Reencarnación en la historia europea (5): Henrik Ibsen

José Contreras
José Contreras

Reencarnación en la historia europea (5): Henrik Ibsen

Continuamos exponiendo los planteamientos de Rudolf Steiner en su obra Relaciones Kármicas sobre la reencarnación en la historia europea. En esta ocasión, Steiner se va a referir a un conflicto que se ha mantenido en la cultura occidental y que fue expresado artísticamente por Henrik Ibsen. La pregunta que motiva esta exposición es dónde viven actualmente los iniciados.

¿Dónde viven actualmente los iniciados?

El ser humano se asombra al ver como se han ido modificando las costumbres en las diferentes épocas. En el estudio de la reencarnación surge la pregunta sobre cómo se han modificado las vidas en el transcurrir de una encarnación a otra.

De hecho apreciamos a una vida, cuando podemos verla en el transcurso de sus diversas encarnaciones. Se nos hace más humana. Cuando se hace referencia al pasado, las escuelas esotéricas resaltan a las escuelas de misterios y a los iniciados que se han formado en esas escuelas. Por esto nos preguntamos ¿Dónde viven actualmente esos iniciados?

Un iniciado en la época materialista.

Lo primero que nos aclara Rudolf Steiner es que el paso de la vida a la muerte, normalmente es rápida, incluso cuando se ha vivido una larga vida, a medida que se acerca la vejez  el cuerpo pierde fuerza. Él nos aclara que el paso antes de nacer es diferente. Hay una larga preparación para la siguiente vida. El alma tiene que adaptar las experiencias que trae de otras vidas a las nuevas condiciones del momento histórico.

Estamos en una época materialista y, por lo tanto, las condiciones para el desarrollo espiritual son limitadas. Cuando un antiguo iniciado se va a encarnar tiene que tomar un cuerpo con las condiciones actuales y aceptar las condiciones educativas y del entorno que le ofrece la sociedad. Si no hay suficientes condiciones para el desarrollo del alma, el desarrollo anterior permanece, pero tiene que expresarse de otra forma.

Henrik Ibsen

Vamos a comenzar con quien fue un alto iniciado en los inicios del cristianismo y, en el siglo XIX, fue en gran escritor. Nos referimos a Henrik Ibsen (1828-1906).

Ibsen es considerado el más importante dramaturgo noruego. Sus obras fueron juzgadas como escandalosas. Estudió en escuelas religiosas y en su edad adulta se declaró ateo. Era introvertido. Fue abanderado del movimiento feminista. Tuvo gran influencia en George Bernard Shaw, Oscar Wilde, Arthur Miller y James Joyce, entre otros. Durante 27 años vivió en Italia y en Alemania y luego regresó a su país.

En Alemania escribió: El Emperador y el Galileo, en la cual se dramatiza la vida del emperador romano Juliano, el apostata. Ibsen la consideró su mejor obra, aunque esta no es su obra de mayor fama. De acuerdo a Steiner, él presenció el asesinato del emperador Juliano, el apostata. Esto le dejó una marca que se siguió expresando en las siguientes encarnaciones. Por esto no es casual que escribiese una obra sobre él.

De acuerdo a Steiner, él presenció el asesinato del emperador Juliano, el apostata. Esto le dejó una marca que se siguió expresando en las siguientes encarnaciones. Por esto no es casual que escribiese una obra sobre él.

Un iniciado en tiempos del emperador Julian el apostata.

Ibsen en una encarnación anterior, en el siglo IV D.C., fue un iniciado que se preguntó cómo influiría en el futuro el misterio del Gólgota.

Una de las mayores impresiones que vivió fue la de presenciar como asesinaban al Emperador Juliano el Apostata. Sabía que Juliano también era un iniciado y que se había propuesto hacer una transición armoniosa al cristianismo desde los antiguos misterios.

El haber presenciado este hecho sangriento aumento su pregunta sobre cómo las almas débiles podrían en el futuro integrar el misterio del Gólgota. Su conclusión fue que con el tiempo el cristianismo sería mal entendido hasta el punto de desconocer por completo al Espíritu Solar que era Cristo. Esto trajo gran consternación  a su alma.

Luego tuvo diferentes encarnaciones y una de ellas fue durante la guerra de los treinta años, cuando reencarnó como mujer. Durante esa guerra, trato de corregir al espíritu de la época, pero fue abatida por la crueldad de la guerra. En el siglo XIX, expresó su dolorosa experiencia de otras vidas en sus obras literarias como Ibsen.

Buscar el sentido del presente en el pasado

Hoy en día cuando un alma sabia reencarna, tiene que estar volcada hacia el mundo exterior y no hay condiciones para concentrar sus fuerzas anímicas como se hacía incluso hasta el siglo IV después de Cristo. Es decir, esas antiguas escuelas de misterios no podrían funcionar hoy en día.

Las escuelas iniciáticas de la antigüedad no se pueden ajustar a los tiempos actuales. Son escuelas del pasado. Por esto es un error querer buscar nuestro sentido en el pasado. Tendríamos que presentar esas ideas en las formas actuales. Según Steiner, este fue el error de Ibsen.

En cada época histórica, los seres humanos tienen un sentido de pertenencia diferente. El griego la tenía en su polis, el romano en sus leyes y su Estado, en la edad media la sentía su pertenencia religiosa. En los tiempos actuales, incluyendo el tiempo de Ibsen, el centro de pertenencia está en una personalidad vacía y en la soledad. De aquí que Ibsen dice en una de sus obras: El hombre más fuerte es el más solitario.

solitariomati 3397210 340 reencarnacion en la historia europea 5 henrik ibsen i213637

                      El hombre más fuerte es el más solitario.

Ibsen y el espíritu de la época

Steiner, en otro artículo sobre Ibsen, nos dice que sus obras muestran la falsedad de las conexiones entre el hombre y su entorno. La razón es que el hombre de hoy organiza sus relaciones en torno a la personalidad y esta separa. Lo que hay que aprender es a desarrollar la individualidad solo así se desarrollarán personalidades emancipadas.

En Berlín, 23 de marzo de 1905 en una conferencia, Steiner afirmó que quien mejor expresaba el espíritu de la época era Ibsen. No se refiere a Ibsen como fenómeno nacional, sino de la época. Supo expresar la decadencia de la época en relación a los acuerdos sociales y la moral.

Steiner se refiere a que Ibsen no copia ni reelabora estilos antiguos, sino que es una creación totalmente nueva de la tragedia. Por esto, es el espíritu de una época.

Muestra como lo que llaman amor es un principio de los ideales de la razón que no permite que se expresen las emociones ni lo sentimientos. Es un idealismo que se hace intolerable. Este es el caso del Pastor Brand (obra de 1866), este personaje sacrifica a su familia (mujer e hijos) para mantener sus principios. En las obras de Ibsen no hay dioses que castigan, sino que las acciones de los hombres los llevan en caída, como las piedras redondas en un plano inclinado.

overcoming 2127669 340 reencarnacion en la historia europea 5 henrik ibsen i213637

En las obras de Ibsen no hay dioses que castigan, sino que las acciones de los hombres los llevan en caída, como las piedras redondas en un plano inclinado.

Steiner afirmó que quien mejor expresaba el espíritu de la época era Ibsen.

Determinismo y libertad

En Ibsen, la tragedia no viene por culpa o expiación, las razones son extramorales. Ibsen está influido por Darwin.

Ibsen nunca pudo poner de acuerdo el determinismo de la necesidad en la naturaleza con su anhelo de libertad. En esto también está expresando al espíritu de la época.

Los seres viven entre dos mundos: pasado y futuro, pagano y cristiano, venganza y reconciliación, jóvenes y viejos. Toda esta lucha va a tener un reflejo en la experiencia que vivenció Ibsen en una encarnación en los primeros siglos del cristianismo cuando vió como asesinaban al emperador que intentó unir el mundo pagano con el mundo cristiano.

Steiner nos dice que esa no es solo un sufrimiento que Ibsen trae de vidas anteriores, sino que es un problema que marca a toda la civilización occidental.

El asesinato del emperador Juliano todavía tiene consecuencias para la civilización occidental.

El asesinato del emperador Juliano todavía tiene consecuencias para la civilización occidental. Es una herida que permanece.

Ibsen demuestra que hay una contradicción entre la realidad de la vida cotidiana y las ideas morales de la sociedad. Son dos mundos que no se pueden armonizar. Según Steiner, lo que Ibsen no entendió fue que no había que buscar la armonía con la moral del pasado, sino que había que crear una nueva moral.

Esa nueva moral hay que buscarla en la vida. Inconscientemente, él quedó atado a una visión de los ideales del mundo antiguo griego, que ya no volverá. Las soluciones tienen que partir desde el presente hacia el futuro. La importancia de Ibsen es que él expresó literariamente un sufrimiento que no fue solo suyo, sino del mundo occidental.

Conclusión de Reencarnación en la historia europea (5): Henrik Ibsen

Ibsen expresa el sufrimiento de la humanidad por haber fracasado en la transición armoniosa entre el paganismo y el cristianismo. Este dolor lo trae Ibsen por haber presenciado el asesinato de otro iniciado Juliano, el apóstata que quería unir ambas visiones.

Steiner quiere que aprendamos algo de estas vidas que él presenta. Una de las cosas que podemos aprender es que no debemos buscar soluciones en el pasado, sino reconocer que el pasado no puede regresar.

En el siglo XX, se ha cometido el error de buscar soluciones propias de la Edad Media, por ejemplo con la creación de comunas. Las comunas fueron una institución avanzada del sistema feudal, pero eso es pasado. Debemos atrevernos a buscar soluciones totalmente novedosas.

El mundo occidental tiene que descubrir formas nuevas de unificarse.

Referencias

Rudolf Steiner Cuarta conferencia. En:  Relaciones kármicas II. Editorial Rudolf Steiner. Madrid pp. 76 – 93

Rudolf Steiner la comprensión del Misterio del Gólgota Contiene información sobre el emperador Juliano, el apostata.

José Contreras redactor y traductor en la gran familia de hermandadblanca.org

Sugerencias de enlaces

Reencarnación en la historia europea 1: Civilización Árabe

Ejercicios para aplicar el concepto del karma 

Anna Bonus Kingsford (1) Presentación

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx