Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Ciencia » El peligro de la energía nuclear

El peligro de la energía nuclear

Rejilla Energetica de la Tierra - 010

 

 

La fisión y la fusión del átomo

La radiación nuclear es la contaminación más grave que está soportando la humanidad y el planeta, no lo puedo decir más claro. Se basa en la fisión atómica la cual es la causante de la reciente catástrofe ocurrida en Fukushima y hace unos cuantos años en Chernobyl. También fue la causante de las explosiones de las bombas atómicas que destruyeron Hiroshima y Nagasaki. La energía nuclear producida por la fisión del átomo es la fuente de energía más peligrosa descubierta por el hombre.

 

La alternativa se encuentra en la fusión del átomo en frío que es inofensiva y limpia ya que no produce desperdicios. Se puede conseguir a partir de un simple isótopo del agua, más concretamente utilizando deuterio, el isótopo del hidrógeno, disponible en todas partes: en el mar, en los ríos y en la lluvia.

 

El proceso de fusión, en lugar de la peligrosa fisión, es posible y ya se ha conseguido científicamente a pequeña escala en el laboratorio. Actualmente la comunidad científica está trabajando en el proyecto ITER (Reactor Experimental Termonuclear Internacional) que es un reactor nuclear basado en la fusión nuclear que será operativo dentro de unos 30 o 40 años. El problema es que, aunque es más seguro que un reactor de fisión, no es en frío,  trabaja a mucha temperatura.

 

Además, no podemos esperar tanto tiempo, el planeta está enfermo, no lo podemos seguir contaminando otros treinta años más, y el restablecimiento de su salud debe convertirse ya en nuestra primera prioridad, después de salvar a las millones de personas que padecen hambruna. Nuestro abuso de los recursos, de la competencia insana entre las naciones, entre las empresas, nos ha llevado a esta lamentable situación.

 

 Ciertamente la fusión del átomo en frío, cuando se consiga, será uno de los descubrimientos más importantes y decisivos del siglo XXI. De hecho, existen diversas fórmulas para dicho proceso de fusión, algunas de las cuales ya han sido compradas por subsidiarias de la industria petrolera para que no salgan a la luz pública y así proteger su dominio. Es lamentable que los intereses creados, la codicia, que hay alrededor de la industria nuclear y del petróleo retarden este gran descubrimiento.  

 

 Los científicos del mundo no saben los efectos tan graves para la humanidad que comporta la radiación nuclear debido a la fisión del átomo. Hoy en día no podemos saber los efectos que puede tener una fuga radiactiva de una central nuclear a medio plazo. ¿Como probar que el aumento de enfermedades como el autismo puede ser debido a la radiación nuclear?. Un cáncer puede tardar diez años o más en desarrollarse y, por tanto, es difícil relacionarlo con la radiación sufrida por la persona tiempo atrás.


Los estados etéricos de la materia

 

Nuestros científicos nucleares piensan que poseen un control total de la energía nuclear que, claramente, no lo tienen. El problema está en que creen que solo hay tres estados de la materia: sólido, líquido y gaseoso, y desconocen que hay cuatro estados más que son más sutiles que el aire y cada uno de ellos más fino que el anterior, se llaman los estados etéricos de la materia. La cuestión es que, continuamente, una parte de la energía nuclear producida en cada una de las centrales nucleares del mundo va a parar a la atmósfera. Esta liberación de energía se produce a nivel etérico y los científicos no disponen de aparatos que la puedan detectar y, por tanto, niegan que eso tenga lugar.

 

 Hagamos un inciso y  hablemos un poco de los estados etéricos de la materia.

 

Históricamente, desde los tiempos de Aristóteles, el éter, una sustancia que impregna todo el espacio, ha sido considerado un hecho científico. Para Aristóteles (384-322 aC.) el éter es el quinto elemento de la naturaleza, los otros cuatro son la tierra, el agua, el fuego y el aire. Es mucho más sutil y más ligero que el aire.

 

Enla EdadMedia, justamente por ser el quinto elemento material reconocido por Aristóteles, comenzó a ser llamado el “quinto elemento” o también “qüinta essentia”, de donde viene la expresión actual de “quintaesencia” (usada en la cosmología actual para referirse a la energía oscura).

 

PUBLICIDAD GOOGLE

Hacia finales del siglo XIX, James Clerk Maxwell (1831-1879) propuso que la luz era una onda transversal. Como no es concebible que una onda se propague en el vacío sin ningún medio material que haga de soporte, Maxwell postuló que la luz se propagaba sobre una sustancia material llamada éter.

 

En un intento de probar la existencia del éter Albert Abraham Michelson (1852-1931) y Edwuard Morley (1838-1923) diseñaron en 1887 un experimento, el famoso experimento de Michelson y Morley. Los resultados fueron negativos y, desgraciadamente,  no pudieron detectar un éter estacionario, de manera que los físicos clásicos presumieron erróneamente, de una vez por todas, que la materia etérica no existía. Así que hoy en día la mayoría de los científicos creen que el espacio vacío está completamente vacío, desprovisto de cualquier cosa y, por tanto, el éter no existe.

 

No obstante fue el propio Einstein quien dijo en 1920: “Existen argumentos de peso para alegar a favor de la hipótesis del éter. Negar el éter nos obliga a asumir, en última instancia, que el espacio vacío no posea ningún tipo de propiedades físicas. Los hechos fundamentales de la mecánica no armonizan con este enfoque…… De acuerdo conla TeoríaGeneraldela Relatividadal espacio deben asignársele algunas cualidades; en este sentido, por lo tanto, existe un éter. De acuerdo conla TeoríaGeneraldela Relatividadel espacio sin éter es impensable”.

 

La existencia de la materia etérica fue demostrada en 1939, en varios experimentos sencillos, por el gran científico y psicólogo Wilhem Reich que fue compañero y asistente de Freud. Reich veía los cuatro planos etéricos como un campo de materia a la cual denominó “orgon” y consideraba, correctamente, que estaba en todas partes del universo soportando el plano físico sólido exterior. Desgraciadamente fue arrestado porque utilizó instrumentos que el denominó el “acumulador orgónico”, cajas que acumulaban la energía etérica, para tratar enfermedades incluido el cáncer y otras dolencias. En Norteamérica eso era considerado ilegal yla Administraciónde Drogas y Alimentos le arrestó, se negaron a permitirle probar su trabajo, y él falleció en prisión en 1957.  

 

Hoy en día los científicos están intentando comprender un fenómeno que denominan “materia oscura”. Sus cálculos les indican que existe, pero no pueden detectarla. La así denominada “materia oscura” o “quintaesencia”  son los cuatro planos etéricos.

 

Quizá la Físicacuántica pueda ayudar a descubrir la realidad de la materia etérica que no me cabe la menor duda será vuelta a aceptar en un futuro próximo por los científicos. De hecho, el enfoque moderno de la mecánica cuántica es que el espacio vacío no está vacío si no que es un intenso flujo de energía que va en todas direcciones al mismo tiempo.

 

La contaminación del planeta debido a la energía nuclear

 

Volviendo al tema de las centrales nucleares, como he comentado antes, la cuestión es que, continuamente, una parte de la energía nuclear producida en cada una de las centrales nucleares del mundo va a parar a la atmósfera. Esta liberación de energía se produce a nivel etérico y los científicos no disponen de aparatos que la puedan detectar y, por tanto, niegan que eso tenga lugar ya que no reconocen los estados etéricos de la materia.

 

Esta energía nuclear que va a parar a la atmósfera tiene una potencia enorme y está envenenando el planeta. Debilita el sistema inmune de las personas y, por tanto, nos deja expuestos a enfermedades que de otra manera no nos afectarían: gripes, alergias y otras enfermedades que cada vez tenemos menos capacidad de afrontar. Cada vez hay más personas, a edades tempranas, que padecen la enfermedad de Alzheimer y esto es debido a las elevadas concentraciones de energía nuclear, en los niveles etéricos, que van a parar a la atmósfera. Esta radiación incide en el cerebro humano, causando cada vez más Alzheimer, pérdida de memoria, desorientación y el colapso gradual del sistema de defensa de nuestro cuerpo.

 

Cada día aumenta el número de personas que se dan cuenta del peligro que supone la radiación nuclear. En un artículo de opinión para el New York Times titulado “Peligroso en cualquier dosis”, la veterana activista antinuclear,la Dra.HelenCaldicott, afirma que los efectos sobre la salud de la radiación nuclear son mucho más severos que lo que admiten los defensores de la energía nuclear. Así los físicos hablan sobre “dosis permisibles” de radiación, sin embargo, los médicos saben que no existe tal cosa como una dosis segura de radiación. Caldicott indica que debido a que el cáncer tarda años, y a veces décadas, en desarrollarse, y que los cambios genéticos derivados de la radiación pueden llevar generaciones hasta aparecer, “probablemente no podemos imaginar cuántos cánceres y otras enfermedades serán causadas en el futuro lejano por los isótopos radiactivos emitidos por Chernobyl y Fukushima”. Caldicott concluye diciendo “Los físicos tenían el conocimiento para empezar la era nuclear. Los médicos tienen el conocimiento, credibilidad y legitimidad para acabarla”.

 

La energía nuclear por fisión atómica no debería utilizarse, es mortífera y está envenenando cada vez más la salud de las personas y, en general, de toda vida del planeta.

 

 

Cierre de las centrales nucleares


Por si no fuera ya bastante trágica la situación, el peligro aumenta cada vez más debido a que en Europa del Este hay un gran número de centrales nucleares viejas. El empresario Edgard Goldsmith calculó, en un libro suyo, que hay al menos 41 desastres parecidos al de Chernobyl que se pueden producir en Europa del Este. De echo, todas las centrales con más de 20 años de antigüedad son especialmente peligrosas tanto si han sufrido un accidente como si no.

 

En estos días en que estoy realizando este escrito ha aparecido en la prensa, el 30-7-2011, el anuncio de que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha dado su conformidad a que los dos reactores de la central nuclear de Ascó (Tarragona) sigan funcionando durante diez años más, hasta el 2021. Para entonces estarán cerca de cumplir cuarenta años en operación, Ascó I empezó sus actividades en 1983 y Ascó II en 1985. El primer permiso de operación fue por veinte años y luego se le ha renovado la licencia dos veces, una en 2001 por diez años y ahora por otros diez años más. Hay que recordar que esta central sufrió en el 2008 una fuga radiactiva, este incidente es uno de los casos más graves de la historia nuclear en España y está pendiente de juicio en el juzgado de Gandesa. El peligro de esta central nuclear con casi treinta años de funcionamiento es altísimo y cada año que pase lo será mucho más. Pienso que tendría que estar cerrada ya.

 

 Por otra parte, hay que tener en cuenta que hoy en día no existe una manera totalmente segura de almacenar los residuos radiactivos producidos por las centrales nucleares. Uno de los subproductos, el plutonio 239, tiene una vida media de 24.100 años. Esto significa que, después de 24.100 años, la intensidad de la radiación habrá disminuido solo el 50% y llevará 241.000 años hasta que la radiación disminuya en un factor de 1.000, que se considera un nivel seguro. ¿Cómo podemos garantizar que nuestros descendientes no estarán expuestos a estos residuos  durante 10.000 generaciones?. No podemos predecir futuros movimientos geológicos ni podemos garantizar que en 24.000 años no tendrá lugar un terremoto, una inundación o un ataque terrorista en la zona donde se ubica el cementerio nuclear.

 

Es curioso que todas las compañías de seguros se nieguen a asegurar contra accidentes nucleares. Si los expertos en estimación de riesgos no están dispuestos a arriesgar su dinero, ¿por qué se fuerza a las personas a arriesgar sus vidas?

 

Es urgente cerrar todos los reactores de fisión nuclear. Alemania ya tiene un plan para cerrar todas las centrales nucleares. El gobierno conservador de Ángela Merkel propone una salida gradual de la energía nuclear hasta el 2022 y ha anunciado nuevas políticas energéticas. Ángela Merkel, que posee un doctorado en Física, admitió públicamente: “La catástrofe de Fukushima, cuya amplitud total aún no conocemos, también ha cambiado mi postura personal sobre la energía nuclear y sus riesgos”.

 

Los ecologistas alemanes creen que sería posible una retirada de la energía nuclear más temprana, para el 2017, y reemplazarla con energías alternativas inocuas y más seguras como la eólica, fotovoltaica, hidroeléctrica y geotérmica.

 

 En una entrevista para el semanario Die Zeit, Kumi Naidoo, director de Greenpeace, resaltó la enorme oportunidad que podría suponer una salida alemana de la energía nuclear. Según Naidoo, Alemania podría convertirse en “un ejemplo global” y así desempeñar un papel sustancial en las políticas energéticas para un futuro sostenible.

 

Creo que la esperanza de Naidoo se hará realidad y, con el tiempo, otros países seguirán el ejemplo alemán. En un artículo aparecido enLa Vanguardia, el 14-7-2011, se resalta que el primer ministro japonés, Naoto Kan, apuesta ahora porque su país abandone la energía nuclear. Kan aseguró que el terrible accidente nuclear de la planta de Fukushima, ocurrido hace cuatro meses, le ha convencido de la necesidad de que Japón deje de depender de la energía nuclear y de construir más centrales nucleares.

 

“Dada la magnitud de los riesgos asociados con la generación de energía atómica, me he dado cuenta de que la tecnología nuclear no es algo que pueda administrarse basándonos sólo en las medidas de seguridad convencionales”, subrayó Kan en una rueda de prensa retransmitida por la televisión. “Creo que tenemos que luchar por una sociedad que no dependa de la generación de energía nuclear”, añadió.

 

El mandatario japonés apuesta por una reducción progresiva de la dependencia nuclear, que discurra de forma paralela a un aumento de las llamadas energías renovables (solar, eólica….). Según un sondeo publicado por el diario Asahi, el 77% de los japoneses apoya su abolición gradual.

 

Las centrales nucleares están estrechamente ligadas al armamento nuclear, creo que si no se cierran las centrales nucleares continuaran existiendo los arsenales de armamento nuclear. El arma nuclear es la más poderosa que jamás se ha concebido, muchísimo más mortífera que las bombas atómicas que al final dela SegundaGuerraMundial arrasaron Hiroshima y Nagasaki. Así es que si hubiera una tercera guerra mundial sería una guerra nuclear y nos autodestruiríamos, sería el fin de la vida en el planeta Tierra.

 

La tragedia de Fukushima combinada con la creciente opinión pública en todo el mundo puede proporcionar un impulso sin precedentes para solucionar de una vez por todas el gran problema de la energía. Depende de nosotros y creo que es un derecho y un deber que tenemos los ciudadanos exigir a nuestros políticos que vayan en la buena dirección y no se dejen arrastrar por los intereses económicos de unas cuantas personas ricas y poderosas. Lo que tiene que prevalecer es la seguridad y el bienestar de las personas y tenemos que librarnos de la radiación nuclear en todos sus aspectos lo antes que podamos.

 

PUBLICIDAD GOOGLE

 

El lobby nuclear


Existen grupos de presión muy poderosos que no quieren que desaparezcan las centrales nucleares. El motivo son los intereses económicos que hay alrededor de la energía nuclear. Las centrales nucleares son altamente rentables para las personas que las controlan. Cada día que un reactor nuclear está operativo las grandes empresas energéticas ganan aproximadamente un millón de euros por reactor.

 

La electricidad de una central nuclear se puede cortar si las personas no pagan las facturas, pero la energía del sol recogida en los tejados de las casas no se puede cortar; hace independientes a las personas. Es evidente que el lobby nuclear no quiere eso.

 

Existen muchos proyectos para coches que no necesitan gasolina guardados en las cajas fuertes de algunos grandes fabricantes de automóviles hasta que se acabe el petróleo. Así es que, de momento, no interesa eliminar los motores de combustión interna y apostar por los coches eléctricos,  todo y que en las ciudades reduciría mucho la contaminación del aire y las emisiones de CO2. que, como ya sabemos, están provocando el calentamiento del planeta y el cambio climático. Una vez más los intereses creados de unos pocos están por encima de los intereses de la mayoría de las personas.

 

 Los científicos van a donde va el dinero. No pueden hacer investigaciones sin disponer de la financiación necesaria y este es un gran problema ya que las personas ricas y poderosas no están por la labor de financiar investigaciones que perjudiquen sus intereses económicos y, en algunos casos, compran la patente de algún avance tecnológico para ocultarla y que no salga a la luz pública.

 

Existen casos en los cuales se desarrolló cierto proceso de fusión que,  como ya hemos comentado, es la mejor solución para conseguir la energía del átomo ya que es totalmente limpia y no contamina, y fue comprado y escondido en un cajón para que no interfiera con los millones de dólares que se generan para algunas personas por la fisión nuclear. Esto es muy grave.

 

Históricamente ha habido muchos casos de inventores que han topado con los intereses económicos de la época y no han podido desarrollar su tecnología que tan beneficiosa hubiera sido para la humanidad. Vamos a comentar un poco dos de los más conocidos: Nikola Tesla y T. Henry Moray.

 

Nikola Tesla es conocido por ingeniar la bobina que lleva su nombre y por sus estudios sobre la corriente alterna. Creía en el concepto de la materia etérica y pensaba que la energía eléctrica estaba presente en todos lados en cantidades ilimitadas. De hecho si te pasas el peine por el cabello o tocas un objeto, a veces se produce una descarga eléctrica. Según Tesla, esta energía sale de la energía que opera en todo el universo: la energía cósmica. Aunque la ciencia actual no contempla esta energía, hay una serie de científicos  que sí la aceptan ya que las ecuaciones de la mecánica cuántica muestran que está ahí y la llaman energía libre o “energía de punto zero” (ZPE). Básicamente es energía contenida en el espacio vacío, energía que es indetectable por cualquier método tradicional, en definitiva, es energía de los planos etéricos que hemos comentado antes.

 

El plan de Tesla era proveer al mundo de electricidad libre i gratuita y estaba en el camino de transmitir la energía eléctrica sin cables a través de su invento: la torre de Wardencliffe.

 

 A los adinerados industriales de la época, en 1901, no les pareció una buena idea, ya que no podrían controlar el suministro eléctrico y uno de ellos, llamado J. P. Morgan, declaró: “No puedo ponerle un contador por lo tanto no lo financiaré”. Esto cambió literalmente el curso de la historia y en los últimos 100 años hemos sufrido las consecuencias de este interés por los beneficios económicos.

 

 Preguntado sobre si su descubrimiento disgustaría al sistema económico  del momento, Tesla respondió: “Ya está rabiosamente disgustado”. Fue acusado de chiflado y acabó desilusionado y sin dinero. Cuando murió en 1943, sus montones de papeles científicos fueron confiscados por el gobierno estadounidense y fue eliminado del archivo histórico.

 

 T. Henry Moray, un ingeniero eléctrico y un entusiasta de Tesla, escribió un revolucionario libro en el cual explicaba quela Tierraflota en un “mar de energía”. En 1920 empezó a trabajar en un aparato que decía interceptaba la energía radiante del espacio exterior. Su aparato extraía 50 kw de electricidad. Desafortunadamente, y como a muchos otros inventores les había ocurrido, cuando se negó a venderlo a poderosos intereses, Moray y su familia fueron amenazados y su laboratorio registrado y saqueado. Fue asesinado por su asistente, Félix Frazer, un simpatizante comunista que estaba frustrado porque Moray declinó sus repetidas ofertas de llevar la tecnología a Rusia. Hoy en día, los hijos de Moray, John y Richard, continúan persiguiendo el sueño de su padre.

 

La democracia real requiere que los políticos tomen decisiones teniendo en cuenta la seguridad y el bienestar de la gente y no los intereses de unas pocas personas.. La voz de las gente no es suficientemente escuchada en las esferas de poder y hace falta exigir a nuestros políticos que se ocupen de los graves problemas que tiene el planeta, uno de ellos es, sin lugar a dudas, la captación segura de la energía que necesitamos.

 


La transformación de la conciencia de las personas

 

Estamos en un momento crucial en la historia de la humanidad, inmersos en una crisis como nunca antes se había producido, no sólo es una crisis económica, también es una crisis social con dos terceras partes de la humanidad pasando hambre y toda clase de miserias, también es una crisis política ya que tenemos unas democracias donde abundan los casos de corrupción y despilfarro y, en fin, en cuanto al medio ambiente, tenemos un planeta enfermo ya que la contaminación llega a todas partes: al aire, a las aguas de los ríos y de los océanos y a los cultivos de las tierras.

 

Quisiera recordar unas palabras pronunciadas por José Saramago, premio Nóbel de Literatura: “Lo que se está preparando en el planeta es sencillamente un mundo para los ricos, claro que habrá pobres, pero el mundo será para disfrute de los ricos…… ¿Qué es lo que tenemos nosotros para oponernos a esto?, nada más que la conciencia, la conciencia de que soy un ser humano, sencillamente un ser humano, y no quiero ser más que eso. La conciencia de que lo que está en el mundo me pertenece, no en el sentido de propiedad, me pertenece como responsabilidad, me pertenece con derecho a saber, con derecho a intervenir, con derecho a cambiar, eso se llama la conciencia, y esto se gana y se pierde y se renueva todos los días”.

 

Urge, por tanto, un cambio de mentalidad y hacer las cosa de otra manera. Tenemos una economía que se basa en una competitividad descontrolada,  un consumismo exagerado y una codicia enfermiza que hace que estemos esquilmando los recursos del planeta. Una tercera parte de la humanidad, el mundo desarrollado, consume, o más bien habría que decir despilfarra, el 80% de los recursos disponibles.

 

 Los gobiernos están en manos de los mercados financieros. ¿Cómo es posible que en una parte del mundo la gente poderosa se dedique a especular hasta el punto de poner en aprietos a varios países, uno de ellos España, mientras en otra parte, en Somalia, estén padeciendo una terrible hambruna que está matando a la población?. Creo que Saramago tiene razón, tenemos un mundo para ricos y, como consecuencia, los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.  Así que la crisis tenía que llegar, no podemos seguir actuando de esta manera, es insostenible.

 

No disponemos de mucho tiempo, podemos decir que la humanidad es como un coche que se encamina hacia el precipicio, o damos un golpe de volante o caemos al precipicio. Parece ser que si en 15 o 20 años no dejamos de envenenar el planeta y lo libramos de toda contaminación llegaremos a un punto en el cual muchos de los daños causados serán irreversibles, no habrá solución.

 

Para ello se necesitará de una transformación de la conciencia de cada uno de nosotros. Hemos de trascender la vieja y egoica conciencia del “yo” que consiste en pensar “yo me ocupo de mis intereses y los demás que se apañen”, causante de la mayoría de los problemas que tenemos y darnos cuenta que el planeta es uno, la humanidad es una. Tenemos que dejar de competir por los recursos del planeta ya que, si hacemos un uso correcto de ellos, hay suficientes para todas las personas, nadie tiene que morir de inanición por falta de alimentos.   

 

Creo sinceramente que en los próximos 25 años se producirá esa transformación de la conciencia en las personas que hará posible, entre otras cosas, el cese completo de toda actividad relacionada con la energía nuclear producida por fisión. Paralelamente apostaremos por las energías alternativas y los científicos contaran con la financiación necesaria para dedicar su tiempo y esfuerzo a hacer realidad la fusión del átomo en frío. Este es el camino, no hay otro; es una cuestión de supervivencia.

 

 De hecho, en el mundo ya se están produciendo cambios, fijaros de lo que han sido capaces los tunecinos reunidos pacíficamente en una plaza, nada más y nada menos que de derrocar a un dictador que llevaba muchos años en el poder. La revolución árabe, la llamada “primavera árabe”, es un ejemplo de que las personas están tomando conciencia de que tienen derecho a la justicia, a la libertad y a vivir dignamente.  

 Quién sabe?, a lo mejor el viejo sueño de Tesla y de Moray de conseguir energía libre y gratuita para todo el mundo, algún día se haga realidad. Lo único que se requiere es reconocer que todos formamos una gran familia, la Humanidad, y por tanto que la energía, las materias primas, los alimentos, el conocimiento científico, la tecnología, los sistemas educativos y los servicios sanitarios del mundo pertenecen a todos, y deben ser redistribuidos más equitativamente en todo el mundo. Si llega el día en que seamos concientes de ello, que yo creo que llegará, el planeta se habrá salvado y la vida será mucho más fácil para todos.

 

Para finalizar quisiera levantar simbólicamente una pancarta y añadirla a las del Movimiento 15-M aparecidas enla Puertadel Sol: “No hay que poner contadores a la naturaleza, los recursos son de todos”. 

 

Jordi Gas – jordigas2@gmail.com
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)

Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.

3 comentarios
  1. User comments

    todo lo dicho anteriormente es muy cierto, si no ponemos de nuestra parte cada uno, el trabajo de pocos sera poco fructifero, el egoismo de pocos destruyendo en mundo de todos. sin embargo el padre celestial esta muy atento, gracias hermano por tu mensaje ala humanidad

  2. User comments

    excelente articulo, quiero tengo la fe de que va a cambiar la conciencia de la gente, principalmente de los que ostentan el poder economico en el mundo.

    Pero la apariencia marca, que ellos como que no pertenecen a este planeta sin darse cuenta que la ley del boomerang tarde o temprano nos alcanzará a todos, esta es mi humilde opinión.

    gracias

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend