Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » En el camino de búsqueda espiritual, de la Sociedad Biosofica

En el camino de búsqueda espiritual, de la Sociedad Biosofica

Concienciación individual

Las personas que se encuentran en el camino correcto de búsqueda espiritual son seres humanos básicamente iguales que los demás, por muy adelantados que estén o por muy elevados que sean sus conocimientos esotéricos. Lo único que puede diferenciarlos sustancialmente del resto de las personas es el hecho de que tratan de ver la realidad de una forma más completa y profunda de lo que nos tiene acostumbrados el entorno cultural que nos rodea.

Debe ser un proceso de concienciación individual para extraer lo mejor de lo que se haya contenido en la interioridad de cada uno y que ha de convertirse en un hecho cotidiano que pueda ser compartido por todos los seres humanos que lo deseen. En este sentido se debe huir del uso de términos grandilocuentes cuando se habla de discipulado, maestros y procesos de iniciación.

Siempre puede ser una actividad valiosa y necesaria el pasar por el tamiz del sentido común y de la sana razón, revisando y criticando la información y el conocimiento suministrado por cualquier maestro o enseñanza espiritual, no sólo en base a lo coincidente con nuestra opinión personal, sino fundamentalmente en lo que puedan aportar al interés y progreso de la humanidad en su conjunto, y siempre por el respeto que muestren a los demás.


ImageConocimiento esotérico

Los autores que trasmiten sus enseñanzas son seres humanos, y por tanto sujetos a errores, verdades a medias y tergiversaciones. La obra del conocimiento oculto, tal como manifiesta Rudolf Steiner, es siempre inspirada por entidades espirituales interesadas en el proceso evolutivo del ser humano, de uno u otro rango, signo o nivel.

PUBLICIDAD GOOGLE

Cualquier entrenamiento en el mundo de lo esotérico debe suministrar realismo y humildad, de forma natural, no fingida, un mayor nivel de madurez anímica y, por consiguiente, de responsabilidad social, empezando por la comprensión, la tolerancia y la empatía con los demás. Todos solidariamente estamos en el mismo carro como humanidad; todos estamos sujetos a equivocaciones, especialmente tratando temas suprasensibles, y por ello nadie puede creerse o sentirse superior o por encima de cualquier otro ser humano. El que se cree demasiado a si mismo no tiene capacidad ni energías para poder ocuparse de los demás.

Vinculación con el Cosmos

El camino debe ser recorrido por uno mismo, sintiéndose vinculado con todo lo que existe; el refuerzo de la individualidad que ello supone debe ser contrarrestado por la vinculación a todos los seres del Cosmos, en un proceso de solidaridad, empatía y corresponsabilidad, a fin de evitar caer en una soberbia fría o indiferencia. También tiene que haber un anhelo que rompa con el conformarse con lo que el materialismo como ideología cultural ofrece en esta época, una búsqueda de algo que no venga de lo material.

Lógicamente, las personas normales (en el sentido de que no se preocupan por temas espirituales o esotéricos) son las más aptas para desenvolverse en el mundo físico-material en el que vivimos, especialmente la minoría que es capaz de profundizar en las dimensiones profundas de dicho mundo y de esa forma concentran la riqueza (y el poder inherente a la misma) en sus manos, sometiendo al resto. Por otra parte, las personas que han profundizado en la realidad global y trabajan en el conocimiento esotérico tienen la ventaja de su propio desarrollo, que pueden irradiar al mundo, pero el inconveniente de que, a corto plazo, se hacen ineficaces en el mundo material, del que comienzan a separarse irremediablemente. Tal como señala Steiner en su obra ¿Cómo se adquiere el conocimiento de los mundos superiores?, es difícil conservar el equilibrio correcto entre las distintas estructuras de los cuerpos del ser humano (físico, etérico y astral) produciéndose una cierta independencia o disociación entre sus facultades anímicas de pensamiento, sentimiento y voluntad. No obstante, cualquier percepción suprasensible que pueda obtener el aspirante al conocimiento superior, no debe interferir en su conciencia habitual de vigilia, sino complementarla y enriquecerla, no dejando nunca de lado la inquietud por lo social y la realidad de la existencia del mal como entidad objetiva, del sufrimiento e injusticias existentes en la humanidad, y de la necesidad de luchar, en lo posible, contra ellas.

La palabra como instrumento

La palabra es el instrumento creador más poderoso que tiene el ser humano, a través del órgano de fonación (la laringe), que, tal como señala Steiner, es un órgano en pleno proceso de transformación y que en un futuro sustituirá a los órganos reproductores. Por ello, cualquier terminología especializada, no sólo de términos esotéricos, tiene poder en si misma, y su abuso puede tener efectos anímicos intoxicantes. Demasiada información suprasensible, al margen de la vida cotidiana, puede embotar el pensamiento y adormecer la conciencia, si ésta sólo está despierta para lo “trascendente” y en estado letárgico para la realidad cotidiana. En estos casos lo mejor puede ser el alejarse temporalmente de los temas “esotéricos” y su sustitución por actividades sociales y de relación con otros seres humanos, especialmente si se basa en el trabajo con marginados y desposeídos.

Análisis de la realidad

Image Como hemos visto, el adentrarse en el mundo del conocimiento de lo oculto, de lo no perceptible sensorialmente, tal como preconiza

la Ciencia Espiritual o Antroposofía desarrollada por Steiner, ha de suponer el que uno se convierte en instrumento de interpretación y análisis de la realidad cotidiana, no al servicio de uno mismo, sino de la evolución de la humanidad en su conjunto. Nunca debe ser un refugio o recurso para individuos que buscan satisfacer sus necesidades psicológicas, sino para cultivar, de forma efectiva, la fraternidad y cooperación con otros seres humanos. En el camino de iniciación cristiano el aspirante que desarrolla su alma consciente, labor a realizar en nuestra época, se pone al servicio del Cristo, a través de sus jerarquías, pudiendo entonces irradiar las influencias benefactoras y estimulantes recibidas.

La conciencia de una parte cada vez mayor de la humanidad en la actualidad comienza a poder adentrarse en lo suprasensible a través de una conciencia moral en los pensamientos y sentimientos, diferenciándose así de una inmensa mayoría de seres humanos que se dejan arrastrar por las influencias materialistas del sistema cultural imperante, que no olvidemos, es dirigido por seres conscientes de sus objetivos contrarios al impulso crístico, que como afirma Steiner, es el único que puede garantizar la correcta evolución de la humanidad para alcanzar sus fines, conforme a los planes de la divinidad. La ciencia espiritual puede ayudar en este sentido a través del conocimiento del impulso del Cristo.

Evolución del alma

PUBLICIDAD GOOGLE

Image La ascética y el entrenamiento exterior para el conocimiento espiritual pertenecen a los procesos iniciáticos del pasado; en la época actual lo correcto es la evolución espontánea del alma para que ella desenvuelva por si misma las fuerzas internas. Lo que es apropiado para una persona puede ser muy perjudicial para otra. Los únicos ejercicios que tienen sentido hoy día, en una corriente espiritual seria, son aquellos destinados a incrementar el nivel de conciencia. Cuando nos preguntamos si lo que hacemos, sentimos o pensamos puede ocasionar algún trastorno o desequilibrio a la humanidad global a la que pertenecemos, es nuestra conciencia interna la que debe estar en disposición de respondernos. El alma que está preparada recibe la instrucción desde su interior. El discernimiento propio es un elemento esencial a ser cultivado desde las primeras etapas del desarrollo del aspirante al conocimiento espiritual: debe saber en cada momento lo que necesita y le conviene o lo que le no le hace falta. Cualquier represión o auto-mortificación no es ninguna forma de obtener un progreso sano y natural.

Libertad de conciencia

Igualmente es fundamental el respeto a la libertad de conciencia individual. Por ello se ha de tener cuidado en no dejarse someter por ninguna estructura social o disciplina espiritual que pretenda condicionar el comportamiento del ser humano: seamos muy conscientes de cada una de las decisiones que tomemos, no dejándonos llevar por las costumbres, por lo establecido, por lo políticamente correcto o por las modas u opiniones de otros no fiables. Que todo lo que hagamos lo aceptemos conscientemente, sin delegar nunca nuestra conciencia. Reiteramos lo manifestado por Steiner referente a que cuando el hombre no actúe conscientemente siempre hay otras entidades con conciencia que están dispuestas a hacerlo en su lugar, siendo por ello necesario evitar, en lo posible, los estados de semi o inconsciencia, principalmente ocasionados en estados hipnóticos, alteraciones de conciencia, o causados por el consumo de cualquier tipo de drogas. No deja de ser curioso, aunque terrible, el constatar como una gran parte de la juventud de hoy día es capaz de pagar para evadirse, es decir, perder su conciencia mediante el consumo de drogas, cuando existen infinidad de entidades dispuestas siempre a hacerse cargo de la misma.

Preparación para el camino

Image A diferencia de lo que sucede en cualquier campo de la ciencia materialista, en donde se requiere un elevado grado de preparación y esfuerzo que ha de ser desarrollado mediante tiempo de esfuerzo, estudio y práctica, el hombre, normalmente, no tiene inconveniente en adentrarse, sin preparación alguna, en el campo del conocimiento y el trabajo espiritual, en la mayoría de los casos para satisfacer su curiosidad, sin anhelo alguno de búsqueda interior, lo cual puede observarse hoy día en todos los movimientos y tendencias seudo-espirituales tipo “New age”. Tal como señala Steiner, esto puede tener graves peligros. Cuando una persona empieza a desarrollar su conciencia con respecto a las fuerzas vitales, anímicas y de sabiduría, empieza a tomar el relevo de lo que hacen por él fuerzas superiores, ya que empieza a depender de él lo que piensa, siente y hace. El Yo empieza a ser el dueño de sus propias estructuras (cuerpos físico, etérico y astral), y es necesario que este proceso vaya unido a un incremento de la moralidad y de la responsabilidad, en un trabajo necesario de auto-conciencia moral. Hemos visto anteriormente que los desequilibrios en la integridad de la persona a causa de la disociación entre las fuerzas anímicas del pensar, sentir y querer, pueden dar lugar a diversas patologías tipo esquizoides y otras disociaciones de la personalidad. Los defectos anímicos pueden fácilmente intensificarse en una astralidad desbordada: la cólera, la mentira, la soberbia y megalomanía pueden escapar al control del pensamiento y dominar al individuo, sin que éste sea consciente de lo que le ocurre; se pierde la visión de la realidad

Image En un estudio espiritual serio el temor no puede ser admitido, ya que paraliza e impide actuar. Lo importante es permanecer siempre en un estado de conciencia abierta y en alerta a lo que nos viene desde fuera y de lo que nosotros hacemos dentro, sabiendo que nada es nuestro, que todo nos afecta, lo de dentro y lo de fuera, que lo que pienso, siento y hago no es en absoluto indiferente, que puede ser dañino o beneficioso, para mi mismo y para toda la conciencia de la humanidad.

Para Steiner, la discusión y confrontación de las realidades ocultas entre personas de la misma o de diferentes tendencias espirituales, es algo absurdo: los hechos espirituales son, independientemente de que las personas puedan o no percibirlos, puedan o no comprenderlos. El trabajo espiritual ya hemos dicho que ha de ser en base individual; cada uno ha de confrontarse consigo mismo, es su total responsabilidad. Requiere integridad, honestidad y cierto grado de conciencia moral. No corresponde a esta época cualquier labor de proselitismo o intento de convencer a nadie de nada, que además de interferir en el libre albedrío de las personas, es contraproducente.

Sociedad Biosófica

–> visto en revistabiosofia.com

ESPACIO PATROCINADORES
Formación Intensiva de Thetahealing en Córdoba (España) - 03 al 09 de Noviembre de 2017
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.
Un comentario
  1. User comments

    Muy buen articulo,la realidad es cómo quieres ver el mundo.Es cierto que todos, no sentimos lo mismo, ni todos tenemos las mismas inquietudes.Yo me suelo decir que una mente abierta es más importante que una puerta abierta.Creo que lo que pienso está en consonancia con lo que hago y quiero y eso me trae felicidad.La vida es como un espejo:si frunces el ceño,ella te lo frunce a ti.Si sonríes, la vida te sonríe.Aquello de lo que nos desprendemos deja sitio para lo nuevo.Y lo que es válido y bueno para mi,también lo será para ti.Conócete y acéptate a ti mismo.Con amor,VISITACIÓN.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend