Home » Vida Consciente » Para los PEQUES » El amor de un abrazo, por Jordi Morella

El amor de un abrazo, por Jordi Morella

Amigas perdon

 

Una vez, una ni√Īa le pregunt√≥ a su madre:

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Mam√°, ¬Ņpor qu√© aunque la abuela muri√≥, continua viniendo a verme cada noche?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Hija, es que ella te amaba mucho.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅY por qu√© viene a m√≠ y no te viene a ver a ti?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Por que t√ļ eras la ni√Īa de sus ojos.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅY t√ļ no? ‚Äď dijo la ni√Īa.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Porque ella siempre me habla de ti.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅAh, s√≠? ¬ŅY que te dice?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Cosas.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅQu√© cosas?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Me dice cosas que a veces no me gusta o√≠rlas.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅQu√© te dice? ‚Äď insisti√≥ la madre.

La ni√Īa mir√≥ a su madre y encogi√≥ los hombros. Al final dijo:

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Adi√≥s, tengo que irme.

Entonces cogió el bocadillo y la manzana y se fue hacia la escuela.

Al d√≠a siguiente, cuando la ni√Īa se dirigi√≥ hacia la mesa para desayunar antes de ir a la escuela, la madre le pregunt√≥:

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅEsta noche tambi√©n te ha venido a ver la abuela?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† S√≠.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅY qu√© te ha dicho?

La ni√Īa continu√≥ con su desayuno como si no quisiera contestarle. Su madre insisti√≥:

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅQu√© te ha dicho?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Que est√°s triste.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅPor qu√©?

La ni√Īa encogi√≥ sus hombros.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅQu√© m√°s te ha dicho?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Mam√°, ¬Ņpor qu√© haces tantas preguntas?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅEso te lo ha dicho ella?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† S√≠. Me ha dicho que eres como un peque√Īo ciervo que ha ca√≠do en una trampa de cazadores y necesita ser liberado. Y yo te puedo ayudar. (Despu√©s de unos instantes de silencio, un poco pensativa, continu√≥ diciendo): ¬ŅQu√© ha querido decir con esto?

Su madre se sentó a su lado y le habló con un tono comprensivo y amoroso:

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Desde que muri√≥, pap√° no est√° bien. Me hace sufrir al verle como est√°. No s√© que hacer para animarle. Me siento incapaz de ayudarle porque √©l no se deja. ¬ŅLa abuela no te ha dicho nada de c√≥mo ayudarle?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† S√≥lo me habla de ti.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅY te ha dicho que no est√° bien y que t√ļ me puedes ayudar?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† S√≠, y tambi√©n me ha dicho que todo saldr√° bien, que no te preocupes.

Entonces la ni√Īa se levant√≥ de la silla y le hizo un abrazo a su madre. Esta sinti√≥ la seguridad de su hija en relaci√≥n a las palabras que acababa de decir. Fue como si de ella se liberase un gran peso de su interior.

La ni√Īa comprendi√≥ las l√°grimas manifestadas de su madre. A continuaci√≥n dijo:

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅCrees que si abrazo a pap√° le ayudar√°?

La madre emocionada por la actitud de su hija, le contestó:

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Seguro, hija, seguro (dijo llorando)

Al d√≠a siguiente, la ni√Īa se levant√≥ de la cama, se ase√≥ y mientras se sentaba en la mesa de la cocina dijo:

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Esta noche he abrazado a pap√°.

A su madre se le puso la piel de gallina al oír estas palabras, porque su marido se había despertado mucho más animado que otras veces.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Y le ha ido muy bien que lo hicieras ‚Äď le respondi√≥ la madre.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† S√≠, ya lo s√© ‚Äď dijo con seguridad conforme as√≠ era.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅHoy tambi√©n te ha venido a ver la abuela?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† S√≠, y tambi√©n ha abrazado a pap√°.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅY?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Pap√° se ha puesto a llorar, pero porqu√© estaba contento.

La mujer todav√≠a se emocion√≥ m√°s, porque siendo todav√≠a de noche, su pareja se inquiet√≥ y se puso a llorar. Parec√≠a estar dormido y so√Īando.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† La abuela me ha vuelto a decir que todo ir√≠a bien, que no nos preocup√°semos.

La madre callaba y escuchaba toda emocionada las palabras de su amada hija. Entonces le dijo:

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅMe haces otro abrazo como el de ayer? Lo necesito. Ayer me fue muy bien.

La madre se acercó más a ella y los respectivos brazos se abrazaron al cuerpo de la otra. Parecían un solo cuerpo.

En cinco d√≠as, aquel padre recuper√≥ la sonrisa y las ganas de trabajar. Dec√≠a que mientras dorm√≠a, su madre y su hija ven√≠an a abrazarlo y estaban unos instantes todos juntos abrazados. Desde aquel hecho, cada d√≠a, el padre, la madre y la ni√Īa dedican unos momentos a abrazarse y cuando alguien de los tres lo necesitaba, lo dec√≠a y todos le abrazaban. Fue un gesto que adquirieron como parte de su comunicaci√≥n y relaci√≥n.

Aquella familia, desde entonces, no ha tenido ni un despistado catarro.

 

 

Escrito por Jordi Morella

 

Curso ONLINE de Meditación Creativa Elige tu Vida

Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)

Un comentario

  1. Muy interesante y bastante de reflexionar.

    Felicitaciones

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Pin It on Pinterest

Share This