id137492 los 10 mandamientos de las mejores amigas - Borrador automático - hermandadblanca.org

Ser popular es gratificante. Tener amigos de verdad, es una bendición.

La vida moderna nos ha puesto en un escaparate virtual, en el cual podemos mostrar lo que pensamos y sentimos. Pero para lograr una amistad verdadera, es necesario el contacto humano real, que vincula a dos personas.

Durante las últimas dos décadas, el estilo de vida de las nuevas generaciones y, en concreto, su forma de relacionarse, ha estado fuertemente vinculado a las redes sociales virtuales.

Es por eso que los jóvenes de hoy son más “amigueros” que en tiempos de antaño. Esto no tiene nada de malo. El punto es aprender a diferenciar entre la deseable situación de ser popular y la verdadera amistad. Deseable, porque los jóvenes le dan mucho valor al reconocimiento externo y al alcance de penetración de sus publicaciones en diferentes medios, aunado a la cantidad de aprobaciones llamadas “likes” que reciben de sus seguidores.

Con mucha frecuencia los escuchamos decir que tienen muchos amigos. Aunque en la gran mayoría de los casos, ni siquiera conocen en persona a un porcentaje importante de sus contactos en redes sociales.

La realidad es que la verdadera amistad requiere de un compromiso emotivo que necesariamente se gesta mediante el compañerismo, la afinidad de gustos y de personalidad y, desde luego, del tiempo compartido.

Bajo ninguna perspectiva, estamos pretendiendo satanizar  las tendencias actuales, que los jóvenes practican para socializar y comunicar sus inquietudes. Por el contrario, entendemos que la modernidad ha cambiado radicalmente al mundo y las formulas pasadas han evolucionado para dar paso a métodos complejos y muy ágiles de estar en contacto con muchas personas y en tiempo real.

20180123 kikio327154 id137492 MEejores amigas riendose 650×300 - Borrador automático - hermandadblanca.org

La amistad es un valor importantísimo. Desde las culturas más antiguas, se reconoce a la amistad como el complemento perfecto de una vida plena.

Todos necesitamos de la cercanía de otros seres. Por ello la vida nos brindó a la familia, para formar un grupo de almas afines que puedan transitar juntos el camino del aprendizaje y de la evolución espiritual.

Sin embargo, los amigos son especiales, pues podemos decir que son la familia que elegimos, no la que nos fue asignada por ley de karma y darma.

Hace años, los chicos aspiraban a un estatus de popularidad en sus círculos inmediatos, como el colegio y vecinos de su edad. Pero todo ello dependía de poseer una personalidad atractiva y de destacar en aspectos académicos, deportivos y sociales dentro de su comunidad.

En la actualidad, los jóvenes promedio no necesitan más que creatividad e inventiva para acumular desmedidamente seguidores y contactos nuevos en redes sociales. El problema surge cuando se confunden los conceptos de popularidad y amistad.

Sabemos que la amistad auténtica es el resultado de la convivencia personal de una emotividad compartida que se construye, generalmente durante años. Los verdaderos amigos están presentes en nuestra vida tanto en los eventos gratos como en los difíciles.

Mientras que nuestros contactos en aplicaciones de móvil o del ordenador, sólo nos brindan “likes” o breves comentarios a lo que publicamos.

Insistimos que sentirse en la cumbre de la popularidad no es malo, sin embargo, dejar de apreciar y valorar la verdadera amistad puede traernos consecuencias graves en el futuro. Incluso para fortalecer y construir una personalidad sana y honesta, es necesario experimentar esa seguridad que nos brinda el sentirnos reconocidos y aceptados.

Pero siempre debemos tener en cuenta que la amistad verdadera es un regalo precioso que nos da la vida, sólo a través de un grupo reducido de personas. Esas personas especiales que nos entienden a plenitud, que nos respetan y respaldan en todo momento. Que nos dan su cariño incondicional sin juzgarnos y sin condicionar nuestra forma de ser.

20180123 kikio327154 id137492 redes sociales portada1.jpg 594723958 - Borrador automático - hermandadblanca.org

Este es un nuevo estilo de comunicación global

Si eres padre de familia, te sugerimos charlar al respecto con tus hijos. Es imperante que ellos entiendan a temprana edad la diferencia entre la popularidad social y la amistad real. De ese modo, serán capaces de construir relaciones personales sanas y duraderas.

Aquellos de nosotros que hemos sido bendecidos al tener un amigo o amiga entrañable, sabemos que no cambiaríamos su amistad ni por un millón de “likes” o de contactos en aplicaciones virtuales.  

Cuando somos capaces de establecer honestamente la diferencia entre contactos y amigos, por ende estaremos solidificando nuestra personalidad, al reconocer que una amistad real por fuerza requiere de la convivencia personal y de recorrer juntos un camino que no se transita de un día para otro.

El mundo, las personas y la vida misma evolucionan constantemente. Nada se mantiene estático y necesitamos de una mente abierta para asumir y ejercer los cambios inminentes que nos encontramos a cada paso. Pero no se trata de preocuparnos o de ser fatalistas. Recordemos que, por ejemplo, hace más de cien años el único modo que teníamos para comunicarnos a distancia era el correo ordinario.

Cuando la humanidad empezó a conocer los primeros avances y desarrollos tecnológicos que prometían facilitar la comunicación, muchos grupos presentaron rechazo ante dichos inventos. A muchos grupos de personas les preocupaba que la calidez de la experiencia interpersonal, se perdieran al usar métodos “anti naturales” de estar cerca.

Desde luego, la historia nos ha demostrado que la tecnología ha sido un gran aliado en la evolución de las sociedades. Y, aunque siempre es común temer a lo nuevo y a lo desconocido, también es necesario aceptar que, una vez superado el miedo, la adaptación a los nuevos patrones de conducta nos permiten crecer en muchos aspectos y entender la vida con ojos más claros y objetivos.

20180123 kikio327154 id137492 Social Media and College Admissions.jpg 1024×701 - Borrador automático - hermandadblanca.org

Valora a tus amigos verdaderos

Seamos conscientes de una realidad absoluta: mis amigos forman parte importante de mi vida. Mis contactos en redes sociales, son fabulosos, pero enriquecen únicamente mi necesidad humana de reconocimiento y aceptación.

Nos interesa mucho abordar este tema con los chicos porque cuando confundimos estos dos conceptos, en algún punto del futuro, pueden verse violentadas nuestras expectativas de reacción, cuando experimentamos momentos difíciles, en las que obviamente necesitaremos de tener cerca a las personas que nos aman incondicionalmente.

Al entender dicha diferencia, no estaremos esperando apoyo, cariño, confianza y empatía de personas que sólo tienen una existencia virtual en nuestro camino.

Se trata de preparar a la psique de los jóvenes para que consoliden una emotividad y un estilo de pensamiento sano y equilibrado. Dentro de los parámetros a seguir, los padres deben fomentar que sus hijos cultiven y cuiden de sus relaciones amistosas, con tiempo de calidad y frecuencia deseable. 

Por otro lado, los chicos deben restringir la cantidad de tiempo que dedican a redes sociales, para no permitir que se geste una dependencia que esclavice su conducta. Y peor aún, que eso comience a interferir con su rendimiento académico.

Si desde el seno del hogar se crea un ambiente abierto, en el que las redes sociales se entienden y asumen como parte natural de la vida moderna, y al mismo tiempo, se enfatiza el enfoque de la energía emocional de los jóvenes, a cultivar valores sólidos, a ellos les será más fácil crear relaciones amistosas verdaderas y muy duraderas.

Pasar noventa minutos, dos o tres veces por semana frente al ordenador conviviendo con sus comunidades virtuales, representa para las nuevas generaciones una fuente emocional de aceptación y un escaparate ideal para expresarse libremente.  Pero excederse en esta práctica, puede derivar en conductas de dependencia y como padres hay que ser muy cuidadosos para que nuestros hijos tengan a la mano un entorno familiar basado en la confianza y el amor incondicional y que no sientan la necesidad de buscar reconocimiento y atención en otros entornos.

20180123 kikio327154 id137492 dia internacional de la amistad - Borrador automático - hermandadblanca.org

Los jóvenes y la tecnología

Estudios sobre conductas humanas, aseguran que siete de cada diez chicos invierten un promedio de cinco horas diarias en actualizar sus publicaciones en redes sociales. Y tres de cada diez, en el caso de adultos menores de cincuenta años, quienes le dedican de dos a tres horas por día.

El desarrollo de la personalidad de cualquier individuo está formado por etapas o ciclos. Uno de ellos, que por cierto es muy importante, es la búsqueda de la identidad. Para ello, la retroalimentación del entorno es básica, pues de ahí se obtienen los parámetros que definirán los rasgos que se usarán para consolidar la personalidad.

Otra etapa se relaciona con el sentido de pertenencia. Es decir, que una vez que descubrimos quiénes somos, nos es necesario sentirnos integrados a un grupo o comunidad.

Es por esto que los jóvenes encuentran grandes satisfactores internos al saberse populares. Como ya se mencionó, esto no tiene nada de malo. Sólo debemos vigilar que no se genere una adicción o dependencia a las redes sociales. Sobre todo porque no dejan de ser un universo virtual, y la idea es que cada persona tenga la capacidad de ser funcional en el ámbito de la realidad y relegar las experiencias virtuales, sólo para reforzar eventualmente una necesidad de reconocimiento externo.

La convivencia persona a apersona y con tiempo de calidad es la que consolida amistades verdaderas. Siempre será preferible que dos amigas se visiten y pasen una tarde juntas, a que se comuniquen mediante aplicaciones de móvil o de ordenador. Un ambiente abierto en el hogar, bajo el cual los chicos se sientan con la confianza de invitar a sus amigos a convivir en persona, fomenta la cercanía y promueve que se establezcan amistades reales.

20180123 kikio327154 id137492 espanoles social media 810×540 - Borrador automático - hermandadblanca.org

Tal vez tengas cientos de contactos en tus redes virtuales. Pero si cuentas con tal sólo un amigo real, puedes considerarte afortunado y bendecido

Los “likes” alimentan el ego y refuerzan nuestra autoconfianza. Pero un abrazo sincero, una palabra cálida o la sola presencia de un verdadero amigo en situaciones difíciles, puede hacer la diferencia.

Ahora bien, este asunto no es un fenómeno exclusivo de personas jóvenes o adolescentes. La modernidad llego temprano a la vida de muchos que hoy somos adultos y nos ha permitido ampliar nuestros horizontes de comunicación. Gracias a una aplicación de ordenador muy popular hoy en día, pude contactar a muchos de mis antiguos compañeros de colegio. Ahora tenemos un grupo “virtual” en el que compartimos nuestras historias de vida e incluso hemos podido organizar dos grandiosas reuniones de exalumnos.

Para muchos de nosotros, la tecnología y las nuevas alternativas de contacto, nos han permitido acercarnos de nuevo. Pero caer en las garras de una adicción a las redes sociales, no le sucede sólo a los chicos. Por eso debemos utilizar esas herramientas para consolidar un estilo de vida que nos exige estar siempre presentes en la vida de otros, pero nunca desacreditando el valor de los amigos que nos han acompañado a lo largo del camino.

Todos tenemos ocupaciones y actividades que nos demandad de tiempo y energía. Pero es muy importante que no nos dejemos seducir por la facilidad de mandar un mensaje de texto o de voz, en lugar de realizar una llamada o incluso  visitar a ese amigo que cumple años o a esa amiga especial que tiene un problema y necesita de nuestro cariño y apoyo.

20180123 kikio327154 id137492 Fuente Shutterstock Autor Andresr redsocial 684×513 - Borrador automático - hermandadblanca.org

Tus amigos son la familia que elegiste

Es imposible negar que la vida actual se desarrolla de forma muy diferente de como acontecía en el pasado.

No se trata de rechazar los nuevos estilos de comunicación, se trata de entenderlos de forma razonada como una realidad que seguirá cambiando y sorprendiéndonos con el paso del tiempo. Del mismo modo que debemos atesorar y rescatar valores humanos tan preciados como la amistad verdadera.

Es probable que no te hayas cuestionado sobre este tema. Ahora es tan común que nos comuniquemos y expresemos mediante aplicaciones del móvil o del ordenador, que ya nadie lo ve como algo de otro planeta. Sin embargo, no es buena idea subirnos al tren de la modernidad y abandonar el valioso concepto de la amistad.

Ser un buen amigo y tener un buen amigo, es un regalo sublime y sólo le es otorgado a quien asume el compromiso de cariño incondicional, entre dos seres que no tiene vínculos sanguíneos, pero que crearon lazos de amor y fraternidad, a base de compañía, empatía y compatibilidad. No permitas que tus relaciones de amistad se deterioren o se pierdan por pasar demasiado tiempo inmerso en redes sociales.

Recuerda que tu familia y amigos son el complemento perfecto de una vida plena y satisfactoria. Del mismo modo que tú, como amigo de alguien, formas parte importantísima de la vida de alguien más.

Como humanidad y sociedad debemos adaptarnos a los cambios. Como amigos, debemos valorar y cultivar ese precioso obsequio que nos fue dado.

AUTOR: Kikio, redactora en la gran familia hermandadblanca.org

Para saber más:

Soltando amistades tóxicas: Aprende a manejar el sentimiento de culpa

Compartir, El Valor de La Amistad , El Valor de Ser, por Maite Barnet

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx