El Dios Neptuno en la vida del ser humano

Kevin 333
Kevin 333

dios neptuno el dios neptuno en la vida del ser humano ID175063 - hermandadblanca.org

Todos los mitos y figuras alegóricas recuerdan un estado interior e inconsciente del alma humana. Los dioses al ser arquetipos, no escapan de ello. En este sentido cabe preguntar: ¿Qué significa el dios Neptuno? Él es un dios romano, cuyo equivalente en la mitología griega, es Poseidón. Asimismo, la fiesta del dios Neptuno se celebra en verano, los días 23 de julio.

¿Cuál es su simbolismo?

dios neptuno 1 el dios neptuno en la vida del ser humano ID175063 - hermandadblanca.org

Ya desde los albores del pensamiento racional (siglo VII a.C); se intuía que los mares y el agua era el inicio de la vida. Hecho corroborado por la observación empírica de que ésta; rodeaba a toda la tierra. Siendo en consecuencia, un sustrato de la materia ígnea. De allí que Thales de Mileto haya afirmado que el principio de todo era el agua. Pero ¿qué quiere decir este simbolismo?

En primera instancia, los dioses reflejan una realidad interna, y pueden tener el carácter de principio, de allí que se diga que el dios Neptuno, sea el “señor de los mares”. Tradicionalmente los mares y las aguas se asocian al mundo emocional, mientras que la tierra al cuerpo físico y sus configuraciones. En este sentido, el dios Neptuno es el símbolo de las aguas interiores, esto es: las emociones y los sentimientos inconscientes que se contienen dentro de tu cuerpo físico.

¿Qué significa el tridente del Dios Neptuno?

dios neptuno tridente el dios neptuno en la vida del ser humano ID175063 - hermandadblanca.org

Cabe destacar que el dios Neptuno posee una herramienta particular, a saber: un tridente. Este es un instrumento de tres puntas, que tiene ancestrales significados para todas las culturas. Por ejemplo, para los griegos podría representar los dientes de los monstruos marinos (lo que alude psicológicamente a la agresividad), asimismo para los cristianos un atributo del Satán, quien castigaba en los infierno a los pecadores a través de las triples acciones de: 1) posesividad o egoísmo, 2) lujuria y desenfreno sexual y 3) el orgullo. Esto es un claro indicio del sentimiento de culpa.

Por otra parte, el tridente del dios Neptuno puede significar, la posibilidad tríadica de las emociones básicas: alegría, miedo e ira. Asimismo parece un elemento arcaico del falo paterno, que instaura su poder coercitivo en las primeras etapas del desarrollo psicosexual, a través del complejo de castración, y con ello la conciencia moral y emocional.

En este sentido vemos que en su aspecto negativo el dios Neptuno con su tridente, puede simbolizar un regreso infantil a la culpa y a emociones asociadas a este sentimiento. Sin embargo, en su parte positiva, puede simbolizar una especie de varita mágica con la cual el ser humano accede a su mundo emocional para descubrir sus fuentes, y en ello: El amor, la templanza y la humildad, que trasciende el sentimiento de culpa infantil por deseos edipicos.

El Dios Neptuno en la Astrología

neptunoo ID175063 - hermandadblanca.org

Antiguamente, los planetas del sistema solar eran los dioses cuyas fuerzas incidían en el devenir del ser humano y a los cuales se les atribuían una serie de cualidades. Así, desde la perspectiva astrológica, El Dios Neptuno, se encarna en su planeta homónimo, que tiene cualidades profundas, (al igual que los fondos oceánicos) como la intuición, la receptividad, los cambios sociales profundos y las revoluciones de carácter anárquico o totalitario.

 Además, su domicilio se encuentra en el signo de piscis. Este planeta es vital en la carta natal de la persona, porque si está mal aspectado, podría relacionarse como una tendencia a padecer profundos traumas psicológicos y enfermedades mentales, en especial los trastornos del estado de ánimo (como la depresión, la bipolaridad, angustia o perversión).

Con todo lo visto, se podría decir, que el dios Neptuno desde una óptica arquetipal, es una forma del inconsciente colectivo, que abarca al Yo, y al No-yo, es decir, a los procesos que trascienden la subjetividad cartesiana, siendo en última instancia, universal.

Autor: Kevin Samir Parra Rueda, redactor en la gran familia de hermandadblanca.org

Más información en:

  • Cirlot, E. (1992). Diccionario de los símbolos. (9na. Ed.). Barcelona, España: Editorial Labor. S.A.
  • Chevaler, J. (1986). Diccionario de los símbolos. Barcelona, España: Editorial Herder.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx