Home » Autores Espirituales - Canalizadores » Gillian MacBeth-Louthan » El Despertar Cuántico ~ El Genio en la Botella por Gillian MacBeth-Louthan

El Despertar Cuántico ~ El Genio en la Botella por Gillian MacBeth-Louthan

Coraz N

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Despertar Cuántico Un Pensamiento, Una Forma de Vida, Un Sitio en la Red y Un Boletín Electrónico Global

ABRIL 2011

NÚMERO 146

Creado, Canalizado, Publicado y Registrado con amor

por Gillian MacBeth-Louthan

www.theQuantumAwakening.com

thequantumawakening@gmail.com

 

EN ESTE NÚMERO:

 

*** El Genio en la Botella

*** El Código “Menos Que”

*** Semillas Divinas

*** Certeza, sin el acaramelado de la duda

*** El Poder del “No Hay Suficiente”

*** El Cristo Cósmico

 

Palabras Sanadoras del Dalai Lama:

 

Nunca te rindas

PUBLICIDAD GOOGLE

No importa lo que esté sucediendo

Nunca te rindas

Desarrolla el corazón

Demasiada energía se gasta desarrollando la mente

en lugar del corazón

Sé compasivo

Trabaja por la paz

y lo digo de nuevo

Nunca te rindas

No importa lo que esté sucediendo

No importa lo que esté pasando a tu alrededor

Nunca te rindas.

 

 

 

El GENIO EN LA BOTELLA

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

 

Estamos conectados con todo en el Universo. No hay nada de lo que no seamos parte; todo fluye a través de nosotros y hacia nosotros. Nuestras energías, nuestros pensamientos y nuestras palabras fluyen a través de toda vida, en la Tierra y en todas partes. No tenemos fin ni principio sino un flujo continuo de luz, cambiando de forma una y otra vez. Estamos perfeccionando nuestra forma continuamente en cada una de nuestras encarnaciones. Hemos sido innumerables formas, desafiándonos deliberadamente a nosotros mismos para ser más y más mientras recorremos el laberinto estelar hacia casa, a la Fuente, sabiendo en lo profundo de nuestro ser que en este tipo de existencia no hay ningún fracaso, sólo evolución.

 

A medida que alcanzamos la cúspide en este nivel de existencia y evolución, empezamos a darnos cuenta del efecto que tienen nuestras palabras, pensamientos y miedos en este momento decisivo de la humanidad. Hablamos sin pensar, creamos por capricho y profetizamos desde el miedo. Hablamos como niños de escuela pensando que nuestras palabras no significan nada, sin darnos cuenta de que se crearon mundos con una palabra, un pensamiento, un decreto. En nosotros está el poder de destruirlo todo o crear una utopía, un cielo en la tierra. Con nuestras palabras frívolas, saboteamos nuestras propias vidas, nuestras finanzas, nuestra salud, nuestro matrimonio y nuestro futuro.

 

Cada pensamiento que tienen está vivo. Cada palabra que pronuncian nace a la existencia. Ustedes la liberan de su reino interior. Como si dejaran salir a un genio de una botella, sus palabras, sus pensamientos, esperan sus órdenes para entrar en el mundo de la materia y hacer lo que hacen mejor, ¡crear! ¡Toda creación es hecha por ustedes, para ustedes y a través de ustedes! El tiempo entre el pensamiento y la manifestación se hace más y más breve, forzando la atención de todos al vestíbulo de espejos de la responsabilidad. Es allí que nuestros reflejos mundanos sacuden la esencia misma de nuestra alma. Nos preguntamos: ¿Fuimos nosotros los que creamos esta confusión? Cada situación es obra nuestra, una creación concisa y perfecta, puntuada, perforada y configurada para la gente por la gente.

 

Hacemos esto como individuos, como países, familias, continentes y mundos. Tantas oportunidades para aprender y evolucionar, sin conocer el poder del instrumento a la mano. Hacemos lo mejor que podemos para cumplir profecías antiguas y bíblicas, creyendo a cierto nivel que quienes vivieron antes sabían más que nosotros, cediéndoles nuestro poder y nuestro mundo a los huesos enterrados del pasado. Si esas mismas personas profetizaran hoy en día, nos reiríamos considerándolos excéntricos o miembros de alguna secta, sin honrar sus palabras, ni sus miedos. El mundo exterior sólo refleja nuestros pensamientos y diálogo internos. La vida no es algo que nos sucede, es algo que nosotros creamos continuamente.

 

Sabiendo que podemos crear y creamos colectivamente, pongamos manos a la obra y creemos un mundo de armonía. Veamos a nuestro vaso del mundo siempre lleno en vez de medio vacío y desganado. Toda vida responde a sus pensamientos. Saber cuán poderosas son nuestras palabras las 24 horas del día por toda la eternidad nos arruina un poco nuestras bromas. Lo que podamos decir aún bromeando va a expandirse a través de todo espacio y tiempo. Lo que decretamos para otro nos lo regalamos a nosotros mismos. Nuestros enojos, nuestros miedos, nuestros celos se están animando, vivitos y coleando, pateándonos a su vez para atraer nuestra atención. Hoy se encuentran donde los han traído sus pensamientos; mañana estarán donde los lleven sus pensamientos.

 

 

 

EL CÓDIGO ‘MENOS QUE’

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

 

Nos encontramos en un punto intermedio entre lo que creemos en nuestro corazón que es posible y lo que vemos en nuestro mundo. Nos aferramos a la cuerda de salvamento espiritual que pende de los altos acantilados mientras intentamos una y otra vez impulsarnos hacia arriba de la ladera de lo que parece una superficie resbaladiza insuperable. Todas las técnicas que nos han enseñado en el pasado no parecen adherirse a las moléculas de este nuevo mundo que escribe sus propias reglas.

 

No se escuchan las plegarias, no se reciben respuestas y los memorandos son arrojados a la basura, nada parece estar escuchando nuestros gritos de auxilio. Nos hallamos en la calle de nuestra vida con el ojo del huracán mirando directo hacia nosotros. Parece que nos señalan a todos pues gastamos hasta la pelusa de nuestros bolsillos en cargar combustible o alimentar a nuestras familias. Les gritamos consternados a los dioses pues sentimos que se han roto demasiadas promesas. Buscamos respuestas en las páginas amarillas y nadie nos devuelve nuestras llamadas.

 

Todos parecen estar en trance mientras caminan sin rumbo por sus vidas sin ninguna esperanza de un futuro brillante. Cada precio que dijimos que “nunca pagaríamos” lo pagamos ahora con una gran cólera que nos guardamos e internalizamos. Nos contenemos y aferramos a lo poco que tenemos estrangulando la economía misma, imponiendo el código del “menos que” a su máximo grado, sintiendo que la “última esperanza” se ha marchado.

 

No vemos ningún alivio a este ataque de la oscuridad que nos tiene a todos angustiados. Sabemos que la vida nunca volverá a ser la misma y lloramos por los tiempos más sencillos y seguros que quedaron sólo unos pocos meses atrás y ahora parecen estar a años luz. Los castillos de arena de antes han sido arrastrados por las mareas que parecen volverse contra nosotros. Sin embargo, muy dentro de nosotros todavía vive un solo grano de fe. No es nuestra fe en Dios lo que cuenta en estos momentos, es la fe de Dios en nosotros lo que trae la finalización de este reinado de fuego y azufre.

 

La oscuridad se alimenta de la duda y el miedo. Quiere que renunciemos y nos rindamos a un futuro sombrío sin esperanzas. Puesto que somos los guardianes de la última esperanza alimentada por la convicción y fe del Creador en nosotros, es nuestra misión y deber sostener en alto esta luz de esperanza para que todos la vean. Hablen de esperanza y fe granular a todos los que encuentren, no les permitan que los hundan en el fango de la desesperanza ni los ahoguen en el mar del miedo. Ustedes son la luz en el futuro oscuro que tantos ven. Dejen que su pequeña luz brille en lo que parecen ser los días más oscuros. La esperanza burbujea ahora suavemente hacia la superficie luego de estar demasiado tiempo en el fondo del barril. Porque una chispa de esperanza puede encender un mundo entero. No alimenten el miedo de las masas. Mantengan su luz resplandeciente, alimentando la llama de la esperanza para mantener al planeta abrigado y a salvo.

 

La humanidad es la única especie que fue hecha a imagen del Creador y contiene todas las credenciales y los ingredientes para hacer grandes hazañas. Es hora de tomar la fe que despositó en nosotros el Creador e invertirla en un futuro lleno de esperanza. Nunca podemos dejar de creer en tiempos mejores, en la bondad de la gente, en la justicia universal. Nunca podemos dejar de creer en nuestros sueños para nosotros mismos y aquellos a los que amamos.

 

 

 

SEMILLAS DIVINAS

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

 

A medida que la primavera se abre paso a través de un invierno bastante inclemente, las brisas cálidas y las lluvias de abril desatan lo que está escondido en lo profundo de la vida que ha estado dormida. Dentro de la semilla de toda vida hay un patrón dinámico para su totalidad, la evolución completa y la realización de cada especie. Dentro de una sola semilla de un gran roble reside su máximo potencial de convertirse en todo lo que puede llegar a ser. Esa semilla no contiene la mitad de la instrucción, sino todas las instrucciones divinas para la realización del destino de los robles desde el nacimiento hasta la muerte. Dentro de la semilla de cada ser humano residen las mismas instrucciones, un patrón holográfico completo que alberga el potencial ilimitado de cada persona. Cada humano tiene la capacidad de cumplir con estas instrucciones hasta su culminación o la de cualquier parte de ellas. Es una elección personal, es una directiva divina. Toda vida contiene la totalidad de su potencial.

 

Mientras la primavera alcanza el máximo de su belleza, es el momento para que cada persona se tome un tiempo para plantar una nueva idea, una nueva semilla, un nuevo deseo, un nuevo sueño, y luego sepa sin sombra de duda que la semilla alcanzará su culminación puesto que posee la plenitud de la flor. No siembren nada en su vida si dudan de su capacidad de florecer, ya sean semillas de pasto, semillas de flor o un árbol. Si dudan de su capacidad de realizar su potencial, entonces mejor no siembren. La naturaleza les pide sembrar por lo menos una semilla en su mundo. Planten esta semilla con la pura convicción de que va a alcanzar su máximo potencial. Planten la semilla sabiendo que va a madurar y alcanzar su meta y destino, o no planten nada.

 

A medida que se adentran en más de su conciencia como co-creadores, surge la pregunta, ¿Son ustedes un Dios de medio tiempo o un humano incrédulo de tiempo completo? ¿Dudan de sí mismos más horas de las que creen en sí mismos? ¿Les gustaría que su Creador trabajara de manera tan fortuita? Mientras llega la primavera siembren sus sueños y sus esperanzas en el suelo fértil de un profundo sistema de creencias. Crean en su realización, o no siembren nada. Ya sean semillas de hierba o un sueño humano, tienen que plantarse en suelo fértil. Cada semilla que siembren representa un compromiso celestial. Siembren como el Creador, sin ninguna duda.

 

 

 

CERTEZA SIN EL ACARAMELADO DE LA DUDA

PUBLICIDAD GOOGLE

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

 

A medida que nuestras lentes se hacen más nítidas y claras, todas las verdades internas y externas se VEN bajo la gran luz brillante del escrutinio. Tenemos tantas décadas en nuestro haber, ¿por qué no podemos recordar quiénes somos y qué viene después? Antes la prueba estaba en la experiencia, ahora quién puede permitirse la experiencia. Nos inclinamos hacia delante en el asiento del alma y nuestro corazón interno nos conduce hacia las aguas inexploradas de los cambiantes mares de confusión. Se requiere certeza sin el acaramelado de la duda para cumplir con nuestras obligaciones divinas. La duda no puede vivir en las elecciones clase A de un mundo que está entrando en la comunidad cerrada del ‘menos que’ y del ‘no hay suficiente’.

 

La vida es más densa y contiene más que en el pasado. Las expectativas inesperadas toman tiempo, energía y corazón. La Tierra ha cambiado y también su gente, ajustándose continuamente a todo lo que se les arroja. Las personas se endurecen y se ablandan al mismo tiempo. Este conflicto crea tensión en el cuerpo causando dolores y molestias inesperadas. En estos cambios y energías venideros, es imperativo avanzar para no hundirnos en las arenas movedizas dimensionales de la Tierra.

 

Nos doblamos e inclinamos ante las exigencias de la vida, encontrándonos en el limbo la mayoría de las veces, queriendo escapar y al mismo tiempo queriendo detenernos y abrazar todo lo que nos rodea. La vida está cambiando tan rápidamente que sabemos que tal vez no sea igual mañana. Se pulsan las cuerdas del corazón, se tira de las billeteras y las emociones están en carne viva y sangrando. Las energías no llegan tan reconfortantes y suaves, sino como espinas en la cabeza y el corazón.

 

Entren suavemente en estos tiempos turbulentos que se aproximan. No esperen que ellos los sostengan mientras gritan, lloran o se conduelen. Permítanles ser lo que son y permítanse ser lo que son –muy humanos en un campo de juego divino que cambia y los desafía todos los días. Sean como un arrecife en alta mar y permitan que las energías naden alrededor, manténganse firmes en quienes son y no se pierdan a sí mismos cuando lleguen las olas grandes. No hay una solución rápida ni una aplicación para lo que todos estamos destinados a atravesar. Como en las secuencias filmadas del clima inclemente de los últimos tiempos, cuando llegan los tornados, cuando llegan los tsunamis, ¿se dan la vuelta y salen corriendo, o simplemente se quedan quietos?

 

 

 

EL PODER DEL “NO HAY SUFICIENTE”

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

 

Dentro del ser humano hay una semilla de esperanza, un patrón divino que ha prometido no irse jamás. Una semilla que permanece implantada sin importar cuán inclementes puedan ser el clima y las tormentas de la vida. Muchísimas personas se han esforzado duramente sólo para ver sus sueños enterrados en un campo estéril. Han seguido su patrón divino hacia el desierto donde poco crece y la tierra no da fruto. Se han exigido a sí mismos financiera, emocional y físicamente, arando una tierra que es hostil y no desea sustentar lo que su corazón anhela.

 

Los sueños de muchísimas personas comienzan a marchitarse bajo el sol de mediodía del caos terrenal. El dolor en esta pérdida es tan grande que el corazón comienza a encogerse, cerrándole la puerta a la esperanza. Las personas se vuelven como robots intentando no sentir la tristeza en su corazón y su vida cotidiana. El precio de todo sube por las nubes, mientras ustedes siguen tratando de estirar el dinero hasta fin de mes, la cuerda se aprieta más y más alrededor de sus sueños y parece exprimirles la vida misma. Todas las manos se estiran para tomar lo poco que tienen ustedes, empujándolos hacia más miedos y lágrimas y desesperanza. Nos esforzamos mucho por escapar de esta dura realidad, pero la vida nada hacia nosotros con la boca abierta hambrienta para tomarlo todo y cualquier cosa. Cualquier ilusión de control se mantiene firmemente en el cuerpo como dolor, mientras le anunciamos al mundo lo que no vamos a hacer, más ruidosamente que lo que nos veremos forzados a hacer por medio de la vida y circunstancia.

 

Nuestros cuerpos gritan y patalean y nuestra alma hace piruetas girando sin control mientras las estaciones del tiempo exigen toda nuestra atención. Todas las consideraciones personales quedan a la espera mientras estas vastas energías entran en nuestro campo de búsqueda. El reflejo de la lucha o huída galopa a través de nuestro sistema biológico mientras las glándulas bombean adrenalina con fuerza como caballos en una carrera de un cuarto de milla. Nos adentramos para abordar la raíz del problema mientras lo que es materialmente invisible nos da una paliza. Nuestra capacidad de nutrir se ha convertido en necesidad de sobrevivir. Comenzamos a entrar en pánico buscando la escotilla de escape, cualquier cosa debe ser mejor que toda esta conmoción planetaria.

 

Todos estos acontecimientos fueron predichos durante muchos años, pero no quisimos ver ese futuro en particular. Ahora nos hallamos en este espacio y tiempo pidiendo que nos rescate lo que sea o quien sea que le importe. ¿Cómo podemos, pobres de nosotros, luchar contra las compañías petroleras, los gobiernos, las elecciones de las personas que no parecen saber qué están haciendo? ¿Cómo podemos restaurar el equilibrio de un mundo y una economía en declinación? Nos sentimos impotentes y desesperados pues nuestros sueños parecen marchitarse. En este lugar de vulnerabilidad el olor del miedo es fuerte y claro mientras caemos víctimas de un mundo que nunca cambia.

 

Es hora de levantarnos y defender todo lo que creemos que es bueno y es luz, en verdad y honor. Toda nuestra vida se nos capacitó para este tiempo y esta energía. No somos pequeños en luz ni en propósito, estamos destinados a marcar una diferencia, persona a persona, pensamiento a pensamiento, sin miedo a las consecuencias.

 

Al entrar al portal del 2012, seremos responsables por nuestras acciones o inacciones, por lo que va a nacer y por el futuro de la Tierra. Los que nacieron poco después de la Segunda Guerra Mundial nacieron para ser los guerreros de este tiempo y lugar. Ellos tienen las herramientas de luz para cambiar las moléculas de todo lo que parece arrebatarnos nuestra libertad de elección. Sí, estamos a la deriva en un mar de manipulación por parte de todo lo que parece ser más grande que nosotros. Sí, estamos remando con poca esperanza y con los sueños rotos en un mar que cambia sus corrientes monetarias todos los días. Nosotros somos los salvadores de un mundo que se ha desmoronado. Nos corresponde a nosotros aferrarnos a la visión de paz y esperanza y de lo que es para el mayor bien de todos los involucrados.

 

Podemos cambiar nuestro mundo pensamiento a pensamiento empezando con nuestro propio pequeño universo personal. No somos ciegas víctimas de una estafa, hemos llegado a esto con los ojos bien abiertos, y sin importar cuánto nos esforcemos por cerrarlos aún así podemos ver claramente. Nadie en esta Tierra tiene el derecho de arrebatarnos las esperanzas y los sueños que nos dio el Creador. Tenemos una gran promesa que vive en nuestra alma, que alumbra toda duda en nuestras elecciones futuras. No podemos y no vamos a dejar que otros decidan nuestro destino.

 

¿Somos tan pequeños y sumisos que tenemos miedo del aumento del precio del arroz en China o del petróleo en el Medio Oriente? ¿Cómo podemos dejar que cosas así nos hagan renunciar a nuestros sueños de hacer y de llegar a ser? Nosotros somos más grandes que estas negras energías punzantes que pululan alrededor nuestro como mosquitos de Alaska. Nuestra fuerza vital tiene mejores cosas que hacer que aplastar esas molestas nimiedades. Tenemos personas a quienes amar, una tierra para sanar, y una vida para vivirla al máximo. Nosotros podemos ser el cambio que deseamos ver en el mundo si tan sólo miramos con los ojos del alma y oímos con el corazón. Los cielos esperan que nos convirtamos en el cambio que buscamos. Cada pensamiento es valioso y cuenta, no permitan que la idea de que no hay suficiente entre en su mente o en su futuro.

 

 

 

EL CRISTO CÓSMICO

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

 

Yo, el aspecto más elevado del Cristo, les hablo desde la intersección de la Humanidad, el Alma, y el Alma Suprema. Les hablo desde el punto donde ustedes y yo nos cruzamos y formamos una Estrella de David, un Tetraedro Estrella, el Merkabah Cósmico. Les pido que vuelvan los ojos hacia dentro, al punto focal de su tercer ojo. Ubiquen su conciencia allí en la pantalla de todas las posibilidades, y vean la luz que YO SOY, la Luz que ustedes son, y la Luz que podemos llegar a ser juntos.

 

Cuando Jesús, el hombre, dejó la Tierra como ser Crístico, y coronó su humanidad en gloria y Ascensión, sus discípulos se escondieron detrás de este evento de transmutación y transformación. Ellos se enfocaron en este sobrecogedor evento con miedo y duda. Se sintieron desamparados, abandonados e indefensos. Cuando su humanidad tenga la oportunidad de asumir sus vestiduras Crísticas de Luz, ¿van a sentir que han abandonado su humanidad y los placeres de la Tierra? No permitan que su vestidura de Luz Crística sea algo que solamente usen durante la Pascua o los domingos. Úsenla continuamente sabiendo que pueden ser divinos, sagrados, y humanos a la vez. Pues Jesús el hombre, dijo que las generaciones futuras de hijos de la luz harían mayores hazañas que él, esa fue una promesa que les hizo a los futuros hijos que recorrerían la faz de la Tierra.

 

Ustedes cambian el futuro mediante sus pensamientos, sus acciones, su conciencia, y sus declaraciones. Han cambiado la estructura molecular de la mente; no permitan que el pasado entre en su futuro. Al celebrar la Pascua, celebren al Cristo Cósmico, al Alma Suprema y al Ser Humano que amorosamente avanza hacia la conciencia Crística. No se queden atascados en las trampas de lo que sucedió en Tiempos Bíblicos, no permitan que la crucifixión dictamine su paso futuro hacia la resurrección y ascensión.

 

No acampen en los Estigmas Espirituales de sus viejos yo. Sí, hubo muchas injusticias y dolor y las soportaron, pero no es su tarea hacerlas suyas. Sí, ustedes sienten las injusticias; sí, sienten lo que se sintió como injusticia hace un minuto, una semana, un año. ¿Pero de qué les sirven esos sentimientos? No se pueden mover cuando están sumidos en la lástima, en la tristeza, la rabia o el miedo. La movilidad solamente llega cuando aman en certidumbre, en fe, en paz. Cuando sus vidas no se mueven es porque han cimentado sus pies en el pasado. Su corazón es un Corazón Crístico. Yo represento la Trinidad de todas las encarnaciones de Cristo. Yo soy todo eso, como lo son ustedes. Ustedes se han revestido de cada religión, cada fe y cada convicción. Se han revestido de cada pensamiento mágico y alquímico a través del tiempo y el espacio. Todavía los llevan puestos.

 

Su pasado no les sirve más que como un recordatorio de lo que una vez falló. Vean al futuro con un corazón que es Luz. YO SOY la esencia del Cristo Cósmico. Yo estoy en ustedes así como ustedes están en mí. Fuimos cortados del mismo grano y mezclados en el mismo tazón, y amasados para formar la hogaza de pan que será compartida por todos. Somos iguales. Yo no soy más poderoso que ustedes. No soy más grandioso que ustedes. Yo soy ustedes. Les pido que retiren amorosamente el recuerdo de mi tiempo en la Tierra del dolor y la crucifixión.

 

Su potencial es ilimitado. Va más allá de las palabras o expectativas. Les pido en este momento de la Pascua que reciban mi cuerpo en comunión – pero no por medio de una hostia o una copa de vino, sino mediante una vibración. Cuando el Hijo se levante en la mañana de Pascua, inhálenme en ustedes. Beban de mi amor y sabiduría de todo tiempo y yo beberé de su humanidad. Ustedes son el orgullo y alegría de este universo. ¡Levántense, para ver realmente el verdadero reflejo del Cristo Cósmico que son!

 

Gillian MacBeth-Louthan

PO Box 217

Dandridge, Tennessee

37725-0217

www.thequantumawakening.com

thequantumawakening@Gmail.com

 

Traducción: Margarita López

Edición: Susana Peralta

Sitio oficial de El Despertar Cuántico en español: www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)

Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.


2 comentarios
  1. User comments

    Me encanta y doy gracias porque en éstos momentos cuando están pasando tantas cosas es cuando más necesitamos éstos mensajes para no caer y mantenernos despiertos y con mucha fé, sin olvidarnos para que estamos aquí.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend