Ineke van Lint – Aprende a cómo amarte a ti mismo

Diana Martinez
Diana Martinez

Trata a tu niño interior con amor.

Estoy segura de que has leído muchas veces esta oración: primero necesitas amarte de ti mismo.

¿Pero qué significa? ¿Se refiere a tomar chocolate caliente cuando tienes frío? ¿Es sobre comprarte un vestido nuevo cuando te provoca? ¿Es hacer lo que quieras cuando quieres? ¿Es vestirte con ropa cálida cuando hace frío afuera?

Amarte a ti mismo significa tratarte como lo haría un padre amoroso con su hijo. Cuando eres adulto, y asumo que lo eres, aún tienes un niño interior dentro de ti. Son tus emociones. A ese nivel todavía reaccionarías como un niño de 3 o 4 años. Tus emociones no pueden crecer o madurar. Pero tú puedes madurar. Puedes aprender cómo respetarlas y cómo manejarlas. Puedes aprender cómo cuidar a este niño interior.

Cuando no eres consciente de tu niño interior, intentas vivir en un mundo de adultos como un niño o niña de 4 años. Te sientes solo, con miedo al inmenso mundo allá fuera, sin saber qué hacer, dónde pedir ayuda, cómo protegerte. Ésta es una manera muy difícil de ir por la vida. Siempre sentirás temor, miedo, duda, cansancio. Es complicado tratar de sobrevivir como un niño en un mundo de grandes. Te sentirás molesto y asustado la mayoría del tiempo, y perdido.

¿Por qué sucede esto? Porque nadie se preocupa por el niño interior dentro de ti.

Digamos que su nombre es Charlotte. Tienes 42 años de edad. Dentro de ti vive la pequeña Charlotte. Ella tiene 4 años. Cuando estás ocupado en el mundo exterior preocupándote por otras personas, de los negocios, de sobrevivir, de hacer miles de cosas cada día, la pequeña Charlotte se sentirá un cero a la izquierda. Mientras estás siempre corriendo para ayudar a otros, para asegurarte de que sus necesidades son cumplidas, estarás exhausto cada noche y llorarás en tu cama. A veces tendrás berrinches. Te sentirás muy enojado sin dar con la razón (pero sí hay una, ¡una enorme!).

Todas estas emociones fuertes son intentos de tu niño interior por captar tu atención.

Imagina que tienes, además de tus hijos, esposo, colegas, padres y amigos, una pequeña de 4 años llamada Charlotte. Nadie la nota. Nadie la cuida. Cada vez que ella trata de decir algo y recibir algo de atención, tú la callas. Dices: “tengo que encargarme de mis padres, mi trabajo, mi esposo, mi papeleo, mis amigos, mis otros hijos, mi casa… ¡No tengo tiempo para ti!”

¿Cómo crees que se sentirá? ¿Qué crees que hará? Primero tratará de captar tu atención mostrando emociones fuertes. Llorará mucho, gritará, quizá se vuelva agresiva de vez en cuando. Tú crees que estás enojado con el mundo, pero es tu niño interior molesto CONTIGO. Ella está triste y enojada porque no te preocupas por ella. Actúas como si ella no existiera. Nada es peor que actuar como si tu niño interior no existiera. Esto significa vivir como si NOSOTROS no existiéramos.

El peor sentimiento en el mundo es ser desleal a uno mismo. Nada es peor que esto.

¿Cuántas veces ignoramos lo que sentimos para complacer a alguien? ¿Cuántas veces le decimos a nuestro niño interior que se calle, que no es importante, que los otros son más importantes que él, que se vaya, que no lo quieres escuchar, que no lo quieres ver? Es horrible, ¿no? Y hacemos esto cada vez que dejamos que el deseo de alguien más esté por encima del nuestro.

Esta pequeña Charlotte en el interior, ¿qué hará? Se rendirá después de un tiempo. Luego de tratar por un largo tiempo mostrar sus emociones, se rendirá. Se cansará de todo eso y dirá: “No importa, ella no me ama, no quiere cuidarme, no lo valgo”. Y se deprimirá.

Claro, creerás que estás deprimido a causa de los demás, de tu trabajo, de tus hijos, de tu esposo, o de tus padres. No es culpa de nadie. Pero tienes que aprender a cómo cuidar de tu niño interior, que está sufriendo de la poca atención que le prestas.

Cuando la depresión no es suficiente para que las cosas cambien, queda un último método para captar tu atención: la pequeña Charlotte se enfermará. O tendrá un accidente. Quizá de esa manera la Charlotte adulta aprenderá a por fin prestarle atención a su niño interior, el cual es tan real como un niño de carne y hueso.

nio interior ineke van lint 8211 aprende a como amarte a ti mismo i214268

Tienes que aprender a cómo ser un padre amoroso para ti mismo

Primero tienes que desarrollar una madre interior. Si tuviste suerte y tenías una madre amorosa, podrás tomarla como ejemplo. De lo contrario, tendrás que inventar para crear esta madre interior, la cual será tu energía femenina de cuidado. Cada vez que tengas una emoción, tu madre interior le preguntará a tu niño interior: “¿Qué sucede, cariño?” Escucha lo que tu niño interior tiene que decir. Luego continúa con el diálogo. La madre interior dirá: “Ven aquí. Ven a mis brazos, te amo como eres. Te amo con lo que sientes.”

Haciendo eso, la pesadez de las emociones disminuirá bastante. Di: “Entiendo”. Estas palabras son muy importantes, porque la mayoría de las veces no nos sentimos muy “normales” teniendo los sentimientos que tenemos y tratamos de ignorarlos o suprimirlos, haciéndolos más pesados. “Entiendo, cariño, ven a los brazos de tu madre. Te amo.”

Quédate con estas palabras y estos sentimientos por unos momentos. Después, pregúntate: “¿Qué necesitas?”

Lo que sea que responda el niño, dirás: “Bueno, vamos a preguntarle a tu padre”.

Y aquí comienza la tarea de tu padre interior, quien está allí para protegerte y actuar por ti en el mundo exterior. Nunca enviarás a un niño de 4 años a preguntar por un ascenso en el trabajo o a resolver un conflicto en la escuela o con los vecinos, ¿o sí? ¿Así que por qué intentarlo? Envía a tu padre interior para que se ocupe de lo que sea que tengas que hacer en el mundo exterior. Tu padre interior es tu energía masculina, la cual te permite tomar decisiones, tomar accion, seguir tu guía interna (que es localizada en tu niño interior, también llamada intuición) y manifestar los deseos de tu niño en el mundo.

Cuando tu niño tiene una necesidad, por ejemplo llamar a alguien o ir a algún lugar para arreglar algo, imagina que tu niño interior se queda en casa con su madre, que vela por sus sentimientos, y que tu padre interior (otra parte de tu ser) va afuera para actuar. Tu padre interior es parte de ti, lo que le permite manejar el estrés, tomar acción, arreglar conflictos y todas las otras cosas que tienen que hacerse en el mundo exterior. Si esta parte falta porque no tienes un buen modelo de cuando eras pequeño, tendrás que crearlo y desarrollarlo.

Por supuesto, tu niño, madre y padre interior son todos parte de ti. Todo eres tú. Es solo un modelo para entender qué está ocurriendo dentro de ti y cómo puedes aprender a amarte.

Amarte es escuchar a tu niño interior, cuidar de sus emociones con seriedad, entender lo que siente y tomar acción en la dirección deseada. Amarte es tener este diálogo contigo cada mañana cuando abres los ojos, cada noche antes de dormir, y cada vez que tienes una emoción.

Amarte es construir una conexión interna fuerte contigo mismo.

Es crear tu propia familia amorosa dentro de ti. Nunca te sentirás solo de nuevo, porque serán 3. A donde quiera que vayas, a partir de ahora irás con tu familia interior. No estás solo. Eres amado y protegido. Escúchate a ti mismo y cuida de ese precioso niño pequeño que lleva tiempo esperando por tu atención y amor.

Cuidar del interior es sanar.

conexion con nio interior ineke van lint 8211 aprende a como amarte a ti mismo i214268

Traducido por: Diana Martínez, redactora y traductora en la gran familia hermandadblanca.org (https://hermandadblanca.org/)

Canalizado por: Ineke van Lint, psicóloga de niños, adolescentes y adultos, que se preocupa por motivar, aconsejar y dar las herramientas necesarias para tener una vida llena de felicidad.

Página original: https://enthousiasme.info/en/information/articles/?article=34

1 comentario

  1. muy interesante el artículo, algo que pocos lo atienden, a mi criterio es por que el objeto del juego infantil ha cambiado, mejor dicho ha madurado, pero la parte emocional es la misma con mas complejidad, pues nuestras emociones se han mezclado y recubierto con nuevas etiquetas, por intromisión de lo racional o imposición de las circunstancias de la vida como presiones, chantajes, que muchas veces no son del exterior, sino de nosotros mismos por escapar del castigo o la critica. y para entender mejor a la parte infantil hay que usar la lógica analógica, que pocos lo conocen, entonces al usar mayormente una lógica racional, intimida al niño emocional con a veces funestas consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx