Home » Sabiduria y Conocimiento » Astrología » El Equinoccio de Otoño, La Cruz de Cuatro Brazos.

El Equinoccio de Otoño, La Cruz de Cuatro Brazos.

En los equinoccios, los días y las noches son iguales y existe un equilibrio entre el espíritu y la material en la naturaleza. Estos momentos ofrecen las mejores energías yóguicas, y son muy auspiciosos para la práctica espiritual. El alineamiento hacia la Luz es de importancia particular en el equinoccio de otoño, que se corresponde con la hora de medianoche.

 autumn equinox equinoccio

La Cruz de Cuatro Brazos

Para introducir a Madame Blavatsky a la sabiduría eterna, se le mostró un disco de plata con un punto, luego un disco de plata con una división horizontal y posteriormente un disco de plata con una línea vertical. Cuando lo contempló, la sabiduría vino a ella, y por lo tanto pudo dar una exposición nueva de la sabiduría eterna.

El disco o el círculo con el punto en el centro simboliza el Señor, que se expresaba a través de su naturaleza, el alma universal en la manifestación. El círculo con el diámetro horizontal representa el día y la noche, con el amanecer y el anochecer. Para el individuo, ellos forman su posición en el espacio con el Este y el Oeste. El diámetro vertical representa el mediodía y la medianoche para el individuo. Por lo tanto, el día se divide en una cruz de cuatro brazos con cuatro partes iguales de seis horas cada uno. La cruz también representa las cuatro etapas de la creación desde la aparente nada hasta el plano físico de objetividad: existencia pura, la conciencia, el pensamiento y la acción.

Los Vedas dicen, “todo es cuádruple”: El día, con el amanecer, mediodía, atardecer y la medianoche; el mes con luna llena y luna nueva y las dos fases óctuples de la luna; los años con los dos solsticios y los equinoccios, y también la vida con la infancia, la juventud, la edad adulta y la vejez. En los ciclos superiores, están los cuatro Yugas: Krita, Treta, Dwapara y Kali.

PUBLICIDAD GOOGLE

El conocimiento o la sabiduría también se clasificó de manera cuádruple como los cuatro Vedas. En línea con esto, los discípulos de Jesús crearon el Nuevo Testamento en cuatro evangelios. Por lo tanto, el mensaje de Vishnu de cuatro brazos y del Cristo cósmico son lo mismo: permaneciendo en el centro, podemos darnos cuenta de la dimensión cuádruple de la creación.

Sintonizándose con los Puntos Cardinales

Debemos planificar nuestras actividades de una manera que integremos en nuestra vida los puntos nodales del día, el mes y el año. Cuanto más nos sintonizamos con estos puntos cardinales, más nos sintonizamos con la Verdad y la Luz. Con la alineación correcta sintonizamos nuestro micro-sistema al macro-sistema. Reorganizamos nuestras energías y ganamos la armonía con el ser y con la creación. De esta manera vivimos en un estado de claridad y equilibrio, Samyama.

Precisamente, relacionándonos con las energías, aplicamos el ritmo y la disciplina del séptimo rayo en nosotros mismos. Por lo tanto, entramos en los mundos sutiles e integramos a nosotros mismos en el sistema planetario y solar.

Desde los tiempos más antiguos, los Maestros de Sabiduría han organizado convivencias grupales en los puntos nodales del año, de modo que se reciben las energías del Sol y que el planeta y los seres planetarios sean magnetizados. El Maestro CVV insistió en que sus seguidores se reunieran en los solsticios y equinoccios y condujeran meditaciones y oraciones; por lo tanto, él ha revivido los rituales ancestrales. Cuando invocamos al MAESTRO durante estos momentos y sentimos su presencia, recibimos un contacto eficaz y estabilizamos la relación con él.

Equilibrio y Alineamiento

Cuando el Sol cruza el ecuador en los equinoccios, tenemos que el día y la noche son iguales en el ecuador. En el viaje hacia el norte del Sol, esto ocurre alrededor de 21 de marzo y en el viaje hacia el sur alrededor de 22 de septiembre. El punto en que el día y la noche tienen la misma duración

corresponde al estado de yoga donde la materia y el espíritu están en equilibrio. Ninguno de los dos se rechaza o se descuida. “Yoga es equilibrio”, dice el Señor Krishna. Cuando se ajustan las desigualdades en nuestros impulsos y expresiones, la conciencia se remite dentro del plano de la conciencia del alma.

Equilibrar las fuerzas opuestas de los planos físico, emocional y mental ocurre en el plano búdico. Allí, la Voluntad, el Amor y la Luz prevalecen. Cuando estamos vinculados al plano búdico, llevamos también este poder equilibrador a los planos inferiores. Recordando a los grandes iniciados que viven en los planos superiores también nos eleva. De este modo, comprometiéndonos con sus vidas y enseñanzas recibimos un toque de la Presencia, que estimula el equilibrio en nosotros.

En el centro de la columna vertebral, en el canal del Sushumna, las energías de la materialización (Ida) y las de la espiritualización (Pingala) están en equilibrio; estamos en la conciencia de nuestra existencia.  Contemplando  en  el  Sushumna,  el  macho  y  la  hembra  en  nosotros  se  igualan  y completan. Sushumna es de luz diamantina, y de esto se construye el cuerpo de diamante. A partir de ahí la conciencia brilla con gran brillantez.

Permaneciendo en esta luz y a través de la alineación con el alma experimentamos la alineación con el Sol. Al igual que el Sol es el rey del sistema solar, Sanat Kumara es el rey de nuestro planeta. En el equinoccio, él está en una profunda contemplación alineado con el Sol, el Sol central y el Sol cósmico. Con nuestro alineamiento, podemos unirnos a él. Podemos construir la vertical en nosotros y ganar aplomo en todos los planos de la existencia. Con la preparación correcta podemos recibir la iniciación directamente desde el Sol el día del equinoccio. Recibiendo la luz y distribuyéndola a los alrededores es un servicio importante. Con esto ayudamos a las personas a alcanzar la Luz también.

PUBLICIDAD GOOGLE

Preparación para los Interludios

Los preparativos empiezan desde el solsticio y continúan durante los siguientes 90 días; entonces, la ventana de tiempo para la iniciación está abierta durante dos o tres días. Deberíamos alinearnos internamente por lo menos, durante tres días antes del equinoccio. Sólo entonces nos volvemos receptivos a las energías disponibles y podemos desplegar las percepciones sutiles.

El equinoccio es un interludio, como la pausa entre dos respiraciones. A través de este interludio, podemos entrar fácilmente en el mundo sutil supra-mundano.

Muchas personas ni siquiera son conscientes de los solsticios y equinoccios y no se benefician de ellos. La diferencia en la percepción depende del estado de conciencia. Si una persona no es consciente de las energías del mayor sistema y no sintoniza a ellos, las percepciones se pierden. Como estudiantes de ocultismo tenemos que estar atentos a estos tiempos, para seguir los festivales de la Naturaleza y de tomar nota de los días precisos. Estos no son los festivales de grandes comidas y conversación, sino silenciosas celebraciones del alma.

Deberíamos asegurarnos de que no llenamos el día del equinoccio con demasiadas cosas o citas. Si es posible, hay que tomar un día libre, de modo que podemos abrirnos y estar en meditación con una intención más profunda, y esto es mejor con un grupo. Es muy bueno hacer una convivencia de grupo en torno a este día e invocar la energía de la Jerarquía en medio de nosotros. También podemos ofrecer flores a la energía y pedir su presencia en el futuro próximo.

Recordando la Luz

Hay  algo  profundo  y  sublime  sobre  el  equinoccio  al  principio  de  Libra.  Es  la  contraparte  del equinoccio de Aries, y su relación constituye un eje importante. En Aries nos encontramos con el Padre, el espíritu, en Libra con la Madre, la materia. El Padre ES, en todo momento, pero en Libra está oculto en la Madre. Con EL equinoccio de otoño entramos en el Tiempo de la medianoche y se hace muy difícil de superar la ilusión de la Madre o la materia. En Libra a ella también se la llama la “Madre impenetrable; en Oriente a ella se la llama Durga. Ella es el umbral para la ilusión de la vida, ya que ella permanece entre la Verdad y la Ilusión.

Cuando  nos  encontramos  con  la  ilusión  de  la  materia,  es  importante  que  recordemos  la  Luz. Entonces la Madre nos da la “Luz en la Oscuridad”. Con esta luz, no caemos en los peligros de la pasión, que ha mantenido a la humanidad aprisionada desde hace millones de años. Una de las grandes  pasiones  es  la  sexualidad.  En  nuestra  época  oscura,  la  falta  de  comprensión  de  la femineidad y de la naturaleza femenina ha llevado a un gran desequilibrio. La dominación masculina ha causado mucho sufrimiento, también para los hombres.

El Sendero Ascendente

La Madre como Durga es la clave para equilibrar el lado masculino y femenino, la existencia subjetiva y objetiva. Ella es el principio y el punto de apoyo en el centro que causa la rotación de la vida. Ella trabaja como la irradiante y (diversificadora) fuerza y también como la fuerza de fusión. Durga es adorada en Libra para que pueda abrir el pasaje secreto entre la existencia subjetiva y objetiva. Con la ayuda de la Madre encontramos el camino hacia el Padre al girar hacia el interior y ascendiendo verticalmente a través de la columna vertebral, así nos desarrollamos.

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)

Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.


Un comentario
  1. User comments

    Gracias por tan importante compartir.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend