Home » Sabiduria y Conocimiento » Cristales energeticos » Simientes Meditativas Para El Triángulo Madre de Anabel. C. Huertas

Simientes Meditativas Para El Triángulo Madre de Anabel. C. Huertas

gaia en forma de mujer 

El trabajo meditativo con el triángulo de fuerza concretor y materializador de la divinidad (Madre) es uno de los senderos de auto-conocimiento capaces de atraer y exteriorizar el ansiado “sendero de retorno”, la materialización del cielo en la tierra.

 

Su desarrollo y exponencial fuerza se produce cuando la actividad del Ángel Solar (contactado a través del centro dimensional punto medio) difracta su energia desde el mental superior, “despertando” la atención de las moléculas y células del medio-ambiente planetario que se vuelven receptivas a los principios evolutivos y a sus nuevas dinámicas divinas, extrayendo y poniendo a disposición del “Plan” sus campos de manifestación.

 

El punto medio es el anclaje, el puente entre las dimensiones de la conciencia y las triádas superiores y sus reflejos inferiores, el vacío, el escenario neutral donde los reinos lunares y solares pueden interactuar libres de la dualidad de la forma.

 

La reactivación de este centro de fuerza humano y planetario (a niveles macro-cósmicos es la Jerarquia Espiritual), se ve vivificado durante este periodo en todos aquellos quienes llevan largo recorrido en el entrenamiento de la mente y la búsqueda de la senda interior, aunque seguirá siendo distribuido y energizado (por los hombres y mujeres que co-creadores y servidores) en el proceso evolutivo de la gran masa emergente de la fraternidad humana.

PUBLICIDAD GOOGLE

 

En aquellos quienes trabajan ya a niveles de “magia organizada” esta “visión” y fusión con la fuerza materializadora les conducirá a la revelación de la tendencia personal, al intuitivo acercamiento con la actividad de una determinada dinámica o plan de acción concreto que irá desvelando las extensas áreas de servicio donde deben materializar el plan divino.

 

En aquellos que van despertando al llamado interno, el proceso nos inunda de la “sincronicidad” de los encuentros con grupos y personas que inspiran su total desarrollo, que guían y estimulan la reconexión interna con la fuente divina.

 

El triángulo inferior (capitaneado por la fuerza del Ángel Solar parte del reflejo superior de la Triáda Espiritual) produce un asentamiento de los devas y corrientes inerciales en el plexo solar, generando el principio de fusión y síntesis que da nacimiento al gran vórtice de fuerza hipermagnético (atrae a la manifestación) unidos en él el centro base (devas materializadores de la Madre) y sacro (devas creadores, musas de la Madre).

 

Este hipermagnetismo es la “despierta comunicación” con el medio ambiente y en aquellos quienes ya actúan como receptores y emisores de corrientes sutiles, propiciará un principio de sincronía que irá atrayendo a sus áreas de servicio escenarios, reinos, o personas que requieran de su “entrenamiento creador” como inspiración para su ascensión o desarrollo.

 

En la primera fase de la actividad del Ángel de la Presencia (iluminar todas las resistencias a-rítmicas o resistentes a la floreciente armonia solar) el trabajo de la personalidad consiste en asentar las bases de comunicación entre lo que ha de ser elevado y la Inteligencia Activa que ha de dirigir el proceso.

 

La energía del Ángel Solar, (cuando el punto medio a penas comienza su actividad radioactiva) es ilógica, simbólica y alegórica, así que las pautas y senderos hacia su “conocimiento y desarrollo” deben suponer un entrenamiento, un acto humilde y amoroso de auto-conocimiento que produzca el desarrollo y la potencialización de la fuerza del triángulo Madre.

 

PUBLICIDAD GOOGLE

Cuando todos los centros esten activos a su “tendencia solar evolutiva” y sean capaces de reproducir la actividad solar, el trabajo con el reflejo inferior de la Triáda será conducido a la “transmutación” de los étheres que circundan la tierra y el Karma planetario.

 

Así la senda interna de auto-conocimiento y manifestación mental de las dinámicas de esta “fusión de devas creadores” nos irá conduciendo a través de las crecientes sincronicidades y estímulos a la comunicación con el cuerpo (personal y planetario) generando las directrices y dinámicas del nuevo bioritmo humano que de forma armoniosa y sostenible ha de traer a la manifestación las altas frecuencias de nuestra Presencia Superior.

 

Los escenarios (entrenamientos) y el servicio amoroso a todos los reinos que lleguen a nuestro campo de hipercomunicación, son las divinas manifestaciones que han de permitir nuestra transmutación a “agentes creadores encarnados” al servicio de las sendas superiores, exteriorizadores jerárquicos y fuerzas transmutadoras del planeta.

 

El triángulo inferior es el vientre de la Madre, el espacio oscuro y sagrado donde poco a poco vamos nutriendo las semillas divinas con el Amor del segundo triángulo de fuerza.

 

Cuando el Ángel Solar, comienza a “dirigir” iluminando los vehículos inferiores, se produce el sentimiento y la inspiración hacia lo superior, el mágico impulso hacia el misticismo y sus misterios, llenando nuestro entorno de la “sincronicidad” que estimula y atrae a nuestras esferas, el conocimiento y la motivación a través de los lazos humanos o los lazos con los reinos y fuerzas de la naturaleza.

 

“Lo que yo te digo en la oscuridad, háblalo tú en la luz”.

 

Namasté

 

Simientes Meditativas Para El Triángulo Madre de Anabel. C. Huertas

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)

Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.


Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend