Home » Sabiduria y Conocimiento » Revisión de la Vida. Etología Humana

Revisión de la Vida. Etología Humana

Entierro Hindú - Toda una celebración de la Vida

Revisión de la Vida

En algún momento cuando dejamos el cuerpo, pasan delante de nosotros, como si de una película se tratase, todas las escenas de nuestra vida.

En esa revisión no se buscan cuales han sido nuestros logros materiales, se analiza si se han aprovechado todas las oportunidades que habíamos programado antes de entrar en el cuerpo, para lograr el objetivo de los compromisos adquiridos.

Si en nuestra revisión comprobamos que se han cumplido todos los objetivos, ¡fantástico!, misión cumplida, a preparar la próxima vida. Pero si comprobamos que no se han cumplido los objetivos, o que incluso hemos dado un paso atrás añadiendo débitos a nuestra cuenta kármica, no pasa nada, solamente que repetiremos objetivos en la próxima vida.

Pero…….. ¿Cuándo podrá ser la próxima vida?, y ¿dónde? Si se cumplen los objetivos previstos para la Tierra, (todos tenemos objetivos), que parece ser que sí se están cumpliendo, en poco tiempo, la Tierra habrá dejado de vibrar en la frecuencia actual que la mantiene en la tercera dimensión y, vibrará en las frecuencias más sutiles de la cuarta dimensión, lo que supone que los habitantes de la Tierra tendrán que vibrar también en la misma frecuencia para poder habitar el planeta.

Cumplir nuestros objetivos marcados para la vida terrenal significa acercarse a las sutiles vibraciones de la cuarta y quinta dimensión, y eso sucede porque nos vamos desprendiendo de las energías pesadas y lentas del miedo, de la envidia, de los celos, de la arrogancia, de las dudas, del orgullo, de la rabia, etc., y nos invaden las energías sutiles del amor, de la bondad, de la humildad, de la compasión. Eso es signo inequívoco de que vibraremos como la Tierra y nos garantiza que habrá próxima vida y será en la Tierra, para seguir la evolución sin retrasos según el plan establecido.

¿Qué pasará con los que se mantengan en tercera dimensión? Los que se mantengan en la tercera dimensión no van a poder encarnar en la Tierra ya que no estarán preparados para resistir la energía de cuarta dimensión del planeta y sus habitantes; pero tampoco van a tener un planeta donde encarnar, ya que ningún planeta de nuestro Universo estará vibrando en su frecuencia para que puedan seguir su lenta evolución desde el punto donde se encuentren, por lo que tendrán que esperar a tener preparado un planeta para sus necesidades, lo cual podría tardar del orden de dos mil quinientos millones de años.

Y mientras ellos esperan, una parte de sus camaradas de promoción seguirán avanzando. Ellos, los que esperen, también seguirán el curso, ya que todos terminaremos la carrera, pero la repetición de su curso será dentro de muchísimo tiempo, cuando el resto estamos ya disfrutando del hogar divino.

Pero creo que podríamos hacer algo para tratar de recuperar el terreno perdido, o al menos, si en tu caso: ¿Por qué no haces ahora el mismo ejercicio que tendrás que hacer el día que dejes el cuerpo? Si, mira la película de tu vida: Siéntate en tu espacio de meditación y deja que pase la película de tu vida delante de ti, con serenidad, con honestidad, con sinceridad, y observa, como un observador imparcial, sin ningún tipo de juicio ni de crítica, cada aspecto de tu vida.

La película de tu vida que has de rebobinar delante de ti, no son los objetivos físicos, esos no tienen ningún valor, son los objetivos morales, los objetivos del corazón los que has programado antes de aparecer en la Tierra: Piensa si existe alguna persona que te cae mal, ahí hay trabajo a realizar; piensa en tus engaños de palabra o pensamiento, ahí hay trabajo que realizar; piensa en cada vez que sientes rabia, cada vez que gritas, cada vez que te enfadas, cada vez que te preocupas, cada vez que juzgas, cada vez que comparas, cada vez que desprecias, cada vez que criticas, cada vez que sientes celos, cada vez que piensas “te fastidias”, cada vez que ocultas la verdad, cada vez que discriminas, cada vez que tratas a los otros como diferentes a ti, cada vez que no respetas la libertad de los otros, cada vez que manipulas; ahí hay trabajo que realizar. ¡Haz el trabajo!, no lo dejes para mañana, empieza ahora.

La Tierra ya lleva años cambiando su frecuencia, en la actualidad ya hay muchos de sus habitantes vibrando en esa misma frecuencia. No te quedes atrás, porque cuando dejes el cuerpo y te des realmente cuenta de todo lo que hay al otro lado de la materia ya será tarde para ti. Lo tienes que hacer ahora. Si los demás hemos podido, ¿Por qué tú no?, todos somos iguales, no hay nadie que sea superior a nadie. Si uno puede, todos pueden; si uno llega, todos llegan, ¿por qué tú no?




Etología humana

Supongo que todos habéis visto esa imagen tan tierna de los polluelos caminado en fila india detrás de la madre desde el mismo instante de su nacimiento. Eso se denomina impronta o troquelado, en la que el animal recién nacido reconoce como madre al primer ser vivo con el que tiene contacto.

La impronta fue estudiada, por el etólogo Korand Lorenz en el año 1935, quien descubrió que los polluelos que dejan un nido, después de la incubación, tratan a cualquier otro ser que tenga movilidad, como si fuera su madre. Él hizo experimentos y podemos ver filmaciones en las que los polluelos le siguen por tierra, agua y aire como si fuera su madre, creo que incluso se realizó alguna película.

No, esto no es una clase de Etología, sólo es una introducción, para comparar al bebé del ser humano con los polluelos que dejan el nido. Siempre salvando las distancias, SOLO ES UNA ANALOGÍA, en la que queremos resaltar que el bebé, que es un ser divino, sigue a su madre y a su padre humanos, (que también son divinos, pero no lo saben), ya que es con los primeros seres con los que tiene contacto, puesto que ese contacto no parece existir con su Padre y Madre Divinos.

¿Y cuál es el resultado de esa impronta humana? Pues que el bebé crece y se desarrolla únicamente como un ser humano, ignorando completamente su divinidad.

Las enseñanzas de ese bebé son patentes desde el primer día de nacimiento. La primera enseñanza es la división, es la separación. Esta separación comienza con el sexo: Si del bebé es varón, le visten de azul, si es hembra, la visten de rosa. Y esa división que comienza el primer día de su nacimiento, se va haciendo patente desde los primeros compases de su existencia hasta el final de sus días: Al varón le regalan armas de guerra y coches, y a la hembra la regalan vestiditos y muñecas. Al varón le enseñan a reprimirse, a no llorar, a ser fuerte, a defender su espacio con la fuerza si fuera necesario, la hembra puede llorar y sufrir públicamente, la enseñan que ha de ser defendida por el varón, y en justa compensación, ella será su esclava, cocinará para él, lavará para él, estará a su disposición.

La segunda división es territorial: La zona donde nace el bebé es una nación. Un día alguien trazó una línea y dijo “esto es una nación”. Y los que están al otro lado de la línea son el enemigo, con unos tópicos que se han encargado de airear los que han trazado la línea: o menos trabajadores que nosotros, o más pobres, o más incultos, siempre peor que los que están dentro de la línea. Aun hoy día, las mayores matanzas se realizan por defender esas líneas, es patético, es terrible, es espantoso. Y si los que están al otro lado de la línea tienen un color distinto, la separación es brutal, tan brutal que llegan a pensar que si se aparean y salen los nuevos bebés de distinto color eso puede ser terrible, una hecatombe. Y si tienen una religión distinta, hay que preservarse de ellos, porque sólo el dios que está dentro de nuestra línea es el verdadero, los otros dioses son perversos.

La tercera división es económica: Aquí ya no se respeta si estás dentro de la línea o no. Si tienes dinero serás Don o Doña, y saldrás en la tele, enseñando a los que no tienen dinero como vives derrochando metros cuadrados, derrochando recursos, derrochando incultura.

¡Que mala suerte tienen muchos bebés humanos!, que sus ejemplos no saben que todos somos seres divinos, y que como seres divinos todos somos iguales, que no hay diferencia de sexo, ni de raza, ni de color, ni de religión.

¡Que mala suerte tienen muchos bebés humanos!, que sus ejemplos no saben que no hay líneas en la Tierra, que la Tierra es de todos, que los recursos son de todos.

¡Que mala suerte tienen muchos bebés humanos!, que sus ejemplos no saben que también son seres divinos y no pueden enseñarles a ellos a vivir su divinidad.

¡Alguien tiene que parar esto!, ¡súbete al carro de los que lo intentamos!, ¡defiende la divinidad y la igualdad en cualquier foro, sin rubor, sin vergüenza!, ¡tú también eres un ser divino!





Fuente:  http://elincavuelveacasa.blogspot.com/

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
2 comentarios
  1. User comments

    Interesante articulo, aporta muchas luces y metodos para la paz mundial. Paz y cambios armonicos en Egipto y el medio Oriente.

    Om namah shivaya.!!

  2. User comments

    No hay necesidad de HACER sino simplemente SER…muchas vidas nos hemos pasado "viviendo en la calle" que hemos olvidado como ENTRAR DENTRO DE NUESTRO HOGAR…si en un punto del planeta (digamos una ciudad pequeña) todos sus habitantes se dedicaran a SER…de manera tan simple y natural vivirian su DIVINIDAD…no habria ninguna necesidad de ocuparse en toda esa maraña de "problemas" pues estos no tendrian espacio donde existir…en esa ciudad todos se hallarian en un estado permanente de IRRADIACION de LUZ y AMOR…recordemos DENTRO de CASA (dentro de cada uno) estan los TESOROS (el poder, el amor, la responsabilidad Etc. que nos confiere nuestra divinidad) EMPODEREMONOS e irradiemos LUZ y AMOR …un foco o bombilla para iluminar una habitacion ¿necesita ir detras de la oscuridad, luchar contra ella?…no…SOLO IRRADIAR…asi de sencillo…por eso, recibid de mi parte: LUZ y AMOR.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend