Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » Cuadernillos de Alexiis: numeros 1, 2 y 3

Cuadernillos de Alexiis: numeros 1, 2 y 3

Cuadernillo N° 1

14 de julio, 2009

Jesus 014
NOTA: Nuevamente voy a ir compartiendo con ustedes material que he ido acumulando a lo largo de mi camino por la senda espiritual. Gracias a nuestro compañero Christian Maruri me es posible hacer este envío,

ya que yo tengo todo el material escrito a máquina. Que lo disfruten, Alexiis

· 10 Puntos para contribuir a la Paz la Felicidad del Mundo.

· Aprender a aprender

§ El Aprendizaje: Un, viaje para Saborearlo.

· Programación de la Vida — Pregunta y Respuesta

· ¿Miedo? ¿Miedo a qué?

· Desde las Estrellas:

§ No estás solo

§ El sabor del Reencuentro,

§ ¿Por qué no Intervienen?

*****

10 PUNTOS PARA CONTRIBUIR A LA PAZ Y LA FELICIDAD DEL MUNDO


1. Busca en ti mismo la fuerza del propósito, la fe en la propia regeneración. Tu Divinidad te espera. Esfuérzate en hallarla y actualizarla.


2. Practica en todo momento la religión universal del bien sin distinción de creencias, de clases, partidos, intereses, nacionalidades, razas, de reinos de la naturaleza.


3. Relega al olvido tus faltas y limitaciones pasadas, para renacer con renovados estímulos a una vida mejor. Entonces, serás merecedor de la invisible ayuda.


4. Practica la simpatía y adquiere el hábito del contento a través de todas las circunstancias. Decídete a realizar el leve esfuerzo de prescindir de los pequeños defectos. Lucha con todas tus fuerzas contra la depresión, contra la tristeza, contra el tedio, contra el mal humor. Combate los métodos dominantes de acritud y grosería e imponga la condición de ser siempre, y con todo el mundo, amable.


5. Procura dar todas las facilidades posibles a los demás. Ayúdalos a descubrir su camino más noble y a seguirlo. Haz de la generosidad de pensamiento y acción tu ley silenciosa.


6. Proponte firmemente no censurar a nadie, ni aun de pensamiento. ¿Qué sabemos de las verdaderas causas de los actos ajenos? Esfuérzate, por el contrario, en comprender.


7. Adopta una divisa solar de alegría, a todas horas. Entonces, la luz oculta que guía al mundo te la incrementará y te sorprenderán a ti mismo los resultados.


8. Procura no auto-exaltarte, ni auto-compadecerte, o sea, no pensar demasiado en ti mismo, si no es con el fin de perfeccionarte.


9. Invoca la armonía como fórmula de salud integral, de equilibrio del cuerpo y del espíritu. Porque la armonía es la ley suprema del Universo.


10. Irradia con humildad tu mensaje viviente de belleza, de espiritualidad y de paz, en un mundo atormentado, materializado, desorientado. Él necesita de tu eficaz contribución. Ofrécesela. Ofrécele tu mente positivizada, tu cuerpo puro, tu aura armoniosa, tu contento irradiante, tu fe sin límites en la bondad de la vida y en las leyes que conducen a un alto fin, la evolución humana.


Lama Kalu Riripoche


Revista Planeta GAIA

EL APRENDIZAJE – UN VIAJE PARA SABOREAR

El proceso de aprendizaje no tiene un principio ni un final en lo que la edad se refiere. Por el contrario, aprendemos desde que somos concebidos y seguimos aprendiendo hasta el final de nuestros días, La forma en que el proceso se realiza es muchas veces inconsciente, pero desde estas páginas nos proponemos dar algunas pautas para que pasemos de la inconsciencia a la conciencia, pues entendemos que sólo así el esfuerzo que apliquemos podrá obtener mejores frutos.


Desde hace un tiempo estamos siendo más conscientes de que nos ha tocado vivir una época de cambios rápidos. El que más y el que menos empieza sentirse sorprendido al ver con qué rapidez las cosas que antes eran válidas y funcionaban, ahora ya no lo son tanto.


Si miramos a nuestro alrededor, nos damos cuenta de que en dos o tres generaciones las cosas han cambiado mucho, los hogares, los trabajos, las escuelas o los hospitales no tienen riada que ver con lo que eran hace 50 años, La Revolución Industrial marcó un hito en la historia de la economía y la política que ha ido acelerando paulatinamente los cambios en el mundo.


No solamente vemos que las cosas han cambiado mucho de cincuenta años para acá, sino que nuestro presente está lleno de cambios que a veces nos pillan por sorpresa y observamos que nuestros hijos van a ser los protagonistas directos de una era marcada por la tecnología y que probablemente duplique o triplique la velocidad de cambio a la que estamos acostumbrados nosotros.


A veces, tenemos la sensación de que los cambios bruscos causan catástrofes, confusión y pérdidas, pero esa sensación la sufren aquellos que no están preparados para ellos, aquellos que no son capaces de ver que el cambio se está produciendo constantemente. Si las cosas que antes eran válidas en el pasado ahora ya no lo son tanto, ¿por qué empeñarnos en mirar al futuro con los ojos del pasado?


Deshacernos del miedo y tratar de convivir con el cambio, de aceptarlo y verlo como una oportunidad de crecimiento, es un punto de partida mucho más creativo y lleno de satisfacciones personales que pensar que el mejor objetivo es afianzar las certidumbres y seguridades que nos ofrece este mundo lleno de confort. Sobre todo porque ya hay mucha gente que puede dar fe que el “confort” no es eterno y que en una sola vida se puede pasar de la riqueza a la pobreza, o de la salud a la enfermedad, inesperadamente. Salvo que seas uno de los que prefieren estar ¡alerta! y ver en el cambio una oportunidad para aprender.


Los beneficios que nos aporta el aprendizaje son similares a los que nos produciría habernos equivocado de dirección a la salida de una ciudad y haber acabado en una carretera secundaria con baches, curvas tortuosas y un paisaje insólito. El camino es más incómodo de recorrer, nos llevará más tiempo llegar hasta la ciudad próxima, parece solitario, nos preocupa pinchar y que nadie pueda ayudarnos. Sin embargo, el paisaje rodea toda una costa acantilada, en un atardecer que tiñe el mar y el cielo de unos colores impresionantes. Nos hace disfrutar, hasta el punto de pararnos a contemplar el panorama. Por supuesto, no a todo el mundo le parecerá tan bien perder un par de horas de viaje y tampoco le gustaría la idea de pinchar, sobre todo porque al móvil le queda poca batería. Probablemente, la diferencia de la experiencia y de la satisfacción que haya producido dependerá de si uno se para a disfrutar unos minutos de un bonito panorama o si ha recorrido el camino ansioso por llegara la “civilización” y poder salir a la autovía. Así es el aprendizaje.


El aprendizaje es un proceso, generalmente lento, que concentra su riqueza en la forma de saborearlo,


El aprendizaje puede ser doloroso, nos plantea una situación comprometida con nuestro propio ego. Vamos por la vida pretendiendo saberlo todo, confundiendo opinar con saber o teniendo que nos consideren “tontos” sí reconocemos que no sabemos”.


Creemos que el aprendizaje sólo tiene sentido en una época de nuestra vida, cuando somos niños o estamos preparando una carrera. Damos premios a los más listos, que suelen ser los que “mas ampollan”. Aceptamos o rechazarnos a aquellos que tienen más largo o más corto el currículum. Pero aprender es mucho más que sacar buenas notas o haber estudiado en sitios importantes. Ese tipo de aprendizaje podría garantizarnos éxito social, pero no garantizaría nuestra satisfacción personal, que es lo único que nos permite bienestar. Es el primer paso para adquirir confianza.


Podemos haber sido formados técnicamente de forma excelente y sin embargo, no tener confianza en nosotros mismos. Hay mucha gente de carrera impecable engrosando la lista de los parados…


No es difícil encontrarse con gente para los que la vida ha estado llena de dificultades y que, no obstante, han logrado mucho más éxito en los negocios que emprende, o en las ideas que propone, o en la felicidad de sus vidas, Esto podría ser un síntoma de que el aprendizaje también se halla en la experiencia, cuando ésta se interpreta como positiva o corno simplemente una oportunidad para el crecimiento personal. Así es como nacen los emprendedores, que son los maestros en aprender de la vida.


El verdadero aprendizaje es aquel que nos ayuda a ser efectivos más allá de las escuelas. Es el que nos ayuda a estar preparados para escuchar las oportunidades que se esconden en procesos donde prima la experiencia y la forma cómo se observa, es decir, donde “se aprende a aprender”. Este es el aprendizaje que se debería instaurar como primario en las escuelas.


Pero este aprendizaje implica algo más, implica compromiso con un objetivo: ser más efectivos en cualquiera de los ámbitos que hayamos elegidos. Significa que necesitamos una dosis de humildad para reconocer que no lo sabemos todo. Significa que tenernos que desaprender algunas cosas que aprendimos en el pasado. Además, debemos recuperar el estado de ánimo del asombro. El de los niños que durante una época de sus vidas no pasan más de dos minutos en que no hayan aprendido algo nuevo. Pero sobre todo, esto supone ser capaz de reconocer que “no sé”.


Es ahí cuando uno mismo está decidiendo adaptarse al cambio para sobrevivir en un mundo que parece que lo único que ha descubierto hasta ahora es que no hay certezas. Que en quince años puedo pasar de tener un puesto ejecutivo en una compañía que factura mil millones a formar parte de un club de jubilación anticipada, como de pasar de estar felizmente casado a traumáticamente divorciado de la misma persona.


Los cambios parecen ser inevitables y parece que la clave está en adaptarse a ellos. La mejor vía parece ser empezar a deshacerse de seguridades y rigideces y flexibilizarse para el cambio: situarse en el asombro y, como niños, aprender insaciablemente.


Uno de esos aprendizajes tiene que ver con aprender a observar de forma diferente el mundo que nos rodea, Cambiar nuestra recepción sobre lo que es posible o imposible y reconocer que la realidad que yo veo puede ser diferente a la que ven los demás. Se trata de entrar de lleno en un proceso que nos enseña a observar el mundo que nos rodea desde un punto de vista que nos proporciona efectividad.


Esa es la propuesta de este artículo: invitarles a entrar en un breve espacio de reflexión, a través del lenguaje, sobre los temas que nos preocupan en estos momentos. Temas que vemos que están teñidos de cambios brutales y que nos provocan miedo, nos paralizan o nos hacen resignarnos. Es una invitación a plantearse, aunque sólo sea por unos minutos, algunas preguntas que, aunque no tengan respuestas claras, seguro que sí tienen muchos puntos de vista desde dónde observarlas, y dependiendo del que elijamos, tendremos más resultados positivos que negativos.


Es una propuesta para constituirse como protagonistas de este mundo cambiante, con capacidad para decidir cuál será el final de la historia, de nuestra historia.


Ana Murillo


Madrid


PROGRAMACION DE LA VIDA


PREGUNTA Y RESPUESTA

“Ya sé que antes de nacer planeamos nuestra próxima vida y que programamos las experiencias que nos harán evolucionar, pero ¿son también fruto de esa programación el que te peguen un tiro en la nuca, te atropelle un camión o te despeñes con el coche? También sé que soy el único responsable de las enfermedades y males que me aquejan, que pueden ser la consecuencia de procesos mentales erróneos. En mi caso sufro de las articulaciones, además de dolores en el hombro y el tobillo izquierdo como consecuencia de un accidente de moto. Busco las causas de estos males y no las encuentro por mucho que intento hacer una revisión de mis posturas mentales. Me gustaría saber si hay algún tipo de información al respecto por parte de los Hermanos Mayores.


A la primera de las cuestiones que nos planteas, hemos de decirte que al hacer la programación de nuestra próxima vida, cuando nos encontrarnos en el plano de los desencarnados, establecemos unas “líneas maestras” que nos servirán de referencia inconsciente a lo largo de nuestra vida. Estas líneas maestras pueden incluir cosas tales como, los padres más adecuados, el ambiente familiar y social, el lugar, la posición dentro de la familia (primogénito, segundo o último, etc.) e incluso raza y el sexo, aunque éste último no suele cambiar a lo largo de las diferentes vidas, salvo caso de necesidad.


Además de estas líneas maestras, también se pueden determinar algunos acontecimientos o hitos que marquen de una forma indeleble nuestra vida, como pueden ser alguna enfermedad, accidente, éxito o suerte inesperado (no todo van a ser cosas malas), situación política, guerras, etc., es decir, situaciones donde uno ponga a prueba su nivel evolutivo o donde se nos llame la atención si nos hemos desviado del plan de vida previamente establecido.


Lo del tiro en la nuca o lo del accidente de coche pueden ser cosas que no estén previstas al menos en nuestro nivel de conciencia, sobre todo si intervienen otras personas, cuyo libre albedrío puede interferir en nuestro proceso evolutivo.


Con respecto al asunto de las enfermedades, la medicina psicosomática nos da claves muy certeras de las causas más probables de las enfermedades. Nuestro grupo ha estado recibiendo información sobre este tema durante los últimos años, por lo que está trabajando en la edición de un libro que tratará sobre la influencia de la mente en los procesos de enfermedad e incluso sobre muchos de esos “accidentes” que parece que nunca debieron suceder.


En el caso concreto de las articulaciones, éstas son las que nos permiten ser flexibles, las que nos permiten “articular” situaciones aparentemente independientes. Si tienes dolor en ellas, deberías quizás revisar tus “rigideces” mentales, tus obcecaciones, tus posturas dogmáticas, si es que las tienes.


Por otra parte, no estaría de más que comprobases si el papel de “mediador” entre diferentes posturas o personas lo estás realizando correctamente. Además estás sufriendo golpes en tu lado izquierdo, lo que podría indicar que tal vez debas dejar de funcionar exclusivamente con tu hemisferio izquierdo cerebral (el de la lógica, la razón., lo tangible, lo medible) y debas dejar paso a la intuición, la fantasía, lo femenino, lo analógico, etc. Que está regido por el hemisferio derecho del cerebro.


Antón Rodríguez


Zaragoza


Generación 4, 4,


Grupo Aztlán


¿MIEDO? ¿MIEDO DE QUÉ?


En una bonita tarde primaveral, un anciano y su nieto, un joven que no pasaría de los 14 años, paseaban apaciblemente por un gran bosque de hayas. El chico estaba pasando unos días con su abuelo en su casa de campo.


El anciano notó en la cara de su nieto algo que le hacía estar inquieto y nervioso. Así que le llevó a un sitio precioso, cerca de su casa, donde se sentaron esperando el ocaso del sol. Allí le preguntó.


– ¿Qué te pasa Ismael?


– No lo sé abuelo – respondió cabizbajo Ismael – Siento un gran temor últimamente. ¿Qué clase de temor es ése? – preguntó de nuevo su abuelo.


-Cuando veo las noticias en la televisión, toda esa violencia, odio y locura que reina en el mundo, siento un miedo terrible y me pregunto si habrá un futuro mejor para todos nosotros.


Durante unos instantes Ismael se quedó callado, mirando al cielo. Luego prosiguió:


– Además, como ya sabes, mis clases han terminado y papá y mamá me quieren llevara una nueva ciudad para ingresar en un colegio privado, donde tendré que estar interno y ya sabes, conoceré gente nueva, nuevos compañeros, nuevos profesores, nuevas clases… ¡es como volver a empezar!


-¿Y qué hay de malo en eso? – volvió a preguntar el abuelo,


– Esto me asusta e incluso no duermo bien por las noches – respondió Ismael – y sobre todo no volveré a verte durante un año.


Mientras decía esto le caían pequeñas lágrimas de sus ojos.


– ¿Por qué tengo tanto miedo al futuro y a los nuevos cambios?


– Querido Ismael — susurró el anciano,- me recuerdas mucho a mi cuando tenía tu edad y le hice la misma pregunta a mi abuelo, tu tatarabuelo. El también sonrió, como yo lo estoy haciendo ahora-, sacó un pequeño libro de su bolsillo y me leyó unas páginas.


De todas ellas memoricé un pequeño fragmento que ha permanecido en mi mente durante todo este tiempo y que refleja bastante bien lo que te está ocurriendo. Ahora quiero compartirlo contigo. Así que escucha atentamente:


“Jamás estamos solos en el camino de la vida, siempre habrá alguien que nos ayude a dar el paso adecuado. Quizás tropezamos, quizás no.”


“Este camino nos deparará muchas sorpresas, muchos atajos, muchas encrucijadas, en las que nuestro corazón será el único guía que nos haga escoger lo mejor y más conveniente para nuestras dudas. Sentiremos muchos temores al pensar si hemos elegido bien o por el contrario nos estaremos equivocando y tendremos que dar la vuelta regresando al punto de partida.”


“Andaremos lentos cuando el camino se haga cuesta arriba, y más de prisa cuando sea cuesta abajo. Trataremos de evitar, las piedras del camino, sorteándolas, apartándolas, ignorándolas, pero no tardaremos en darnos cuenta de que ellas siempre van a estar allí, porque formar parte de ese sendero en el que nos encontramos.”


“Conocerás a muchos hombres y mujeres a lo largo de él; unos vuelven porque no han encontrado el final o se han perdido; otros prefieren volver al trecho fácil y conocido que al difícil y desconocido; otros te parecerán como sonámbulos sin saber donde están: otros irán sin rumbo fijo, a la aventura, sin importarles si hay un principio o un final en su destino; otros caminarán porque todo el mundo camina por ese sendero y, normalmente, la mayoría siempre tiene la razón; otros irán a tu lado durante un tiempo, pero las dificultades y penalidades que encontréis les fiarán dar la vuelta; otros como tú caminarán siempre hacia adelante, intentando no retroceder, sobre sus pasos anteriores, porque saben que al final del camino encontrarán lo que estáis buscando, algo que siempre ha estado allí esperándoles, alegóricamente, con los brazos abiertos.”


“Habrá períodos de mucha luz y épocas de tremenda oscuridad, que nos harán vacilar, dudar si realmente merece la pena seguir. En estos momentos hay que tener fe y esperanza en el futuro, alejar todos nuestros miedos y pensar que mañana todo va a cambiar, ya que el camino nunca podrá ser siempre así.”


“Paso a paso iremos aprendiendo cada vez más de Él. Nos dará fuerza y confianza para seguir hacia adelante, hasta que un día lleguemos a la meta deseada y un gran premio nos será concedido.”


“EL CAMINO DE LA VIDA NOS DA LA EXPERIENCIA Y LA EXPERIENCIA EN EL CAMINO NOS DA UNA VIDA MEJOR.”


Son unas palabras muy bonitas, abuelo – dijo Ismael.


Yo también lo pensé cuando mi abuelo me las leyó y creo que desde ese día mi vida giró 180 grados. Las tuve siempre presentes en mi vida y cada vez que me surgía algún miedo recurría a ellas.


-¿Por qué tenemos tantos miedos en nuestras vidas? – preguntó Ismael.


– No lo sé, Ismael – contestó el abuelo – Quizás porque forma parte de nuestra genética, a través de muchas generaciones han ido pasando de padres a hijos como algo común en todos nosotros, como la envidia o la avaricia. Ahora pienso en la necesidad humana de librarnos de una vez por todas de él y convertirlo en amor. Imagínate un mundo donde todos nos amáramos y ayudáramos mutuamente, en vez de temernos por el daño que nos podamos causar, tanto física como psíquicamente.


– ¡Sería un mundo maravilloso! – exclamó entusiasmado Ismael.


– Ya lo creo – prosiguió el abuelo. – Todos pensaríamos en compartir, sin, tener que temer si le dejo esto o lo otro a una persona yo me quedaré sin ello, en ayudar a cualquier ser humano sin tener que temer si en la misma situación, él lo haría por nosotros; en reír juntos e incluso con desconocidos y no temer si esa otra persona se ríe de nosotros o piensa que te estás riendo de él, en trabajar en armonía, sin temer que otra persona nos pueda quitar nuestro trabajo o vaya a ascender a un puesto superior a nuestra costa… Es increíble la cantidad de cosas que se te pueden ocurrir referentes a los problemas que te causan los miedos.


– Creo abuelo – dijo Ismael – , que a partir de ahora veré al miedo como un pensamiento que se puede transformar en algo positivo y bello, como el gusano de seda con su feo cuerpo se convierte en una bonita mariposa. Así no me podrá impedir realizar mis sueños, ilusiones y esperanzas.


– Muy bien, Ismael – dijo el abuelo, con una gran sonrisa en sus labios. – Este es un buen comienzo. Transmite todo lo que has aprendido hoy a tus amigos, compañeros de clase, a tus mayores, a la gente que conoces y conocerás en un futuro, e incluso a tus hijos si algún día los tienes. No importa si en ese momento te hacen caso o no les interesa. Tus palabras quedarán grabadas en su mente y antes o después saldrán a relucir en su vida, inconscientemente en unos y conscientemente en otros. Hasta que llegue el día en que el miedo sea tan sólo un recuerdo de antiguas generaciones, un viejo problema que tuvo hace mucho tiempo la humanidad, pero ya es historia.


Quizás creas que tú solo no puedes lograr todo esto, pero piensa, por ejemplo, que de una célula se creó otra y otra y así hasta que a través de los años dieron lugar a la vida que convirtió este planeta maravilloso en el mejor de nuestra galaxia. O en hombres como Jesucristo, que con todo su amor cambió el rumbo de la Humanidad en esa época de injusticias y violencia. Un solo ser puede cambiar muchos pensamientos erróneos e inútiles que nos impiden evolucionar a los demás seres humanos.


– Gracias abuelo – susurró Ismael – nunca olvidaré este momento y tus bellas palabras. Estoy muy contento de estar aquí contigo.


– Eres un buen chico – dijo el abuelo, manteniendo una mirada de profunda serenidad. Espero que tú y tu generación cambiéis este loco mundo y por fin el hombre viva en armonía con sus semejantes, con la Madre Tierra y con el Universo. Ahora volvamos a casa con un pensamiento positivo: MAÑANA SERÁ TODO MUCHO MEJOR DE LO QUE FUE AYER.

El abuelo abrazó a su nieto y juntos volvieron por el ancho camino que llevaba a la casa. Mientras, el sol se iba ocultando lentamente en el horizonte, presagiando de alguna manera un nuevo y esperanzador amanecer.


DESDE LAS ESTRELLAS…


NO ESTAS SOLO


Me gustaría haceros llegar la idea de que no estáis solos, habitando un pequeño planeta azul que vaga perdido en un extremo de la inmensidad de nuestra galaxia.


Todos los seres humanos que formamos parte del Universo creado somos miembros de una gran familia: LA HUMANIDAD. Todos estamos relacionados, por vínculos muy profundos que nos unen tanto en la esencia que nos compone como en nuestra manifestación física.


Somos hermanos nacidos de un mismo tronco común. Todos nosotros existimos gracias a un gesto de amor, porque la creación misma es la mayor manifestación de ese amor que es la fuente de a que todo emana.


Estamos cerca, muy cerca, y nuestra intención es la de ayudaros en unos momentos que se van a presentar difíciles para vosotros. No nos guía ningún afán de manipulación o interferencia, más bien al contrario: Conocemos y respetamos las leyes de la evolución, sabemos que unos hermanos no pueden interferir en el libre albedrío de otros, porque les impedirían el aprendizaje que se deriva de la toma de decisiones.


Nuestra misión se basa en daros algunas referencias para que podáis andar más erguidos, con paso más firme, sabiendo que hay planos de existencia por debajo de vosotros que os pueden servir de apoyo y otros que están por encima que os pueden dar algunas pautas para ampliar vuestra conciencia. Levantad alguna vez vuestra mirada hasta las estrellas y sentiros uno con su latir, puesto que desde muchos de esos puntos luminosos que presiden vuestras noches también hay otros seres que miran hacia vosotros.


“SOMOS HERMANOS NACIDOS DE UN MISMO TRONCO”

Al igual que os preocupan las cosas que suceden a vuestros seres queridos, a las personas cercanas de vuestro entorno, así a nosotros nos preocupan los pasos que vais dando construyendo un futuro en ocasiones basado en múltiples errores. Nos preocupa por vosotros y también por nosotros. Cualquier cosa que suceda en el Universo afecta en alguna medida a todo lo que existe en él.


Tened fe en vosotros, hermanos de la Tierra. Se os presenta un gran reto, una oportunidad y debéis estar preparados para asumir nuevos compromisos que os esperan para cuando forméis parte conscientemente de nuestra gran familia: la humanidad en todas sus formas y manifestaciones.


Con Amor, Acael


*****


DESDE LAS ESTRELLAS…


¿POR QUE NO INTERVIENEN?

En muchas ocasiones hemos oído frases como éstas: ¿Por qué los extraterrestres no intervienen para evitar o parar las guerras? ¿Por qué no nos ayudan a erradicar el hambre, la enfermedad o la injusticia? Si ellos están más evolucionados ¿por qué no vienen y arreglan el mundo?…

nte estas preguntas nosotros, desde aquí, sólo podemos decir una cosa: ¿Creéis que sería bueno que un hermano mayor hiciera los deberes de su hermano pequeño? ¿Sería bueno para su evolución y desarrollo que el hermano mayor le solucionase los problemas que voluntariamente provoca? Y si le avisa que no contamine su cuerpo comiendo o bebiendo porquerías, porque puede ponerse enfermo ¿debe eliminar su enfermedad o debe ser consecuente y esperar que su pequeño hermano aprenda con dolor?


Realmente, puede parecer muy dura la decisión de no intervenir directamente en vuestras problemáticas, pero hay una ley que rige en este Universo:


“NO INTERFERIRÁS EN EL DESARROLLO DE HUMANIDADES MENOS EVOLUCIONADAS”.


Hay que entender por humanidades aquellas cuyos hombres gozan del libre albedrío, Así pues, nosotros sólo podemos actuar en forma indirecta, aconsejando, dando ejemplos, presentando alternativas como, por ejemplo, las aportadas a las dos grandes potencias de vuestro planeta cuando estaban al borde de provocar la tercera y última guerra mundial.


En ese momento se les hizo ver lo que ocurriría si seguían adelante con sus amenazas, de la misma manera que se les avisó que no podrían actuar agresivamente contra su propio planeta desde el espacio exterior, pues sus armas serían anuladas,


Este hecho no es realmente una interferencia por cuanto la ley rige fuera del ámbito de influencia del planeta que intenta agredir, siendo el control del espacio algo que depende de la Confederación de Mundos de la Galaxia.


Frente a este panorama, los grandes reconsideraron su postura y empezó el fin de la “Guerra Fría”. Como contrapartida, por nuestra parte, se han dado múltiples informaciones para el desarrollo de la tecnología médica, tanto en el campo del diagnóstico como en el de la cirugía basada en métodos incruentos. Más no podemos hacer por el momento, salvo seguir enviando mensajes de paz y concordia como pasos necesarios frente al cambio generacional que está aflorando


Hay ya una nueva era en los genes de vuestros hijos. Ahora sólo falta que los Herodes no los detecten hasta que sea demasiado tarde.


Con amor, Acael


DESDE LAS ESTRELLAS…

EL SABOR DEL REENCUENTRO


Cuando el hombre expande su conciencia, se da cuenta de la magnificencia de lo creado. Es en ese momento cuando su mente es capaz de reconocer la conexión existente entre todas las manifestaciones del Cosmos.


Vosotros, hombres de la Tierra, estáis asistiendo a este extraordinario momento. Vuestra ciencia esta comenzando a traspasar el umbral que la conduce hacia una nueva visión del Universo. Una visión que os obligará a abandonar viejos parámetros, para observar que un suceso que se produce en un punto perdido de vuestro planeta, tiene repercusión al otro lado de la Galaxia; que una partícula subatómica recorre el espacio bailando al son de vuestro parpadeo.


La telepatía será algo cotidiano en vuestra vida cuando esta sensación de inseparabilidad sea reconocida entre vosotros, cuando vuestra conciencia sea capaz de percibir que la explosión de una supernova tiene mucho que ver con un abrazo en la terminal de un aeropuerto.


Vivís en la era de la comunicación, de la conectividad, y muchos de vosotros comenzáis a intuir que ese deseo de estar en comunicación, de acortar las distancias, es la nostalgia de un instante remoto, un instante que vuestros científicos llaman el Big-Bang, un instante en el que fuimos algo que se abrazó a sí mismo, con tal intensidad que, dando un gran estallido, decidió expandirse para poder saborear el reencuentro.


Con Amor, Acael


Cuadernillo N° 2

De: Alexiis

alexiis@speedy.com.ar

14 de julio, 2009

· Derecho de los niños a escuchar cuentos

· ¿Por qué reencarnamos?


· A la búsqueda del Dios interior


· Una nueva conciencia: Integración


· Si…


· Convocatoria


· Desde las estrellas: Salto evolutivo


· Desde las estrellas: Manipulación genética


· Desde las estrellas: Pruebas nucleares


DERECHO DE LOS NIÑOS A ESCUCHAR CUENTOS


Todo niño, sin distinción de raza, idioma o religión, tiene derecho a escuchar los más hermosos cuentos de la tradición oral de los pueblos, especialmente aquellos que estimulan su imaginación y su capacidad crítica.


Todo niño tiene pleno derecho a exigir que sus padres les cuenten cuentos a cualquier hora del día. Aquellos padres que sean sorprendidos negándose a contar un cuento a un niño, no sólo incurren en un grave delito de omisión culposa sino que se están auto-condenado a que sus hijos jamás les vuelvan a pedir otro cuento.


Todo niño que por una u otra razón no tenga a nadie que le cuente cuentos, tiene absoluto derecho a pedir al adulto de su preferencia que se los cuente, siempre y cuando éste demuestre que lo hace con amor y ternura, que es como se cuentan los cuentos.


Todo niño tiene derecho a escuchar cuentos sentado en las rodillas de sus abuelos. Aquellos que tengan vivos a sus cuatro abuelos podrán cederlos a otros niños que por diversas razones no tengan abuelos que se los cuenten. Del mismo modo, aquellos abuelos que carezcan de nietos están en libertad de acudir a escuelas, parques y otros lugares de concentración infantil donde, con entera libertad, podrán contar cuantos cuentos quieran.


Todo niño está en el derecho de saber quienes son José Martí y Andersen, entre otros. Las personas adultas están en la obligación de poner al alcance de los niños todos los libros, cuentos y poesías de estos autores.


Todo niño goza a plenitud del derecho de conocer las fábulas, mitos y leyendas de la tradición oral de su país.


El niño tiene también derecho a inventar y contar sus propios cuentos, así como a modificar los ya existentes, creando su propia versión.


El niño tiene derecho a exigir cuentos nuevos. Los adultos están en la obligación de nutrirse permanentemente de nuevos e imaginativos relatos, propios o no, con o sin reyes, largos o cortos. Lo único obligatorio es que éstos sean hermosos e interesantes.


El niño siempre tiene derecho a pedir otro cuento y a pedir que le cuenten un millón de veces el mismo cuento.


Todo niño tiene derecho a crecer acompañado de las aventuras de Tío Tigre y Tío Conejo, de aquel caballo que era bien bonito y del inmortal “Érase una vez…” frase mágica que abre las puertas de la imaginación en la ruta hacia los sueños más hermosos de la niñez.


“ÉRASE UNA VEZ”


C. González Minguillón


Madrid


*****


¿POR QUE REENCARNAMOS?


Dice Ramacharaka en su obra “La Vida después de la Muerte”, cap XIX, renacimiento que:


“El deseo es la fuerza motora del karma y por medio del karma del Renacimiento. A muchos les parece que el renacimiento en la Tierra es algo a lo que está forzada el alma aún contra su deseo. Precisamente sucede todo lo contrario, esto es, que el alma renace en la Tierra por medio de la vida consciente. Nadie renace en la Tierra contra su voluntad, sino porque quiso y deseó renacer.


“No precisamente han de ser estos deseos de índole siniestra, ni han de tener carácter concupiscente…. pueden ser anhelos nobles, levantadas aspiraciones, aunque entrañan el principio emocional del deseo”. “…Tanto los deseos nobles como los viles son las semillas de la acción y el impulso hacia la acción es la característica que distingue al deseo”. “…Siempre siempre el objeto del deseo es tener, hacer o ser algo”. 11… Muchas almas generosas renacen impulsadas por el deseo insistente de ser útiles a la humanidad, de realizar alguna magna obra en beneficio del mundo o cumplir algún deber inspirado por el amor. Pero nobles o viles, si estos deseos están relacionados con las cosas e intereses de la Tierra, son propulsoras del renacimiento”.


El gran pensador Italiano Pietro Ubaldi, en su obra “Expresiones de la Ley de Evolución” (cap. XIII), expresa:


“Hay equilibrios de fuerzas que determinan el tiempo, la raza, los padres, la familia… en que el individuo debe nacer. Todo obedece a la naturaleza del biotipo espiritual”. “Hay sendas invisibles, de naturaleza dinámica y psíquica que guían el camino de las almas hacia determinados puntos, con preferencia a otros. Lo que les impele a seguir esa senda es, como en la vida, el instinto, el deseo”.


De “Trascendencia del Karma”, una de tantas obras que se han dedicado a la extensa enseñanza dejada por el gran vidente norteamericano Edgar Cayce, que realizó más de 14.000 interpretaciones y diagnósticos en estado de trance, seleccionada y comentada por su discípula Mary Ann Woodward, extraemos el siguiente comentario:


“Resulta difícil determinar cuál es la razón para que un alma encarne en un determinado momento. Las interpretaciones (interpretaciones era el nombre que recibían los diagnósticos que en estado de trance realizaba Edgar Cayce), dieron casos en los que transcurrió un prolongado lapso y otros en los que hubo un regreso muy rápido a la vida terrestre. No hay duda que el deseo de la misma entidad es un factor preponderante.”


Por su parte, Max Heindel en “Concepto Rosacruz del Cosmos”, (Cap III, El hombre y el método de evolución), señala: ¿Por qué debemos renacer? ¿Por qué debemos volver a esta existencia terrestre, limitada y miserable?, ¿Por qué no podemos adquirir experiencia en esos reinos superiores sin necesidad de venir a la Tierra?”


“Tales quejas -sigue diciendo- están basadas en malentendidos de varias clases. En primer término debemos comprender y grabar profundamente en nuestra memoria que el propósito de la Vida no es la felicidad, sino la experiencia. La tristeza y el dolor son nuestros maestros más benévolos, mientras que las alegrías de la vida no son sino cosas fugaces. Esto parece una doctrina muy dura…, sin embargo, allí es, y si lo examinamos, comprenderemos que no hay tal dureza…”


“La experiencia es el “conocimiento de las causas que producen los actos”. Este es el objetivo de la Vida, junto con el desarrollo de la voluntad, que es la fuerza con que aplicamos el resultado de la experiencia.”


“La experiencia debe adquirirse, pero podemos elegir entre adquirida por el escabroso y duro camino de la experiencia personal o por la observación de actos ajenos razonados y reflexionando sobre ellos, guiados por la luz de cualquier experiencia que hayamos tenido.”


“La elección es nuestra, pero en tanto no aprendamos todo lo que hay que aprender en este mundo, debemos volver a él. No podemos permanecer en los mundos superiores y aprender allí hasta que hayamos dominado las lecciones de la vida terrestre. Esto seria tan sensible como enviar a un niño al kinder un día y a la universidad al siguiente. El niño debe volver al kinder un día tras otro y pasar años enteros antes de que el estudio haya desarrollado en él la capacidad suficiente para que pueda comprender las enseñanzas que se dan en la universidad.”


“El hombre también está en la escuela, la escuela de la experiencia… y debe volver muchas veces antes de que pueda esperar dominar todo el conocimiento del mundo de los sentidos. Por eso la Naturaleza decreta que el hombre debe volver a la Tierra, después de intervalos de reposo, para proseguir su trabajo donde lo dejó, de igual manera que un niño sigue su estudio en la escuela cada día, después del intervalo de una noche de sueño.”


“No es argumento contra esta teoría el decir que el hombre no recuerda sus vidas anteriores. Todas las facultades que poseemos demuestran que las hemos adquirido en alguna parte. Y, además, ¿si no hubiera vuelta a la Tierra, ¿qué utilidad tendría la vida?, ¿por qué luchar por nada?, ¿por qué una vida de felicidad en un cielo eterno debería ser la recompensa de una buena vida?, ¿qué beneficio podría producir una buena vida en un cielo donde todo el mundo es ya feliz?. Seguramente en un lugar donde todo el mundo es feliz y está contento, no hay necesidad alguna de simpatice, de sacrificios ni buenos consejos. Nadie los precisarla.”


“En la Tierra hay muchos que los necesitan y esas cualidades humanitarias y altruistas son de la mayor utilidad para la humanidad que lucha. Por lo tanto, la Gran Ley que trabaja para el bien, hace que el hombre vuelva al mundo para beneficio de si mismo y de los demás, con sus tesoros adquiridos, en vez de permitir que se estropeasen o desperdiciasen en el cielo, donde nadie los necesita.”


Y para terminar esta selección de autores, veamos lo que sobre la misma cuestión nos dice el espíritu André Luiz, en la obra “Misioneros de la Luz”, psicografiada por el gran médium brasileño Francisco Cándido Xavier (cap. XII):


“Tenemos necesidad de la lucha que corrige, renueva, restaura y perfecciona. La reencarnación es el medio y la educación divina el fin… Por esto mismo, a la par de millones de semejantes nuestros que evolucionan, existen millones que se reeducan en determinados sectores del sentimiento, porque si poseen ya ciertos valores de la vida, les faltan otros no menos importantes”.


No hay una reencarnación que sea exactamente igual a otra. Cada reencarnación está condicionada por una serie de circunstancias o variables diferentes para cada ser espiritual. Así nos señala André Luiz en la obra antes mencionada (Cap. XIII):


“Los procesos de reencarnación, tanto como los de la muerte física, difieren hasta el infinito, no existiendo, según creemos, dos absolutamente iguales.”


“Preguntarse, razonablemente, si existe una técnica invariable en el servicio reencarnatorio, seria lo mismo que preguntarse si la muerte en la Tierra es única en sus procesos para todas las criaturas.


Evolutivamente hablando, conocimiento es poder y el poder unido al amor proporciona libertad, o lo que es lo mismo, capacidad de elección. Esto aplicado al fenómeno del renacimiento implica, en palabras de André Luiz que:


“… Al elevarse el alma en cultura y en conocimientos y, consecuentemente, en responsabilidad, el proceso reencarnacionista individual es más complejo, alejándose, como es lógico de la expresión general. Aunque entidades se hallen aún en débito, si han desarrollado valores de buena voluntad, perseverancia y sinceridad, esto les confiere el derecho a influir de cierta manera sobre los factores de su nacimiento, escapando, en cierto modo, del patrón general.


Alrededor de esta misma cuestión, Pietro Ubaldi, en su obra citada anteriormente, expresa:


“Para la gran mayoría ignorante, todo esto (el proceso reencarnatorio) sucede por instinto, por obediencia mecánica a las leyes de la atracción y repulsión. Para los seres más evolucionados la elección es libre, consciente, ejecutada en función de realizaciones complejas, en función de la organización del universo y del progreso de la humanidad como actividad voluntaria para la ejecución de determinadas obras y de destinos especiales. Pero esto para nosotros constituye la excepción.”


“La capacidad de elección está en proporción al desarrollo de la conciencia, cualidad que el biotipo humano común está lejos de haber adquirido.


EL KARMA 0 DESTINO


Nuestras buenas o malas cualidades son el resultado de nuestras propias acciones. Las andanzas del Ser espiritual en sus incursiones en el escenario de la vida física generan multitud de efectos cuya índole, armoniosa o destructiva, depende el ajuste de sus actos a las Leyes de la Vida. Estas Leyes inducen a que todo desequilibrio haya de ser reajustado, y a que todo acto sintonizado con ellas se traduzca en armonía, belleza, fuerza, alegría y poder. Tal multiplicidad de fuerzas desencarnadas determina el sentido de la vida del Ser, con sus deficiencias y necesidades, con sus débitos u méritos, conformando el mapa de su Destino o Karma. Y este Karma influye decisivamente en el proceso de reencarnación del espíritu.


Se dice muchas veces -y es una verdad incontestable-, que somos libres para sembrar; pero una vez realizada la siembra, la cosecha es obligatoria. Los hechos de nuestra vida son la siembra; nuestro Karma, la cosecha.


Extracto de


O.M. García Rodríguez


La Palma


*****


A LA BÚSQUEDA DEL DIOS INTERIOR


En los comienzos de su andadura evolutiva, el ser humano de la Tierra era inconsciente de sí mismo. Las leyes de la naturaleza regían su vida, se sentía parte de algo mucho más grande, integrado con los demás elementos de la creación, vivos e inertes, visibles e invisibles, formando un Todo armónico.


Sin embargo, a partir de un momento determinado, ese hombre adquiere CONSCIENCIA DE SI MISMO, se convierte en un ser autónomo, libre, con poder de discernimiento y capacidad de elección. Empieza a olvidarse de su cercano pasado y se dirige de forma inexorable hacia un futuro incierto, marcado por el aprendizaje derivado de la observación y la experiencia, en el que tendrá que ejercitar continuamente una herramienta recién estrenada: SU LIBRE ALBEDRIO.


No obstante, sigue sintiendo dentro de sí, aunque de forma vaga, la sensación de “venir de algo o de alguien”, y es entonces cuando comienza a buscar su origen, pero no en su interior, sino fuera, en las cosas que le rodean.


Así, empieza a temer todo aquello que no comprende o cuyo origen desconoce, dando carácter “divino” a lo que considera superior: los fenómenos atmosféricos, los cambios de la naturaleza, los animales, los astros, la enfermedad, la muerte… todo aquello en lo que v fuerza que él no domina. Es su respuesta a la necesidad de sobrevivir en un mundo incierto y peligroso.


Muy pronto empiezan a surgir individuos que pretenden estar más preparados para tratar de mediar entre Dios y los hombres, y es así como van apareciendo las RELIGIONES. Cada vez con un mayor grado de jerarquización, de ritos inexplicados y liturgias de gran complicación. Con el paso de los años, se empiezan a acuñar misterios y dogmas, creándole la sensación de que jamás podrá comprender a Dios, el cuál le es presentado como un ser Omnipotente, Todopoderoso y lejano, al cual pertenece como algo más dentro de su creación.


Las religiones, al institucionalizarse, han manipulado un sentimiento innato en el hombre para proteger los intereses de unos pocos en perjuicio de una mayoría. En su origen partieron de un tronco común, sin embargo, las circunstancias sociales, económicas, políticas, históricas.., han ido variando la “interpretación” de ese sentimiento hasta hacerlo irreconocible. Cada una se ha presentado como poseedora de la verdad, la única verdad, exclusiva y excluyente y, para defender su supremacía, no han dudado en enfrentar al hombre contra el hombre. Las guerras por motivos religiosos son un buen ejemplo de hasta donde puede conducir la cerrazón y la soberbia. El afán por separar los buenos de los malos, los fieles de los infieles, los merecedores de eternas glorias, de los merecedores de eternos castigos… llevaría al ser humano, con un mayor desarrollo intelectual, a cuestionarse su validez.


Durante muchos años, los sentimientos internos que impulsaban al hombre por ese camino de RELIGARSE, de reencontrar a Dios, quedaron ahotados, congelados en religiones plagadas de formalidades y mandatos. Se colocó a Dios fuera, robando así al ser humano de la misteriosa relación con lo sagrado que lleva dentro de él. No hay nada tan castrante, y a la vez tan peligroso para la psique humana, como un religión sesgada y manipuladora de los sentimientos trascendentes del hombre.


Sin embargo, para muchas personas la religión institucionalizada sigue siendo necesaria porque su cultura (no su filosofía) se basa en preceptos religiosos que han sido transmitidos de padres a hijos durante milenios, lo que ha propiciado su inclusión en el consciente colectivo de una manera muy arraigada. Tal es así, que la cultura religiosa se ha convertido en una cuestión social y en causa de debate para sesudos teólogos que no se cuestionan el origen de las cosas, sino la interpretación de los hechos subsiguientes al origen. Son aquellos que buscan en el libro de leyes olvidándose del ESPIRITU DE LA LEY.


El sentimiento religioso del hombre, su necesidad de RELIGARSE, es demasiado grande para sentirse cómodo en un traje tan estrecho que le impide moverse, manifestarse como es: libre e independiente, yu, al mismo tiempo, unido a sus semejantes y a la naturaleza por lo que tiene de común con ellas: LA ESENCIA DE DIOS.


El hombre de finales del siglo XX se encuentra sumido en una profunda crisis de valores. Las viejas creencias ya no sirven, pero resulta difícil encontrar otras nuevas para reemplazarlas. Estamos tan acostumbrados a que los demás nos digan por dónde dirigir nuestros pasos, que es complicado encontrar la filosofía de vida que nos acerque, cada día un poco más, a ese ideal de perfección que intuimos.


El hombre de hoy está dejando de buscar a Dios fuera de él —tal y cómo le han enseñado las instituciones religiosas— y ya no siente la necesidad imperiosa de encontrar modelos a los que imitar —avatares, gurus, profetas—, abandonando, poco a poco, las religiones institucionalizadas tan llenas de ritos, liturgias y dogmas… As se enfrenta abiertamente a su sentimiento interno de trascendencia, a su RELIGIOSIDAD, percibido como el impulso que le lleva a volver al origen, a reencontrar el camino de vuelta a la esencia que palpita en los más intimo de su ser. De ese sentimiento participan todos los seres humanos, sin distinción de razas, educación, culturas o circunstancias.


Posiblemente existan tantas formas de religiosidad como hombres. Si el hombre toma conciencia de que nadie puede decirle como canalizar su religiosidad, empezará a ejercer su auto-responsabilidad en el proceso mismo de la creación.


La búsqueda de respuestas a las eternas preguntas que el hombre se formula sobre su origen y su destino, permitirá ir construyendo una FILOSOFIA DE VIDA que enseñará al ser humano su verdadera dimensión y el acceso a la comprensión de las leyes que rigen el Universo. Sólo aquél capaz de levantar su consciencia por encima de las definiciones absolutistas del pasado, podrá ver el horizonte relativista de la evolución humana.


Esos postulados nos hacen mirar hacia las antiguas tradiciones, hacia la enseñanza de las escuelas herméticas, hacia la filosofía perenne, hacia la síntesis del conocimiento entre Oriente y Occidente, hacia Jung como padre de la psicología transpersonal… En definitiva, hacia la creación de un nuevo paradigma religioso que podríamos llamar: EL DIOS INTERIOR.


El miedo a lo desconocido, a la ira de los dioses, a nuestra propia trascendencia, es lo que mantiene vivas a las instituciones religiosas. Si Dios nos creó a su imagen y semejan., hora es ya de descubrir por nosotros mismos en qué consiste esa semejanza, y si finalmente, nos damos cuenta que es bien cierta la famosa leyenda: “Conócete a ti mismo y conocerás a los dioses”, habremos llegado a la conclusión de que los rezos del rosario, las vueltas de los molinillos tibetanos o las oraciones mirando a la Meca, son solo distracciones que los intermediarios nos han ido imponiendo para seguir manteniendo el monopolio espiritual de las religiones, monopolio que, sin duda, les ha reportado, a lo largo de la historia, muy pingües beneficios.


Marta Pinar Merino


Grupo Aztlan

UNA NUEVA CONCIENCIA: INTEGRACION


Hay muchas personas que todavía siguen pensando que la religión es una asignatura opcional a la que uno accede cuando se ve necesitado de referencias o ayudas que no puede recabar por otros medios. De cualquier modo, la religión sigue siendo una práctica a tiempo parcial, algo ajena a nuestra vida cotidiana. El estudio de conceptos y filosofías transcendentes, místicas o espirituales no ocupa, generalmente, un tiempo y un espacio en nuestra vida cotidiana, más dedicada a la relación personal, familiar y profesional.


Si el practicar la religión ha quedado solamente para los sábados o los domingos en la iglesia, deberíamos plantearnos ¿qué es hoy la religión?


El ser humano tiene dentro de si la necesidad de conectar con su entorno, con todo lo creado, sentirse parte de él y saber cuál es su papel para desempeñarlo de la mejor manera posible. Hablamos de un sentimiento y éste está presente las 24 horas del día, todos los días de nuestra vida. Esto no significa que dediquemos toda nuestra vida a la religión, que nos coloquemos el hábito y nos pongamos a estudiar y meditar sobre las profundidades del alma o que tengamos que ser expertos en teología. Ese sentimiento profundo está grabado en cada célula de nuestro cuerpo, es la vida misma, al margen del bien y del mal como dicotomía.


“Si un hombre busca unirse a una mujer no es sino para equilibrarse, para crear un solo ser formado por dos polos diferentes”.


Esta Generación que viene está tratando de plantear nuevos paradigmas que sustituyan planteamientos arcaicos, no porque sean malos, sino porque ya son insuficientes, porque se han visto desbordados y superados por la marcha de los acontecimientos. Uno de ellos nos plantea el reto de intentar que nuestros pensamientos no sean duales, sino globales.


Decimos que todo lo que separa es involutivo y todo lo que une evolutivo. Pongamos a prueba este razonamiento y veamos cómo es verdad que el amor une, junta a un hombre y a una mujer, crea una familia y da vida. Asimismo, el amor hace amigos, une naciones, derriba fronteras y muros. Por el contrario, el racismo separa, como separan las guerras, el odio, la intolerancia, el egoísmo y la desconfianza. La mejor forma de no separarnos de alguien es unirnos a él, aunque esto parezca muy simple.


Sabemos que la energía atómica de fisión no ha traído, ni traerá a la larga, buenos resultados, porque fisionar es romper, separar, y eso produce efectos perjudiciales como la contaminación y residuos radioactivos, mientras que la energía de fusión une, integra, no produce contaminación ni residuos y, además, es más potente.


Ser dual es un concepto real, pero mal aplicado. Todo en el universo es dual, pero eso no quiere decir que tengamos que posicionarnos en uno de los dos polos, sino que nuestra tendencia debería ser la de integrar a ambos en nosotros mismos. Lo unipolar es parcial y, por lo tanto, incompleto. El ser humano de la Próxima Generación no hablará del bien y el mal, sino del más o menos bien, de los procesos más o menos integradores; igual que no existe el frío o el calor en términos absolutos, sino mayor o menor temperatura.


El ser humano de la Tierra aún no es capaz de practicar esta simpleza de pensamiento, pero cada día que pasa está más en ello. Por ejemplo, hemos empezado a salir de una sociedad machista gracias a las reivindicaciones por la igualdad de derechos de la mujer. El resultado, de momento, es el enfrentamiento de posturas de los dos polos de los que se compone el concepto SER HUMANO.


Si un hombre busca a una mujer no es sino para equilibrarse, para crear un solo ser formado por dos polos diferentes. Pretender que lo positivo es cualitativamente idéntico a lo negativo, es lo mismo que afirmar que lo femenino es igual a lo masculino. Las características energéticas son distintas, aun cuando sean absolutamente complementarias, no siendo posible la existencia de la una sin la otra. Sólo la energía que produce la unión de dos polos carece de dualidad; es ambas cosas, y por lo tanto, más grande.


Muchas veces nos han planteado -cuando tenemos la oportunidad de contar nuestras experiencias- que presentamos una sociedad futura utópica e irreal. Todo parece ser de color de rosa, los extraterrestres son todos buenos, guapos y altos, pero… ¿y el mal?. Cuando hablamos de la Hermandad Blanca siempre hay quien menciona a la Hermandad Negra. La oscuridad, no lo olvidemos, no es más que la ausencia de luz. Manejemos la dualidad, pero no nos situemos en uno solo de sus polos.


Apenas sin darnos cuenta, llamamos mal tiempo a la ausencia de sol, a la lluvia, a las nubes, al viento, a los rayos y a los truenos, cuando resulta que todo ello es una manifestación del clima, ni bueno ni malo. Por lo tanto, es incongruente quejarse porque llueve o porque no lo hace, Las consecuencia de la climatología son siempre relativas. Un tiempo soleado puede ser bueno para los veraneantes de las playas, pero absolutamente nefasto para los agricultores que están padeciendo una sequía prolongada.


Por otra parte, resulta curioso que hablemos de energía positiva o negativa, cuando la energía siempre es el resultado de la unión de dos polaridades. .Es la fiebre de este siglo por aislar las cosas y las personas. Una fiebre peligrosa capaz de producir epidemias, enfermedades, soledad y destrucción. En el área agrícola se pueden apreciar los perjuicios ocasionados al entorno ecológico, así como el empobrecimiento del terreno, por la práctica del monocultivo intensivo frente a la siembra conjunta de diferentes especies de vegetales.


Levantemos nuestra vista para ver, con más perspectiva, todos los matices que UNEN lo que, aparentemente, es opuesto y contradictorio.


Las moscas y los mosquitos no son seres malignos creados por fuerzas oscuras y demoníacas para jorobarnos en verano, ni los virus o las bacterias han sido creados para provocarnos enfermedades; ambos no tienen la mala idea de atacar a lo sano, sino todo lo contrario, son atraídos por afinidad cuando bajamos nuestras defensas, cuando vibramos en afinidad con ellos. Normalmente conviven con nosotros todos los días de nuestra vida, pero proliferan y molestan cuando rompemos su equilibrio vital, su ecología. No hay quien ataca, sino quien busca el ataque desde cualquier rincón de su mente.


Hay una frase de nuestros hermanos del espacio que llamó mi atención: “EL SER HUMANO TIENE LA OBLIGACION DE SER FELIZ”. Por lo tanto, cuando nos quejamos no hacemos otra cosa que patentizarnos, a nosotros mismos, la estupidez de nuestros propios errores, careciendo entonces de sentido echar la culpa a los demás o a las circunstancias.


Con una mentalidad universal, que una y englobe, entraremos en esa Nueva Generación acogiendo posturas y opiniones contrarias a las nuestras. De ese modo aceptaremos a todos los que nos rodean


y descubriremos el nacimiento de ideas más elevadas que las propias.


He tratado de poner unos pequeños ejemplos prácticos que podrían servir para empezar a construir una “Filosofía de Vida” que sustituya a los paradigmas propugnados por nuestras viejas religiones. Es una filosofía de vida para poner en práctica las 24 horas del día; es una forma de ver, sentir y hacer la vida. De ese modo nos sobrarán los templos, las iglesias y esa duda, también antigua, de tener que elegir una religión.


Sigamos añadiendo nuevas ideas para enriquecer nuestra vida. No hagamos religiones nuevas, pero tampoco despreciemos las que hubo; todas tienen algo que aportar a nuestra vida. Digamos:”Yo en mi vida me uno al Todo (me religo) de esta forma, ¿y tú?”


Jordi Mangrané


Grupo Aztlán


*****


Si…


Si la obra de tu vida puedes ver destruida y, sin decir palabra, volverla a comenzar, o perder de un golpe la ganancia de cien, sin un gesto, ni un suspiro…


Si pudieras ser amante sin estar loco de amor, si consigues ser fuerte sin cesar de ser tierno, y sabiéndote odiado no odias a tu vez, y sigues luchando por defenderte…


Si puedes escuchar tus palabras falseadas por los pícaros para excitar a los tontos, y oír cómo sus lenguas te calumnian sin que tú mismo mientas…


Si a los amigos que has elegido amas como hermanos y a los hermanos que te han tocado tratas como amigos, sin que ninguno te absorba y a todos consideres…


Si admites del amigo la posible pérdida y del ser querido el posible fallo, pero los sigues amando; y porque los comprendes no necesitas perdonarlos, porque no los culpas…


Si puedes seguir digno, aunque seas popular, si consigues ser pueblo y tratar a los reyes; si la frustración diaria no te hace daño, y su lección aprendes…


Si alcanzas el triunfo después de la derrota y acoges con igual calma ambas mentiras; si puedes conservar tu valor y tu cabeza cuando los demás la pierdan…


Si sabes meditar, observar, conocer, sin llegar nunca a ser destructor o escéptico; soñar, más no dejar que el sueño te domine; pensar, sin ser sólo un pensador…


Si puedes ser severo y dominar tu cólera; si puedes ser audaz sin ser imprudente; si consigues ser bueno y llegar a sabio sin imponer tu moral, ni ser pedante…


Si la vida crees que merece vivirse y que la humanidad va hacia un mundo mejor; si llenas el minuto más implacable con sesenta segundos de lucha…


Si ahora que me has leído, no te amilanas; valoras la dificultad de la empresa y te dispones a intentarla cada día con humildad, constancia, fe y esperanza…


Entonces los dioses, los reyes, la suerte y la victoria, serán tus vasallos; pero más que la gloria y los reyes, más que la tierra y su riqueza, SERÁS HOMBRE, HIJO MIO, y esto lo vale todo; morirás igual, más vivirás mejor y el aroma de tu bondad ahuyentará tu soledad, porque estarás pleno de Dios.


Rudyard Kipling


*****

CONVOCATORIA

Si crees que a nuestra madre Tierra la estamos destrozando de forma, ya quizás, irreparable. Que la reacción de la Naturaleza la padeceremos todos y que cuanto más tarde actuemos, mayor será el esfuerzo a realizar…


Si piensas que el “tener”, a la larga, sólo crea frustraciones y quieres que sea sustituido por el “ser” y el “saber, ambos imperecederos. Y que la ostentación, que se muestra a la envidia y ésta, que sólo inspira resentimiento, crees que deban dejar paso a la sencillez, al uso sin abuso y a la generosidad…


Si crees que la voluntad mueve montañas, que la buena voluntad es poderosa y que aunando voluntades, éstas no se suman, sino que se potencian…


Si estás determinada a hacer algo al respecto…, entonces juntos lograremos que políticos y financieros, líderes y burócratas, estén al servicio, no de sus intereses y memeces, sino del bien general. Asi que: ¡Ponte en marcha! ¡Empieza a andar!, únete a otros que, como tú, no piensen sólo en si mismos!


Con este fin, si quieres, puedes colaborar con el siguiente experimento, para el que “sólo” se necesita ser persona de buena voluntad, sin distinción de clase social o política, raza o religión. Es una iniciativa similar al “Proyecto Coherencia”, quizás menos perfecta, pero sin limitación de tiempo ni espacio. Si nuestra Tierra es un organismo (hipótesis GAIA), si el universo es holográfico -como afirma Karl Pribram-, cualquier actuación en una parte debe repercutir en el resto. Te proponemos que -si puedes cada día, si no los días que puedas-, durante 5 minutos, pongas tu intención en hacer, cada vez mejor, la siguiente disciplina:


“Siéntate o ponte en una postura cómoda, pero preferiblemente con la espalda erguida y recta y sin que te importe el lugar, el ruido o le que rodee, aunque será mejor un sitio tranquilo. Cierra los ojos, aíslate mentalmente, respira cada vez más profunda y lentamente, sosiega tu mente, despégate de tus problemas y trata de pensar o meditar, aproximándote al programa que, como ejemplo, a continuación te sugiero:


1. En que la continuación de este ejercicio actuará en tu superación personal y en la elevación de tu nivel de conciencia, pues nada puede mejorar quién previamente no se mejora algo a si mismo.


2. En sentir o enviar buena voluntad o pensamientos positivos a tus familiares, amigos o conocidos. En elevar ese sentimiento de amor y paz a todos tus semejantes, incluso enemigos, a la vida en general y todo cuanto nos rodea. En trascender ese sentimiento a toda la creación o manifestación de la Divinidad, sea de la religión que seas, sintiendo paz y felicidad.


3. En tus aspiraciones personales, desde las de interés general (que mejore el clima, que llueva en el sur –no sólo en España- y que el norte le devuelva lo sustraído durante siglos; que haya paz, justicia, honestidad y sensatez, etc.) hasta las propias, todo ello teniendo la intención de unir tu pensamiento a la corriente general de pensamiento afín al tuyo y pensando o visualizando a todos los que participan contigo en la meditación, potenciando con ello tu voluntad.


Durante estos 5 minutos has tratado de mantener la atención en el programa y con eso basta cada día. Cada vez saldrá mejor. No te preocupes en exceso si el pensamiento, rebelde, se te escapa, o si vienen otros que te parecen no convenientes; sólo déjalos que se vayan. Si las cosas empiezan a cambiar hacia lo positivo nunca se podrá demostrar que sea a causa de esta disciplina, pero si podremos creer firmemente que habremos contribuido y, en todo caso, nos cabrá la satisfacción de haberlo intentado.


Pero lo que si te aseguro es que, al olvidarte de tu ego, actuar con recta intención y elevar tus pensamientos para fundirlos con la corriente universal, tú, como gota de agua, si notarás cambios a nivel personal, reduciendo tu “stress”, al tiempo que aumentará tu energía y tu nivel de conciencia. Además te hará sentir mejor, porque habrás hecho algo por tus semejantes, por la “nave” que nos lleva y da cobijo, y por toda la creación.


TODO LO QUE SE RECIBE ES PARA DAR. LO QUE DAMOS NOS SERA RESTITUIDO. ¡PAZ!

Gracias por tu atención.

Jorge López

Granada


*****


DESDE LAS ESTRELLAS….


Los hombres de la Tierra estáis viviendo momentos trascendentales para vosotros y para vuestro planeta. El salto evolutivo que se está gestando no sólo pasa por la ampliación de consciencia, sino que es necesaria una modificación en el plano físico, a nivel celular. Se hace imprescindible un cambio genético, cuyo exponente más evidente será el cambio que se está operando en las células nerviosas.


Cada uno de vosotros puede actuar para favorecer esa transformación. El cambio en la cadena genética y, sobre todo, en centros neurálgicos como son el cerebro y el hígado, se puede producir por la incidencia de un tipo especial de radiación energética, que estando presente en el Cosmos, sólo tiene influencia cuando se han abierto los canales correspondientes. Esa apertura se consigue, entre otras maneras, con la armonización integral, con positivismo y con aplicación de una filosofía de vida tendiente a la unión y no a la separación. En definitiva, con una actitud ante la vida y ante uno mismo que haga que todo lo que nos rodea y lo que sentimos vibre al unísono.


Si no hay cambio genético no hay salto evolutivo, pero ¡ojo tened en cuenta que la modificación del ADN se produce antes en el plano mental, por tanto no necesariamente hay que estar vivo físicamente.


A pesar de que habéis logrado algunos avances en el campo de la genética, he de deciros que ese cambio no se puede producir con ingeniería genética.


El cambio se producirá sin traumas físicos, porque la energía astral-física reacomoda el cuerpo de acuerdo a las órdenes emanadas de la mente. Es decir, no habrá alteraciones de la salud, pues nos enfrentamos a un cambio muy sutil y paulatino.


Hay radiaciones sutiles que están recorriendo el Universo como auténticos “ríos de vida”. Si vuestra disposición mental es la adecuada y sintonizas con ellas os beneficiaréis de una serie de aportaciones energéticas que os permitirán avanzar a nivel físico, energético y mental, produciendo en vosotros el salto cuántico tan anunciado por todas las culturas:


EL NACIMIENTO DEL NUEVO HOMBRE.


Con amor, Acael *****


DESDE LAS ESTRELLAS….


Desde hace aproximadamente cincuenta años, estamos siguiendo los avances que vuestros científicos están realizando en manipulación genética.


Para aquellos que tenemos registrada en nuestra historia la intervención que un dia realizaron nuestros antepasados sobre unos primates de vuestro planeta, no deja de ser un orgullo -en el mejor sentido de la palabra- ver cómo la inteligencia ha podido abrirse paso por entre los velos del oscurantismo religioso o de los miedos de los científicos más conservadores.


Sin embargo, nuestra preocupación se hace cada día más patente al comprobar cómo, desgraciadamente, la ética y la moral no acompañan en su camino a la inteligencia. Sabido es que cuando ética e inteligencia no van de la mano, surgen problemas que afectan indefectiblemente al desarrollo de las civilizaciones, acabando al poco tiempo con ellas. No quisiéramos que nuestros hermanos pequeños pasaran por el trance de ver derrumbarse lo que con tanto esfuerzo se ha construido.


Por eso, desde aquí os pedimos que meditéis muy bien cada paso que vais a dar. No todo el progreso se basa en los logros materiales; muy al contrario, el desarrollo de las humanidades se cimenta sobre estructuras ético-filosóficas. Si éstas no son sólidas todo se viene abajo.


El futuro no es vuestro, es de vuestros hijos. De vosotros depende cómo esté construida la base sobre la que deberá asentarse ese futuro. Si vuestra ética y vuestra filosofía es la que corresponde a personas del cuarto nivel, tarde o temprano la Tierra vibrará a los acordes de una humanidad armónica.


Con Amor, Acael


*****


DESDE LAS ESTRELLAS….


Hoy quisiera haceros llegar nuestro pesar por la falta de sensibilidad humana que representan las pruebas nucleares que, de forma periódica, realizan dirigentes sin escrúpulos en diversos puntos de vuestro planeta.


Es lamentable que la inteligencia se dedique a desarrollar mecanismos cuyo fin es el de destruir la vida tanto humana como vegetal y animal, además de degradar de forma casi irreversible el medio ambiente en el que se desenvuelve la vida en vuestro planeta. La argumentación de la disuasión ante posibles agresiones no justifica el uso y proliferación de armas nucleares. Al fin y al cabo las armas se han creado para matar a las personas, no para hacer alarde de ellas.


Los seismos que estáis padeciendo en diferentes partes del planeta, tienen su origen en las pruebas nucleares subterráneas, ya que las explosiones están generando grietas y fisuras en la estructura de la corteza terrestre, además de desplazamientos tectónicos de diversa intensidad y graves alteraciones climatológicas.


Esperemos que no se produzcan choques violentos en zonas habitadas y que la presión interna se escape por los volcanes.


Habitáis un planeta maravilloso, lleno de vida y posibilidades de evolucionar. Sólo es necesario que le prestéis un poco de atención y cariño para que os lo devuelva multiplicado por mil en forma de clima agradable, buenas cosechas y energías telúricas beneficiosas.


Sólo el conocimiento, por parte de los hombres, de las leyes que rigen el universo conducirá hacia una interrelación satisfactoria entre un planeta y los seres que lo pueblan.


Con Amor, Acael


Cuadernillo N° 3

de: Alexiis

16 de julio, 2009

· ¿Quién fue el maestro Jesús?


· Plegaria


· Querido amigo


· Querido hijo


· Desde las Estrellas:


§ Comunicación a distancia


§ Guerra de los Balcanes


§ Contaminación


*****


¿QUIEN FUE EL MAESTRO JESÚS?


En nuestros días, quizás provocado por el ciclo cósmico que está atravesando nuestra humanidad, o quizás debido al mayor desarrollo intelectual del hombre, se percibe cada vez más un vivo y creciente interés por la vida del Maestro Jesús. Sus enseñanzas, sus prodigios, sus parábolas, sus milagros, su misión en definitiva, fascinan a personas de todas las latitudes y de cualquier condición social, que desean profundizar en la investigación de los misterios que rodearon su vida.


Los padres de la Iglesia fueron los encargados de autorizar la publicación de la incompleta, parcialmente errónea y tremendamente velada vida de Jesús tal y como podemos encontrar en El Nuevo Testamento. Sin embargo, se detectan en esos relatos incongruencias históricas, errores de ubicación de los lugares y de los acontecimientos, diferencias entre las fechas, ocultación de algunos hechos y tergiversación de otros.


Los Evangelios canónicos, los reconocidos por la Iglesia, se institucionalizaron o formalizaron en tiempos de Constantino, en el año 325, y se desestimaron gran cantidad de escritos y relatos históricos que no se ajustaban a la imagen que querían ofrecer de Jesús. Fue en aquellos años cuando se discutieron y dogmatizaron las más importantes tradiciones cristianas, que quedaron fijadas como pilares de fe inamovibles hasta nuestros días.


Como consecuencia, una de las figuras más controvertidas en la historia de la humanidad, es sin duda la de Jesús el Cristo.


Ya desde su nacimiento, los evangelios nos narran que los estamentos oficiales de la época se vieron movilizados ante la presencia de un ser que, según las tradiciones hebreas, venía a alterar el orden establecido.


Durante su vida provocó corrientes sociales y religiosas a favor y en contra de lo que hacia y sobre todo de lo que decía. Para algunos no pasaba de ser uno más de los profetas que tanto abundaban en aquel tiempo. Para otros, Jesús sólo era el hijo de un carpintero sin mayor trascendencia, por lo que no habla que tenerle muy en cuenta. Para otros, en fin, era el Mesías prometido, el avatar largamente esperado, el gran Maestro capaz de unir al pueblo de Israel y a todo el mundo.


Desde luego, su presencia no dejó indiferente a nadie, si atendemos a lo que nos narran las crónicas evangélicas. Estos datos son, sin embargo, algo difícilmente demostrable histéricamente, pues existen discrepancias entre las crónicas de los historiadores y los evangelios, tanto canónicos como apócrifos, a la hora de presentar a Jesús y sus circunstancias como alguien de relevancia social o religiosa. Fueron sus seguidores quienes se encargaron de difundir su figura y sus obras hasta que éstas tuvieron incidencia en el lugar y el tiempo idóneo para ello, es decir, el imperio Romano, por aquel entonces centro del mundo conocido.


Como todo movimiento filosófico o religioso que cuestione lo institucionalizado, el cristianismo fue percibido como sectario, y realmente, su configuración en los primeros años tenia todas las características de una secta y así era contemplada por quienes seguían fieles a la religión imperante. De hecho, la única diferencia existente entre una secta y una religión es que ésta ha recibido el beneplácito del poder, porque los fines de ambas suelen ser básicamente los mismos, es decir, la captación de fieles, obtención de parcelas de poder social, aportaciones económicas para su mantenimiento, etc., todo ello con el fin de hacer llegar a la mayor cantidad de gente posible el mensaje de salvación que propugna su líder, se llame como se llame.


Históricamente, es fácil observar como todo aquel movimiento filosófico que se sale de lo establecido es tildado inmediatamente con el apelativo de secta, sin tener en cuenta que prácticamente todas las religiones que existen o han existido fueron, en su origen, tachadas de tales y el cristianismo no fue una excepción.


La figura de Jesús fue ensalzada y magnificada por sus adeptos en una labor de promoción digna de la mejor campaña de imagen de cualquier personaje actual, atribuyéndole facultades o características similares a la de los grandes profetas y avatares que habían sido guía del pueblo hebreo, como Isaías, Elías o Moisés, todo ello para hacerle más aceptable por quienes aún permanecían fieles a la ley mosaica. Jesús fue adquiriendo, con el paso de los años, la categoría personal y espiritual necesaria para liderar, después de muerto, un movimiento que trastocó los pilares sociales, políticos y religiosos de la humanidad occidental hasta nuestros días.


Se ha especulado sobre la pertenencia de Jesús a diferentes órdenes herméticas. Se le ha vinculado sobre todo con la comunidad mística de los Esenios, entroncada con la Gran Fraternidad Blanca de Egipto (se dice que José y María eran esenios y también Joaquín y Ana, los padres de María). Se ha escrito sobre si Jesús no murió en la cruz sino en Japón o Cachemira, sobre si era hijo de Dios o sólo un enviado como lo fueron Buda o Krishna.


En fin, que aún hoy, veinte siglos después, se sigue sin tener una idea clara de quién fue realmente Jesús y cuales fueron sus obras y su mensaje, habida cuenta de que él no dejó nada escrito y sus hechos fueron recopilados por discípulos suyos que ni siquiera le habían conocido y que habían escuchado los relatos de boca de otros que, a su vez, lo habían escuchado también.


En el nombre de Jesús se ha realizado lo más maravilloso y altruista a la vez que lo más abominable. Su nombre se ha utilizado para manifestar el amor y el odio; para la aceptación y el rechazo; para dar la vida y para matar; para crear culturas y para destruirlas. Pero en el fondo la pregunta sigue latente: ¿Quién fue Jesús?


Nuestro grupo, durante los años de investigación realizada sobre todo aquello que afecta al ser humano, también se interesó por la figura de este hombre que fue capaz de generar una energía la que se mantiene viva aún después de veinte siglos. Queríamos saber que opinión tendrían sobre él aquellos habitantes de otros mundos con los que mantenemos comunicación desde hace casi veinte años. Nuestra lógica nos decía que si Jesús era quien se decía que era, lo más natural seria que hubiera tenido alguna influencia sobre su civilización o al menos supieran de su existencia. Nos encontramos con respuestas sorprendentes, desmitificadoras y al mismo tiempo clarificadoras sobre la figura del Galileo:


“En primer lugar, conviene que se establezca una clara diferencia entre Jesús y Cristo: Jesús fue un ser humano y Cristo es el nombre que se le ha dado al espíritu de altísima vibración que se manifestó en él durante su vida pública. Trataremos de separar ambas figuras para entender un poco más de su misión.


Desde que el ser humano apareció sobre el planeta Tierra merced a la intervención de civilizaciones más avanzadas cuya misión era precisamente el propiciar esa aparición como parte de un Plan Cósmico de dimensiones inimaginables, la trayectoria seguida por el hombre durante varios milenios fue la adecuada en función de una paulatina adquisición de conciencia tanto de si mismo como de su entorno. Sin embargo, desde que desapareció el continente de la Atlántida y sus habitantes se dispersaron por Europa y América, la evolución natural de aquellos que, a diferencia de los Atlantes, pertenecían a la Tierra, se vio alterada, produciéndose unas mezclas culturales, religiosas, políticas, etc. que trastocaron los planes de quienes habían creado al hombre terrestre a partir de una determinada raza de primates.


El hombre, a parir de ese momento, no supo relacionarse con la divinidad que llevaba en su interior. La idea de Dios, que era su norte, se vio interferida. Muchos de ellos cayeron como esclavos o sencillamente fueron eliminados por aquellos que tenían un mayor dominio de las fuerzas de la naturaleza, los cuales impusieron sus leyes tanto políticas como religiosas. Me estoy refiriendo a los restos de la civilización Atlante, que años después se instaló en Egipto y algunas zonas de América Central. El caos era muy evidente y el hombre avanzaba a pasos agigantados hacia la barbarie por un lado y hacia el politeísmo religioso por otro, lo que a los ojos de quienes tenían la misión de observar, sin interferir en la libertad de los habitantes de la Tierra, significaba un alejamiento de los objetivos que, como humanidad, deberían ser alcanzados. Esto es, la creación de sociedades armónicas basadas en sentimientos de unión tanto social como religioso.


Ante tal estado de las cosas, decidieron interferir. Sin embargo, esta intervención debería estar exenta de interferencias en el libre albedrío de los hombres. Así pues, lo ideal era enviar una serie de “delegados” que fuesen capaces de cambiar la tendencia destructiva imperante. Estos hombres fueron conocidos, según las distintas tradiciones, como rishis, profetas, sabios, magos, patriarcas y, especialmente, los avatares.


La aparición de los avatares muestra la respuesta del Cosmos antes los esfuerzos de evolución del hombre en su deseo de religarse, de reencontrar la fuente de su ser o Dios. Seres de gran desarrollo evolutivo, muy cercanos ya al final del camino de reintegración a Dios, aceptan nacer entre aquellos que están dando los primeros pasos en el sendero, para ayudarles a permanecer en el sin desviarse. Son capaces de enseñarlo porque ellos ya lo han recorrido y lo conocen. Lo muestran como ellos saben hacerlo: con el ejemplo se su vida, en la que vemos el conocimiento profundo de las leyes de la creación.”


A lo largo de la historia de la humanidad han sido enviados distintos avatares para dar referencias claras a los hombres sobre el camino a seguir. En la vida de todos ellos se descubren pasajes idénticos, coincidencias asombrosas teniendo en cuenta el ámbito cultural y social tan dispar donde se desarrollaron. Es necesario admitir con mente abierta el profundo misterio de estos Maestros enviados por el Todo en un continuo velar por la evolución de los seres humanos. Jesús no fue el único ni el primero y hemos de entender eso como premisa para poder entender las enseñanzas y el verdadero mensaje traído a este mundo por cualquiera de los grandes avatares y especialmente por el último y quizás el mayor de todos, Jesús el Cristo.


Con respecto a la concepción y nacimiento de estos seres, nos encontramos con las siguientes coincidencias:


En la India hubo algunos avatares, entre ellos KRISHNA, que nació de la virgen Devaki, elegida por su pureza para ser “madre de Dios”.


Los discípulos de BUDA le consideraban engendrado por Dios y nacido de la virgen María o Maya. Se narra en las antiguas escrituras sagradas que el Espíritu Santo (shing-shin) descendió sobre la virgen Maya.


En Siam tienen un dios salvador llamado CODOM, nacido de una virgen, una joven que recibió la visita de un mensajero de Dios para anunciarle que iba a ser madre de un enviado de Dios. Mientras la doncella estaba entregada a la meditación fue “fecundada por un divino rayo de sol”.


Cuando los primeros europeos llegaron a la península del Indostán descubrieron con sorpresa que los indígenas adoraban a un Señor y Salvador “divinamente concebido” y nacido de una virgen.


En China, los misioneros jesuitas se sorprendieron al descubrir en la religión de ese país la historia de un redentor divinamente concebido y nacido de una virgen 3.468 años antes del nacimiento de Jesús.


En Egipto abundan las tradiciones en las que se habla de varios mensajeros de Dios nacidos de una virgen por virtud espiritual. HORUS nacido de la virgen Isis. RA también nació de una virgen. La reina virgen Mautmes recibió la visita del dios TOTH el mensajero de Dios anunciándole que habla de dar nacimiento a un divino Hijo de Dios que seria rey y redentor de su pueblo.


ZOROASTRO fue enviado como redentor del mundo, y también nació a través de la concepción de una virgen. En algunas crónicas de la época de CIRO, rey de Persia, es mencionado como si fuera de origen divino y le llaman el Cristo o ungido de Dios. Y así incontables referencias hoy convertidas en leyendas sobre multitud de personajes históricos.


En América también tenían dioses a quienes se atribula origen divino. Mucho antes del desembarco de Colón los antiguos mejicanos adoraban a un salvador y redentor del mundo llamado QUETZALCOATL nacido de una purísima virgen. Descubrieron dibujos y grabados en las que un mensajero celeste anunciaba a la madre que concebirla por mediación divina y darla a luz un niño que seria el salvador del mundo.


Los mayas tenían al dios ZAMA, considerado como el unigénito hijo del supremo Dios. Igual sucedían en las tribus que ocupaban lo que hoy es Perú, Nicaragua, Guatemala y otros países latinoamericanos.


Pero, centrémonos en lo que nuestros Hermanos Mayores nos cuentan sobre Jesús:


“Se necesitaba un hombre con las características físicas, energéticas y mentales adecuadas para poder albergar, en el momento oportuno, un espíritu de lata vibración situado muy cerca del final de la escala evolutiva, es decir, aquellos considerados como Hijos de Dios por su proximidad a Él. Para ello, era necesario un plan de adecuación genética que diera como resultado un ser con las características antes mencionadas, cosa que sólo se podría lograr mediante la modificación natural de la cadena genética de seres humanos en la Tierra, y al decir natural, quiero decir siguiendo los procesos naturales de procreación entre los hombres, aunque, obviamente, introduciendo algunos cambios sustanciales en dicho proceso.


La elección del pueblo de Israel no fue una decisión improvisada. Por el contrario, las tradiciones religiosas de este pueblo, creyente en un solo Dios frente al politeísmo de los que les rodeaban, fue una de las razones. La otra fue el hecho de que en estas tradiciones se incluía la aparición de un Mesías salvador. El pueblo judío creía en la reencarnación y pensaban que la venida del nuevo Gran Maestro o Redentor sería la encarnación de alguno de sus antiguos caudillos o libertadores, acaso Moisés. Pertenecería a la raza aria y seguramente nacería de la estirpe de David. Los esenios y los palestinos de raza aria confiaban que el Mesías naciera concretamente de su propia raza y de entre los miembros de su comunidad. Posiblemente, por aquel entonces, los esenios fueron una de las comunidades de mayor evolución y espiritualidad de la Tierra. Así, una vez elegido el pueblo, era necesario encontrar el momento oportuno y la familia adecuada.


Se eligió a una pareja, Joaquín y Ana. Joaquín era yerno de Isaar, el sumo sacerdote del templo de Helios, situado en las afueras de Jerusalén. Ambos esposos, según las tradiciones, practicaban la filosofía esenia en la Gran Fraternidad Blanca.


La concepción de María fue muy similar a la acontecida años más tarde con Jesús. En ambos casos no hubo intervención física masculina, sino que ambas mujeres recibieron la implantación de un óvulo fecundado a través de “un rayo de luz”. Estos óvulos llevaban un su núcleo la cadena genética de unos seres humanos de mayor evolución que la nuestra, aunque en el caso de Ana incorporando alguna alteraciones en función tanto del receptor como de las características medioambientales del planeta que iba a servir de morada a María. Tengo que recordar que Joaquín hacía cinco meses que se encontraba fuera de su casa, pastoreando ovejas, cuando recibió la visita de un “ángel” que le notificó la buena nueva de su futura paternidad, cosa que Joaquín aceptó de buen grado dado que carecía de descendencia y eso era causa de rechazo social en aquel tiempo. Por otra parte, el hecho de ser un hecho sobrenatural, anunciado por un ángel en presencia de testigos y tener un objetivo tan grande hizo que cualquier rechazo desapareciera de la mente Joaquín.


María fue preparada física, energética y mentalmente por los “ángeles del Señor” en el templo, quienes la atendían y alimentaban, adecuándola para la gran labor que habría de desempeñar: albergar en su seno un ser superior en evolución.”


Sin embargo, con relación a Jesús es muy curioso que ninguno de los escritores contemporáneos, ni sus discípulos, ni Él mismo hagan referencia a su concepción divina y a su nacimiento. Este dogma fue establecido muchos años después de la muerte de Jesús.


En cuanto a la aparición de la estrella y la presencia de los Magos, también existe en muchas tradiciones la antigua creencia de que cuando aparecía un cometa en el cielo era un anuncio de Dios del nacimiento de un Salvador.


Así cuando nació Krishna una refulgente estrella fue el presagio de su nacimiento y los Magos le adoraron ofreciéndole sándalo y perfumes. Cuando nació Buda también una gran estrella anunció el evento y los Magos le ofrecieron madera de sándalo y perfumes. En el año 501 a.C. una estrella de gran tamaño guió a los sabios hasta el lugar donde nació Confucio para que le rindieran homenaje.


Parece ser que la estrella de Belén apareció en el cielo varias semanas antes de que se produjera el nacimiento de Jesús y fue seguida por los Magos desde Oriente. Los Magos no eran sólo astrónomos o astrólogos, sino que eran verdaderos sabios iniciados pertenecientes a escuelas herméticas.


La fecha del nacimiento de Jesús, fijada en la medianoche del 24 de Diciembre tampoco se ajusta a la realidad. Los estudiosos de Palestina de aquella época aseguran que los pastores, dada la inclemencia del tiempo, no se quedaban guardando el ganado durante la noche en el mes de Diciembre, ni siquiera durante el día. Hay dos tendencias, una apunta a que el nacimiento se produjo durante la primavera, en los meses de abril o mayo y la otra que fue durante el mes de Octubre, bajo el signo de Libra.


Según parece, la fecha del 25 de Diciembre la fijaron los teólogos de los primeros siglos de la era cristiana porque durante los siglos precedentes los grandes avatares nacidos de vírgenes, considerados como redentores y salvadores, habían nacido siempre alrededor de esa fecha.


En la India se celebraba en esa fecha el Nacimiento del Dios Sol y todo el pueblo celebraba fiestas religiosas de gran esplendor. Los chinos, mucho antes de la era cristiana, santificaban el solsticio de invierno. Los persas celebraban el nacimiento de MITRA, los egipcios conmemoraban el nacimiento de varios de sus dioses y también otros pueblos como griegos, romanos, germanos, escandinavos, los druidas ingleses e irlandeses, etc. etc.


Al igual que en el caso de Jesús, también en algunos otros se ha trasladado por decreto la fecha de nacimiento de los avatares como ocurrió con Krishna que ahora se celebra en julio o agosto.


La representación de la figura del Niño Jesús que se expone en muchas iglesias desde la Navidad hasta la Epifanía, mostrando al niño entre pañales, también es una antigua costumbre que se celebra desde los tiempos de los egipcios y en muchas tradiciones religiosas de distintos pueblos como los antes mencionados.


Siguiendo con el relato de los Hermanos Mayores:


“Así pues, María ya contaba con un código genético no terrestre. Por tanto, cuando ella engendró de igual forma a Jesús, éste tenía un código genético de iguales características que su padre natural, es decir, aquel ser que donó su senilla, sin que hiciera falta ninguna modificación como en el caso de la concepción de su madre. No es de extrañar, por tanto, que incluso antes de incorporar el espíritu crístico ya tuviera unas facultades mentales y energéticas muy superiores a la media, lo que le hacía aparecer como superior ante sus conciudadanos. Así, Jesús sabía, gracias a la telepatía, que pensamientos rondaban por la mente de quienes le rodeaban. Conocía los acontecimientos que se iban a producir gracias a la precognición. Podía curar enfermedades con la sola imposición de manos o a distancia gracias al dominio que tenía de las energías. En fin, que la mayor parte de sus milagros respondían al hecho de proceder de un mundo donde esos acontecimientos son habituales.


A partir del momento en que fue bautizado en el río Jordán e incorporó la energía o Espíritu Crístico, comenzó su vida pública predicando una relación de hermandad entre los hombres, un mensaje de esperanza:


“Amad y obrad amorosamente con todos; que la esperanza sea el alma de vuestras obras, porque más allá de esta vida hay otra vida futura más perfecta. La aspiración por si sola no os ha de valer. Para alcanzar la perfecta vida futura habéis de empezar por realizarlo ahora, en vuestro interior y después vivirla en la humanidad por medio de actos de amor y obras caritativas.”


Los milagros de Jesús no fueron sobrenaturales sino hechos basados en un profundo conocimiento de la leyes de la naturaleza. Todo ser humano posee congénitamente el divino poder taumatúrgico, y todos tenemos la capacidad de actualizarlo en mayor o menor grado con el necesario dominio mental para su aplicación. Jesús mismo lo corroboró al decirles a sus discípulos que podrían hacer las cosas que Él hacía y aún mayores.


Los avatares que le precedieron obraron también milagros, pero no fueron esos sus hechos más significativos, sino su mensaje, las palabras de esperanza y paz que difundieron entre las gentes.


Cuando Jesús creyó llegado el momento de dar el siguiente paso adelante en su misión, consultó con su padre. Esto era algo habitual en Jesús. En ocasiones se retiraba a meditar a algún lugar alejado, lejos de las miradas de los curiosos y allí recibía la visita de su padre natural o de alguno de sus embajadores. Estos le comunicaban que había llegado el momento de asumir temporalmente, y sólo en algunas ocasiones, el espíritu o energía de altísima vibración que haría que sus palabras y obras adquirieran la difusión y la fuera necesarias para ser llevadas a través del espacio y del tiempo hasta los hombres que alcanzasen el final de la actual generación, como es nuestro caso.


No os escandalicéis por nuestras palabras. Jesús era un ser humano y como tal tenía la necesidad de comunicarse con quienes le había elegido para la sublime misión de dar referencias a una humanidad en vías de repetir, nuevamente por dolor, un ciclo evolutivo de 25.000 años.


La vida pública de Jesús tuvo un efecto sorprendente entre las gentes que le seguían. Sus palabras iban impregnadas de una energía tan sutil y al mismo tiempo tan poderosa que quienes la escuchaban sentían como vibraban todas la células de sus ser. Sin embargo, aquellos que sentían que su poder hegemónico podía tambalearse, aquellos que seguían y aún siguen la ley de sus antepasados, sin tener en cuanta que las leyes deben adaptarse a cada momento evolutivo del ser humano, esos rechazaron categóricamente que Jesús pudiera ser el Mesías prometido. El miedo ante la fuerza desplegada por Jesús, muy superior al de los otros profetas contemporáneos, les indujo a buscar la forma de su eliminación. No tuvieron en cuenta las consecuencias de sus actos. Un hombre “especial” como era Jesús no podía desaparecer sin que su huella permaneciera a lo largo de los siglos.


Aunque la religión cristiana fundamenta sus enseñanzas en la necesidad de la muerte de Jesús como medio para salvar a la humanidad, la misma sólo era contemplada por los encargados de la “misión” como parte del programa para “que se cumplieran las escrituras”, es decir, para que los judíos aceptaran a Jesús como su Mesías, cosa que, como se puede apreciar, no surtió efecto. Si lo surtió, en cambio, para aquellos que transformaron una cuestión político-religiosa en toda una religión. Jesús no tenía necesidad de morir y sólo la responsabilidad adquirida le hizo seguir adelante cuando sus fuerzas flaqueaban. La oración en el huerto fue una llamada postrera a los responsables de la misión:


“Si es posible, pase de mi este cáliz”.


Por otra parte, algunas de las frases que Jesús pronunció antes de morir en la cruz iban dirigidas claramente a esos responsables, como por ejemplo:


“¡Padre, ¿por qué me has abandonado?!”


Poco después dijo:


“En tus manos encomiendo mi espíritu”.


Y finalmente:


“Todo ha concluido”.


Fue en ese momento cuando Jesús Hombre y Jesús Cristo volvieron a divorciarse. La misión de Cristo había concluido, su labor en la Tierra había terminado y Jesús ya no encarnaba o no representaba al Logos.”


La aparición de Jesús en medio de los Apóstoles en varias ocasiones después de la resurrección constituye una muestra de la facultad mística del Maestro para proyectar su personalidad y su conciencia a puntos lejanos de su cuerpo físico. Esas manifestaciones superiores del dominio de las leyes espirituales eran muy frecuentes en Jesús y en los avatares del pasado.


El cambio que se operó en Él a nivel físico fue tal, que muchos de los que le habían tratado antes de la crucifixión no le reconocieron.


El pasaje de la ascensión a los cielos también tiene réplica idéntica en la vida de los otros avatares. La historia nos narra como ellos fueron ascendidos a los cielos por una luz refulgente, una nube misteriosa o un rayo deslumbrante.


Por último, nuestros “amigos del espacio” nos dicen:


“La raíz cósmica del Espíritu Crístico la encontramos en la estrella Sirio. Había alcanzado ya el grado de Logos Solar y es un espíritu adscrito de alguna manera a vuestro planeta. Volverá a manifestarse cuando llegue el final de vuestra generación.


El Espíritu Crístico sólo se manifestaba en Jesús cuando éste se dirigía a las multitudes, el resto del tiempo no era necesario dadas las características personales que poseía. El nombre de Jesucristo no responde sino a determinados y muy concretos momentos de la vida de Jesús. Él no quiso que su figura se manipulase y se crease toda institución que, como se ha podido comprobar, no ha representado como tal la razón de su venida a nuestro mundo. No hay más que analizar la historia de la iglesia desde ese momento hasta el actual para comprender que la misión de Jesús y su “equipo” sólo ha podido llegar a buen puerto gracias a los hombres sencillos que han hecho de sus mandamientos


AMARAS A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS Y AL PROJIMO COMO A TI MISMO


Su norma de vida. La institución religiosa ha servido de notario del mensaje y como tal notario ha cobrado, siglo tras siglo, una buena minuta”.


Luis Arribas


Grupo Aztlán


*****


PLEGARIA


ESCUCHA DIOS:


Yo nunca hablé contigo, hoy quiero saludarte.


¿Cómo estás?


Sabes, me decían que no existías y yo tonto creí que era verdad.


Anoche vi tu cielo oculto en un hoyo de granada. ¿Quién iría a creer que para verte, bastaba con tenderse uno de espaldas?


No sé si aún querrás darme la mano, al menos creo que me entiendes. Es raro que no te haya encontrado antes, sino en un infierno como éste.


Pues bien… ya todo te lo he dicho, la ofensiva nos espera para muy pronto.


Dios, no tengo miedo, desde que descubrí que estabas cerca. ¡La señal! Dios ya debo irme. Olvidaba decirte que te quiero.


El choque será horrible en esta noche.


Quién sabe… tal vez llame a tu cielo.


Comprendo que no he sido amigo tuyo, pero ¿me esperarás si hasta Ti llego?


Como miras Dios, estoy llorando… Tarde Te descubrí, cuánto lo siento.


Dispensa… debo irme. Buena suerte…


(Qué raro, sin temor voy a la muerte…)


Encontrado en el bolsillo de un soldado muerto durante la segunda guerra mundial.


*****


Querido Amigo:


Te escribo desde mi cruz a tu soledad, a ti, que tantas veces me miraste sin verme y me oíste sin escucharme. A ti, que tantas veces prometiste seguirme de cerca y sin saber por qué te distanciaste de las huellas que dejé en el mundo para que no te perdieras. A ti, que no siempre crees que estoy contigo, que me buscas sin hallarme y a veces pierdes la fe en encontrarme, a ti, que a veces piensas que soy un recuerdo y no comprendes que estoy vivo.


Yo soy el principio y el fin: soy el camino para no desviarte, la verdad para que no te equivoques y la vida para no morir. Mi tema preferido es el amor, que fue mi razón para vivir y para morir. Yo fui libre hasta el fin, tuve un ideal claro y lo defendí con mi sangre para salvarte. Fui maestro y servidor, soy sensible a la amistad y hace tiempo que espero que me regales la tuya. Nadie como yo conoce tu alma, tus pensamientos, tu proceder y sé muy bien lo que vales. Sé que quizás tu vida te parezca pobre a los ojos de Dios, sé que tienes mucho para dar, y estoy seguro que dentro de tu corazón hay un tesoro escondido: conócete a ti mismo y me harás un lugar a mí… Si supieras cuánto hace que golpeo las puertas de tu corazón y no recibo respuestas. A veces también me duele que me ignores y me condenes como Pilato, otras que me niegues como Pedro y que otras tantas me traiciones como Judas.


Y hoy, te pido paciencia para tus padres, tolerancia para los ancianos, comprensión para todos tus hermanos, compasión para el que sufre, servicio para todos. Quisiera no volver a verte egoísta, orgulloso, rebelde, disconforme, pesimista… Desearía que tu vida sea alegre, joven y cristiana.


Cada vez que sientas que aflojas, búscame y me encontrarás; cada vez que te sientas cansado, háblame, cuéntame. Cada vez que creas que no servís para nada no te deprimas, no te creas poca cosa, no olvides que yo necesité de un asno para entrar en Jerusalén y necesito de tu pequeñez para entrar en el alma del prójimo. Cada vez que te sientas solo en el camino, no olvides que estoy contigo. No te canses de pedirme que yo no me cansaré de darte, no te canses de seguirme que yo no me cansaré de acompañarte, nunca te dejaré solo. Aquí a tu lado me tienes, estoy para ayudarte.


Te quiero mucho,


TU AMIGO: JESÚS.


*****


Querido Hijo:


Tú, que eres un ser humano, eres Mi milagro. Y eres fuerte, capaz, inteligente, lleno de dones y talentos.


Entusiásmate con ellos. Reconócete, acéptate, anímate y piensa que desde este momento puedes cambiar tu vida para bien, si te lo propones y te llenas de entusiasmo. Y, sobre todo, si te das cuenta de toda la felicidad que puedes conseguir con sólo desearlo.


Eres Mi creación más grande. Eres Mi milagro. No temas comenzar una NUEVA VIDA. No te lamentes nunca, no te atormentes, no te deprimas.


¿Cómo puedes temer si eres Mi milagro? Estás dotado de poderes desconocidos para todas las criaturas del Universo. Eres único; nadie es igual a ti. Te hice perfecto.


Sólo en ti está aceptar el camino de la felicidad, enfrentarlo y seguir siempre adelante, hasta el fin. Simplemente porque eres LIBRE. Te hice libre. En ti está el poder de no atarte a las cosas. Las cosas no hacen la felicidad.


Te hice perfecto para que aprovecharas tu capacidad y no para que te destruyas con tonterías.


Te di el poder de pensar, de amar, de determinar, de sonreír, de imaginar, de crear, de planear, de hablar, de rezar… y te seguí por encima de los ángeles… cuando te di el poder de elección. Te di el dominio de elegir tu propio destino usando tu voluntad.


¿Qué has hecho de esas tremendas fuerzas que te di?


De hoy en más olvida tu pasado, usando sabiamente ese poder de elección. Elige amar en lugar de odiar; reír en lugar de llorar; alabar en lugar de criticar; crear en lugar de destruir; perseverar en lugar de renunciar, curar en lugar de herir; dar en lugar de robar; actuar en lugar de aplazar; crecer en lugar de consumirte; bendecir en lugar de blasfemar y elige VIVIR en lugar de morir.


Aprende a sentir Mi presencia en cada acto de tu vida. Crece cada día un poco más en el optimismo y en la esperanza. Deja atrás los miedos y los sentimientos de derrota.


YO ESTOY A TU LADO SIEMPRE. Te estoy esperando para amarte. Si has de venir a Mi un día, que sea HOY, en este momento. Cada instante que vivas sin Mi, es un instante infinito que pierdes de paz.


Trata de volverte niño: simple, inocente, generoso, dador, con capacidad para conmoverte ante la maravilla de saberte y sentirte humano. Porque puedes conocer Mi amor, puedes sentir una lágrima, puedes comprender el dolor.


No te olvides de que eres Mi milagro, que te quiero FELIZ, con misericordia, con piedad, para que este mundo que transitas pueda acostumbrarse a reír…., siempre que tú también puedas reír.


Y si eres Mi milagro, entonces usa tus dones y cambia tu medio ambiente contagiando esperanza y optimismo sin temer, porque Yo estoy a tu lado….


Te besa tu Papá


Dios


*****


Desde las estrellas…


Comunicación a distancia


En las postrimerías del milenio el hombre de la Tierra se complace imaginándose poderoso, su tecnología le ha permitido enviar sofisticadas máquinas que se adentran en el espacio y escudriñan lejanos planetas.


Sólo necesita encender una pantalla o apretar un botón e inmediatamente se comunica de un distante país a otro. Vive sumergido en la Era de las Comunicaciones, o al menos eso cree, porque si se ve privado de botones y pantallas se encuentra perdido y aislado.


Sólo sabe de comunicación a distancia, apenas recuerda cómo transmitir sus más íntimos sentimientos a sus seres más cercanos. Esconde su vulnerabilidad y la recubre con innumerables signos de pretendida distinción: coches, casas, joyas, posición política o económica…, y cuanto más se protege más solo se encuentra.


Pobre pequeña y orgullosa gota de agua incapaz de comprender que por si sola apenas tiene fuerza para estremecer el pétalo de una flor y sobre el cristal se seca rápidamente sin dejar huella. En cambio, unida a otros millones como ella, tiene el poder de generar vida y su fuerza es imparable.


*****

Desde las estrellas…

Guerra de los Balcanes


Un verdadero clamor nos llega de vuestro planeta desde que se inició la guerra de los Balcanes. Son millones y millones los seres que invocan a los cielos en petición de ayuda para que el horror se acabe.


Desde nuestros planetas observamos la locura sin poder intervenir más que con envíos de pensamientos positivos, esperando que calen en la mente y el corazón de aquellos que pueden parar esa locura. Sin embargo, sois vosotros mismos los que tenéis en vuestras manos la posibilidad de que todo se acabe. LA FUERZA DE LA RAZON no puede ser anulada por LA RAZON DE LA FUERZA, como ha sido la mayoría de las veces en vuestra historia.


Es vuestra energía, vuestra implicación personal al nivel que sea, vuestras protestas masivas las que pueden empezar a producir vías de entendimiento y de solución. Sólo sintiendo el dolor de los errores es como avanzan las civilizaciones menos evolucionadas. Hora va siendo ya de que los terrestres aprendan por la comprensión del papel que juega el ser humano en su planeta y en el universo.


Entretanto, nosotros seguiremos enviando nuestros pensamientos de amor y concordia para que, algún día, los que piensan que sojuzgando a los que no piensan igual que ellos es como se logra la paz, puedan verse reflejados en los ojos temerosos de cualquiera de los millones de niños que no comprenden por qué unos hombres matan a otros hombres.


Sólo la energía del amor altera las estructuras de las demás energías.


Sólo el sentimiento de hermandad produce la modificación energética de una sociedad.


Sólo la amistad puede quebrar las pasiones negativas.


Sólo la generosidad puede desequilibrar los sistemas financieros más duros.


Sólo la paz puede eliminar los parásitos que degradan un planeta.


Sólo la curiosidad puede hacer que el hombre rompa sus ataduras físicas.


Sólo la energía de fusión puede hacer que dos cuerpos sólidos se fundan en uno solo.


Sólo el amor, nuevamente, puede cambiar la estructura del universo.


Con Amor Acael


*****


Desde las estrellas…


Contaminación


La actitud de los dirigentes y empresas de vuestro planeta que no tienen escrúpulos en contaminar las aguas, el aire y los alimentos, contrasta grandemente con la actitud de esos otros seres humanos que, llegados de las estrellas, tratan de preservar especies de fauna y flora en peligro de extinción.


El hecho de que la mayoría de las especies animales y vegetales que pueblan vuestro planeta sean originarias de otros lugares de la galaxia, impele a estos hombres a tratar de conservarlos, pues saben que su existencia puede ser de utilidad en un futuro, tanto a vosotros como a otras humanidades.


El desgaste ilógico que hacéis de las reservas de energía sin buscar alternativas ecológicas, como la solar o la eólica, es un proceso raque se ha repetido en otros muchos lugares que se han visto abocados casi a la desaparición. Los motivos económicos más la carencia de una visión de futuro, es lo que lleva a la humanidades desarrolladas tecnológicamente a entrar en callejones sin salida, pues ese desarrollo no está equilibrado con uno de carácter ético y moral.


En un futuro, comprenderéis que sólo creando vida es como se puede sobrevivir en un mundo con recursos limitados como es el vuestro. Si al recoger lo sembrado no se guarda lo necesario para la próxima siembra, el resultado es el hambre, la enfermedad y la desaparición como humanidad.


Vivid armónicamente con vuestro entorno respetando la vida, como un don divino y sentíos ecológicos por dentro y por fuera; sólo así LA VIDA se abrirá paso en vuestros corazones y seréis inmortales.


Con amor, Acael.

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
ESPACIO PATROCINADORES
4 comentarios
  1. User comments

    María al igual que Jesús no fueron engendrados por un espíritu o un rayo super espiritual.Fueron engendrados por el método humano, es decir haciendo el amor. Porque insistís en meternos cosas que no son realidad. Porque la Biblia ha de estas siempre en medio. Primero se habría de averiguar que es lo que hay de verdad en los pasajes de la Biblia, cosa que no he visto todavía.

  2. User comments

    Bueno no se que decir, no tengo palabras; siento amor y gratitud por todos y por todo. Llevo gran parte de mi vida buscando y esforzandome con disciplinas como el YOGA y todo aquello que la Vida ha puesto a mi alcance; pero es ahora cuando tengo la sensación de estar despertando con una fuerza e ilusión desconocidas.

    No´sé que está pasando, pero GRACIAS,Hermanos Mayores Guias Geenom; lo que si es verdad, es que mi aspiracón, disposición y anhelo de amar a DIOS, se encuentra en lo más prioritario de mi existencia

  3. User comments

    Me parece bien gracias

  4. User comments

    No se que decir; veo o me doy cuenta de la gran candidad de LUZ, reflejada en cualquiera de los temas expuestos. Siento gratitud por ello y se me ensancha el corazón;me ayuda a ser consciente de lo perdido que me encuentro todavia; en ocasiones me siento atenazado por un sentimiento de inmensa soledad,ignoranci, impotencia y tantas cosas.

    Demasiada oscuridad, demasadas piedras,demasiados golpes; y se que no hay otro responsable más que yo. A pesar de todo me siento afortunado y agradecido a la VIDA, aspirando siempre a esa armonía y equilibrio indispensable para poder amar-

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend