Cristales Sanadores II: ¿Cómo elegir los cristales adecuados?

Estudio Luminica
Estudio Luminica

En nuestra entrega anterior tocamos el tema de los cristales sanadores y los beneficios que podían traer a la vida de todas las personas, no sólo aquellas cuyo deseo sea el de dedicarse a la terapia con cristales como camino espiritual, sino todas las personas que busquen una mayor conexión y desarrollo de sus metas y puedan utilizar los cristales como herramientas para lograrlo. También, se trató el tema del cuidado que debemos darle a aquellos cristales con los que decidamos conectar y cómo debemos establecer caminos de comunicación y conversación con cada uno de ellos, de forma diferente y especial, como los amigos que serán al acompañarnos en nuestro crecimiento integral y nuestra búsqueda de la luz.

¿Por qué es importante utilizar los cristales adecuados?

Indiscutiblemente el tema de la cristaloterapia es uno complejo y extenso que no siempre está al alcance de todas las personas; sin embargo, es el propósito principal de los presentes artículos y de la autora, colocar las herramientas básicas del poder de los cristales al servicio de todos aquellos que sientan el llamado de estos y que crean poseer las capacidades para explorar todas las posibilidades que el mundo de los minerales tiene para ofrecer. Dicho esto, es prácticamente imposible esperar disponer todo este conocimiento sólo en unas pocas palabras, ya que el arte del trabajo con cristales, como se explico anteriormente, es uno que depende tanto del cristaloterapeuta como de la piedra en sí y siempre se instará a la persona a continuar su estudio e investigación en el tema para mejorar su capacidad y desarrollo de espíritu.

Dejando en claro lo anterior, existen una serie de bases fundamentales que esperamos poner al servicio de todas las personas con la finalidad de asegurar que encuentren los cristales que mejor se ajusten a sus necesidades y aquellos con los que puedan establecer una mejor y más efectiva conexión, lo cual nos lleva a la pregunta inicial, ¿por qué es importante utilizar los cristales adecuados?

La respuesta a esto sería que cada cristal tiene un propósito especifico en el universo, al igual que lo tiene cada persona, y cuando estos dos propósitos se conectan, logran alinearse y dirigirse al mismo campo de acción y motivación, obteniendo los mejores resultados. Lo anterior quiere decir que nuestro campo espiritual se sintoniza con el del universo, ya que los cristales son como pequeños fragmentos de nuestro planeta que llegan a nuestras manos cargando con la información milenaria de éste.  Si cometemos el error de elegir un cristal que no se conecta con nosotros, en nuestro crecimiento o la búsqueda de nuestra meta, el resultado será básicamente nulo y de ellos sólo quedará la frustración de saber que nuestra inversión fue en vano.

Un cristal para cada persona

La creencia en la cual se basa la terapia con cristales sanadores dicta que debido a que estos han estado en la Tierra desde su origen, llevan gran parte de la historia y poder de ésta en su interior.  Tomando en cuenta ese conocimiento, es posible pensar que en la enorme e imposiblemente cuantificable variedad de cristales existente en el universo, cada persona puede encontrar el cristal que mejor se ajuste a ella. Ante esta incertidumbre es importante mencionar que no existe un solo cristal para cada quien, sino que existen múltiples cristales que pueden servirnos como guías en diferentes etapas de nuestra vida, con diferentes propósitos y diferentes aspectos que debemos sanar, y por eso es tan importante el uso de la intuición a la hora de seleccionar nuestros cristales, porque muchas veces el conocimientos que estos poseen de nuestras necesidades y dolencias es mucho mayor que el nuestro, ya que nuestro ojo humano solo es capaz de ver hasta cierto punto de nuestra búsqueda espiritual y muchas veces estamos cegados o en negación frente a nuestras propias insuficiencias.

La intuición y la elección de nuestros cristales

¿Qué implica la elección de cristales basándonos en la intuición? Básicamente, invertir los papeles y dejar que, por el contrario, nuestros cristales nos elijan a nosotros, abriéndonos a las posibilidades de que los cristales que creemos necesitar a veces son muy diferentes a los cristales que necesitamos realmente. Para explicar esto me valdré de una anécdota:

cristales sanadores ii 04 maria fernanda sequera hermandad blanca 1 cristales sanadores ii: ¿cómo elegir los cristales adecuados? ID160645 - hermandadblanca.org

La primera vez que tuve la oportunidad de visitar una tienda de cristales, mucho antes de iniciar mi camino como cristaloterapeuta, lo hice en compañía de una de mis amigas, quién estaba en la búsqueda de un cristal que la ayudara a superar un gran obstáculo en su vida y una prolongada etapa de duelo; mientras yo, que no estaba en búsqueda de nada específico, me guíe sólo por la curiosidad y decidí solicitar un cristal que me ayudará a obtener mayor paz mental y espiritual. Sin embargo, sé lo abrumador que puede ser visitar una tienda de cristales y encontrarse rodeados de ellos, percibiendo cada una de sus vibraciones. Quizás esta energía motivó que no pasara mucho tiempo antes de que me encontrara a mí misma recorriendo el lugar y observando la gran variedad de minerales y gemas a mi alrededor, sorprendida y fascinada por muchos de ellos y por lo que podían hacerme sentir.

Cuando ya se acercaba la hora de irnos, la persona detrás del mostrador de la tienda me enseñó la piedra que había seleccionado para mí. Era una citrina, uno de los cristales más comunes para todas aquellas personas que buscan tranquilidad emocional y una visión más positiva de la vida y el futuro. A pesar de todas las explicaciones que recibí al respecto, una vez tuve ese cristal en mi mano, no sentí nada especial. Aquello me llevo a plantearme la pregunta de por qué la piedra que parecía perfecta para aquello que estaba buscando, no parecía conectarse conmigo en lo absoluto.

Invadida por la duda de si debía o no adquirir este cristal, algo llamó mi atención; junto al mostrador de la tienda había una pequeña exhibición de diferentes péndulos de cristal y, en el medio, un pequeño cristal rosado de forma cónica que parecía vibrar ante mis ojos. Aunque una de las primeras normas que existen en una tienda de cristales es no tocarlos al menos que se deseé adquirirlos, lo tomé entre mis manos e inmediatamente supe que ese era el cristal para mí. Se sentía como una pieza que encajaba, como reencontrarse con un viejo amigo, como si lo hubiese conocido durante toda mi vida. Hasta el día de hoy ese péndulo de cuarzo rosa ha sido mi compañero y mi cristal de confianza, además de haberme abierto las puertas en mi viaje como cristaloterapeuta, convirtiéndose en el primero en mi colección y aquel al que siempre vuelvo, sin importar cuanto tiempo pase.

cristales para la limpieza de malas energías

¿Cómo elegir un cristal utilizando la intuición?

Existen múltiples formas de elegir un cristal basándonos en la intuición y varían según la capacidad y apertura espiritual de cada persona, sin embargo, existen diferentes pasos que se pueden seguir para encontrarnos con el cristal que mejor se adapte a nuestras necesidades. Para empezar, el paso fundamental es solicitar que el universo nos dé una señal, preguntarle a la energía universal cuál es el cristal que mejor nos servirá para alcanzar nuestro máximo potencial y abrirnos a recibir una respuesta, yendo en nuestra búsqueda sin preconceptos, prejuicios ni presiones.

El siguiente paso consiste en determinar si tenemos alguna reacción física o emocional a algún cristal determinado, una vez llegamos a una tienda de cristales, se recomienda deslizar nuestra mano no-dominante, generalmente la mano izquierda, que es la más indicada para recibir energía, justo encima de los cristales, sin llegar a tocarlos, esperando encontrar aquel que produzca una vibración más similar a la vibración de nuestra propia energía, en algunos casos, en cristales que concentran gran cantidad de poder, podemos sentir incluso un leve magnetismo, casi como si nuestra mano fuera absorbida por ellos, llevándonos a volver a ellos con mayor frecuencia.

Al final de este paso tal vez nos encontraremos con un par de cristales a los cuales nos sintamos más atraídos, aquellos que se relacionan y comunican mejor con nosotros y será en base a ellos que guiaremos los siguientes pasos nuestra búsqueda espiritual, generalmente los cristales que elegimos de esta manera cumplen propósitos similares y buscan darnos el mensaje de cuál es nuestra necesidad primordial, encontrándonos ya sea con varios cristales de protección, cristales para el amor, cristales para la meditación, etc. Ya una vez hemos reducido nuestra búsqueda a una necesidad, la elección del cristal es puramente personal y dependerá de a cuál cristal nos sintamos más conectados y aquel que se adapte mejor a nuestras capacidades, es decir, debemos asegurarnos de que si nos encontramos apenas iniciando este camino espiritual, elijamos un cristal que sea sencillo de manejar y mantener.

Para concluir, es mi deseo que, a través de éste y los siguientes artículos, el lector logre conectarse con el mundo maravilloso de la cristaloterapia de una forma que sea sencilla y aproximable para él, sin sentirse intimidado o abrumado por la cantidad y variedad de información existente respecto al tema, ya que la cristaloterapia es un camino amplio en el que todos podemos encontrar luz y crecimiento.

_______
AUTORA: María Fernanda Sequera, redactora de la gran familia de HermandaBlanca.org

6 comentarios

    1. Hola! Sí, muchas veces cuando tenemos un cristal que se cae o se pierde constantemente, es señal de que no es el cristal adecuado o no ha establecido una buena comunicación con nosotros. Sin embargo, muchas veces cuando los cristales se caen después de haber sido usados por mucho tiempo, indican que ya se cumplió la tarea que iban a realizar en nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx