Discuto con mi hijo adolescente ¿Que puedo hacer?

G. S.
G. S.

¿Qué hago cuando mi hijo adolescente empieza a discutir y no hay manera de que me escuche? ¿Cómo lo soluciono?

Si esta situación te es familiar, este artículo sera de gran interés ya que tratará de darte algunas herramientas para que puedas solucionar dichos interrogantes.

¿Por qué discuten los adolescentes?

Más que por querer tener la razón, los adolescentes discuten porque tienen una gran necesidad de sentir libertad.  Generalmente se sienten asfixiados por los padres, por lo que buscan saciar su necesidad de libertad como de lugar, y esa sensación no solo está dada por los permisos para salir, sino y principalmente en los niveles de expresión verbal y no verbal.

 Entonces cuando uno comienza a discutir con su hijo adolescente, el primer paso esencial es: darle libertad.

¿Esto qué significa? Significa preguntarle cuál es su opinión o punto de vista sobre determinada situación. Obviamente hay que volverlos a escuchar y con mucha atención. Es fundamental realizar, lo que yo llamo, una escucha real, con “real” me refiero a escuchar lo que está diciendo el adolescente y no estar pensando en lo que tengo que hacer después. Los adolescentes son muy perceptivos y se dan cuenta enseguida de esta trampa mental que le queremos hacer, por lo que si no estamos atentos en vez de mermar su euforia discursiva, esta última aumentara exponencialmente, produciendo el efecto contrario al deseado.

Entonces las claves son: escucharlo con atención y darle un lugar a su opinión, es decir darle ese espacio valorizado para que pueda expresar su punto de vista. Tengamos muy presente  que todo esto hace a la construcción de su autoestima y valoración personal.

Algunas veces nuestros hijos tienen razón, pero debido a que estamos agotados de la interminable sucesión de hechos que vendrán, o tal vez porque no tenemos el tiempo para escucharlos entonces lo primero que hacemos es excusarnos antes de tiempo. Sea por el motivo que sea, no le permitimos al joven hablar. Suele pasar que comenzamos una discusión sin dejarlos hablar lo cual obviamente los frustra más de lo necesario. Entonces, tomando la propuesta del escritor Yordi Rosado, podemos introducir una conversación sobre un tema diciéndole lo siguiente “Quiero escuchar tu versión de las cosas”, o » ¿estas dispuesto a escuchar mi punto de vista, si yo escucho el tuyo?» o «Te prometo no tratar de ganar siempre como papá, pero necesito que vos tampoco».

Esto cambia toda la ecuación, ya que nuestros hijos se sentirán valorados, respetados, escuchados, útiles e inteligentes. Y esto es justamente lo que buscan los adolescentes, sentir que el otro me valora, me escucha, me respeta, me confirma mi capacidad de razonar correctamente, me da un lugar, me da existencia. Es tan simple pero tan importante y difícil de aplicar que si todos lo aplicaríamos con nuestros hijos, muchas situaciones indeseables que hoy día vemos, desaparecerían. Obviamente uno tendrá que trabajar con sus propios impulsos y emociones, y dejarlos para dentro de un rato o para su terapia individual ( sea esta terapia un deporte, actividades artísticas, actividades de distracción, sea lo que fuere)

adolecentes mujeres en dicscuto con mi hijo adolescente que puedao hacer discuto con mi hijo adolescente ¿que puedo hacer? ID155897 - hermandadblanca.org

Ya he intentado eso, pero mi hijo sigue discutiendo y siempre termina en lo mismo ¿Que puedo hacer?

Bueno, si este es tu caso, que no suele ser el de la mayoría, generalmente son jóvenes que te acusan por todo y se la pasan reclamando y quejándose hasta de la vida misma. Usualmente llevan la conversación al mismo punto y a cuestiones que no tienen lógica de ser, por lo que la charla misma se vuelve inútil y sin sentido. En esta situación es necesario que seas mas enérgico que el o ella y no permitir que te siga atacando, poner castigos o mejor dicho que su comportamiento impulsivo tenga efectos que no sean de su mayor agrado (ejemplo que no use el celular por determinada cantidad de tiempo, etc.) Y ser siempre muy firme, para que su intensidad comience a bajar paulatinamente.

mama e hija dandose un beso en dicscuto con mi hijo adolescente que puedao hacer discuto con mi hijo adolescente ¿que puedo hacer? ID155897 - hermandadblanca.org

Como papá o mamá, es necesario que aprendas a ceder, también.

Mayoritariamente, los adolescentes suelen discutir y manipular de manera habitual, pero… si uno le da el lugar del que hablábamos, se puede llegar a acuerdos. Siempre teniendo en cuenta el consejo que les deje inmediatamente arriba: Ceder.

También es fundamental tener en claro que: no hay que evitar las discusiones, esa no es la meta, ya que discutir sanamente los ayuda a crecer, a aprender, a preguntar, a dar su opinión, a escuchar al otro, los tiempos, momentos y tipos de conversaciones que existen, los posibles desenlaces y fundamentalmente les enseña a pensar por si mismos y a negociar, fundamental en el mundo en el que vivimos.

Entonces una vez que mi hijo dio su versión de las cosas ¿ que hago?

Es momento de que des tu opinión del asunto y expreses como te sientes con todo lo que esta pasando y el motivo por el cual estas molesto. Si tu has respetado a tu hijo, al dejarlo hablar, el te respetara a ti.

El siguiente paso, tomado de uno de los libros del comunicador Social Yori Rosadas, es realizar una lista con las ideas de como resolver un problema.

mama e hija en dicscuto con mi hijo adolescente que puedao hacer discuto con mi hijo adolescente ¿que puedo hacer? ID155897 - hermandadblanca.org

¿Como hago esto?

Es necesario que te sientes con tu hijo/hija, tomes lápiz y papel (cualquiera de los dos puede anotarlo) y vayan intercalando ideas. Es indispensable que dejes que se exprese y escribir sus ideas, no hay que descalificar estas ultimas sean del tipo que sean. La idea de hacer una lista es importante porque una cosa es hablar las cosas, como dice el refrán popular «a las palabras se las lleva el viento», y otra cosa muy distinta es cuando uno escribe en un papel, uno las tiene en frente, las materializa de alguna manera, le da existencia concreta, por lo que es mucho mejor a la hora de trabajar con adolescentes. Será una herramienta de gran utilidad y la cual ayudará mucho a internalizar dichas ideas.

Por ejemplo, si el problema es que tu hija quiere invitar a sus amigas a casa y que se queden hasta altas horas de la noche.

La lista podría ser algo así: 

1- Que se vayan a las 9 de la noche (mamá) 

2- Después de Cenar (hija) 

3- Que mi hermano no este presente (hija) 

4- Invitarlos cada cinco días ( es decir no todos los días) (mamá y papá) 

5- Dejar todo como estaba después de la reunión con amigas en casa (mamá) 

6- Que solo vengan los fines de semana, fuera del periodo de exámenes escolares. (mamá) 

7- Poder estar en la habitación sin ser interrumpidas (hija) 

8- Invitar a quien yo quiera y cuando quiera (hija) 

Una vez que están todas las ideas sobre la mesa, te darás cuenta que existen mas opciones de las imaginadas. Es momento de que juntos descarten las que son mas ilógicas. Justamente esta técnica permite un buen análisis y su sentido racional o no queda muy visible y patente para todos los involucrados. Por lo que es mas fácil descartarla sin herir al que la formulo.

Es así como se van a ir eliminado muchas de ellas, y otras se van a ir mezclando, uniendo. Es importante que reine el diálogo y siempre escuches a tu hijo o hija, siempre.

Es una situación de aprendizaje mutuo, en la que todos ganan, pero en la que todos tienen que invertir, es decir poner de su parte. No es nada fácil, pero vale la gloria intentarlo, es muy efectivo si lo practicas diariamente. Además al hacer estas simples cosas que parecieran ser tan fáciles, pero a la hora de aplicarlas son extremadamente difíciles, son cuestiones que mas allá de su nivel y grado de dificultad, están armando y construyendo los cimientos del edifico psíquico de tu hijo. Por lo que es fundamental ir instaurando en su mente, estos comportamientos, estas presencias, esta experiencia de ser escuchado. Situación esta última que conlleva un mensaje subliminal, este es: si alguien me escucha entonces EXISTO.

REDACTORA: Gisela S., redactora de la gran familia de la Hermandad Blanca.

FUENTE: Rosado, Y. (2015). SOS Adolescentes fuera de control en la era digital: Las respuestas más buscadas por todos los padres de adolescentes. Aguilar.

1 comentario

  1. Lo mejor es llevar a los hijos a un centro terapéutico de imanes, de esa manera la terapeuta nivela los órganos dejándolos en igualdad de funcionamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx