Home » Sabiduria y Conocimiento » Cambios planetarios » CONFUCIO – Aprendamos a manifestar al Dios que mora en nuestro interior

CONFUCIO – Aprendamos a manifestar al Dios que mora en nuestro interior

2007-02-22- L-- Confucio
AMADO CONFUCIO. Marzo 31, 2005

YO SOY Confucio y me presento a través de esta mensajera.

He venido a ofrecerles una exhortación concerniente a la ciencia de la Sabiduría Divina. Muchos cientos de años han pasado desde el tiempo de mi última encarnación en la Tierra y me siento feliz de contar con esta oportunidad para expresar algunas palabras de esta Enseñanza a una apreciada audiencia.

Siempre es más valioso escuchar las palabras desde la fuente primaria que confiar en una reinterpretación de las palabras hechas por aquellos que piensan haber logrado un alto nivel en la cognición de la Verdad. Sin embargo, dichas personas solo se hallan al borde de la cima de la Sabiduría Divina y las vanidades de la vida desvían constantemente su atención y no les permite dar un paso más en dirección de esa cúspide.

Confío en que esto no sucederá con los que estén leyendo estas líneas. Ustedes podrán desviarse por algún tiempo de la ilusión en vuestro entorno y concentrarse en las Verdades inmanentes que no se hallan conectadas con vuestro tiempo, país y medio ambiente.

Traten de concentrase en los latidos del corazón. Escuchen vuestra respiración. Inhalen… Exhalen…

El funcionamiento de vuestro corazón y vuestra respiración no está conectado de manera alguna con el país de residencia. No se conecta con vuestro papel en la vida. Lo mismo puede decirse acerca de la Verdad Divina. Existe por sí misma y no depende de vuestra conciencia o de vuestros pensamientos.

Así entonces, ¿cuál es el sentido de vuestra vida si este mundo puede seguir funcionando perfectamente sin vosotros? ¿Se han formulado esta pregunta? ¿Se han preguntado a sí mismos cuál es el propósito de vuestra existencia?

Supongo que dicha pregunta ha sido cuestionada por lo menos una vez en sus vidas. Para muchos, este planteamiento surge de un modo tan persistente y tan frecuente que la búsqueda del sentido de la vida los ha desviado literalmente del sentido mismo de la vida.

Ustedes tienen razón, Mis Amados, es una tarea dignificante – entender por qué están viviendo y por qué el existir de todo vuestro mundo circundante.

PUBLICIDAD GOOGLE

Este cuestionamiento fue mi obsesión durante la época de mi encarnación. Transcurrieron días sin poder hallar un lugar para mí mismo, tratando de responder a esta pregunta una y otra vez.

Yo fui un creyente y un adherente del sistema de perspectiva mundial corrientemente aceptado en el mundo circundante de ese entonces. Y solo fue sino hasta que supe que ese sistema de perspectiva mundial había sido creado por gente similar a mí. En tanto iba haciéndome más viejo, entendí que no era perfecto y que cualquiera de mis pensamientos se tornaba imperfecto, incluso antes de que los expresara. ¿Por qué era imperfecto? Y ¿por qué no podía yo superar esta imperfección pese a mis esfuerzos?

¿Son estas preguntas familiares a ustedes? ¿Se han hecho cuestionamientos similares?

Con el transcurrir del tiempo, la respuesta a esta pregunta se convirtió en la base de mi sistema de enseñanza, enseñanza que ofrecía a todos aquellos que deseaban convertirse en mis discípulos.

Claramente entendí que dentro de mí había una Parte Superior, la cual era más perfecta. Podía mancomunarme con ella. De hecho, supe que quien impedía manifestarse a mi Ser Superior era yo mismo y no alguien externo a mí.

Creía que todas las criaturas vivientes y yo mismo habíamos sido creados a imagen del Dios que había creado este mundo y que su posición en el Universo era muy superior a la nuestra. Todos nosotros estamos interconectados con El y conformamos una Unidad indisoluble con El. Entendí, precisamente, puesto que yo tenía un Ser Superior, también el Creador del Universo debía tener Su Ser Superior propio y sus Seres Inferiores propios. Y Su Ser Inferior no es otra cosa que el Yo encarnado. El Ser Inferior de El soy YO junto con todas las demás criaturas vivientes encarnadas y toda la Tierra que pueda contemplarse. Todos nosotros representamos al Creador encarnado.

Y El mora en nuestro interior. El está creando y conociéndose a través nuestro. El está conociéndose a Sí mismo a través nuestro y a través de cada una de las criaturas vivas.

Todos nosotros somos Sus células y vasos sanguíneos. Todos nosotros conformamos Su Cuerpo y todos estamos interconectados entre sí y con El. Todo lo que nos separe de nosotros mismos y de la Unidad con El habrá de corregirse.

Por lo tanto, enseñé y continúo enseñando ahora una sola cosa. Invito a cada uno de ustedes a trabajar sobre esa parte que les impide permanecer unidos con el Creador. Trabajen sobre esa parte de vuestro ser que los separa del estado de completa unidad con Dios, el Creador, Atman y la Razón Superior. No importa la denominación que den a dicho ser, esa parte de ustedes quienes son en realidad.

Ustedes no pueden hacer el trabajo de alguien más ni alguien más puede hacerlo por ustedes. O quizás alguien lo haga por ustedes, pero solo si se viese forzado a trabajar por ustedes u obedecer sus órdenes. En ese caso, si dicha persona hiciese el trabajo por ustedes, sería igual aplicando la fuerza bruta que la fuerza de las leyes escritas por ustedes.

Pero, si tratasen de hacer latir a su corazón dentro de su cuerpo o bombear la sangre a los pulmones a través de sus vasos sanguíneos, su intento solo conduciría al fracaso. Pero si recurrimos a la historia, observaremos que toda la historia está llena de eventos en los cuales, por un lado, algunos pocos forzaron a otros a obedecer sus órdenes y, por otro, éstos tuvieron que obedecer a los primeros. Por esta razón, se han pagado guerras y la injusticia ha sido manifiesta en este mundo. Pues la base de toda injusticia ha sido siempre el deseo del individuo por hacer algo a su propio estilo.

Así entonces, retomemos el tema sobre nuestra propia imperfección.

Cuando era joven, realmente creía que podía inspirar al mundo a cambiar solo a través de mi ejemplo y valiéndome de mi persuasión. Desplegué un gran esfuerzo y energía tratando de persuadir a mis chelas sobre cómo debían actuar y comportarse. Pero faltaba la fortaleza de persuasión para que los chelas actuasen en la forma que yo consideraba razonable.

Luego, empecé a actuar junto con los chelas que aceptaron mi sistema de persuasión. Sin embargo, todavía carecía de fortaleza personal. Créanme. Yo hice todos mis mejores esfuerzos tratando de persuadir a mis chelas, solo para que me escuchasen y supieran que su forma de vida no era correcta y que la vida merecía la pena.

Transcurrieron años y décadas pero la situación en el mundo seguía, indiferentemente de mis esfuerzos e intentos realizados. ¿Cuál fue la razón para ello?

Yo era solo un diminuto grano de arena, una pequeña célula dentro del organismo del universo y estaba tratando de persuadir al mundo entero a vivir de acuerdo con mis leyes.

Finalmente, luego de muchas décadas, comprendí que la única persona en la Tierra que obstaculizaba mi trabajo era yo mismo. La razón fue mi excesiva vanagloria y mi excesiva confianza en el hecho que era un conocedor de toda la Verdad y podía enseñarla a otros. Mi personalidad externa trató de hacer que todo el universo obedeciera la ley que regula este universo.

PUBLICIDAD GOOGLE

Entonces comprendí la Verdad fundamente. Y tengo que decir que valió la pena emplear toda mi vida en la realización de esta verdad.

Es inútil y vano estipular leyes propias en el mundo sobre el cual vivimos. Tenemos que obedecer a la Ley que fue creada en el momento mismo de origen de nuestro universo y conforma su base. Esta ley estipula que tenemos que renunciar a nuestro deseo de manifestarnos a nosotros mismos y a nuestro ego en el primer plano de nuestra vida y, lo que tenemos que hacer más bien, es realizar nuestro mejor esfuerzo por permitir que Dios se manifieste a Sí mismo a través nuestro. Solo entonces, podremos restaurar nuestra unidad. Entonces, estaremos facultados para participar en la realización del plan Divino para este Universo. Esta es la tarea y el trabajo que cada persona debe cumplir. Esa es la razón por la cual esta tarea es la más importante y su cumplimentación debe convertirse en el sentido de búsqueda de vuestra vida pero no pueden encontrar más allá de sí mismos.

Este es el fruto de mi pensamiento durante mi vida terrenal y se los transfiero a ustedes. Pero no puedo hacerles comer de este fruto. Ustedes deberán hacerlo por sí mismos. Nadie más que ustedes pueden hacer este trabajo sobre sí mismos.

Ahora, debo dejarlos. Espero haberles ofrecido una reflexión sobre la dirección correcta.

YO SOY Confucio.

© La mensajera es Tatyana Mickushina

Traducido de ruso a inglés por Svetlana Nekrasova

Traducido de inglés a español por: Gloria Helena Restrepo C.

yosoyjanaya@gmail.com

 

URL en inglés: www.sirius-eng.net/dictations.html

URL en español: www.sirius3.ru/ispania/index.htm

 

Puede accederse a las imágenes y retratos de los Maestros Ascendidos del pintor ruso Vladimir Suvorov en:

“Sirius”: http://www.sirius-ru.net/liki/index.htm

“Sirius-2” http://www.sirius2.net/kar/index.htm

 

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)

Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.


Un comentario
  1. User comments

    GRACIAS POR ESTE ARTICULO.COMO DECIA SÓFOCLES :NADA TEMO,PUES MANTENGO LA VERDAD,QUE ES PODEROSA.EL AMOR SUMA Y MULTIPLICA, EL ODIO RESTA Y DIVIDE.HE NACIDO PARA COMPARTIR EL AMOR Y NO EL ODIO.UNA CON USTEDES,VISITACIÓN.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend