Home » Vida Consciente » El Rincon de la Salud » Cómo afrontar la timidez

Cómo afrontar la timidez

Saber cómo afrontar la timidez a veces puede parecer un reto duro para todos aquellos que la sufren. A una persona tímida suele costarle relacionarse con los demás, y pasa momentos de nerviosismo y ansiedad ante situaciones cotidianas. Por eso, para llevar una mejor vida a nivel social, es necesario aprender a afrontar la timidez y aprender a sobrellevarla.

¿Qué es la timidez?

Todas las personas han sentido timidez en algún momento de su vida. La timidez generalmente está relacionada con personas introvertidas, pero esto no es del todo cierto. Muchas personas extrovertidas pueden sufrir de timidez, ya que en verdad está relacionada con la sensación de incomodidad con uno mismo cuando con otros.

 

La timidez tiene tres componentes básicos:

Excesiva conciencia de uno mismo en situaciones sociales

Una visión negativa de uno mismo

Excesiva preocupación de los elementos negativos en un intercambio social

PUBLICIDAD GOOGLE

 

¿Por qué somos tímidos?

La timidez puede deberse a muchas causas, aunque generalmente está relacionada con estos aspectos:

Autoimagen débil: creemos que nuestras cualidades no son importantes o interesantes, por lo que copiamos a otros y terminamos por no sentirnos nosotros mismos.

Preocupación: Cuando estamos haciendo algo con otras personas, sentimos como si fuésemos el centro del escenario. Esto nos crea ansiedad y pensamos solamente en lo que hacemos mal.

Etiquetas: Cuando se nos etiqueta de tímidos, aunque a veces no lo seamos, nos terminamos creyendo esto y cambiamos nuestra percepción de nosotros mismos.

 niños sonriendo y niña tapándose la cara

 

Grados de timidez

No todas las personas son igual de tímidas. Algunos son carismáticos y extrovertidos, pero en situaciones puntuales sienten timidez, otros a veces vacilan pero son conscientes de la timidez y la superan. Algunos se sienten bien y cómodos con personas que ya conocen, pero se ponen nerviosos en fiestas o con extraños, finalmente otros son tímidos siempre, variando los grados de timidez entre una situación y otra.

 

Superar la timidez

Primero que nada, debemos entender nuestra timidez. No podemos resolver un problema de física si no sabemos física, y con la timidez sucede lo mismo. Esto significa saber si queremos eliminar la timidez por completo o si, en cambio, nos gusta ser tímidos y sólo queremos manejar mejor determinadas situaciones. Debemos olvidarnos que los demás nos están mirando, porque no es cierto. Así, podemos buscar en nuestro interior qué nos hace sentir tímidos, dejando de lado lo que supuestamente los demás ven.

PUBLICIDAD GOOGLE

 

Ser conscientes de nuestras virtudes, conocerlas y aceptarlas nos hará elevar nuestra autoestima, lo que ayudará a sentirnos más confiados y menos tímidos cuando nos relacionemos con los demás. Poco a poco debemos empezar a querernos y sentirnos bien con nosotros mismos, a veces la timidez es un problema de autoestima también.

 

No podemos vivir intentando parecernos a los demás. Está bien ser diferente, y nadie te va a juzgar por eso. No todos nos tenemos que divertir igual, hacer las mismas cosas e ir a los mismos sitios, por lo que es importante encontrar nuestros gustos y el círculo de personas que se muevan en ellos. Cuando nos relacionemos con los demás, debemos evitar centrarnos en nosotros mismos y empezar a centrarnos en los demás, para poder así verdaderamente disfrutar la relación.

 

Si nos sentimos incómodos en una situación, no debemos forzarnos a salir de ella o evitarla. Eso solo nos hará sentir más tímidos. Sin embargo, debemos superarla por mucho que nos cueste. También debemos empezar a ser conscientes del rechazo, algo que puede suceder en cualquier relación social y que no tiene nada de malo ni es culpa nuestra. La vida no es perfecta, nosotros no somos perfectos, por lo cual, ser perfeccionista no llevará a ningún sitio más que al estrés.

 

Las técnicas de respiración y el yoga pueden ayudarnos durante esta etapa a liberar poco a poco las tensiones causadas. El movimiento físico, por ejemplo, nos puede ayudar también a liberar esa energía concentrada. La visualización y afirmación de nosotros mismos como personas seguras nos permite afrontar la timidez.

 

Afrontar la timidez es posible, aunque debemos ser conscientes de que nos llevará tiempo y esfuerzo. No hay soluciones mágicas para la timidez, como para tantos otros problemas, pero lo cierto es que podemos llegar a sentirnos mejor con nosotros mismos si ponemos en práctica estas ideas.

 

 

Fuente: http://www.otramedicina.com/4721/como-afrontar-la-timidez

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)

Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.


Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend