Curación y sonido audible, nuevas evidencias

Fanny Zapata

Una interesante revisión de novedosas terapias, ¿existe realmente una relación entre curación y sonido audible? Los efectos del ultrasonido son bien conocidos por la ciencia médica, pero las frecuencias en el rango audible poseen igualmente energía y son capaces de estimular nuestros sentidos de muchas formas.

men 723557 1280 curacion y sonido audible nuevas evidencias i467552

Investigaciones recientes demuestran la estrecha relación entre la curación y el sonido audible. Fuente: Pixabay.

«Muchos asocian la enfermedad con prescripciones e intervenciones como la cirugía. La medicina y la ciencia alopática han recorrido un camino estrecho, basado en sustancias químicas e instrumentos afilados, en lugar de energía.

Pero los antiguos reconocieron el sonido, la vibración y la frecuencia como fuerzas poderosas que influyen en la vida, incluso hasta el nivel celular.

El talentoso filósofo griego Pitágoras prescribió la música como medicina, afirmando que los intervalos musicales que descubrió son expresiones claras de la geometría sagrada. Afirmó que la música es el fenómeno de los números en el tiempo, que refleja las estructuras de la naturaleza y tiene el poder de restablecer el equilibrio en un organismo.

Investigando la relación entre la curación y el sonido

Según un estudio publicado por el Instituto Nacional de Salud:

“La música reduce efectivamente la ansiedad de los pacientes médicos y quirúrgicos y, a menudo, reduce el dolor quirúrgico y crónico. Además, proporcionar música a los cuidadores puede ser una estrategia para mejorar la empatía, la compasión y el cuidado”.

En otras palabras, la música no solo es buena para los pacientes; sino también para quienes los cuidan.

Un estudio finlandés de 2010 observó que los pacientes con accidente cerebrovascular, a los que se les practicó terapia cognitiva basada en la música, mejoraron la recuperación.

Otra investigación ha demostrado que los pacientes que sufren pérdida del habla debido a una lesión cerebral o un accidente cerebrovascular, lo recuperan más rápidamente al aprender a cantar, antes de intentar hablar.

El fenómeno de la música que facilita la curación en el cerebro después de un accidente cerebrovascular se denomina efecto Kenny Rogers.

Por otro lado, para aquellos que luchan contra la adicción y la dependencia de sustancias, aprender a tocar un instrumento puede desempeñar un papel importante en la recuperación.

Un estudio de la Universidad de Wisconsin mostró que la exposición a la música, los tonos y las frecuencias correctos produce dopamina, una sustancia química que escasea en el sistema nervioso durante el proceso de abstinencia.

El baño con cuenco tibetano

Este método está ganando popularidad como recurso para reducir el estrés y la ansiedad, así como promover el bienestar.

Acostados con los ojos cerrados, los participantes escuchan mientras un practicante golpea y tonifica diferentes cuencos.

singing bowls 4762238 640 curacion y sonido audible nuevas evidencias i467552

Los cuencos tibetanos de sonido, una práctica ancestral. Fuente: Pixabay.

Los estudios demuestran que esta práctica, llamada baño de sonido, reduce directamente la ansiedad y la depresión; ambos relacionados con aumentos en la enfermedad.

Según un estudio:

“Sesenta y dos mujeres y hombres con una edad promedio de 50 años informaron haber percibido significativamente menos tensión, ira, fatiga y estado de ánimo deprimido, después de las sesiones de sonido.

La meditación con cuenco tibetano puede ser una intervención factible de bajo costo y baja tecnología para reducir los sentimientos de tensión, ansiedad y depresión, y aumentar el bienestar espiritual”.

Otro estudio publicado en Southern Medical Journal en 2005, demostró los efectos beneficiosos de la música en entornos hospitalarios.

Los investigadores informaron que:

«… Para niños y adultos, la música reduce efectivamente la ansiedad y mejora el estado de ánimo de los pacientes médicos y quirúrgicos, y de los pacientes en unidades de cuidados intensivos».

Los investigadores también notaron que la música ambiental aumentaba la empatía en los cuidadores, sin interferir con los aspectos técnicos del tratamiento.

¿Puede el sonido combatir el cáncer?

En 1981, la bióloga Helene Grimal se asoció con el compositor Fabien Maman para estudiar la relación de las ondas sonoras con las células vivas. Maman también era acupunturista y había descubierto con anterioridad que, usando diapasones y luces de colores en los puntos de acupuntura, podía lograr resultados iguales e incluso mejores que con agujas.

Durante 18 meses, Grimal y Maman trabajaron con los efectos de sonidos de 30 a 40 decibelios en células humanas. 

Con una cámara montada en un microscopio, los investigadores observaron células de cáncer de útero expuestas a diferentes instrumentos acústicos (guitarra, gong, xilófono), así como a la voz humana, durante sesiones de 20 minutos.

Usando la escala jónica de nueve notas (CDEFGABCD), Grimal y Maman observaron que cuando se exponían al sonido, las células cancerosas perdían integridad estructural hasta que explotaban al término de unos 14 minutos.

Los efectos de la voz humana

Mucho más dramático fue el sonido de una voz humana: las células colapsaron a los 9 minutos.

A continuación, Maman y Grimal trabajaron con dos mujeres con cáncer de mama. Durante un mes, las mujeres dedicaron tres horas y media al día a “tonificar” o cantar la escala. 

El tumor de una mujer se volvió indetectable, lo que significa que simplemente desapareció. La otra mujer fue operada y su cirujano informó que su tumor se había reducido drásticamente y «se secó». La mujer tuvo una recuperación y remisión completas.

Maman dijo al respecto:

“Las células cancerosas no pueden mantener su estructura cuando las frecuencias de ondas de sonido específicas atacan las membranas citoplasmáticas y nucleares. Cuando la tasa vibratoria aumenta, las células no pueden adaptarse o estabilizarse, y mueren al desintegrarse y explotar”.

Tecnología de curación de sonido

Según un artículo publicado en el sitio web del Instituto de Ciencias Noéticas:

“Desde su desarrollo como terapia en Australia hace más de 40 000 años, la curación con sonidos se ha utilizado para ayudar en el tratamiento de enfermedades y lesiones mentales y físicas, así como para ayudar en el proceso de morir».

Aunque originalmente se realizaba usando solo el yidaki o didgeridoo, la curación con sonido ahora involucra una amplia gama de instrumentos: diapasones, cuencos de cristal, tambores, dispositivos ultrasónicos, así como vocalizaciones humanas y animales.

Una elegante pieza de tecnología de curación con sonido fue la inspiración de la practicante de salud alternativa Lilly Whitehawk. 

Combinando sus observaciones de los efectos beneficiosos de frecuencias de sonido específicas con su conocimiento de física cuántica y fisiología, Whitehawk imaginó una herramienta de curación que combinaba el conocimiento antiguo y la tecnología moderna.

Al confirmar los hallazgos de Maman, Whitehawk observó que la voz humana es la más efectiva para la curación con sonido, seguida de los cuencos tibetanos y los diapasones.

Al asociarse con un amigo y cliente, Larry Doochin, Whitehawk comenzó el proceso de hacer realidad su visión. 

“Larry tenía fe en el proyecto para hacer todo lo posible y ayudarme a hacerlo realidad”, dijo. 

Sonidos tonificantes para el cuerpo humano

Después de trabajar con un ingeniero de sonido, desarrolladores de software y hardware, los socios crearon HUSO, una pequeña caja que brinda al cuerpo «sonidos tonificantes humanos, mejorados de manera única», a través de auriculares y almohadillas colocadas en los meridianos de acupuntura.

Whitehawk cree que la fascia del cuerpo, una red de tejido fibroso que envuelve los órganos y los músculos, puede transportar frecuencias tonificadas por todo el cuerpo. 

Los socios también descubrieron que la tecnología de grabación digital eliminaba los rangos de frecuencia sutiles, esenciales y necesarios para obtener beneficios y resultados óptimos, por lo que grabaron en un modo no digital «sin pérdidas».

Los clientes reportan una mejor salud y bienestar general, mejor sueño y concentración mental, y un mejor rendimiento.

Los padres de niños con alta sensibilidad y déficit de atención, dicen que sus hijos duermen mejor y se concentran, así como mejoran sus habilidades de autorregulación.

“HUSO utiliza los principios científicos de resonancia y entrenamiento para devolver la salud y la armonía a un sistema corporal desequilibrado. No es invasivo, es seguro y efectivo”, dijo Whitehawk.

“El efecto es similar a lo que sucede cuando experimentas una auténtica curación chamánica indígena, mediante sonidos de cantos, tonos, tambores, matracas, silbatos, flautas y campanas.

Estás escuchando los sonidos, pero también sientes las vibraciones de esos sonidos en tu cuerpo. 

Estas son experiencias transformadoras muy poderosas. He visto ocurrir cosas milagrosas que la ciencia moderna diría que son imposibles. Sin embargo, suceden… una y otra vez”, continuó Whitehawk.

Manejo del sonido, la frecuencia y el dolor

Med’sonix , una empresa que cotiza en la bolsa, fabrica un dispositivo médico que emite un sonido de baja frecuencia para aumentar el flujo sanguíneo y disminuir la inflamación y el dolor. Es no invasivo y libre de químicos. Esta tecnología es utilizada por proveedores de atención médica para el manejo del dolor.

Un caso es el de Donatella Moltisanti, quien desde los trece años padecía un dolor menstrual insoportable, que la dejaba postrada en cama durante una semana completa cada mes.

Las cosas cambiaron inesperadamente cuando Moltisanti comenzó a estudiar canto y música en su adolescencia. 

guitar 1354025 640 curacion y sonido audible nuevas evidencias i467552

El sonido puede ayudar a combatir el dolor. Fuente: Pixabay.

Se dio cuenta de que tenía menos dolor cada mes. Más tarde estudió técnicas vocales que trajeron curación adicional a su cuerpo y podrían ser de beneficio para otros. Con el tiempo, ella aprendió a combinar sus dones vocales con una disciplina curativa, que incluye cristales y cuencos tibetanos.

Investigadores de la Universidad McGill han establecido que la música calma a los niños que visitan salas de emergencia pediátricas, potencialmente aterradoras.

Otro estudio señala que los pacientes que escucharon música relajante experimentaron menos dolor durante la inserción de tubos intravenosos.

Un artículo publicado en » The British Journal of General Practice», señala que la música tiene un efecto directo sobre los niveles de dolor. Las respuestas a un cuestionario enviado a un grupo de pacientes con dolor crónico mostraron que:

“Aquellos que escuchaban música con más frecuencia tenían una mejor calidad de vida, lo que sugiere que la música puede disminuir el dolor crónico”.

El futuro del sonido y la medicina

Citando al físico británico Colin McClare, el Dr. Bruce Lipton dijo:

“La información puede ser transportada por la química y por la vibración. La pregunta es si un método es mejor que el otro”.

Lipton explica que las reacciones químicas transfieren solo alrededor del dos por ciento de la información, el 98 por ciento restante se disipa como pérdida de calor.

En cambio, la información transmitida por frecuencia y vibración (energía) pasa casi el 100 por ciento de la información.

Lipton agregó que las señales químicas viajan a través de los fluidos a una velocidad de alrededor de un pie por segundo; por su parte, la vibración, la resonancia y la frecuencia (sonido) viajan a 186,000 millas por segundo.

El visionario Rudolf Steiner dijo una vez que:

“… Los tonos puros se usarán para sanar antes de que finalice el siglo XX”.

De hecho, eso ya ha sucedido, pero queda mucho trabajo por hacer para identificar cómo ciertas frecuencias de sonido y energía afectan el cuerpo de maneras específicas.

Pero con la cantidad de estudios en curso en la actualidad, no debería pasar mucho tiempo antes de que la medicina convencional adopte la tecnología de terapia de sonido, como una poderosa terapia complementaria»

Autor: Gaia.

Traductora: Fanny Zapata, redactora y traductora de la Gran Familia de La Hermandad Blanca en hermandadblanca.org

Puedes ver el artículo original haciendo clic en el siguiente enlace:

https://www.gaia.com/article/healing-with-sound-frequency-and-vibration?

2 comentarios

  1. Muchas gracias por el interesante artículo sobre el sonido audible y su vínculo con la curación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

xxx