8 Razones para tomar té verde 

Fanny Zapata
Fanny Zapata

El té verde proviene de la planta Camellia sinensis, originaria de China y el sur de Asia. Se trata de la misma planta de la cual se fabrica el té negro y otras variedades como el té rojo, el té azul y el té blanco.

La diferencia es el grado de fermentación de las hojas y el procesamiento que llevan. En el caso del té verde, las hojas de la planta recién recolectadas no se dejan fermentar, como sucede con el té negro. Para fabricar té verde las hojas simplemente se secan y se muelen.

Las hojas de té verde no pasan por el proceso de fermentación, manteniendo así los componentes naturales de la hoja. Fuente: Pixabay.

El té verde ha pasado a formar parte de la lista de bebidas saludables, aunque sus beneficios son conocidos desde la antigüedad en China y Japón, donde en la actualidad sigue siendo una de las bebidas predilectas.

Y es que esta rica infusión contiene poderosos antioxidantes, sustancias naturales que ayudan al organismo a defenderse de los radicales libres, vinculados al envejecimiento y a las enfermedades degenerativas. Por eso a continuación, les ofrecemos 8 excelentes razones para incorporarlo a la dieta diaria.

Té verde: delicioso y saludable

Es delicioso y versátil

El té verde es una bebida hidratante y exquisita, asequible en casi todas partes y con muchas presentaciones. Se puede consumir frío o caliente, preparado al momento, embotellado, solo o combinado con otras hierbas y frutas.

Fuente de energía

Contiene teína, una xantina semejante a la cafeína del café, la cual estimula el sistema nervioso, elevando los niveles de energía y disipando el cansancio. Lo cierto es que una buena taza de té verde aleja la fatiga, mejora la memoria y ayuda a agilizar la mente.

Una taza de té verde despeja la mente y brinda energía. Fuente: Pixabay.

Algunas personas sienten que los efectos estimulantes de la teína son más suaves que los de la cafeína, por ello prefieren el té verde antes que el café. Para otras en cambio, no hay diferencia en cuanto al nivel de estimulación, por lo tanto lo más aconsejable es que cada quien consuma té verde en la cantidad que le haga sentir bien.

Tiene efecto antiinflamatorio

En el té verde hay sustancias antiinflamatoria que lo hacen una bebida muy recomendable para quienes tienen artritis reumatoide por ejemplo.

Y no solo tiene este efecto cuando se lo ingiere. Las compresas húmedas en té verde son excelentes para desinflamar la piel y protegerla de los rayos UV. No sustituye la pantalla solar, pero contribuye eficazmente para una piel más saludable.

Mitiga el dolor de cabeza

El té verde estimula la buena circulación, además de ser, como dijimos, antiinflamatorio, por ello es recomendable para aliviar los dolores de cabeza que va desde tensionales hasta migrañosos.

Es bueno para el corazón

Los polifenoles son sustancias naturales presentes en las plantas, que actúan también como poderosos antioxidantes. Gracias a que las hojas de té verde no pasan por el proceso de fermentación, estos polifenoles llegan casi intactos a la infusión.

Algunos estudios poblacionales en Japón afirman incluso que pueden regular los niveles de colesterol.

Al menos cabe pensar que los japoneses son grandes consumidores de esta bebida y las estadísticas señalan que sufren menos de enfermedades cardiovasculares que otras poblaciones, si bien hay más factores a tomar en cuenta, como la dieta y el estilo de vida, aparte de la genética, que pueden tener que ver mucho con ello.

Combate el estrés

Y esta es otra buena razón para considerarlo bueno para el corazón. El té verde, aunque energizante, también tiene efectos calmantes porque contiene un aminoácido llamado teanina, el cual a su vez es precursor de ciertos neurotransmisores del bienestar.

Otras variedades de té también lo contienen, desde luego. Lo que hace único al té verde es esta combinación de teanina y antioxidantes que tantos beneficios juntos le traen a la salud.

Además el té verde contiene minerales como el magnesio, de reconocido efecto antiestrés.

Controla el sobrepeso

Estudios señalan que el té verde es termogénico. Las sustancias termogénicas elevan la temperatura del cuerpo y por eso ayudan a deshacerse de las calorías. El jengibre también tiene esta propiedad y la combinación de té verde y jengibre es deliciosa.

El té verde posee propiedades termogénicas que se han puesto de manifiesto en algunos estudios. Los compuestos termogénicos elevan la temperatura corporal y contribuyen a quemar calorías.

Actúa como neuroprotector

Las investigaciones apuntan hacia una proteína llamada beta-amiloide como la responsable de la aparición del Alzheimer, que al acumularse forma una placa de proteína que interrumpe la comunicación neuronal.

Ya que los radicales libres tienen que ver mucho con esto y el té verde es rico en antioxidantes, no está demás añadirlo como estrategia de prevención.

Lo mismo puede afirmarse del mal de Parkinson. En experimentos con animales de laboratorio el té verde demostró eficacia para neutralizar algunas neurotoxinas vinculadas a este mal.

Preparando la taza ideal

El té verde se prepara en infusión, y la forma más sencilla es mediante las tradicionales bolsitas, que ya vienen listas para sumergirlas en agua caliente. 

No deje que el agua hierva con la bolsita dentro, porque entonces se desprenden taninos -otras sustancias que contienen las plantas- que le dejan un sabor levemente amargo a la bebida. 

El agua tampoco debe estar demasiado fría, porque entonces los compuestos beneficiosos no se desprenden de la hoja y el refrescante aroma del té se pierde. La temperatura aproximada debe ser de alrededor de 70 ºC para preparar té verde.

La temperatura adecuada del agua es sumamente importante a la hora de preparar la infusión. Fuente: Pixabay.

Sin duda los más expertos preferirán dosificar la cantidad de hojas para su infusión y eso dependerá del gusto particular de cada quien. 

Se recomienda agregar una cucharada de hojas de té finamente troceadas por cada taza de infusión. Espere de 2 a 3 minutos y disfrútelo. Puede añadir limón si lo desea y endulzar con azúcar o miel.

Algunas recomendaciones importantes

Algunos expertos desaconsejan agregarle leche al té, debido a que la caseína de la leche le resta eficacia a los antioxidantes.

Y si tiene problemas para conciliar el sueño, no lo tome cerca de la hora de acostarse.

En cuanto a la cantidad de tazas diarias que puede tomar, eso también depende del gusto individual. En general los compuestos naturales presentes en las plantas tienen una gran afinidad con nuestro sistema y nuestras células. 

Pero a diferencia de un fármaco de síntesis, los efectos beneficiosos no son tan rápidos y toman bastante tiempo en aparecer, por eso le recomendamos que haga del té verde una costumbre y aproveche para disfrutar de su exquisito sabor y propiedades tomando de 2 a 3 tazas al día. 

En todo caso, procure no sobrepasar las 5 tazas diarias (aproximadamente 1 litro), ya que el exceso causa irritabilidad, inquietud, palpitaciones y molestias gástricas a algunas personas.

Si su delicioso sabor no fuera suficiente motivo para tomarlo, estos increíbles efectos sobre la salud que le contamos, pueden convencerlo de incluir el té verde entre sus bebidas favoritas de todos los días.

Autora:

Fanny Zapata, Redactora y Traductora en la Gran Familia de hermandadblanca.org

Referencias

  1. López, M. Fitoterapia: el té verde. Recuperado de: elsevier.es.
  2. Sweet Tea. Cómo preparar y tomar el té verde correctamente para obtener sus beneficios. Recuperado de: sweetea.cl.
  3. Valenzuela, A. El consumo de té verde y la salud: características y propiedades benéficas de esta bebida milenaria. Recuperado de: scielo.conicyt.cl.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx